(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Coleccion de bulas"






.•„j .-V ,K ,, ^„i«»„,,i«.,^jiv,.t^ -',wJ."¡íi-fí-V'' 


'-'"^ 


, M ,)- .^. ■ 1 í . «-■i.j ,.. .^,/ti-...*^ . f.f t,_, </*;^ ' ' '*" 1*' ^ 


.v?| 




.'i 




■I 




^ p 










' , '" ' j - ;. O'". *-''_^ j'' "^ '(, ',^- ']^;]|: , ' 


, , .Tj 


- ■ ■ ■ :-,.Í-; < "■■íí.fcVírír,/- - 


.,l 


,' -í:* • ,' >..; í;, -r-.''-^ ^ ' 


,-ít 


;. '/ "■. '■■•;•■!;-' !."'v^;;;;-v*7 '.v'/ 


'4 




' 'M 






ü ""';* ' , ' '' 'Vi n>" "^"í''' '" ' 


'^ 


í ' < t. í^ . , . .4 ,"-. ^ '* ' 




. ^. » j., 1 ,14 1, 1, f.-j* V .\"W' • "^j,"'], 


s 


:: , ■■ ':S':\--:^J^^;;,^'j,. 


/^í 


-,. «w :...--vn. ?-, .. tml-'r^-'^^A .. . / 


• '«, 



!'. i 'y"jl"íí'., "i \-.' 






íflI^T^Sl^ 


• U 




'^'% 


A?%JSÍÍl^tó í ^B- 


. ,f'i 


i^^lli 


■ ':'!l 



: V r •: 






.' "n , A'-' ' 'V' "■ ,\; / 



BX 

1401 

MBS 



-í'':;,5^.l"v-.--f;';;^ 



• H i.v,-j»\; * í^/' -, '_/r.- ',í..h I !..'•' . 




OOLBOOION 

DE BULAS, BREVES Y OTROS DOCUMENTOS 



RELATIVOS 



A LA IGLESIA DE AMERICA Y FILIPINAS 



COLECCIOlSr 





I 





RELATIVOS 



A LA IGLESIA DE AMERICA Y FILIPINAS 



DISPUESTA, ANOTADA E ILUSTRADA 



EL F. FItáJVCISCO JAVIER HESIUVAEZ 

De la Compaaía de Jesús. 



rrois/LO X 



BRUSELAS , 

IMPRENTA DE ALFREDO VROMANT, IMPRESOR-EDITOR 

3, CALLE DE LA CHAPELLE, 3 
1879 



Reprinted by KRAUS REPRINT LTD. 

Vaduz 

1964 



1401 
} 






PRINTED IN THE UNITED STATES OF AMERICA 



ADVERTENCIA DE LOS EDITORES 



.5>3>5D<S>;£>^ 



Habia empezado la edición de ésta obra su propio autor recien venido de 
América; y llegaba ya, no sin alguna molestia, á la pág. 217 del tomo I, cuando 
murió piadosamente en París el 11 de Julio de 1876. 

Siguióse á su muerte, como era natural, algo de interrupción en lo comenzado. 
Pero jamas se pensó en su detención, mucho menos en dar un compendio de todo 
el escrito : si bien se corrió esto segundo, inventado no sabemos dónde, con 
harto sentimiento de los interesados en que saliera íntegro y lo más pronto 
posible. 

En vista de su espera, apenas se nos comunicó la orden de continuar la edición, 
nos dimos prisa á enterarnos por el impresor del estado en que se hallaba su 
trabajo : hicíraonos luego con el Ms. y, mientras aguardábamos varios documen- 
tos que habia pedido el difunto autor, fiado en que le llegarían á tiempo, tuvimos 
espacio para leerlo y hacernos cargo de él con especial cuidado. 

Es ésta obra la más rica sin duda y la mejor arreglada que se conoce de Bulas 
y Privilegios de América : mas, creemos no engañarnos en afirmar que todavía le 
falta bastante para ser perfecta. 

Tuvo sus dificultades el P. Hernáez para registrar todos los archivos de aquellas 
Iglesias, é imposibilidad de ver los de España, especialmente el de Indias, de 
Sevilla, donde hay ocultos preciosísimos tesoros con que pudiera enriquecerse 
mucho más ésta Colección. Añádanse á esto los continuos achaques del buen Padre 
los cuales, unidos á sus indispensables ocupaciones y á la necesidad por fin de 
tenerse que embarcar precipitadamente para Europa, le impidieron dar la última 
mano á sus copiosos materiales en América. 



— VI ^ 

No estuvo ocioso en París, antes aparece por el Ms. que en éste tiempo hizo á 
su obra algunas enmiendas y añadiduras de consideración, aunque no tantas 
como ella requería, ni cuantas él mismo conocia por ventura ser necesarias, 
ocupado como se hallaba en dar original al impresor y corregir las pruebas. 

Algunas hemos visto también nosotros, y aun muchas, que debieran hacerse 
en ella. Pero, ni el tiempo nos daba lugar á hacerlas todas, una vez empezada y 
continuada la impresión, ni es éste el empeño de los que se dicen editores. Auto- 
rizados, sin embargo, para las mejoras que nos parecian indispensables por el 
momento, expondremos aquí los cambios que, además de las correcciones que 
van en nota, hemos creído deber introducir en el contexto, sin perjuicio de que, 
si se procede h otra edición, sean mucho más numerosos é importantes. 

I. Se han puesto en un apéndice los tratados de las Iglesias de las Indias 
Orientales y la Oceanía, que en los Mss. del P. Hernaez formaban un cuerpo 
con el de la Iglesia de América, por figurársenos esto más natural, y hasta más 
conforme con el espíritu mismo de la obra. 

II. Hanse ordenado del mejor modo posible las partes V, VI y VII, como tam- 
bién el apéndice, dividéndolas en un número conveniente de secciones, que el 
autor omitió, y aun éstas algunas veces en artículos para mayor claridad. Asi- 
mismo se han añadido, donde no los habia, los preámbulos necesarios á las partes 
y secciones, y explanado algunos otros que existían, pero incompletos y casi no 
más que indicados. 

III. En cuanto á los documentos, el primer trabajo fué el de revisarlos todos : 
y, como son tantos, no dejaron de encontrarse varios que, abundaban en descui- 
dos. — Ademas, se han añadido en el t. I los que hay entre las páginas 508-518 : 
en el II el Decreto de ejecución de la erección del Obispado de Porto- Viejo (pág. 
277), el Breve de Inocencio XI que empieza Nuper pro parte (pág. 456), tres 
Decretos en la causa de Beatificación y Canonización de la Bta. Mariana de Jesús 
(págs. 500, 501), el Breve de Beatificación del Bto Pedro Claver (pág. 502) y el 
de Clemente X que empieza In Apostólicas (pág. 931). — Luego, creyendo hacer 
en ello un gran servicio al público, heñios introducido el hermoso tratado del 
P. Roque Menchaca hasta hoy inédito, é intitulado : Meynorias cronológicas y 
geográficas de los Arzobispados de América y Filipinas con sus Sufragáneos y 
otras Prelaturas {^á^s, 702 y sigs.), con otros papeles suyes sobre el Patriarcado 
de las Indias (págs. 705, 706). — También hemos dado cuenta, al "fin de la 
part. VII, secc. II, art. II (págs. 808 y sigs.), de varias provincias eclesiásticas de 
la América del Norte, creadas después que el P. Hernácz escribió el estado de 
aquella Iglesia : y acabamos las añadiduras con el debido Suplemento y Addenda 
et corrigenda á cada tomo (I. págs 983 y sigs. ÍI, págs. 1069 y sigs). 



— vil — 

IV. Fuera de esto, ha sido menester rectificar algunos artículos inexactos por 
falta de datos, y acabar otros indicados no más por el autor ó bosquejados á lo 
sumo como, por ejemplo, los índices de ambos tomos, especialmente los del IL 
En estos van también corregidos los epígrafes de algunos documentos que no 
aparecieron bastante precisos, en el texto. 

V. Ha habido también que retocar algún tanto el estilo, donde parecía difuso ó, 
al contrario, demasiado conciso ; hacer varias frases más inteligibles, y sustituir 
tal cual palabra ó construcción puramente provincial con otras de uso corriente : 
pero procurando en esto, y en lo demás de menos interés, acomodarnos á la forma 
seguida en los pliegos antes impresos. 

Tal es el trabajo que, con la mira única de hacer más útil una obra, la mejor en 
su género, de nuestro hermano el P. Francisco Javier Hernáez, de buena memoria, 
hemos emprendido y terminado, no como ella lo demandaba, pero sí como nos lo 
permitía el poco tiempo de que disponiamos, 

LOS EDITORES : 

Balbino Garrastazu, S. J. 
José Eug. de Uñarte. S. J. 



-.:^'@::<5í;í&^?^v^r«^s> — 



A LA GLORIOSA 




Síili! 




REINA DE LOS ANGELES 

MADRE Y MEDIANERA DE LOS HOMBRES 



A LA 



lii E I 



Madre santísima : A quién puedo yo dedicar mejor que á Vos este humilde 
trabajo? Vos sois la Madre de la Sabiduría que moráis en el consejo y asistis 
álos pensamientos santos ; la misma que os hallasteis en el consejo de los Ungidos 
del Señor que me confiaron esta obra. Desde allí os escogí á Vos por mi guia y 
estrella polar para llevar mi trabajo á un término feliz en lo temporal y eterno. 
Se han presentado dificultades grandes ó inesperadas, y con vuestra ayuda se 
han vencido. A Vos, Madre Purísima, pertenece el trabajo que yo emprendí, 
continué y acabé en lo posible solo por vuestro auxilio, y á Voa, os dedico esta mi 
obra, aunque imperfecta, con todas sus páginas desde la primera letra hasta la 
última. Quisiera afreceros obras mayores y obsequios mas finos como Vos lo 
merecéis, pero recibid. Madre Santísima, los buenos deseos y dignaos aceptar 
este trabajo que me han encomendado vuestros venerables Pastores, haciendo 
que esta obra corresponda á sus esperanzas y sirva para mayor gloria de Dios y 
y bien de las almas. 

Ksy^sy=S0í^=i>^ 



Al IlDsffislM y RG?i!riiiÉMo Selr D. D, Josb |»io 
í 



ILMO. SEÑOR. 



Siete años há que los Venerables Padres del Concilio segundo Quítense, que 
V. S. I. presidió, me encomendaron el trabajo de hacer una colección de los 
Privilegios de America ; cargo que acepté con gusto, pero sin conocer bien las 
dificultades que tenia. Para llenar mi objeto me acoji á los Fastos Novi Orbis, 
donde por orden cronológico se encuentran las ordenaciones emanadas de la Santa 
Sede para las Indias, desde el descubrimiento de las Américas. Allí encontré en 
efecto un resumen muy fiel de todos los privilegios de la Iglesia Americana, con 
las citas correspondientes del Escritor ó del Archivo donde se encuentran los 
documentos, mas ó menos auténticos. Mi trabajo sin embargo, no se concretaba 
al breve resumen de los Fastos, tan conocido ya por los Padres del Concilio ; era 
necesario presentar dichos documentos y formar, por decirlo asi, un Bulario de 
nuestra América. Pero ¿ cómo trasladarme yo á Méjico, Lima, Tucuman, Buenos 
Aires, etc. para registrar los archivos y conseguir documentos citados en el otro 
siglo ? Esta dificultad insuperable por todos lados, me obligó á poner los ojos en 
los Archivos y Bibliotecas de Quito, y contentarme solamente con los compro- 
bantes que alli pudiese encontrar. Al efecto, revolví los Archivos de la Curia 
Arzobispal y de la antigua Audiencia de Quito, que las dos Autoridades 
generosamente me confiaron, y en ellos encontré ciertamente mucho de lo que 
deseaba, y multitud de cosas que no buscaba, pero todas á propósito para mi 
objeto. Me ocupé mucho tiempo en el traslado y no dejé cosa interesante sin 
sacar; mas al fin confrontando mis traslados con los Fastos, me faltaban muchas 
citas que llenar. Era pues necesario acudir á otras fuentes para conseguir lo que 
deseaba, y con este objeto registré cuantos Bularlos pude hacer llegar á mis 
manos. Los Pontificios solos han sido seis, asáber, el de Cherubin, el de 
Cocquelines, el Lugdunense, el Luxenburgense, ei moderno de Propaganda Fide 
y el novísimo que sale actualmente de Turin. Ademas, he revisado el Bulario de 
Rodríguez ó Roderico, donde se encuentran las primeras Bulas que se expidieron 
para los Misioneros de nuestra América, y el Bulario de Guerra que trae muchas 



— IV — 

pertenecientes ala corona de España. He registrado también los Escritores Ameri- 
canos, Avendafio, Márquez, Villarroel, Torquemada, Montenegro, Solorzano, 
Murillo, Ledesma, Alloza, Menacho, Frasso y alguno que otro Historiador que 
cita Morelli : y de todas partes hó recopilado cuanto podia convenir para llenar 
los deseos del Concilio. Al fin la divina Providencia me destinó al Perú, y hé 
conseguido por esta disposición altísima de Nuestro Dios, lo que de otro modo no 
hubiera podido obtener. Aquí me encontré con varones sabios y respetables, muy 
versados en materia de privilegios y costumbres de America, que me han sumi- 
nistrado muchas luces, me han confiado sus Bibliotecas y me han descubierto los 
archivos mas ricos en esta clase de documentos, infundiéndome sobre todo grande 
ánimo y aliento para continuar esta obra que según su voto es muy importante 
para toda la América. 

Por ultimo vine á Francia donde no he perdido un náomento. Al entrar en 
esta Santa Casa de Paris, me encontré con sabios escritores y Padres venerandos 
encanecidos en las letras, que me suministraron luces y libros hasta ponérmelos 
en las manos. Con estas dos alas de caridad y ciencia he corrido mucho en poco 
tiempo llenando los vacies de mi obra en las islas del Japón, en los vicariatos 
de la China y en las Diócesis del Brasil y Norte America. Pero me faltaba ver la 
Ciuda deterna, fuente y origen de las Bulas Apostólicas, á donde pasé en el mes 
de marzo , y conseguí ante todo la entrada en la Biblioteca Vaticana , cuyo 
Custodio, el señor Martinucci, me recibió con el mayor afecto, y el primer libro 
que puso en mis manos, fue la obra recientemente publicada por el celebre Bene- 
dictino, Pío Bonifacio Gams, impresa en Ratisbona año de 1873. Obra nueva y 
clasica en su genero, titulada, Series Bpiscoporum, en que se encuentra la data de 
todas las Erecciones de la Iglesia universal, asi como las series de Patriarcas, 
Arzobispos, Obispos y Vicarios Apostólicos que han ocupado sus sillas. Un nuevo 
soplo de vida encontré alli para muchas Bulas incorporadas en mi obra como 
muertas y solo para memoria : para llenar las series de Prelados que abraza mi 
ámbito por las regiones ultramarinas, para fijar las datas de muchas erecciones que 
no conocía, y para presentar en claro el estado actual de todas las Iglesias de Ame^ 
rica, del Brasil, de Norte America, de las Antillas, de Filipinas, de la India, de la 
China y de la Nueva Holanda. Conseguí también licencia de la Santa Sede para 
que se me proporcionasen los documentos que deseaba del archivo secreto del 
Papa, con orden particular de que primeramente debia ser despachado el que pri- 
mero se presentaba : lo que cumplió con grande exactitud y caridad el Prefecto 
del Archivo, ocupándose en mi negocio con preferencia á otras peticiones que 
llegaron después. Visité á varias personas muy notables, que medieron luces sobre 
otros archivos que contienen las Letras modernas, como la secretaria de Breves, 
y la de Decretos Consistoriales. Mas como las copias llevan mucho tiempo y no las 
pude sacar por mi mano, dejé este encargo á personas de mi confianza. 



— V — 

De vuelta en París, solo pensé en acelerar la impresión y, por otro beneficio del 
cielo, hasta en la imprenta me ha favorecido el Señor. Del todo indiferente venia 
para ella y solo ocupado en el plan de economia, por no ser gravoso á los generosos 
suscriptores de la obra ; pero dejándome llevar de la providencia y de la caridad 
paterna, que como oleo suavísimo áe difunde en todas nuestras casas, el señor me 
ha conducido á la imprenta de los Bolandistas , sabios eminentes y escritores de 
primer orden, que con sus luces, su archivo y rica biblioteca pueden prestarme 
poderosos auxilios para dar un complemento feliz á tan prolongado trabajo. 

Pero me faltan cuatro cosas que exponer á V. S. L, para que los Venerables 
Padres del Concilio se hagan cargo délos documentos y del modo de presentarlos. 
La primera es, que muchas de las Letras Apostólicas, insertas en esta obra, se 
encuentran en los Archivos de Quito y Lima, bien auténticas ciertamente, por haber 
pasado por el Consejo de Indias y hallarse todavía con su atestado y firmas corres- 
pondientes ; pero también se hallan reconocidas y estampadas en los Bularlos 
Romanos. Y como estos merecen toda autenticidad y no necesitan para ella de 
comprobante ó atestado ageno, he preferido las Bulas ó Breves que existen en 
dichos Bularlos. Lo propio sucede con otras Letras Apostólicas esparcidas entre 
los Escritores americanos, á quienes se remite frecuentemente Morelli en sus 
Fastos, como en la Bula Altitudo se remite á Torquemada, la cual se encuentra ya 
inserta en el Bulario Romanó de Cocquelines y en el de Propaganda Fide. He 
preferido pues los textos originales de estos Bularlos y en lo posible los del último, 
por ser de nuestros dias, y por haber p.nnontrado en él las Bulas principales de 
nuestros privilegios, y de las Erecciones modernas. 

La segunda circunstancia que debo expresar es, que, según el consejo de los 
mismos Padres del Concilio, convenia poner al pie de cada Constitución las Notas 
que traen los Fastos, cuyo parecer he seguido, ya copiando á la letra el texto 
latino de Morelli, ya sacando un extracto castellano con la fidelidad posible, omi- 
tiendo empero algunas notas que no son tan á proposito en el dia por el cambio de 
tiempos y circunstancias. 

La tercera es, que en una colección tan variada de documentos, ha sido mucho 
el trabajo que me ha costado urdir el plan de su colocación y el orden que se 
debia seguir en esta obra. Me propuse al principio seguir el orden cronológico á 
imitación de los Fastos, y asi se ha efectuado en todo lo posible ; mas por lo general 
ha sido preciso abandonar este método, por no sacrificar la unidad de las materias, 
que en el trascurso de tres siglos han sufi'ido muchas modificaciones : por cuya 
razón he preferido la utilidad á la hermosura. 

La cuarta y ultima advertencia es, que mi trabajo comenzó en idioma latino por 
seguir la norma que nos dejó Morelli en sus Fastos; mas al fin mejor aconsejado 
por personas respetables y venerandas, hé creído seria mas útil la obra si saliese 
en castellano, y me hó visto obligado á modificarla casi por completo. Par esta razón 



— VI - 

nadie estrenara se encuentren muchos trozos y folios enteros en latin, esperando 
me dispensen esto por el poco tiempo y salud quebrantada que tengo para tra- 
ducir lo que por otra parte entienden bien aquellos á quienes concierne lo que se 
trata. 

Aqui tiene V. S. I. un breve compendio de mi trabajo, el cual daré por muy 
bien empleado, si llenare los deseos de V. S. I. y demás venerables iPadres del 
Concilio. — De V. S. I. humilde siervo en Cristo. 



Francisco Jav. Hernaez, S. J. 



Aprobación de la Obra por el Illmo. y Rmo. Señor Arzobispo de Quito. 

Nos D. D. José Ignacio Checa y Barba por la gracia de Dios y de la Santa Sede, 
Arzobispo de Quito, etc. 

Habiendo el R. P. Francisio J. Hernáez, de laCompañia de Jesús, concluido 
la *í Colección de Bulas y privilegios de América, » obra para la cual fué comisio- 
nado por el 2** Concilio provincial Quítense, y debiendo producir ella inmensos 
beneficios á la Iglesia americana, la aprobamos y recomendamos con instancia á 
todos nuestros párrocos y demás eclesiásticos. 

Quito, 18 de diciembre 1875. 

José Ignacio, 
Arzobispo de Quito. 



Aprobación del Illmo. y Remo. Señor D. D. Manuel Teodoro del Valle 
Arzobispo in partibüs de Berito y Administrador Apostólico de Hüanüco, 
Revisor de la Obra. 

Hemos visto la obra en siete tomos escrita por el P. Francisco Javier Hernaez 
de la Compañía de Jesús, titulada « Colección de Bulas y privilegios de America » 
y la consideramos no solo útil, sino también necesaria, por contener muchas dispo- 
siciones que vigen en estas Iglesias, las que antes se hallaban esparcidas en las 
obras de diversos autores, muchas de ellas truncas, otras citadas solamente, y era 
difícil conocer el texto original que tanto importa para comprender el espiritu de la 
ley y su diversa aplicación ; por consiguiente la aprobamos por nuestra parte y de- 
seamos su publicación. 

Dado en nuestro palacio de la Inmaculada Concepción de Huanuco á 14 dias del 
mes de Junio de 1873. 

Manuel Teodoro, Arzobispo de Berito 
Admin. Apeo, de Huanuco. 
Por raandade de S. S. Illma, el Arzpo, mi Señor, 
JosE G. Chaves Secretario. 



— VIII — 



Aprobaelon del Illmo.yRmo.Senor D. D. Juan Ambrosio Huerta, 
Aimauo Obispo de Puno. 

« R. P. Francisco Javier Hernaez. 

Su casa, febrero 23del875. 

Sr. 7 amigo de mi estimación : 

Contestando á U. sobre la consulta que me hace, respecto á la importancia de la 
obra que áe propone dar á luz con el título de *^ Colección de bulas y privilegios de 
América, » después de leido su prólogo, le digo : que no solo es importante, sino 
muy oportuna su pronta publicación, atendido el valor auténtico de tantos docu- 
mentos que, ó se ignoran del todo, ó apenas se conoce de ellos tal 6 cual írag- 
mento. 

Entiendo pues que, con este trabajo, una vez publicado, hace U. un importantí- 
simo servicio solo digno de ser recompensado por Aquel que se complace en cen- 
tuplicar las recompensas á los que trabajan con celo y perseverancia en su tan 
amada viña. 



De U, afectísimo S. S. y hermano en J. C. 



Juan Ambrosio Huerta, 
Antiguo Obispo de Puno. » 



■-'<*>í*>5S>í*>ár>- 



COLECCIÓN DE BULAS 

Y PRIVILEGIOS DE AMERICA, 



PRIMERA PARTE 

Privilegios concedidos a los Reyes Católicos y a los 

Indigenas- 

Para conformarnos con el orden cronológico que nos hemos propuesto seguir 
en esta obra en cuanto fuere posible, comenzaremos por las Bulas expedidas en 
favor de los Reyes Católicos, que son las mas antiguas, y después seguiremos el 
mismo orden con los privilegios de los Indigenas dividiendo esta primera parte en 
dos trattados. 

P Privilegios concedidos álos Reyes Católicos; 
2** Privilegios concedidos á los Indígenas. 



TRATADO PRIMERO 

PRIVILEGIOS DE LOS RETES CATÓLICOS. 

Dos causas me mueven á presentar en esta otra los privilegios concedidos par la Santa Sede 
á los antiguos Reyes Católicos sóbrelas Indias. La primera averiguar el origen de la Iglesia 
Americana y el curso que ha llevado enlos tres siglos que cuenta de existencia. La segunda 
formar una colección lo mas completa que me sea posible de todas las Bulas y Breves que han 
enaanado de la Sede Apostólica para las Ameñcas. Estos documentos deben exhibirse en idioma 
latino como salieron de )a fuente, mas para ponerlos al alcance de todos, al pie de cada uno he 
colocado un resumen en castellano. Después seguirán las notas que traen los Fastos del Nuevo 
Orbe en cada una de las ordenaciones, donde se encontraran observaciones interesantes y muy 
dignas de su sabio autor. 

Mas como también los Reyes Católicos despacharon cédulas muy interesantes para los Indios, 
es muy justo las presentemos aqui. Por lo cual dividiremos el tratado en dos secciones. En la 
primera se presentaran por orden cronológico las Letras Apostólicas en favor de los Reyes, y en 
la segunda las Cédulas Reales despachadas en favor de los Indígenas. 



SECCIÓN PRIMERA. 

CONSTITUCIONES APOSTÓLICAS EN FAVOR DE LOS REYES. 

la Primeros privilegios de Fernando é Isabel, después de la descubierta de Colon. 

2a Se les conceden los mismos privilegios que á la corona de Portugal. 

da Constitución sobre las Indias Occidentales. 

4a Concordias entre España y Portugal sobre navegación. 

5a Donación de los diezmos á los Reyes y concordia de estos con los Obispos de America. 

6a Patronato de los Reyes sobre dichas Iglesias. 

7a Se exime á los Reyes del diezmo de los metales. 

8a Concordato de Benedicto XIV con el Rey de Espaaa. 



;9000G 



12 TRATADO I» SECCIÓN PRIMERA 



SECCIÓN PRIMERA 

PRIMEROS PRIVILEGIOS BE FERNANDO É ISABEL LA CATÓLICA DESPUÉS DE LA 

DESCUBIERTA DE CoLON. 

Alexander Episcopus servus servorum Dei. 

Charissimo inChristo Filio FerdinandcRegi: et Charissimae in Christo Pilise Elisabeth, 
Reginge Castellse, Legionis, Aragonum, Sicilise et Granatse, illustribus, salutem et aposto- 
licam benedictionem. 

ínter caetera divinse Majestati beneplacita opera, et cordis nostri desiderabilia, illud prefecto 
potissimum extitit, ut fides catholica, christiana religio, nostris prsesertira temporibus exal- 
teturac ubilibet amplietur et dilatetur, animarumque salus procuretur, ac barbaricse nationes 
deprimantur et ad fidem ipsam reducantur. Unde cum ad hanc sacram Petri sedem, divina 
favente clementia (meritis licet imparibus) evecti fuerimus, cognoscentes, vos, tanquara veros 
catholicos Eeges et Principes, quales semper fuisse novimus, et a vobis prseclare gesta, toti 
pene jam orbi notissima, demonstrant, nedum id exoptare, sed omni conatu, studio et dili- 
gentia, nullis laboribus, nullis impensis, nullisque parcendo periculis, etiam proprium san- 
guinem effundendo, efficere, ac omnem animum vestrum, omnesque conatus ad hoc jam dudum 
dedicasse, quemadmodum recuperatio regni Granatse, a tyrannide Saracenorum hodiernis 
temporibus per vos, cum tanta divini nominis gloria, facta, testatur; digne ducimus non 
immerito, et debemus illa vobis etiam sponte, et favorabiliter concederé, per quae hujusmodi 
sanctum et laudabile, ab immortali Deo coeptum, propositum in dies ferventiori animo, ad 
ipsius Dei honorem et imperii christiani propagationem, prosequi valeatis. 

§ 1. Sane accepimus, quod vos dudum animum proposueritis, aliquas Ínsulas et térras 
firmas, remotas et incógnitas, ac per alios hactenus non reportas, quserere et invenire, ut illa- 
rum Íncolas et habitatores, ad colendum Eedemptorem nostrum et ñdem catholicam profi- 
tendum, reduceretis, hactenus in expugnatione et recuperatione ipsius regni Granatse 
plurimum occupati, hujusmodi sanctum et laudabile propositum vestrum ad optatum ñnem 
perducere nequivistis ; sed tándem, sicut Domino placuit, regno prsedicto recupérate, volentes 
desiderium adimplere vestrum, dilectum ñlium Christophorum Columbum, virum utique 
dignum et plurimum cojtnmendandum, ac tanto negotio aptum, cum navigiis et hominibus 
ad similia instructis, non sine maximis laboribus et periculis ac expensis, destinas tis, ut 
térras firmas et Ínsulas remotas et incógnitas hujusmodi, per mare, ubi hactenus navigatum 
non fuerat, diligenter inquireret. 

§ 2. Qui tándem, divino auxilio, facta extrema diligentia, in mare Océano navigantes, 
certas ínsulas remotissimas et etiam térras firmas, quíB per alios hactenus repertse non fuerant, 
invenerunt : in quibus quamplurimse gentes pacifico viventes, et, ut asseritur, nudí incedentes, 
nec camibus vescentes, inhabitant : et ut prsefati Nuncíi vestrí possunt opinari, gentes ípsse, 
in insulis et terris prsedictis habitantes, credunt imum Deum Creatorem in ccelis esse, ac ad 
fidem catholicam amplexandum et bonis moribus inbuendum satis apti videntur, spesque 
habetur, quod, si erudirentur, nomen Salvatoris Domini Nostri Jesu Christi in terris et 



PRIVILEGIOS DE LOS REGES CATÓLICOS. 13 

insulis prsedictis faterentur; ac prsefatiis Christophorus in una ex principalibus insulisprge- 
dictis, jam unam turrim satis munitam, in qua certos Christianos, qui secum iverant, in 
custodiam, et, ut alias Ínsulas et térras firmas, remotas et incógnitas inquirerent, posuit, 
construí et sediñcari feoit. 

§ 3. In quibus quidem insulis et terris jam repertis aurum, aromata, et alise quamplurimse 
res pretiosse diversi generis et diversse qualitatis reperiuntur. 

§ 4. Unde ómnibus diligenter, et prsesertim fidei catholicse exaltatione et dilatatione (prout 
decet catholicos Reges et Principes) consideratis, more progenitorum vestrorum, ciarse me- 
moriae Regum, térras firmas et Ínsulas prsedictas, illarumque Íncolas et habitatores vobis, 
divina favente clementia, subjicere et ad fidem catbolicam reducere proposuistis. 

§ 5. Nos igitur hujusmodi vestrum sanctum et laudabile propositum plurimum in Domino 
commendantes. ac cupientes, ut illud ad debitum finem perducatur, et ipsum momen Salvatoris 
nostri in partibus illis inducatur, hortamur vos quamplurimum in Domino et per sacri lavacri 
susceptionem, qua mandatis Apostolicis obligati estis, et viscera misericordiae Domini Nostri 
Jesu Christi attente requirimus, ut, cum expeditionem hujusmodi omníno prosequi et assumere 
proba mente orthodoxge Fidei zelo intendatis, populos, in hujusmodi insulis et terris degentes 
ad christianam rejigionem suscipiendum inducere velitis et debeatis, nec pericula, nec 
labores ullo unquam tempere vos deterreant, firma spe fiduciaque conceptis, quod Deus omni- 
potens conatus vestros feliciter prosequetur. 

§ 6. Et ut tanti negotii provinciam, Apostolicse gratise largitate donati, liberius et audacius 
assumatis, motu proprio, non ad vestram vel alterius pro vobis super hoc nobís oblatse peti- 
tionis instantiam, sed de nostra mera liberalitate, et ex certa scíentia, ac de Apcstolicse pote- 
statis plenitud] ne, omnes ínsulas et térras firmas inventas et inveniendas, detectas et 
detegendas, versus Occidentem et Meridiem, fabricando et construendo unam lineam a Polo 
Árctico, scilicet, Septentrione, ad Polum Antarcticum, scilicet, Meridiem, sive terrae firmse et 
insulíe inventae et inveniendse sint versus Indiam, aut versus aliam quamcumque partem, qua; 
linea distet a qualibet Insularum, quse vulgariter nuncupantur de los Azores y Cabo verde 
centum leucis versus Occidentem et Meridiem, ita quod omnes insulsD et terrse firma?, repertse 
et reperiendse, detectse et detegendse, a prsefata linea versus Occidentem et Meridiem, quse per 
alium Regem aut Principem Christianum non fuerint actualiter possessse usque ad diem 
Nativitatis Domini Nostri Jesu Christi proxime prseteritum, a quo íncipit annus prsesens 
millesimus quadringentesimus nonagesimus tertius, quando fuerunt per Nuncios et Capitanees 
vestros inventas aliquae prsedíctarum insularum, auctoritate omnipotentis Dei nobís in beato 
Petro concessa, ac Vicariatus Jesu Christi, qua fungimur in terris, cum ómnibus íliarum 
Dominiis, Cívitatibus, Castris, locis et villís, juribusque et jurisdictionibus ac pertinentiis 
universis, vobis, haeredibusque et successoribus vestris (Castellse et Legionis Regibus) in 
perpetuum, tenore prsesentium, donumus et assígnamus : vosque et hseredes ac successores 
praefatos illarum dóminos cum plena, libera et omnímoda potestate, auctoritate et jurisdictione 
facimus, constituimus et deputamus. 

§ 7. Decernentes níhilominus per hujusmodi donationem, concessionem et assignationem 
nostram nullí christiano Principi, qui actualiter prsefatas ínsulas et térras firmas possederit 
usque ad dictum diem Nativitatis Domini Nostri Jesu Christi, jus qusesitum sublatum 
intellígi posse, aut auferri deberé. Et insuper mandamus vobis in virtute sanctse obedientise 
(sicut poUicemini et non dubitamus, pro vestra máxima devotione et regia magnanimitate vos 
esse factures) ad térras firmas et ínsulas prsedictas vires probos et Deum timentes, doctos, 
peritos et expertos, ad instruendum íncolas et habitatores prsefatos in fide catholica et bonis 



U TRADADO 1° SECCIÓN PRIMERA. 

moribus imbuendum , destinare debeatis , omnem debitam diligentiam in prsemissis 
adhibentes. 

§ 8. Ac quibuscumque persouis, cujuscumque dignitatis, etiam Imperialis et Regalis, 
status, gradus, ordinis vel conditionis sub excommunicationis latse sententise pcena, quam eo 
ipso, si contrafeceriñt, incurrant, districtius inhibemus, ne ad Ínsulas et térras firmas inventas et 
inveniendas, detectas et detegendas, versus OccidentemetMeridiem, fabricando et construendo 
lineam a Polo Árctico ad Polum Antarcticum, sive terraí firmse et insulse, inventas et invenien- 
dse, sint versus Indiam, aut versus aliquam quamcumque partem, quse linea distet a qualibet 
Insularum, quíe vulgariter nuncupantur délos Azores y Cabo verde^ centura leucis, versus Oc- 
cidentem et Meridiem, ut praefcrtur, pro mercibus habendis vel quavis alia de causa, accederé 
prsesumant absque vestra ac hseredum et successorum vestrorum príedictorum licentia speciali. 

§ 9. Non obstantibus constitutionibus et ordinationibus Apostolicis cseterisque contrariis 
quibuscumque.Inillo, a quo imperia et dominationes ac bona cuneta procedunt, confidentes, 
quod dirigente Domino actus vestros, si hujusmodi sanctum et laudabile propositum prose- 
quamini, brevi tempore cum felicítate et gloria totius populi christiani, vestri labores et 
conatus exitum felicissimum consequentur. 

§ 10. Verum quia difficile foret, etc. Nulli ergo, etc. 

Datum Romse apud Sanctum Petrum, Anno Incarnationis Dominicse millesimo quadrin- 
gentesimo nonagésimo tertio, quarto Nonas Maji, Pontificatus nostri Anno primo. (Ex BuUar. 
Rom., Coquelines,4. Alex. p. 233.) 

RESUMEN CASTELLANO. 

El Pontífice alaba y engrandece el zelo de los Reyes católicos en la propagación de la religión 
cristiana, por la cual libertaron ii Granada de la potestad délos Sarracenos, y por ultimo enviaron 
á Cristóbal Colon á regiones remotas y desconocidas para descubrir nuevas gentes que conozcan 
y adoren á Jésu Cristo. — En efecto se encontraron algunas Islas habitadas por gentes de buena 
Índole y propensas a abrazar la religión cristiana. — En dichas Islas se encontraron también 
metales preciosos y riquezas de diversos géneros. — El Rey y la Reyna se interesaron sobre lodo 
en extender la fe entre los moradores de aquellas Islas recien descubiertas. — El Pontifice 
alabando este zelo, le fomenta, exhortando á los Reyes con empeño á continuar la propagación 
de la fé. — Con este objeto concede á los Reyes católicos las Islas y tierra firme hasta entonces 
encontradas y las que en el porvenir se encontrasen hacia el Occidente y Mediodía, tirando una 
linea del polo ártico al antartico, cuya linea diste de las Islas Azores y del Cabo verde 400 leguas 
al Occidente. — Pero al mismo tiempo declara, que no es su intention quitar h los otros Principes 
cristianos el derecho adquirido sobre las tierras de que se hallasen en posesión antes del ano 1493, 
y de nuevo exorta íi los Reyes católicos, que cultiven con esmero las regiones nuevamente 
descubiertas, enviando á ellas hombres eminentes en doctrina y probidad. — Proíiibe el Pontífice 
que otros principes se acerquen á estas Islas para comerciar, sin previa licencia del Rey. — 
Se añaden las clausulas derogatorias. — A las copias se les dé la misma fé que h las Letras 
originales. — Dado en 4 de Mayo de 1493 — 1° do su Pontificado. 

NOTAS BE LOS FASTOS. 

Acerca del primer descubridor del nuevo mundo, nada declara el Pontifice en esta Bula y solo dice que segUn 
noticias que ha recibido la Santa Sede, Cristóbal Colon enviado por los Reyes católicos, penetró eu algunas 
Islas y regiones remotas. 

La dimensión de cien leguas al occidente desde las Islas Azores, se modificó después en el convenio de 



PRIVILEGIOS DE LOS REYES CATÓLICOS. 15 

Tordesillas en 7 de Jnnio de 1434, y se fijo el punto de partida en las Islas del Cabo verde, añadiendo 270 
leguas mas de las contenidas et la Bula Alejandrina. 

Vulgarmente se cree que el Papa por esta Bula dividió todo el orbe en dos partes, de manera que el hemisferio 
oriental perteneciese á la corona de Portugal y el occidental á la de Castilla; lo cual es falso y temerario, pues 
por la Bula se concede á Portugal todo lo que descubra al Oriente y Mediodía, lo mismo que á España se 
concede todo lo que descubra al Occidente y Mediodia, como lo observo muy bien D. Luis Cerdeflo de Monzón 
en el congreso de Paz Julia, asaber, Beja, que si el Español partiendo hacia el Occidente encontrase algunas Islas 
al Oriente, que no estuviesen ocupadas por el Portugués, como sucedió con las Filipinas, se considerare Señor 
de ellas : y lo mismo al Portugués se le considerase dueño de lo que adquiriese partiendo hacia el Oriente. Y 
por eso tuvo cuidado el Pontífice de manifestar en su Bula que las dos coronas debían navegar con las proas 
opuestas, para evitar discordias entre los dos Principes. 

La fecha que señala el Pontífice para esta posesión es desde el dia de la Natividad de 1493 en que empieza el 
el año, cuyo principio se proroga por rito eclesiástico por toda la octava de la Natividad del Señor. 

En cuanto á la donación que hace el Papa de las nuevas Islas y regiones, dicen Suarez, Lugo, Conink, Bañes, 
Platel y los Salmaticenses, que por muy ampia que sea en las palabras, siempre se ha de restringir á los términos 
de la equidad y derecho : lo que principalmente tiene lugar siempre que se perjudica el derecho de tercero en 
una donación indefinida, como sucede en esta : pues los Indígenas, aunque infieles, son dueños y Señores de 
sus cosas y no se les puede privar de este dominio como lo declaró Paulo Tercero en 23 de Mayo de 1537. Esta 
fue la mente de Alejandro en la presente dpnacion, y asi la entendieron los Eeyes de España y los mismos 
descubridores, como lo dice Herrera Decad. 1» lib. 2. cap. 4. Lo cual se halla bien exprero en las leyes de 
Indias especialmente en la ley 2. tit. l.lib. 4 que dice asi « Haya entera satisfacción de que (los Descubridores) 
no les harán (á los Indios) perjuicio en sus personas y bienes. > La ley 6* dice « se escuse esta polabra.con- 
quista, por que no ocasione ó dé color, para que se pueda hacer fuerza ó agravio á los Indios, o La ley 10. dice 
< Los descubridores no tamen sus bienes, sino fuere por rescate, o dándoselos eUos por su libre voluntad. » La 
ley la títul. 7. libr. 4. dice asi. « En estas y en las demás poblaciones tierra adentro, elijan el sitio de los que 
estuvieren vacantes, sin perjuicio de los Indios y de los naturales ó con su libre consentimiento. 

En cuanto á las causas para declarar guerra á los Indios infieles, señala el mismo Bartolomé de las Casas, su 
patrono y defensor, las siguentes: 1» Si ellos acometen alos cristianos.— 2» Si ocupan sus tierras— 3» Si profanan 
los templos, los sacramentos, las sagradas imágenes y la fé de Cristo.— 4» Si blasfeman con todo conocimiento 
del nombre de Cristo, de los Santos y de la Iglesia. — 5» Si con todo conocimiento impiden la predicación del 
Evangelio. 



SE CONCEDEN ALA CORONA DE ESPAÑA LOS PRIVILEGIOS DE LA DE PORTUGAL. 

Alexander Episcopus seryus servorum Dei. 

Carissimo in Christo filio Ferdinando Regi, ct Carissimae in Christo filise Elisabeth, 
Reginse Castellae, Legionis, Aragonum, et Granatse, illustribus, salutem et apostolicam 
benedictionem. 

Eximise devotionis sinceritas et integra Pides, quibus Nos et Eomanam reveremini 
Ecclesiam, non indigne merentur, ut illa vobis favorabiliter concedamus, per quse sanc- 
tum et laudabile propositum vestrum, et opus incoeptum in quaerendis terris et 
insulis remotis ac incognitis in dies melius et facilius ad honorem Omnipotentis Dei, 
et Imperii Christiani propagationem ac fidei Catholicse exaltationem prosequi valeatis. 
Hodie siquidem omnes, et singulas térras firmas, et Ínsulas remotas et incógnitas versus 
partes Occidentales, et mare Oceanum consistentes, per vos, seu nuntios vestros, ad id 



i 6 TRATADO I» SECCIÓN PRIMERA. 

propterea, non sine magnis laboribus, periculis et impensis, destinatos, reportas et 
reperiendas in posterum, quae sub actuali dominio temporali aliquorum dominorum 
christianorum constitutse non essent, cum ómnibus illarum dominiis, civitatibus, castris, 
locis, villis, jurisdictionibus universis, vobis, hseredibusque et successoribus vestris, Ca- 
stellae et Legionis Eegibus, in perpetuum, motu proprio, et ex certa scientia, ac de 
Apostolicse potestatis plenitudine, donavimus, concessimus, et assignavimus , prout in 
nostris inde confectis literis plenius continetur. Cum autem alias nonnullis Portugalliae 
Begibus, qui in partibus Africse, Guineas et Minerse auri, alias Ínsulas, etiam ex simi- 
libus concessione et dónatione Apostólica eis facta, repererunt et acquisiverunt, per Sedem 
Apostolicam diversa privilegia, gratide* libertates, immunitates, exemptiones, facultates, 
literse et indulta concessa fuerint. Nos volentes etiam (prout dignum et conveniens existit) 
vos, hseredesque et successores vestros prsedictos, non minoribus gratiis, prserogativis, et 
favoribus prosequi ; motu simili, non ad vestram, vel alterius pro vobis superhoc oblat» 
petitionis instantiam, sed de nostra mera liberalitate, ac eisdem scientia, et ApostolícsB 
potestatis plenitudine, vobis, et hseredibus et successoribus vestris praedictis, ut in insulis 
et terris per vos, seu nomine vestro hactenus repertis hujusmodi, et reperiendis in poste- 
rum, ómnibus, et singulis gratiis, et privilegiis, exemptionibus, libertatibus, facultatibus, 
immunitatibus, literis, et indultis Regibus Portugalliae concessis hujusmodi, quarum omnium 
tenores, ac si de verbo ad verbum praesentibus insererentur, haberi volumus pro sufficienter 
expressis et insertis, uti, potiri et gaudere libere, et licite possitis, et debeatis in ómni- 
bus et per omnia, per inde ac si illa omnia vobis ac haeredibus et successoribus vestris 
praefatis specialiter concessa, auctoritate Apostólica, tenore praesentium, de speciali dono 
gratiae indulgemus , illaque in ómnibus et per omnia ad vos, haeredesque ac successores 
vestros praedictos extendimus pariter, et ampliamus, ac eisdem modo et forma perpetuo 
concedimus. 

Non obstantibus constitutionibus, et ordinationibus Apostolicis : nec non ómnibus illis, 
quae in literis Portugalliae Regibus concessis hujusmodi , concessa sunt non obstare , 
cseterisque contrariis quibuscumque. Verum quia difficile foret, praesentes literas ad singula 
quíeque loca, in quibus expediens foret, deferri, volumus, ac motu et scientia similibus 
decernimus, quod illarum transumptis manu publici Notarii inde rogati subscriptis, et 
sigillo alicujus personae in Ecclesiastica dignitate constitutae, seu Curise Ecclesiasticae 
munitis, ea prorsus fides indubia in judicio et extra, ac alias ubilibet adhibeatur, quae prae- 
sentibus adhiberetur si essent exhibí tae vel ostensae. NuUi ergo omnino hominum liceat, 
hanc paginam nostrorum, indulti, extensionis, ampliationis , concessionis, voluntatis, et 
decreti infringere, vel ei ausu temerario contraire. Si quis autem hoc atteniare prsesum- 
pserit, indignationem Omnipotentis Dei, ac Beatorum Petri et Pauli Apostolorum ejus se 
noverit incursurum. Dat. Eomae apud Sanctum Petrum, auno Incarnationis Dominicae 
millesimo quadringentesimo nonagésimo tertio, quarto nonas Maii, Pontificatus Nostri anno 
primo. Apud Solorzanum, lib. 2, c. 24, n. 24. 

RESUMEN CASTELLANO. 

El Ponlifice concede por esta Bula á los Reyes católicos todas y cada una de las gracias, pri- 
vilegios, exemciones, facultades, libertades, immunidades, letras é indultos concedidos anterior- 
mente al Rey de Portugal sobre la India Oriental : Non obstantibus contrariis quibuscumque — Dada 
en 4 de Mayo de i 49 3. 



PRIVILEGIOS DE LÜS REYES CATÓLICOS. 17 



SE CONCEDEN A FERNANDO É YSABBL LAS REGIONES DE OCCIDENTE 
PARA PROPAGAR LA PÉ. 

Alexander Episcopus servus servorum Dei. 

Carissimo in Christo filio Ferdinando Regi, et Carissimse in Christo ñliae Elisabeth, 
ReginsD Castellíe, Legionis, Arágonum, et Granatse, illustribus, salutem et Apostolicam 
benédictionem. 

Dudum siquidem omnes et singdas ínsulas, et térras firmas inventas et inveniendas 
versas Occidentem et Meridiem, quse sub actuali dominio temporali aliquorum domino- 
rum Christianorum constitutae non essent, vobis, haeredibusque et successoribus vestris, 
Castellse et Legionis Regibus, in perpetuum, motu proprio, et de certa scientia ac de 
Apostolicse potestatis plenitudine, donavimus, concessimus, et assignavimus^vosque ac haeredes 
et successores prsefatos de illis investivimus, illarumque dóminos cum plena, libera, et 
omnímoda potestate, auctoritate, et jurisdictione constituimus, et deputavimus; prout 
nostris inde confectis literis, quarum tenorem, ac si de verbo ad verbum prsesentibus 
insererentur, haberi volumus pro sufiBcienter expressis, plenius continetur. 

Cum autem contingere posset, quod Nuntii, et Capitanei, aut vasalli vestri versus 
Occidentem et Meridiem navigantes, ad partes Orientales applicarent, ac ínsulas, et 
térras firmas, quse inde fuissent vel essent, reperirent : Nos volentes etiam vos favo- 
ribus prosequi gratiosis, motu, et scientia, ac potestatis Apostolicse plenitudine simi- 
libus, donationem, concessionem, assignationem et literas prsedictas, cum ómnibus, et 
singulis in eisdem literis contentis clausulis, ad omnes, et singulas ínsulas, et térras 
firmas inventas et inveniendas, ac detectas et detegendas, quse navigando, aut itine- 
rando versus Occidentem aut Meridiem hujusmodi, sint vel fuerint aut apparuerint, sive 
in partibus Occidentalibus vel Meridionalibus, et Orientalibus et Indise existant, auc- 
toritate Apostólica, tenore prsesentium in ómnibus et per omnia, perinde ac si in 
literis prsedictis de eis plena et expressa mentio facta fuisset , extendimus, 
pariter et ampliamus. Vobis ac hseredibus et successoribus ves tris prsedictis per vos, 
vel alium seu alios corporalem insularum, ac terrarum prsedictarum possessionem pro- 
pria auctoritate libere appreheudendi, ac perpetuo retinendi, illasque ad versus quoscumque 
impelientes, etiam defendendi, plenam etliberam facultateni concedentes, ac quibuscumque 
personis etiam cujuscumque dignitatis^ status, gradus, ordiñis, vel conditionis sub 
excommunicationis latse sententise poena, quam contra facientes eo ipso incurrant, dis- 
tríctius inhibentes, ne ad partes prsedictas ad navigandima, piscandum vel inquirendum 
Ínsulas vel térras firmas, aut quovis alio respectu seu colore, iré vel mittere quoquo- 
modo prsesumant, absque expressa vel speciali vestra, ac hseredum et successorum prse- 
dictorum licentia. Non obstantibus constitutionibus, facultatibus, assignationibus, per Nos 
vel praedecessores nostros, quibuscumque Eegibus, vel Principibus, infantibus, aut qui- 
busvis alus personis aut Ordinibus et Militiis de prsedictis partibus, maribus, ínsulis 
atque terris, vel aliqua eorum parte, ex quíbusñs causis etiam píetatis, vel fidei, 
aut redemptiónis captívorum, et alus quantumcumque urgentissimis, et cum quibusvis 
clausulis etiam derogatoriarum derogatoríis, fortioríbus, efficacioríbus et insolitis, etiam 

TOM. I. 2 



18 TRATADO 1" SECCIÓN PRIMERA 

quascumque sententias, censuras, et peanas in se continentibus, quae suum per actualem, 
et realera possessionem non essent sortitse effectum, licet forsan aliqíiando illi, quibus 
donationes, et concessiones hujusmodi factse fuissent, aut eorum Nuntii ibidem navi- 
gassent. Quas, tenores illarum etiara praesentibus pro sufficienter ey.pressis et insertis 
habentes, motu, scientia , et potestatis plenitudine similibus , omnino revocamns, ac 
quoad térras et ínsulas per eos actualiter non possessa pro insertis habere volumus; 
nec non ómnibus illis, quse in literis prsedictis voluimus non obstare, cceterisque con- 
trariis quibuscumque. Datum Eomse apud Sanctum Petrura anno Incarnationis Dominicae, 
miUesimo quadringentesimo nonagésimo tertio, 6. Kalend. Octobris, Pontificatus Nostri 
anno 2. 
Extat apud Solorzanum tom. P. lib. 2. cap. 24. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Por estas Letras extiende el Ponlifice la donación hecha á los Reyes católicos á todas y cada 
una de las Islas y tierras firmes que navegando ó caníiinando hacia el Occidente y Mediodía hayan 
ocupado ú ocuparen dichos Reyes, ya sea en la parte occidental, ó meridional, ya también en la 
parte oriental y déla India. 1 se prohibe á cualesquiera personas, bajo excomunión latee sententioB, 
que se acerquen a dichas parles ó envíen á otros para navegar, pescar ó inquirir sin previa licencia 
del Rey de España. — Dada en 26 de set^ 1493. 

NOTAS DE LOS FASTOS — ORD. 13. 

Por las palabras de esta Bula « ya sea en la pai-te oriental y de la India > se esclarece mas, que la mente 
del Pontífice, como arriba se dijo, no fue dividir en dos partes todo el orhe, de modo que la parte oriental se 
adjudicase á la corona de Portugal, y la occidental á la de Castilla ; pues se concede á los Castellanos ocupar las 
tierras que encuentren en la parte oriental y en la India, navegando hacia el Occidente y Mediodía. En cuyo 
error parece inescusahle Solorzano, por ser el único que trae la presente constitución. El Pontífice tampoco 
menciona aqui el punto de navegación para los Castellanos, ni señala trescientas leguas desde las Azores como 
dice Briecio, y menos trescientas cuarenta como quiere Solorzano, sino cien legas. La adición de doscientas y 
setenta leguas ademas de las ciento, no se hizo por el Papa Alejandro, sino por mutuo convenio de las dos 
partes, llamada la concordia de Tordesillas, la cual aprobó y confirmó Julio II en 1506. Véase la Bula en 
a parte 7<^ Tratado de la India Oriental. 

Sobre aquellas palabras « sin previa licencia del Rey » viene la litis famosa entre Grocio Holandés y Seldeno 
Ingles, asaber, si la mar es libre ó se puede cerrar por derecho de dominio, de mañera que no se pueda navegar 
por el sin previa licencia : de cuya cuestión trata Solorzano lib. 3, cap. 3, n. 27. 

CONCORDIAS KNTRE ESPAÑA Y PORTUGAL SOBRE NAVEGACIÓN. 

Convenio celebrado en Alcántara. 

Sixto IV confirma las Bulas de Nicolao y Calixto sus predecesores y la convención celebrada 
entre las dos coronas, por la cual se pone en posesión al Lusitano de todo el comercio, tierras 
y permutas de la Guinea, Islas de la Madera, de Porto-Santo, de los Azores, de Florez y 
cualesquiera otras Islas que se hallasen mas 2l\h, y en frente de la Guinea, exceptuando 
solo las Islas de Lanzarote, de la Palma, de Fuerte-Ventura, de la Gomera, del 
Fierro, la Graciosa, la Gran Canaria, Tenerife y todas las demás Islas de Canarias. 
Empieza esta Bula « ^Eterni Kegis » fue dada en 22 de Junio de 1481. Véase en el tratado 
de la India Oriental. 

Notan los Fastos que esta concordia se celebró en Alcántara dos anos antes que saliese 



PRIVILEGIOS DE LOS REYES CATÓLICOS. 19 

esta Bula, esto es en 1479 y cita á Mariana en su Historia lib. 24, cap. 20. La Bula no hace 
otra cosa que aprobar y confirmar la concordia entre las dos coronas y fue expedida á petición 
del Bey de Portugal, por cuya razón se halla incorporada abajo entre las Bulas Lusitanas. 

Lo mismo sucede con la concordia que sigue, celebrada en Tordesillas donde los Beyes 
católicos tenian su sitio real, el mismo donde murió después en 1555 la Beina D» Juana, 
madre del Emperador Carlos V. Esta concordia se celebro en 7 de Junio de 1494, y á petición 
del Lusitano fue aprobada y confirmada por Julio Segundo en 23 de Enero de 1506. Mas como 
algunos escritores confunden la concordia con la Bula, se pone á continuación la relación que 
á este proposito traen los Fastos. 

CONCORDIA DE TORDESILLAS ENTRE LAS DOS CORONAS. 

Citan los Fastos una Bula de Alejandro sexto dada en 7 de junio de 1494 en que se 
dirime la litis de navegación entre las dos coronas. Sobre cuya cuestión hay entre los 
historiadores grandes errores, los cuales Morelli descubre del modo siguiente -— Fr. Domingo 
Tejeira Agustino en la vida de D. Gómez Freiré de Andrade p. 2. 1. 3, dice asi: € Tirada 
« una linea desde la isla de S. Antonio, que se llama délos Azores^ como lo dispuso Alejandro 
« Sexto en dos Bulas, la una expedida en Mayo de 1493 y la otra en 7 de Julio de 1494. 
« Por la segunda se añadieron trescientas leguas en favor del Portugal hacia el Ocaso, ademas 
« de las ciento concedidas en la primera. « Tejeira sigue de lejos á Mariana lib. 26, cap. 3, 
que dice asi. — « Besulto de las navegaciones de Colon y Americo cierta diferencia entre 
« Castilla y Portugal, á causa que el Portugués pretendía pertenecelle por concesión de los 
« Pontifices, y en particular de Eugenio IV, todo el descubrimiento del nuevo mundo. El 
« Bey de Castilla alegaba en contra una Bulla de Alejando VI, en que en el ano de 1493 le 
« concedio,que tirada con la imaginación una linea de polo á polo cien leguas mas adelante de las 
« islas Hespéridos, que hoy se llaman de Cabo-Verde, todo lo que de aquella lii\ea se degcu- 
« briese al poniente, fuese suyo, y que al Portugués quedase todo lo demás. La cual concesión 
« modifico después con otra Bulla, en que mandó que la dicha linea de la demarcación se 
« señalase otras trescientas y setenta leguas mas adelante hacia el poniente, y esto para que 
« el Brasil de nuevo descubierto se comprendiese dentro de la conquista de Portugal. » 

Pero muy engañados, dice Morelli, están estos historiadores, como sucede regularmente á los 
Europeos cuando escriben de las Indias. La isla de S. Antonio no es una de las Terciarias, 
vulgarmente llamadas de los Azores, sino una de las del Cabo-Verde. Ni el Pontifico la 
mencionó en su Bula, sino que determinó una de los Azores y de Cabo- Verde. Por lo cual no 
se ha de entender que son las mismas islas las de los Azores que las de Cabo-Verde, como 
alguno ha pensado, sino que se designa, según la mente del Pontifice, alguna de las conteni- 
das bajo los dos nombres, del mismo modo que si uno hablase indeterminadamente de alguna 
de las Baleares ó de las Equinadas. 

A las cien leguas de la primera concesión Alejandrina, no se añadieron trescientas setenta, 
como escribe Mariana, ni trescientas, como dice Tejeira. Ni se habia descubierto el Brasil 
cuando se pusieron los limites de la primera concesión, sino que se descubrió por el Vicentino 
Janez Pinzón en favor de Castilla en 26 de Enero de 1500 : después fue descubierto por Pedro 
Cabral en favor del Portugal en 24 de Abril del mismo ano, como escriben los Trebulcianos. 
No se hizo pues esta demarcación para que el Brasil quedase al Portugal en 1494, cuando no 
era conocido. Ni se movió en dicha demarcación disputa alguna por las navegaciones de 
Americo Vespucio que no vio la America hasta el ano 1497 ó mas tarde como lo nota Pinelo 



%0 TRATADO I*» SECCIÓN PRIMERA 

Epit, de la Bihl. tom, 2. Y en este ano de 1497 no pasó Americo al Nuevo Mundo, sino como 
pasajero bajo el mando de Alfonso de Ojeda Castellano : como explorador no pasó Americo, 
sino en el siglo siguiente, ni exploró el Brasil antes que Cabral, como lo finge Bergeroni, 
confundiendo las primeras navegaciones de Americo con las ultimas. 

Acerca de la constitución de Eugenio Quarto que alega Mariana, puede haber error y 
equivocarse con la de Martino Quinto, dada, no en favor del Nuevo orbe, que era desconocido, 
sino de las Indias Orientales, la cual no viene á proposito para el Nuevo Mundo que se 
descubrió después. 

La presente ordenación que menciona Tejeira, y que la llama Bula, debe ser supuesta sino 
hay error en la data, y lo que Tejeira llama Bula, fue solamente el convenio de los Beyes 
celebrado en Tordesillas. Esto no quita el que dicho convenio celebrado en 7 de Junio de 1494 
se confirmase después por autoridad Apostólica. (Véase en el tratrado de la India Oriental la 
Bula dada en 23 de Enero de 1506 por Julio Segundo donde se confirma esta concordia.) 

Hablan tanbien los Fastos en la Ordenación 10 del congreso celebrado el ano 1682 en Paz 
Julia, hoy Beja, ciudad Episcopal del reino de Portugal, donde se halló como Juez comisionado 
de España D. Luis Cerdeno y Monzón, para terminar las diferencias sobre navegación entre las 
dos coronas. Se disputó largamente sobre la linea de la demarcación Alejandrina, deseando el 
Lusitano que el Brasil fuese comprendido en la parte oriental designada para él, y que segim 
el mapa formado por Tejeira podia realizarse con una pequeña variación de la linea. Pero en 
cualquier parte que esta se fijase, yá fuese en la isla de la Sal, yá en la de San Antonio, 6 
en la de San Nicolás, que media entre las dos, el Brasil en su mayor parte quedaba á la 
parte occidental. Por lo cual Monzón para dar un corte á este litigio, fue de parecer que los 
contendientes se atuviesen á las palabras de la Bula de navegar con proas opuestas, y que 
perteneciesen las islas al primero que las encontrase, yá fuese al Lusitano, navegando de 
Oriente á Occidente, ya al Castellano cruzando del Occidente al Oriente. Pero lo asentado en 
este congreso no se confirmó por Bula Apostólica, ni sabemos se haya pedido tal confirmación. 

DONACIÓN DK LOS DIEZMOS A LOS REYES CATÓLICOS 

Alexander Episcopus servus servorum Dei, 

Charissimo in Christo filio, Ferdinando Regi et Charissimse in Christo filise Elisabeth, 
Reginse Hispaniarum, Catholicis, salutem et Apostolicam Benedictionem. 

Eximise devotionis sinceritas et integra fides, quibus Nos et Romanam reveremini Eccle- 
8Íam,non indigne merentur, ut votis vestris, illis prsesertim annuamus, per quse circa catho- 
licse fidei exaltationem, ac infidelium et barbarorum nationum depressionem, libentius et 
promptius in tendere valeatis. 

Sane pro parte vestra Nobis nuper exhibita petitio continebat, quod vos, pia ducti devotionc 
pro fidei catholicse exaltatione, summopere desideratis (prout jam a certo tempore citra, non 
sine magna impensa vestra ac laboribus faceré coepistis, et in dies magis faceré non cessastis) 
ínsulas et partes Indiarum acquirere et recuperare, ut in illis, quacumque damnata secta abjecta, 
colatur et veneretur Altissimus ; et quia pro recuperatione Insularum et partium prsedictarura, 
necesse erit graves subiré impensas et grandia pericula perferre, expedit, ut, pro conservatione 
et manutentione dictarum Insularum, postquam per vos acquisitse et recuperatse fuerint, ac 
perferendis impensis ad conservationem et manutentionem prsedictas necessariis, Decimas 
Insularum prsedictarum, ab illarum incolis et habitatoribus pro tempore existentibus, exigere 
et servare possetis; quare pro parte vestra Nobis fuit humiliter supplicatum, ut in praemissis 
vobis, statuique vestro opportune providere de benignitate Apostólica dignaremur. 



PRIVILEGIOS DE LOS REYES CATÓLICOS. '2Í 

Nos igitur, qui ejusdem fidei exaltationem ct aiigmentum, nostris potissime temporibus, 
supremis desideramus aífectibus, piíim et laudabile propositum vestrum plurimiim in Domino 
commendantes » hujusmodi supplicationibus inclinati, vobis et successoribus vestris pro 
tempore existentibus, ut, in Insulis príedictis, ab illarnm incolis et habitatoribus, etiam pro 
témpora existentibus, postquara illíe acquisitse fuerint (ut prsefertiir), assignata priiis realiter 
et cum effectu, juxta ordinationem tune Dioecesanorum locorum, quorum conscientias super 
hoc oneramus, Ecclesiis in dictis Insulis erigendis, per vos et successores vestros prsefatos, de 
vestris et eorumbonis dote sufficiente, ex qua illis prsesidentes earumque Rectores se commode 
sustentare, et onera dictis Ecclesiis pro tempore incumbentia perferre, ac cultum divinum ad 
laudem omnipotentis Dci debite exercere, jnraque Episcopalia persolvere possint, Decimam 
hujusmodi percipere et licite ac libere valeatis, auctoritate Apostólica, tenore praesentium, 
de specialis dono gratise indulgemus. 

Non obstantibus Lateranen. Concilii, ac alus constitutionibus et ordinationibus Apostolicis, 
Cícterisque contrariis quibuscumque. NuUi ergo omnino hominura liceat hanc paginara nostrse 
concessionis inf fingere vel ei ausu temerario contraire. Si quis autem hoc attentare prsesum- 
pserit, indignationem omnipotentis Dei ac Beatorum Petri et Pauli Apostolorum ejus se 
noverit incursurum. 

Datum Romse apud Sanctum Petrum anno Incarnationis Dominicse millesimo quingentésimo 
primo, sexto décimo kalendas Decembris, Pontificatus nostri anno décimo. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Los Reyes Católicos, después de manifestar sus piadosos designios sobre la exaltación de la 
Santa Fé en las nuevas islas y tierras descubiertas, y los ingentes gastos que con este objeto tenían 
que soportar; piden al Santo Padre, se les concedan los Diezmos de tlicbas islas y tierras para 
conservarlas y mantenerlas. El Papa alabando su celo y loable proposito, les concede á ellos y sus 
sucesores los Diezmos de todas las islas que adquirieren ; pero con la condición que señalen antes 
la dote suficiente para las iglesias que se erigieren y para sostener en ellas el culto divino. Dado 
16 de Noviembre de 1501. 

REDONACION DE LOS DIEZMOS 

Y CONCORDIA ENTRE LOS REYES CATÓLICOS FERNANDO É YSABEL Y LOS PRIMEROS 

OBISPOS DE LAS AMERICAS. 

In Dei nomine Amen. Manifestó sea á todos los que el presente instrumento de capitulación 
é ordenación vieren, como el ano del Nacimiento de Nuestro Señor Jesu Cristo de mil ó 
quinientos é doce anos, en la indicción quinta decima, á ocho dias del mes de Mayo, en el ano 
nono del Pontificado de Nuestro muy Santo Padre Julio, por la divina providencia, Papa 
segundo, en presencia de mi, Francisco de Valencia, canónigo de Palencia, Notario publico por 
la autoridad apostólica é Secretario del muy Keverendo en Cristo Padre Obispo de Palencia, 
los muy altos y muy poderosos Principes, Don Fernando, Rey de Aragón é de las dos Sicilias 
é de Jerusalem, Rey católico, é Dona Juana su hija, Reina de Castilla é de León, etc., 
Nuestros señores de la une parte, é cada uno de sus Altezas por si y en su noinbre,por la mitad 
que respective le pertenece de las Islas, Indias y tierra firme del mar occeano, por vigor de las 
Bulas Apostólicas á sus Reales Majestades por el Papa Alejandro VI de felice recordación 
concedidas, cuyos tenores de verbo ad verbum, uno después de otro se sigue, é son tales : (Aqui 
se insertan las tres Bulas de arriba : la Ínter cantera de 1493 quarto Nonas Maji. — 2a Dudum 



n TRATADO lo SECCIÓN PRIMERA 

siqíiidcm de 1493 sexto Kal. Octobris. — 3a Eximim devotionis de 1493 quinto Nonas Maji) 
Con los Reverendos en Cristo Padres, Don Fr. Garcia de Padilla, Obispo de Santo Domingo, 
é Don Pedro Snarez de Deza, Docior en Decretos, Obispo de la Concepción, que son en la 
Isla Espanola,é Don Alonso Manso licenciado en Teologia,Obispo de la Isla de San Juan, como 
Electos Obispos en las iglesias Catedrales por nuestro muy Santo Padre, Julio segundo, en las 
dichas Islas nuevamente criadas y erejidas, por si y en nombre de los Obispos sus succcsores, 
que después de ellos fueren en las diclias Iglesias, é de la?, personas d quien toca lo de suso 
contenido, de la otra parte, asentaron é capitularon lo siguiente. 

Primeramente, que sus Altezas, por que los dichos Obispos con su clereoia tengan cargo 
de rogar á Nuestro Señor por sus vidas y Reales Estados, é por sus animas cuando de este 
mundo partieren, h de los Reyes que en sus Reinos succedieren, é de los fieles cristianos que 
adquiriendo y descubriendo las dichas ínsulas murieron, les hacen merced, gracia y donación, 
desde ahora para siempre jamas, de los diezmos, á sus Altezas pertenecientes, de las dichas 
Islas, é han por bien que los lleven según é por la forma que á sus Altezas pertenecen h los 
han llevado por concesión y donación, que de ellos les hizo el Papa Alejandro sexto de felice 
recordación, como parece por la Bula, que sobre ello su santidad á sus Altezas concedió, cuyo 
tenor es este que sigue. (Véase la Bula anterior expedida en 16 de noviembre de 1501.) 

Los cuales Diezmos es voluntad de sus Altezas que se partan por los dichos Obispos, Iglesias, 
Clerecía, Fabricas y Hospitales é otras cosas que adelante irán especificadas. E los dichos 
Obispos, por si y por sus sucesores y en nombre de sus Iglesias y Clerecia, prometen desde 
ahora que guardaran é cumplirán lo susodicho y lo adelante contenido. E con espresa condición 
que lo asi guardarán y cumplirán, les hacen sus Altezas la dicha gracia y donación, y no de 
otra manera. 

ítem que las Dignidades, Canongias, Raciones y Beneficios, que asi ahora, como de aquí 
adelante serán criados é instituidos, conforme á la Erección hecha de las dichas Iglesias, asi 
en las Catedrales como en las otras todas, de las dichas Islas, Española é de San Juan, asi esta 
primera vez, como todas las otras que aconteciere vacar, sean á presentación de sus Altezas, 
como cosa del Patronato Real. 

ítem que todos los otros Beneficios que vacaren e se proveyeren después de esta primera 
nominación é provisión, se provean á hijos legítimos de los vecinos é habitadores, que hasta 
ahora é de aqui adelante han pasado ó pasaren de estos reinos á poblar en aquellas partes, y de 
sus descendientes, y no á los hijos de los naturales de allá, antes que fuesen á poblar los 
cristianos. Y esto hasta que otra cosa sus Altezas ó sus succesores determinen ó provean sobre 
ello, y que estos sean proveidos por. suficiencia, precediendo oposición y examen al modo de 
los hijos patrimoniales del Obispodo de Falencia, con tal condición que los tales hijos de 
vecinos, dentro de ano y medio después que sean proveidos, sean obligados de llevar ratiha- 
bición y aprobación de sus Altezas y de sus succesores de los tales Beneficios, la cual presen- 
tarán ante el Viso Rey y Gobernador y Jueces de apelación que son ó fueren en las dichas 
Islas, é no la llevando, el dicho termino pasado ipso tacto vaquen, y. sus Altezas y sus succesores 
puedan presentar otras nuevas personas á los tales Beneficios que asi vacaren, pero todavia 
conforme á lo susodicho. 

ítem que por virtud de la Bula de Nuestro muy Santo Padre, Julio segundo, concedida para 
la declaración del habito que han de traer los coronados, los dichos Obispos hagan luego la 
dicha declaración de esta manera : Que traigan corona abierta, tan grande como real castellano 
al menos, y el cabello de dos dedos bajo de la oreja que sea algo mas largo siguiendo muy poco 
hacia tras.y la ropa de encimasea tabardo,<5 capuz cerrado, ó loba cerrada 6 abierta,qual quisiere: 



PRIVILEGIOS DE LOS REYES CATÓLICOS. 23 

con tanto que sea la ropa tan larga que al menos como un palmo llegue al empeine del pie ; 
y que asi las ropas de encima como las otras aparentes no sean coloradas ni verdes claras, ni 
amarillas, ni de otra color deshonesta. 

ítem que los dichos Obispos ni sus succesores en las Islas, no puedan ordenar de corona á 
ninguno, sino supiere hablar ni entender latin, ni puedan ordenar, al que tuviere dos 6 tres 
hijos varones, mas del uno, por que no es de creer que ninguno querrá todos sus hijos para 
clérigos, y esta condición se guarde con los que mas hijos tuvieren. 

ítem que en el guardar de las fiestas, se guarden las ordenadas por la Iglesia y no otras 
algunas, aunque sean por promesas y votos, y que en los sinodos no se acrecienten mas fiestas 
de las que hoy se guardan en la dicha Isla Española y que si quieren acrecentar mas fiestas 
de las que hoy se guardan en la dicha Isla Española, sea solamente para que la Iglesia las 
solemnice, y no para que los cristianos las guarden ; por que según las calidades de las 
haciendas de las dichas Islas, de otra manera no se podrian sustentar en ellas los cristianos. 

ítem que los dichos Obispos han de llevar los diezmos conforme á la Bula concedida por 
nuestro muy Santo Padre, y no han de llevar diezmos ni otra cosa alguna del oro, ni plata, ni 
de otro ningún minero, ni de perlas, ni de piedras preciosas ; y que lo que les perteneciere 
conforme á la Bula, lo lleven en frutos como en Castilla y no en dineros, como se ha llevado 
algún tiempo. Y que por esta causa ni por otra alguna no apartaran los Indios directe ni 
indirecte de aquello que ahora hacen para el sacar del oro, antes los animaran y aconsejaran 
que sirvan mejor que hasta aqui en el sacar del oro diciendoles, que es para hacer guerra á los 
infieles y las otras cosas que ellos vieren que podran aprovechar para que trabajen bien. 

ítem que el Arzobispo de Sevilla Metropolitano de las Iglesias é Obispados de las dichas 
Islas, 6 su Fiscal, puedan estar y residir en cualquiera de los dichos Obispados y ejercer las 
cosas que como Metropolitano le pertenecen conforme á derecho, y que no pueda poner por 
oficial el dicho Metropolitano k ninguno de los Prelados de las dichas Islas. 

ítem que ningunas personas de cualquier calidad, condición, preeminencia y dignidad que 
sean, no puedan sacar oro, ni traer personas que lo saquen, sino estuvieren sometidas á la juris- 
dicción de sus Altezas y á las ordenanzas que allá se guardan, 6 guardaren por los legos, en 
cuanto á sacar y fundir del oro y pagar los derechos que á la sazón pagaren por el dicho oro 
que sacaren. 

ítem que los que tuvieren Indios en las minas, ni los Indios que en ellas anduvieren, durante 
las demoras, no puedan ser convenidos, ni traidos, ni arctados, ni llamados por sus causas ni 
ajenas, durante el dicho tiempo por ningún juez, por que eso se les dá por inducías de pan y 
vino cojer, por cuanto aquel es fruto de la tierra y se ha de dar en lugar del otro según que se 
dá en Castilla. 

ítem en las causas civiles, los que se eximieren por la corona, pierdan los Indios y lo que 
tuvieren en las minas señalado, seyendo la causa profana, que seyendo la causa eclesiástica, bien 
se puede ventilar ante el juez eclesiástico sin incurrir en pena. 

T los dichos Don Fray García de Padilla, Obispo de Santo Domingo, y Don Pedro Suarez de 
Deza, Doctor en Decretos, Obispo de la Concepción, y Don Alonso Manso Licenciado en Theo- 
logia. Obispo de la Isla de San Juan, visto y entendido todo lo en esta capitulación contenido, é 
cada cosaé parte de ello, lo otorgaron ó ovieron por bien, por si, y en nombre de los Obispos que 
les sucedieren en las dichas sus Iglesias, é de los que fueren pro veidos en las Dignidades, Canon- 
gias é Kaciones y otros Beneficios, que asi suspensos, como no suspensos, en ellas se crian. Y 
prometieron y se obligaron en cuanto á ellos toca y atañe, de lo guardar, é cumplir entera- 
mente, y hacer que las otras personas, á quien esto, asi de presente, como de futuro, toca, ó 



U TRATADO 1° SECCIÓN PRIMERA 

tocar puede, que lo guarden, é cumplan sin ninguna falta. El cual otorgamiento fícieron en 
presencia del muy Keverendo y muy magnifico señor, Don Juan de Fonseca, Obispo dePalen- 
cia. Capellán mayor, y del Consejo de sus Altezas, y en sus manos prometieron como legales 
y fieles Prelados, y scientificos y honestos varones, de guardar y cumplir todo, y cada cosa y 
parte de ello, é aora, ni en ningún tiempo no venir contra algo de todo lo susodicho. En testi- 
monio de lo cual otorgaron este instrumento en forma autentica. Dado en la ciudad de Burgos 
á ocho dias del mes de Mayo do mil é quinientos é doce anos : é por mas firmeza firmaron aqui 
sus nombres, á lo cual fueron presentes por testigos los nobles señores, Lope de Conchillos, 
secretario de laKeina nuestra Señora, é elLicenciado Zapata y el Doctor Carvajal, del Consejo 
de su Alteza, llamados y rogados. 

E yo Francisco de Valencia, Canónigo de Falencia, Notario publico, por la autoridad Apostó- 
lica, á todo lo que dicho es, en uno con los dichos testigos, presente fui, é vi firmar sus nombres 
á los susodichos muy Reverendos señores obispos en mi registro. Por ende este publico instru- 
mento de capitulación y asiento de mano agena fielmente fice escribir ó con este mi signo é 
nombre acostumbrados lo signé é subscribí. En testimonio de verdad rogado é requerido. 
Francisco de Valencia, Apostólico Notario. — Hallase en Frasso, cap. 19. 



PATRONATO DE LOS REYES SOBRE LAS IGLESLA.S DE AMERICA : HACESB MENCIÓN DE LAS 

PRIMERAS SILLAS EPISCOPALES 

Julius Episcopus, servus servorum Dei : ad perpetuam rei memoriam, 

Fniversalis Ecclesiae regimini divina dispositione, licet immeriti, presidentes, illa prseser- 
tim catholicis Regibus libenter concedimus, per quse eis decus et honor accrescat, ac earum- 
dem terrarumRegum statuiet securitati opportune consulatur. 

Sane cum paucis ante temporibus Charissimus in Christo filius noster Perdinandus, 
Aragonum etiam et Siijilise Rexillustris, et ciarse memoria Elisabeth, Castellae et Legionis 
Regina, diutino Maurorum jugo ex Hispania ejecto, in Oceanum penetrantes, ignotis etiam 
terris salutiferum crucis vexillum intulissent, ut scilicet, quantum in se fuit, verbum illud 
ratum facer ent inomnem terram exivit sonus eorum ; subjugassentque sub axe ignoto et 
ínsulas et loca plurima, et inter cseteras maximi pretil et populatissimam unam, illique 
Novam Hispaniamnomen imposuissent. 

Nos in ea, ut, falsis et perniciosis ritibus extirpatis, vera Religio plantetur, ad eorumdem 
Regis et Reginse preces instantissimas, unam Metropolitanam Ayguacensem, et duas cathe- 
drales, videlicet, Maguenensem et Bajunensem, Ecclesias, cum summa Christiani nominis 
gloria ereximus, et ne animi nova Pide imbuti, si pium aliquod opus aggrederentur in 
instruendis Ecclesiis aut locis piis, illud in tali parte Insulae hujusmodi facerent, unde aut 
Religioni christianse ibidem recenti, aut temporali Regum dominio praejudicium aliquod 
afferri posset, accepimusque quod prsefatus Perdinandus Rex, qui etiam Castellífi et Legionis 
Regnorum hujusmodi Gubernator Generalis existit, ac charissima in Christo filia nostra 
Joanna, eorumdem Regnoruin Regina, et ipsius Ferdinandi Regis nata eis, quod nulla 
Ecclesia, Monasteria aut locus pius, tam in praedictis jam acquisitis, quam aliis acquirendis 
Insulis et locis, absque eorumdem Ferdinandi Regis et Joannae Reginse ac Regum Castellae 
et Legionis pro tempore existentium consensu, erigi aut fundari possint ; et cum expediat 
eidem Eegi, Ecclesiis et Monasteriis praefatis, personas fidas et gratas et acceptas praeesse, 
jus Patronatus et praesentandi personas idóneas, tam ad Metropolitanas, quam alias cathe- 



PRIVILEGIOS DE LOS REYES CATÓLICOS. 25 

drales Ecclesias erectas, et pro tempore erigendas, et alia qusecnmque Beneficia ecclesiastica, 
infra anniim a die illorum vacationis computandura, et ad inferiora Beneficia Ordinariis 
locorum, et in eventu quod prsefati Ordinarii infra decem dies absque legitima causa instituere 
recusaverint, qiiicumque aliusEpiscopus, ad eorum requisitionem, praesentatum hujusmodi 
instituere possit, concedi summopere cupiunt. 

Nos, attendentes prsemissse Insulae, et prsedictorum Regnorum, cujus Reges Apostolicse Sedi 
devoti et fideles semper fuerunt, decori et venustati ac securitati cederé, ad magnam instan- 
tiam, quam super hoc fecerunt, ac faciunt apud nos praefati Ferdinandus Rex et Joanna 
Regina, debitumhabentesrespectum, habita super his cum fratribus nostris Sanctse Romanse 
Ecclesise Cardinalibus deliberatione matura, de illorum consilio, eisdem Ferdinando Regi et 
JoannaeReginse, acCastellse etLegionisRegi pro tempore existenti, quod nuUus in prsedictis 
acquisitis et alus acquirendis Insulis etlocis maris hujusmodi, Ecclesias magnas, alias quam 
Perdinandi Regis et Joannse Reginae ac Regis Castellae et Legionis pro tempore existentis 
expresso consensu, construí, sedificari et erigi faceré possit, ac jus Patronatus et praesentandi 
personas idóneas adAyguacen.et Maguen, ac Bajunen. prsedictas et alias quascumque Metro- 
politanas, ac cathedrales Ecclesias et Monasteria ac Dignitates, in eisdem cathedralibus 
etiam Metrópoli tanis post Pontificales, majores, et in collegiatis Ecclesiis principales; ac 
qusecumque alia Beneficia ecclesiastica et pia loca in dictis Insulis et locis, pro tempore 
vacantia; videlicet, ad cathedrales etiam Metropolitanas ac etiam Regulares Ecclesias ac 
Monasteria, de quibus consistorialiter disponi debeat, infra annum a die vacationis, et eorum- 
dem propfcer longam maris distantiam nobis et successoribus nostris Romanis Pontificibus 
canonice intrantibus. Ad inferiora vero Beneficia hujusmodi locorum ordinariis, jus vero 
instituendi personas prsesentatas ad inferiora Beneficia hujusmodi eisdem Ordinariis, et si 
Ordinarii praífati personam praesentatam infra decem dies instituere neglexerint, ex tune 
quilibet alius Episcopus illarum partium, ad requisitionem Ferdinandi Regis, seu Joannse 
Reginae, aut Regis pro tempore existentis, hujusmodi prasfatam personam ea vice instituere, 
libere et licite valeat, auctoritate Apostólica, tenore praesentium, concedimus; non obstantibus 
praemissis et alus constitutionibus et ordinationibus Apostolicis, caeterisque contrariis quibus- 
cumque. 

NuUi ergo hominum liceat hanc paginam nostrae concessionis infringere vel ei ausu 
temerario contraire, si quis autem hoc attentare praesumpserit, indignationem omnipotentis 
Dei ac Beatorum Petri et Pauli Apostolorum ejus se noverit incursurum. 

Datis Romae apud Sanctum Petrum anno Incarnationis Dominicae millesimo quingentésimo 
octavo, quinto kalendas Augusti, Pontificatus nostri anno quinto — P. de Comitibus. — 
Registrata apud me Segismundum. Frasso tom. 1. pag. 3. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Habiendo llevado los Reyes Católicos la bandera de la Santa Fé á diversas Islas y regiones y entre 
ellas á una tan ímporlantlsima como Nueva España ; el Pontífice quiso erijir en aquellas partes una 
iglesia Metropolitana, llamada Ayguacense y dos catedrales llamadas Magüense y Bayunense. 

Concede á los Reyes que en las expresadas tierras adquiridas ó que se adquirieren ninguno pueda 
sin su consentimiento edificar Iglesias magnas. 

Les concede ademas el derecho do Patronato y de presentar las personas idóneas para las tres sillas 
mencionadas y para las demás Metropolitanas, catedrales, colegiatas, asi como para ios Monasterios 

TOM. I. 3 



26 TRATADO 1" SECCIÓN PRIMERA. 

y demás dignidades y beneficios mayores (de los que toca á la Santa Sede disponer cotisistorialiter) 
dentro del ano déla vacante por la larga travesia del mar. Mas en cuanto á los beneficios inferiores, 
cuya Institución canónica corresponde á los ordinarios, concede á los Reyes, que si dichos ordina- 
rios fueren negligentes en instituir la persona presentada, y no lo hicieren dentro de 10 dias, pueda 
instituirla cualquier otro obispo nombrado por el Rey. — Dado en Roma á 28 de Julio de 1508. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD.22Y24. 

Por nueva España entiéndese aquí la isla Española llamada Hispaniola, boy Santo Domingo, pues Méjico 
llamado después Nueva España fue descubierto por Cortes en 1520. 

Es de creer que las tres sillas llamadas Ayguacense, Magüense y Bayuneuse, se hallaban situadas en Hyguei, 
cerca de la ciudad de Santo Domingo : en Magua que hoy se llama « la Vega » en la misma Isla; y en Bainoa que 
esta próxima a Hyguei : todas en Santo Domingo. 

En estas Letras supone Julio segundo estas tres sillas erigidas por si algún tiempo antes, por aquella pala- 
bra ereximus, y aqui especifica el Patronato de los Reyes sobre ellas y las demás Iglesias de America. 

La silla de Hyguei era Metropolitana y las otras dos eran sus sufragáneas. 

En 8 de Agosto de 1511 se suprimieron estas tres sillas y se erigieron otras tres sufragáneas de la de Sevilla, 
en Santo Domingo, en la Concepción de la misma Isla y en Puerto Rico, á la cual se agregaron después la Mar- 
garita y las Provincias de Cumana y Guayana en el continente, según consta de las sinodales de Puerto Rico. 
Nótese aquella palabra magnas puese nada se dice de las parvas, 

SE EXIME A LOS REYES DEL DIEZMO DE LOS METALES. — PASTOS ORD. 23. 

En laBecopilacion de Indias se dispone que las haciendas y grangerias de los Reyes paguen 
diezmos. Asi lo dice la Ley 16, lib. 1, tit. 16. « Es nuestra voluntad y mandamos que todas las 
« haciendas y grangerias que en las Indias tenemos y por tiempo tuviéremos ; los oficiales 
« de ellas hagan pagar y paguen el diezmo según y de la forma que lo pagan los demás 
« vecinos » sobre lo cual diceMorelli en sus Fastos. Este pago de Diezmos por parte de los Reyes 
fue libre y supererogatorio habiéndoles concedido Alejandro sexto los Diezmos de las Indias 
para sufragar los gastos que hacia la corona por ellas. Mas como después los mismos católicos 
Reyes hicieron redonacion de dichos Diezmos á las Iglesias de America, fue necesaria una 
declaración para eximirles del diezmo de los metales de oro, plata, perlas y piedras preciosas, la 
cual concedió Julio Segundo en 8 de Abril de 1510, según lo refiere Clemente en sus tablas 
Dec. 3. Podrase acaso sospechar algún error en la fecha de esta constitución; pero no le hay, 
pues aunque el convenio de redonacion de los Diezmos se firmó en 1512, los Reyes quisieron 
antes de firmarle dejar aclarada esta exemcion y asi sacaron la declaración dos anos antes^ 
cuando ya intentaban hacer esta gracia, que según Herrera venia desde 1506. Si se dijere que 
no tenian los Reyes necesidad de declaración, siendo suyos los diezmos por la donación de 
Alejandro Sexto, se responde, que no estaba por demás esta declaración, cuando todos los 
mineros quedaban obligados á diezmar, y podian escusarse con el ejemplo del Rey. 

CONCORDATO CONCEDIDO POR BENEDICTO XIV A FERNANDO SEXTO REY DE ESPAÑA. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Declara el Ponlifice que al Rey pertenece el nombramiento para los Beneficios vacantes en los 
Reinos de Granada y de Indias y que es muy justo dejarle en pacifica posesión. Véase el Concor- 
dato integro en la sección de los concordatos de America. 



PRIVILEGIOS DE LOS REYES CATÓLICOS. 27 



NOTAS DE LOS FASTOS. 

En el reino de Granada dice Mnrillo (de Elect. n. 132) pertenecen al Patronato Heal todos los Canonicatos y 
Dignidades con todos los Beneficios asi curados como simples. Y este mismo derecho esta vigente en las 
Indias según la Bula de Julio Segundo confirmada en este concordato. Asi consta también de la Becopilacion 
de Indias tit 6, lib. 1. 

Al decir el concordato que se le deja al Bey en pacifica posesión del Patronato^ no se ha de entender que el 
Rey tiene el derecho de juzgar en las causas que tocan al patronato real, pURS tal derecho no se menciona en la 
Bula de Julio Segundo ni tampoco en este concordato. El derecho de juzgar sobre estas cuestiones ha perte- 
necido siempre á la santa Sede y en España estuvo cometida esta facultad á los ordinarios para juzgar todas 
las causas y litigios que pudiesen ocurrir acerca de las presentaciones y derechos del Real Patronato. Alegan 
algunos en contrario una Bulado Gregorio XIII por la cual concedió el Papa á Felipe Segando la facutad 
cometida á Iqs Ordinarios ; pero buscada esta Bula, dice Hontalba, en los archivos de la Curia Romana^mediante 
la autoridad del Cardenal Yentivoglio, no ha parecido, como ni la de León X ni la de Sixto lY de 1474 pertene- 
cientes al patronato. Lo cierto y constante es que ni Julio Segundo, concedió tal derecho de juzgar en propia 
causa^ ni el concordato presente favorece á los Beyes sobre este proposito, sino con estas palabras, c Salvas 
siempre las prerogativas que competen á la corona en consecuencia de la Beal protecci:/n. » 

Si se pregunta si el Patronato quedarla derogado por el Tridentino ses. 25, cap. 9, de Bef-, sa responde que 
no, por que alU mismo se exceptúan los Patronatos sobre los catedrales y que pertenecen á los Emperadores y 
Reyes. Ord. 605. 



U TRATADO 1<» iSECClON SEGUNDA 



SECCIÓN SEGUNDA. 

COLECCIÓN DB CÉDULAS REALES DESPACHADAS EN FAVOR DE LOS INDIOS. 

Diezmos de Indios. — Cédula Eeal. 

El Principe.— Reverendo in Cristo Padre D. Fr. Gerónimo de Loaysa Arzobispo de la Ciudad de los 
Reyes del consejo del Emperador Rey, mi Señor. A Nos se ha hecho relación que vos y los otros 
Prelados de esa tierra traíais de que los Indios de ella paguen diezmo, lo cual diz que sienten mucho 
por estar cargados en los tributos que pagan, é que demás que seria estorbo para ser Cristianos 
llevarles por agora los dichos diezmos, se seguirían otros inconvenientes. Y por que en la Nueva 
España al presente no pagan los Indios diezmo, ecceto de ganado, trigo é seda, como veréis por el 
traslado de la cédula que sobre ello esta dada, y también en la Congregación que los Prelados de 
aquellas Provincias tuvieron por nuestro mandado el ano pasado de cuarenta y seis, ordenaron un 
capitulo sobre lo tocante á los dichos diezmos, el traslado de la cual os mando enviar con esta. Y 
es bien que cercado este negocio como cosa importante y otras que vernan para el servicio de Dios é 
bien de esos naturales, vos é los otros Obispos de ese Reino é los Prelados de las Ordenes de Santo 
Domingo, é S. Francisco, é S. Augustin os juntéis en esa ciudad de los Reyes y tratéis lo que en ello 
converna hacerse. Por ende yo vos ruego y encargo, que deis orden de os juntar en congregar en 
esa ciudad, y tratéis lo que converna hacerse sobre lo tocante á los dichos diezmos, é sobre las 
otras cosas que viéredes que conviene platicarse. Y habiéndose tratado é conferido, la resolución 
que en todo ello se tomare, se nos enviara, para vista, se provea lo que convenga. Y entre tanto os 
contentéis é tengáis por bien que se lleven los diezmos de los dichos Indios en ese Arzobispado, 
como se llevan en la dicha Nueva España y no mas. Fecha en la villa de Valludolid á diez dias del 
mes de Mayo de mil é quinientos ó cincuenta y cuatro anos. — Yo el Principe (Felipe S**). — Cedu- 
lario de la Curia de Lima. 

SOBRE QUE SE ATIENDA AL BUEN TRATAMIENTO DE LOS INDIOS. 

El Rey, — Presidente y Oidores de la Real- Audiencia de la ciudad de S. Francisco en la Pro- 
vincia de Quito : Tengo entendidos los graves excesos que esperimentan los pobres Indios de la 
provincia de Popayán de sus encomenderos, por tenerles continuamente ocupados en trabajar sin 
pagarles, hallándose los pueblos con solo el Cura y lal cual impedido y alguna anciana, respecto de 
que las mujeres se van con sus maridos, siendo mucho desconsuelo de los Curas^ por no tener á 
quien explicar la Doctrina, respecto de llevarse los muchachos y muchachas para que los sirvan, 
de calidad que como esclavos los dan á quien quieren, siendo mejor ser su esclavo que su enco- 
mendado, porque como en aquel pierden el dinero, le cuidan, pero á este le aniquilan por no haberles 
costado nada, obligándole á mendigar, siendo cosa lamentable el verlos trabajar continuamente sin 
recibir un tomín de su trabajo, ni tener un dia de descanso para sus rocerías, de forma que el Cura 
esta demás en los pueblos para esta gente, que muere como vive, sin que el Cura mas cuidadoso 
pueda aplicarse mas que á doctrinar los niños, y aun á estos, no bien cumplido el tiempo, los sacan 
de la Doctrina para el trabajo de los rios y hacer rozas, de calidad que aburridos de estas extorsiones, 
dejan los pueblos y se amontan, como dehecho lo hicieron y estaban en las rocas del rio de León y rio 



CÉDULAS REALES. 29 

sucio cuatro mil de ellos grandes y pequeflos,y muchos sin el Sacramento del Bautismo, Y conviniendo 
atajardaflos tan impíos y tan perjudicales, os encargo y mando os apliquéis al mas riguroso examen y 
castigo del mal tratamiento que en vuestra jurisdicción esperimentaren los Indios de sus encomen- 
deros, dándome cuenta de lo que resultare de la providencia que fio daréis en materia que tanto 
importa al servicio de Dios y mió. — De S. Lorenzo á 19 de Junio de 1590. — Yo el Rey. — 
Gedulario de la Audiencia de Quito, tom. 5,p. 332. 

SOBRE LA CÁTEDRA DE LENGUA INDIA. 

El Rey. — Don Garcia de Mendoza, mi Virey y Gobernador y capitán general de las Provincias 
del Perú.... Por parte del Arzobispo de la Ciudad de los Reyes se me ha hecho relación, que la 
cátedra de lengua materna de los Indios esta vaca al presente por muerte del Doctor Balboa, y con- 
vernia se proveyese con brevedad, por el mucho provecho que resulta á los dichos Indios de que los 
sacerdotes que los enseñan sean diestros y examinados en ella... Y habiéndose visto por los de mi 
consejo de las Indias, lo hé habido por bien, y asi os mando que luego que recibáis esta mi cédula, 
hagáis poner edites, y que la dicha cátedra se provea.... Fecha en Burgos á 14 de septiembre de 
1592 anos — Yo el Rey. — Cedulo Arzob» de Lima, tom. 1, 

SE AVERIGUA LA COSTUMBRE DE DIEZMAR ENTRE LOS INDIOS. 

El Rey. — Presidente y Oidores de mi Audiencia Real de S. Francisco de Quito. El Obispo de esa 
Ciudad me ha escrito, que en la visita general que hizo en ese Obispado, ha hallado que generalmente 
los Indios diezman de muchos aftos á esta parte de su voluntad : y que están con esta costumbre, y 
que habia entendido que en el Arzobispado de los Reyes se había movido en este particular pierta 
dificultad, que venia remitida á mi consejo de las Indias, con cuya ocasión me suplica que por la 
costumbre loable que ahí há habido, no se innove en ese Obispado en cosa alguna de estas: con 
que sera mejor servida la Iglesia y aliviados los encomenderos de la carga de Doctrina. Y por que 
quiero saber de que tiempo á esta parte diezman los Indios, y de que cosas, y lo que montan, y 
quien lo lleva, y si son compelidosá ello por el Obispo 6 sus ministros ú otras personas, os mando 
que me enviéis relación particular de lo susodicho y de lo que en ello os pareciere que conviene 
se haga. De Villalpando á 7 de febrero de 1602. — Yo el Rey. — Cedular. de la Aud. de Quito, 
t. 2, p. 3. 

A LOS GOBIERNOS DE INDIAS ECCLESIASTICOS Y SECULARES ENCARGÁNDOLES EL AU- 
MENTO DE LAS MISIONES Y BUEN TRATAMIENTO A SUS NATURALES PARA EL LOGRO 
DE LA EXALTACIÓN DE NUESTRA SANTA PÉ, 

El Rey. — Por cuanto habiéndome representado mi Audiencia Real de la ciudad de la Plata en la 
provincia de los Charcas, el buen estado en que se hallan las nuevas reducciones de Indios en la 
provincia de Apolobamba, que están en aquella jurisdicción y distrito á cargo de los religiosos de 
la Orden de S. Francisco, hé tenido por bien aplicar las providencias que se han juzgado por mas 
convenientes, en orden á su conservación, y aumento; y no conteniéndose mi deseo á lo particular 
de aquella misión, sino á lo general de todas las Indias, por el gravamen con que me hallo de la pro- 
pagación de la ley Evangélica en aquellos dominios, á cuya causa son tan innumerables las recomenda- 
ciones y mandatos, que en las Leyes y Ordenanzas de Indias se haÚan encaminadas todas á este tan 
aíto fin ; deseando cumplir en cuanto pueda ser de mi parte con obligación tan justa, y precisa, y con- 



30 TRATADO !• SECCIÓN SEGUNDA. 

siderando cuapto conduce al logro de este intento el fomento, y protección de dichas Misiones, hé 
resuelto, sobre consulla de los de mi Consejo de Indias, dar la presento, por la cual encargo á mis 
Virreyes, Audiencias y Gobernadores, y á los Arzobispos, Obispos y Prelados de las Religiones de 
las provincias del Perú y Nueva Espafla y demás á quien toca, que cuiden muy particularmente de 
la manutención y aumento de las Misiones que hubiere en sus territorios, aplicando en ello su mayor 
desvelo : en inteligencia de que este punto es el que en mi real atención tiene preeminente lugar, 
sobre todas las importancias é intereses temporales de aquellos vastos dominios ; y que fío de su 
zelo, y aplicación atenderán, no solo por su obligación, sino por la que les impone la confianza que 
bagó de sus personas y empleos, y de nuevo les encargo, con la cual descansan mis ansias impacien- 
tes de que mi Reinado se haga feliz, y señalado, por el medio de que la noticia de nuestra Santa Fe 
se estíenda, y radique en las mas remolas y dislantes provincias : avisándome en la primera ocasión 
el recibo de este despacho, y en todas las que se ofrezcan, de lo que en la materia ocurriere, 
asi para que yo tenga el consuelo de saber lo que en esto se dispusiere, y adelantare, como para 
que lo que pendiere de mí, y del dicho mí Consejo de las Indias, se puedan aplicar las mas opor- 
tunas y convenientes providencias á su logro, á que siempre se inclinará mi real animo, antepo- 
niendo este cuidado á todo lo demás, como que da insinuado. Y porque en la docilidad y buen 
natural que generalmente se esperímenla en los Indios, y en particular se ha reconocido en los de 
Apolobamba, es muy conveniente y necessario, que asi para atraerlos á nuestra sagrada Religión, 
como para que se conserven gustosos en ella, sean tradados con amor, y suavidad ; encargo asi 
mismo á los dichos Virreyes, Audiencias y Gobernadores, Arzobispos, Obispos, y demás Prelados, 
Jueces, y Justicias Eclesíaslícas y iSeculares, que cada uno en la parte que le locare, zele sobre 
este punto muy exactamente, corrigiendo, y castigando con severidad á los que hicieren vejaciones 
y agravios á los dichos Indios, observando, y haciendo observar precisa y puntualmente las Leyes, 
y Cédulas que en todos tiempos se han despachado, encargando su alivio y conservación, y aumento, 
que asi es mi voluntad, y de lo contrario manifestaré mí desagrado. Madrid 11 de Junio de 1609. 
— Yo el Rey. — Cedulario de la Audiencia de Quito tom. 5°, p. 139. 

QUE POR LOS MEDIOS MAS SUAVES SE REDUZCAN LOS JÍVAROS. 

£1 Rey. — Presidente y Oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de S. Francisco de la 
provincia de Quito. — Juan López de Cañizares, mi Correjidor de las ciudades de Loja y 
Zamora me escribe en carta de diez de Mayo de 640, hubo en la jurisdicción de Zamora 
minas ricas de oro, hasta que habrá sesenta anos, que se alzaron los indios que había de 
paz en la de Logroño, que confinan con los jíbaros que están por conquistar, cuja reducción 
no se há podido conseguir por falta de vezinos, y que entonces habian llegado á la juris- 
dicción do la dicha ciudad de Zamora ocho indios y indias á pedir el santo Bautismo, que 
se les dio, como constaba por un testimono que remitió con su carta; y que esperaba con 
este principio y otros medios suaves disponer las cosas como convenga, dándole la 
Audiencia la ayuda y asistencia que hubiere menester. Y visto por los de mi Consejo Real 
de las Indias me há parecido ordenaros y mandaros, como lo hago, que habiéndoos informado 
del estado que tiene lo que refiere, al dicho Correjidor y al que le sucediere en el dicho 
oficio, le asistáis, favorezcáis y ayudéis á todo lo que convenga, por los medios mas 
suaves y mejores que os pareciere : por que demás de ser obra meritoria para con nuestro 
Señor, es de mi obligación la reducción de aquellos naturales á nuestra Santa Fé católica ; 
y délo que obraredes, y noticias que tuvier^es, me daréis cuenta. Fecha en Madrid d 
7 di9 abril de 1643. — Yo el Rey. — Cedulario de la Audiencia de Quito. Tomo 2o, p. 264. 



CÉDULAS REALES. .11 



RESPUESTA A LA AUDIENCIA DE QUITO SOBRE LOS INDIOS JÍVAROS. 

El Rey.— Presidente y Oidores de mi Audiencia de la ciudad de S. Francisco en la provincia de Quilo; 
En carta de 25 de Enero del ano pasado 1691 satisraciendo á lo que os ordene por Cédula de 26 de 
Noviembre del de 687, cerca de que confirieseis con el Obispo de esa ciudad los medios que fuesen 
mas conTcnienles para que tuviese efecto la reducción y pacificación de los Indios Jivaros, decis, 
pedisteis informe á los Religiosos de la Compañía de Jesús, que tienen las misiones mas cercanas á 
ellos, y especialmente á Francisco Viva, Prefecto de estas misiones, y que antecedentemente se le 
habiais pedido á Juan Alonso Luzero, misionero que estuvo mas de 30 anos entendiendo en la 
reducción de dichos Indios, espresando por menor lo que informaron estos religiosos y la imposibili- 
daü de la pacificación y reducción de dichos Indios por sus indómitos naturales, fragosidad y falta 
de mantenimientos de aquella tierra, que en vista de los informes, y estados, hicisteis junta con el 
Obispo y el dicho Francisco Viva, y conferido este negocio, pareció que el único medio de esta pacíG- 
cacion seria extraerlas familias de los Jivaros con el fin de Misiones Apostólicas á las Misiones que 
en el Maranon tiene la Compaflia, sobre lo cual pidió el dicho Francisco Viva, como superior de 
aquellas Misiones, se le diese licencia para la extracción de ellos, y orden para que el Doctor Geromino 
Baca de Vega, Gobernador de los Maynas y Maranon le ausiliasc con gente para la entrada, y que con 
esta providencia lo ejecutarla por entonces á expensas de su solicitud , sin costo alguno de mi 
hacienda, hasta que estuviese conseguida la reducción á ano y medio. Asintió la Junta, siendo de 
parecer se le diese la Ucencia que pedia, y ordenándose al dicho Gobernador de los Maynas le 
auxiliase con gente sin estrepito de armas ni exceder de la natural defensa, como está dispuesto por 
leyes, y os lo mandé por la licencia citada, como lodo constaba de los autos que remitisteis, de que 
así mismo me dio cuenta el Obispo de esa ciudad en caria de 8 de Noviembre de 1690. Y ahora 
Don Pedro de Cisneros, á quien hé proveído por Gobernador de los Qi-ijos, me ha reprensentado 
confinan con aquel Gobierno aquellos Indios Jivaros, y que por adelantar su mérito, entrará ala 
pacificación de ellos y volverá á fundar la ciudad de Logroño, y para este efecto levantará y manten- 
drá á su costa una Compañía de 100 hombres en la ciudad de Cuenca y Riobamba, por ser las 
poblaciones mas cercanas, y que para conseguir este fin, mandase al Gobernador de los Maynas, entre 
al mismo tiempo con la gente su Gobierno que confina con dichos Indios Jivaros, á estorvarles la 
retirada, que por alli han tenido en otras ocasiones, suplicándome fuese servido de concederle 
licencia para levantar dicha Compañía mandándoos que pura ello le diesedes el fomento y auxilio que 
os pidiese. Y habiéndose visteen mi Consejo de las Indias con los autos que remitisteis y los informes 
que me habiais hecho antecedentemente y el Obispo de la Iglesia Catedral de esa ciudad, y lo que 
dijo y pidió mi Fiscal en él, há parecido aprobaros (como por la presente apruebo) el medio que 
elejísteis de encargar á Francisco Viva de la Compañía de Jesús extrajese estos Indios por el medio 
de Misión, á las que esta Religión tiene en el Maranon, y mandaros estéis muy á la mira de los 
efectos que produce. Y por que por los citados informes se reconoce la imposibilidad de conseguirse 
por medios suaves, por la contingencia, que el referido puede tener de que no logre absolutamente 
Francisco Viva la reducción de dichos Indios Jivaros, os mando asi mismo, que teniendo presente 
todo lo que ofrece D. Pedro de Cisneros, confiráis y consultéis con mi Virrey de esas Provincias el 
modo de ejecutarla, y aprobad opor el, instruyáis al dicho D. Pedro de Cisraeros el que se eligiere 
y en el modo de ejecutarle. Y en caso que el dicho Francisco Viva, continué en esta reducción, 
tratareis con el, si será conveniente darle escolla por la parte del gobierno de los Quijos, como la 
pidió por el de los Maynas, y en este caso permitiréis al dicho D. Pedro de Cisneros levante los 
100 hombres, que ofrece, ó los que de ellos fueren menester para la dicha escolla, dándole en el uno 
y otro caso el fomento que os pidiere y hubiere menester, por la probabilidad que tiene, el que se 



32 TRATADO !• SECCIÓN SEGUNDA. 

facilite esta reducción, escoltando por las dos entradas de la provincia de los Jívaros al dicho 
Francisco Viva. Y fio de vuestro celo á mi servicio, dispondréis se logre esta reducción, por lo que 
conviene ol servicio de Dios y mió, el volver al rebano de Nuestra Sania Fó estos que ya son apostatas 
de ella, como por que se pueda pasar adelante con misiones á reducir los. Indios genliles que están 
después de ellos ; pero estaréis advertidos que cualquier medio que aplicaredes al fin referido de 
escolla, ó escollas que se llevaren, han de ser solo para hacer guerra defensiva y protejer la predi- 
cación evangélica, sin violentar á los Indios á que se reduzcan, sino por los medios suaves de la 
persuasión, que permite la Iglesia, sino es que lodavia permanezcan vivos algunos de aquellos que 
apostataron, que á estos se les podrá compeler á que se restituyan al gremio de la Iglesia, y lo que 
ejecutarcdes y efectos que fueren produciendo los medios arriba espresados y que se eligieren, me 
daréis cuenta en todas ocasiones para que enterado de ello, dé las providencias que convengan; que 
por Cédula de la fecha de esta, encargo al Obispo de la Iglesia Catedral de esa ciudad asista y contri- 
buya por su parte á materia tan de su obligación. Feha en Madrid á 13 de Diciembre de 1694. 
— Yo el Rey. — Cedulario de la Audiencia de Quito, tom. 40, p. 293. 

AVERIGUACIONES SOBRE LOS INDIOS DE QUIJOS. 

El Rey. — Presidente y Oidores de mi Audiencia déla ciudad de San Francisco en la provincia de 
Quito. Don Jerónimo de Santander Barcenilla, mi Governador de la de Quijos, en carta que me escri- 
bió en 18 de Julio del ano pasado 1654, dá cuenta entro otros puntos de los pocos Indios que 
tiene aquel Govierno ; pero que en la ribera del rio Marañen que confina con él, hay mas de cua- 
renta mil huidos en diferentes parcialidades y provincias y que poblando en una de ellas, los que 
están circunvezinos se reducirian fácilmente, como de su propria voluntad lo habían hecho tres 
Caziquescon los Indios que les estaban sujetos, cuyo numero (inclusos las Indias y niños) dice pasa 
de cuatro cientos y que cada dia muchos de ellos iban á los pueblos de aquel Gobierno á catequi- 
zarse en nuestra santa fé católica, de que remitió testimonio, proponiendo se podría hacer la reduc- 
ción de estos Indios, y que en caso que huviese persona que. la quisiere emprender, convendría á 
mi servicio que para faciliiarse mas, se enviase orden á esa Audiencia, para que en ella so capi- 
tulasen las condiciones de la dicha reducción. Y asi mismo dice, que en toda aquella provincia 
no hay deque pagarle la tercia parte de los mil ducados que goza de salario, con que no se puede 
sustentar. Y habiéndose visto por los de mi Consejo de las Indias, porque quiero saber que numero 
de Indios habrá en toda aquella provincia, si son tantos los huidos k la ribera del Maraflon, como él 
advierte, y si es esta la causa de haber venido en tanta diminución los de aquel Gobierno, 6 si hay 
otra que lo haya ocasionado y cual es, y si se conservan en nuestra santa fé católica los que dice se 
habían reducido, y cuantos serán, y si habrá disposición para intentar la reducción de los que eslan 
huidos en la dicha ribera del rio Marañen, y que esperanza se podra tener de conseguirlo por medio 
de la predicación Evangélica, y los motivos que hasta ahora híi habido para no haberlo hecho, y que 
conveniencias ó inconvenientes resultaran de dar principio á esta entrada y proseguirla, y en que 
forma se podra disponer.... Para que visto se provea lo que convenga. Fecha en Madrid á 29 de 
Setiembre de 1656. — Yo el Rey. — Cedulario de la Audiencia de Quilo, Tomo 2o, p. 590. 

INFORME DEL GOBERNADOR DE LOS QUIJOS ACERCA DE LA DOCTRINA DE LOS INDIOS. 

La Cédula de V. M. de 7 de octubre de 660 que recibí, por la cual se me manda que haga informe 
de las Doctrinas que hay en el distrito del Gobierno de los Quijos, y que como se podrán reducir á 
forma competente para que los Curas acudan al servicio de ellas. Y haciéndole, digo, Señor, que este 



CÉDULAS REALES. 33 

Gobierno estíi dividido en despartes, la una de los Quijos, en que hay cuatro doctrinas ylaprincipal 
se llama Atunquijos, que es de Frailes Dominicos y la mejor, pues tiene sesenta Indios. Tiene cinco 
anejos, distantes unos de otros 6 y 7 leguas, y el que mas 12: y por sus tiempos va el Religioso Doc- 
trinero á hacer Doctrina á dichos pueblos y anejos y confesarlos. La otra es la de Baeza, cabeza de 
Gobierno : tiene siete anejos, distantes unos de otros 3 y 4 leguas, y el que mas 19. El Cura de esta 
ciudad es clérigo, y no hay mas que un vecino en ella y diez Indios, y va á los dichos siete anejos ó 
Pueblecillos, que son de tres ó cuatro Indios, una vez al ano y ^ pie : liene de estipendio en las cajas 
reales ducienlos y setenta pesos. La 3* Doctrina es la ciudad de Avila y su Doctrinero es clérigo : 
tiene cuatro vecinos y algunos Indios. Tiene nueve pueblos anejos, distantes unos de otros 20 y 
30 leguas, que anda á pie, va á hacer Doctrina á ellos. Tiene de estipendio en las cajas reales 
doscientos setenta pesos. La -4* Doctrina es la ciudad de Archidona : liene cuatro vecinos y algunos 
Indios hasta trece. Esta era Doctrina de clérigos y agora se ha dado en Ínterin á los Religiosos de la 
Compañía de Jesús con protesto de las misiones de los Maynas. Tiene seis pueblos anejos, distantes 
unos de otros 3 ó 4 leguas, y el que mas 6 : á unos se vu á pié y á otros en canoas que separa un rio 
caudaloso, llamado Ñapo. Tiene de estipendio en la caja real doscientos setenta pesos. Estas tres 
Doctrinas, á quienes paga V. M. estipendio, son muy trabajosas y la de Avila estuvo muchos anos sin 
Cura por no haber persona que quisiese ir á ella, asi por el corto estipendio, como por lo trabajoso : 
y ser, como son, infructireras y que se sustentan con raices y plátanos, fallas de pan, carne y vino 
que lodo se lleva desde Quito á hombros de Indios. 

Y lo que le parece al Gobernador es, que para que hubiese Curas, se les acrecentase el estipendio 
hasta seiscientos pesos, con calidad de que cada Doctrinero llevase un Coadjutor aprobado por el 
Ordinario, que le ayudase á administrar los santos Sacramentos en los. dichos anejos : por que uno 
solo no puede, señalándose la congrua y proveyendo h los dichos anejos de Ornamentos y lo demás 
necesario para celebrar el santo Sacrificio de la Misa. Por que querer redacir los dichos Indios á solo 
un pueblo ó dos no es posible ; asi por no tener tierras, donde hacer sus rozas si se juntaran, como 
por estar conaturalizados y en diferentes temples ; -y en sacándolos de ellos, ó se ausentan y van á 
lá tierra dentro que estk p'or conquistar, ó se mueren. Con que el Gobernador no halla mas medio, 
que el de aumentar el estipendio á dichos Curas, obligándoles á que lleven otros Sacerdotes que 
les ayuden. 

La otra parte de dicho Gobierno de los Quijos, se llama de Macas, y está distante noventa leguas : 
y se ha de pasar, para llegar áella, por la ciudad de Quito, Latacunga, Riobamba, que son otros cor- 
rejimientos. Y en dicha ciudad de Macas no hay mas que dos Doctrinas, la primera que se nombra 
San Pedro deSuna y tiene siete anejos ó pueblecillos diez y doce leguas distantes unos de otros : es 
el Cura clérigo : píiganle el estipendio los Encomenderos y vá á los dichos anejos una vez al año, á 
pié. La otra es la misma ciudad de Macas que liene once anejos ó pueblecillos, distantes cuatro y 
cinco leguas unos de otros y se andan á caballo : és el Cura clérigo, á quien se paga de la caja Real 
trescientos pesos de estipendio. No tienen los dichos pueblos frutos, sino raices y plátanos: y el pan, 
vino y carne se lleva de Riobamba que dista 40 leguas y un rio caudaloso de por medio. 

Y para administrar estos dichos Curas sus Doctrinas, le parece al Gobernador lo mismo que en 
las de los Quijos, que és aumentar los estipendios á dichos Curas, con cargo de que lleven Sacerdotes 
que los ayuden ; porque demás del fruto que se hará en las almas, serán apetecibles dichas Doctrinas 
y habrá personas que se opongan á ellas, que no lo hacen por la cortedad de la tierra y estipendio» 
Y el numero que hay en esta provincia de Quijos y la de Macas de Indios, va por menor y con mucha 
distinción en otra carta larga que escribo a V. M., en que doy cuenta de las encomiendas de ambas 
provincias, y en lodo proveerá V. M., lo que fuere servido y como la cristiandad ha menester y yo 
deseo. Baeza 2 de Agosto de 1662. — D. Melchor de Penalosa y Paz, Gobernador de los Quijos. —* 
Cedulario de la Audiencia de Quito. 

TOM. I. 4 



U TRATADO 1° SECCIÓN SECUNDA. 



SÍNODO PARA LAS MISIONES DEL MARANON. 

El Rey, — Presidente y Oidores de mi Audiencia Real de la Ciudad de S. Francisco en la provincia de 
Quito. Alonso Panlosa do la Compaíiia de Jesús, Procurador general del Nuevo Reino de Granada y 
de esa Provincia, me ha representado que há 21 anos, que Su Religión entró á reducir á nuestra 
santa Fé Católica las naciones bárbaras de los Maynas avecindadas en el rio Maranon y Gran Para, 
que comunmente se llaman el de las Amazonas, y que al presente se hallan continuando en la reducción 
y conversión de diez naciones, de que se han formado nueve pueblos, en que habitan y han fundado 
los Religiosos otras nueve Iglesias, á costa de su Religión, sin haber pedido ninguna cosa de mi 
hacienda. Teniendo asi mismo reducidas á población otras dos naciones las mas belicosas y de terror 
de aquella conquista, ponderando los trabajos y riesgos, hambre y desnudez que han padecido para 
conseguirlo por la aspereza de los caminos y navegaciones, en cuyo empleo se ejercitan diez Reli- 
giosos de la Compañía de los mas doctos y de mayor virtud, y que por ser las tierras de estas 
naciones sumamente miserables, se hallan sin la congrua precisa para su mero alimento, y no es 
posible ácudirles á el su Religión por haberlo hecho mas de 21 anos, gastando en ello y en la funda* 
cion de las nuevclglesias cantitades considerables, suplicándome que en consideración de loto y de lo 
que constaba por la información que presentaba, fuese servido mandar que á cada una de las dichas 
Iglesias se les acuda con la Campana, Ornamento, Cáliz, y Misal que se acostumbra y se concedió á 
todas las reduciones nuevas del Paraguay y otras provincias de gentiles convertidos, y que á los 
Religiosos que asisten al ejercicio de Curas y administración de los santos Sacramentos, se les 
acuda también con el Sínodo que asi mismo se mandó dar á los que asisten en el Paraguay, para que 
puedan continuar en lo que es tan del servicio de Dios y aumento de mi Corona; y habiéndose visto en 
mi Consejo de las Indias, con lo que cerca do esto me escribisteis Vos el Presidente, y dijo y pidió 
mi fiscal en él, y consultadoseme sobre ello, cuanto quiera, que con atención á todo^ y para que la 
Compañía de Jesús acuda con mas alíenlo á las dichas reduciones y poblaciones, y á los gastos que 
tienen en ellas, les he hecho merced de mil pesos de ayuda de costa por una vez librados en mi Caja 
Real de esa ciudad en los efectos aplicados para la paga de los Sínodos délos Doctrineros ; os ordeno 
y mando que con esta noticia y las que tendréis del fruto que causan los dichos Religiosos, me infor- 
méis el que habrán menester, para proseguir en las dichas reduciones y poblaciones, de su suerte que 
por falta de lo que necesitan para ello, no descaezcan en lo que es tan del servicio de Dios, bien de 
aquellos naturales y aumento de nuestra Santa Fé católica, instrucción y enseñanza de ella ; y de lo que 
sintieredes, me avisareis en la primera ocasión que se ofrezca juntamente con vuestro parecer, para 
que con mas conocimiento de causa pueda lomar en ello la resolución que convenga, que lo mismo 
envío á mandar por Cédulas de la fecha de esta al Obispo de la Iglesia Catedral de esa ciudad, y á 
la persona que Vos el Presidente hubiereis nombrado per Gobernador de la provincia de los Quijos. 
Fecha en Madrid á 30 de Agosto de 1660. — Yo el Rey. — Cedulario de la Aud. de Quito, lom. 2, 
pag. 664. 

SOBRE LA REFORMA DE ALGUNAS TASAS Y ORDENANZAS DE LOS INDIOS. 

El Rey. — Presidente y Oidores dfi mi Audiencia de la ciudad de S. Francisco en la 
provincia de Quilo, Don Pedro de Loma Portocarrero, que dice ser Prolector de tres dis- 
tritos y correjimientos mas cercanos á esa Audiencia, en carta de 30 de Agosto del ano 
pasado 1669, representa lo que conviene reformar en algunas lasas y ordenanzas de los 
Indios : pues asi que parecen tan acertadas y favorables á ellos, con el transcurso del 



CÉDULAS REALES. 35 

tiempo y estado presente de las cosas, resultan de su observancia muchos daflos que 
necesitan de remedio, los cuales espresa discurriendo lo que tiene por conveniente para 
escusallos. Y habiéndose visto por los de mi Consejo de las Indias, con un memorial al 
impreso dado por el Doctor D. Francisco Hugarte de la Hermosa al Conde de Peñaranda, de 
mis Consejos de Estado y Guerra y Presidente del de Indias, en que pondera dilatadamente 
lo mucho que importa poner en ejecución la reducción de los Indios de las provincias del 
Perú á sus pueblos, reOriendo los medios por donde se podrá conseguir, y juntamente lo 
que sobre todo dijo y pidió mi fiscal en el dicho mi Consejo, atendiendo á que todos los 
puntos, que se contienen en la dicha carta y memorial, son generales y de mucha conside- 
ración ; ha parecido remitiros copias de ellos y ordenaros (como lo hago) veáis con toda 
atención lo que en ellas se refiere, y me enviéis relación muy particular de lo que en cada 
uno de los puntos de que tratan se os ofreciere, y de las conveniencias ó inconvenientes 
que se podrán seguir de ejecutar con lo que se propone : diciendo juntamente su parecer, 
para que visto en el dicho mi 'Consejo, se provea lo que convenga, como en otras mis Cédulas 
de este dia ordeno á mi Verrey y Audiencia de Lima, y encargo lo mismo al Arzobispo de 
aquella ciudad y Obispo de esa Provincia. — Fecha en Madrid á 13 de Octubre de 1662. 
— Yo el Rey. — Cedulario Audiencial de Quito, tora. III, pag. 87. 

SE ENCARGA AL PRESIDENTE DE QUITO SU AUXILIO PARA LA CONVERSIÓN DE LOS INDIOS. 

El Rey.— Presidente y Oidores de mi Audiencia de la ciudad de S. Francisco en la provincia de 
Quito. En mi Consejo de las Indias se ha entendido los abusos que tienen esos Indios de esa pro- 
vincia, y que muchos de ellos viven todavía en el gentilismo. Y habiéndose visto en. él las cartas y 
demás papeles tocantes á la materia, con lo que sobre ello dijo y pidió mi Fiscal ; por otra mi Cédula 
déla fechado esta se le dice al Obispo de la Iglesia Catedral do esa ciudad, el gran reparo que ha 
causado en el dicho mi Consejo,que hayan llegado á ól las noticias referidas, escritas por personas de 
entera fé y crédito, y el haberse sabido que hay tantos Indios gentiles en esa Provincia, siendo asi 
que mi primer cuidado es la conversión y Dpctrina de ellos, y que esta se procure por todos los 
medios posibles, sin dejar diligencia alguna que fuere conveniente, para que se consiga como lo tengo 
ordenado por diferentes Cédulas dadas en esta razón, y le encargo que pues este punto es tan de los 
primeros de la obligación de su oficio pastoral, y en que cualquier descuido y omisión debe ser de 
tanto escrúpulo, luego que reciba la dicha mi Cédula, sin que haya dilación, haga poner en ello el 
remedio que conviene, enviando visitadores, que sean de las partes y satisfacción que se requiere, 
por todo el Obispado, y saliendo él personalmente á la parte donde mas necesidad haya de instruir 
k los naturales en los misterios de Nuestra santa Fó y asistir asa conversión, y que vayan Religiosos 
de todas las Ordenes que hubieren en esa Diócesis á misiones, para que por su parte lo ayuden y se 
procure lograr por todos los caminos posibles, sin omitir diligencia alguna que pueda conducir á este 
fin ; de que me ha parecido avisaros, para que lo tengáis entendido. Y porque en esta materia, que 
tanto prepondera á todas las demás que se pueden ofrecer en las Indias, se vaya obrando por todos 
los medios que mas pudieren adelantar la propagación de nuestra santa Fé ; He tenido por bien orde- 
naros y. mandaros (como lo hago) deis al dicho Obispo todo el favor y ayuda que hubiere menester 
para que se consiga. Y de lo que en razón de lo referido se ejecutare y resultaré de ello, me daréis 
cuenta en el dicho mi Consejo. Fecha en Balsain, á 24 de Octubre de 1662, — Yo el Rey. 

Cedulario Audiencial de Quito, tom. III, pag. 91. 



36 TRATADO 1° SECCIÓN SECUNDA. 



AL GOBERNADOR DE POPAYAN SE ENCARGA LA CONVERSIÓN DE LOS PAECES Y NON AMAS. 

El Rey.— Presidente y Oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de S.Francisco en la provincia de 
Quito. Don Luis Antonio de Guzman mi Gobernador de la provincia de Popayan en carias de 20 de 
Julio del alio pasado 1659 y 5 de Enero de 661, refiere, que siendo aquella tierra la mas rica del 
reino del Perú se hallaba muy pobre, por faltar en ella naturales que labren las minas, y que aunque 
para su beneficio tenia yo mandado, se sacasen déla montana los Ipdios Paeces,no los podrán redu- 
cir los doctrineros por la fragosidad de la tierra, y estar las casas distantes unas de otras media legua : 
y que aunque estaban encomendados, eran muy pocos los que acudían á las doctrinas, y observaban 
todavía algunos de sus ritos idolatras : y dice estaba con resolución de sacar estos Indios y poblarlos 
en aquella provincia, disponiendo los medios necesarios para conseguirlo sin gasto de mi hacienda, 
pidiendo se le envíen las órdenes necesarias para ello. Y juntamente refiero que la parcialidad de los 
indios Nonamas, siendo belicosos y de guerra, había mas de doce anos que de su voluntad se habían 
entregado á mi obediencia, los cuales habían sido encomendados por sus antecesores : y pondera la 
poca razón qüc para esto han tenido, y el descuido de sus encomenderos en doctrinarlos, por cuya 
causa estaban retirados movidos de este sentimiento; y añade que sus caciques le habian escrito di- 
ciendole, no querían ser encomendados, sino de mi Corona Real, ofreciendo tributar en mis Cajas 
Reales lo que les fuese repartido, y pidiendo se les diesen Religiosos de la Compañía ó Clérigos que 
los doctrinasen; con cuya ocasión los había llamado y los esperaba con brevedad para suavizarlos, v 
daría por vacas las encomiendas quede ellos se habían hecho, haciéndolos empadronar y agregándo- 
los á mi Corona Real y concediéndoles lo que piden. Y habiéndose visto por los de mí Consejo de 
las Indias ; cuanlo quiera que por otra mi Cédula de la fecha de esta se ordena al dicho Don Luis An- 
tonio de Ouzman lo que ha de ejecutar, asi en la conversión y oblación de los Indios Paeces, como en 
la reducción y libertad de los Nonamas, todavía considerando cuanlo conviene que por todos los me- 
dios posibles se procure el efecto de ello, os mando le deis todas las asistencias que hubiere menester 
y convinieren para conseguirlo ; de suerte que ayudado de vuestro cuidado y solicitud, tenga esta 
materia el buen logro que deseo :'y de lo que en esto hicíeredas me daréis cuenta. Fecha en el 
Pardo á21 de Enero de 1663. — Yo El Rey. — Cedulario Audiencial de Quito, tom III, pag. 121. 

ce» 

SÍNODO DE LAS MISIONES DEL MARANON. 

La Reina Gobernadora. — Oficiales de la Real Audiencia de Loja en la provincia de Quito. La 
Audiencia Real de allá, cumpliendo con lo que se le ordenó por Cédula del Rey mi SeRor (que 
santa gloría haya) de 11 de Setiembre del ano pasado de 1664, sobre que informase el sínodo que 
habrian menester los Religiosos de la Compañía de Jesús, para proseguir en las reducciones de los 
Indios infieles de las fronteras de esa provincia, refiere en carta de 15 de Noviembre de 1666 el 
muche fruto con que estos Religiosos asisten á la conversión y enseñanza de los Indios de aquellos 
parages, y que solamente ocupan dos doctrinas, que son, la de S. Francisco de Borja en los Maynas 
y la de Archídona en los Quijos, y que la cantidad que le parecía se podría señalar para ellas es 400 
pesos ensayados, de Sínodo cada ano, en las cajas Reales de la ciudad de S. Francisco de Quito, 
libres de mesada, por ser tan corto este situado para doce Religiosos Sacerdotes, que estaban 
ocupados en administrar los santos Sacramentos, y no haber en las de vuestro cargo finca fija de 
donde pagarlo. Y habiéndose visto en el Consejo Real de las Indias con otras cartas y papeles 
tocantes á esta materia, y lo que en razón de ella dijo y pidió el fiscal en él, atendiendo á los buenos 



CÉDULAS REALES. 37 

efectos que representa la dicha Audiencia en la carta citada y otra de la misma fecha, se experimen- 
tan en la conversión, doctrina y enseñanza de los Indios idólatras, por medio del celo y cuidado con 
que asisten á ella los Religiosos de la Compañía de Jesús, y-á lo mucho que conviene para la propa- 
gación de la Santa Fé Católica y bien de aquellas almas, que estas misiones se vayan continuando 
con todo esfuerzo, y que los dichos Religiosos tengan los medios precisos para poder asistir á lo 
que es tan del servicio de Dios, y del Rey mi Hijo. Por despacho de este dia mando á los oficiales 
de la Real Hacienda de la dicha ciudad de S. Francisco de Quito que de cualesquier mios pertene- 
cientes á ella, que hubiere en su poder ó á él vinieren, don y paguen los dichos 400 pesos ensayados, 
de Sínodo cada año, para los Misioneros de las dichas Doctrinas de S. Francisco de Borja y Archi- 
dona. De que ha parecido avisaros para que lo tengáis entendido y no paguéis de la Real Caja de 
vuestro Cargo, ni de algunos otros por razón del dicho Sínodo ; y de esta mi Cédula tomarán la razón 
los contadores de cuentas de su Magestad que residen en el dicho Consejo, y del recibo de ella rae 
daréis cuenta en la primera ocasión. 

Fecha en Madrid á 21 de Abril de 1670. — Yo la Reina, — Ibid., pag. 353. 



LOS REDUCIDOS A LA FÉ ESTÁN EXEJMTOS DE TRIBUTOS Y ENCOMIENDAS POR DIEZ ANOS. 

La Reina Gobernadora. — Por cuanto estando dispuesto por diferentes provisiones, capítulos de 
ordenanzas de nuevos descubrimientosy poblaciones, cédulas, y leyes, lo que se ha de observar cerca 
de la exempcion que han degozar los Indios infieles que se redujeren á nuestra Santa Fé Católica, se 
han recibido diferentes cartas, que los anos de 1669 y 1672, escribió el Maestro de Campo, Don 
Gabriel Díaz de la Cuesta, siendo Gobernador de la provincia de Popayan, dando cuenta de haber 
conseguido la conquista y población de los Indios del Chocó, por medio de la capitulación que ajustó 
con Don Francisco de Quevedo, que remitió en la última ocasión de armada, 3,692 pesos cuatro 
tomines y seis granos de oro fino, procedidos de lo que voluntariamente habían comenzado á contri- 
buir, para la Real hazienda, y añade que si la Audiencia Real de la ciudad de S. Francisco de Quito, 
le daba las asistencias de dinero, y municiones que le habia pedido, esperaba hacer la conquista, y 
reducción de otra provincia, llamada de el Chorúco, que es de Indios guerreros, y que por estar 
confinantes á la del Chocó, hazen á los naturales de ella muchas hostilidades; y con esta ocasión se ha 
reconocido lo que está ordenado en cuánto á la exempcion que han de gozar los Indios infieles que se 
redujeren á nuestra Santa Fé Católica, asi por una provisión del año 1543, dada por el Emperador 
Don Carlos, diríjida al Virrey y Blasco Nuñez Vela; como también por otras del mismo año, y el de 
1548, por el capitulo sexto de las Ordenanzas de poblaciones del año 1573 y dos Cédulas de 30 
de Enero de 1607, y 10 de Octubre de 1618 ; de que se formó la ley tercera, titulo sexto, libro 
quinto, cuya disposición es, que los Indios infieles reducidos á nuestra Santa Fé por la predicación, 
no sean encomendados, ni tributen, ni sirvan por diez años, mandando se ejecute asi. Y habiéndose 
visto por los del Consejo Real de las Indias, y considerando lo que conviene que se observe puntual 
y exactamente lo que cerca de lo referido esta dispuesto, se acordó dar la presente, por la cual mando 
á los Virreyes, Audiencias y Gobernadores de todas las Indias Occidentales, Islas, y tierra firme 
del mar Occéano, que cada uno en su districto y jurisdicion, observe,y haga observar, que los Indios 
reducidos nuevamente á nuestra Santa Fé Católica, no puedan ser encomendados, ni tributen cosa 
alguna para la Real Hacienda, hasta pasados diez años desde su reducción, ni después de pasados, 
hasta darme cuenta de ello, y esperar mi resolución, en respuesta de la noticia que se me diere de 
estar próximo k cumplirse ; y para que se ejecute lo referido, precisa y puntualmente, sin permitir 
contravención alguna : declaro que los dichos Indios nuevamente convertidos á nuestra Santa Fé, y 



38 TRATADO 1<» SECCIÓN SECUNDA. 

reducidos á la obediencia del Rey mi Hijo, deben gozar de los dichos diez anos de exempcion, para 
no ser encomendados, ni tributar ala Corona Real, que se han de contar desde su primera reducción ; 
y esto con calidad que hayan de haber perseverado, continuadamente dichos diez años, en la profesión 
de la Religión Católica, y Vasallaje del Rey mi Hijo; pero si hubieren faltado á la Fé, ú obediencia 
que prometieron, y nuevamente sevolvieren á reducir, no han de gozar de este privilegio, pues en este 
caso (según lo dispuesto por las leyes) le deben perder por su delito de prevaricar de la Religión 
Católica, ú de la obediencia que ofrecieron, lo cual guardareis, y cumpliréis, y haréis que se guarde, 
y cumpla indispensablemente ; que asi conviene al servicio de Dios nuestro setlor y del Rey mi Hijo. 
Fecha en Aranjuez á 18 de Mayo de 1614. — Yo laReyna. — Ibid., pag. 399. 

CANÓNICA mSTITUCION DEL P. LUCAS DE LA CUEVA, PARA EL CURATO DE ARCHIDONA. 

Reverendo en Cí'islo Padre Obispo de la Catedral déla ciudad de San Francisco de la provincia de 
Quito, del Consejo del Rey mi hijo. En el Real de las Indias se ha visto vuestra caria de 26 de Enero 
del afio pasado de 1672, avisando el recibo de la cédula de 21 de Abril de 1670, en que os encargué 
diesedes á Lucas de la Cueva de la Compañía de Jesús la Canónica Institución de la Doctrina de 
Archidona, y procurasedes suministrar á esta y ^ la de San Francino de Borja las asistencias necesa- 
rias para la conversión de los Indios idolatras y su instrucción en los Misterios de nuestra santa íé. Y 
decis que por vuestra parto daréis pronta ejecución klo que os encargué por la cédula citada ; y ha 
parecido avisaros el recibo de vuestra carta, y que en el dicho Consejo se queda con esta noticia 
esperando de vuestro celo y atención continuareis en los buenos efectos de confirmar los Indios 
reducidos de ésta y las demás Doctrinas, y socorrerles con limosnas, como decis haberlo hecho con 
los que este religioso ha sacado á esa ciudad. — De Madrid á 10 de Octubre de 1674. — Yo la Reyna. 
— Cedulario Arz. de Quito, tom. 2, pag. 53. 

«» . 

QUE LOS ESPAÑOLES, MESTIZOS Y OTROS NO VIVAN EN PUEBLOS DE INDIOS, 

El Rey. — Por cuanto por diferentes Cédulas de los Señores Reyes mis predecesores (que santa 
gloria hayan) está prohibido que en las reducciones y pueblos de Indios, puedan vivir, ó vivan 
Españoles, negros, mulatos, ó mestizos, por que se ha esperimentado que algunos Españoles que 
tratan, traginan, viven y andan entre los Indios, son hombres inquietos, de mal vivir, ladrones, juga- 
dores, viciosos y gente perdida ; y por huir los Indios de ser agraviados, dejan sus Pueblos y 
provincias ; y los negros, mestizos y mulatos demás de tratarlos mal, se sirven de ellos, ensenan sus 
malas costumbres, y ociosidad, y también algunos excesos, y vicios que podrán estragar y pervertir 
el fruto que deseo en orden á su salvacioH, aumento y quietud ; y asimismo está mandado que sean 
castigados con graves penas, y no consentidos de los pueblos, y que los Virreyes, Presidentes, 
Gobernadores y Justicias tengan mucho ciudado de hacerlo ejecutar, donde por sus personas pudie- 
ren, ó valiéndose de ministros de toda integridad, y que en cuanto á los Mestizos y Zambaigos, que 
son hijos de Indias, nacidos entre ellos, y han de heredar sus casas y haciendas, por que parece cosa 
dura separarlos de sus padres, se podia dispensar. Y últimamente por otra Cédula del Rey mi Señor 
y Padre (que eslá en gloria) de 30 de Junio del ano pasado de 1646, está declarado, que aunque los 
Españoles, Mestizos y Mulatos hayan comprado tierras en pueblos de Indios, y sus términos, 
todavía les comprende la prohibición referida, y mandado, que de ninguna forma se consienta que 
vivan en los dichos pueblos y reducciones de Indios, por ser esta la causa principal, y origen de las 
opresiones y molestias que padecen, como mas particularmente se contiene en las Cédulas citadas. 



CÉDULAS REALES. 39 

Y ahora he sido informado que debiendo conforme á ellas estar solos en los pueblos los Indios 
naturales, se han introducido á vivir en ellos los Españoles, los cuales violentamente les han quitado 
sus tierras y agua, con que las riegan, para sembrar el maiz para sustentarse, y ellos han plantado 
vinas, y frutos de que resultan infinitos danos en deservicio de Dios y mió, y en total menos- 
cabo del Reino del Perú ; especialmente el que los Españoles, como tienen los Indios de su 
mano, por vivir dentro de sus mismos Pueblos, y ellos son tan pusilánimes, los emplean en el trabajo 
personal de sus haciendas y tratos ; y sobre tratarlos peor que esclavos, no los pagan sino en 
géneros, por crecido precio, y en vino de sus cosechas, con que los Indios se embriagafn y se 
mueren ; y hostigados de esto, y de los apremios que les hacen para pagar los tributos, se huyen, y 
se despueblan los pueblos, habiendo en ellos mas Españoles y Mestizos que Indios, de que se sigue 
otro perjuicio, y es, que el pueblo que tenia 150 Indios, y por las molestias que quedan referidas, 
han quedado hoy en 40, pagan estos por el numero de 150 que eran antes, como sucede en algunos 
pueblos del corregimiento de Arica, y lo. mismo en todos los del Nuevo Reino de Granada, Gober- 
nación de Popayan, provincia de Quilo y Reino del Perú. Y habiéndose visto en mi Consejo de las 
Indias, con lo que sobre ello dijo y pidió mi Fiscal en él, há parecido dar la presente, por la cual 
mando á mi Virrey, Presidente y Oidores de mi Audiencia de la Ciudad de los Reyes, y de las demás 
del Perú, Sania Fé, Chile, y Panamá, y á todos los Gobernadores, y Corregidores de sus distritos» 
que cada uno en su jurisdicionj haga que los Españoles, Mestizos y Mulatos que viven en los pueblos 
de los Indios, salgan de ellos, y vivan en lugares de los que lo son, ejecutándolo exequiblemente, 
pena de privación de oficio, y que de haberlo cumplido envíen testimonio al dicho mi Consejo, 
ejecutando la pena con quien faltare al precepto. Y por que hallándose minorados de vecindad los 
pueblos de Indios, tienen derecho á ocurrir á las Audiencias, para que manden hacer revista, y nuevo 
padrón, y se les minore á su numero la cantidad de tributos que les estaba repartido por cabezas, y esta 
es orden y regla general en todas las Indias y por todos derechos estatuido en los empadronamien- 
tos : mando asimismo á los dichos mi Virrey, Presidentes y Oidores de las dichas mis Audiencias, y 
á los Protectores Generales de los Indios, sepan en que pueblos se padece semejante error, 
y pidan todo lo que les conviniere, para que se enmiende como debe, y que hagan publicar esta 
orden en los pueblos y Doctrinas de Indios, para que con Noticia de ello acudan á pedir lo 
que les convenga que asi es mi voluntad. Fecha en Madrid á 25 de Agosto de 1681. — Yo el Rey. — 
Ibid., tora. 4,pag. 3. 

ESCUELAS DE LENGUA ESPAÑOLA PARA LOS INDIOS. 

El Rey. — Por cuanto por lá ley 5, titulo 13, libro I® de la Recopilación de las leyes de las Indias, 
está ordenado que los Curas dispongan á los Indios en la enseñanza de la lengua Española, y en 
ella de la Doctrina Cristiana, Y por la ley 18, titulo 1** libro 6o de la misma Recopilación que se pon- 
gan Escuelas de esta lengua, para que la aprendan los Indios, como mas particularmente se expresa 
en las leyes citadas, cuyo tenor es como sigue. 

Bogamos y encargamos á los Arzobispos y Obispos, que provean y den orden en sus Diócesis, 
que los Curas y Doctrineros de Indios, usando de los medios mas suaves, dispongan, y encaminen, 
que á todos los Indios, sea ensenada la lengua Española, y en ella la Doctrina Christiana, para que se 
hagan mas capaces de los Misterios de nuestra Santa Fé Católica, aprovechen para su salvación, y 
consigan otras utilidades en su gobierno y modo de vivir. 

Habiendo hecho particular examen, sobre si aun en la mas perfecta lengua de los Indios, se pueden 
explicar bien y con propiedad los Misterios de nuestra Santa Fé Católica, se ha reconocido que no es 
posible, sin cometer grandes disonancias, é imperfecciones : y aunque están fundadas Cátedras, donde 



^0 TRATADO 1© SECCIÓN SECUNDA 

se han ensenado los Sacerdotes que hubieren de doctrinar á los Indios, no és remedio bastante, por 
ser mucha la vari edad de lenguas. Y habiendo resuelto que convendrá introducir la castellana, orde- 
namos que á los Indios se les pongan Maestros que ensenen á los que voluntariamente la quisieren 
aprender, como les sea de menos molestia y sin costa. Y há parecido que eslo podrian hacer bien 
los sacristanes, como en las Aldeas de estos Reinos ensenan á leer y escribir, y la Doctrina 
Cristiana. 

Y últimamente en despacho de 7 de Julio del ano próximo pasado de i 685, mandé escribir al Duque 
de la Palala lo que se sigue : El Rey- Yiuslre Don Melchor de Navarra, y Rocafull, Duque déla Palata, 
Oel, y amado nuestro, de mi Consejo cíe Estado, Virrey, Gobernador y Capitán General de las Provin- 
cias del Perú; en carta de 20 de Setiembre del ano pasado 1683 referís, que en otra de 30 de Noviem- 
bre del antecedente do 682 disteis cuenta del reparo que habiades hecho, viendo tan conservada en 
esos naturales su lengua India, como si estuvieran en el Imperio del Inga, pues solo en esa ciu- 
dad de los Reyes, y en los valles entendían la castellana, de que resultaba en lo politico, y espiritual 
el mayor impedimento para la crianza de esos naturales: y que procurariades que este descuido se 
enmendase por los medios que pareciesen mas proporcionados al intento. Yhíibiendoos parecido que 
el mejor tiempo de entablar esto, habia de ser el en que se hiciese la numeración general; porque 
para ella se habian de juntar en lodo el Reino los Curas, y Corregidores en todas las provincias, 
y Pueblos ; lo reservasteis para esta ocasión, y escribisteis á todos los Obispos y Prelados de las Re- 
ligiones que tienen Doctrinas la carta exorlatoria, de que remitís copia, que pareció imprimirla para 
remitirla por todo el Reino álos Corregidores, con orden que fuesen disponiendo la materia, de ma- 
nera que se entablase esta enseñanza lán útil, y necesaria al servicio de Dios, y de la salvación de 
esas almas, y tan conveniente al gobierno politico, á cuyo fin dispusisteis, que se ponga en todos los 
pueblos, donde hubiere Cura, un Preceptor, que tenga Escuela y ensene á los niños la lengua castel- 
lana, siendo de la obligación del Cura, de que esto se haga con la puntualidad, y buena educación que 
se debe ; para que aprendan las oraciones, y se vayan criando en devoción, y temor de Dios. Que esta 
ocupación se podría encargar á los sacristanes, ó á algún Indio capaz de este Ministerio, y á cualquiera 
se le habia de privilegiar enteramente de tasas y tributos, y de cualesquiera otras cargas y obli- 
gaciones. Y que también se baria Ordenanza qbe ninguno pudiese ser Cacique, Gobernador, Segunda 
Persona, Alcalde, ni tener ocupación alguna en sus pueblos, que no sepa la lengua castellana, y la 
haya ensenado á sus hijos. Y habiéndose visto en mi Consejo de las Indias, con lo que dijo y pidió mi 
fiscal en él, y reconocidose que por la ley 18, titulo 1» libro 6° de la Recopilación de las Indias está 
dispuesto que haya estos preceptores, y que se encargue este ministerio á los Sacristanes, siendo 
idóneos, pues parece que con menos estipendio, por el que tienen en la Iglesia, asistirán con mas pun- 
tualidad ; há parecido daros las gracias por el celo y cuidado con que os aplicáis á la observancia 
de las leyes de ese Gobierno, y principalmente á las que miran á la mejor enseñanza de los Indios en 
los rudimentos de nuestra santa Fé. Y asi os encargo y mando lo ejecutéis, en la conformidad que lo 
habiades dispuesto, y ordenado, poniendo especial cuidado en la enseñanza y extensión de la len- 
gua castellana. — De Madrid á 7 de Julio de 1585. — Yo el Rey. — Por mandado del Rey Nuestro 
Señor Dn Francisco de Amolaz. — Y ahora habiéndose considerado en mi Consejo de las Indias, 
cuanto conviene al bien espiritual, y policía de los Indios, que se establezca generalmente en todas 
las Indias la enseñanza déla lengua castellana, por la presente mando á mis Virreyes, Presidentes, 
Gobernadores y Corregidores de las dichas mis Indias y ruego y encargo á los Arzobispos y Obispos 
de las Iglesias Metropolitanas, y Catedrales de ellas, vean las leyes y Cédulas que aqui van insertas y 
las guarden, cumplan y ejecuten, y hagan guardar, cumplir, y ejecutar precisa y puntualmente según 
y como en ellas se contiene, y declara : con advertencia de que se hará cargo (como mando se les 
haga) en ías residencias que se les tomaren á los dichos Virreyes, Presidentes, Gobernadores y Cor- 



CÉDULAS REALES. 41 

regidores, si asi no lo ejecutaren ; y que en todas las ocasiones de Armada me den cuenta, de lo que 
á este fin fueren obrando, para que se vea el fruto que se consigue de la observancia de lo referido 
en la educación y enseñanza de los Indios, — Focha en Madrid á 8 de Agosto de 1686. — Yo el Rey. — 
Gedulario déla Audiencia de Quilo, lom 4°, pag. 149. 

QUE LOS INDIOS ENVÍEN SUS HIJOS A LA ESCUELA Y SUS HIJAS A LA DOCTRINA. 

El Rey. — Por cuanto por t-eaula de 6 de abril de 1691, esta mandado que en todas las ciudades, 
villas, lugares y pueblos de Indios de las provincias é islas de ambos Reynos de Perú y Nueva 
España, se pongan Escuelas con Maestros que ensenen á los Indios la lengua castellana, y á mis 
Virreyes, Presidentes, Arzobispos y Obispos, Gobernadores y Corregidores y Alcaldes mayores de 
ellas, que cada uno por su parte en el distrito y jurisdicción de su Gobierno y Obispado lo dispusiesen 
en la forma y con las circunstancias que en ella se espresan. Ahora el Obispo de Mechoacan en carta 
de 17 de Diciembre de 1692 me ha dado cuenta de haberse puesto las Escuelas en todo su Obis- 
pado ; y el fruto y adelantamiento que en esto se ha reconocido, proponiendo tendrá grande au- 
mento con la asistencia de las Justicias seglares, suplicándome encargue á mis Virreyes y Audien- 
cias no permitan haya en los Alcaldes mayores y demás Justicias, el mas leve descuido en asistir, 
á que los Indios envien sus hijos á ellas, y sus hijas á la Doctrina, para que consigan los buenos 
fines que desean, y por que hé venido en condescender k su instancia, por el gran beneficio que de 
ello resulta al servicio de Dios, y al mió ; encargo y mando á mis Virreyes y Audiencias de ambos 
Reynos, Provincias é Islas del Perú y Nueva España, que cada uno por su parte concurra y fomente 
esta disposición, ordenando á los Gobernadores, Corregidores, Alcaldes mayores y demás Justicias 
del distrito y i urisdicion de sus Gobiernos, asistan con todo cuidado y vigilancia á la exacta ejecu- 
ción y cumplimiento de lo mandado sobre este particular en la Cédula citada de 6 de Abril de 1691, 
según y en la forma y con las calidades que se expresan en ella, sin permitirles descuido ni omisión 
alguna en ello por leve que sea. Fecha en Madrid á 20 de Diciembre de 1693. — Yo el Rey. 
Cedulario de la Audiencia de Quito, tom IV, pag. 302. 

QUE SE GUARDEN LAS CÉDULAS SOBRE LA LIBERTAD, ALIVIO Y BUEN TRATAMIENTO DE 

LOS INDIOS. 

La Reina Gobernadora. -*- Por cuanto en 19 de Setiembre de 1675, 12 de Junio, 2 de Agosto del 
1679, y 2 de Setiembre de 1687, se despacharon las Cédulas del tenor seguiente. LaReina Goberna- 
dora. Por cuanto por diferentes y repetidas Cédulas está encargado á los Virreyes, Presidentes, y 
Gobernadores, Arzobispos y Obispos de las Iglesias Metropolitanas y Catedrales de las Indias 
Occidentales la conversión de los Indios infieles, y conservación de los ya reducidos á nuestra santa 
Fé Católica, su buen tratamento, alivio, y enseñanza; y sin embargo de ello se há entendido por 
carta del Gobernador, y Capitán General délas Provincias del Rio de la Plata de 20 de Octubre del 
ano pasado 1674, que luego que llego á aquel Gobierno, esperimentó el maltratamiento que reci- 
bían los Indios domésticos, y encomendados de aquellas Provincias, los mas por no pagarles su tra- 
bajo personal cuando le llegan á pedir, y sirviéndose de ellos con menos conmiseración que si fueran 
esclavos, como constaba de los autos que habia hecho en diferentes casos, en que castigó á un 
alcalde la Hermandad : sin lo común, que por lo miserables y oprimidos y medrosos de mayores 
danos, no llegaba á noticia de los Gobernadores y Justicias, para que lo pudiesen remediar, si ya no 
hubiese culpable omisión; y que siendo esto asi, se decía, era en aquellas Provincias donde mas bien 
los trataban, respecto de lo que padecían en las demás. Y para su remedio y cumplimiento de las 
TOM. I. 5 



42 TRATADO 1" SECCIÓN SEGUNDA. 

ordenes que en razón de esto están dadas, y de su obligación y conciencia, hizo publicar bando para 
que ningún vecino, de cualquier calidad que fuese, no pudiese azotar, ni consentir azotasen, ni cortar 
el pelo, ni hacer otro ningún castigo y ningún Indio ; y que si tuviesen que demandarles, acudiesen 
para ser oidos, y dar satis/accion en justicia, y para que fuesen tratados como está mandado, con 
lodemas que se le ofrecía cerca de esto. ¥ habiéndose visto por los del Consejo Real de las Indias, con 
lo que sobre ello dijo y pidió el Fiscal de él, hé tenido por bien de aprobar el bando que publicó el 
dicho Gobernador ; y demás de ello, ha parecido dar la presente, por la cual mando á los Virreyes, 
Presidentes, Gobernadores, y demás Justicias de todas las Indias Occidentales ; y ruego y encargo í» 
los Arzobispos y Obispos de las Iglesias Metropolitanas, y Catedrales de ellas, á cada uno en su dis- 
trito, y jurisdicción, que vean las Cédulas antiguas, y modernas que están dadas, acerca de la con- 
servación, alivio y. buen tratamiento de los Indios, y forma en que deben ser tratados y asistidos, y 
pongan muy parlicular cuidado y atención en la puntual ejecución de ellas, no permitiendo, ni dando 
lugar á que haya ninguna contravención, ni omisión en su observancia, só graves penas á que serán 
condenados ios transgresores, haciéndoseles (como se les hará) cargo en sus residencias, por el 
escrúpulo tan grande que debe causar la tolerancia y descuido, que huviere en esta materia, sobre 
que les encargo la conciencia, por ser punto tan del servicio de Dios Nuestro Señor y en el que 
principalmente deseo la puntual observancia de las Ordenes que cerca de ello están dadas. Fecha 
en Madrid á 19 de Setiembre de 1675. — Yo la Reina. — Ibid., tom. 4, pag. 779. 

QUE INFORME LA AUDIENCIA SOBRE LA REDUCCIÓN QUE PRETENDE HACER EL GOBER- 
NADOR DE LA PROVINCIA DE LOS QUIJOS DE LOS INDIOS JÍVAROS Y OTROS. 

Presidente y Oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de S. Francisco en la Provincia 
de Quito ; Melchor del Marmol, mi Gobernador de la de los Quixos, me ha representado (entre otras 
cosas) que el ano pasado de 1669, dio memorial en mi Consejo de las Indias, pidiendo se le come- 
tiese la paciflcacion de los Indios Jívaros, y otros, cuya resolución se había suspendido hasta que 
fuese á servir aquel Gobierno, y con las noticias que estando presente adquiriese, hiciese la repre- 
sentación que conviniese para mí real servicio. En cuya conformidad, habiendo tomado posesión de 
él, hizo información de lo útil y conveniencia que se seguiría de esta reducion, de que remitía testi- 
monio, suplicándome, que atendiendo á lo referido, fuese servido de concederle licencia para ella, pues 
tenia en aquella provincia muchas personas que le ayudarían, sin que en lo referido se le pusiese 
embarazo, antes bien se le diese el auxilio y ayuda que necesitase. Y habiéndose visto por el dicho 
mi Consejo de las Indias con lo que acerca de esto representó el dicho Gobernador el ano pasado 
de 1669, y el testimonio déla información quo remitíó,y lo que sobretodo dijo y pidió mi fiscal en él, 
por que quiero saber las conveniencias ó inconvenientes que se seguirían de conceder la licencia 
para hacer la dicha reducción de los Indios Jívaros y otros, en la forma y por los medios que esta 
dispuesto y ordenado, os mandó me informéis lo que en razón de ello.se os ofreciere, juntamente 
con vuestro parecer para que con vista de todo provea lo que se tuviere por naas conveniente. Fecha 
en Madrid á 28 de Enero de 1676. — Yo el Rey. (Carlos segundo ). — Ibid., tom. 3*>, pag. 424. 

QUE A LOS INDIOS SE LES CONCEDA LIBERTAD Y CON NINGÚN PRETESTO SEAN ESCLAVOS. 

El Rey. — Por cuanto per diferentes Cédulas y ordenanzas de los Señores Reyes,mis predecesores, y 
mías está dispuesto y declarado que no se tengan por eclavos los Indios de mis Indias Occidentales, 
Islas y tierra firme del mar Occeano, por ninguna causa ni por ningún pretexto, sino que sean tratados 
como vasallos míos que tanto han engrandecido mis dominios, y por ser materia de tanta gravedad, 
y en que siempre se há estado con el cuidado y vigilancia y atención que pide, y que de ne no ejecu- 



CÉDULAS REALES. 43 

tarse lo resuelto, se frustraba él fin de la enseñanza de la fé católica y el atraer á ella á los que no eslan 
reducidos, para lo cual conviene escusar los medios de dureza, como es la esclavitud, y usar de los 
de amor y buen tratamiento, que son los mas eficaces para la conservación y reducción ; se han ido 
expidiendo repetidas cédalas y ordenes, encargando á mis Virreyes. Presidentes, Audiencias y 
Gobernadores, y á los Arzobispos, Obispos y Prelados de las Religiones. Y últimamente la Reina, 
mi Señora madre, por su real Cédula de 20 de Diciembre del ano pasado 1674, resolvió que los 
Indios de las provincias de Chile, en donde mas se ha usado de la esclavitud, no se tuviesen por 
esclavos por ningún motivo, y especialmente en tres casos ; que el primero es, que los Indios apre- 
hendidos en guerra viva, se hacían esclavos por el derecho de ella : el segundo, el modo, llamado de 
servidumbre, cuando cojian los Indios de tierna edad, estaba dispuesto sirviesen hasta 20 anos, y 
después quedasen libres ; y el tercero de la usanza, que es, que los padres, madres y parientes mas 
cercanos vendían sus hijos cambiándolos por algunas halajas hasta cierto tiempo como en prendas. 
Y mandó que todos los Indios, que estuviesen esclavos, se pusiesen en libertad natural, ejecutándose 
asi precisa y indispensablemente. Y ahora con ocasión de haberse visto en mi Consejo de las Indias, lo 
que ha escrito Don Juan Enriquez, siendo Gobernador y Capitán General de las dichas provincias de 
Chile, en cartas de 8 y 29 de Octubre del ano pasado 1676, dando cuenta de lo que obró en ejecu- 
ción de la Cédula citada de 20 de Diciembre del de 674, y ponderando las díñcultades que se ofrecían 
en su observancia, y lo que habia pepresentado el Procurador General de la ciudad de Santiago 
cerca de los inconvenientes que resultarían á mi servicio, seguridad de aquel Reino, y propagación 
de nuestra Santa Fé Católica de declarar por libres los Indios de él, y en particular el perjuicio de 
los terceros poseedores de los que actualmente se hallan esclavos en su poder, y consultándoseme 
sobre ello, hé resuelto, que sin embargo de la instancia que hizo el dicho Procurador General y de 
lo que sobre ello se representa, tenga cumplimiento lo dispuesto por la Cédula referida de 20 de 
Diciembre de 1674, y que en lo de adelante, con pretesto alguno, motivo de justa guerra, ú otro 
cualquiera, no puedan quedar por esclavos, ni venderse por tales los Indios que se prendieren en 
ella, ó fuera de ella, ni los que llaman de servidumbre, ni de usanza, y qu'? todos los que ahora viven 
en esclavitud, y sus hijos y descendientes queden con efecto libres de todos tres géneros de guerra, 
servidumbre, y de la usanza. En cuya conformidad mando á mis Virreyes, Presidentes, Audiencias y 
Gobernadores, y otros cualesquier mis Jueces y Justicias, de mis Indias Occidentales, que hagan 
promulgar esta orden por ley general en los Reinos del Perú y Nueva España, la cual hé mandado 
se inserte en la nueva Recopilación de las Indias que se há de imprimir para que se observe precisa 
é inviolablemente en todos aquellos Reinos, sin permitir, ni dar lugar á que se contravenga á ello, 
por ninguna causa, ni motivo ; y que de haberse publicado esta ley en todas las partes que convenga, 
envíen testimonio al dicho mi Consejo de las Indias. Fecha en Madrid á 12 de Junio de 1679. — Yo el 
Rey. — Ibid., tom. 4, pag. 280. 

QUE NO SE MOLESTE A LOS INDIOS POR SUS DEUDAS A LAS PUERTAS DE LA IGLESIA. 

El Rey. — Por cuanto el Rey mi señor y abuelo (que santa gloria haya) mandó dar y dio en 5 
de Setiembre del ano pasado 1620 una Cédula del tenor siguiente : El Rey. — Por cuanto hé sido 
informado que las mis Justicias de mis Indias Occidentales han introducido todos los días de fiestas, 
cuando los Indios van á Misa á la Iglesia, enviar ó ir á averiguar á la puerta de ella, si deben alguna 
cosa ó han dejado de servir, y cumplir con sus obligaciones, y con esta ocasión los prenden y moles- 
tan, de suerte que pierden la voluntad de ir á la dicha Iglesia, de que se siguen muchos inconve- 
nientes, y quedarse sin Misa los mas de los dichos Indios, para cuyo remedio con acuerdo y pare- 
cer de los del mí Consejo de las Indias fué acordado que debía mandar dar esta mi Cédula, por 



44 TRATADO l^ SECCIÓN SECUNDA. 

la cual prohibo, deOendo y mando, que de aquí delante ninguna de las dichas mis Justicias, de 
cualquier parte que sean de las dichas mis Indias, asi de las Provincias del Perú, como de las de 
Nueva España, sea osado á ir, ni enviar á la Iglesia á hacerlas dichas averiguaciones con los Indios, 
s6 pena que el que contraviniere á ello, aunque lleve provisión particular de cualquiera de las mis 
Audencias de las dichas Indias, incurran en perdimiento del oficio que tuviere, y de la deuda que 
se le debiere, y fuere á averiguar, siendo suya, y no lo siendo, en otro tanto valor, y sea desterrado 
del Lugar ó Provincia donde lo tal aconteciere por diez anos, yno los quebrante, con apercibimiento 
que será castigado con mayores penas ; y mando á mis Virreyes, Audiencias, Gobernadores, Corre- 
gidores, y Alcaldes Mayores y Ordinarios y otros cualesquier Jueces, y Justicias de las dichas mis 
Indias, que cada uno en lo que les tocare, guarden y cumplan y hagan guardar y cumplir y ejecutar 
esta mi Cédula, y lo en ella contenido, sin ir, ni pasar contra ella, en manera alguna, só las dichas 
penas. Y para que venga á noticia de todos, y ninguno pueda pretender ignorancia, se pregone 
publicamente en las cuidados, donde residen las dichas mis Audiencias, las cuales mando asi mismo 
provean, como se hágalo mismo en todas las Ciudades, Villas y Lugares de su distrito, asi do 
Españoles, como de Indios, sin que por parecerles cosa de embarazo, se deje de ejecutar ; y que de 
como asi se hubiere hecho, me envíen testimonio al dicho mi Consejo. Dado en S. Lorenzo á 5 de 
Setiembre de i 620. — Yo el Rey. — Y ahora hé sido informado que habiendo tantos anos que se plantó la 
ley evangélica en aquellos Reinos, no están los Indios muy firmes en nuestra santa Fé Católica, ni 
instruidos en los articules de ella, sin que haya bastado el santo celo con que lo han encargado los 
señores Reyes mis predecesores, ni el cuidado y vigilancia que han tenido los Obispos, siendo la 
causa de tan grave daño el comercio que tienen los Corregidores con los Indios, vendiéndoles por 
fuerza, mucha ropa, vinos, y otros géneros, que no pudiendo pagar e^ precio crecido que les ponen, 
se huyen, y se van á los desiertos, y aunque con mucho trabajo y solicitud los conducen los Curas 
á Misa, y á la Doctrina, los Corregidores y sus ministros, aprovechándose de esta ocasión , los 
prenden y encarcelan, protestando que son haberes de mi Hacienda, y no son sino sus derramas, y 
tiranias; y que también los dueños de minas, ingenios de azúcar, obrajes y heredades de trigo y 
maiz, por que no se aparten del trabajo, los tienen forzados, sin dejarlos ir á la Doctrina ni á Misa, 
haciendo las mismas vejaciones y violencias que los Corregidores, prendiéndolos en la Iglesia y 
Doctrina, diciendo que los deben cantidades. Y habiéndose conferido sobre ello en m¡ Consejo de las 
Indias, con lo que dijo y pidió mi Fiscal en él; há parecido dar la presente, por la cual mando á mis 
Virreyes, Presidentes, Audiencias, Gobernadores y Corregidores, y otros cualesquier Jueces y Jus- 
ticias de las dichas mis Indias, Islas y tierra firme del Mar occéano, guarden y cumplan, y hagan 
guardar, cumplir y ejecutar precisa é inviolablemente lo dispuesto por la Cédula que aqui va inserta ; 
y en su cumplimiento no permitan que los Gobernadores, Corregidores, ni otras personas, por razón 
de prestamos, ni mercaderias que hayan dado á los Indios, ni otra alguna causa, los prendan, vejen 
y molesten en ocasión que vayan á las Doctrinas á oír Misa, oí otras obras de piedad y religión, y que 
el Gobernador y Corregidor que contraviniere á ello, ipso facto quede privado del oficio, y incurra en 
las demás penas espresadas en la Cédula referida, y ruego y encargo á los Arzobispos y Obispos de 
las Iglesias Metropolitanas, y Catedrales de las Indias, tengan cuidado, y estén á la mira de si con- 
travienen á ello, y por que personas, y me den cuenta para que se les castigue severamente, atendiendo 
á esto con todo desvelo, como cosa thnde su obligación, sobre que les encargo las conciencias, pues de- 
ben hacer particular escrúpulo de que sus ovejas carezcan de la noticia délos articules de nuestra santa 
Fé, que son medio necesario para la salvación de sus almas. Y para que venga á noticia de todos, y 
ninguno pueda pretender ignorancia, mandó que esta mi Cédula se pregone públicamente en las Ciu- 
dades donde residen mis Audiencias, las cuales provean se haga lo mismo en todas las demás Ciudades, 
Villas y Lugares de su distrito, asi de Españoles, como de Indios, y de haberlo ejecutado envien testimonio 
al dicho mi Consejo. Fecha en Madrid á 2 de Agosto de 1679.— Yoel Rey.— Ibid., tom. IV, pag. 281. 



CÉDULAS REALES. 45 



QUE SE TENGAN PRESENTES ESTAS CÉDULAS PARA EL BUEN TRATO DE LOS INDIOS. 

El Rey. — Por cuanto por diferentes Cédulas está dispuesto y encargado, el alivio y buen tra- 
tamiento de los Indios ; y últimamente por una miade 2 de Agosto del año pasado 1679, en que esta 
inserta otra del Rey mi Señor y abuelo, de 5 de Setiembre de 1620, mandé á mis Virreyes, Presi- 
dentes, Audiencias, Gobernadores, Corregidores, y otros cualesquier Jueces y Justicias de mis Indias, 
Islas y tierra firme del Mar Occéano, no permitiesen que por razón de prestamos, ni mercaderías que 
se dies en a los Indios, ni otra alguna causa, los prendiesen, vejasen, ni molestasen en ocasión de ir 
á las Doctrinas, oir Misa, ni otras obras de piedad y religión, y que el Gobernador y Corregidor que 
contraviniese h elio ipso /"ucíí?, quedase privado del oficio y incurriese en las demás penas que se 
expresan, y rogué y encargué á los Arzobispos y Obispos de las Iglesias Metropolitanas y Catedra- 
les de las dichas mis Indias tuviesen cuidado, y estuviesen á la mira de si contraviniesen á ello, y 
por que personas, y me diesen cuenta para que se les castigase severamente, atendiendo á esto con 
lodo desvelo, como cosa tan de su obligación, sobre que les encargué la consciencia i y para que 
viniese á noticia de todos y ninguno pudiese pretender ignorancia, mandé que la dicha mi Cédula se 
pregonase públicamente en todas las Ciudades, Villas y Lugares, asi de Españoles como de Indios, 
y últimamente habiéndose visto en mi Consejo de las Indias lo que representó Don Pedro Nina, 
Indio» en carta, su fecha en la villa de Oruro de 6 de Enero del ano pasado 1685, refiriendo entre 
otras cosas la provisión, que por mandado de mi Virrey del Perú, se despachó en orden al alivio de 
los Indios de aquel Reino, para que los Curas no los gravasen tan pesadamente como hasta aqui, 
hé tenido por bien de darla presente ; por la cual ruego y encargo á los dichos Arzobispos y Obispos 
de las Iglesias de las Indias, cumplan y ejecuten lo dispuesto por la Cédula referida, cuidando 
mucho por su parte de su puntual observancia y mayor alivio de los Indios, por ser tan de su obliga- 
ción en que les vuelvo á encargar su consciencia para descargo de la mia. — Fecha en Madrid á 2 de 
Setiembre de 1687. — Yo el Rey. 

Y ahora Fray Nicolás Avendano Maldonado, de la Orden de S. Augustin, de la provincia del 
Nuevo Reino de Granada, encarta de 21 de Enero de 1692, refiere, que siendo cura del Pueblo de 
MucuchisyMucurva en la Gobernación de Mérida, cuya Doctrina es de su Religión, esperimentó el 
trato que hacian á los Indios los Encomenderos, que era de mayor opresión que si fuesen esclavos, 
pues no les daban lo que de justicia se les debía por su trabajo, siendo sus mujeres las que mas 
vivian debajo del yugo del apremio, y por asistir á sus Encomenderos lodo un dia, dejan á sus hijos 
solos en sus casas, por cuya causa, siendo él Cura, se quemó un muchacho, y á sus padres lo que 
tenian ; y lo que mas era de sentir, que en los dichos Pueblos no habia tres Indios que supiesen 
rezar, por no darles lugar sus encomenderos para que aprendan, castigándolos, asi estos, como los 
mayordomos que ponen. 

Estando para verse en mi Conjeso de las Indias la carta referida, se recibió una del Licenciado 
Don Juan Cuadrado de Lara dé 21 de Junio de 1691, en que d^ cuenta de que estando en la ciudad 
del Dulce Nombre de Jesús en la provincia de Santa Marta, entendiendo en la visita eclesiástica de 
ella, pareció ante él el Cura Doctrinero del Pueblo de Pondere, de que era Encomendero D. Mariano 
deN. diciendo las vejaciones, y agravios que recibían aquellos naturales de D. Antonio de N. cunado 
de dicho Encomendero, obligándoles h venir 28 leguas de su naturaleza á hacer matanzas de ganados, 
con grande riesgo de sus vidas, por ejecutarlo de noche y á caballo en tierras de otros Indios bárba- 
ros, y que su fin era aniquilarlos, y que algunas familias del dicho Curato que residían en el sitio del 
hato grande de la Hacienda de dicho Encomendero, estaban sin Doctrina, ni educación ninguna, y so 
enterraban en el campo los que habían muerto ; y que aunque aplicó el remedio necesario, tenia por 



46 TRATADO lo SECCIÓN SECUNDA. 

conyeniente el que se nombrase un Visitador que fuese k poner á aquellos naturales en la libertad 
que tengo mandado : Y habiéndose visto en mi Consejo de las Indias con un memorial de Fr. Pedro 
de Bonilla, de la Orden de S. Augustin, Definidor y Vice-Prefecto de Misiones, que dice ser de la 
Provincia de dicho nuevo Reino, me ha representado que en contravención de lo que tengo ordenado, 
los Encomenderos de las Provincias de Cartagena, Santa Marta, Maracaibo y S.Juan de los Llanos, 
obligan, y apremian á los Indios desús Encomiendas al servicio personal, siguiéndose de esto que teme- 
rosos los que están por reducir de esperimentar la misma opresión, y esclavitud, se niegan á recibir laFé 
Católica ; suplicóme fuese servido de mandar á la Audiencia de Santa Fó, y Gobernadores de dichas 
Provincias, no permitan que los Encomenderos obliguen k los Indios de sus Encomiendas al servicio 
personal, contendandose solo con percibir de mano del Corregidor Indio lo que les tocare, por razón 
de las demoras y tributos, imponiendo á los Encomenderos que contravinieren á ello, la pena de que 
se les quitarán las Enconíendas, y se agregarán á mi Real Corona, para que no incurran en los 
excesos referidos, y lo que sobre todo dijo y pidió mi Fiscal ; hé tenido por bien dar la presente, por 
la cual mando á mis Virreyes, Presidentes, Audiencias, Fiscales, Gobernadores, Corregidores, 
Alcaldes Mayores, y demás ministros délas Indias, guarden, cumplan, y ejecuten precisa y puntual- 
mente lo dispuesto por las Cédulas, arriba insertas, sin contravenir á lo que en ellas se dispone en 
manera alguna, y que velen con todo cuidado sobre la libertad, y alivio de los Indios, no per- 
mitiendo que los Encomenderos les obliguen h servicio personal, ni á otra contribución que 
la del tributo que debieren pagar : con- apercibimiento de que en caso de contravenir á ello, 
justificándolo las dichas Audiencias y habiendo oido en Justicia á los Encomenderos, les priven de las 
Encomiendas, y los Protectores delaten de los que agraviaren á los Indios, estando advertidas las 
Audiencias, Fiscales y domas Ministros de ellas que de cualquiera omisión que haya de esta calidad, 
les será de gravisimo cargo ; y á los Gobernadores, Fiscales y demás Ministros de Justicia, se les 
hará en sus residencias, y con los dichos Protectores de Indios, y Fiscales, se tomará la providencia 
que mas convenga; y del cumplimiento de lo referido y de lo que se ordena en las Cédulas en esta 
incorporadas, se me dará cuenta en todas ocasiones, por quedar muy á la mira, y para ejecutar severas 
demonstraciones, y castigo contra los que faltaren y incurrieren en lo que por ellas tengo resuelto. 
Fecha en Madrid á 22 de Noviembre de 1693. — Yo el Rey. — Ibid., tom. 4, p. 279. 

LOS NATURALES DE LAS INDIAS SON CAPACES DE LAS HONRAS DE LUSTRE, Y EMPLEOS 
CON QUE SE PREMIA A LOS VASALLOS DE LOS REINOS DE ESPAÑA. 

El Rey. — Por cuanto teniendo presentes las Leyes y Cédulas que se mandaron despachar por los 
Señores Reyes, mis progenitores y por mi, encargando el buen tratamiento, amparo, protección, y 
defensa de los Indios naturales de la América, y que sean atendidos, mantenidos, favorecidos y 
honrados como todos los demás vasallos de mi Corona ; y que por el transcurso de tiempo se detiene 
la práctica y uso de ellas, y siendo tan conveniente su puntual cumplimiento al bien público, y utili- 
dad de los Indios, y al servicio de Dios y mió ; y que en esta consecuencia, por lo que toca á los 
Indios mestizos,' está encargado á los Arzobispos y Obispos de las Indias, por la ley 7, titulo 7» del 
libro lúdela Recopilación, los ordenen de sacerdotes, concurriendo las calidades, y circunstancias 
que en ella se disponen ; y que si algunas mestizas quisieren ser religiosas, dispongan el que se las 
admita en los Monasterios y á las profesiones ; aunque en lo especial de que puedan ascender los 
Indios á los puestos Eclesiásticos, ó Seculares, 'Gobernativos, Politices y de Guerra, que todos piden 
limpieza de sangre y por estatuto la calidad de nobles, hay distinción entre los Indios y mestizos, ó 
como descendientes de los Indios principales que se llaman Caciques, ó como procedidos de Indios 
menos principales, que son los tributarios y que en su Gentilidad reconocieron vasallaje, se con- 



CÉDULAS REALES. 47 

sidera, queálos primeros y sus descendientes se les deben todas las preeminencias y honores, 
asi en lo Eclesiástico como en lo Secular, que se acostumbran conferir á los Nobles Hijos- 
dalgo de Castilla, y pueden participar de cualesquier comunidades, que por estatuto pidan nobleza ; 
todavía se les conserva y considera guardándoles en lo posible sus antiguos fueros ó privilegios, como 
asi se reconoce y declara por todo el titulo de los Caciques que es el 7o del libro 6° de la Recopila- 
ción, donde por distinción de los Indios inferiores se les dejó el Seílorio, con nombre de Cacicazgo, 
transmisible de mayor en mayor á sus posteridades, inhibiendo de sus causas á las Justicias ordina- 
rias, con privativo conocimiento alas Audiencias; y si como Indios menos principales, ú descendientes 
de ellos, y en quienes concurre la puridad de sangre, como descendientes de la Gentilidad, sin 
mezcla de infección ú otra secta reprobada ; á estos también se les debe contribuir en todas las 
prerrogativas, dignidades y honras, qne gozah en Espafía los limpios de sangre, que llaman del 
Estado General ; y en consecuencia de esto por la Cédula que en 30 de Mayo del ano 1691 mandé 
despachar para que en las Ciudades, Villas, y Lugares de uno y otro Reino del Perü y Nueva 
España, se pusiesen Escuelas para ensenar á los Indios la lengua castellana, previniéndose junta- 
mente, que no puedan sin saberla tener oficio alguno de República, y por no perjudicarles en este 
honor y conveniencias, se diesen cuatro anos de termino á los que oslando en alguna de ellas no 
supiesen la lengua, para que la aprendiesen. Y que últimamente, en consulta de mi Consejo de las 
Indias de 12de Julio referido año de 1691, resolvi se fundase un Colegio Seminario en la ciudad de 
Méjico; y que asi en él, como en los demás que se fundaren en las Indias se destine y den precisa- 
mente la cuarta parte de las Vecas de que se compusiere cada uno de ellos, para los hijos de los 
Caciques. Y siendo conveniente el que los Indios reconozcan la particular inspección con que por 
vasallos mios atiendo á su consuelo, y deseando la mas puntual observancia de las ordenes y leyes 
citadas, hé resuelto dar la presente, por la cual ordeno á mis Virreyes, Audiencias y Gobernadores 
de las Provincias del Perú y Nueva España : y ruego y encargo á los Arzobispos y Obispos de las 
Iglesias Metropolitanas, y Catedrales de ellas, las guarden, cumplan y ejecuten y hagan guardar, 
cumplir y ejecutar precisa é inviolablemente, declarando de nuevo que atenderé y premiaré siempre 
á los descendientes de Indios Gentiles de unos y otros Reinos de las Indias, consolándolos con mi 
Real amparo y patrocinio por medio de los Prelados Eclesiásticos y demás Ministros del Santo Evan- 
gelio, Virreyes, Audiencias y demás Gobernadores de todas las Ciudades, Villas y Lugares de 
aquellos Reinos para que los aconsejen, gobiernen y encaminen al bien principal del conocimiento de 
nuestra Santa Fé Católica, su observancia y vida polilica y á que se apliquen á emplearse en mi 
servicio, y gozar la remuneración que en él correspondiere al mérito y calidad de cada uno, según 
y como los demás vasallos mios en mis dilatados dominios de la Europa, con quienes han de ser 
iguales en el lodo los de una y otra América, y para que desde luego tengan uso, y ejecución las 
ordenes, que están dadas y leyes de aquellos Reinos, que hablan en razón de todo lo referido, se con- 
tinué su cumplimiento, y se le dé á este despacho ; quiero, y por esta orden doy licencia á cualquiera 
de mis vasallos de los Reinos de las Indias, que hallándose con méritos de calidad en su persona por 
su decencia, y los hechos en reverencia y servicio de la Santa Iglesia, ú ocasiones en que lo hayan 
solicitado, y también el de mi Corona, en cualquiera manera lo representen, y justifiquen ante los 
Virreyes, Audiencias y Gobernadores de las dichas Indias, según la distancia mas inmediata, y de 
fácil recurso para cada uno, áfin de que los Virreyes, Presidentes, y Gobernadores como se lo encargo 
y mando, y juntamente lo ruego á los dichos Arzobispos y Obispos ; me den cuenta de las represen- 
taciones referidas, enviando por el dicho mi Consejo los papeles, que con ellas se representaren, 
para que poniendo todo lo que constare de ellos en mi Real consideración, lo remunere con las 
honras de lustre, empleos y conveniencias, con que premio, y favorezco á mis vasallos de los Reinos 
de la España, sin que para ello obste á los de las Indias la descendencia de la Gentilidad, y para que 



48 TRATADO 1« SECCIÓN SECxUNDA. 

aquellos naturales se hallen desde luego con el consuelo, que mi benignidad les franquea, y puedan 
también solicitar y pretender los honores y beneficios ofrecidos á sus méritos, estando justificados, hé 
mandado se dirija este despacho á los Virreyes, Arzobispos y Obispos, Audiencias y Gobernadores de 
las Indias, á quienes ordeno, que cada uno de ellos en el distrito y jurisdicción de su gobierno y 
Diócesis, le hagan publicar y den cuenta de haberlo ejecutado. Fecha- en Madrid á 22 de Marzo de 
1697. — Yo el Rey. — Cedulario de la Audiencia de Quito, tom. 4», pag. 352. 

QUE SE FAVOREZCAN LAS MISIONES DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS. 

El Rey. —Por cuanto mis ardientes deseos de la Propagación de la Ley Evangélica en los vastos 
Reynosde las Indias, y mi justo rezelo de que por aver pocos Operarios se malogre, ó atrasse la 
conversión de aquellas Almas, y en ella la mayor gloria de Dios, que es en lo que mas se aflanpa la 
mia, hazen inseparable de mi cuidado, la premeditación délos medios, y providencias conducentes al 
logro de tan importante fin ; y como para conseguirle sea únicamente el mas seguro camino, que la 
Religión de la Compania de Jesús destine á sus Missiones mayor numero de Ministros, que el que 
hoy tiene, y no es suficiente para las que están á su cuidado, quanto, y mas para las que cada dia se 
aumentan en los nuevos descubrimientos, con que Nuestro Señor favorece los desvelos de mi apli- 
cación, dirigida toda á que en aquellas remolas Regiones se siembre el grano del Evangelio. En esta 
consideración, y en la de que la Compania de Jesús no tiene posibilidad do ejecutarlo, asi por la 
falta de medios para criar los sujetos, respecto de consistir en juros la mayor parte de sus rentas, 
como por la limitación con que se halla para no emviar Operarios de otros Dominios que los míos ; 
Hé resuelto por mi Real Decreto de veinte y tres de Octubre próximo pasado de este ano permitirla, 
que par estas Missiones pueda echar mano de qualesquiera Jesuítas Sacerdotes, Estudiantes, ó Coad- 
jutores, que sean llamados de Dios para esta empresa, y aprobados maduramente por los Superiores, 
no solo de mis Dominios, sino también de los Reynosde Francia, y de Polonia, del circulo de 
Baviera, de las Provincias Gallo Bélgicas de Flandes, de las Repúblicas de Venecia, y Genova,del 
Estado de la Iglesia, y de todos los demás Estados de que so compone la Italia, excluyendo solamente 
el Reyno de Ñapóles y Ducado de Milán, de donde no podrá ser incorporado ninguno sin especial 
permiso mió, entre los Missioneros de la America ; y asi mando se le prevenga á la Religión, para 
que se halle en inteligencia de ello. También hé resuelto, y mandado, que los juros, que pertenecen á 
Casas, y Colegios de la referida Religión do la Compania, sean libres, y reservados de todo vali- 
miento, y que lo hayan de ser siempre, mientras nó se especifique con términos propios ó individua- 
les, en atención á que el producto de estos juros se emplea muy especialmente en mi servicio, por 
criarse con estos caudales los sugetos para las Missiones. Y porque estoy informado de los menosca- 
bos, y dilaciones con que se pagan las librangas de lo que se destina á los Missioneros Jesuítas para su 
viage, vestuario, y navegación, como también para su manutención, después de estar en las Indias, 
sin embargo de las repetidas y estrechas ordenes, que para su cabal, y prompta satisfacción están 
dadas, y no han sido obedecidas ; mando, que por mi Consejo de las Indias se dé á entender á los 
Ministros de ellas, á quienes toque, el sumo desagrado que me ha causado su inobservancia ; pero 
siendo mi Real animo, que los referidos Misioneros no esperimenten en este punto los atrassos, y 
perjuicios, que hasta aquí, mandó se den las ordenes convenientes, para que todo lo librado, y que 
en adelante se les librase en las Cajas Reales, se haya de pagar precisamente con asistencia del 
Ministro mas antiguo de la Audiencia, si la huviere en la Ciudad, ó parage en que residan los Oficia- 
les Reales, que deben hacer el pago. Que si alli no huviere Audiencia, asista precisamente el 
Gobernador, ó su Teniente ; que el que asistiere haya de mandar, que los Oficiales Reales declaren 
debajo de juramento, haber hecho la paga como suena el recibo, ó carta de pago, sin menoscabo, ni 



CÉDULAS REALES. 49 

diminución alguna. Que á todo se halle presente un escribano, que haya de dar fé de ello ; y que de 
este instrumento, y de los demás que pertenecieren á las pngas hechas á los Religiosos Missioneros, 
se envien relaciones separadas, con la distinción de los anos á que correspondieren los sínodos, 
como los viages en que se enviaren Misioneros de Europa, para que con estas noticias pueda mi 
Consejo informarme de todo con la mayor expresión. Y á fin de cautelar toda demora, resuelvo, y 
mando, demás de lo que queda referido, que en el caso de dilatar la paga los Oficiales Reales, y 
demás Ministros á quienes toque, tengan legitimo recurso los Procuradores, ó Superiores de las 
Missiones á los Tesoreros, ú Colectores de las Mesas Capitulares, para que hagan la paga de los 
libramientos del producto de los novenos Reales ; y que en la Nueva -España tengan el mismo recurso 
á Don Juan Joseph de Beilia Linage, para que haga las pagas del producto de los Azogues, que 
administra ; y asi se despacharán Cédulas en forma, para que los Oficiales Reales, y Comisarios 
admitan á los referidos Tesoreros, Colectores, ú Administradores, los recibos, ó cartas de pago, que 
exhibieren en virtud de pagas hechas en la expresada conformidad, y que las reciban del mismo 
modo que si entregasen en oro, ó plata las propias cantidades; previniéndose lo mismo á los Vir- 
reyes, y Gobernadores, para que lo hagan ejecutar. Por la presente mando á mi Virrey del Perú, 
Presidentes délas Audiencias, Ministros mas antiguos de ellas. Gobernadores de dichos Reynos, sus 
Tenientes, Oficiales de mi Real Hazienda, Tesoreros, Colectores, ó Administradores de las Mesas 
Capitulares, que enterados de esta mi resolución, procure cada uno en la parte que le tocare, darla, 
y hacer se le dé el mas prompto, y efectivo cumplimiento, sin que sobre ello pongan, ni permitan 
poner el menor embarazo, duda, ni interpretación alguna, por ser mi voluntad, que todo lo que vá 
expresado se ejecute precisa, y puntualmente, sin dar lugar á que por su contravención se me haga 
instancia, ni representación por dicha Religión de la Compañía de Jesús, pues me daré por deservido 
de qualquiera que contraviniere al lodo, ó parte de esta mi resolución, por convenir al servicio de 
Dios, y mió el puntual cumplimiento de ella. Fecha en Buen Retiro á veinte y ocho de diciembre de 
mil setecientos y quinze. — Yo el Rey. — (Felipe Quinto). — Del archivo de Lima, Señor Roca. 



TOM. I. 



TRATADO SEGUNDO 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 

Kesuelvense algunas dudas generales. 

Varías son las dudas que suelen ofrecerse acerca de los privilegios de los Indios, las cuales 
se hallan sabiamente resueltas por los Escritores Americanos. Y k fin de no privar k los lectores 
de una doctrina tan interesante, hé pensado hacer aquí una breve reseña de las cuestiones 
principales que tocan á estos privilegios, ijomo las trae Avendano en su Thesauro Indico 
omitiendo el método escolástico con que las trata este insigne Escritor. 

Suele dudarse silos privilegios concedidos á. los obispos y Misioneros en favor de los Tndigenas 
se podran llamar privilegios de Indios ? Cuya duda resuelve el citado autor en sentido afirma- 
tivo, fundado en que todo privilegio corresponde k la persona que el Pontifico pretende favorecer. 
T siendo tan notoria y clara la intención de los Romanos Pontifices en favorecer á losindigenas, 
como lo demuestran sus Letras Apostólicas, no puede dudarse que ellos son los privilegiados, 
aunque las facultades vengan dirijidas k los Prelados ó Misioneros Apostólicos. 

También se ofrecen graves escrúpulos y dudas sobre la interpretación de dichos privilegios, 
asaber, si se han de tomar estrictamente, ó en un sentido lato, según la regla del derecho 
favores sunt ampliandi ? A lo cual responde el mismo autor, que según la doctrina comun- 
mente recibida entre los Doctores, todo privilegio que cede en favor de la religión, ó causa pia, 
se ha de interpretar en sentido lato, las cuales condiciones se cumplen en nuestro caso, ya por 
que se trata de la propagación de la fé y conversión de las almas, ya también por que los privi- 
legiados son los Indios, personas infelices y miserables, que viven en la ignorancia y en la 
barbarie. 

Se desea saber también ¿ cuando perecen estos privilegios? y esta dudase ha motivado 
alguna vez en America, ya por el no uso de los privilegios ó interrupción que hk sufrido, ya 
también por las facultades que se conceden á los Obispos, llamadas Sólitas ^ de las cuales hacen 
uso los Obispos en la Iglesia Americana. Para responder brevemente á estas perplejidades, dice 
el expresado autor, que los privilegios concedidos in perpetuum, tienen vida perpetua, hasta 
que se la quite el que se la dio, que es el Romano Pontifico, y que el indulto ó la gracia solo 
perece cuando se revoca por la Santa Sede, la cual ciertamente puede revocar todo privilegio. 
Ni basta la interrupción, á el no uso, dice Suarez lib. 8, cap 18, para perder los privilegios, 
cuando estos k nadie perjudican, aunque intervengan actos contrarios, con tal que no haya 
renuncia. De suerte que el privilegio, que á nadie perjudica, solamente perece, cuando hay 
renuncia por parte del privilegiado : y si esta no existiere, tampoco perece el privilegio. 

En cuanto al uso que pueden hacer los Prelados de las facultades Sólitas ; esto nada perjudica 
á los privilegios de Indias : P por que por las Sólitas no se revocan los privilegios, ni los 
Obispos los renuncian, ni tampoco pueden renunciarlos ; 2* por que dichas facultades se conce- 
den por gracia de la Santa Sede y dejarían de ser gracia, si por ellas se revocasen los privilegios 
que so gozan; 3* por que las Sólitas son temporales, y los privilegios son perpetuos ; 4p dichas 
Sólitas se conceden k la persona, y los privilegios k la dignidad, asi es, que en Sede vacante los 



NOCIONES PRELIMINARES. 51 

privilegios pasan al Capitulo Catedral, lo que no sucede con las Sólitas, según la regla jur. 
in 6<* Privilegmm personóle per sonam sequitur et extinguitur cum persona, Y aunque comun- 
mente sucede, especialmente en America, que las sólitas se traspasan h, otra persona en las 
difunciones de los Prelados, este traspaso es interino y solo dura hasta que se llena la 
vacante. 

Se ha dicho que los Obispos no pueden renunciar los privilegios de Indias : cuya proposición, 
según dice Márquez en su Brasilia Pontificia lib. 2, num. 134, está fuera de toda duda : por que 
no concediéndose los citados privilegios á la persona, sino á la dignidad, los Obispos no tienen 
en ellos propiedad personal. T asi como el clérigo no puede renunciar al privilegio del foro, y si 
llegase k renunciarle seria nula su renuncia ; asi aunque algún Prelado quisiese renunciar estos 
privilegios, seria nula y de ningún valor su abdicación, por que renunciaría lo que no es suyo, 
sino de la dignidad que no muere. 

Aqui vendría á proposito la cuestión sobre comunicación de privilegios entre las dos Indias, 
pero parece mas oportuno dejarla para el tratado de la India Oriental donde se trata de la 
hermandad de privilegios que tienen entre si y hasta donde se extiende. En este preliminar nos 
concretamos solo á dar algunas nociones generales que convienen para la inteligencia de las 
Letras Apostólicas que se van h, presentar. 

NEÓFITOS. — Como los privilegios de Indias hablan por lo general con los Neófitos, no 
fueron pocas las dudas suscitadas al principio en estás regiones sobre la extensión que debia 
darse á esta palabra Neófito. Según el derecho común, dice Márquez, se reputa por neófito el 
que es nuevo en la fé hasta los diez anos, cuyo decenio ya pasado, deja de ser neófito el con- 
vertido íi la fé. Mas según el derecho de Indias llamanse Neófitos todos los oriundos de la India 
oriental y occidental, asi como también los oriundos de la África y de todas las regiones trans- 
marinas, imo etiamsi JEtMopes, Angulani vel quarumvis áliarum transmarinarum regio- 
num. Favorece también esta declaración h todos los indigenas dichos aunque sean hijos de 
padres cristianos y hayan sido bautizados desde la infancia. Esta declaración viene del Pon- 
tificado de Gregorio XIII y también se halla confirmada por Benedicto XIV en la Constitución 
Cum venerábÜis, como veremos abajo. 

MESTIZOS.— La declaración sobre los Mestizos viene también del mismo Papa Gregorio XIII 
y dice asi : Quin etiam guia de mixtim progenitis, quos Mestizos vocanty majus dubium esse 
accepimus; cum eisdem Mesticiis, quos similiter ad huno effectum Neophytos censendos esse 
decernimuSyingradibus et matrimoniis contractis et contrahendis prcedictis, gratis tamen, 
duminodo non ita facile id fiaty dispensare. Esta declaración sirvió de norma para las dis- 
pensas matrimoniales hasta el pontificado de Inocencio XII, esto es, hasta 1698, mas de cien 
aiios después del Pontificado de Gregorio XIII, el cual dio estas primeras declaraciones en 
21 de Setiembre de 1585. Llegado el Pontificado de Inocencio XII, se suscitó la cuestión de los 
Cuarterones y Puchueles, y fué declarado por la S. Congregación del Santo Oficio, que bajo el 
nombre de Neófitos no se comprenden los Cuarterones y Puchueles. De donde se sigue que los 
Mestizos que tienen una cuarta parte de sangre india y tres de europea, no participan de los 
privilegios, y mucho menos el que tiene una octava parte de indio y siete de europeo, como el 
Puchuel. Hé dicho de sangre europea, por que si la mezcla se compone de otras sangres privi- 
legiadas entre los Neófitos, no hay cuestión de Cuarterones y Puchueles. 

Pero aqui conviene notar que los Mestizos privilegiados solo se cuentan entre los Neófitos 
para las dispensas matrimoniales, como lo dice la declaración : in gradibus et matrimoniis 
contractis et contrahendis prcedictis ; mas para los otros privilegios de ayunos, abstinencias, 
fiestas, etc., están sujetos a la ley común de la Iglesia. 



52 TRATADO 2<» 

CATECÚMENOS. — No siendo todavía subditos de la Iglesia los Catecúmenos, tampoco 
están obligados á sus preceptos, y pueden por consiguiente contraer matrimonio entre si con 
impedimento canónico, como lo dice Montenegro por estas palabrar : « Digo que los catecu- 
c< menos, aunque estén muy próximos al Bautismo, pueden casarse antes de recibirle con 
« parientes de afinidad, aunque por derecho eclesiástico estén prohibidos, y también con 
« parientes de consanguinidad, excepto el primer grado, el cual es impedimento de derecho 
(c natural. La razón es por que el catecúmeno mientras no se bautice, es infiel, y por estar fuera 
« del gremio de la Iglesia no le obligan sus preceptos, ni sus impedimentos le estorban los 
« matrimonios : mas aprueba y admite los que se hicieron en la infidelidad conforme al uso y 
« costumbre de sus tierras ut hábetur in cap, Gaudemus. Dije arriba que pueden los cate- 
ce eumenos contraer entre si matrimonio; por que si le contraen con persona bautizada, es nulo 
« por la disparidad de culto. > Si preguntamos ahora si los Misioneros podran alguna vez 
aconsejar al catecúmeno que se case con impedimento canónico; responde h> la duda el mismo 
Montenegro lib. 3, Trat. 8, Secc. 7.« Ocasión se puede ofrecer que los puedan aconsejar les obreros 
« evangélicos que se casen al modo y costumbre de la gentilidad antes de bautizarse. Pongo 
« por ejemplo : Dos parientes en l**"^ grado de afinidad, y segundo de consanguinidad, están 
« para bautizarse y se quieren bien y tratan de casarse después que sean cristianos, no pueden 
« ser dispensados por ningún privilegio. Digo pues que en este caso obrara prudentemente en 
« darles por consejo que se casen al uso de la Gentilidad antes de bautizarse. » 

Otra duda suele ofrecerse en las Misiones, y es : si dichos catecúmenos pueden comunicar 
in sacris? Sobre lo cual Morelli en sus Fastos pag. 165 trae diversas opiniones. Cas- 
tropalau, Koning y Lugo son de parecer que todos los infieles se deben apartar desde el 
ofertorio de la Misa según el Cap. Episcopus de consecr. Dist. 1. Episcopus nullum 
prohiheat ingredi Ecclesiam et audire verbum Dei, sive genUlem, sive hmreticum, $ive 
judaum, usque ad Missam catechumenorum. El P. Antonio Kuiz de Montoya, celebre 
Misionero de la Compania de Jesús, también apartaba del sacrificio íilos no bautizados. El 
Ilustrisimo Illana, obispo del Tucuman, advirtió esto mismo en las reducciones del 
Paraguay. Pero acerca de esto dice Sánchez, no ser pecado mortal la comunicación m sacris 
con el infiel, sino cuando hay peligro de perversión, y de irrisión del nombre cristiano. Pero 
ni pecado venial habrá, dice Morelli, cuando no solamente no existe tal peligro, sino que por 
el contrario hay esperanza de conversión, y esta es la causa motiva de la comunicación. 
Hablando de los herejes de Germania dice Gobat : Non damus peccati hcereticos, qui dum 
tractant de conversioncy ad quam propendunt^ ingrediuntur templa, ut óbservent ccerimonias 
sacras. En Germania es común esto, y no dudo que se reirían, ó se indignarían, si alguno 
les quisiese poner escrúpulo. Por otra parte el mismo Castropalau y Koning que están por la 
negativa, exceptúan el caso en que se espera algún fruto especial, y por eso, alaba también 
Lugo á los Misioneros que lo consienten. Añádese á esta razón la Índole de los Indios, los 
cuales cuanto mas rudos son de entendimiento, tanto mas se mueven con las ceremonias 
sensibles ; y la misma experiencia ensena que la majestad de nuestras sagradas funciones es 
la mas á proposito para aficionarlos á la fé y profesarla. Por cuya razón en las Indias há 
prevalecido la practica de admitir á los barbaros al sacrificio, y frecuentemente leemos y 
oimos contar, que los primeros Misioneros y conquistadores hacian celebrar la Misa en 
publico, á la cual asistían los barbaros con la misma reverencia que los demás, y de allí salían 
ordinariamente tocados de la gracia para recibir el bautismo. Esto se verificó entre los 
Mejicanos, Yucatanenses y Caribes con grande alabanza, y no sé que alguno lo haya repro- 
bado. Hasta aqui Morelli en sus Fastos. Ord. 78. 



NOCIONES PRELIMINARES. 53 

Nota ; En 4 de Enero de 1569 dispenso S. Pió V en el fuero de la conciencia y por un decenio, para que loa 
cristianos de la India no incurriesen en la excomunión de la Bula de la Cena por el comercio con los infieles, 
ya fuese el comercio de mercancías ya de armas, con tal que estas no fuesen en perjuicio de la cristiandad, 
como no lo seria si los Indios no se armasen notablemente. Esta concesión la extendió Gregorio XIII a otro 
decenio con la declaración de que aquellos comerciantes que tienen expuestas las armas á manera de raercan- 
ciaspara vendérselas á los infieles, incurran en la excomunión, aunque no armen notablemente a los compradores, 
pero que no la incurian los que venden privadamente, y sin peligro probable, alguna cosa de poco momento, 
como una espada ó un cuchillo. Lo refiere Avendaño en su Auctario. tit. 12, n. 477 (Fastos Ord. 123.) 

Adviértase que la censura esta derogada por la Bula de Fio IX : Apostolice sedis. 



EXPUESTAS YA ESTAS NOCIONES PRELIMINARES Y SABIDAS LAS PERSONAS CON QUIENES 
HABLAN LAS LETRAS APOSTÓLICAS, ENTRAREMOS EN LOS PRIVILEGIOS DE LOS 
indígenas, DIVIDIENDO EL TRATADO EN NUEVE SECCIONES. 

la Privilegios primitivos de los Indígenas. 

2a Matrimonios sin interpelación del cónyuge ausente. 

3a Absolución de censuras. 

4a Precepto Pascual para los Neófitos. 

5a Libertad de los Indígenas. 

6a Facultades vicenales antiguas en favor délos Neófitos. 

7a Declaraciones sobre Neófitos, Cuarterones y Puchueles. 

8a Privilegios curiales — Sumarios antiguos — Privilegios caducos. 

9a Doctrina de Santo Toribio para el régimen de los Indios. 



54 TRATADO S'» SECCIÓN PRIMERA. 



SECCIÓN PRIMERA. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS . 

Primera Junta Apostólica en Méjico Ano 1524. 

Esta Junta se celebró en 1524, cuatro anos después del descubrimiento de Méjico, y seis anos 
antes de descubrirse el Perü. Presidio en ella elEmo. P. Fr. Martin de Valencia, de la Orden 
Seráfica, y asistieron diez y nueve religiosos de la misma Orden, cinco clérigos y algunos 
letrados, con el esclarecido Hernán Cortés. Dominaba en España entonces el Emperador Carlos 
Quinto, el cual movido por el celo de la fé y propagación del Evangelio entre los Indios, envió 
muchos varones apostólicos, con autoridad pontificia y regia, entre los cuales el principal fué 
el citado Fr. Martin de Valencia, enviado como Delegado de Su Santidad, el cual puso su 
Iglesia y su comunidad donde reside hoy la Iglesia Metropolitana, pasándose después al 
lugar que ocupa el convento grande de San Francisco. Estos fueron los principios de aquella 
naciente Iglesia, hasta que llegd en 1528 el limo. Zumarraga, electo en el ano anterior primer 
Obispo de Méjico. Nos faltan las actas originales de esta Junta Apostólica, que no se han 
podido encontrar en los archivos de Méjico, apesar de las diligencias que practicó el Ilustri- 
simo Señor Lorenzana, Metropolitano de aquella Silla. Pero este Señor deseoso de conservar 
la memoria de aquella venerable Junta, asi como sus disposiciones en los primitivos tiempos 
de su Iglesia, sacó un resumen de sus actas de fuentes las mas puras, entre otras de Torque- 
mada, escritor concienzudo de los privilegios de las Indias, y le incorporó en los Concilios de 
Méjico. Por las disposiciones de esta Junta acerca de la administración de los Sacramentos, se 
palpan las perplejidades en que se hallaban los operarios evangélicos y la necesidad de recurrir 
á la Santa Sede para despejarlas. Este fué el principio y origen de los oráculos Pontificios que 
veremos luego en favor de los Indios, y de esta Junta salieron las primeras preces para sus 
privilegios. Veamos pues sus disposiciones con las Notas que anadio el expresado Señor Loren- 
zana, Arzobispo de Méjico en 1766 y trasladado á la Silla de Toledo en 1771. 

BAUTISMO. — Acerca del Santo Sacramento del Bautismo, que se administre dos veces 
en cada semana á los catequizados, asaber, domingo por la mañana y jueves por la tarde, y 
también para poner los santos óleos á los que no los habian recibido, por no haber venido, y 
estaban bautizados sin las ceremonias de la Iglesia desde la conquista. 

Nota : Becien venidos los Eeligiosos, no habia santo crisma ni oleo bendito, y por esta razón luego que llegó, 
hicieron todas las ceremonias y ritos del bautismo solemne con los que ya estaban bautizados con agua natural 
ó solo bendita : y aqui se advierte que los primeros que se bautizaron en esta Nueva España fueron los cuatro 
Señores de Tlaxcala. 

CONFIRMACIÓN. — Acerca de la Confirmación, no se determinó cosa particular, por que 
en medio de que el P. Fr. Toribio Motolinia tenia espresa facultad del sumo Pontífice para 
administrar este santo Sacramento, no lo pudo hacer por que no habia santo Crisma, y luego 
que Uegí» de las islas, consagrado por Señor Obispo, le administró. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 55 

PENITENCIA.— Tocante á este santo sacramento de la Penitencia, se dispuso que los enfer- 
mos habituales pudiesen confesarse dos veces al ano, y para los sanos empezase el cumplimiento 
del precepto anual desde la Dominica de Septuagésima; y que á ninguno se casase sin que pri- 
mero fuese examinado en la doctrina cristiana, y se confesase , para recibir la gracia del santo 
sacramento del Matrimonio. 

Nota ; Es increíble el fervor de los Indios en la primera conversión, pnes corrían á tropas á pedir confesión . 
é importunaban á los confesores para que les oyesen muchas veces. Unos se confesaban llevando pintados los 
pecados con ciertos caracteres que se pudieran entender, y los iban declarando, pues este era el modo de escri- 
tura que usaban en la gentilidad : y otros que habían aprendido á escribir, traían sus pecados escritos (Tor- 
quemad., lib. 16, tom. S). Llevaban á los caminos h los enfermos y tullidos, y tenían tal fé, que los ponían por 
donde pasaban los religiosos. 

COMUNIÓN. — Acerca de la comunión sacramental, aunque al principio se les negó por 
neófitos y rudos, después se les concedió á discreción de los confesores. 

Nota : En el Concilio Límense const. 58, se mandó que no se negara la Eucharistia al indio que se hallara 
idóneo parn recibirle, y en esta Nueva Espafia que no se prohibiese la comunión sino a los que no estaban bien 
instruidos en la fé. Asi se mandó en una junta que para este efecto hizo el visitador Tello de Sandoval año de 
1546, con cinco Obispos, prelados de religiones y clérigos. Ademas la Bula de Paulo III los declara capaces de 
los santos sacramentos. 

MATRIMONIOS. — Acerca de los matrimonios ocurrieron mayores dificultades, sobre si 
eran validos entre los indios los contraidos en la gentilidad, y cual de ellos lo era, por que 
tenian muchas mujeres, y no se resolvió cosa cierta, esperando la definición de la Santa Sede. 

Nota : Hubo opiniones opuestas sobre esta cuestión : unos tenian por inválidos los matrimonios hechos en la 
gentilidad, por que teniendo muchas mujeres se dividía el afecto conjugal, y era muy difícil averiguar cual de 
ellas era la señora, 6 principal : ademas no tenian palabras ciertas para el contrato matrimonial, por lo cual 
se dudaba de su existencia : fuera de que se casaban con parlen tas sin distinción. Al contrario, otros decían, 
que muchos indios solo tenian una mujer por muchos años 6 por toda la vida, y aunque algunos tuviesen muchas, 
era una la señora ó principal á quien reconocían por mujer : en suma que por no entender bien el idioma de los 
indios, y por la poca ó ninguna espresion de estos tocante á este asunto, hacia parecer que no había legitimo 
matrimonio entre ellos. Todos fundaban bien sus dictámenes, y fue tanta la obscuridad de la materia, que aun 
en el año de 1528, en que vino Fr. D. Juan de Zumarraga por Obispo, continuamente estaba instando á sus 
religiosos y letrados que declarasen estas dudas. No lo pudo lograr por lo que fueron religiosos á España y 
entre varios hombres doctos, á quienes consultaron, uno de ellos fue el cardenal Cayetano, que según la relación 
que se le hizo, se inclinó % que se Icb diese por mujer la que ellos quisiesen, en caso de no declararse bien, cual 
era la que por propia antes tenían. 

Últimamente habiéndose ocurrido a la cátedra de S. Pedro, Paulo III decidió que dichos neófitos se pudiesen 
asar con la que quisiesen, nisi prima volmrit convertí, como consta de la Bula AUitudo. 

EXTREMA-ÜNCION. — El sacramento de la Extrema-Unción no se administró íilos Indios 
en los primeros tiempos déla conquista, porque babia pocos ministros. 

Nota : Eran pocos los operarios y mucha la mies. Todo el cuidado era de la administración del sacramento 
del Bautismo, que es la puerta y primera tabla para salvarse : y del matrimonio, por no permitir la poligamia 
6 pluralidad de mujeres. Ademas de que no habiendo llegado en tiempo los óleos benditos y consagrados por 
Obispo, no habia con que administrar la Extrema-Unción. 

DOCTRINA CRISTIANA. —Últimamente tocante á la enseñanza de la doctrina cristiana 
asi para adultos, como para niños, se mandó k todos los gobernadores de Indios, que los dias 
festivos llamasen por la mañana muy temprano á los vecinos de sus pueblos y los llevasen á 
la iglesia en procesión con la cruz delante, rezando oraciones, para que asistiesen á la misa 



56 TRATADO 2*> SECCIÓN PRIMERA. 

y fuesen instruidos por su párroco á ministro en los rudimentos de la ley evangélica; y en 
cuanto á los niños, fuesen todos los dias á la iglesia guiados de algún grande, para que 
aprendiesen la doctrina y al mismo tiempo la música, para lo que se les pusieron maestros. 

Nota : De este decreto dimana el que hasta el dia de hoy deben cuidar los gobernadores de que todos los 
naturales asistan á misa, y se recuenten para ver si falta alguno, f Sacado de los Concilios de Méjico.) 



Infomacioi (íirijiíla al nn Fanlo Tercero sobre los Inílios. 

Carta que el limo, y Rmo. Sr. D. Fr. Julián Garcés, de la Orden de Predicadores, primer 
Obispo de Traxcala, escribió ala Santidad de Paulo III. 

Sanctissimo D. N. Paulo III, Pontifici Máximo, Fr. Garcés, Ordinis Prsedicatorum, 
Episcopus primus Trascalensis, in Nova Hispania Indiarum Csesaris Caroli, salutem 
sempiternam dicit. 

Quse circa novellum gregem, ecclesise sanctse aggregatum, Tibi, Beatissime Pater, acquisi- 
tum noverim, declarare non pigebit, quatenus exultare valeat spiritus in Domino salutari ; 
et ne prologi longa narratione, Tibi prsecipue, qui tot ac tantis totius orbis negotiis providere 
debes, fastidium generem, rem ipsam in valvis aggredior. Nulla sunt obstinatione orthodoxse 
fideiinfesti, autpervicaces,ut judaei et mabometani, Indorum parvuli : christianorum decreta 
non hauriunt modo, sed exbauriunt ac veluti ebibunt : citius hi et alacrius articulorum fidei 
seriem et consuetas orationes, quam Hispanorum infantes ediscunt, et tenent quidquid a 
nostris traditur : aluntur intra monasteriorum ambitum per suas classes et contubernia per 
scholas et doctrivia ex ditioribus trecenteni, quadringenteni, quingenteni, et sic de singulis 
ordinatum, secundum magnitudinem civitatum et oppidorum ; non clamosi, non jurgiosi, non 
litigiosi, non inquieti, non discoli, non tumidi, non injuriosi; placidi, pavidi, disciplinati, ad 
magistros obtemperantissimi, obsequiosi ad sedales, non querulosi, non mordaces, non con- 
tumeliosi, omni prorsus vitio (quo nostrates pueruli scatent) liberi. — Secundum quod illa 
atas patitur ad liberalitatem propensissimi ; utrumuni, vel multis des, nihil interest, quia 
quod uni datum est, singulis impartiendum curant ; parsimonia mirabili, non bibaculi, non 
gulosi, ingénita et velut innata modestia ac disciplina ; siquidem videro est eos ordinate, 
seriatimque incedentes, seu sedere seu stare jubeantur, seu flexis poplitibus prosterni ad 
pulvinaria ; prseter suum Tlacuali (sic enim communem escam appellant) post panem seu 
Tlacuali nihil obnixe flagitantes ; habent enim et nostrates fructus omnes, id est, quorum 
semina ab Hispania allata sunt (tanta est terrae feracitas ac fcecundia) habent et suos fructus. 
Jam vero ingenii docilitas supra modum, seu cantare jubeas, seu legere, scribere, pingere, 
fingere, cceteraque id genus; liberalium artium et aliarum ad rudimenta omnia perspicaces 
et acutissimi, intellectus dexteritate singulari, quod prseter coeli clementiam ac tem- 
periem (ut ssepe mihi animo revolventi occurrit) prsestat mira in cibo simplicitas ac parsi- 
monia. 

Cum intra monasteria fratrum ad disciplinam arceantur, nulla a majoribus querimonia, 
qusestiove fit, quod inequali disparitate tractentur, quod severius castigentur, quod a peda- 
gogis tardius ad domos dimittantur, quod sequalibus insequalia et imparibus paria deman- 
dentur officia ; contradicit nemo, nullus objurgat, sed parentum cura ac solertia ad id tendit, 
ut quam eruditissimus in christianismo sijus natus evadat. Jam vero ecclesiasticus cantus, 
seu organicus, seu armonicus, seu rithmicus, absolutissime ab eis perdiscitur, ita ut extranei 
musici non magnopere desiderentur. Qui in campo púgiles exercebantur, campestrati voca- 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENOS. 57 

bantur, teste Augustino, quia femoralibus eorum pudenda velaban tur ; quae campesina 
dicebantur et perizomata in litteris sacris,IndisTomaxtli dicunturi apud quos tanta cura et 
verecundise observatio, ut in publico etiam tantilli infantuli (de México loquor) sine Tomaxtli, 
id est, subligati, prodeat nemo. 

Nunc contra eos, quos de indigenis male sensisse comperimus, dicendum erit, refellendo va- 
nissimam opinionem illorum, qui eos incapaces insimulant, inculpantque, atque ex ecclesia 
gremio abjiciendos asseverant. Prcedicate, ait Dominus, JEvangélium omni creaturce; qui 
credideritj eíc, de hominibus plañe loquebatur non de brutis, nuUam excipiens gentem, 
nullam nationem excludens, quippe in reti Evangélico omne piscium genus conclausuris 
Apostolis, quibus prsedixerat : Faciam vos piscatores hominum; nam quod dicit : Elegerunt 
lonoSy malos foras miserunt, non de hac militantis, sed de illa triumphantis ecclesise pisca- 
tióne loquebatur, quando segregabit oves ab hsedis ; unde in piscatione Petri ante passionem 
retía rumpebantur prge multitudine piscium, etiam naviculse pene mergebantur; sed post 
resurrectionem, ait Joannes, cum tanti essent, non est ruptum rete, quia de piscatione trium- 
phantis loquebatur ecclesise; multi enim retia militantis ecclesiaepisces implent, rumpunt et 
egrediuntur, sive haeresibus, sive pravis moribus, qui triumphantis retia non intrabunt. ünde 
de piscatione post resurrectionem Dominicam.numerum determinatum posuit piscium ; quia 
novit Dominus qui sunt ejus, ait Apostolus, quia hsec retia multi exituri intrant, illa nullus 
egressurus intrabit. 

Lauda, Hierusalem, Dominum, ait Psalmista, quia confortaba seras portarum tuarum, 
benedixit filiis tuis inte; et ne putaremus in ccelum tantum centum quinquaginta tres, id 
est, beatorum animas, raystice usque ad decem et septem ab uno ascendendo, ac intermedios 
numerando, is numerus surgit centum quinquaginta tres : quia decém prseceptorum obser- 
vatores et septennarii numeri in donis spiritus sancti perceptores tantum intrabunt, quia multi 
sunt vocati, pauci vero electi, Kestat igitur, ut nulli apertum, quod vidit Joannes in Apoca- 
lypsi, ostiura claudamus, quia ille, qui hdbet clavem David, qui aperit et nemo claudit, solus 
novit numerum electorum in felicítate superna locandum. Nulli ergo hominum qui ex fide 
spontanea petat baptismum, ecclesise est porta claudenda, juxta Augustini sermonem 15, de 
verlis Apostoli Cyprianum super hac re citantis. Nullum ergo retrahat, qu^so, ab hoc opere 
falsa talium assertio, qui diabolicis instigati suggestionibus incapaces religionis nostrse 
asserunt Indos istos. 

Hsec certe vox satánica est et dolentis dsemonis suum subversum iri cultum, ac ex avarissi- 
morum christianorum faucibus erumpens : quorum tanta est cupiditas, ut sitim ejus explere 
volentes, rationabiles creaturas ad imaginem Dei factas, bestias et jumenta esse cóntendant 
nuUo alio fine, nisi ut quibus illarum cura commissa est, nülla sit liberandi eas e rabidissimis 
manibus cupiditatis su3e,quin potius illarum obsequio uti pro arbitrio permittant ¿ Quis enim 
tam impudenti animo ac perfricata fronte incapaces fidei asserere audet, quos mechánicarum 
artium capacissimos intuemur, ac quos etiam ad ministerium Nostrorum redactes, bonse indolis, 
fideles et solertes experimur? 

Etsiquando,BeatissimPater,tuasanctitasaliquemreligio3um virum in hanc declinare sen- 
tentiam audierit,etsi eximia integritate vita) vel dignitate fulgere videatur is, non adeo quicquam 
illi hac in re prsestet auctoritatis, sed eumdem parum vel nihil insudasse in illorum conver- 
sione certocertius arbitretur, vel in eorum addiscenda lingua aut investigandis ingeniis parum 
studuisse perpendat : nam qui ia his charitate christiana laborarunt, non frustra in eos jactare 
retia charitatis affirmant; illi vero qui solitudini dediti, aut ignavia prsepediti neminem ad 
Christi cultum sua industria reduxerunt, ne inculpari possint, quod inútiles fuerint, quod 

TOM. I- "7 



58 TRATADO S*» SECCIÓN PRIMERA. 

proprise negligentise vitium est, id infidelium imbecillitati adscribuat, veramque suamdesi- 
diam falsse incapacitatis impositione defendunt, ac non minorem culpam in excusatione 
commitiint, quam erat illa, a qua liberari conantur. 

Lsedit namque summe istud hominum genus, talia asserentium, hanc Indorum miseríimam 
turbam, nam aliquos religiosos retrahunt, ne ad eosdem in fide instruendos proficiscantur ; 
quamobrem nonnuUi Hispanorum, qui ad illos debellandum accedunt,horum freti judicio, illos 
negligere, perderé ac mactare opinan solent non esse flagitium. Unde apparet, quod hoc Satán, 
ille humani generis hostis, in lucis Angeliim transfiguratus, invenit, ut gentium illarum 
differendo fidem, sibi exhibitum cultum conservet. Nunc vero de horum sigillatim hominum 
ingenio, quos vidimus ab hinc decennio, quo ego, in patria conversatus eorum, potui perspi- 
cere, mores ac ingenia perscrutari, testificans coram te (Beatissime Pater, qui Christi in 
terris vicarium agis) quod vidi, quod audivi, et manus nostrse contrectaverunt de his proge- 
nitis abEcclesia, per qualecumque ministerium meum, in verbo vitse, quod singula singulis 
referendo, id est, paribus paria, rationis optimse compotes sunt, et integri sensus et capitis ; 
sed insuper nostratibus pueri istorum, et vigore spiritus, et sensuum vivacitate, dexteriores in 
omni agibili et intelligibili prsestantiores reperiuntur. 

Demajoribus, quod barbara feritate ac crudelitate ultra humanum modum fuerint, audivi, 
utpote antropophagi, id est, humanorum carnium voratores, truces, ac cruenti; sed quanto 
crudeliores et immaniores fuere, tanto acceptius Deo holocaustura offerétur, si bene conver- 
tantur ; cujus pars máxima nos sumus, si tales erga eos extiterimus verbo et exemplo, manu, 
lingua, quales eos nobis, si in similem casum incidissemus, voluissemus habere. Lucrifacere 
animas eorum laboremus, pro quibus Christus fudit sanguinem. Barbariem eis et idololatriam 
objicimus, quasi meliores habuerimus paires nostros, a quibus ductaraus originem, quousque 
Beatus Jacobus Apostolus eisdem prsedicavit, cosque ad fidei cultum convertit, ex pessimis 
óptimos reddens : unde tot clarissima martyrum, doctorum et virginum lumina emicuerunt, 
quos hic longum esset» ac non necessarium, recensere. Quis dubitat, durante sssculo, multos ex 
his sanctissimos futuros et omni virtute conspicuos ? Nonne Sertorio apud Hispanias res agente, 
submissa est cerva, quíe fatídica putaretur ? Ecce cervam, id est, brutum animal, hispani pro- \ 

plietissam, id est, fatidicam ac deam adorabant. Feritas hispanorum quondam tanta erat, ut 1 

Silvius Italicus, ex Itálica Bethicse civitate oriundus, dicat de majoribus suis Eulogium 
inclitiim. ' 

Propera gens aninii, et properare facUlima mortc, 
Nam ubique traiiscenclit floren tes viribus annos 
Impatiens sevi, speriiens venisse sencctaní 
Et fati modus in deitra est. 

Viriatus ille, quem, teste Faustino (de gentilitace loquor), Hispania habuit clarissimum 
ducem, pastor erat annentarius;at post christianismum susceptum cum fide veram nobilitatem 
hsereditate possidemus, tot milites, tot duces pra;clarissimos, quibus et Koma imperatoribus 
usa, mirum in modum crevit, ac in id, quod de eaaudivimus, provecta est. Si tam inculta, et 
vepribus errorum obsita, Hispania ante apostolorum prsedicationem, postea tales fructus, sive 
in sseculo, sive in Ecclesia parturivit, quales futuros numquam ante credidissent, quia hcec 
mutatio dexterce excélsi ; dent mihi tales pro eodem omnipotentis Dei, ac Domini liberatoris 
cunctorum, auxilio, favore et patrocinio: mirabilem fortasse Indorum populum, in hoc novo 
mundo reporto, futurum : Numqttid, ait Isaías, ahhreviata ese nianus Domini, tit salvare 7' 

nequeat? I 

I 



\ 



PRIVILEGIOS PKLMITJVOS DE .LOS INOU^ENAS. íiíí 

Quo tempore Sertoriiis in Hispania, apud semiferos liomiiies, Romanorum dux erat , litteras 
hispani et gi'íecas efe latinas uoverant, ab liis iiationibus subjugati ; verum tamen est, quod si 
Hispania proprias vires agnovisset, ait Frogas, nimquam romanis colla dedisset : litteras ergo 
hispani didicerant, nec eorum linguas rainiis cailebant, et semibarbari adhuc erant. Quid 
miriim si miselli isti in extremo terrarum margine constituti, nuUo cultorum hominum 
commercio, millas usque hodie litteras assequuti, belluarum instar essent, nullum animal 
habentes pro vectura, ipsi, asellibipedes, omnia ruridomique vectitarent, milla exterioriim 
hominum notitia, nullo culta aat victuaiit vestitu, aliisque humanse vitse ornamentis prsediti, 
millo litterarum commercio, nullo vehiculorum aut navigiorum usa, inculti essent ac pene 
barbari ? Si ómnibus his praiditi hispani, tales prisco tempore extitere, quid de bis desperan- 
dum, cum de nobis a nostris minirae desperatum sit, cum in ea regione tam illustres viri 
evaserint in atroque homine? Ecce sic benedicetur omnis homo qui timet Bominum, ait 
Psalmista et sequitur : í/¿ i'irfeas fílios filioruniy qui sunt homines, novi Mundi indigense, 
qui fide et virtutibus eos, quorum sunt ministerio ad fidem conversi, forte superaturi sunt; 
et quoniam eos penitus litteras non didicisse prsedixerim, palinodiam cano, pingebant enim, 
non scribebant, id est, non litteris, sed imaginibus utebantur, si quid absentibus, seu tempore 
seu loco, memorabile vellent significare; quod et Lucanus insinuat in hsec verba : 

Phoenices primi, faraíe si creditur, ausi 
Mansuram rudibus vocem signare fíguris. 
Nondnm flumineos Meraphis contexere biblos 
Noverat, et saxis tantuin, volucresque feríeque, 
Sculptaque servabant mágicas animalia linguas. 

Nunc vero tanta est ingenii eorum felicitas (de pueris loquor), ut et latine et hispanice scri- 
bant nostris pueris elegantius; latine sciant atque loquantur nonminus quam nostri, qui se 
ejus rei studio dedidere ; confessiones ab eis fiunt, quse vel máxime novellis in ecclesia diffi- 
cultatem afferunt, et arduitatem prseseferunt, ubi fides prsecipuum locum tenet, cum secreta 
cordis extrinsecus revelentur ac alteri pandan tur lapsus hiimani ; et peccata non minori perspi- 
cuítate ac veritate, quam a christianis nati (ne dicam propensiori) declarant in confessionibus, 
earumque frequentia gaudent; imo aliqua vel minus enucleata, vel a confessoribus forsan non 
intellecta, qu£e semel confessi sunt, examussim repetere spontanee non verentur columbina 
sane simplicitate ; itaque quoad confessiones apud illos totus annus habetur ut quadragesima 
Ínter nos tros, disciplinas ordinarias (et a pueris), id est, flagella non modo renuentes, sed 
et ultro suscipientes, clam tempore etloco ultra communes, quse fiunt in die veneris sancta, et 
ómnibus sextis feriisanni; qubdque diíficílius existimatur a nostris (qui nec in abjiciendis 
quidem concubinis dicto pareant praelatorum) tanta facilítate uxorum pluralitatem abjiciant, 
quas in paganismo habuerunt, unicaque contenti, ut miraculi instar sit. 

Purta, quorum consuetudo (de parvulis loquor) genti innata est, apertissime pro confessione 
accasant, non restitutionem recusant aut procrastinant, construunt ecclesias magnas, quas 
armis regiis adornant et conventus fratrum protectorum suorum et domos devotarum mulie- 
rum, ab imperatrice Domina Elisabeth missarum, quibus bono animo dant suas filias, sicut 
fratribus filies, ut ex ipsis quantocius sancta ecclesia augeatur ; cum indigent aqua, ad fra- 
tres cum oblationibus veniunt, processiones petunt, ídem similiter facíimt pro pueris infirmis, 
potentes evangelium sibi dici, et manus sacras super ipsos imponi : cum infans nascitur, ad 
sacramentum baptismi suscipiendum a patre vel matre portatur, et qiiando moritur, ut sepe- 
liatur; cum vir scit uxorem non christianam, illam ad baptismum ducit, et mulier virum ut 



60 TRATADO -20 SECCIÓN PRIMERA. 

desponsentur ad modum christianorum ; et pater filiiim, mater filiara, frater fratrem et vicinus 
vicinam. Quo circa, quíe per me ipsum, et a fidedignis religionis personis de fide et moribus 
istorum acceperim, compendio dicam. 

Kogatus quídam, cur extra tempus quadragesimse confiteri vellet, respondit : Se segritudine 
pressum spopondisse confessionera Deo, si evaderet : ideo voti reum confiteri deberé. 

Ítem aliiis, ad quid tam cito confessionem repeteret, a confessore rogatus, qui seiret eum 
paulo ante alii confessum, respondit : Verum equidem csse, sed quod confessorem eum non 
plene intellexisse suspicaretur, repetere se velle confessionem, insuper et postea nonnullorura 
recordatum fuisse peccatorum, quíB fassus antea non fuisset. 

Petrus quídam et Jacobus, neophyti ex prímoríbus eorum, post confessionem sacramentalem 
imaginaria visione duas videre videbairtur vías, foetidam Dlteram, alterara odoramentorum 
atque rosarum refertam, contemplatosque Magdalenam et Catliarinam, quarum símulacra ex 
pictura didicerant, fcetida^ dicentes, qiiam antea tenehatis^ via est; rosarum spiramine odora^ 
quam sequimini post haptismiim : quod in conspectu decem milliura auímarum animoso et 
ferventi sermone referentibus, multi baptismum petierunt. 

Qua nocte Salvator noster secundum ecclesise repríesentationem natus est, Gloria in excelsis 
Deo a cantantibus língua sua auditum est a pluribus, cura tamen liymnus iste tune in eorum 
iínguam conversus non esset, ut post ; unde arguitur non humana industria, sed divina virtute 
rairaculum accidisse. 

Anhelanti cuidara violentía comprimere puellam, ait illa : Numquid non cbristianus es tu ? 
Cui respondenti, Siim : hoc quod agis (addidit illa) cbristiana pietas prohibet. Quo audito ille 
ab incepto protinus resilivit. 

In quadragesíma admonítus quis pro religione haberi jejunium, cum segritudine laboraret, 
nullo raodo persuaderi potuit a cliristianis, ut carnibus vesceretur. 

Inconfessioneseaccusavit eoruraquidara, quod cum propriam cognosceret uxorem, alterius, 
cujus ardebat desiderío, recordatione faerit voluptuosa allectus. 

Kogatus fuit a quodam religiosus quispiam ; utrum orare deberet in sacris mysteríis, an 
cessare atque attentius verba divina auscultare. 

Alíus símiliter audito, quod Judas íncoufessus et impoenitens laqueo vitara finiverit, ait 
confessori : Ego sum Judas, quí etsi confessus fuerim, non integre tamen, ideo confessionem 
repetendam putavi. 

Dúo alii ex rubore peccatum pessimum in confessione occultantes, nimia segritudine pressi, 
fassi sacramentaliter crimen, compunctionis et lachrymarum imbre perfusí, utroque morbo 
absoluti sunt. 

Cbristiana eorum, marítüm gentílem sortita, rogat, num baptismum acceperit; illo 
abnuente, debitum, imo indebitum, maritale negat, quousque lavacro sancto perfusum 
viderit. 

Plures confessi ex eís, non absoluti, vel quia in fornicatione erant, vel quia restitutionem 
procrastinarent, quantocius adímpleto confessoris prsescripto, recurrunt, et se reprsesentant 
pro absolutíone ; quod, mea opiníone, fidei non exiguum argumentum est. 

Si confessio eisdem ex occupatione confessoris, aliave de causa, denegatur, dolent, ñent, 
gemituque ostendunt sacramentí famem sitimque justitise. 

Plusculi post baptismum petuut baptizan; quibus, cum cbristiana religione id non díca- 
tur lícere, respondent : scimus id quidem, sed tune non credidimus, aut verba baptizatoris 
non intelleximus. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 61 

Martinus vocabatur qui ia extremis, paulo antequam decederet, assistenti matri ait : Cede 
parens ; nonne yides fratres advenire cum cruce et dominam quamdam permagnificam lineam 
mihi rosarii offerentem ? 

Cum in Thecoacan agerent cliristiani in hospitio primum, essentque alio profecti, ait quidam 
ejus oppidi indígena sociis : Nunc máxime christiana religione, fratres, vivendum est, cum soli 
simus, et testes fidei nostrae christianos non habeamus. 

Sed dices : Nullo teste res gesta prohatur ; quasi et testes ipsi mentiri non possint. Rur- 
sum : Injudicio humano res est nultius ponderis aut momenti ; quasi vero super hoc humanum 
judicium requiramus, et non divinum potius admiremus, quo velit omnipotens in novo 
nascentis ecclesiae cespite fructum promittere ac miracula suscitare, quse apud sanctos, quos 
ab antiquo veneratur Ecclesia, penitus floruere. Suffragatur tamen huic nationi máxime hic 
mos duplici de causa, tenuitate victus, vilitate et simplicitate vestitus, humilitas et obedientia 
genti innata, quibus nullse regiones mundi abundant, sicut ista. 

Quia explicuisse videor, Beatissime Pater, quas mea dicere, quseque tua audire intererat 
super emporio Indico, id est, earum commercio rerum, quse creator et Plasmator omnium sua 
providentia prseparaverat in termino jam labentis sgeculi , in fines sseculorum devenerunt, 
reliquura est contestar! sanctitatem tuam. Paule Beatissime, Doctor gentium, ne tantam 
nactus occasionem segnitiei aut torpori locum des, quominus id agas, ut omnes nos commone- 
facias, exhorteris, excites, atque promoveas, ne in tam excelsi opificis opere dormitare, sed 
vigilare et non segniter agere studeamus. Hoc tibi ipsi in primis persuadeas, Sanqtissime 
Pater, velim ; ex quo evangelii veritas in mundum eífulgere ccepit, id est, nostra felicitas 
declarari, quaque Dei in filios per gratiam Liberatoris adoptati sumus, post promulgatam per 
apostólos, duces ac príeceptores nostros, salutis viam, nihil unquampensi majoris (quod sciam 
ego) in ecclesia extitisse catholica, quam haec apud Indos talentorum dispensatio. Si enim pro 
caducis etfragilibus hujus miseree vitserebus tantopere laboramus, quanto magis niti debemus 
universi, te duce, Paule Beatissime Pater, ne oblatam in praesentiarum opportunissimam bene 
gerendae rei facultatem desidia ac negligentia nostra perdamus? 

Videant universi in apostólico pectore nihil gratius insidere, quam huic tanto negotio vi 
omni et nisu, nutu, voce, voto, te velle fideles tuos excubare, adesse, vigilare et qua parte 
nobis verbi ostium, ut ait Apostolus, apertum est, illuc plurimos operarios destinare, quo in 
fcDCundo hujus Indise cespite centeno consurgat spica fructu, quse divitem spem alat, charita- 
tem augeat, fidem sustentet. Tanto idolatras alacriori animo et ampliori arderé certemus ad 
nostrse professionis vexilla colligere in Assia, quanto Turcarum in Europa sevitiam in nostros 
amplius cernimus debacchari. (Tenia este venerable Obispo a Méjico por continuación de la 
Asia.) Hinc aurum eruamus ex visceribus fidei Indorum. Istud aurum mittamus in subsidium 
militum nostrorum. Longe ampliores ab India términos a diabolo arripiamus, quam ipse cum 
mahumetanis suis nobis subducat ex Europa. Duplici dsemonum muros ariete quatiamus, ut 
hinc ab eorum possessione antiqua indígenas eruamus, et i^hinc, auro eruto, eosdem ab 
Europse finibus excludamus ; promoveantur, Rex Christe bone, fidelium tuorum termini : 
Esaise vaticinium impleatur jam : « Ecce isti de longe venient : ecce illiab Aquilone et 
« marij et isti de térra australi. Laúdate coeli et exultet térra, jubilate montes laudem, quia 
« consolatus est Dominus populum suum et pauperam suorum miserebitur. Et dixit Sion : 
(( Dereliquit me Dominus et Dominus oblitus est mei : et infra : Leva in circuitu oculos tuos, 
« et vide : Isti congregati sunt, venerujit tibi. Ego vivo, dixit Dominus ^ quia ómnibus his 
« velut ornamento vestieris et circumdabis tibi eos, quasi sponsa ; quia deserta tua et solitu- 
« diñes tuse et térra ruinae tuse nunc augusta erunt prse habitatoribus, et longe fugabuntur, 
« qui absorbebantte. » 



62 TRATADO 2o SECCIÓN PRIMERA. 

Si tanta diligentia Dominas Jesús Cliristus Deus et Liberator noster, Thomam Indos adire 
persuadet renitentem ac dicentem ; Quocumque mitte me prceter quam ad Indos : et Bartholo- 
meum, qui ibidem daemones mirabiliter torsifc, Indosque ad fidem convertí t, eoriim divitias 
respuens, ac fidei evangelicse potiores aurifodinas, quas sequerentur, ostendit ; et Te, Sanctis- 
sime Pater, Imperatorem tuum Deum imitari, semulari, comitari convenit, cum illum milites 
suos apostólos in Indos destinantem ac pene urgentem videas. Sed dices : Non credent idolo- 
latrse Christo : non parebunt evangelio: « Crediderunt (inquit in gestis Apostolicis Lucas) 
« prajdicante Paulo, quotquot praedestinati erant a Deo in vitam geternam » nuUus certe non 
credidit ex prsedestinatis. 

Quam vero libenter fidem suscipiant,príBdicatores revereantur et audiant, ecclesias íediñcent, 
religiosissubdanturlndiistius Novce Hispaniae, testes sumus omnes qui inter istos versati 
sumus; de valdeautem distantibus ab hujus Provinciae terminis a venerabili Patre, Fratre 
Bernardino de Minaya, nunc Priore Sancti Dominici hujus civitatis Tenuxtitlan, seu México, 
verum habemus testimonium, qui cum duobus sociis religiosis usque in provinciam de Nica- 
ragua viam tercentum leucarum et amplius peragravit, idolatras docendo, idola confrin- 
gendo et comburendo, vexilla regis Christi erigendo et ecclesias fundando; ad quae omnia 
libentissimos et promptos Indos (qui nunquam viderant religiosos praedicantes eis) invenit, 
baptismum spontanee petentes cum laureolis roséis; cibo et potu ei obviantes, viasque 
ampliantes atque tergentes et suo modo cum gratiarum actione dicentes : Benedictus qui venit 
in nomine Domini. 

Stabilem quippe Comitem (quem reges saeculi appellant) (aqui trata al Pontífice de con- 
destable) Te supernus coelestisque Rex constituit, ut circa stationem tuam pervigil semper 
insistas: huctamen et illuc, ubi major necessitas poscat, transmittendos milites ac comités 
tuos, vestimentaque et alimenta gregariis tuis distribuere debes, ne si stípendiorum inopia 
equitum pedítumque penuria res militaris segnius agatur, minusque procedat, impe- 
ratori culpa adscribatnr; id. Te agente, ut confidimus, coronam, sicutpar est, repor- 
tature beatam. 

RESUMEN CASTELLANO DE LA CARTA DEL ILMO. GARCÉS A PAULO TERCERO. 

Comienza el Prelado por congratular al Papa por el nuevo rebano reunido h la Iglesia y alaba la 
Índole religiosa de los Indigenas, que oslan muy dispuestos para abrazar la íé y son muy distintos de 
los Judies y Mahometanos que la profesan un odio profundo. 

Alaba su docilidad para recibirla divina palabra, la cual no solo oyen con gusto sino como ciervos 
sedientos, que los párvulos Indios la aprenden con mas afición que los párvulos blancos, que asisten 
con gusto á las Doctrinas y que en cada una se reúnen trescientos, cuatrocientos ó quinientos niños, 
y asi en los demás pueblos y lugares según su población. 

Dice que no son turbulentos, inquietos, ni díscolos, sino reverentes, timídos y obedientes á sus 
maestros : que son liberales según su edad, y lo que uno recibe se reparte entre todos : que son 
parcos en el comer y beber : que tienen frutos indigenas y frutos de Espafta, y ellos se contentan con 
alimentos ordinarios : que no repugnan á ningún mandato, ya se les mande leer ó escribir, ya cantar, 
pintar ó trabajar : que son de ingenio para el canto y la música y diestros para todas las artes liberales, 
k cuya perspicacia ayuda la parsimonia y simplicidad de los alimentos. 

El cuidado de los padres es que se formen cristianos sus hijos, y nunca se quejan de que los tratan 
mal, de que los castigan los maestros ó que los envían tarde á sus casas : los crian con decencia y 
el perizomata de las sagradas Letras se observa desde la niñez. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 63 

Hay lenguas muy exajeradas centra los Indios, y opinan muy mal algunos que los creen incapaces 
de pertenecer al gremio de la Iglesia por no poder comprender sus misterios. Jesu Cristo habló de los 
hombres y no de los brutos cuando dijo : Prcedicate JSvangelium omni creaturce. Aquellas otras palabras 
Elegerunt bonos, malos autem foras miserunt no se han de entender de la pesca para, la Iglesia mili- 
tante, sino para la triumfante qua7ido segregahit oves ab hcedis. En la pesca de Pedro antes de la Pasión 
se rompieron las redes, figura de la Iglesia Militante en donde se rompe la red, y se pierden muchos 
perlas herejías y los vicios. Mas después de la Resurrección, según dice S. Juan, no se rompió la 
red, cum tanti essent, figura de la Iglesia triumfante á la cual llega el numero fijo de los que se 
salvan guia novü Doininiis qui sunt ejus. No se debe cerrar la puerta á nadie hasta que la cierre el 
señor qui solus novit 7inmerum elector um in superna felicítate locandum. 

El decir lo contrario no es otra cosa que un grito satánico, y un sollozo del infierno por el culto 
que pierde en estas regiones. Siempre tuvo empeño Satanás en reducir á bestias y jumentos las 
imajenes de Dios, y ahora que vé su plan desconcertado en estas tierras, se vale de los cristianos 
avarientos para cumplir sus designios. 

Asienta por fundamento que no pueden ser incapaces de la fe, los que son capaces de todas las 
artes, y suplica al Papa que no dé oidos al que dijere lo contrario, aunque fuere Religioso de alguna 
orden, y que no le tenga por ejercitado en las Misiones, ni por practico en el idioma de los Indios 
ni en investigar su ingenio. Por que hay algunos que no se fatigan en echar la red, y por eso nada 
cojen y lo que es efecto de su negligencia lo atribuyen á imbecilidad de los infieles. Deplora el daño 
que hacen estas malas lenguas retrayendo á otros Religiosos de pasar á las Misiones y desopinando 
á los infieles para que los mismos Españoles los desprecien. Todo lo cual seguramente viene del 
diablo, que trasfigurado en Ángel de luz pretende diferir la fé á los gentiles para conservar el culto y 
adoración que se le ha dado hasta aqui. 

Testifica este Prelado al Pontífice qttod vidü, quodaudivit, quod manus suce contrectaverunt durante 
el decenio de sus tareas apostólicas. Defiende á los infieles de la opinión que se tiene contra ellos, 
de ser barbaros, crueles, antropófagos, etc., y ensalza de paso lo aceptable que sera para Dios el 
convertirlos en corderos. Compara la barbarie de estos infelices con la barbarie de nuestros progeni- 
tores cuando les predicó Santiago expessimis óptimos reddensy de donde salió después aquel tropel de 
Mártires, Confesores, Vírgenes y Doctores que han brillado en las Espanas, pronosticando de aqui las 
lumbreras que han de salir de las Indias. Describe la antigua fiereza Española, como la pinta Silvio 
Itálico en versos exámetros. Recuerda á Virialo, esclarecido militar de las Espanas, que convertido al 
cristianismo dejó por herencia la fé á tantos militares distinguidos que se sacrificaron después en 
defensa déla Iglesia, y saca de aqui los defensores que saldrán de las Indias quia non est abreviata 
manus Domini. Vuelve á los tiempos de Sertorio, cuando los Españoles adoraban la Cierva fatidica, y 
eran tenidos por semibárbaros apesar de su pericia en letras latinas y griegas, que tomaron de los 
mismos que los subyugaron,y los compara con estos infelices barbaros colocados en el ultimo rincón del 
mundo, sin civilización, sin letras, sin trato con los hombres, sin cultura para comer ni vestir, sin 
noticia de hombres extraños, sin bestias para servierse, llevando todas sus cargas á cuestas como 
jumentíllos de dos pies; los cuales no obstante tienen talento é ingenio, y aunque no tienen letras 
ni saben escribir, saben pintar y pro medio de imajenes transmiten á los venideros los hechos memo- 
rables de su historia como reflere Lucano de los Fenicios. 

Entra en la conciencia de los Indios y ensalza el temor do Dios y su delicadeza para acusarse de 
los pecados : la frecuencia de sus confesiones como si todo el ano fuese Cuaresma, su inclinación á 
las penitencias y disciplinas como si estuvieran siempre en Viernes Santo, y la facilidad con que 
abandonan las mujeres del paganismo reteniendo solo la legitima, lo cual es como un milagro de la 
gracia. Ensalza su religión y su zelo en levantar templos magníficos, conventos para los Religiosos y 



64 TRATADO ^ SECCIÓN PRIMERA 

Monasterios para las devotas mujeres enviadas por la Emperatriz Isabel la Católica, entregando sus 
hijas y sus hijos con la mayor confianza asi a las unas como h los otros, para recibir la enseñanza de 
la religión cristiana. 

Cuando hay falta de agua para los campos traen oblaciones á los Padres, pidiendo procesiones y 
rogativas para alcanzar este beneficio de Dios. Lo propio sucede con los párvulos cuando están enfer- 
mos, presentándolos sus madres al Ministro de Dios para que les imponga las manos y les rece un 
Evangelio. Cuando nace el parvulito le lleva su padre ó su madre á bautizar, y si llega á morir se le 
llevan al sacerdote para que le entierro. Cuando el marido llega á saher que su mujer no es cristiana, 
la lleva el mismo á bautizar, y vice versa la mujer lleva al marido, lo que también sucede para velarse 
según el rito cristiano. Es muy común ver al padre que lleva á su hijo á bautizar, la madre que lleva 
á su hija, la hermana que lleva á su hermano y la vecina á sus vecinos. 

Refiere algunos casos notables que le constan por experiencia ó por personas fidedignas acerca de 
su piedad y religión. 

Preguntado uno por que se confesaba fuera de Cuaresma, respondió ; que apurado por la enferme- 
dad habia hecho voto de confesarse si salia con bien, y venia á cumplir. 

Preguntado otro por que volvía á confesarse habiéndose confesado poco antes con otro confesor ; 
replicó que temía no le hubiese entendido bien y también habia recordado otros pecados. 

Habia dos Neófitos de los primeros convertidos llamados Pedro y Santiago, los cuales tuvieron una 
visión en la que imajinariamente les pareció ver dos caminos el uno fétido y sucio y el otro her- 
moso y lleno de olores de rosas, y alli se aparecieron Santa Maria Magdalena y Santa Catarina, cuyas 
imajenes habían conocido antes en pintura, que les dijeron, « el camino fétido es el que llevabais 
antes del Bautismo, el hermoso es el que seguís después. » Esta visión referida por ellos mismos 
delante de un concurso como de diez mil personas causó admirables efectos y fueron muchos los que 
pidieron el bautismo. 

En una noche de Navidad oyeron muchos el Gloria in excelsis en su lengua,sin estar todavía tradu- 
cido á su idioma. 

Pretendiendo uno violentar auna muchacha : esta le dijo : No eres cristiano ? Si lo soy, dijo : pues 
la Religión críslíana prohibe esto, replicó la joven, y al momento desistió. 

Estando uno enfermo en Cuaresma no le pudieron persuadir á que comiese carne por que la Reli- 
gión cristiana lo prohibía. 

Pregunto uno al Padre sí era mejor orar en la Misa ó escuchar las palabras del sacerdote. 

Otro habiendo oído que Judas murió sin confesión y se ahorcó, se acercó al confesor diciendo : Yo 
soy Judas que me confesé, pero no enteramente, por eso vengo á repetir la confesión. 

Otros dos habiendo callado por vergüenza en la confesión, cayeron enfermos y se confesaron con 
muchas lagrimas del sacrilegio, quedando sanos de alma y cuerpo. 

Muchos despedidos sin absolución por recaída ó por no restituir, vienen después de cumplir el 
mandato á recibir la absolución, lo que no es poco argumento de su fé. 

Si por alguna causa les niega el Padre la confesión, lloran amargamente por la sed que tienen de 
la justicia. Algunos desean rebautizarse, y preguntados porque, dicen : porque entonces no creímos 
ó no entendimos las palabras del Bautismo. Se llamaba Martin uno que dijo á su madre poco antes 
de morir : Mirad madre, no veis los hermanos que vienen con la cruz, y á una señora que me esta 
largando un rosario precioso. 

Hallándose hospedados en Tecqacan varios Neófitos, y de alli trasladados á otra parle, dijo uno de 
ellos : Ahora que estamos solos y ningún cristiano nos vé hemos de vivir cristianamente. 

Se dirá á todos estos hechos que no hay testigos para la prueba ; á lo que se responde que si ellos 
mienten, también cualquier testigo puede mentir. Se dirá también que muchas cosas son insignificantes 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 65 

y de poco momento, como si esto se hubiese de apreciar en el juicio humano y no en el divino, según 
el cual es muy digno de admiración, que en un cespede como este quiera el omnipotente plantar unas 
plantas de tantas esperanzas, y quiera renovaren estos primeros Neófitos los prodigios que obró en 
los primeros tiempos de la Iglesia. 

Concluye suplicando al Padre Santo con mucha instancia, se digne mirar por esta nueva Iglesia 
enviando operarios á la vina del señor. Que asi como los hombres se mueven y sudan por lo frágil 
y caduco de este mundo, asi los espirituales fijen sus ojos en estas minas de oro para la vida eterna. 
Oro, que puede servir también de subsidio para las expediciones contra los Turcos : por que con dos 
arietes se han de destruirlos muros que tiene hoy levantados el diablo ; con el uno las fortalezas que 
tiene en las Indias, y con el oro de la fé que se encierra en estas miiias se destruirán las fortalezas que 
tiene en Europa arrojándole de sus confines. Anima al Padre santo con textos de la Escritura : Leva 
in circuilu oculos tuos et vide : omnes isti congregan sunt venerunt Ubi. Le recuerda el ejemplo de 
Nuestro Divino Salvador cuando envió á las Indias á Santo Tomas, venitente y que decia : Quocum- 
que milte me,prcB¿er quam ad Indos : lo mismo que envió á S. Bartolomé á la India interior, persua- 
diendo al uno y al otro con las minas de oro que les aguardaban en las Indias, mas preciosas que todas 
las riquezas del mundo. Y por ultimo para inspirar aliento y esperanza refiere la excursión del P. 
Bernardino Minaya Dominicano hasta Nicaragua, que dista 300 leguas de Mejcio, y el feliz éxito de 
sus tareas, derribando por todas partes los Ídolos, plantando la cruz y fundando nuevas Iglesias : la 
docilidad y el entusiasmo de los Indios al verle, el recibimiento que le hacían sin haber visto jamas 
un Misionero, saliendo á su encuentro coronados de rosas para pedirle el Bautismo, ofreciéndole 
comida y bebida, limpiando y ensanchando las calles, y dando gracias á Dios á su modo con seme- 
jantes palabras Benedictus qui venit in nomine Domini. 

Nota. Esta carta no tiene fecha, pero su data debe ser del año 1535 que fué el primero del Pontificado de 
Paulo Tercero, cuyo animo debió commo verse con la relación expresada, y acaso influí sa no poco para que en 
el tercer año de su Pontificado expidiese la Bula siguiente, donde se encuentran los primeros privilegios de los 
Indios. 

PRIMERAS LETRAS APOSTÓLICAS EXPEDIDAS POR PAULO TERCERO EN FAVOR DE LOS 

INDIOS. 

PAULUS EPISCOPÜS SERYUS SERVORUM pEl 

Venerabilibus Fratribus universis Episcopis occidentalis et meridionalis Indi se, Salutem et 

Apostolicam Benedictionem. 

Altitudo Divini Consilii, quod humana nequit ratio comprehendere, ex suse immensse 
bonitatis essentia, aliquid semper ad salutem humani generis pullulans, tempore congruo et 
solo suo secreto ministerio, qüod ipse Deus novit, opporturie producit et manifestat : ut cogno- 
scant mortales, ex suis meritis, tamquam ab ipsis, nihil proficere posse; sed eorum salutem, e* 
omne donum gratise ab ipsó Summo Deo, et Paire luminurñ provenire. 

Sane cum sicut, non sine grandi et spirituali mentis nostrse Isetitia, accepimus, quamplures 
incolse occidentalis et meridionalis India, licet divinse sint legis expertes, Sancto Spiritu 
tamen cooperante, illustrati, errores, quos hactenus observarunt, penitus ab eorum mentibus 
et cordibus abjecerint, ac Eidei Oatholicae veritatem et Sanctse Bcclesise unitatem ainplecti, et 
secundum ritum ejusdem EomanaB Ecclesise vivero desiderent et proponant; Nos, quibus 
omnes oves divinitus sunt commissíe, cupientes eas, quae extra verum ovile, quod est Christus, 
sunt,adipsum ovile, ut fiat ex illis unus Pastor et unum ovile, perducere, ac Sanctissimorum 
Apostolorum, qui nobis verbo et exemplo pastoralis officii formam tradentes, nascentis Ecclesise 

TOM. I. 8 



66 TRATADO 2» SECCIÓN PRIMERA 

infantiam lacte, provectam vero ejus setatem solido cibo nutrierunt, vestigiis inhserendo, 
novellas plantationes ipsius Ecclesise, quas ia dicta occidentali et meridionali India Altissimus 
plantare digaatus est, sic doñee coalescant, ut non omnia, qnae per orbem Ecclesia jam firmata 
custodit, illis custodienda mandemus, sed tamquara parvulis in Christo, aliqua paterno affectu 
indulgeamus confovere. Ac circa eonim regeuerationes, nonnulla, ut etiam accepimus, suborta 
dubia primitus submovere volentes, matura sub hoc deliberationeprsehabita, aucthoritate Apo- 
stólica nobis ab ipso Domino Nostro Jesu Christo, per Beatum Fetrum, cui, et Successoribus 
suis Apostolatus ministerii dispensationem commisit, tradita, tenore príBsentium decernimus 
et declaramiis : illos, qui Indos ad Fidem Christi venientes, non adhibitis ceremoniis, et 
solemnitatibus ab Ecclesia pbservatis, in nomine tantura Sanctissimse Trinitatis baptizaverunt, 
non peccasse, cum consideratis tune causis occurrentibus, sic illis bona ex causa putamus visum 
fuisse expediré. Etut hujusmodi novellae plantationes quantse dignitatis sitlavacrum regenera- 
tionis, quantumque ab illis lavacris, quibus antea in sua infidelitate utebantur, differat, non 
ignorent; statuimus, utquiin posterum extra urgentem necessitatem sacrum Baptisraa mini- 
strabunt, ea observent, quae a dicta Ecclesia observan tur, oneratis super tali necessitate con- 
scientiis eorum» extra quam quidem necessitatem, saítem lisec quatuor observentur. Primum, 
Aqua sacris actionibus sanctificetur. Secundum, CatecMsmus, et Exorcismus fiat singulis. 
Tertium, Sal, Saliva, Capillum, et Candela ponatur diiobus, vel tribus, pro ómnibus, utriusque 
sexus tune baptizandis. Quartum, Chrisma ponatur in vértice capitis, et Oleura Catechume- 
norum ponatur super cor viri adulti, puerorum, et puellarum; adultis vero mulieribus ponatur 
inilla parte, quam ratio pudicitise demonstrabit. Super eorum vero matrimoniis, hoc observan- 
dum decernimus, ut qui ante conversionem plures juxta illorum morem habebant uxores, et 
non recordantur quam primo acceperint, conversi ad fidem unam ex illis accipiant quam 
voluerint, et cum ea matrimonium contrahant, per verba de prsesenti, ut moris est. Qui vero 
recordantur, quam primo acceperint, alus dimissis, eam retineant. Ac eis concedimus, ut 
conjuncti etiam in tertio gradu, tam consanguinitatis, quam affinitatis, non excludantur a 
matrimoniis contrahendis, doñee huic Sanctge Sedi super hoc aliud visum fuerit statuendum. 
Et circa abstinentiam. ab illis suscipiendam, etiam statuimus, quod in Vigilia Nativitatis, et 
Resurrectionis Domini Nostri Jesu Christi, et ómnibus sextis feriis Quadragesimae jejunare 
teneantur. Cuteros vero jejuniorum dies, eorum beneplácito propter novam ad Fidem eorum 
conversionem, et ipsius gentis infirmitatempermittimus. Itaquod jejunium repugnans sanitati, 
vel non bene quadrans officio, vel exercitio alicujus, non censeatur illi ab Ecclesia praeceptum. 
Eisque etiam concedimus, quod Quadragesimalibus, et alus prohibitis anni temporibus, lacti- 
ciniis, ovis, et carnibus, tune temporis dumtaxat vesci possint, cum cseteris christianis ob 
aliquod sanctum opus obeundum , similibus cibis vesci posse a Sede Apostólica pro tempere 
fuerit concessum. Dies autem, in quibus eos volumus a servilibus operibus cessare, declaramus 
esse omnes dies Dominicos, ac Nativitatis, Circumcisionis, Epiphaniae, Resurrectionis, et 
Ascensionis, ac Corporis ejusdem Domini Nostri Jesu Christi, et Pentecostés : necnon Nativi- 
tatis, Annunciationis, Purificationis, Assumptionis Gloriosse Dei Genitricis Virginis Marise, ac 
ejusdem Beati Petri, et Pauli, ejus Coapostoli. Caeteros vero dies festos, ex causis supradictis, 
illis indulgémus. Etinsuper considerantes maximam ipsius Indiaeoccidentalis, et meridionalis, 
a Sede Apostólica distantiam , tam vobis qui in partem Apostolicse sollicitudinis assumpti 
estis : quam iis, quibus super hoc vices vestras authoritate per Nos vobis super hoc concessa, 
specialiter duxeritis committendas, omnes noviter conversos prsedictos in quibuscumque Sedi 
Apostolicse reservatis casibus, etiam in Litteris in die Coense Domini legi consuetis, nihil nobis 
de illorum absolutionibus reservantes, authoritate Apostólica, injunctá eis poenitentia salutari. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 67 

in forma Ecclesise consueta, prout prudentise vestrse videbitur expediré, absolvendi» plenam et 
liberain addictse Sedis beneplacitum facultatem concedimus. Et postremo, ne isti in Christo 
parvuli malis exemplis corrumpantur, quod aliquis apostata in lilis partibus se conferre non 
praesumat, sub excommunicationis lat^ sententi^ pcuna, a qua nisi post suum istinc recessiim 
absolví nequeat, decernimus; vobis nibilominus injungentes, ut ipsos apostatas, ex vestris 
dioecesibus, omnino expellatis, et expeliere satagatis, ne teñeras in fide animas corrumpere, et 
seducere possint. Et quia difficile foret, prsesentes litteras Nostras, ad singula loca ubi opus 
fuerit, deferre, volumus et eadem authoritate Apostólica decernimus, quod ipsarum literarum 
transumptis, manu alicujus Notarii publici subscriptis, et sigillo alicujus Episcopi munitis, 
eadem fides prorsus in jadicio, et extra judicium adhibeatur, sicuti adhiberetur originalibus 
litteris, si forent exhibitse, vel ostens». Non obstantibus constitutionibus, et ordinationibus 
Apostolicis, cseterisque contrariis quibuscumque. DatisKomse apud Sanctum Petrum, annoln- 
carnatíonis Dominicse 1537, Kalendis Junii, PontificatusNostri, anno tertio. Blosius B. Motta. 
Invenitur inBullario Komano de Propag. Fide, App. 1, pag. 25.— Extat etiam apud Torque- 
mada, lib. 16, c. 9. 

RESUMEN DE LA BULA ALTITUDO, 

Declara el Sumo Pontífice no haber pecado los Misioneros, que atendidas las circunstancias 
administraron el bautismo sin solemnidad. — Manda sin embargo que en adelante, fuera de necesidad 
urgente, que se deja k la conciencia délos Misioneros, se observe el rito de la Iglesia para el bautismo, 
y que no falten á lómenos estas cuatro cosas : la que se administre con agua bendita ; 2£i que sea 
cada uno catequizado y exorcizado ; 3a que la sal, saliva, cabello y candela so ponga á dos ó tres por 
todos los bautizados de uno y otro sexo ; 4a el Crisma que se aplique en el vértice de la cabeza. 
5a El oleo de Catecúmenos póngase sobre el corazón á los varones adultos asi como á los niños y 
ninas ; mas á las mujeres adultas en donde lo permita la decencia y honestidad. — Se concede á los 
Neófitos que tuvieron muchas mujeres en la gentilidad que se casen con una, la que quisieren, si no 
se acuerdan de la primera que tuvieron, pues recordándolo, deben casarse con la primera, — 
El 3° y 4** grado de consanguinidad y afinidad quedan extinguidos para los matrimonios. Quedan 
exemtos del ayuno, excepto los viernes de Cuaresma y las vigilias de Natividad y Resurrección. — 
Quedan dispensados de la abstinencia de carnes huevos y lacticinios en todos aquelles dias, en que los 
blancos pueden comer estos manjares por indulto de la Santa Sede haciendo alguna santa obra. — 
Tienen indulto para no guardar las fiestas de precepto y trabajar en ellas, exceptuandol os Domingos 
y las fiestas de la Natividad, Circuncisión, Epifanía, Resurrección, Ascensión, Corpus Christiy Pen- 
tecostés; asi como también la Natividad, Anunciación, Purificación y Asumcion de Nuestra Señora 
y la fiesta de los Apostóles S. Pedro y S. Pablo. — Pueden ser absueltos de toda censura, sin 
quedar nada reservado al Papa, por los Obispos ó por cualquiera en quien delegaren esta facultad. — 
Por ultimo para evitar el peligro de perversión, so prohibe á los Apóstatas vivir entre los Neófitos, 
y se manda á los Obispos que les espulsen desús Diócesis. Dado 1*» de Junio 1537. 

NOTAS DE LOS FASTOS SOBRE LOS SIETE PRIVILEGIOS DE ESTA BULA. 

I 

Doctrina sobre el modo de catequizar á los Neófitos. 

Acerca de los actos de Fé, Esperanza o Caridad y Contrición tan necesarios para la salud eterna 
aventaja á lodos el modo que prescribe Benedicto XIV en su Breve : Eisi minime de 7 de Febrero 
de 1742, asaber, que dichos actos los haga el mismo Catequista repitiendo el Neófito palabra por 



68 TRATADO 2o SECCIÓN PRIMERA 

palabra. No falta quien afirma también que en caso de necesidad puede quedar satisfecho el Cate- 
quista cuando un Indio ó Africano rudo responde afirmalivamente á las preguntas siguientes ú otras 
semejantes. « Crees que hay un solo Dios verdadero infinilamenle grande, poderoso, sabio y bueno, 
Criador, Salvador y Juez de nuestras almas? R. Si creo. Crees, etc.? R. Si creo. Este modo de 
catequizar en caso de necesidad, preguntando el catequista y respondiendo el candidato, si ó No, le 
aprueba San Agustín, Cap. 9, Dé Fide cuando después de haber ensenado el modo de catequizar á los 
catecúmenos y que se les debe ensenar no solamente lo que deben creer, sino también como se han 

de librar de este mal siglo añade para el caso de necesidad estas palabras. Si pues el Eunuco 

do la Reyna Candaces cuando respondió á San Felipe Credo Filium Dei esse Jesiim Christum dejó 
satisfecho á Santo Apóstol para bautizarle al punto ¿ porque nos otros no le incitamos y quitamos las 
demás cosas que como necesarias pregj.intamos : etiam cum ad baptizandiim lemporis urget angustia : 
do suerte que el baptizando deba responder á todas las preguntas aunque no haya tiempo para apren- 
derlo de memoria? Ni se encuentra otro modo mas expedito para catequizar k los rudos, que, sin 
aprender de memoria el catecismo, crean con su mente y con su boca, y asi también esperen, amen 
y queden compungidos en su corazón. Todo lo cual no lo cumplirán mejor aunque el sacramentóse les 
difiera hasta el ano siguiente : pues aunque no les falte catequista, el cual muchas veces no se- con- 
sigue, el catequista se ocupa todo en hacer aprender de memoria al que es incapaz de eso : y al paso 
que pretende infundir la doctrina saludable en aquella cabeza ruda y estúpida, no infundo tal doc- 
trina sino tedio y horror h ella. Gullivese en hora buena la memoria según la oportunidad de cada 
uno ; pero lo primero de todo es que se haga con la mente y con la boca la confesión para la salud 
eterna. Yo confieso que por aquellas simples respuestas a las preguntas, tampoco se saca que crean 
de corazón y de boca, pues es cosa muy común á los Indios y Africanos responder ciegamente que 
si, á todo lo que se les pregunta. Pero que se puede hacer con unos hombres tan estupidos como un 
leño? Cualquier camino que se tome con ellos, siempre hay el mismo peligro que solo se puede 
acer con súplicas a Dios que dice por el Crisóstomo : Mia es la causa (Hom. 2 in Math.) Vos otros 
prestadme la persona, yo os daré sentido. Ni hemos de creer que la naturaleza es mas ingeniosa que 
la gracia; y sin embargo la naturalez ensena ciarte de hablar a los niños que no tienen habla y con 
un modo difícil de esplicar les hace distinguir el nombre del verbo y el sustantivo del adjetivo como 
decia en otro tiempo Bossuet contra Claudio. 

DOCTRINA DE LOS MISMOS FASTOS CUANDO SE DUDA SI EL NEÓFITO ESTA 

BAUTIZADO. 

Y que se hará en duda si el Neófito está bautizado ó no? A esta pregunta responde Morelli 

con la sabia Instrucción del P. Diego Altamirano que dice asi. 
Sobre si se han de bautizar los Indios, que vuelven á las misiones del Paraguay huidos de San 
Pablo. — la Conclusión. — Pueden rebautizarse szib condilione los Indios adultos que vienen de 
S. Pablo, si no consta que los bautizasen en estas reducciones antes que los llevasen los Mamelucos 
ó maloqueros... La razón es, porque dichos indios, no están cierto que estén bautizados, que no 
haya probabilidad fundada en prudentes conjeturas de lo contrario. Estas son 1% por que no consta 
si los bautizó Ministro sospechoso por la mezcla de gente, que la voz común dice que hay, ó por lo 
menos hubo los anos pasados en S. Pablo... La 2* conjetura es, porque dado que el cura fuese del 
lodo cual se requiero para la seguridad del bautismo, no consta si los bautizó el cura ó persona 
seglar, pues sabemos que aun en estas tierras donde nos consta quo son bastante aptos los curas, 
nacen muchos Indios en las estancias y campos, donde los bautizan personas pwre laicas, y aveces 
mujeres, y aun Indios ó Indias por hallarse ausentes los curas. Pues quien asegurará, quo al Indio 
infante, que nació en el Brasil, lo bautizó su cura, ó persona bastantemente entendida? Pu^s si es de 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS, 69 

los hautizados adultos, quien asegurará, sin que haya probabilidad encontrado, que lo bautizó per- 
sona que supo bien la forma, y después de instruido lo bastante, saltem para que en el suscipiente 
sea voluntario el bautismo, pues aun en Congo, Angola, y otras partes, de donde se traen los Negros, 
nos consta, que haciendo los bautismos curas y clérigos de aquellas tierras, ó los que van en los 
navios á vista de Españoles entendidos, como suelen ser los capitanes y cabos de dichos navios, 
salen con todo dudosos los bautismos de muchos? Quien asegurará que á dichos Indios no los bau- 
tizaron con asperges alcanzándoles una ú otra gota de agua : lo que sienten graves autores que no 
hace valido el bautismo? 

2* Conclusión. — Aunque el Indio testifique estar válidamente bautizado, dando las señas de las 
ceremonias que se hicieron con él, y que está bien instruido, etc., con todo eso se ha de bautizar 
sub conditione. Esta conclusión se funda en la poca fé que hace el dicho del Indio. Por lo cual en las 
ordenanzas, que el Virrey Don Francisco de Toledo hizo para estos reinos $egun Solorzano (1) á 
quien alega el P. Avendafio (2), se dispone que seis Indios hagan un testigo. Y siendo por lo menos 
necesario un testigo ocular de todo crédito, para que cese la obligación y facultad de bautizar sub 
conditione (3) sigúese que por lo menos serán necesarios seis Indios contestes, y no de menos cré- 
dito que suelen ser los Indios dignos de crédito en las cosas ordinarias, que hayan visto bautizar 
al de cuyo bautismo se inquiere. Ni faltarán motivos para que el Indio mienta (aunque pocos ha me^ 
nester) en la causa de su propio bautismo : v. g. para que le tengan por cristiano antiguo, y no le 
traten los otros como á recien bautizado ; por que no se les niegue asistir á la misa, y otros quo 
juntos con la poca aprehensión que hacen de la importancia del bautismo, inducen prudente motivo de 
persuadir nos que mienten, ó á lo menos dudemos de su verdad. Ni nos asegura el que den senas, 
pues aunque no esté bautizado, puede decir lo que ha visto en otros : y cuanto mas ladino fuere, 
corre mas riesgo de esta doblez. Bien saben todos los Padres de estas doctrinas, que puede un Indio 
levantar testimonios, y facilitar testigos que apoyen su dicho, y pintar las cosas de manera que 
parezcan verosímiles,' y mui ordinariamente hallarse después haber sido todo un puro enrredo. 

3a Conclusión. — Para bautizar sub conditione á los dichos Indios, se debe primero inquirir si 
están bautizados ó nó. Por que es posible que los bautizasen en él Brasil, y no es imposible que se 
hallen tales motivos, aunque sean raros, que nos lo persuadan por la atestiguación de los Indios, ó 
por reconocerse que fué, antes que le apresasen, bautizado en estas doctrinas, oque haya por acá 
algún español que testifique su bautismo... Pero añado que esta averiguación no es necesario que sea 
toda la posible, ni que se tarde muchos dias en ella, sino con una moral dilijencia, en que tanto 
menos tiempo se requiere, cuanto es menor la esperanza de apurar en todo la verdad, y sacarla á 
luz por la distancia de las tierras, por la falta de recurso á ellas, y por la incapacidad de los tes- 
tigos... y siempre la resolución ha de ser en favor del bautismo. Y si se mira el peligro de una alma 
en la omisión y los pequeños inconvenientes á que esta espuesto el echar el agua sub conditione, aunque 
tal vez acierte á estar bautizado rite, se juzgara evidente, que con cualquier prudente recelo se debe 
rebauíizar, 

DILIGENCIAS QUE DEBEN PRECEDER AL BAUTISMO DE LOS ADULTOS. 

Preguntase que diligencias deben preceder al bautismo de los adultos? Responde Morelliconla 

Instrucción siguiente ; 

Instrucción del modo que se debe guardar en el ^examen, catecismo y bautismo de los Negros y 
también de los Indios viejos, dada por el limo. Señor Don Julián de Corlazaz Obispo de Tucuman, con- 

(1) Solorzano, tom. 2. De Ind. Jure, lib. I, c. 27, n. 57. 

(2) Avendano, tom. 2,thes. Ind.,tit. 15, c.4, n. 29. 
(3j Laiman, lib. 5, trat. 21, c. 5. 



70 TRATADO 2» SECCIÓN PRIMERA. 

forme á otra que el limo. Sr, Arzobispo de Sevilla (1) hizo con parecer de lodos los hombres doctos 
de aquella Ciudad para los Negros, de la cualusaa los P. P. de la Conpafiia de Jesús en todas las 
Indias con licencia y aprobación de los Prelados de ellas. 

Suponese lo : i° de los doctores en la materia del Bautismo, que para ser valido en los adultos que 
tienen uso de razón, fuera de la intención del ministro, materia, y forma, tenga también el que lo 
recibe intención y voluntad de recibirlo; Soque le echen agua ; 3" que tenga algún conocimiento de 
aquella santa ceremonia, que no es cosa natural (como para lavar la cabeza, ó seflal de que es 
esclavo ó criado de los españoles) sino ceremonia de los Cristianos, ó cosa ordenada al cuUo de 
Dios Nuestro Señor; 4*» si se lo dijeron en lengua ó con interprete que entendieron. De lo dicho se 
infiere : I® que habiendo certidumbre moral de que faltó cualquiera de estas cosas, el Negro ó Indio 
se debe bautizar absolutamente sin condición alguna; se infiere, que habiendo certidumbre moral 
de que concurrieron todas estas cosas; no se debe bautizar, ni absolutamente, ni sub condüione^ 
sino catequizarle según su capacidad, y confesarle por si, si sabe la lengua, ó por interprete, si el 
tal quisiere, encargando mucho el secreto al interprete ; 3° se infiere que si alguna de las cosas 
dichas en el supuesto, fuere dudosa, ó moralüer incierta, el tal debe ser bautizado sub conditione, 
habiéndole catequizado primero según su capacidad, y de manera que no solo reciba el sacramento, 
sino también en él la gracia del sacramento, y la forma es : N, ;S^¿ es baptizatus non te baptizo. Si non 
es baptizatus^ ego te baptizo in nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Habiéndole primero pregun- 
tado si quiere ser bautizado, y exortándole al dolor de sus pecados, y que haga el acto de contrición. 

Debe advertirse : !*•, que si el tal dijese que no se le echó agua, ni se hicieron con él las demás 
ceremonias, se han de cumplir y hacer como en el Manual se pone para el bautismo de los adultos. 
2o Que si en los unos ú otros se hallare que no les pusieron el oleo y crisma, se les debe dar. Advir- 
liendo también, que algunas veces suelen estar confirmados, y se equivocan y engañan, teniendo la 
confirmación por bautismo, y el crisma de la confirmación por esotros santos óleos. 3o Que cuando 
el adulto tiene capacidad, se le deben ensenar los principales misterios de nuestra santa fé... Lo -4*» se 
advierta, que algunas veces la noticia que dan en el examen del bautismo, no es la que en él tuvieron, 
sino la que después adquirieron, particularmente los que son algo ladinos : y así es muy necesario 
examinarlos con gran cuidado una y otra vez, y á cada uno de por si, sin que le oiga el otro, porque 
la noticia adquirida después no basta. Lo 5" que habiendo Iglesia ó capilla se debe hacer en ella con 
sobrepelliz, estola, agua bendita, y candela, cuando buenamente se pueda, y con padrino : y sino lo 
hay, no es necesario. Lo 6" cuando el que se bautiza absolutamente y sin condición, es casado y la 
mujer estí» allí, es bien que ratifiquen el matrimonio pero sin amonestaciones, ni misa, ni otras cere- 
monias. Cuando el bautismo es sub conditione no es necesario que se ratifique el matrimonio. Lo 
1° Cuando el bautismo es suh conditione, es necesario confesarle desde la última vez que lo hizo, por 
si el primer bautismo fué valido; pero con intención de no absolver sino fué válido, porque por este 
segundo se le perdonarán los pecados. Lo 8o, que si acaso el Negro es venido de Congo, ó Criollo del 
Brasil, puede ser que los bautizaran niños (lo cual no es en Loanda, puerto de Angola, de donde 
son casi lodos), y que en Buenosayres les ponen el oleo y crisma casi siempre. Lo 9** adviértase por 
una cosa muy importante, que os menester mucho mayor cuidado en el examen para haber de dejar 
á uno por bautizar, que para bautizarlo, porque el yerro en dejarlo de hacer, es mucho mayor, por 
depender de ello la salvación del adulto, porque en el bautismo bona pde hecho sub conditione no 
hay culpa ni pena, y no solamente corre riesgo la salvación, sino que los sacerdotes cometen sacri- 
legio en administrar los otros sacramentos, á quien no esta bautizado. Lo lOo que de lodos los 
Indios ó Negros que se fueren bautizando, se ha de ir haciendo padrón : poniendo aparte y de por si 
los adultos que se bautizan, por sus nombres, y de sus encomenderos ó amos. Lo lio En los bau- 

(1) Véase Sandoval, Hb. 2. Deinstaur. ^thiop. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 7i 

lismos en que algunas veces ocurre duda, si cuando lo recibieron, tenían uso de razón, ó no, 
habiendo la dicha duda, se han de bautizar, subconditione. Lo 12° adviértase, que cuando se pudieren 
junlardos personas ^ los exámenes de los adultos, será conveniente : y en este caso, si discordaren, 
diciendo el uno que debo ser bautizado, y el otro que no ; se debe seguir el parecer del que dijo que 
debe ser bautizado, aunque el parecer del otro parezca mas probable. Finalmente adviertan los 
Ministros, que como Dios N. S. sera el premio de los servicios que en esto le hicieren, también cas- 
tigara el descuido que tuvieren en cosa tan importante : y Su Señoría, y sus Visitadores también agra- 
decerán el cuidado que en esto pusieren y castigaran cualquier descuido. Morelli, pag. 123. 

PREPARACIÓN DE LOS NEÓFITOS PARA LA CONFESIÓN. 

Preguntase, como se han de preparar los Neófitos para la confesión? Responde el sabio y venerable 
P. Santiago Alvarez de Paz, Provincial de Lima S. J. con estas palabras : 

¿ Que es necesario que sepan los Indios y Negros de las cosas de Dios, para confesarse sin escrú- 
pulo? R. Lo siguiente, y basta que lo sepan como aqui lo esplicamos sin otras subtilezas : l^Que hay 
un solo Dios, Padre, Hijo y Espiritu Santo. Basta que crean lo que significan estas palabras, aunque 
no acierten h hacer concepto de como son tres personas distintas y un solo Dios, porque verdadera- 
mente puede haber acto de fé, aunque no se entienda el objeto creido, como el idiota tiene acto de fé, 
cuando cree que es verdad lo que esta en la biblia. 2" Que Dios hizo todo el mundo. No es necesario 
que perciban como lo hizo de nada, pues al todo no se supone nada de que sea hecho. 3o Que Jesu- 
cristo es Dios y hombre verdadero, que nació de une Virjen, y que murió por los hombres en la Cruz, 
y resucitó y está ahora en el cielo : y en esto entienden bastantemente la concepción por el Espiritu 
Santo, porque nacer de Virjen dice ser la conception sobre natural, y creen la sesión ad dexteram 
Patris, A^ Pregiintalles : Cuando se mueren, á donde va el alma, y ensenalles, que las de los buenos 
Cristianos van al cielo, y las de los infieles y malos al infierno, y en esto creen, que hay juez de vivos 
y muertos, castigos y premios : donde se incluye el artículo de la glorificación, y que hay una con- 
gregación de gente que se salva, si vive bien, que es creer en la Iglesia, y en su manera creen la 
resurrección : y si son capaces, se les puede ensenar mas. Asi mismo : ensenalles como vienen h 
confesar sus pecados para que se los perdonen; y eso es creer el artículo de la remisión de los 
pecados. Preguntalles : Aquien adoran en la hostia, cuando alza el sacerdote? y decidles que á Jesu- 
cristo : y esto basta que sepan del misterio de la Eucaristía. El misterio de la Comunión de los 
Santos no tienen obligación de saberlo, por su dificultad, y no ser de los que celebra la Iglesia. Ibid., 
pag. 116. 

Si á los Neófitos se les negara la absolución por falta de dolor ? 

A esta pregunta responde el mismo P. Alvarez de Paz en la resolución de Casos que sehacian en 
el Colegio de San Pablo de Lima. La cuestión que se halla en dichos casos esta concebida en los 
términos siguientes.— Si á los ignorantes se les puede confesar cuando no han procurado dolor; y que 
dolor les basta, y como serán ayudados ? R. lo No hay que reparar en que vengan á confesarse sin 
haber prevenido contrición, porque la incapacidad los escusa : y entre los auxilios, que Dios les dá, 
entra la diligencia del confesor, y por que muchas veces los amos no les dan tiempo. 2© El dolor 
necesario es el mismo que para los blancos. 3oCon palabras vulgares muévales á conocer la dignidad 
de su alma, y la grandeza de Dios. Pregúnteles : Di : no fuera bueno servir á tal Señor ? Que responda 
que sí : ó hágale decir con la boca las palabras* que significan contrición, y si no diere senas en con- 
trario absuélvalo. — Ibid., pag. 119. 

Preguntase. Si los pueden confesar, cuando no han hecho diligencia ? R. Gente tan ignorante 
no importa que no se haya examinado. En preguntándoles lo que buenamente se le ocurra, aunque 



72 TRATADO S» SECCIÓN PRIMERA. 

probablemente crea que se les quedan muchos pecados por confesar, porque casi nunca dicen el 
número, n'i poco mas ó menos, puede absolverle porque no es posible mas : y aunque le envié y 
vuelva después de un ano, no lo hará mejor. — Preguntase. Que se hará con estos Indios y Negros, 
cuando no se puede averiguar el número de pecados, ni mucho mas ó menos ? R, Absolverlos como 
en el caso que por necesidad se dimidia la confesión. — Preguntase. Que se hará cuando no se sabe 
que penitencia les dieron ? R. No se les pregunte, que penitencia les dieron ; sino, te mandó que le 
azotases ó que rezases ? Preg. Si los que no entienden su lengua pueden confesarlos ? R. S¡ no hay 
otro que los entienda, si : y á los angolas puede cualquiera, porque ninguno los entiende. — Preg. 
Si es bueno preguntarles el confesor antes que ellos digan ? R. Si dicen algo aunque desconcerlada- 
menle, no ; pero si no dicen nada, ó dicen historias que no pertenecen, si : y preguntando sacará 
masque oyendo. — Preg. Si se les puede absolver estando en ocasión próxima ? R. No, aunque lo 
ofrezcan porque de vaíde lo dicen. Véase por ultimo al Padre Acosia en el Libro 4° de catechizan- 
dis Indis : y á Montenegro en su « Párroco de Indios. » 

II 

Para el casamiento de los Neófitos se ha de preferir la primera mujer que tuvieron 

en la gentilidad. 

Se pregunta : 1** por que el Neófita debe preferir la primera entre las varias que tuvo en la infi- 
delidad ? R. Por que estando prohibida por derecho divino la poligamia, se repula solo por legitima 
la primera, aun entre los infieles, por el cap. Gaudemus de divorL Si infidcUbus conversis plures sint 
uxores, eos separandos esse ab aliis, dempla priman quce sola est legitima nxor, 

2«> Por que se permite á los Neófitos casarse con la que quieran, si no recuerdan cual fue la pri^ 
mera ? Esto se declara en el minmo cap. Gaudemus por estas palabras : Quia vero pagani circa plures 
insiniul I cerninas affectum dividuní conjugalem^ ulrum posí conversionem omnes, vel quam ex ómnibus 
voluerint, non immerito dubitaiur. De todo lo cual se concluye, que el privilegio concedido por Paulo ; 
3" para que los Neófitos se casen con la que quieran, sino recuerdan cual fue la primera, no excede 
los limites del derecho. Mayor dificultad tiene la dispensa de S. Pió V para que el Neófito se case 
con la mujer que se bautiza con el, y la de Gregorio XIII para que se case con cualquier consorte 
católico ahsqve interpellalione prioris conjugis in infidelitaterelicti^ como veremos después. 

Nota : El P. Márquez hace estas dos observaciones acerca de la primera mujer. 1^ Que no so ha de entender 
por primera quce fuit prior tewpore, sed quce fuit prior jure. Asi pues, si el primer matrimonio fue nulo por 
derecho natural ó por defecto de consentimiento ó intención de obligarse perpetuamente, vel quia matrimonium 
cum matre vel filia initum fuit; esta primera mujer no tiene derecho, ni se puede retener. "¿^ Cuando el 
Neófito se casa cum pellice vel concubina^ quam antea habuü simul cum uxore, se ha de contraer coram 
Parocho et tesiibus por que antes no hubo matrimonio. 

III 

Privilegio acerca de los grados de consanguinidad y afinidad. 

Que privilegio concede Paulo III á los Neófitos sobre estos grados para contraer matrimonio ? 
R. Quedan extinguidos en 3° y 4° grado : de donde se sigue : 

10 Que el Neófito el 3<> y 4<' grado de consanguinidad ó afinidad simple ó misto no necesita de 
dispensa para contraer matrimonio. Se exceptúa sin embargo el 3» y 4° grado de consanguinidad en 
linea recta que según sienten Doctores muy graves dirimen el malriraonio por derecho natural. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS 73 

2o Queda dispensado el Neófito en 3** y A^ grado de afinidad en Une recta, 

30 Cuando uno de los contrayentes esta fuera del 2" grado, aunque el otro se halle en el !<> no 
tiene necesidad de dispensa : por que la distancia de los grados se computa por el mas remoto. 

40 Para quedar dispensados en 3** y 4" grado basta que uno de los contrayentes sea Neófito, aun- 
que el otro sea Europeo : por que quitado el impedimento de una parte, se quita necesariamente 
de la otra. 

50 Los Africanos, Angolanos, Chinos y demás habitantes de las regiones transmarinas se com- 
prenden entre los Neófitos para las causas matrimoniales : véase abajo la Bula de Benedicto XIV : 
Cum venerabilis. 

6° Bajo el nombre de Neófitos se comprenden también los Mestizos, en cuanto á dichas dispensas, 
sino fueren Cuarterones ó Puchueles De suerte que dichos Mestizos gozan del privilegio de 
Paulo IIL -Ibid. 

7<» De este mismo privilegio gozan igualmente las dos Indias, Oriental y Occidental con todas las 
regiones transmarinas. — Ibid. 

8® Cuando se exceptúan los Cuarterones y Puchueles, se debe entender de los Mestizos que tienen 
sangre Europea : por que la mezcla de las demás sangres toda esta comprendida en el privilegio 
de Paulo III. 

IV 
Privilegio sobre los ayunos de los indios según la misma bula. 

Que privilegio concede la Bula Altüudo ? Por esta Bula quedan exemlos del ayuno los Indios, 
exceptuando los viernes de Cuaresma y las Vigilias de Natividad y Resurrección. 

Y estarán los Indios obligados al ayuno en estos dias exceptuados ?R. Que si pueden, deben ayunar; 
pero si el ayuno no est compatible con su oficio, con su mala comida, ó con su salud, no están obli- 
gados, Y asi lo expresa Paulo III por estas palabras : « Ita quod jejunium repugnans sanitati, velnon 
a bene qtiadrans officio veí exercüio alicujus, non censeatur illi ab Ecclesia prceceptum, » Por estas pala- 
bras del Pontifice están dispensados siempre que el ayuno no les cuadra bien según los oficios en que 
se ejercitan y el detrimento que puede sufrir su salud para mantener las fuerzas para trabajar al dia 
siguiente. Sobre lo cual dice asi Montenegro : Solo con decir que es Indio, tiene de su parte mucho 
alegado para la dispensación. 

Se pregunta si los Mestizos participarán también de estos privilegios ? R. Que aunque para las 
causas matrimoniales ha declarado la Santa Sede como Neófitos á los Mestizos, que no son Cuarterones; 
nada há declarado relativamente á los preceptos del ayuno, abstinencias y fiestas. Por consiguiente 
parece que están sujetos á la ley común sobre este particular. Por lo cual dice asi Montenegro Ub, 5, 
secc, 10, n, 13. Por especiales Bulas dieron facultad León X, Gregorio XIII y Urbano VIII para qué 
con los Mestizos se dispense en los grados prohibidos por derecho humano, como se dispensa con 
los Indios : lo cual según dice Solorzano : Non est trahendum ad alia privilegia Indis concessa^ velut 
non jejunandi vel pauciores festivitates observandi, quia cum hcec privilegia personalia sintj ultra casus 
et personas quas exprimunt^ extendí non possunt. Por que los privilegios se han de practicar solo en los 
casos y personas de que hablan y con particular cuidado se ha de atender á las causas en que se fundan. 

V 

Privilegio sobre las abstinencias de los indios. 

Que privilegio concede Paulo III sobre las abstinencias? Este privilegio dice Morellí está muy 
diminuto para los Indios, pues pueden comer carne, huevos y lacticinios, solamente en los dias en 
que los blancos pueden hacerlo por privilegio de la Santa Sede practicando alguna santa obra. En los 
TOM. I. 9 



74 TRATADO 2« SECCIÓN PRIMERA. 

demás días en que no alcanza el privilegio para los blancos, tampoco los Indios están dispensados de 
la abstinencia. Por lo cual el Sinodo Diocesano de Lima de 1585 establece castigo contra e] Indio que 
quebrante la abstinencia por estas palabras : « Indus qui témpora qnadragesimm, quatuor temporibuSf mí 
diebus veneris et vigiliarum, « quibus Indi obstricti sunt, carnem comedüsedeprehendatur^,, punietur. » 
Y el Sinodo de la Paz bajo el limo. D. Feliciano do la Vega dice asi : a Y en estos dias, aunque sean 
« de ayuno para los Indios, pueden usar de cualesquiera comidas, que no sean de carne, y de todos 
« los manjares'que concede la Santa Bula de la Cruzada á los demás fieles, y asi se lo han de dará 
« entender los Curas. » Lo mismo dice él Sinodo de Puerto Rico bajo el limo. López de Haro. « Por 
« Bula de Paulo III pueden los Indios comer huevos y lacticinios en los dias de Cuaresma sin 
« Bula, como los demás con ella. » 

Pregunta Morelli si los Indios podran comer carne fuera de los dias en que están obligados al 
ayuno, fundado en las palabras de la Cruzada que dice asi : « Concede á todas las personas que tomaren 
« esta Bula, que puedan de consejo de ambos médicos» espiritual y corporal comer carne en Cua- 
ti resma y otros tiempos de ayunos y dias prohibidos? » Y responde que en igual necesidad pueden 
los Indios comer carne ex consilio utriusque medid aunque no tengan Bula de Cruzada y cita las pala- 
bras dichas arriba de Montenegro « solo con decir que es Indio tiene mucho alegado para la 
dispensa. » 

Se pregunta por último si los Indios participan del Indulto Cuadragesimal que actualmente tenemos 
en estas Repúblicas ? R. Que si : por que Paulo III les concede sin restricion el indulto de carnes en 
los días que gozan de él los Europeos. 

VI 

Privilegio sobr^ las fiestas. 

Que indulto tienen los Indígenas por Paulo III ? R. Que están exemtos del precepto de oir Misa y 
de no trabajar en todas las fiestas del año, exceptuados los Domingos y las fiestas de la Natividad, 
Circumcision, Epifanía, Resurrección, Ascensión, Corpus Christi y Pentecostés; asi como tambieu la 
Natividad de Nuestra Señora Purificación, Anunciación y Asumcion y la Fiesta de los gloriosos Apos- 
tóles San Pedro y San Pablo. Y habrá sufrido alguna modificación este Indulto después de Paulo III? 
Morelli responde en sus Fastos que según el P. Figueredo, cuya obra se imprimió en Lima en 1754, 
se añade la Fiesta de la Immaculada Concepción, pero que no habiendo sido prescrita esta adición 
por ningún Concilio ni Sinodo de Lima, obligará solamente en la Diócesis de Lima, ó so habrá aña- 
dido esta Fiesta por devoción. — En el Ecuador también se halla añadida esta Fiesta por la Santidad 
de Pió Nono : como veremos en su lugar. 

Y tendrán libertad los Indios para no trabajar en las fiestas indultadas, si se lo mandan sus amos? 
R. Que tienen libertad : por que el privilegio no se les ha concedido para detrimento ó molestia suya, 
sino para su comodidad. Por lo cual el Concilio Límense dice asi laNeque ullo modo in his diebus laborare 
Indicompellanlur, » Y en las Sinodales de Puerto Rico se dice : a Declaramos que por el Concilio 
« Provincial de Santo Doningo está prohibido con pena de veinte pesos, que ninguno pueda obligar 
á'los Indios esclavos ó siervos á trabajar en días de fiesta. » Y el Sínodo de Tucuman ano 1597 se 
expresa asi. « Y quede ^ su voluntad guardar las fiestas de los Españoles, á cuya observancia ellos no 
están obligados. » 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDIGENAS. 75 

VII 

Privilegio sobre las censuras. 

Que privilegio tienen los Indios por la Bula de Paulo III? R. Que no deja ningún caso ni censura 
reservada al Pontifice. 

Y á quien se concede la facultad de absolver de estas censuras ? R, Que á los Obispos y á quienes 
ellos delegaren esta potestad. 

Preguntase si todos les Párrocos tienen esta facultad delegada para absolver k los Indios de cen- 
suras ? R. Que el Concilio Limense en el índice de los privilegios dice asi : « Quod Indi per ipsorum 
« Parochos, vel eos qui ipsorum curam agunt, possint absolví ah ómnibus casibus etiam sumnw Ponti/ici 
« reservaíis, etiam in Bulla CcerKB Domini contentis, imposiía eis posniíentia salutari. » Lima Limata 
p. i 12. Estas palabras se refieren en dicho índice como extractadas del Man uaí Mejicano fol. 134. 
Pero dice Rodríguez (Minorita) que es un error introducido en el Manual Mejicano, pues Paulo III 
concedió esta facultad á los Obispos y sus Depuiadosy cuando el Manual dice que está concedida á los 
Párrocos y h los que cuidan délos Indios. Esta reflexión parece muy fundada pues asi lo dice la Bula, 
pero también es cierto que este sumario Limense salió áluz por autoridad del Concilio y por consi- 
guiente si los Párrocos no tienen esta facultad por la Bula^ la tienen á lo menos por deputacion de los 
Obispos ó del Concilio. Véanse abajo las Notas sobre el Breve de Gregorio XIII « Cum sicut. » 

Se desea saber si en el Ecuador tendrán los Párrocos de Indios esta facultad, habiendo cesado en 
el Arzobispado de Quito el Concilio Limense? Cierto es que ha cesado esta facultad concedida por el 
Concilio de Lima y por consiguiente los Obispos deben declarar su voluntad acerca del par- 
ticular. 

Se pregunta por último si este privilegio está derogado por la Bula Apostolice Seáis 12 de Octubre 
de 1869? R. Que parece indudable que está derogado y por eso se necesita preguntar á la Santa 
Sede cual ha sido su mente en esta Bula respecto á las censuras de los Indios. 



SECCIÓN SEGUNDA. 

PRIVILEGIOS SOBRE CAUSAS MATRIMONIALES. 

Sin interpelación de la primera mujer. 

No hablaremos aqui del 3« y 4° grado de consanguinidad y afinidad extinguidos ya por 
Paulo III como impedimento para los matrimonios de los Indigenas. Se trata solo en esta sec- 
ción de los matrimonios de los Neófitos recien convertidos, para contraer con la persona que se 
bautiza 6 se' convierte con ellos, y cuando lo podran hacer sin interpelación de la primera mujer 
habida en la gentilidad. Para lo cual se presentan á continuación tres constituciones, una de 
S. Pió V, otra de Gregorio XHI y la ultima de Benedicto XIV que dispensó en caso semejante 
y señala con claridad las circunstancias en que se puede omitir la interpelación. Mas para 
proceder con cautela y evitar los abusos de repudiar la primera mujer, dio el mismo Bene- 
dicto XIV otra constitución que empieza < Apostolici Ministeriiyique se pone en ultimo lugar. 
En los concilios de Lima se encuentra también un canon inserto en la sección X de este tra- 
tado que puede servir de norma para la practica en estos casos dificiles de resolver. 



76 TRATADO 2« SECCIÓN SEGUNDA. 

LOS NEÓFITOS PUEDEN TENER POR LEOITIMA A LA MUJER BAUTIZADA CON ELLOS 

DEJANDO LAS DEMÁS. 

San Pío V, por plenitud de Apostólica potestad, concede que los Indios ya bautizados y los 
que en adelante se bautizaren puedan conservar como su mujer legitima aquella que se ha 
bautizado (5 se bautizare con ellos, dejándolas demás que tuvieron en la infidelidad, declarando 
legitimo este matrimonio, aunque la tal mujer no sea la primera, especialmente cuando fuere 
difícil encontrarla. 

Píus papa V. — Ad futuram rei memoriam. 

Komani Pontificis sequa et circumspecta providentia, ne ea, quse pro salubri Indorum noviter 
ad fidem conversorum directione sanciri debent et terminan, alicujus hsesitationis scrupulo 
subjaceant, declarationibus et alus opportunis consuevit providere remediis. Cum itaque sicut 
accepimus, Indis, in sua infidelitate manentibus, plures permittantur uxores, quas ipsi etiam 
levissimis de causis repudiant, tune factum est, quod recipientibus Baptismum permissum sit 
permanere cum ea uxore, quse simul cum marito baptizata existit, et quia ssepenumero con- 
tingit illam non esse primam conjugem, unde tam Ministri quam Episcopi gravissimis scru- 
pulis torquentur, existimantes illud non esse verum matrimonium, sed quia durissimum esset 
separare eos ab uxoribus, cum quibus ipsi Indi baptismum susceperunt, máxime quia difflcilli- 
mum foret primam conjugem reperire ; ideo Nos statui dictorum Indorum paterno affectu 
benigno consulere, ac ipsos Episcopos et Ministros ab hujusmodi scrupulis eximere, volentes, 
motu proprio et ex certa scientia nostra ac Apostolicse Potestatis plenitudine, ut Indi sic, ut 
prflemittitur, baptizati, et in futurum baptizandi, cum uxore, quse cumipsis baptizata fuerit et 
baptizabltur, remanere habeant, tanquam cum legitima uxore, alus dimissis, Apostólica aucto- 
ritate, tenore prgesentium declaramus, matrimoniumque hujusmodi inter eos legitime consis- 
tere ; sicque per quoscumque judices et commissarios, quavis auctoritate fungentes, sublata 
eis et eorum cuilibet quavis aliter judicandi et interpretandi facúltate, et auctoritate, judicari 
ac difiiniri deberé, et si secus super his a quoquam, quavis auctoritate, scienter vel ignoranter 
contigerit attentari, irritum et inane decernimus, non obstantibus quibusvis Apostolicis ac in 
provincialibus et synodalibus conciliis editis generalibus vel specialibus constitutionibus et 
ordinationibus, cseterisque contrariis quibuscumque. 

Datum Romse apud Sanctum Petrum sub annulo Piscatoris die 2 Augusti 1573. 

ExBullario de Propaganda Pide. Appendice, tom. 1, fol. 45. 

RESUMEN CASTELLANO. 

La circunspecta y equitativa providencia del Romano Pontífice acostumbra k declarar las dudas y 
proveer de remedio oportuno á los escrúpulos que se suscitan éntrelos Indios recien convertidos á la 
fé. Por consiguiente habiendo sabido el PonlifK^e la disposición que se habia tomado con los Indios, 
acostumbrados h la poligamia en la infidelidad, y á repudiarlas mujeres por causas las mas insigni- 
ficantes, y por esta razón permitiéndoles después del bautismo vivir con la mujer que se bautizaba 
con ellos; y que apesarde esta causa tan justa los Obispos y los Ministros de Dios sufrían fuertes 
remordimientos, por no ser la bautizada la primera mujer de la infidelidad y por lo mismo el matri- 
monio se temia ser invalido, y con todas estas dificultades se les permitia vivir juntos por ser cosa 
muy dura el separar á los hombres de la mujer con quien se bautizaban y sobre todo por ser muy 
difícil encontrar la primera. 



CAUSAS MATRIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. 77 

Por tanto el Pontífice mirando con paterno corazón el triste estado de los Indios y deseando 
calmar los remordimientos de los Obispos y Ministros, motuproprio, declara que los Indios asi bauti- 
zados y que en lo venidero se bautizaren, pueden permanecer con la que se bautizó ó en adelante se 
bautizare con ellos, dejando todas las demás, y que este matrimonio es legitimo. 

Y manda por último que asi sojuzgue y se falle en cualquier tribunal y por cualquiera Juez ó Comi- 
sario, no obstante cualquiera otra disposición Apostólica en contrario. — Dado á 2 de Agosto dé 
1571. 

DISPENSA PARA EL CASAMIENTO SIN INTERPELACIÓN DEL CÓNYUGE. 

Gregorio XIII concede facultad de dispensar con los Gentiles convertidos á la JFé, para 
que, sin servir de obstáculo el matrimonio contraído en la gentilidad, puedan contraer de 
nuevo con otra consorte fiel, sin aviso 6 admonición de la primera mujer, 6 del primer 
marido, con tal que sumariamente conste que apenas es posible avisarle. 

Gregorius Papa XIII. — Ad perpetuam rei memoriam. 

Populis ac nationibus, nuper ex gentilitatis errore ad Pidem catholicam conversis, expedit 
indulgere circa libertatem contrahendi matrimonia, ne homines contiúentise servandse minime 
assueti, propterea minus libenter in fide persistant, et alii illorum exemplo ab ejus per- 
ceptione deterreantur. Quoniam igitur ssepe contingit, multes, utriusque sed príBcipue 
virilis sexus, infideles, post contracta Gentilia matrimonia, ex Angola, iSthiopia, Brasilia 
et alus Indicis regionibus ab hostibus captes, a patriis finibus, et propriis conjugibus in 
remotissimas regiones exterminari, adeo ut, tam ipsi captivi, quam qui in patria remanentes, 
si postea ad fidem convertantur, conjuges infideles, tam longo locorum intervallo disjunctos 
an sine contumelia Creatoris secum cohabitare velint, moneri (ut par est) nequeant, vel quia 
interdum ad hostiles et barbaras nationes, provincias, nec nuntiis quidem accessus patet, vel 
quia ignorent prorsus in quas regiones fuerint transvecti, ver quia ipsa itineris longitiido 
magnam offerret difficultatem ; idcirco, Nos attendentes hujusmodi connubia inter infideles 
contracta, vera quidem, non tamen adeo rata censeri, ut necessitate suadente dissolvi non 
possint, talium enim gentium infirmitatem paterna pietate miserati : universis, et singulis 
dictórum locorum Ordinariis et Parochis, et Presbyteris Societatis Jesu, ad confessiones 
audiendas ab ejusdem Societatis Superióribus appróbatis, et ad dictas regiones pro tempere 
missis vel in illis admissis, plenam, authoritate Apostólica, concedimus facultatem, tenore 
prsesentium, dispensandi cum quibuscumque utriusque sexus Christifidelibus incolis dictarum 
regionum,et servisad fidem conversis, qui ante baptisma susceptum matriníionia contraxerunt: 
ut eorum quilibet, etiam superstite conjugo infideli, et ejus consensu minime requisito, aut 
responso non expectato, matrimonia, cum quovis fideli, alias tamen rite contrahere, et in facie 
Ecclesise solemnizare, et in eis postea carnali copula consummatis, quoad vixerint, remanere 
licite valeant, dummodo constet etiam summarie et extrajudicialiter, conjugem (ut prse- 
fertur) absentem moneri legitime non posse, aut monitum intra tempus, in eadem monitione 
prsefixum, süam voluntatem non significasse ; quae quidem matrimonia, etiamsi postea inno- 
tuerit, conjuges priores infideles suam voluntatem juste impeditos declarare non potuisse, et 
ad fidem etiam tempore contracti secuudi matrimonii conversos fuisse, nihilominus rescindí 
nunquam deberé, sed valida et firma, prolemque inde susceptam et suscipiendam iegitimam 
fore decernimus. Non obstantibus constitutionibus et ordinationibus apostolicis ac Conciliis 
etiam generalibus editis, cseterisquecontrariis quibuscumque. Et quia difficile esset preesentes 
litteras ubicumque usus venerit, ostendi et publicari, volumus, ut earum exemplis etiam irii- 



78 TRATADO S'» SECCIÓN SEGUiNDA. 

pressis manu Notarii publici vel dictse Societatis Secretarii subscriptis, et personae in digni- 
tate ecclesiastica constitutse, seu Prsepositi generalis ejusdem Societatis, pro tempore 
existentis, sigillo munitis, eadem fides habeatur, qu3B eisdem prgesentibus haberetur, si 
essent exhibitse vél ostensae. — Datum Komse apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die 
25 Januarii 1585, Pontificatus Nostri anno tertiodecimo. — Canobius. 
Ex Bullar. de Propaganda Pide. — App. Tom. 1, pag. 103. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Es conveniente conceder á los pueblos y naciones recien convertidas á la Fé alguna gracia relativa 
al matrimonio, á fin de que los Neóíltos, que no están acostumbrados á la continencia, no se aparten 
por eso de la fé, ni arrastren á otros con su mal ejemplo. 

Y por que muchas veces sucede entre los gentiles, especialmente en el sexo viril, que después de 
haber contraido el matrimonio gentil son hechos esclavos, y separados por fuerza de sus familias y 
de sus propias mugeres, son conducidos de Angola, Etiopia, Brasil y otras partes de las Indias á 
tierras las mas remotas ; de suerte que tanto los mismos cautivos, como los que se quedan libres en 
su patria, si después se convirtieren á la fé, no pueden avisar, como es justo, á sus consortes, si 
quieren cohabitar con ellos sin contumelia del Criador ; y ademas de esto, por que á veces ni correos 
hay para aquellas barbaras naciones y provincias, ó la longitud del camino ofrece muchas dificultades, 
ó se ignora quizas la región á que fueron transportados. 

Por tanto el Pontiflce considerando que dichos matrimonios, aunque verdaderos, no son tan ratos 
que no se puedan disolver por la Iglesia, cuando asi lo exije la necesidad, y atendiendo por otra parte 
á la debilidad de los gentiles con paternal compasión, por su autoridad Apostólica concede á todos 
los Obispos y Párrocos; asi como á los Misioneros de la Compañía do Jesús plena facultad para 
dispensar con cualesquiera de los sobre dichos de uno y otro sexo, asi como con los esclavos con- 
vertidos á la fé, para que no obstante el matrimonio contraido antes del bautismo, puedan contraer 
con otra persona flel, aunque viva su consorte infiel, ora sin investigar su consentimiento, ora sin aguar- 
dar la respuesta, con tal que conste, aunque sumariamente, que no se puede avisar al ausente, ó que 
avisado, no responde dentro del tiempo prefijado. Cuyos matrimonios siempre subsistirán y su prole 
sera legitima, aunque después conste que la parte infiel no pudo responder por justo impedimento, 
ó que también se convirtió á la fé al mismo tiempo. — Dado á 25 de Enero de 1585. 

SE RESUELVEN ALGUNAS DUDAS. 

P. Si el matrimonio de los infieles es indisoluble ? R. Que si : por que este matrimonio, aunque no 
sea sacramento, es verdadero y por consiguiente valido jwre naturce é indisoluble. 

P. Si los matrimonios de los infieles contraidos con impedimento dirimente son validos? R, Que si 
dirime por derecho natural son nulos ; pero si solo dirime por derecho canónico son validos. Por lo 
cual dice Montenegro : a Reduciendo á pocas palabras esta cuestión, para la práctica digo, que los 
« matrimonios que los gentiles hucieron forzados, ó dentro del primer grado, como padres é hijos, 
« entenados con madrastras, ó estando ya casados se desposaron con otras, son Írritos jure naturas ; 
« pero los matrimonios hechos con los cunados, primos y sobrinos son válidos, por que son impedi- 
« montos Eclesiásticos que no los comprenden. » 

P. Si los matrimonios dichos se podran llamarconcub inalos? R. Que hubo algunos que lo afirmaron, 
y esto se comprueba con bastante verosimilitud dice Morelli, pag. 289, en algunas tribus de los 
Indios. También se confirma por el Cap. Gaudemus que dice : Quia vero pagani circa plures insimul 
f aminas affectum dividunt conjugalem 



CAUSAS MATRIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. 79 

P. Si en caso de duda se ha de tener por válido ? R. Que S. Ligorio propone esta cuestión lib. 6, 
n. 902. « Si existiendo impedimento probable de jure naturali, sera licito contraer matrimonio con 
opinión igualmente probable de la insubsistencia del impedimento ? Y responde. 5> Per se loquendo 
« non licet, quia iilicítum ost ministrare sacramentum malrimonii cum opinione tantum probabíli de 
« illius valore, juxta prop. damnatam ab Innocentio XI. Dixi per se loquendo : nam urgente gra- 
«t vissima causa, potest malrimonium contrahi, modo accedat declaratio summi Pontifícis, tamquam 
« unici inlerprelis legis divinas. » Et sicrefert Cárdenas, Disp. 2, n. 553, olira declarasse Urbanum 
VIII. «: Delato enim ad ipsum dubio per Joannem de Lugo, postmodum Cardinalem, an matrimonia 
« quorumdam infidelium Indorum in regno Paraquariae in infldelitale contracta, essent valida ? et an 
« ipsi poslbaptisma lenebantur accipere primam uxorem ex pluribus quam habuerint, vel an poterant 
c< eligere quam malebant ? Pontifex in dicto consulto dixit, quod ubi Doctorum sententise utrinque 
« probabiles intercederent, sequerentur opiniones, pro conditione locorum ac hominnm, barbaris 
« favorabiliores. » Hasta aqui S. Ligorio cuyo caso con relación al Cardenal de Lugo le refieren los 
Fastos con mas detalles en los términos siguientes : En 17 de set® de 1629 Urbano Octavo prorogó 
por quince anos á los Misioneros la fíicultad de disolver los matrimonios de los infieles. Consta de 
una carta enviada al Colegio de Tucuman por el Cardenal de Lugo, la cual se guardaba con gran 
veneración en el archivo, y en ella se hallaban las preces que el mismo Cardenal de Lugo dirigió al 
Papa Urbano con estas pababras : Quandoqtiidem, juxta virorum doctorum doctrinam^ Apostólica Sedes 
aliquando potest ex gravi causa malrimonium infidelium dissolvere, proui Sanctilas vestra declaravit in 
Brevisuo expedito 20 nov. 1626 et inalio simili 17 septembris 1629 hisverbis : Nos aítendentes hujus- 
modi infidelium matrimonia non ita rata censeri, quin necessitate suadente dissolvi possint etc. Esta 
facultad concedida por quince atios expiró, pero no carece de precio la presente ordenación por la 
declaración adjunta sobre la facultad de la Santa Sede para disolver los matrimonios de los infieles, la 
cual tiene valor perpetuo. Fastos Ord. 278. 

P. Si las precedentes Constituciones de S. Pió V y de Gregorio XIII se dieron por presunción de 
nulidad del primer matrimonio? Responde Morelli que no : pues en ese caso no seria necesario 
avisar al consorte ausente, ni aguardar su consenlimento. Y se confirma esto con aquellas palabras 
del Breve : Nos attendentes ejusmodi connubia inler infideles vera quidem, non lamen ita rata censeri, ut 
necessitate suadente dissolvi non possint, 

P. Si los matrimonios de los infieles tienen la misma firmeza que la de los cristianos? R. Que no : 
pues no son sacramentos, y se quedan solo con la firmeza que tienen los demás contratos naturales. 

P. Si tendrán á lo menos tanta firmeza como el matrimonio rato non consummatum entre los cris- 
tianos? R. Que no : por que este es sacramento y el otro se queda en la clase de contrato natural. 
Véase Morelli, pag. 248. 

P. Si el Pontifico puede dirimir el matrimonio de los infieles cuando marido y mujer se convierten 
juntos á la fé ? Responde Morelli que la sentencia afirmativa siguen Navarro y Sánchez fundados en 
que mayor es la firmeza del matrimonio rato entre los fieles que la del consumado entre infieles, y que 
pudiendo el Pontífice dispensar en aquel, mejor lo ]jodrá en este. Pero esta razón no es del agrado 
de lodos de quo videDianam, tom. 3, tr. 1, R. 90. — Ibid. 

P. Si el Pontífice puede dirimir el matrimonio de los infieles, cuando el uno de los consortes se 
convierte á la fé y el otro está renuente ?R. Que si : por que no teniendo razón de sacramento aquel 
contrato matrimonial, y siendo en perjuicio de la fé y del consorte fiel, puede el Pontífice disolverle 
en favor del subdito fiel y de la fé cristiana. Y esto sucede en la dispensa de S. Pío V en su Breve : 
c( Romani Pontíficis. » 

P. Si puede el Papa dirimirle cuando uno de los consortes está ausente y se duda si esta renuente 
ó no, porque no se le puede avisar? Responde Morelli con estas palabras pag. 230 : El P. Aven- 
dano anda muy inquieto buscando el modo de conciliar esta dispensa (de Gregorio XIII) con el dere- 



80 ThATÁDO 20 SECCIÓN SEGUNDA. 

cho natural. Pero podemos y debemos decir lo mismo que arriba queda asentado, ásaber, que los 
contratos matrimoniales entre los infieles no tienen tanta firmeza como el contrato sacramental ; sino 
que son indisolubles solamente en razón de contratos legítimamente celebrados, y con la misma jus- 
ticia que los bienes pertenecen á su dueño y no se le puede despojar del dominio ni de la posesión. 
Pero asi como los contratos civiles se pueden rescindir por el Príncipe, cuando se atraviesa un bien 
de orden superior, como lo es el bien común de toda la República; asi también el contrato matrimonial 
de los infieles, aunque indisoluble por la ley natural, puede no obstante ser disuelto por el Principe 
de la República cristiana en favor del cónyuge cristiano cuando asi conviene para la conservación de 
los fieles en la fé. Y esta es la razón que presenta el Pontífice en el exordio de sus Letras : Ne homines 
continentim servandm minime assueti propterea mihus libeníer in fide persislanl et alii eorum exemplo.,, 
deterreantur. Pero veamos lo que dice Montenegro, pag. 490. La dificultad está en saber por que 
derecho se disuelve el primer matrimonio para que el bautizado quede libre del y pueda casarse 
segunda vez? Y respondo : Se deshace el primer vinculo por privilegio de Cristo concedido en favor 
de la fé, el cual explicó el Aposto!. (1. Cor. vii, 15). Qwd si infídelis discedit discedat, non enim servitvU 
subjecíüs estfrater aul sóror in hujusmodi, por que no fuera razón que por la malicia y dureza del infiel, 
quedara ligado y puesto en servidumbre el que se bautiza, y asi lo entiende y declara Inocencio III 
(in cap. quanlo de divorl) : Si alter infidelium cmijugtm ad fidem caíholicam convertatur, altero vel nullo 
modo, vel non siiíe blasphemia Divini nominis, vel ut eum perlrahat ad peccatum moríale^ ei cohabiíare 
volente^qui relinquitur, ad secunda, si voluerit^vota transibit, et in hoc casu intelligimus quodaU Apostolus : 
Quod si infidelis discedit, discedat. Y el Pontífice, en esto, no hace mas que declarar é interpretar el 
derecho que ensenó el Apóstol. 

P. Si es licito al fiel cohabitar con la muger infiel, si ella no quiere convertirse ala fó ? A esta pre- 
gunta responde asi Montenegro (p. 490). En la primitiva Iglesia, fué consejo de S. Pablo 1. Corinth. 7, 
que habitasen juntos : Nam cceteris ego dico, non Bominus, si quis fraíer uxorem habet infidelem, et 
hcec consentit habitare cum Uto, non dimittat illam et si qua^ mulier virum habet infidelem, et hic consenlit 
habitare cum illa^ non dimittat illum>. Donde no hay precepto Divino, como algunos pensaron, sino 
solo consejo del Santo Apóstol, lo cual se coüge claro de sus mismas palabras, pues dice en ellas : 
Ego dico, non Bominus, y sí no lo manda el Señor, solo será consejo de San Pablo que convino por 
entonces se guardase, por que entonces era tan grande el fervor con que recibían el bautismo, que no 
se temia, que la cohabitación del infiel pervirtiese al bautizado, mas antes había esperanzas de que 
el cristiano con la familiaridad domestica, había de reducir á la fé de Jesu-Cristo al consorte infiel, 
como dice Sánchez con San Agustín in Epist. contra Valent. á quien siguen comunmente lo^ Doctores 
Teólogos, y juristas. 

« Pero en estos tiempos cuando está mas tibia la caridad, particularmente en las conver- 
siones de los Indios, que por ser tan bárbaros y tan cortos de entendimiento, no abrazan fijamente 
la fé, y así por precepto de la Iglesia, introducido, y puesto por la costumbre recibida de ella, está 
obligado e¡ que se convierte á la fé, á huir el consorcio de la que no se quiera bautizar, como dicen 
Santo Tomas, in 4, distinct. 39, qucest. única, artic, 3, adsecundum., con veinte y tres Doctores que 
cita, y sigue Tomas Sánchez, lib. 7, de Matrim, disp. 73, num. 12. La razón en que se fundan es 
muy fuerte ; por que si por el adulterio tiene derecho el marido inocente de apartarse de la adúltera, 
y el estar con ella es indicio de que consientCi y patrocina el delito, con ser cosa que tanto aborrecen 
los hombres, cuanto con mas razón se presumirá que ampara y fomenta la infidelidad del consorte, 
si hace vida maridable con él, y mas siendo la infidelidad una cosa no aborrecida de ellos, sino amada 
y abrazada en toda su vida ? » 

« Fuera de esto, para pensar, que con el consorcio y vida maridable favorece el bautizado y 
ampara la infidelidad del consorte, ayuda mucho el ver, que el recien bautizado es persona sos- 



CAUSAS MATRIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. SI 

pechosa en la fé, y tan inclinado á la vida libre, viendosQ en nuevas obligaciones, y preceptos, y al 
consorte que está libre de todo, le será de grande tentación para apostatar y volverse á la infidelidad, 
por lo qual no se há de permitir, ni pueden vivir juntos el que se bautiza, y el que no quiere con- 
vertirse. » 

« Pero cuando no hay peligro de que el bautizado prevaricará con la compañía del infiel, sino buenas 
esperanzas de que este se convertirá con la cohabitación del cristiano, podrá en este caso el Obispo 
dar licencia para que vivan juntos, como dicen hablando in íerminis de los Indios Luis López, Bar- 
tolomé de Ledesma, Vega y Sánchez lib. 1 de matr. Disp, 73, «. 3. Y Soto in-4, dist. 34, quísst. unic, 
art. 3, solüL ad, 3. Donde dice : a In Insulis vero, et in alus Infidelium Provincicis Papa posset, 
«imo vero Episcopus inducías illas, quando felixeventus expectatur, nec quidpiam periculi superes- 
te set, prolongare. » 

P. Si el matrimonio valido de los infieles se ha de renovar coram Parocho et iestihus cuando se bau- 
tizan ? Responde Montenegro p. 487. « Digo, que cuando los infieles, que validamente se casaron en 
la Gentilidad, se convierten á la fé, para que su contrato natural se haga sacramento, y les cause 
gracia, dice Sanphez lib. 2, áematrim, disp. 9, n. 5, que no se requiere otra diligencia, mas que 
recibir el agua del bautismo, sin renovar nuevo consentimiento ; la razón es, por que luego que se 
hacen Cristianos, representan perfectamente la unión de Cristo con la Iglesia, con vinculo indiso- 
luble como matrimonio rato : lo mismo dice Palau, 4 dist, 16, quoest. 4, art, 3, num, 25. Deza quoest, 
1, art, é,ad. 5. Veracruz, y Vega lib, l,Summ. casus 106, con Soto m-4, sentent, dist, 19, qucest, 
1,. art. 4. Y consiguientemente dicen estos Doctores, que cuando dos infieles convirtiéndose álafé 
hicieron Sacramento de matrimonio con el Bautismo, no necesitan de las velaciones de la Iglesia, ni 
de las bendiciones nupciales, pues no están obligados á ellas ; pero si por su voluntad quisieren, las 
podran recibir, y será bien : y lo uno y lo otro es probable. » 

c< Otros dicen con grande probabilidad, que para que el matrimonio de los infieles se haga Sacra- 
mento, es necesario que de nuevo consientan, y den materia y forma, que son la entrega y aceptación 
de ambos : la razón es, por que para puevo Sacramento, es necesaria nueva materia y forma : 
luego es necesario el consentimiento de entrambos al tiempo del bautismo, que es cuando se hace el 
Sacramento del matrimonio : razón es esta muy fuerte para defender esta opinión en una Cátedra, y 
asi Pedro de Ledesma, y Sánchez la dan por muy probable. » 

« Lo que yo juzgo en esta dificultad para la practica de los que se ocupan en la conversión de in- 
fieles es, que pueden seguir en práctica cualquiera de las dos opiniones ; pero que será bien con la 
segunda, que en acabándolos de bautizar les pidan los consentimientos para el Sacramento del matri- 
monio y reciban la gracia con toda seguridad, sin que quede en opiniones de Doctores. » 

« Aquí pudiera dudar alguno, si quando es bautizado por un hermano lego, ó un seglar, si se hará 
Sacramento de matrimonio con este bautismo ? Y la razón en que se funda la duda es, por que el 
matrimonio que no se hace ante el proprio Párroco y testigos , es nulo, como lo manda el Concilio 
Tridenlino sess, 24, cap.i^de matrim luego será nulo el Matrimonio que se hace Sacramento en el Bau- 
tismo, cuando el que bautiza es lego. » 

« Respondo, que aunque sea seglar el que bautiza, se hace Sacramento el matrimonio de infieles : 
la razón es, por que aquella forma y modo que dio el Concilio, de que fuese con asistencia del pro- 
pio Párroco y testigos, fué en orden de la firmeza del contrato que se celebra cuando se casan, y 
como los infieles no hacen contrato de nuevo cuando se bautizan, por que ya lo tienen hecho valida- 
mente, según las leyes y costumbres de ellos, por esta razón no se requieren Párroco y testigos para 
que aquel contrato hecho en su infidelidad se haga sacramento, y asi aunque bautize un seglar, el 
sacramento del matrimonio será válido como dice Sánchez De matrim.^ lib, 2, disp. 9, «. 5. Donde 
cita á Navarro, Manuel Rodríguez y Vega. Hasta aqui Montenegro. 

P. Si se ha de celebrar el matrimonio coram Parocho et testibus, cuando el Neófito toma la mujer 
TOM. I- i<> 



82 TRATADO 2° SECCIÓN SEGUNDA. 

que se bautiza con el? R. Que si : no siendo la primera ; por que antes no hubo matrimonio 
con ella, 

P. Si el relapso en la infidelidad puede contraer con una mujer infiel ? R. Que no : por que siendo 
bautizado es subdito déla Iglesia, y ésta dirime dicho matrimonio por la disparidad de culto. 

P. Que utilidad tiene la constitución de Gregorio XIII para estas tierras ? R. Que tiene una utilidad 
grande, especialmente para los matrimonios de los Africanos, Mogoles y todos los Chinos. Veamos lo 
que dice Montenegro al pie de esta constitución, con la cual Bula, dice, se quitan muchos escrúpulos 
que pueden causarlos Negros que se casan por estas partes : por que es cierto que muchos de ellos 
fueron casados en sus tierras y después que se bautizan, y se casan por acá, como se ve. [Trat. 9, 
sección 8, ». 3.) 

Nota : acerca de los grados que comunmente se dice dirimen por derecho natural... ¿ cuando el Pontífice 
puede dispensar? Y si alguna vez há dispensado? Véase Morelli,Ord. 78 en donde trata latamente esta 
cuestión. 

CONSTITUCIÓN DEL MISMO TENOR PARA LOS CATECÚMENOS DE VBNECIA. 

Benedicto XIV dispensa con* los Neófitos de la Casa de Catecúmenos de Venecia, para 
contraer matrimonio con los ñeles cristianos, aunque estuviesen casados en la gentilidad, 
mahometismo ó judaismo, sin avisar á la primera mujer en ciertas circunstancias. 

VENBRABILI FRATRI MARTINO INNICO ARCHIEPISCOPO CALCEDONENSI MODERNO NEC 
NON PRO TEMPORE EXISTENTI NOSTRO ET SEDIS APOSTOLICE m DOMINIO VBNE- 
TORUM NUNTIO. 

Benedictus papa XIV. — Venerabilis Frater salutem et Apostolicam Benedictionem. 

In suprema Catholicse Ecclesise administratione imbecillitati nostrge a Pastorum Principe 
Jesu Christo imposita, inter cseteras gravissimas pastoralis officii nostri sollicitudines ac 
curas, eam praecipuam esse magis magisque in dies experimur, qua et creditarum Nobis 
ovium regimini prospicere, et animarum saluti tenemur consulere. 

§ 1. Exponi siquidem Nobis nuper fecerunt Dilecti Filii Priores, et Gubernatores Loci 
Pii Catechumenorum civitatis Venetiarum, quod Locus Pius hujusmodi ab usque anno 
MDLVII fundatus a tribus virorum dissimilis conditionis, nempe Regularium, Nobilium 
et Civium, ordinibus, quibus pro tempore existens venerabilis Frater Patriarcha Vene- 
tiarum semper prseesse debet, jamdudum administrari, regi, et gubernari pergit. In hoc 
autem infideles, Judeei, et Turcse utriusque sexus, in distinctis cubiculis, ab eorum 
respective Priore, et Priorissa, tamquam in vera et reali clausura, conviventes, Catholicaí 
Fidei rudimenta, et dogmata edocentur, ac post modum prsemissis longis diligentibusque 
examinibus, in propria dicti Loci Pii Ecclesia sacris lustralibus Aquis abluuntur : Illam 
subinde Priores et Gubernatores prsedicti sibi curam assumunt, ut Neophyti quidem hu- 
jusmodi in lis sese, pro suo quisque captu et ingenio, exerceant artibus, ut vitam inde 
honeste ducant; Neophytse vero lis eleemosynarum subsídiis coadjuvantur, ut vel in 
Domino, vel in sseculo nubere possint. Quoniam autem ssepe contingit, utriusque sexus 
Infideles, Judaeos, et Turcas hujusmodi, post contracta gentili ritu matrimonia, vel 
maritum, uxorem, vel uxorem virum seu maritum, ut Catholicam Religionem amplecti pos- 
sint, deserere, aliosque, captivos factos, a propriis finibus et propriis Conjugibus in alias 
regiones transferri; atque adeo dictis utriusque sexus Infidelibus, Judaeis et Turcis 
ad Fidem Catholicam conversis deesse modum et opportunitatem, vel quia interdum in 



CAUSAS MATIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. 83 

hostilibus et barbaris Provinciis, ad quas ne nuntiis quidem patet accessus, commoran- 
tur, vel quia ignorant prorsus, in quibus regioiiibus sint, vel quia itineris longitudo 
magnam affert difíicultatem, ad monendos interpellandosque utriusque sexus conjuges, an 
cohabitare velint sine contumelia Creatoris ; atque hinc tieri, ut non minima novis hisce 
matrimoniis objiciatur dificultas, qua obstante, sajpissima et grarissima damna consecuta 
sunt : eapropter Exponentes prsefati, ut hisce incommodis reraedium aíferre possint, per 
Nos opportune provideri, et, ut infra, indulgeri summopere desiderant. 

§ 2. Nos igitur dictes Exponentes specialibus favoribus et gratiis prosequi volentes, et 
eorum singulares personas a quibusvis excommunicationis, suspensionis et interdicti, aliis- 
que ecclesiasticis sententiis, censuris, et poenis, a jure vel ab homine quavis occasione 
vel causa latis, et quibus quomodolibet innodati existant, ad effectum prsesentium dum- 
taxat consequendum, harum serie absolventes, et absolutas fore censontes, hujusmodi 
supplicationibus inclinati, de Venerabilium Fratrum Nostrorum S. R. E. Cardinaliuin in 
tota República Christiana Generalium Inquisitorum adversus hsereticam pravitatem auctori- 
tate Apostólica deputatorum, consilio, Fraternitati tuse, et pro tempere existenti Nuntio 
Venetiarum, ut cum quibuscumque utriusque sexus Neophitis, vel Infidelibus, vel Judseis, 
vel Turcis, aliisque personis cujuscumque Sectaí hujusmodi in dicto Loco Pió pro tempere 
existentibus, seu in illum prius receptis et admissis, ac postmodum inde egressis, veré 
ad Fidem conversis, qui ante Baptismum matrimonia, ut prsefertur, contraxerint, ut eorum 
quilibet etiam superstite Conjugo Infideli, Judaeo, et Turca, etiam ejus consensu vel re- 
quisito et non expectato, vel minime requisito; dummodo etiam Tibi constet summarie 
et extrajudicialiter, conjugem absentem moneri legitime non posse, aut monitum, intra 
tempus in monitione prsefixum suam voluntatem significare neglexisse; matrimonium 
cum quovis Pideli, et Catholico, prsemissis prius proclamationibus, seu denuntiationibus 
a Concilo Tridentino prsescriptis, in faciem Ecclesise rite contrahere, ac carnali copula 
consummare, et in matrimonio sic contracto quoad vixerint, romanero libere et licite 
possint, auctoritate nostra Apostólica dispenses et indulgeas; prseterea matrimonia inter 
Neophytos hujusmodi, et alios Fideles, et Catholicos alias rite contracta, etiamsi post- 
modum innotuerit priores Conjuges Infideles, vel Turcas, aut Judseos, nonnullis legitimis 
impedimentis detentes, suam voluntatem significare minime potuisse, vel ad fidem etiam 
tempore secundi matrimonii conversos fuisse, uUo unquam tempere rescindi minime de- 
beré, sed illa semper firma, valida et inviolabilia existiré et fore, dicta auctoritate 
decernas et declares, plenam et amplam facultatem et potestatem, eadem auctoritate, 
tenore prsesentium, tribuimus et impertimur; salva tamen semper in prsemissis aucto- 
ritate Congregationis eorumdem Cardinalium. Non obstantibus Apostolicis, ac in univer- 
salibus, provincialibusque, et synodalibus Conciliis editis generalibus, vel specialibus 
Constitutionibus, et Ordinationibus, cseterisque contrariis quibuscumque. 

Datum Rom» ,apud Sanctam Mariam Majorem sub Annulo Piscatoria die 16 Januarii 
1745. Pontificatus Nostri Anno quinto. — Ex Bull, Benedicti. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Entre los cuidados gravísimos que tiene el Pontiflce el principal es cuidar de las ovejas que se 
le han confiado y mirar por su salvación eterna. 

Habiéndose fundado en Venecia un Instituto de catecúmenos desde 1557 por tres órdenes dife- 
rentes, á saber, de Regulares, de Nobles y de Ciudadanos, quedando dicho Instituto bajo la inspec- 
ción del Patriarca de Venecia, y cuyo objeto no es otro que recojer á los Infieles, Judíos y Turcos 



84 TRATADO 2o SECCIÓN SEGUNDA. 

de uno y otro sexo, bajo sus respectivos Director ó Directora, para onsetlarics los rudimentos de la 
fé y después admitirlos al bautismo. Y como á dichos Neófitos después do bautizados fuese muy 
conveniente educarlos, para colocarlos en algún estado en donde pudiesen vivir cristianamente, como 
en efecto á los varones se les aplicaba al oficio mas conforme á su inclinación y capacidad, y para 
las Neófitas se buscaban limosnas á fin de colocar á cada una según la vocación de Dios ; se encon- 
traban al fin con dificultades insuperables muchos de estos Neófitos para contraer matrimonio, en 
razón detenerle ya contraído en la gentilidad, judaismo ó mahometismo ; ademas debian abandonar sus 
mujeres ó maridos para abrazar la Religión católica, yá por que hechos esclavos se veián en región 
estratla lejos de sus familias y esposas, yá por que perteneciendo á Naciones bárbaras y hostiles no 
habia acceso para ellas, ni se podia enviar un aviso, yá también por se ignoraba la región ó pais 
donde se hallarían, ademas de que la longitud del camino no les permitía avisar á sus cónyuges si 
querían habitar unidos sin contumelia del criador. 

Por todo lo cual los superiores del Instituto, viendo que era muy raro el matrimonio que podia 
celebrarse entre dichos Neófitos, y muy perjudiciales las consecuencias que de esto se seguían, 
judíeron al Pontífice pusiese algún remedio para evitarlas. 

Por tanto el Pontífice accediendo á sus piadosos deseos, con el parecer de la Sagrada Congregación 
déla Inquisicíon,concede plena facultad á su Nuncio en Venecía para dispensar con dichos Infieles, Judíos 
y Turcos y con cualesquiera otros del referido establecimiento, á cualquiera secta que pertenezcan, 
y también á los que convertidos hubieren salido de él, para que casados del modo dicho en la genti- 
lidad, judaismo ó mahometismo, puedan contraer de nuevo con persona católica y fiel aunque viva 
sa autigua mujer, sin aguardar respuesta del consentimienlo que se hubiere pedido, ó sin pedirle de 
modo alguno; con tal que conste aunque sumaría y cxtrajudicialmente, que el cónyuge ausente no 
puede ser avisado legítimamente, ó que avisado se ha descuidado en responder dentro del tiempo 
prefijado para ello. Y por último dispone que el matrimonio se celebre vi fade Ecclesice precediendo 
las proclamas prescritas por el Tridentino, y que una vez celebrado se tenga por legítimo para 
siempre, no obstando á este contrato, sí después pareciere el cónyuge infiel, aunque exponga los 
motivos justos que tuvo para retardar la respuesta, y aunque también se hubiere convertido ú la fé 
en el tiempo del 2» matrimonio. — Dado á 16 do Enero de 1745. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 167. 

1. El compendio novísimo de los Privilegios de la Compaftia de Jesús, se remite á la Bula In 
suprema de Benedicto XIV para la inteligencia do esto privilegio, concedido también al Nuncio de 
Venecía para la casa de Neófitos como acabamos de ver. 

2. Para el uso de este mismo privilegio prescribe dicho compendio que se proceda con mucha 
cautela y se consulte á los canonistas sobre el cap. Quanlo de divort, y á las resoluciones dadas por 
la S. Congregación, por las cuales consta i o que la interpelación del cónyuge infiel es necesaria de 
jure, ásaber en el caso propuesto de una mujer hebrea recientemente bautizada que antes de los 
11 anos se hallaba repudiada por el marido hebreo. 2<> Que existiendo las circunstancias depericulum 
in mora el abseiiiiá marüi, del cual se ignora sí vive y en donde mora, hay lugar á la dispensa sobre 
dicha interpelación. 3^ Dado este otro caso, asaber : Tí cío, hebreo, se bautiza, é interpelada su 
mujer Hebia, no quiere convertirse al principio, y mas bien se casa con otro, hebreo ; sí después se 
bautiza dicha Hebía, está obligada á volver al matrimonio con Ticío : á no ser que éste haya cele- 
brado en el ínterin otro contrato matrimonial canónicamente. 



CAUSAS MATRIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. 85 

LETRAS DE BENEDICTO XIV SOBRE LA INTERPELACIÓN DE LA PRIMERA MUJER. 
(PONESE PARA COMPLEMENTO DE ESTA DOCTRINA.) 

Benedictus Episcopus Servus servorum Dei : Ad perpetuam rei memoríam. 

Apostolici Ministerii munus Nobis licet immerentibus commissum assidue Nos excitat, etc. 

Nuper quidem Nobis relatum est, certisque probationibus manifestó comprobatum, quod 
aliqui HebrsBorum, qui ad christianam Fidem conversi uxorem habent renuentem christia- 
nam veritatem amplecti, minime dubitant, posteaquam ejurata Judaica perfidia sacro lavacro 
abluti sunt et solemni professioiie se ad Christi Fidem adstrinxerunt, reverti sacrilego 
ausu ad Judseorum Castra, seu Vicum, vulgo il Ghetto^ ibique Eabbinico ritu, Judaicis 
superstitioDibus, damnandisque observationibus, libellum repudii uxoribus coDcedere, vel 
etiam extra Judseorum domicilium, coram Notario testibusque christianis, eumdem libellum 
repudii uxoribus daré, ut liberam eis nubendi alteri viro potestatem faciant. Moyses 
quidem in Deuteronomio, cap. 24, ita scriptum reliquit : Si ácceperit homo uxorem, et ha- 
luerit eamy et non invenerit gratiam ante ocuíos ejus propter aliquam foedüatem, scribet 
libellum repudii, et dabit in manu illius, et dimittet eam de domo sua. Utrum vero hsec 
dumtaxat indulgentia qusedam fuerit ad majus malum evitandum adeo ut, qui daret, acci- 
peretque repudium, liber quidem a poena esset, non autem a culpa ; an autem dispensatio 
potius esset a Deo concessa ob cordis HebrsBorum duritiam, adeo ut, qui libellum repudii 
mitteret, et quse missum reciperet, et a culpa et a poena exemptus foret, cisque minime 
vetitum esset ad aliiid matrimonium valide ac licite contrahendum procederé, dissident 
Ínter se ve teres recentioresque Theologi, cum alii primara, alii alteram opinonem sequantur. 
Verum quidquid hac de re sit illud certum est, quod Redemptor Noster Jesús Christus Dei 
Filius interrogatus quid censeret de libello repudii, quem Moyses permiserat, respondit, 
ut legitur in Evangelio apud Matth. cap. 19, et apud Marc. cap. 10 : Quoniam Moyses ad 
duritiam cordis vestri permisit vobis dimitiere uxores vestras ; áb initio autem non fuit 
sic : dico autem vobis^ quia quicumque dimiserit uxorem suam^ msi ob fornicationem et 
áliam duxerit, moechatur ; et qui ipsam duxerit, mmchatur : Sermonemque suum ita con- 
clusit : Quod ergo Deus conjunxit, homo non separet. Ex bis autem verbis per legitimam 
consequentiam inferunt Theologi, in praesentiarum non amplius licere Hebrseis proprias 
uxores repudiare, ñeque per libellum repudii, matrimonii vinculum amplius dissolvi, eo quod 
Jesús Christus illud ad suum primaivum statura redegit, nempe ad indissolubilitatem, non 
lege nova condita, sed duntaxat sublata veteri indulgentia, seu dispensatione super prsedicta 
indissolubilitate concessa. (juaj cum ita se habeant, etiamsi repudium toleretur inter 
Hebrseos conjuges, qui ambo in eadem judaica perfidia permanent, certe ferri ac tolerari 
nullo modo debet, ut Hebrseus ad fidem conversus et sacro Baptismate ablutus, libellum 
repudii uxori, quse in Hebraica pervicacia remanet, judaico more ac ritu concedat. 

Quamobrem, ut in posterum omnia debito ordine et laudabili modo ac ratione fiant, volu- 
mus, ac decernimus, ut Hebrseus ad Fidem conversus, si uxorem Hebrseam habet, eam more 
sólito interpellet, an etiam ipsa convertí et cohabitare velit sine contumelia creatoris ' 
renuente autem muliere, liberum ei erit aliud matrimonium contrahere, juxta verba Beati 
Apostpli Pauli in Epist. 1, ad Corinth. cap. 7 : Quod si infidelis discedit, discedat, non 
enim servituti subjectus est Frater, aut Sóror in hujusmodi, in pace autem vocavit nos 
Deus. üt bene jam ante animadvertit ciar. me. Prsedecessor Noster Innocentius III, in sua 
Decretali, quse incipit : Quanto : de divortiis. 

Quseritur a Theologis, et Canonici juris consultis, quando solvatur matrimonium contractum 



86 TRATADO ^o SECCIÓN SEGUNDA. 

ab Hebrseo cum Hebrsea, quse se convertere recusat, et quando conversus novum matrimonium 
cum muliere Christiana, et quando Hebrseus cum Hebrsea contrahere posit. Quod ad conversum 
attinet, quídam volunt, prsecedens matrimonium dissolvi quoad vinculum, sfcatim ac infidel is 
renuit Pidem Christianam amplecti, aut intra terminum, seu temporis spatium prsefixum in 
interpellatione, quse illi facta est, nuUum responsum prsebet. Alii vero putant matrimonium 
solvi, quando conversus aliud matrimonium celebrat cum Christiana. Quse opinio in prsesenti 
communior est ínter Thologos, et Canonici juris peritos, et in praxi eam sequitur Congregatio 
Sanctae Remanse Ecclesise Cardinalium decretorum Concilii Tridentini et Interpretum. De 
solutione autem vinculi matrimonialis, pro eo quod pertinet ad uxorem, quíe in Hebraica 
superstitione perseverat, aliqui censent, quod ea in poenam suse perfidiae semper alligata 
remaneat, ñeque aliud matrimonium contrahere valeat, doñee et quousque maritus, Christia- 
nus factus, vivit. Alii vero putant, nullo modo eam matrimonium celebrare posse, si 
maritus conversus non adhuc ad alias nuptias transiverit : ubi vero conversus matrimonium 
iniverit, permitti deberé mulieri, ut idem faceré possit, quia solutio matrimonii privilegium 
est concessum favore Christianse Fideli, quam ad Christum conversus amplectitur; et ideO 
recte affirmari posse, datum esse directe et per se fideli, indirecte vero, et per accidens 
infideli. Sed quidquid sit de hujusmodi controversiis, quse inter Theologos et juris cano- 
nici professores disceptantur, de quibus nihil Nos definiré intendimus, singulas illorum 
sententias eo loco, quo sunt, relinquentes ; cum Nostra mens, et voluntas nequáquam 
sit aliquid nunc definiré de matrimonio, quod a muliere Hebrsea contrahitur, postquam 
nolle se Christianse Fidei nomen daré declaravit : sed id solum, motu proprio, ex certa 
scientia, et plenitudine potestatis tenore prsesentium volumus, intendimus, ac jubemus, ut 
cum aliquis Hebrseorum Christianam veritatem amplexus fuerit, non prsetermittatur interpel- 
latio mulieri more recepto facienda, an velit, nec ne, se ad Christum convertere, dummodo 
tamen ex aliqua gravi causa, vel a Nobis, vel a Romanis Pontificibus Successoribus nostris, non 
censeatur hujusmodi interpellatio omittenda, ut videre licet in nostra Constitutione : In 
Suprema, data die 16 Januarii anno 1745, quse est CXVII. inTom. I. Nostri BuUarii; immo 
expresse vetamus, prohibemus, ac interdicimus, ne conversi quovis tempere, et quovis modo 
sive in Judseorum domicilio, nempe Ghetto y Babbinicoritu, sive extra, coram Notario etTestibus 
Christianis, libellum repudii uxoribus, quse interpellatse recusant se convertere, aut, omissa 
vigore dispensationis ejusmodi interpellatione, quia ex probabili conjectnra creditum est, minime 

se ad Christi fidem conversuras, daré, scribere, aut mittere audeant, et possint 

Datum Romse apud Sanctam Mariam Majorem Anno Incarnationis Dominicae millesimo 
septingentésimo quadragesimo séptimo, decimosexto kalendas Octobris, Pontificatus nostri 
Anno octavo. — Ex BuUar. Romano. 

RESUMEN DE LAS LETRAS ANTERIORES. 

Reprueba el Papa el proceder de los Judies convertidos que entregan á sus mujeres el libelo de repu- 
dio con el rito rabino dándoles facultad para pasar á otras nupcias. 

Moyses en el Deuteronomio cap. U dijo asi : « Si acceperit homo uxorem et habuerit eam et non 
« invencrit gratiam ante oculos ejus proptcr aliquam foeditatem, scribet libellum repudii et dabit in 
<í manu illius el dimittet eam de domo sua. » 

Esl^ en controversia entre los Teólogos antiguos y modernos, si este libelo se les concedió a los 
Judios para evitar mayor mal, en tal manera, que tanto el que le daba como el que lo recibía quedase 
solo libre de la pena, p'.'ro no de la culpa ; ó mas bien, si este indulto se les concedió por la dureza 



CAUSAS MATRIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. 87 

de su corazón, de suerte que tanto el repudiante como la repudiada quedasen libres de culpa y pena 
y les fuese licito pasar á otras nupcias. 

Pero dejando á un lado esta cuestión, lo cierto es que Nuestro Divino Salvador preguntado que 
sentía acerca del libelo de repudio que Moyses permitió, respondió asi {MatKcap, 19, et Marc, cap. 10): 
« Quoniam Moyses ad duritiam cordis vestri permisit vobis dimitiere uxores vestras ; ab initio autem 
« non fuit sic ; dico autem vobis, quia quicumque dimiserit uxorem suam, nisi ob fórnicationem et 
« aliam duxerit, rasechatur : et qui dimissam duxerit, msechatur. «Y concluyó ; con esto : « Quod Deus 
« conjunxit, homo non separet. » 

De estas palabras deducen los Teólogos que al presente no es licito á los Hebreos repudiar á sus 
mujeres, y que por el libelo de repudio no se disuelve ya el vinculo matrimonial ; por que Jesús le re- 
dujo á su estado primitivo, no estableciendo la indisolubilidad por la Ley nueva, sino suprimiendo el 
indulto ó la dispensa concedida en la Ley antigua. 

Por lo cual, dado que entre los Hebreos se tolere todavía el repudio, cuando los dos cónyuges per- 
severan en la perfidia judaica, de ningún modo se puede tolerar en la Iglesia, que el Hebreo convertido 
y bautizado dé libelo de repudio á la mujer que persevera en el Judaismo. 

Por esta razón el Papa establece que el Hebreo convertido y bautizado, si tiene mujer Hebrea, la 
interpele según costumbre de la Iglesia, preguntando, si quiere convertirse y cohabitar con él, sin con- 
tumelia del criador. Hallándose renuente la mujer, quedarh libre el marido para contraer otro matri- 
monio, según las palabras de S. Pablo ad Cor. cap. 7. « Quod si infldelis discedit, discedat, nonenim 
« servituti subjectus est frater aut sóror in hujusmodi, in pace autem vocavit nos Deus » como lo 
notó muy bien Inocencio III en su Decretal : Quanlo : de Divortiis, 

Preguntan los Teólogos y canonistas, cuando se disuelve el matrimonio contraido por el Hebreo 
convertido, con una Hebrea que rehusa el convertirse? Y cuando el convertido puede contraer nuevo 
matrimonio con una mujer cristiana, y si la Hebrea puede contraerle con otro Hebreo? En cuanto al 
convertido, sienten algunos, que el matrimonio se disuelve quoad vinculum al momento que el infiel 
rehusa el abrazar la fé cristiana, ó dentro del termino prefijado en la interpelación, si no responde á 
ella. Otros opinan que el matrimonio se disuelve cuando el convertido celebra el segundo matrimonio 
con la mujer cristiana, cuya opinión es hoy la mas común entre los Teólogos y canonistas, y es la que 
sigue en la practica la sagr. Congregación del Concilio. En cuanto á la disolución del vinculo matri- 
monial por parte de la Hebrea, que se queda en el Judaismo, algunos piensan que queda ligada 
para siempre en pena de su perfidia, y que no puede contraer otro matrimonio mientras viva el ma- 
rido que se hizo cristiano. Otros juzgan que no puede contraer matrimonio, mientras el marido no 
pasé á otras nupcias ; pero que casándose con otra el marido, se le debe permitir á la Hebrea que haga 
otro tanto ; por que aunque la disolución del matrimonio es un privilegio concedido en favor de la fé 
cristiana que abraza el convertido, se puede afirmar con razón que el privilegio favorece directamente 
al fiel é indirectamente al infiel. 

Pero prescindiendo de esta controversia sobre la cual nada pretende definir el Papa por estas Letras, 
y quedando con su peso cada una de las sentencias ; se establece por molu propio, que cuando algún 
Hebreo abrazare la religión cristiana, no se omita la interpelación á la mujer, según la costumbre de 
la Iglesia, para saber, si quiere ó no quiere convertirse, con tal que la Santa Sede no disponga en 
algunos casos otra cosa como lo dispuso el mismo Pontifico en su Constitución In suprema. Y se pro- 
hibe expresamente que ningún convertido repudie con el rito rabino, trasladándose al domicilio de 
los Judies, llamado Getto, ni tampoco fuera del domicilio envié ó dé el libelo de repudio delante de 
Notario y testigos cristianos á la mujer, que interpelada, rehusa el convertirse. 

Señala penas contra los contraventores á esta disposición. 

Declara que lo dicho acerca del marido cristiano, so ha de entender viceversa de la mujer cristiana. 
— Dado en Roma á 16 de Septiembre de 1747. 



88 TRATADO 2«» SECCIÓN TERCERA. 

SECCIÓN TERCERA. 

PRIVILEaiOS SOBRE ABSOLUCIÓN BE CENSURAS DE LOS NEÓFITOS. 

Ya estaban privilegiados los Indigenas por Paulo III para la absolución de censuras ; pero se 
ofrecieron dudas sobre la herejia mixta y Gregorio XIII declara que también para la absolución 
de ella están indultados y se confirma el privilegio de Paulo III con mas amplitud. 

PACÜLTAB CONCEDIDA A LOS ARZOBISPOS. 

y Obispos de las Americas y h sus subdelegados de absolver h los Indios y Africanos con 
todos sus descendientes del crimen de herejia, idolatría y otros delitos reservados k la Santa 
Sede, y aun los contenidos en la Bula de la Cena. 

Gregorius papa Xni : Ad futuram rei memoriam. 
(Jum, sicut exponi Nobis nuper fecit Charissimus in Christo filius noster, Philippus, Hispa- 
niarum KexCatholicus, nonnuUi Confessores suorum Regnorum Hispaniarum tenuerint, vigore 
facultatum Cruciatge, dudum afelio, rec. Pió Papa V, Prsedecessore nostro, Regnis praedictis 
ac subditis ejusdem Philippi Regís et alus adilla declinantibus concessse, poenitentes a crimine 
hseresis absolvi posse; unde Nos, per nostras in forma Brevis desuper expeditas litteras, decla- 
ravimus, mentis ejusdem Pii Prsedecessoris etnostrse non fuisse, nec esse, ejusdem Cruciatse et 
quarumcumque Indulgentiarum vigore alicui facultatem aliquos a crimine hceresis seu alus 
casibus, officio Sauctissimse Inquisitionis prsedictorum Regnorum, per diversos Romanos Pon- 
tífices Prsedecessores nostros et Nos, specialiter reservatis, absolvendi, concessisse. Ciimque 
hujusmodi declaratio per Nos, ut prsefertur , facta, in ipsis literis ejusdem Cruciatse, in 
eisdem Regnis ac Indiis ejusdem Philippi Regis impressis,et distribuí solitis,appositafuerit, 
dubitatum propterea ab aliquibus extitit, utrum per prsedictam nostram declarationemabrogatse, 
censerentur facultates, per diversos Romanos Pontífices Prsedecessores nostros et Nos, Venerabi- 
libus fratribus Archiepiscopis etEpiscopis Indiarum ejusdem Philippi Regis, concessaj circaab- 
solutiones Indorum utriusque sexus ab hseresi et casibus, Nobis et Apostolicse Sedi reservatis. 
Quare pro parte ejusdem Philippi Regis Nobis fuit humiliter supplicatum, quatenus in prsemis- 
sis, prout locorum et temporum ac eorumdem Indorum, noviter ad fidem Catholicam conver- 
sorum, qualitates exigunt, prospicere, eorumdemque Archiepiscoporum et Episcoporum in 
dictis Indiis residen, facultates declarare, aliasque desuper opportune providere, de benignitate 
Apostólica diguaremur. Quocirca per prsesentes declaramus mentis nostrse non fuisse, nec esse, 
per quascumque nostras literas, ut prsefertur, emanatas, facultates eorumdem Archiepiscopo- 
rum, et Episcoporum circa hujusmodi absolntiones restringere, suspendere, seu revocare, ac 
potiori pro cautela, Indisque prsedictis utriusque sexus in eorum necessitatibus solicita nostra 
vigilantia subvenire cupientes, ac literarum priaedictarum quarumcumque tenores prsesentibus, 
pro sufficienter expressis et insertis habentes, eisdem Archiepiscopis, et Episcopis in Indiarum 
partibus nunc et pro tempere degentibus, ac ab eis subdelegandis, quascumque facultates, per 
quoscumque Romanos Pontifices Prsedecessores nostros et Nos, circa. absolutiones eorumdem 
Indorum tenore prsesentium revocamus, et quatenus opus sit, illas eisdem denuo concedimus, 
ita ut, tam earumdem priorum, quam prsesentium literarum virtute quoscumque utriusque 
sexus Indos, ac aMauris etlndianis, ac Indianis etMauris genitos, a crimine hseresis et schis- 
matis et idolatrise, necnon alus ómnibus casibus Nobis et Sedi Apostolicse quomodolibet, etiam 
in Bulla in die Ccense Domini per Romanos Pontifices legi sólita, contentis, reservatis, in 



CAUSAS MATRIMONIALES DE LOS INDÍGENAS. 89 

utroque foro absolvendi et totaliter liberandi, injuncta eis pro modo culpse aliqua pceiitentia 
salutarí, licentiam et facultatem, Apostólica auctoritate tenore praesentium, concedimüs ét 
impertimur. Non obstantibus literis pr?edictis, ac quibusvis Constitutionibus et ordinatíiónibus 
Apostolicis. Quibus ómnibus, et singulis illarum tenorem prsesentibus pro plene et sufficienter 
expresáis, ac de verbo ad verbum insertis, habentes, illis alias in suo robore permansurís, hac 
vice dumtaxat specialiter et expresse derogamus, ceterisque contrariis quibúscumque. Volumus 
autem, quod prsesentium transumptis etiam impressis, manu alicujus Notarii publici sub- 
scriptis, et sigillo personas in dignitate Ecclesiastica constitutse, munitis, eadem prorsus'fides 
in judicio, et extra ubique adhibeatur, quae eisdem prsesentibus adhiberetur, si forent exhibit», 
yel ostensse. 

Datum Komse apud Sanctum Petrum, sub annulo Piscatoris die prima januarii 1573. Pon- 
tificatus nostri anno XI. — Ex Bullar. Coquelin. Part. 4, tom. 4, p. 22. 

RESUMEN CASTELLANO DEL BREVE CÜM SICUT EXPONL 

Habiendo expuesto Felipe II Rey de Espan^ las dudas que entre algunos se habian suscitado para 
absolver á los Indios de la herejía, después de la declaración que hizo el Pontifice (en 22 de setiembre 
de 1576 en el Breve « Officicii nostri partes ») sóbrela facultad que concede la Cruzada para absol- 
ver de censuras, ásaber,que la intención de S. Fio V y la suya no habia sido, ni era conceder facultad 
para absolver de la herejía en virtud de la Bula de la Cruzada. El sumo Pontífice enterado de lo 
expuesto, declara que su mente (en el Breve « Officii nostri partes ») no fue restringir las facultades 
concedidas á los Arzobispos y Obispos de Indias para absolver á los Neófitos de la herejía y otros 
casos reservados á la Santa Sede. Y para mayor cautela confirma todas las Letras de sus Predece- 
sores y las revalida en cuanto sea necesario de nuevo. 

De suerte que tanto en virtud de las pasadas, como de las presentes Letras, por autoridad apostó- 
lica concede facultad para absolver in utroque foro á los Indios de uno y otro sexo, y á los hijos de 
Moros é Indianas ó de Indianos y Moras, déla herejía, cisma, idolatría y de todos los reservados á lá 
Santa Sede aun de los contenidos in Bulla Coense : injuncta eis pro modo culpce aliqua pcenitentia salu- 
tari» — Dado l°de Enero de 1573, — 11 de su Pontificado. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 166. 

Según el Concilio Límense los Obispos pueden absolver á los Indios en ambos fueros del crimen 
de herejía. Ni esta causa pertenece al tribunal del Santo Oficio tratándose de Indios, como lo dice el 
mismo concilio y lo confirma la Ley de Indias Recop. L. 35, tit. 1, líb. 6, que dice asi : « Por estar 
prohibido á los Inquisidores Apostólicos proceder contra Indios, compete á los Ordinarios Eclesiásti- 
cos su castigo, y deben ser cumplidos y obedeieidos sus mandamientos. Y contra los hechiceros que 
matan con hechizos y usan otros maleficios, procederán nuestras Justicias Reales. 

Montenegro en el líb. 5, trat. 5, S. 14, hace esta pregunta ¿ Quien podra absolver á los Indios del 
crimen de la herejia, idolatría y otras censuras y casos reservados ? No es menester para declaración 
de esto mas que tener la Bula de Gregorio XIII concedida á la instancia de la Majestad Católica, en 
que concede á todos los Arzobispos y Obispos de Indias y á las personas á quienes ellos en esta parte 
cometieren sus veces, que pueden absolver del crimen de herejia, idolatría y otros cualesquiera casos 
reservados, y censuras, así en el fuero de la conciencia como en el fuero exterior, á cualesquiera 
Indios hombres ó mujeres, y asi mismo á los que fueren nacidos de Indios y Mauras, ó de Mauros é 
Indias, imponiéndoles alguna penitencia saludable conforme á sus culpas. Aqui se advierte que por 
concesión del Concilio Provincial (Tercero) dé la ciudad de los Reyes se dá facultad á todos los curas 
TOM. I. U 



90 TRATADO 2© SECCIÓN TERCERA. 

y confesores de Indios, que les puedan absolver de los casos reservados á los Obispos y do las cen- 
suras anejas á ellos, pero podrá el Obispo cuando le pareciere convenir, quitar 6 restringir esta 
facultad al cura ó curas que le pareciere, como mas claro consta por el Concilio, cuyas palabras son 
como se siguen : t< Prajsenüs authori tale synodi parochis et apppobatis confessariis Indorum casus 
« Episcopis reservati conceduntur» etc. » De donde se colige que todos los doctrineros y clérigos que 
tienen licencia de los señores Obispos para administrar íos sacramentos en sus Diócesis, pueden 
absolver á los Indios dé todos sus pecados sin excepción de alguno, sino es que los prelados se la 
hayan limitado. Hasta aquí Montenegro, con cuya doctrina concyerdan las sinodales de Ai'equipa del 
ano 168A, que dicen asi : « Y declaramos que para los Indios no hay caso alguno reservado, aunque 
« sea el de lá herejia, por que de todos los pueden absolver los curas y confesores, á cuyo cargo 
« están, por concesiones de Breves Apostólicos, para cuyo efecto desde luego, en cuanto sea nece- 
« sario cometemos plenariamente nuestras veces á nuestros curas, y á los confesores aprobados para 
« Indios. » Las sinodales de Puerto Rico promulgadas por el señor López de Haro en 1647 con- 
tienen alguna restricción sobre la materia y dicen asi : «Por Bula de Gregorio XIII tienen los 
« Prelados de las Indias potestad, y los confesores á quines dieren sus veces, para absolver á Indios 
(í de herejía, idolatría y de todos los casos reservados, asi en el fuero interno, como en el externo... 
« Damos nuestras veces á los párrocos y doctrineros, para que en el fuero interno puedan absolverlos 
<c de todos los crímenes reservados, ocultos. » 

En cuanto al Breve presente de Gregorio XIII, tiene mas amplitud que las Letras de Paulo III, 
respecto á censuras : 1^ por* que concede la facultad pj^o utroque foro ; 2<» por que se extiende á los 
Africanos y mistos do Indio y Africano ; 3* por que también se extiende á sus hijos por generaciones 
indefinidas, aunque nazcan de padres cristianos y estén civilizados como se expresa en aquellas pala- - 
hrSiS latear umgenUi, Masaqui se ofrecen aJgunas dificultades que resolver. 

P. Si gozarán del mismo privilegio íos mestizos de sangre Europea y sangre India ó Africana ? 
R. Que no : por que el Breve solo habla de la mezcla entre Indios y Moros y de sus hijos : los cuáles 
únicamente son privilegiados. Y débese notar esto, por que aunque los Mestizos están declarados por 
Neófitos para las dispensas matrimoniales, exceptó los Cuarterones y Puchueles, nada se ha declarado 
respecto á censuras, Fiestas y abstinencias. 

P. Si la facultad que concedió el Concilio Límense á los Párrocos y Confesores de los Indios 
para absolverlos de censuras yeasos reservados estará vigente fuera de la Provincia da Lima ? A esta 
cuestión respondió Avendano cuando se dividió la Provincia Límense en dos Arzobispados, asaber, 
el Límense y el de la Plata : cuyas palabras dicen asi : « Acerca de la falcultad concedida por el Concilio 
Límense para absolver los Párrocos y Confesores de Indios de todos los casos y censuras reservados, 
convieae observar, que después de celebrado aquel Concilio se dividió la Provincia Límense en dos, 
por lo cual so puede dudar sí la concesión hecha á los Párrocos y Confesores de Indios por el 
Concilio Límense estará vigente después de la separación, de suerte que á los Confesores y Pairrocos 
de la Provincia de Charcas les sea licito absolver sin nueva concesión ? 

A lo cual responde, que hecha la división de Provincias, parece haber cesado la autoridad del 
Concilio Límense sobre las cabezas y miembros de la aueva Provincia, según el sentir de muchos. Y 
en primer lugar es cierto qué el nuevo Arzobispo no esta sujeto al Concilio de Lima, por que, cuándo 
se celebró, no existía tal dignidad en el Concilio. Y del mismo modo qíie si un Obispo sufragáneo 
no fuese convocado al Concilio Provincial, pudiendo llamarse, ó seria nulo el Concilio ó el tal sufra- 
gáneo con toda su grey no quedaria obligado á sus leyes ; asi también el Arzobispo, que ni por si, 
ni por otra dignidad igual que le representase asistió, ni pudo asistir al Concilio, no puede quedar 
obligado á sus disposiciones. 
Lo mismo que se dice del Arzobispo, se puede decir de su Provincia; pues si la cabeza no. está 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 91 

obligada á las leyes del Concilio, por que no asistió esta dignidad como tai, ni pudo asistir, tampoco 
está obligada la Provincia. 

Siendo esto cierto y cesando en la nueva Provincia la autoridad del Concilio anterior, deberá cesar 
también la expresada falcultad para absolver : por que cesó la jurisdicción que se requiere para esta 
concesión. No obstante dice Avendafio, parece que se debe afirmar lo contrario, por que siendo tan 
urjente la razón que tuvo el Concilio para conceder esta facultad, y tratándose de un negocio de 
tanta monta, como lo es la salud de las almas, se ha de creer sin vacilar que los Prelados déla nueva 
Provincia convienen lodos en ello, y que no quieren que se derogue una facultad, de cuya derogación 
pudieran seguirse males tan grandes para las almas. Las palabras del Concilio son estas : « Prsesentis 
a auctoritate synodi, Parochis etapprobatis Confessariis Indorum, casus Episcopis reservatís conce- 
c< duntur, ut ab ómnibus illis et censuris annexis possint absolvere Indos, cum id expediré in Christo 
« judicaverint : ne Indi propter imbecillitatem suam et spirilualis sensus inopiam dum ad superiores, 
« pro reservatorum casuum absolutione, recurrere cessant, quod crebro fit, conscientiis suis illud 
u experiantur noxium, quod pro eorum salute ab Ecclesia provisum est. » Asi dice el Concilio 
« añadiendo al fin estas palabras : « Liceat tamen Episcopo aliquibus Parochis hanc facultatem 
u restringere cum ei videbitur expediré. » Pero ciertamente apenas se vé conveniencia alguna en 
restringir esta facultad, supuesta la razón alegada por el Concilio, del daño que se puede seguir á las 
conciencias de los Indios, si se les obligare á recurrir á los superiores, propter imbecillitatem suam et 
spiriíualis sensus inopiam : por lo cual, según lo puedo afirmar, no he visto un ejemplo de tal restric- 
ción impuesta á los confesores. Por cuya razón se puede decir que esta facultad compete á los Párrocos 
y Confesores de los Indios. En cuanto á la mención especial que hace el Concilio de la aprobación de 
los Confesores de los Indios para darles esta facultad, no se há de entender que exije aprobación 
especial para oir sus confesiones; sino al contrario que se les concede lo mínimo en el genero de 
aprobación, cuando para las confesiones de otros suele ponerse retriccion, y para las délos Indios 
ninguna, por que para oir sus confesiones se cree bastar la suficiencia menor en esta clase de ministe- 
rios,asi como también para las confesiones de los Africanos, acerca de los cuales corre la misma razón. 
Hasta aqui Avendafio : Thesauro Indico titul. 12, cap. 16, num. 340, pag. 1^4. 

Por ultimo nos resta preguntar aqui si este privilegio contenido en las Letras Cum sicut exponi^ sobre 
censuras de los Indios, estará revocado por la Constitución Apostólicas Sedis? R. Que la derogación 
contenida en esta Constitución es absoluta y general. Asi lo han juzgado varones muy doctos sobre 
las sólitas de los Obispos y otras facultades semejantes, las cuales han exijido una declaración espe- 
cial del Sumo Pontífice para su uso. Por cuya razón parece ser necesaria la misma declaración para 
hacer uso de este privilegio. — Véase lo dicho en las Notas sobre las Letras AltiíudOj § VII. 



SECCIÓN CUARTA 

PRIVILEGIO SOBRE EL PRECEPTO PASCUAL. 

Habían corrido ya cien anos empleados en el cultivo de los Indígenas, en cuyo tiempo el 
precepto Pascual para los Indios civilizados tenía cierta amplitud en cuanto al tiempo designado 
para su cumplimiento, ya por la costumbre yd, también por los Sínodos Diocesanos. Ahora 
habla la Santa Sede y concede este privilegio desde el Domingo de Septuagésima hasta la 
Octava del Corpus Christi. 



92 TRATADO 2" SECCIÓN CUARTA. 

INDULTO PARA QUE TODOS LOS INDIOS Y MESTIZOS PUEDAN CUMPLIR CON EL PRECEPTO 
PASCUAL DESDE SEPTUAGÉSIMA HASTA LA OCTAVA DEL CORPUS CHRISTI. 

Urbanus Papa VIII : Ad futuram rei memoriam. 

Cum sicut dilecti filii, Commiinitates, Universitates, et homines Regnorum Peruani, de 
Chile et Paraguay, iu Indiis Occidentalibus, Nobis nuper exponi fecerunt, ipsi ob eorum mul- 
titudinem, et confessarionim penuriam inibi vigentem, peccatasua infra breve tempus confiteri 
minime possint, nnde fit, ut quam plures illa nullateniis, aut minus accuratius et fructuosius 
confitcantur, cupiantque propterea dicti Exponentes, sibi per Nos, ut infra, opportunc provideri. 
Nos qui omninm Christi fideliiim saluti pro Pastorali nostra solicitudine jugiter invigilamus, 
exponentes prsefatos spiritiialibus favoribus et gratiis prosequi volentes, et eorum singulares 
personas a quibusvis excommunicationis, etc. Supplicationibus eorum nomine Nobis super 
hoc humiliter porrectis inclinati, et ex sententia nonnullorum Remanse Curise Prselatorum hac 
super re specialiter a Nobis deputatorum; quod in Regnis prsefatis tam Indi, quam Mestizi 
valgo nuncupati vel ab Indis et Europaíis geniti : nec non ^Ethiopes, seu Mauri, et Mulati 
etiam vulgo nuncupati, vel qui ab Europseis et Mauris nati sunt, Prsecepto Ecclesise de confi- 
tendo peccata sua, et sumendo Sanctissimo Eucharistise Sacramento quotannis, possint a 
Dominica Septuagésimas usque ad, et per totam octavam festi Sanctissimi Corporis (Jhristi 
satisfacere, Apostólica auctoritate tenore prsesentium concedimus et indulgemus. Non obstan- 
tibus Apostolicis ac Lateranensis sub Innocentio Papa Tertio Prsedecessore nostro celebrati, 
aliorumque Conciliorum universalium et Provincialium, Synodaliumque generalibus vel spe- 
cialibus Constitutionibus et Ordinationibus, ceterisque contrariis quibuscumque. Datum 
Romge apud S. Petrum sub Annulo Piscatoris, die 16 Aprilis 1630. Pontificatus nostri anno 16. 
— Ex Bull. Rom. sub Pió Nono edito. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Morelli en sus fastos hace el Resumen de esta Bula, el cual traducido al castellano dice asi: Ha- 
biéndose expuesto por parte de las Comunidades» Universidades y habitantes del Perú, Chile y Para- 
guay en las Indias, que por la multitud de gente y escasez de confesores no se podia cumplir con el 
precepto Pascual en tan breve tiempo ; por lo cual sucedía que muchos no se confesaban ó lo hacian 
con menos cuidado y fruto; el Ponlifice para proveer de remedio í» esta necesidad, concede que en 
dichos reynos tanto los Indios como los Mestizos asi como también los Africanos y Mulatos, puedan 
cumplir con el precepto de la Pascua desde el Domingo de Septuagésima hasta la Octava del Corpus 
Christi ; 

NOTAS DE LOS FASTOS. 

En seguida pone Morelli sus notas, de las cuales algunas conviene extractar aqui. Este Indulto dice, 
no es para los Españoles, sino para los Indios, Africanos, Mestizos y Mulatos. Por Mestizos se entien- 
den aqui qui sanguinem indicum et enropcemn ex ceqiío participan i. Por Mulatos qui sunt (ethipico sanguine 
et europceo ex lequo concreti. En cuyas palabras se vé la diferencia que encuentra este autor entre el 
indulto presente y las dispensas matrimoniales, pues en estas se hallan esccptuados solamente los 
Cuarterones, y aqui se esceptuan yá los Tercerones, qui non ex ceqno enropceo et indico sanguine par- 
ticipant. 

Si hablamos de la extensión de eslo privilegio, dice este Escritor, que aunque el Indulto se limita 
por el Papa Urbano a ciertas regiones, la costumbre le ha hecho general en las Indias, como lo dijo 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 9S 

el Sinodo de la Paz bajo D. Feliciano de la Vega. También Villarroel se explica en el mismo sentido 
cuando dice : « La costumbre que yo puedo testificar del Perú solo en orden á los Indios, es que 
tt tienen de término hasta el Corpus. » Y el Sinodo deTucuman celebrado -en 1597 dice asi : « Que 
« todos los Curas de Indios comiencen su cuaresma y confesiones del Adviento hasta la Pascua del 
« Espíritu Santo. En e\ cual tiempo darán una vuelta a todos los pueblos confesando k todos los Indios 
« de confesión. » Las mismas palabras se encuentran en el Sinodo del Paraguay celebrado en 1603. 
Hasta aqui los Fastos Ord. 294. 

Mas no puedo omitir aqui una respuesta de la Sagrada Congregación dada para la India Oriental. 
Expusieron los Misioneros de la Compaflia de Jesús en la China varias dudas á la Sagrada Congre- 
gación en el ano 1656 : entre las cuales se halla la siguiente. « Utrum Christiani Chinenses sint 

•t obligati ad observantiam Juris positivi confiten semel in anno et communicare...? Rescripí' 

a Censuerunt (Theologi Qualificalores) prsefatos Chinenses obligari ad sacramentalem confessionem 
« semel in anno, et Missionarios hujusmodi obligationem deberé eis notificare. Iderá prorsus cen- 
« sueruntquoad Sacram Communionem semel in anno sumendam. Quo vero ad executionem'tempore 
« statuto, hoc est in Paschate, id esse intelligendum, nisi legitimum adsit impedimentum, aut grave 
« pcriculum immineat. Curandum tamen, ut infra dúos vel tres Menses, ante vel post, Paschate 
« próximos, quatenus sine discrimine fieri possit, sin mínus quovis alio témpora, infra decursum 
« unius anni a Paschate inchoandi, omnino communicent. » Esta respuesta de la Sagrada Congre- 
gación del Santo Oficio fué aprobada por Alejandro VII y se encuentra en el nuevo Bulario. de Propa- 
ganda Fide : tom. 1, p. 131. — Véase á la séptima parte de esta obra donde se hallaran insertas. 

En cuanto á la penuria de confesores de que hablan las Letras de Urbano Octavo, dice Avendaño, 
que aunque no sea tanta en algunos lugares como en otros, no por eso se ha de restringir el privilegio, 
por que la concesión es general , y las suplicas se hicieron para las necesidades communes. Los 
suplicantes no ignoraban que unos lugares estaban mas necesitados que otros, y el Papa también se 
pudo verosímilmente persuadir de esta diferencia. 

PARA QUE LOS INDÍGENAS PUEDAN GANAR LOS JUBILEOS QUE REQUIEREN CONFESIÓN Y 
COMUNIÓN ESTANDO SOLAMENTE CONFESADOS. 

PAULüS PAPA V. — Ad faturam rei memoriam. 

Exponi nobis nuper fecit charissimus in Christo filius noster Philippus, Hispaniarum Rex 
catholicus, quodin Indiis Occidentalibus animarum Pastores expediré in Domino censuerunt, 
et usu receptum est, ut Indi ad fidem catholicam recenter conversi sanctissimum Eucharistiae 
sacramentum raro suscipiant. Cumautem, tam a nobis, quam a prsedecessoribus nostris Koma- 
nis Pontificibus varise indulgentise Christi fidelibus concessse reperiantur, et in dies ccnce- 
dantur, in quarum litteris disponitur, ut pro iis consequendis non solum poenitentia et con- 
fessio, sed etiam sacramentalis communio requiratur, ssepe contingit, quod Indi prsedicti 
indulgentiárum thesauro frui non possint. Quapropter idem Philippus Rex, eorumdem Indo- 
rum nomine, nobis humiliter supplicari fecit, ut in prsemissis providere de benignitate Apostó- 
lica dignaremur; 

Nos igitur attendentes, quod indulgentise ad Christi fidelium omnium animarum salutem et 
religionem augendam concéduntur, et idcirco ob prsedictum institutum, ad honorem Dei 
inductum, tanto bono Indi privari non debent, earumdem litterarum tenores prsesentibus pro 
sufíicienter expressis habentes, ómnibus et singulis Christi fidelibus recenter ad Fidem con- 
versis Indiarum Occidentaliura, qui confessariorum judicio ab Eucharistiae sacramento susci- 
piendo tune temporis abstinere deberé videbuntur, cum pro indulgentiis consequendis sacra- 
mentum Eucharistiae hujusmodi suscipiendum erit, ut,etiamsi illud nonsusceperint, dummodo 



94 TRATADO 2ó SECCIÓN CUARTA. 

veré pcenitentes et confessi reliqua adimpleverint, quse in dictis litteriB indulgentiarum prae- 
scribuntur, quascumque indulgentias etiam plenarias, et peccatorum remissiones a nobis et 
prsedecessoribus nostñs concessas et in posteram, tam a nobis, quam a nostris successoribus 
Bomanis Pontifícibus concedendas, consequipossintet valeant, perinde ac si sacra communione 
hujusmodi reficerentur, tenore prassentium concedimus et indulgemus. Non obstantibus prse- 
missis cseterisque contrariis quibuscumque. 

DatumBomseapudSanctumMarcumsubannuloPiscatoris die 28Aprilis 1609, Pontificatus 
nostri anno quarto. S. Cobellutius. De las sinodales del limo. Lobo Guerrero Arzobispo 
de Lima. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Habiendo expuesto Felipe Tercero Rey de España, que en las Indias Occidentales los curas de 
almas habían tenido por conveniente que los Indios recientemente convertidos no se acercasen conti- 
nuamente á la sagrada Eucaristia, sino que comulgasen rara vez, como habia estado en uso anterior- 
mente ; y que por otra parte los Sumos Pontiflces concedian varias indulgencias en fawr de los fieles, 
para las cuates se exije la comunión, por lo cual los expresados Indios se veian privados del tesoro de 
las Indulgencias. El Sumo Pontífice considerando que las Indulgencias se conceden para la salvación 
de todos los hombres y para aumento de la santa Fé, y que los Indios no deben privarse de tanto 
bien por lo que impone la Iglesia para honra de Dios ; concede á todos los Indios recientemente con- 
vertidos en las Indias Occidentales, que según el juicio délos confesores no puedan recibir la sagrada 
Eucaristia, que puedan ganar, con tal que penitentes y confesos cumplan las demás obras prescritas, 
cualesquiera indulgencias, aunque sean plenarias, concedidas en lo pasado ó que se concedieren en lo 
venidero por él ó por sus sucesores los Romanos Pontifíces, lo mismo que si realmente comulgasen. 
Dado en 28 de Abril de 1609. 

Nota : Estas Letras llevan la nota de perpetuidad en aquellas palabras « ó que se concedieren en lo veni- 
dero » aunque hablan de los recientemente convertidos. Obsérvese también que estas Letras se expidieron 
en 1609, después que los Indios se hallaban civilizados y convertidos á la fé por espacio de sesenta ó setenta 
años, y por consiguiente los Indios agraciados por estas Letras fueron también los hijos de Cristianos y bauti- 
zados en la infancia. 

SE CONFIRMA POR URBANO VIH EL MISMO PRIVILEGIO. 

Urbanus Papa VIII. — Ad futuram rei memoriam. 

Provisionis nostrae debet provenire subsidio, ut jus suum unicuique conservetur. Proinde 
Nos tenorem quarumdam litterarum in forma Brevis felicis recordationis Pauli Papse V, prae- 
decessoris nostri in favorem Indorum, ad fidem catholicam recenter conversorum, emanatarum, 
ét in Secretaria nostra, tune ipsius Pauli praedecessoris, repertum, de verbo ad verbum tran- 
scribiot prsesentibus annotari fecimus,pro eo quod hujusmodi tenorem dilectus filius Alonsus 
Messia, Procurator Indiarum Occidentalium del Perú, Presbyterorum Societatis Jesu, se indi- 
gere nobis nuper significari fecit, qui quidem tenor talis est videlicet. — Paulus Papa V. — Ad 
futuram rei memoriam. — Exponi nobis nuper fecit Charissimus in Christo filius noster Philip- 
pus, Hispaniarum Rex catholicus, quod in Indiis Occidentalibus animarum pastores expediré 
in Domino censuerunt, et usu receptum est, ut Indi ad fidem catholicam recenter conversi 
Sanctissimum Eucharistiae Sacramentum raro suscipiant, etc. (ut supra). Datum Romae apud 
S. Marcum sub annulo Piscatoris 28 Aprilis 1609. Pontificatus nostri anno quarto. — Coeterum 
ut earumdem litterarum tenor, sic insertus, omnem rei seu facti certitudinem faciat apostólica 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 95 

autoritate decernimus, ut illud idem robur, eamdemque vim et eumdem vigorem dictus tenor 
in ómnibus et per omnia habeat, quem haberent originales prsedictse littersé, et eadem prorsus 
eidem tenori fides adhibeatur quandocumque et ubicumque, sive in judicio sive alibi fuerit 
ostensus, ac illi pariter stetur, sicut eisdem litteris originalibus staretur, si forent exhibitae vel 
ostensae. Per hoc autem nuUum jus cuique de novo adquirí volumus, sed antiquum tantum- 
modo conservan. 

DatumKomse apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die 13 Martii 1634 Pontificatus nostri 
anno undécimo. Sacado del Archivo Nacional de Lima donde esta en pergamino limpio y bien 
tratado. Legajo 1186. — Exped. 21,606. 

RESUMEN CASTELLANO. 

A petición del P. Alonso Messia de la Compañía de Jesús, Procurador de las Indias Occidentales del 
Perú, el cual deseaba obtener copia de las Letras de Paulo V en favor de los Indios (sobre ganar las 
Indulgencias sin acercarse á la sagrada Comunión), el Papa Urbano VIII accediendo benignamente á 
su petición, encontró efectivamente en su Secretaria las Letras de Paulo V su predecesor, que son del 
tenor siguiente. (Aqui las Letras arriba insertas y dadas en 38 de Abril de 1609.) 

Y para confirmar el tenor de las expresadas Letras Paulinas, declara y manda que insertas aqui, 
tengan el mismo valor y fuerza que las originales, y que se les dé la misma íé en juicio y fuera de el, 
que se daria al original, si fuese exibido ó mostrado. — Dado en 13 de Marzo de 1634. 

PROMOCIÓN DE LOS INDIOS A LAS SAGRADAS ORDENES. 

Traen los Fastos una declaration sobre la ordenación de los Indios y Mulatos dada por la 
Sagrada Congregación con el motivo siguiente. — Estando para celebrar ordenes el Señor Arzo- 
bispo de Charcas, hoy capital de Bolivia, fijó los edictos, previniendo, que ningún oriundo de 
Indios ó Mulatos dentro del 4** grado se atreviese á acercarse á las ordenes, por que su mente 
é intención era no conferirles el sagrado Orden : cuya protesta nuevamente la expresó por sus 
labios en el acto de la ordenación, afirmando con juranaento que no tenia intención actual ni 
virtual para ordenarlos : lo mismo que confirmó después de la ordenación, cuando preguntado 
por el Guardian de San Francisco, si uno que se hallaba comprendido en dichos grados estaria 
ordenado validamente, respondió sin vacilación alguna que no : por que no habia tenido inten- 
ción. Esto fué lo que motivó las preces que se hicieron á la sagrada Congregación en esta 
forma : Primo, an hujusmodi personarum ordinatio fuerit valida. Secundo, an actus ah 
illis vigore susceptorum ordinum exerciti fuerint validi : et quatenus negative. Tertio, quo- 
nam remedio his malis consulideheat. Responsum S. Congregationis habitge die 13Februarii 
1682 fuithujusmodi. Ad primum et secundum negative:ad tertium, ad mentem : et mens 
est supplicandum esse Sanctissimo, quatenus juheat ómnibus Indiarum Episcopis^ ne dein- 
ceps prcBSumant in ordinatione conditionalem intentionem Jiábere, eosque animadvertat, indos 
et nigros^ omnesque ah eis per paternam vel maternam lineam descendentes mUlojure ah 
Ordinum aUorumque sacramentorum receptione qrcendos esse, dummodo cestera per sacros 
cañones requisita hábeant et obsérvente Hallase esta relación integra en Jas Obras de Bene- 
dicto XIV de Sacrif. Miss. 1. 3, c. 10. el cual desenvuelve esta doctrina con su acostrumbrada 
erudición diciendo ; que cuando el Ordenante se sale de los limites del Pontifical Romano, se 
ha de resolver la duda según su intención. En dicho Pontifical se prescribe la alocución que el 
Arcediano á nombre del Obispo dirijo á los Ordenandos, previniendo bajo la pena de excomu- 
nión que ninguno se atreva á acercarse k las ordenen con impedimento canónico : en cuyo óaso, 



96 TRATADO 2« SECCIÓN CUARTA. 

si alguno no obstante se acercare, quedará validamente ordenado. La dificultad está cuando por 
publico edicto ó de otro modo declara el Obispo que no es su intención ordenar al que se halla 
ligado con tal impedimento. Algunos creen ser valida la ordenación, por que se presume hecha 
esta declaración adterroreniy ó que fue retractada por el Ordenante en el acto de la ordenación, 
por que no es creible que aplicando la materia y la forma del sacramento quiera hacer sacra- 
mento nulo, como lo dice con otros escritores Cabasucio en su Teoria y Practica del derecho 
canónico 1. 3, c. 16, n. 15. No obstante la sagrada Congregación del Concilio siempre propende 
á la invalidez, como lo refiere Fagnano, secretario que fué por largo tiempo de la S. Congrega- 
ción, el cual nos presenta otra declaración hecha en caso semejante : Qucesitum fuit, an ordi- 
nati ante cetatem legitimam áb EpiscopOyqui ante ordinationem in Ecclesia publico edicto 
protestatus est, quod non intendehat ordines conferre, nisi iiSy qui in cetate legitima erant 
constitutij receperint vacuam manus impositionem. Eesponsum fuii ex communi sententia^ 
recepisse vacuam manus impositionem, Quce resolutio fuit in Congregatione habita dic 23 
Januarii 1587. Cuya resolución fué después aprobada por el Sumo Pontifico en un Consistorio, 
mandando que antes de llevarse á ejecución, se escribieáe al Obispo, para que enviase la forma 
del edicto, á fin de conocer si había tenido verdaderamente intención de no ordenar al que se 
acercase á las ordenes con aquel impedimento canónico. Pero veamos lo que dice Lugo para la 
resolución del caso : de Sacram. disp. 8, sect. 7, n. 119. Non debet resadeo gravis dubiis 
exponi ; unde si casus accideret, ego sacerdoti cómodo ordinato cum tali impedimento con: 
sulerem, ut, si commode potest, adeat eumdem Episcopum, ejusque intentionem exploret 
qualis fuerit. Quod si hoc fieri non possity recipiat iterum sub conditione Ordinem, ne 
maneat inillo dubio cumpericulo invaliditatis aliorum S acramentorum^ quce ex sacerdotio 
dependent. Y concluye el Doctor Sumo diciendo que esto es lo que se practica también en la 
Sagrada Penitenciaria. Fastos Ord. 397. 

CONFESIONES DE LOS NEÓFITOS POR INTERPRETE. 

Motu proprio de S. Fio Quinto para oir las confesiones de los Indios por interprete y absol- 
verlos. Documento precioso por estar sacado del original en que se encuentran las Letras de 
S. Fio Quinto firmadas de su propria mano y dice asi. 

Facultas ministris confessiones Indorum audiendi et illos absolven. 

Pius Papa V, 
Motu proprio : Exemplar. Cum sicut accepimus in plurimis Indiarum provinciis tot sunt 
idiomata quot oppida ; et cum post susceptum baptismum Indi teneantur ad confessionem 
annuatim facieridam, nequeunt ullo modo huic precepto faceré satis, máxime integre sua pee- 
cata confitendo ; nam ministri omnino eorum linguam ignorant ; et loquuntur eos per interpre- 
tem, adducuntque eos ad hoc, ut lingua quadam generali et communi quam Indi praídicti 
balbutientes loquuntur et ministri intelligunt, aliqua peccata detegant : omnia enim ñeque 
sciunt, ñeque exponere verbis possunt, sed signis atque nutibus de ómnibus generalitei.se 
doleré ostendunt ; hoc ergo in casu dubitant ministri, an prsedictis Indis sic confitentibus, 
possint beneficium sacramentalis absolutionis impenderé : quandoquidem impossibile judica- 
tur eos aliter posse huic prsecepto de confessione, vel semel in vita facienda, satisfacere ; Nos 
igitur animarum eorumdem ministrorum et Indorum saluti opportune consulentes, eosque spe- 
cialibus favoribus ac gratiis prosequentes, motu simili, et de certa nostra scientia, deque 
apostolicse potestatis plenitudine, ministris praedictis, nunc et pro tempore existentibus ; ut 
auditis, modo quo supra, eorumdem Indorum confessionibus, illos a peccatis eorum, sic con- 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 97 

fessis, absolvant, illisque poenitentiam salutarem in forma Ecclesise consueta injungant, licen- 
tiam et facultatem concedimus : absolutionesque et injunctioncs, sic, ut prsemittitur, factas, 
animabus confitentium suíFragari deberé, indulgeraus de gratia speciali. Non obstantibus 
quibusvis concessionibus et ordinationibus apostolicis cseterisque in contrarium facientibus 
quibuscumque cum ómnibus opportunis et consuetis. (Verba sancti Pii propria manu uti 
coUigitur subscripta.) 

Fiat motu proprio M. 

ADICIÓN QUE CONTINUA. 

Et cum absolutione a censuris ad effectum exemplar, et de licentia, facúltate, concessione, 
indulto, et alus praemissis ut supra, propono in forma grossa, in Litteris latissime extendendum : 
et cum opportuna, quatenus opus sit, judicum executorum deputatione, qui assistant, et prae- 
missa, etiam sub excomniunicationis, suspensionis et interdicti, aliisque adhibitis sententiis, 
censuris et poenis, etiam pecuniariis, eorum arbitrio moderandis et applicandis, observari 
faciant, cum potestate citandi ac sub eisdem censuris et poenis inbibendi : inobedientesque et 
rebelles quoscumque sententias, censuras, et poeuas hujusmodi incidisse et incurrisse decla- 
randi, aggrediendi, redarguendi et interdicendi, invocato, si opus fuerit, brachii ssecularis 
auxilio, cum dictarum, dummodo non ultra tres, quatenus opus sit, opportuna derogatione, in 
Litteris latissime extendenda. Et quatenus prsemissorum omnium et singulorum nominatim 
cognom. oppidorum, ditionum, aliorumque circa praemissa veriorum, major et verior specifica- 
tio et explicatio fieri possit in Litteris per Breve nostrum seu officium contradictorium, aut 
alias, proutmelius videbitur expediens. (Subscriptum uti videtur propria manu). 

Fiat M. 

Nota : En el dorso se hallan estas palabras. — Episcopus Tucuman fecit verbum cam Smo. — Hallase en el 
Archivo de San Francisco de Lima, Registro 26. 



SECCIÓN QUINTA 

SOBRE LA LIBERTAD DE LOS INDIOS. 

Por las cédulas reales insertas arriba vimos el cuidado y diligencia de los Reyes Católicos 
para mirar por el alivio de los Indios ; pero nada hemos dicho basta aqui de la vigilancia que 
han tenido siempre los Papas para libertar á estos infelices de todo gravamen y particularmente 
del yugo de la esclavitud. Con este objeto se presentan á continuación las Letras siguientes : 

LIBERTAD DE LOS NEÓFITOS EN SUS BIENES Y MODO DE VIVIR. 

Paulus Episcopus Servus servorum Dei. — Ad perpetuam rei memoriam. 

Cupientes Judseos et alios infideles quoslibet ad Fidem Catholicam converti, et prsetextu 
bonorum per eos antea possessorum ab eadem fide non distrahi, motu proprio et ex certa 
nostra scientia, auctoritate Apostólica tenore prsesentium, hac in posterum valitura Constitu- 

TOM. I. 12 



98 TRATADO 2« SECCIONE QUINTA. 

tione sancimus, qupd cuicumqiie eorumdem Judseoriim et infidelium ad dictam fidem convertí 
volenti, etiam si in patria potestate constitutus fuerit, bona sua qusecumque, tam mobilia 
quam immobilia, intacta et illsesa permaneant. Ita ut etiam filii familias et in patria potestate, 
ut prsefertur, constituti, legitima, et quacumque portione bonorum Patrimonialium, aut mater- 
norum eis de jure, seu successione bonorum eis alias debitorum, per eorum parentes fraudari 
aut privari non possint, ñeque debeant, sed eis integre, etiam si contra voluntatem parentum 
suorum ad fidem ipsam conversi fuerint, etiam eorum parentibus viventibus, debeantur. 

§ 1. Et si bona ipsa ex usura, aut illicito qusestu fuerint acquisita, et notse sint personse, 
quibus eorum fuerit de jure facienda restitutio (quia non dimittitur peccatum, nisi restituatur 
male ablatum), illa eisdem personis omnino restituantur, personis vero non extantibus prsedictis, 
quia bona ipsa essent per manus Ecclesise in pios usus converfcenda, bona hujusmodi eisdem 
Judseis et alus infidelibus, in favorem suscepti baptismatis, tamquam in pium usum libere 
concedimus, eaque apud ipsos, sic conversos, Judíeos et alios infideles remanere, decernimus. 
Interdicentes sub divini anathematis poena quibusvis, tam Ecclesiasticis quam ssecularibus 
personis, ne ullam super donis hujusmodi, quovis qusesito colore, molestiam inferant, aut 
inferri patiantur; sed magnum se fecisse lucrum existiment, dum tales Christo lucrati 
fuerint. 

§ 2. Et quoniam, ut scriptum est, qui habuerit substantiam mundi hujus et viderit fratrem 
suum necessitatem habere et clauserit viscera sua ab eo, quomodo caritas Dei manet in ipso ? 
si ipsi, conversionis tempere, inopes aut indigentes fuerint, omnes tam Ecclesiaticos quam 
sseculares, per viscera misericordiíe Dei nostri exhortamur, ut ipsis conversis manus porrigant 
adjutrices, ipsi queque Dioecesani, non solum Christianos ad subveniendum ipsis exbortentur, 
sed etiam tam de redditibus Ecclesiarum, prout poterunt, quaña de his, qua ad pauperum usus 
per ipsos convertendos devolvuntur, hujusmodi Neophitos sustentare non negligant, ipsosque 
a detractionibus et contumeliis paterna aífectione defendant. 

§3. Et quoniam per gratiam baptismi cives Sanctorum et domesticiDei efficiuntur, lon- 
geque dignius existit regnare spiritu, quam nasci carne, eadem Constitutione statuimus, ut 
civitatum et locorum, in quibus sancto baptismate pro tempere regenerabuntur, veré cives 
sint, et privilegiis ac libertatibus et immunitatibus, quae alii, ratione nativitatis et originis 
dumtaxat consequuntur, gaudeant. 

§ 4. Curent insuper Sacerdotes baptizantes, et alii sacro fonte eos suscipientes, tam ante 
baptismum quam post, illos in articules fidei, ac legisnovse prseceptis, Catholicseque Ecclesise 
ritibus diligenter instruere, et tam ipsi quam Dicecesani operam dent, ne cum alus Judseis seu 
infidelibus, saltem per longum tenípus conversentur, ne sicut quandoque contingit, ab infirmi- 
tate curatis módica occasio ad pristinam damnationem residuam efficiat. 

§ 5. Et quoniam, experientia teste, compertum est, mutuam ipsorum Neophitorum ínter se 
eonversationem, ipsos in fide nostra fragiliores reddere, ac saluti ipsorum plurimum officere, 
hortamur locorum Ordinarios, ut quantum pro incremento fidei viderint expediré, curent et 
studeant, Neophitos ipsos cum originariis Christianis Matrimonio copulare. 

§ 6. Et prohibeant eisdem sub gravibus poenis, ne mortuos more Judseorum sepeliant, aut 
Sabbata, aliasque solemnitates et antiquse sectse ritus quoquomodo observent, sed et Ecclesias 
et praedicationes, prout alii Catholici, frequentent, et in ómnibus Christianorum moribus, se 
conformes reddant. 

§ 7, Contemptores autem praedictorum, per sacerdotes in quorum Parochiis degent, aut 
alios, ad quos de jure vel antiqua consuetudine, de talibus inquirere spectat, aut etiam per 
alios quoscumque, Dioecesanis seu Inquisitoribus hsereticse piavitatis deferant, et invocato, si 
opus fuerit, auxilio brachii saecularis, per eos taliter puniantur, quod alus transeat in exem- 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 99 

plurn. Et insuper de his ómnibus in Provincialibus et synodalibus Conciliis diligens fiat inqui- 
sitio, et tam circa Episcopos et Sacerdotes in prsemissis negligentes, quam ipsos Neophitos et 
infideles praedictos contemptores, opportunum adhibeatur remediam. 

§ 8. Si quis autem, cujuscumque gradus vel prseeminentise fuerit, hujusmodi Neophitos, ne 
observationem ritus Christiani et aliorum prsedictorum complectantur, foverit aut defenderit, 
poenas, contra fautores hsereticorum promulgatas, ipso facto incurrant; Neophiti vero si secor- 
rigere post monitionem canonicam neglexerint, et ad vomitum judaizantes rediré comperti sint, 
contra eos, tamquam pérfidos hseréticos, per Ordinarios locorum, secundum sacrorum Canonum 
instituta, procedatur. 

§ 9. Non obstantibus, etc. — Dat. Komse apud S. Petrum, sub Annulo Piscatoris, die 
21 Martii, millesimo quingentésimo quadragesimo secundo, Pontificatus nostri Anno Octavo. 
— Ex BuUar. de Cocquelin. — Pars. 1», tom. 4, pag. 204. 

RESUMEN DE LA BULA ANTERIOR CÜPIENTES. 

Deseando Paulo Tercero que los Indios y otros infieles convertidos á la fó, no se retrajesen de este 
santo proposito, por el temor ó pretesto de perder los bienes temporales, Motu propio á sanciona por 
esta Constitución, valedera para siempre, que á cualquiera de dichos Indios ó infieles que quiera 
convertirse, se le conserven todos sus bienes, ya sean muebles ó immuebles, intactos é ilesos ; de 
suerte que los padres no los puedan privar de su legitima paterna ó materna, ni de la sucesión de 
otros bienes que les son debidos, aunque se conviertan sin su voluntad. — Que si dichos bienes 
se hubiesen adquirido por usuras ó por otros negocios ilícitos, y hubiere obligación de res- 
tituir, según aquella sentencia : non dimiUüur peccaium, 7iisi restituatur male ablaíum, hágasela 
restitución á los dueños, si fueren conocidQS ; mas si no se conocieren, quiere el Papa, que estos 
bienes, de que la Iglesia puede disponer en obras pias, se apliquen k los mismos Neófitos, sean Indios 
ó infieles, en favor del bautismo recibido, prohibiendo á cualquiera persona eclesiástica ó seglar que 
con ningún color ó pretesto se les moleste sobre el particular, teniendo por el mayor lucro haber 
ganado estas almas para Jesu Cristo. — Asi mismo según lo que esta escrito : Qui habuerit subsiati" 
íiam mundi hujus, et viderü fraírem suum necessüatem habere et clauseril viscera sua abeo ¿ Quomodo 
charitasDei manel in eo? exorta el Ponliflce per viscera misericordice Dei nostri que si tales Neófitos al 
tiempo de su conversión fueren pobres, se les preste una mano bienhechora, y que los mismos ordi- 
narios no solo exorten á los fieles á este socorro, sino que también ellos mismos les socorran, yá 
con los réditos de las Iglesias, yá también con otros bienes aplicables á los pobres, amparándolos 
con paternal afecto y defendiéndolos de toda infamia y contumelia. — Y pues con el bautismo se hacen 
estos Neófitos ciudadanos de los Santos y domésticos dé Dios, y es mucho mas digno nacer al espíritu 
que á la carne, declara y manda que tales Neófitos regenerados en las aguas del bautismo, sean ver- 
daderos ciudadanos y gocen de todos los privilegios, libertades é immunídades que por nacimiento y 
origen gozan los demás. — Ciudaran también los Sacerdotes bautizantes y los Padrinos, instruirlos 
con diligencia antes y después del bautismo en los artículos de la fé, preceptos de la ley nueva y ritos 
de la Iglesia Católica : y tanto ellos, como el Diocesano, cuiden que dichos Neófitos no traten ni 
vivan, á lómenos por largo tiempo, con los de su secta, no sea que, como suele suceder, vuelvan 
después de curados á la ceguedad antigua con la menor ocasión. — Y por que la experiencia ensena 
que el mutuo trato y conversación de los Neófitos entre si, les perjudica para su salvación y los vuelve 
débiles en la fé, procuren con toda solicitud que dichos Neófitos se unan en matrimonio con los que 
nacieron cristianos. — Prohibe ademas con graves penas, que entierren á los muertos á la manera 
judaica, y que observen el Sábado y otras solemnidades y ritos rabinos, y se desea que frecuenten 
las Iglesias y asistan á la predicación como los demás católicos, para que se vuelvan en todo con- 



100 TRATADO 2o SECCIONE QUINTA. 

formes con las costumbres cristianas. — Y que los Sacerdotes y otros á quienes toca, los denun- 
cien á Diocesanos é Inquisidores, los Neófitos contraventores, y si fuere necesario apelen al 
brazo secular y sean castigados do tal modo que su pena sirva de escarmiento a los demás. Y acerca 
de esto quiere el Pontifico que en los Concilios Provinciales y Sinodales se haga diligente examen asi 
acerca de los Obispos y Sacerdotes negligentes, como acerca de los Neófitos despreciadores de la ley 
cristiana, para aplicar el remedio oportuno. — Y si alguna persona de cualquier grado ó preeminencia 
que fuese, apoyare y defendiere á los Neófitos que se apartan del rito cristiano, incurra ipso fado 
en las penas promulgadas contra fautores hcereticontm. Y los Neófitos que después de la admonición 
canónica no se corrijieren, y consto que han judaizado, sean procesados por el Ordinario y procédase 
contra ellos como pérfidos herejes, — Dado en 21 de Marzo de 1542. 

SE RENUEVAN LOS PRIVILEGIOS DE LOS NEÓFITOS RESPECTO A LOS BIENES TEMPORALES, 

Clemens Episcopus Servus servorum Dei. — Ad perpetuam rei memoriam. 

Propagandge per universum terrarum orbem christianse fidei, cujus illibatum ac perenne 
depositum Romana in primis servat Ecclesia, pro commissi nobis Apostolici muneris debito, 
jugiter intendentes, dum in remotissimas quasque partes Evangelii prsecones ablegare satagi- 
mns, in eara simul curam diligenter incumbimus, ut qnicumque disjectis infidelitatis tcnebris 
ad verum justitise soleni, qiii Christus est, agnoscendum, eo adjuvante festinant, nullis, quoad 
fieri potest, huraanarum rerum obstaculls impediantur : sicque ad catholicse Ecclesise gremium 
ex omni natione, qnse sub ocelo est, eo frequentior, quo facilior expediatur accessns. 

Qiiamvis eñim non temporalium rerum commodo, sed seternse potius hsereditatis intnitu 
ad suscipiendam Christi fidem infideles allici oporteat, quin etiam edoceri prsecipuam Chri- 
stiani honainis gloriam in eo máxime sitam esse, ut terrena despiciat, existimetque omnia 
detrimentum esse propter eminentem scientiam Jesu Christi Domini Nostri , nihilominus 
rationi congruum et piae Matris Ecclesise institutis consentaneum arbitramur, ita paternam 
nostram erga eos, qui adhuc in fide parvuli, lacte potius quam cibo solido nutriendi sunt, 
providentiam temperare, ut infirmiores quique a christianse Religionis proposito, amittenda- 
rum facultatum, incurrend seque prorsus miserse egestatis horrore, non retrahantur : cum 
potius, juxta canónicas sanctiones eos qui ad fidem veniunt melioris conditionis esse oporteat 
post Baptismum, quam, antequam fidem susciperent, haberentur, et in illis etiam impleri 
debeat Christi certa promissio : Quaerite primum regnum Dei etjustitiam ejus efc hsec omnia 
adjicientur vobis. 

Quam quidem ob causam complures Pontífices, prsedecessores nostri, pro tradita sibi divini- 
tus in iis, quse ad ejusdera sanctse fidei favorem et propagationem pertinent, Apostólica 
potestate, multa in Neophytorura commodum privilegia concesserunt, alus quoque additis 
ordinationibus, quibus et indemnitati ipsorum, et christianse religionis dignitati et faciliori 
simul infidelium conversioni, cónsul tum foret. Prsecipue vero fel. reo. Paulus Papa III Apo- 
stolicam Constitutionem edidit in hsec verba videlicet. (Vide supra Gupientes,) 

Nos igitur, ne tam salubris Constitntionis memoria temporis diuturnitate deficiat, aut 
observantia neglectu cujuspiam obsolescat, aut etiam fidei hostium dolo notitia converti volen- 
tibus supprimatur, de nonnullorum Ven. Fratrum Nostrorum S. R. E. Cardinalium et Dilec- 
tornm filiorum Remanse Curise Prselatorum, quibus hujusmodi negotiura commisimus expen- 
dendum, consilio, atque etiam motu proprio, et certa scientia ac matura deliberatione nostris, 
deque Apostólica potestatis plenitudine, eamdem prseinsertam constitutionem, omniaque et 
singula in ea contenta, tenore prsesentium, confirmamus, approbamns et innovamus 

Da tum Romse apud S. Petrum anno Incarnationis Dominicse millesimo septingentésimo quarto 
quinto idus Martii, Pontificatus nostri anno quarto. — Bull. Rom. de Mainardo, Const. 51. 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. i 01 

RESUMEN CASTELLANO 

Aunque no por la comodidad de las cosas temporales, sino por la eterna herencia de Dios» so 
deben mover los infieles á recibir la fé de Jesu Cristo, según aquella sentencia del Apóstol : Existimo 
omnia detrimenium esse propter eminentem scientiam Jesu Christi Domini noslri; no obstante es muy 
justo y muy puesto en razón que el Ponlifice (Paulo V) muestre su paternal providencia para con 
aquellos, que párvulos en la fé, se han de alimentar mas bien con leche que con manjares solidos, á 
fin de que el horror de la miseria no los retraiga de la Religión Católica : sobre todo cuando, según 
los cánones» los que abrazan la fé cristiana conviene que sean de mejor condición después del bau- 
tismo, que antes de recibirle, cumpliéndose asi aquella sentencia del Salvador : Buscad primero el 
reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura. 

Por esta razón muchos de los Romanos Pontífices usando de la potestad Apostólica, de que les 
investio Jesu Cristo para la propagación de la fé, concedieron muchos privilegios á los Neófitos, para 
favorecer de este modo su propagación y facilitarla conversión de los infieles. Y entre otras Letras 
Apostólicas Paulo Tercero de feliz memoria dio á luz la Constitución siguiente. (Aqui la Bula anterior 
Capten tes. 

Y para que no se borre la memoria de estas Letras y se conserve en lodo vigor su observancia, 
Molu propio, de ciencia cierta y madura deliberación, aprueba, confirma y renueva el Pontífice la 
sobredicha Constitución con todas y cada una de las cosas en ella contenidas. Dada á H de Marzo 
de 1704. 

PAULO III ESCRIBE AL CARDENAL TOLEDANO, TABERA, PARA QUE LOS INDIOS NO SEAN 

REDUCIDOS A ESCLAVITUD. 

Paulus Papa III. 

Cardinali Toletano etc. — Dilecta fili noster, salutem et Apostolicam benedictionem. 

Pastorale officium erga oves nobis coelitus creditas, solerti studio exercentes, sicut earum 
perditione affligimiir, ita proraotione Isetamur, et non solum illorum bona opera laudamus, sed, 
ut votivis perfruantur eventibus Apostolicae meditationis curas diffusius interponimus. 

Adnostrum siquidem pervenit auditum, quod carissimus in Christo filius noster Carolus 
Komanorum Imperator semper Augustus, qiii etiam Castellse et Legionis Rex existit, ad 
reprimendos eos qni cupiditate aestuantes, contra humanum genns inhumanum gerunt ani- 
mnm, publico edicto ómnibus sibi subjectis prohibnit, ne quisqiiam occidentales aut meri- 
dionales Indos in servitutem redigere aut eos bonis suis privare prsesumat. Nos igitur 
attendentes Indos ipsos, licet extra gremium Ecclesise existant, non taraen sua libértate, aut 
rerum suarum dominio privatos, vel privandos esse, etcum homines, ideoque fidei etsalutis 
capaces sint, non servitute delendos, sed prsedicationibus, et exemplis advitam invitandos 
fore, ac praeterea. Nos taliura irapiorum tam nefarios ausus reprimere, et ne injnriis, et damnis 
exasperati, ad Christi Fidem amplectendam duriores efficiantur, providere cupientes. circum- 
spectioni tuse, de cujus rectitudine, providentia, pietate, et experientia in bis, et alus specialem 
in Domino fiduciam obtinemus, per prsesentes committimus et mandamus, quatenus per te 
vel alium seu alios prsefatis Indis ómnibus in prsemissis efficacis defensionis praesidio 
assistens, universis et singulis cujuscumque dignitatis, status, conditionis, gradus, et; 
excellentiae existentibus sub excommunicationis latse sententise poena, si secus fecerint, ipso 
facto incurrenda, a qua non nisi a Nobis vel Romano. Pontifice pro tempere existente, 
prseterquam in mortis articuloconstitutietsatisfactioneprsevia, absolví nequeant, districtius 



102 TRATADO 2" SECCIONE QUINTA. 

inhibeas, ne praefatos Indos quomodolibet in servitutem redigere, aut eos bonis suis spoliare, 
quoquo modo prsesumant, ac contra non patentes ad declarationem incursus excommunica- 
tionis hujusmodi ad ulteriora procedas, et alia in prsemissis et circa ea necessaria seu 
quomodolibet opportuna statuas, ordines et disponas, prout prudentise, probitati et religioni 
tuse videbitur expediré. Super quibus tibi plenam et liberam facultatem concedimus per 
praesentes, contrarium facientibus non obstantibus quibuscumque. Datum Eomae apud 
S. Petrum sub annulo Piscatoris die 29 Maji 1537 Pontificatus nostri anno tertío. Ex BuUar. 
de Propaganda Fide App. tom.l, p. 26. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Habiéndose presentado al Pontífice la prohibición del Rey Católico, para que ninguno se atreviese 
á reducir á esclavitud á los Indios Occidentales y Meridionales, ni despojarlos de sus bienes, el Santo 
Padre atendiendo á que los expresados Indios, aunque sean infieles y existan fuera de la Iglesia, no 
están privados ni se les puede privar de la libertad, y que siendo hombres son capaces de la fé y de 
la salud eterna, para cuyo fin no convenia aniquilarlos con la esclavitud, sino mas bien invitarlos 
suavemente ala fé con la palabra y el ejemplo; manda al Cardenal Tabera Arzobispo de Toledo, que 
por si ó por otros Ministros de las Indias prohiba bajo excomunión mayor reservada al Sumo Pontifice 
ipso fado incurrmda^ que se reduczan á esclavitud, de modo alguno ó por cualquiera que sea, dichos 
Indios, ó que sean despojados de sus bienes, encargándole por ultimo que si alguno desobedeciere, 
tome medidas mas fuertes para cortar este mal. 

NOTAS DE LOS MISMOS FASTOS, 

Sabiéndose presentado la prohibición del Bey, Muchas prohibiciones dieron los Reyes católicos á este pro- 
posito y todas están recopiladas en las leyes de Indias, por lo cual dice la ley 1* lib. 6, tit. 2. En conformidad 
de lo que está dispuesto sobre la libertad de los Indios, mandamos que ninguno en tono de paz ó de guerra, 
aunque justa^ sea osado de cautivar Indios... ni tenerlos por esclavos. 

Antes de salir áluz esta Constitución hubo alguna diverjencia de opiniones según lo refiere Gomara en la His- 
toria de las Indias cap. 217 por estas palabras. « Fr. Tomas Ortiz Dominicano y otros de su Orden aconsejaron 
« la servidumbre de los Indios y otros de San Francisco. Hizo un razonamiento en que por los delitos, dice, me- 
€ recian ser esclavos. (A lo cual) Fr. Gerónimo de Loaisa, Presidente del consejo de Indias, y confesor de 
« Carlos V dio gravísimo crédito.^ El Emperador en 1525 estando en Madrid mandó que fuesen esclavos. Mu- 
€ daron de parecer los Dominicanos, reprendieron mucho la servidumbre en pulpitos y escuelas, por donde se 
« tomó otra información en 1531 y Fr. Rodrigo Minaya saco la Bula de Paulo 3IT. » 

Obsérvese por ultimo que esta prohibición queda vijente, aunque la excomunión acaba de ser derogada por 
la Brú& Apostólica Sedis. 

EL MISMO PAULO III VUELVE A PROHIBIR LA ESCLAVITUD DE LOS INDIOS, Y SE QUEJA DE 
QUE LOS TRATEN INDIGNAMENTESUS AMOS. 

Paiilus PapalIíiUniversis Christi fidelibus prsesentes litteras inspecturis, sahitem et 

Apostolicam benedictionem. 

Veritasipsa quse nec fallí, nec fallere potest,cum Prsedicatores fidei ad officium praedicationis 
destinaret, dixissedignoscitur : eunfes docete omnes gentes. Omnes dixit, absque omni delectu, 
cumomnes fidei disciplinse capaces existant. Quod videns et invidensipsius humani generis semu- 
lus, qui humanis operibus, ut pereant,semper adversatur, modum excogitavit hactenus inaiiditum 
quo impediret, ne verbumDei gentibus, ut salvsefierent, prsedicaretur, ac quosdam suos satellites 
commovit, qui suam cupiditatem adimplere cupientes, occidentales et meridionales Indos et 
alias gentes, quse temporibus istis ad nostram notitiam pervenerunt, sub praetextu, quod ñdei 
catholicse expertos existant, uti bruta animalia illis servientia urgeant. Nos igitur, qui ejusdem 



PRIVILEGIOS PRIMITIVOS DE LOS INDÍGENAS. 103 

Domini nostri vices, licet indigni, gerimus in terris, et oves gregis sui nobis commissas, quse 
extra ej US ovilesunt, ad ipsum ovile toto nisu exquirimus, attendentes Indos ipsos, utpote, 
veros homines, non solum Christianae fidei capaces existere, sed, ut nobis innotuit, ad fidem 
ipsam promptissime currere, ac volentes super bis congruis remediis providere, prsedictos Indos 
et omnes alias gentes ad notitiam Christianorum in posterum deventuras, licet extra fidem 
existant, sua libértate ac rerum suarum dominio privatos seu privandos non esse, imo libértate 
et dominio hujusmodi uti, et potiri, et gaudere libere et licite posse, nec in servitutem redigi 
deberé : ac quidquid secus fieri contigérit, irritum et inane, ipsosque Indos et alias gentes 
verbi l)ei prsedicatione et exemplo bonse vitae ad dictam fidem Christi invitandos fore, autho- 
ritate Apostólica per prsesentes litteras decernimus, et declaramus, non obstantibus praemissis, 
coeterisque contrariis quibuscumque. Datum KomiB anno 1537, quarto Nonas Junii, Pontifi- 
catus nostri anno tertio. — Extat apud Haroldum Lima Limata, pag. 338. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Habiendo. llegedo á oídos del Pontífice que en la India occidental y. meridional algunos satélites del 
infierno [Ora satélites) trataban como brutos animales á los Indios que les servían, bajo el protesto de 
no ser participantes de la fé ; Paulo III atendiendo á que estos infelices no solo son capaces de la fé, 
sino que se apresuran k recibirla, manda y declara que no están privados ni se les puede privar de la 
libertad, aunque se hallen fuera de la fé : antes por el contrarió pueden usar de su libertad y dominio 
y de ningún modo se les puede reducir h esclavitud. Y que si algo se hiciere en contrario de esta 
disposición y declaración sea irrito y de ningún valor. Dado 2 Junio de 1537. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 59. 

Satélites del infierno : Por las noticias exajeradas del Obispo de Chiapas vienen en la Bula estas palabras 
Orc¿ Satélites, el cual escribió así: « Aquellas gentes las encomendaron a los Epafioles, como si las encomendaran 
á todos los diablos, » sobre lo cual es necesario oír a Bernal Díaz del Castillo militar de aquel tiempo, testigo 
de vista y hombre de toda integridad y honradez, el cual afirma que el Obispo de Chiapas fue exajerado en 
muchas cosas y prueba lo contrario con un hecho que le pas6 y es como sigue. « Para descubrir nuevas tierras 
y en ellas emplear nuestras personas, compramos dos navios y un barco, que hubimos del Gobernador, fiado, con 
condición de que primero que nos le diese nos hablamos de obligar todos los soldados, que con aquellos tres 
navios habiamos de ir a unas isletas que están entre la isla de Cuba y Honduras, que ahora se llaman 
de loa Guanajos, y que habiamos de ir de guerra y cargar los navios de indios de aquellas islas para pagar con 
ellos el barco, para servirse de ellos por esclavos. T desde que vimos los soldados, que aquello que pedia no era 
justo, le respondimos, que lo que quería, no lo mandaba Dios ni el Rey, que hiciésemos á los libres esclavos. 
Y desde que vio nuestro intento, dijo, que era bueno y mejor que el suyo. Esto Bernal en el Capitulo de 
su Conquista. 

Antonio León Pitíelo, oriundo del Perú, que ilustró su patria con las 28 produciones que dio á luz, entre las 
cuales se cuenta la Vida de Jesús y cuatro en honor de Nuestra Sefiora, hablando en su Tratado de las Confir- 
maciones Reales p. 1, c. 18, n. 8 de la relación precitada, dice, que las exajeraciones que se encuentran en ella 
no se han de atribuir tanto al Señor de las Casas, como a la envidia y mala fé de los escritores estranjeros : 
los cuales adulterando la relación de este Señor y acrecentando los hechos, cuando no hay quien los pueda des- 
mentir, se empeñan en deprimir a los españoles con la mancha de crueles y codiciosos, ya que no pueden qui- 
tarles la gloria de haber allí plantado la fd. 

No es mi intención, dice Morelli, limpiar de toda culpa á los españoles en el nuevo orbe ; por que á la verdad 
muchas cosas sucedieron al principio que dieron ocasión á esta Constitución y á varias cedules reales en que se 
quejan amargamente los Reyes y tratan de impedir estos males, üns cosa hay cierta sobre este punto y es, que 
á nombre del Rey Católico jamas se declaró guerra á los Indios, y que si algunos escesos se cometieron, fueron 
propios de los particulares y de los encomenderos. 

Mas para poner en su fiel la balanza, también los Indios dieron sus motivos, sobre lo cual conviene oir la 
relación que envió al Consejo de Indias el P. P. Tomas Ortiz, del Orden Seráfico, que después fue primer Obispo 



m TRATADO 20 SECCIONE QUINTA. 

de Santa Marta : son sus palabras : Los hombres de Tierra firme comen carne humana : ninguna justicia hay 
entre ellos : andan desnudos no tienen honor ni vergüenza : son alocados insensatos, no tienen en nada ma- 
tarse ni matar, no guardan verdad, si no es en su provecho, precianse de borrachos, cá tienen vinos de diversas 
yerbas, fratás, raices y grano, emborrachanse, también con humo y con ciertas yerbas que los sacan de seso, 
ninguna obediencia ni cortesia tienen mozos a viejos hijos á padres, son traidores y vengativos : son haraganes 
6 inimicisiraos de religión : cuando se olvidan de las cosas de la fé que aprendieron, dicen que aquellas cosas 
son para Castilla y no paradlos y que no quieren mudar de costumbres y de Dioses. Con los enfermos no usan 
piedad alguna, y aunque sean vecinos ó parientes, los desamparan al tiempo de la muerte y los llevan k los 
montes con sendos pocos de pan y agua : no guardan fé ni orden. Cuanto mas crecen se hacen peores : hasta 
diez ó doce años parece que han de salir con alguna crianza y virtud : de alli adelante se tornan como animales. 
Los que los habernos tratado, esto habemos conocido de ellos por experiencia mayormente el P. Fr. Pedro de 
Cordova, de cuya mano yo tengo escrito todo esto, y lo platicamos en uno con otras cosas que callo. — Fastos 
Ord. 59. 



AL REY DE ESPAÑA, PARA QUE EL YUGO DE CRISTO SEA SUAVE A LOS INDIOS. 

Charissimo in Christo filio nostro Philippo Hispaniarum Eegi catholico. 
Pius Papa V. — Charissime in Christo Fili noster, salutem et Apostolicam benedicüonem. 

Cum oporteat Nos, pro officio pastorali, quod Nobis, licet indignis, commissum faifc, curam 
habere, non solum eorura, qui ñdem christianam susceperunt, sed eorum etiam qui ad eam 
suscipiendam facile adduci possunt, veluti populorum Indise, qui ad Hispanise regnum nostris 
temporibus adjuncti fuerunt ; magnopere in Domino laetamur, te, uti Regem veré Catholicum, 
sicuti a felic.rec. prsedecessoribus nostris optatum fuit, quieamorbis terrarum partem majo- 
ribus tuis subigendam attribuerunt, eosque populos illorum fidei commiserunt, curasse, ut 
sacrum Evangelium in illis provinciis prsedicaretur, ac fides catholica propagaretur. Quód etsi 
60 studio atque sedulitate actum fuit, ut Majestas tua, eo nomine magnopere in Domino collau- 
dari potius debeat, quam exhortationibus excitari ; convenire tamen officio nostro duximus, 
postquam certiores facti fuimus de Rectoribus admodum idoneis earum provinciarum regimini 
nuper destinatis,Majestatem tuam rogare, ut populos illos ditionis suse, hac occasione oblata, eis 
quam diligentissime commendare velis, ac prsecipue mandare, ut propagationi sanctso Fidei 
et animarum saluti intenti sint; quarum rerum causa, ea orbis terrarum pars abinitio ipsis 
Majoribus tuis concessa fuit; ut cum exlaudabili eorum regimine qui eis prseerunt, tum bonis 
exemplis eorum, qui christianam illis doctrinam tradent, jugum Christi suave et leve esse sen- 
tiant ; ñeque ab illis ipsis opprimantur, qui eos tanquam teñeras in vinea Domini plantas alere 
ac fovere, et amorem in eis christianaj religionis accendere atque augere debent : et ea omnia 
caveantur, quibus ipsi offendi et catholica religio detrimentum capare posset, qui aulem non- 
dum Christi fidem susceperunt, ad eam suscipiendam, chántate et dexteritate adhibita, alli- 
ciantur. Certum enimhabeat Majestas tua, expropagatione religionis suum queque in illis par- 
tibus regnum, Deo propitio ac favente, firmatum et auctum iri : et sibi talium in eos populos, 
et religionem meritorum, non solum in hac vita, sed in altera etiam prsemium paratum fore... 
Datum Romse apud Sanctum Petrum, sub annulo Piscatoris die 17 Augusti 1568, pontificatus 
nostri anno tertio. 

Apud Laderchium, tom. 23, pag. 157 : et apud Bzovium Anal. Eccl. an. 1568, 



LIBERTAD DE LOS INDÍGENAS. 105 

AL CARDENAL ESPINOSA ARZOBISPO DE SEVILLA SE RECOMIENDA EL CUIDADO 
DE LIBERTAR A LOS INDIOS DE TODO GRAVAMEN. 

Pius Papa V. — Dilecte Fili salutem et Apostolicam benedictionem. 

Quandoquidem Domino placuit, ut te in partem ciirarum et sollicitudinis nostrse vocaremus ; 
communicandum tecum duximus de re ad commissum Nobis, licet indignis, munus, et prop- 
terea ad tuum quoque vel máxime pertiaenti. Quid enim íeque ad officium nostrum pertinet, ac 
curare, ut orthodoxa religio quam latissime divini honoris et salutis animarum causa propa- 
getur 9 Ut qui eam pridem jam susceperunt, confirmentur, qui vero adhuc idolorum sunt 
cultuidediti,relictiserrorum tenebris,lucem veritatisrespiciant. Cujas quidemquo majore desi- 
derio tenemur, eo libentius audivimus charissimum in Christo filium nostrum, Regem Hispa- 
niarum Catholicum, lectissimos quosdam et probatissimos viros ad regendas Indiarum ditionis 
8USB provincias destinasse. Etsi autem Regem, tanta pietate et clementia prseditum, non egere 
hortatione nostra scimus, quippe quem audivimus sua ipsum sponte, et pro ingénita sibi cle- 
mentia multis illos popules oneribus sublevasse, quibus antea vexari et opprimi miserandum 
in modum consueverant; tamen volumus, üt eum, postlaudem debitam nostris verbis hoc 
nomine tributam, dexteritate, qua decet, borteris ad perseverandum in tam sancto proposito 
propagandas religionis orthodoxse : quae quidem ut propagetur, Majestas ejus pro sua sapientia 
intelligit oportere, si quse enera restant, quse tollenda sunt, tolli, cosque popules ita tractari, 
ut gaudere in dies magis debeant, relictum a se idolorum cultum, et Christi jugum suave et 
leve susceptum fuisse... Datum Romge apud S. Petrum die 18 Augusti 1568, pontificatus no- 
stri anno tertio. — Apud Laderch., ibid. 

Nota : El Cardenal D. Diego Espinosa fue electo en 1568 Arzobispo de SeviUa, poco tiempo antes de estas 
letras, y por eso dice el santo Papa : Quandoquidem Domino placuit ut te in partem curarum et solUcitu- 
dinis nostrce vocaremus : murió en 15 de Setiembre de 1572. 

AL VIRE Y DEL PERÚ, D. FRANCISCO TOLEDO, PARA QUE PATROCINE LAS CAUSAS 

DE LOS INDIOS. 

Pius Papa V. — Dilecte Fili, Nobilis Vir, salutem et Apostolicam benedictionem. 

Magnopere in Domino gavisi sumus, ac Deo gratias egimus, cujus instinctu factum non du- 
bitamus, ut charissimus in Christo filius nosler, Hispaniarum Rex catholicus, te ad regendam 
provinciam Perú destinaret; adeo prseclara de tua virtute et in catholicam religionem sludio 
testimonia habuimus. Non solum fideliter ac sedulo executurum te esse confidimus qusecumque 
a tam pió Rege maudata habueris, sed facturum príeterea tua sponte quidquid ipse prsesens ex- 
pediré cognoveris, ad fidem orthodoxam in illis partibus propagandam, et quam plurimas ani- 
mas Christo lucrandas. üt vero, et qui adhuc infirmi sunt, in fide confirmentur, et qui idolorum 
cultores, Christi fidem suscipiant, necesse estpro tua prudentia intelligas, illos ita regi atque 
tractari deberé, ut ipsi quidem divina erga se misericordiíe beneficium in dies magis agnoscant: 
infideles autem atque idolatrse eorum exemplo atque imitatione ad veritatem agnoscendam 
invitentur. Illud quoque, quantum fieri potest, providendum est, ne eorum, qui ex his Occi- 
dentia partibus in eas provincias commigrarunt, pravis moribus offendantur. Quibus in rebus 
exequendis et curandis Nobilitas tua, etiam tacentibus Nobis, intelligit, quantam habitura sit 
facultatem inserviendi Dei omnipotentis honori, simul et Regis glorias : tibi autem ingentis ab 
hominibus laudis comparandse, nec minoris a Deo gratise ineundse... Datum Romse apud S. Pe- 
trum sub annulo Piscatoris die 18 Augusti 1568, pontificatus nostri anno tertio. 

Apud Laderch., ibid, pag. 158 ; apud Bzobium Anual. Eccl., pag. 517. 

TOM. I. 13 



106 TRATADO 2» SECCIÓN QUINTA. 

AL CONSEJO DE INDIAS PARA QUE CUIDE CON TODA DILIGENCIA DE LOS NEÓFITOS QUE 

ESTÁN A SU CARGO. 

Pius Papa V. — Dilecti Filii, Nubiles Viri, salutem et Apostolicam benedictionem. 
Cogit Nos raunus, quod, licet indignis, Nobis commissum fuit, curam omnium salutis 
habere, qui in grege Domini numerantur, nec minus de eorum salute esse soUicitos, qui lon- 
gissime absunt, quam de eorum qui prope sunt, cum omnes in Christo unum corpus sint, et pro 
ómnibus Christus sit mortuus. Qua in re quo magis ofificio nostro «atisfacere cupimus, eo liben- 
tius audivimus charissimum in Christo filium nostrum Regem catholicum, lectissimos* quos- 
dam et probatissimos Viros ad regendas Indise ditionis suse provincias destinasse. Itaque 
praeterire non potuimus, quin vos in Domino hortaremur, ut sicut adhuc pie et fideliter 
admodum fecistis, perseverare velitis in admonendo ipso Rege de ómnibus rebus, quas perti- 
nere pro vestra prudentia intelligitis ad confirmandos illarum partium homines in fidecatholica, 
quam susceperunt : et idolorum cultores ad veram et salutarera Christi religionem suscipien- 
dam alliciendo. Religione enim Christiana in illis partibus constituta et propagata, simul Regis 
quoque regnum, Deo favente, firmabitur et propagabitnr. üt populi autem illi fidem christia- 
nam a se susceptam Isetentur, oportet eos, charitate et clementia adhibita, regi, et si quibus 
gravioribus oneribus adhuc gravantur, ita levari, ut sicut jugum Christi suave et leve est, ita 
Regis quoque Christiani imperium clemens esse sentiant : quae mansuetudo reliquos quoque 
ad suscipiendam fidem catholicam incitabit. — Datum Romse apud S. Petrum sub die 18 
Augusti 1568, pontificatus nostri anno tertio. — Apud Laderch. ibid. 

AL ILMO. SR. OBISPO DEL BRASIL PARA QUE MIRE CON TODOZELO Y CUIDADO PATERNAL 

POR LOS NEÓFITOS. 

Venerabili Fratri Petro Episcopo S. Salvatoris in provincia Brasilise. 

Pius Papa V. — Venerabilis Frater salutem et Apostolicam benedictionem. 

Etsi Fraternitatem tuam in gubernando grege fidei tuse commisso, eam adhibere prudentiam 
ac vigilantiam existimamus, ut, adexplendas ofíicii sui partes, hortationibus admonitionibus- 
que Nostris non indigeat ; tamen quia et Ecclesiarum omnium curam et sollicitudinem 
Nostram ab Omnipotente Deo commissam gerimus, et eos etiam, qui in perfectse virtutis studio 
currunt, paternis nostris vocibus adjuvare posse credimus ; idcirco te, quem tanto marium 
terrarumque spatio disjunctum, christianse charitatis vinculum et pastoralis officii societas 
nobiscum coujungit, paterno primum dcbitaj salutationis officio prosequentes, studiose in 
Domino hortamur, ut Neophjtorum, qui recenter ad fidem nostram catholicam, eorum cseci- 
tatis miserante Domino, conversi sunt, paternam curam gerere velis; sic ut eos, et bonipru- 
dentisque Rectoris officio gubernatos, et fidelis sapientisque Doctoris disciplina institutos, ad 
coelestem patriam perducere possis. Illud quoque te curare volumus, ut, quantum in te est, 
gentem istam, et prsecipue eos, qui in fidem christianam, adjuvante Domino, recepti sunt, a 
ferino victu atque cultu ad mitiores mores civilemque vitse rationem revocare contendas, cisque 
persuadere studeas, ut relicta ea, cui assueti esse dicuntur, corporis turpitudine, convenientem 
christiano pudori,civilique cultui vestitum assumant. Quod,utobtinere possis, nullum prseter- 
mittes eorum officiorum, quse vel apud istius provincise rectorem, vel apud alios quoscum- 
que, utilia fore judicaveris. Et quoniam te Deus Omnipotens in illis regionibus animarum 
Pastorem constituit, unde multum afferre fructum possit, ideo divini in hoc beneficii gratiam 
recognoscens, in muñere tibi commisso diligenter vigila, terrenisque negotiis relictis, congre- 



LIBERTAD DE LOS INDÍGENAS. 107 

gandarum in seterna ovilia animarüm ccelesti negotio incumbe. Sit in lingua tua sermo, qui 
quasi gladius acutus vel durissimos gentis illius ad religionem christianam ánimos, perrum- 
pere possit : sit charitatis ardor in animo, ut in eorum numero esse merearis, supra quos 
Ígneas consedisse linguas legimus : veré enim supra nos ignese resident linguse, cum, aut in 
fratribus nostris ab infidelitatis tenebris ad veritatis lucem traducendis, aut bis, qui traducti 
jam sunt, magis magisque in dies instruendis et in fide catholica retinendis, laborantes, divini 
spiritus ardore incejidimur. Creditum tibi Dominicum agrum, dum licet, fortiter exerce : se- 
men tuum, dum tempus est, semina, certa sciens te eorum quae seminaveris fructum, tempere 
suo esse percepturum : ut cum operse tuse beneficio pestiferse caecitatis caligine depulsa, vera 
isthic fides serenitatis suse radios aperuerit, iUud te ante Eedemptoris nostri oculos prsemiura 
coeleste expectes, quod ómnibus bonis,fidelibusque Pastoribus in coelo repositum esse scimus.— 
Datum Eomae apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die 6 Julii 1569, pontificatus nostri anno 
quarto. Apud Laderch. ibid., p. 344 et apud Bzobium Anal. an. 1569. 

Nota : Por estas Letras se ve que el Obispo de S. Salvador se llamaba Pedro, lo que concuerda con la Serie 
de abajo que pone á Pedro Leitaon 2o Obispo de S. Salvador. 

AL VIRE Y DEL BRASIL, FERNANDO DE VASCONCELOS, PARA QUE TOME CON EMPEÑO EL 

CULTIVO DE LOS NEÓFITOS. 

Pius Papa. V. — Dilecte Pili Nobilis Vir, salutem et Apostolicam benedictionem. 

Qui terrenis regnis gubernandis, aut provinciis regendis prsepositi sunt, tanto propensiores 
esse debent ad bene de Omnipotentis Dei cultu religioneque christiana merendum, quanto ma- 
jorem prse coeteris hominibus hoc faciendi facultatem a Deo acceperunt : ut bonorum operum 
fructu, non solum eorum, quibus serviunt Principum gratiam promereri, sed ccelestis etiam 
regni prsemium accipere possint. Hanc bene de fide catholica merendi facultatem, quamvis 
Nobilitati tuse.Deo adjuvante, minime deesse arbitremur, ac propterea te sponte tua ad onmia, 
quae juvandse religioni utiliá sunt, exequenda, paratum esse putemus ; tamen quia patern» 
vocis hortatio bonis mentibus semper aliquid adjicere solet, omnes eos qui nuper istic ad Christi 
fídem conversi sunt, et cuneta quse ad fidem christianam, sive propagamdam sive retinendam, 
in ista, cui prsees, provincia pertinent, tibi universo eo, quo majore possumus, animi Nostri 
studio diligenter agenda commendamus : hortantes Nobilitatem tuam, ut quotiescumque oppor- 
tunum juvandse religionis tempus adfuerit, id, quod pro Del laude animarumque salute istis 
locis exequendum erit, exequi ne differat. IUud autem in primis efficere stude, ut homines 
istius provincise, ac prsecipue illi, qui, abdicato a se caecitatis errore, christianam veritatem, 
Deo miserante, cognoverunt, ferinum vitae cültum deserentes, ad mansuetiorem vivendi 
modum, civilemque morum rationem, quantum fieri potest, per te traducantur : utque 
relicta corporis hominibus christianis indecora nuditate , convenientem pudori chri- 
stiano victum vestitumque assumant. In quo non solum, si quid hujus rei causa agendum 
fuerit, ne id praetermittere velis, hortamur, sed etiam ut venerabili Pratri nostro istius 
provincise Episcopo auxilium tuumimpertiaris, ad hoc et coetera omnia exequenda, quse ofGicio 
tuo istic exercendo utilia fore judicaverit, vehementer rogamus : ut et ipse in his rebus, quas 
pro animarüm salute agenda suscepit, paratum sibi esse auxilium reipsa intelligat, et tu boni 
operis fructum, seternse vitse prsemium a Redemptore nostro merearis accipere. Datum Romse 
apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die 6 Julii 1569, pontificatus nostri anno quarto. — 
Apud Laderch. et Bzobium, ibid. 



108 TRATADO 2o SECCIÓN QUINTA. 

LIBERTAD DE LOS INDIOS EN FILIPINAS, 

Gregorius Papa XIV. — Ad perpetuam rei raemorian. 

Cum, sicuti nuper accepimus, in primseva conversione Indorum insulamm Philippinarum 
tanta vitse pericula propter ipsorum Indorum ferocitatem adeunda fuerint, ut multi contra 
ipsos Indos arma sumere et in bonis damna daré coacti extiterint, ipsique Indi postea, relictis 
falsis Deorum cultibus, et verum Deum agnoscentes , fidem catholicam amplexi sint, et qui 
haec damna in bonis ipsorum Indorum dederunt, cupiant bona ablata hujusmodi restituere licet 
id faciendi facultatem non habeant. 

Nos serenitati conscientiarum dictarum personarum consulere, et periculis ac incommodis 
hujusmodi obviare cnpientes, venerabili fratri nostro Episcopo Manilan per praesentes commit- 
timus et raandámus, quatenus auctoritate nostra curet ut supradictse personaB et Bomini, 
quibus faciendaeslrestitutio, inter se desuper componant, ipsisque Dominis. si certi fuerint, 
satisfiant : ubi vero certi Domini non extiterint, eadem compositio per eumdem Episcopum 
fíat in utilitatera et subventionem pauperum Indorum, si illi, qui restituere tenentur, id 
commode faceré potuerint, si vero pauperes fueriut, satisfaciant, cum ad meliorem conditio- 
nem seu fortunam pervenerint pinguiorem. 

Et ne constitutiones et determinationes a dicto Episcopo et Keligiosis ac Doctoribus insimul 
congregatis, ad felicem progressum christianorum noviter ad fidem conversorum factse, ab illis 
pro suo libito et re vel aífectu particular! infringantur ; volumus et Apostólica auctoritate 
decernimus, ut quse ab ipsa Congregatione per suflfragia majoris partis in favorem fidei chri- 
stianae vel salutem animarum, pro bono ipsorum Indorum conversorum regimine ordinata et 
mandata fuerint, firmiter ac inviolabiliter observentur, doñee et quousque ab eadem Congrega- 
tione aliter ordinatum vel mandatum fuerit 

Postremo cum, sicut accepimus, charissimus in Christo ñlius noster, Philippus, Hispania- 
rum Eex catholicus,prohibuerit quod nullus Hispanus in prsedictis insulis Philippinis mancipia 
sive serves, etiam jure bellijusti et injusti, aut emptionis, vel quovis alio titulo vel praetextu, 
propter multas fraudes inibi committi sólitas, faceré vel habere seu retiñere audeant, et 
nonnuUi adhuc eadem mancipia, apud se, contra ipsius Philippi Kegis edictum vel mandatum 
detineant. Nos, ut ipsi Indi ad doctrinas christianas, et ad proprias sedes et bona sua libere et 
secure absque uUo servitutis metu iré et rediré valeant, ut rationi congruit et sequitati ; 
ómnibus et singulis, cujuscumque status, gradus, conditionis, ordinis et dignitatis existant, in 
eisdem insulis existentibus, personis, in virtute sanctse obedientise et sub excommunicationis 
poena prsecipimus et mandamus, quatenus, publicatis prsesentibus, qusecumque mancipia et 
serves Indos, si quos habent, seu apud se detinent, ac omni dolo et fraude cessante, liberos 
omnino dimittant et in posterum nec captivos, nec serves ullo modo faciant aut retineant, juxta 
dicti Philippi Kegis edictum seu mandatum. 

Coeterum quia difficile foret praesentes litteras ad singulas praedictas ínsulas.... 

Datum Eomae apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die 18 Aprilis 1591, Pontificatus 
nostri anno primo. Bulario Eomano de Cocquelines. Constit. 10. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Habiendo expuesto al Papa Gregorio XIV los trabajos de los Españoles en Filipinas en la con- 
versión primitiva de los Indios, por cuya ferocidad se vieron obligados á tomar las armas y- apoderarse 
de sus bienes ; y que después de convertidos los Indios, se hallaban algunas conciencias inquietas, y 
deseaban restuitir los bienes asi adquiridos, aunque muchos no tenian facultades para ello ; el Pontí- 



LIBERTAD DE LOS INDÍGENAS. 109 

fice mirando por la quietud de las conciencias, dá comisión al Obispo de Filipinas, para que con 
autoridad Apostólica procure que dichas personas que hicieron y sufrieron los danos se conpongan 
entre si, y si fueren conocidos los dueftos, se les restituya á ellos mismos, mas si no lo fueren, quiere 
el Papa que el Obispo haga la misma composición en favor de los Indios pobres, y que los insol- 
ventes por falla do facultades satisfagan cuando llegaren á mejor fortuna. 

Y para que las determinaciones y disposiciones tomadas por el Obispo, por los Religiosos y por los 
Doctores reunidos en Congregación, para mirar por el feliz progreso de los Neófitos, no se quebranten 
al arbitrio, voluntad y afecto de los particulares, manda el Pontifice que en las cuestiones sobre- 
dichas, se observe inviolablemente lo que decidiere la espresada Congregación á mayoria de votos en 
favor de la fé Christianay salud de las almas, hasta que otra cosa se dispusiere en ella. 

Finalmente habiéndose sabido que Felipe segundo Rey de España había prohibido á los Españoles 
esclavizar á los Indios, bien fuese por titulo de guerra justa ó injusta, ó bien por compra y venta ú 
otro cualquier protesto ó fraude de los que se suelen cometer, y que después de la prohibición con- 
servaban algunos sus esclavos, ordena el Pontifice que todos los Indios puedan ir á sus doctrinas y 
casas, y volver de ellas libre y seguramente, como es justo y equitativo : y manda en virtud de santa 
obediencia y bajo excomunión, que publicadas las presentes, á todo Indio se le deje libre, cesando 
todo fraude sobre el particular, y que en adelante nadie se atreva á cautivar Indios, ni retenerlos, 
según el mandato del Rey Felipe. — Dado en 18 de Abril de 1591. 

SE PROHIBE LA ESCLAVITUD POR CLEMENTE VIH. 

En el ano de 1605 Clemente Octavo prohibió reducir a los Indios á la esclavitud. Lo refiere 
el P. Antonio Ruiz de Montoya misionero del Paraguay y Procurador de aquella Provincia, en 
un memorial presentado al Eey católico en favor de las Misiones. Lo propio dice Solorzano en 
su Politica Indiana, lib. 2, cap. 5, por estas palabras : « Lo mismo que Paulo Tercero (en su 
Breve de 1537) parece haber sentido y mandado Clemente Octavo, pues en otro Breve apostólico 
dirijido á las provincias del Perú entra diciendo « que quiere y manda, que aquellas nuevas 
« plantas se rieguen y fomenten con el suave roció de toda caridad y mansedumbre. » Pero 
el dicho Breve no se encuentra integro y solo unas cuantas lineas cita Solorzano que son 
estas : « At Christi fideles ülarum partium, tamquam teneros novce plantationis palmites 
suavi mansuetudinis imhre irrigare volentes. » De jure Indiarum, lib. 3, cap. 7, pag. 734. 
Fastos Ord. 200. 

URBANO VIII PROHIBE BAJO LA PENA DE EXCOMUNIÓN REDUCIR A ESCLAVITUD A LOS 
INDIOS TANTO OCCIDENTALES COMO MERIDIONALES, O DESPOJARLOS DE SUS BIENES. 

Dilecto Filio Jurium et Spoliorum Camerae nostrai Apostolicse in Portugallise et Algarbiorum 
Kegnis debitorum Collectori Generali. 

Urbanus Papa VIIL — Dilecto Pili Noster, salutem et Apostolicam benedictionem. 

CommissumNobis aDominoSupremi Apostolatus officii ministerium postulat,ut,nulliushomi- 
nis salutem a cura nostra alienam ducentes, non solum in Christi ñdeles,sed etiam in eos qui adhuc 
in ethnicse superstitionis tenebris ex gremio Ecclesise versantur,patern3e nostrae charitatis affectus 
diffundamus, et quse eis, quominus ad Christianse veritatis etfidei agnitionem perducantur, quo- 
quomodo obstáculo esse possunt, quantum cum Domino possumus, amoveré studeamus. Alias 
siquidem fel. rec. Panlus IIT, Prsedecessor Noster, statui Indorum occidentaliura et meridio- 



lio TRATADO 2o SECCIÓN QUINTA. 

nalium, quos in servitutem redigi, suisque bonis privan, eaque de causa ab amplectenda 
Christi fide averti, acceperat, consiilere cupiens; universis et singulis cujuscumque dignitatis, 
status, conditionis, gradas et dignitatis existentibus, sub excommunicationis latse sententise 
pcena f-o ipso incurrenda, a qua non nisi ab eo vel Romano Pontifico pro tempere existente, 
praeterquam in mortis articulo et satisfactione praevia, absolví possent, prohibuit, seu prohiberi 
mandayit, neprsedictos Indos quomodolibet in servitutem redigere, aut eos bonis suis spoliare 
quoquomodo prsesumerent, et alias prout in ejusdem Pauli Prsedecessoris in simili forma 
Brevis die 29 Maji 1537, desuper expeditis litteris, quarum tenor plenius continetur. Cum 
autem sicut accepimus causae propter quas Litterse Pauli Prsedecessoris prsedicti emanarunt, 
etiam de praesenti vigeant ; idcirco Nos ipsius Pauli Prsedecessoris vestigiis inhserendo, ac 
impiorum hominum ausus, qui Indos prsedictos, quos ómnibus christianse charitatis et man- 
suetudinis ofiSciis ad suscipiendam Christi fidem inducere oportet, inhumanitatis actibus ab 
illa deterrent, reprimere volentes, Tibi per praesentes comraittimus et mandamus, ut per te vel 
alium seu alios ómnibus Indis, tam in Paraquarise et Brasilise provinciis ac ad Plumea de la 
Plata nuncupatse, quam in quibusvis alus regionibus et locis in Indis occidentalibus et meri- 
dioualibus existentibus, inprsemissisefficacis deí'ensionis prsesidio assistens, universis et singulis 
personis, tam ssecularibus etiam ecclesiasticis, cujuscumque status, seius, gradus, conditionis 
et dignitatis, etiam speciali nota et mentione dignis, existentibus, quam cujusvis ordinis, 
congrcgationis, societatis, Keligionis et instituti, menuicantibus et non mendicantibus, acMo- 
nachal. Regular., sub excommunicationis latse sententise, per contraveniei^tes eo ipso incur- 
renda, poena, a qua non nisi a Nobis vel pro tempere existente Romano Pontífice, praeterquam 
in mortis articulo constituti et satisfactione prsevia, absolví possint, districtius inhibeas, ne 
de caetero praedictos Indos in servitutem redigere, venderé, emere, commutare, vel donare, ab 
uxoribus et filiis suis separare, rebus et bonis suis spoliare, ad alia loca deducere et transmit- 
tere, aut quoquomodo libértate privare, in servitute retiñere, necnon prsedicta agentibus con- 
silium, auxilium, favorem et operam quocumque prsetextu et quaesito colore praestare, aut id 
licitum praedicare seu docere, ac alios quomodolibet praemissis cooperar! audeant seu praesu- 
mant. Contradictores quosdam et rebelles, ac Tibi in praemissis non parentes in pcenam 
excommunicationis hujusmodi incidisse declarando, ac per alias etiam censuras et poenas 
ecclesiasticas, aliaqueopportunajuris etfacti remedia, appellatione postposita, compescendo 
etc. — Datum Romae apud S. Petrum sub Annulo Piscatoris die 22 aprilis 1639, pontificatus 
nostri auno decimosexto. -— BuU.Rom. sub Pió Nono edito, tom. 14, pag. 712. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Siguiendo Urbano VIII las huellas de Paulo III, manda al colector Apostólico de Portugal, que por 
si ó por otro asista á todos los Indios tanto de las Provincias del Paraguay,Brasil y Rio de la Plata, 
como de las demás regiones délas Indias Occidentales y Meridionales, prohibiendo á todos bajo pene de 
excomunión, de la cual nadie pueda absolver sino el Romano Pontífice y previa satisfacción, reducir álos 
expresados Indios á la esclavitud, vender, comprar, commutar ó hacer donación de ellos, separarlos 
de sus mujeres é hijos, despojarlos de sus bienes y conducirlos á otro lugar, trasportarlos, ó de 
cualquier modo privarlos de su libertad ó retenerlos en esclavitud : igualmente se prohibe prestar 
consejo auxilio y favor ó ayuda bajo cualquier color ó preteslo que sea,, asi como también predicar 
ó ensenar por licito este trato ó de cualquier modo cooperar á el : y á los contraventores se les 
declara incursos en dicha censura. Dado 22 Abril 1639. 



LIBERTAD DE LOS INDÍGENAS. 111 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 295. 

La causa que motivó esta Bula fueron los escasos cometidos por algunos Del Brasil contra los In- 
dios del Paraguay. Por lo cual diez anos antes Felipe Cuarto Rey de España y de Portugal despachó 
una Cédula ano de 1626, que se halla inserta en el derecho de Indios y dice asi : « Los Portugueses 
a de la villa de San Pablo, pueblo del Brasil que dista diez jornadas de las últimas reducciones de 
« Indios de la Provincie del Paraguay, contra toda piedad cristiana van todos los años á cautivar los 
« Indios de ella, y los venden y los llevan eri el Brasil, como si fueran esclavos... « Ocho anos después 
de esta Cédula tomó parte el santo oficio de la Inquisición para evitar tales desordenes, como refiere 
Claudio Clemente en su Decada 15. Y por último el P. Francisco Diartano S. J., Procurador de la 
Provincia del Paraguay, al tiempo de partir para Roma, llevó el encargo de implorar el auxilio del 
Pontífice en favor de los infelices Indios, á cuya petición respondió Urbano VIII con esta Bula. 
Estando de vuelta la hizo publicar en el Brasil, en donde no cayó bien á todos, y entre los comer- 
ciantes de Neófitos hubo alguno que dijo, que primero renunciarla al bautismo que á la presa. Pero 
el mal no se cortó con esta Bula y se sostuvo con pertinacia hasta el Pontificado de Benedicto XIV, 
que renovó esta Constitución y la de Paulo III. 

Parere increíble lo que refieren las cartas edificantes sobre esta persecución de los Indios, « Se 
« cree (dice el texto francés) que los Mamelucos del Brasil en el espacio de 130 anos han hecho 
« esclavos dos millones de Indios, y que han despoblado mas de mil leguas del pais hasta el rio de 
ce las Amazonas. » Fast. Ord. 295. 

Obsérvese por ultimo que aunque la prohibición de Urbano VIII esta vijente, la excomunión esta 
derogada por la Bula Apostólicas Seáis. 

NUEVAS LETRAS CITADAS EN LOS FASTOS ANO 1683. 

Por este tiempo, dicen los Fastos, expidió unas Letras el Cardenal Cybo en nombre del Sagrado 
Colegio á los Misioneros Capuchinos de Angola, en las cuales se queja amargamente de que todavía 
continué el tráfico de los esclavos. Por lo cual renueva la prohibición y manda que se lleve á efecto. 
Hace mención de estas Letras Abbas Prevost in Historia Navigatienum, (Hist. des voyag., lom. 4, 
lib. 9, c. 3). 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 400. 

Acaso se eqcdvócaría Prevost cuando dijo que estas Letras se expidieron á nombre del Sagrado Colegio, pues 
no estaba vacante la silla Apostólica entonces, para atribuirlas á este Sagrado Colegio, sino que vivia Ino- 
cencio XI, cuyo primer Ministro era el cardenal Cybo. Mas bien se puede creer que dicho cardenal escribió á 
nombre de la Sagrada Congregación la cual confunde el Historiador con el sagrado Colegio. 

Acerca de la ejecución de estas Letras, aunque los Misioneros Capuchinos conocían que el negocio era difi- 
cil, se presentaron no obstante al Rey de Congo y al Conde de Sogno, y consiguieron solo que de palabra se 
les prometiere no vender los esclavos á los herejes. Mas como se presentaban tantos traficantes, el P. Merolla 
encargó al pueblo, que cuando por necesidad se viesen obligados á darse en esclavitud á los herejes, prefiriesen 
los Holandeses , que se habian comprometido á transportar cierto numero de esclavos á los dominios de 
España, pacto que poco después hicieron también los Ingleses. 

Los Recoletos Portugueses de Cachao dieron un manifiesto por los afios de 1701 (apud Prevost) en que se 
acusaba de irreligión a los cristianos, que tenían por esclavos á otros cristianos, aunque fuesen negros y barba- 
ros, y principalmente acusaban á los que comerciaban con los Holandeses é Ingleses, y les vendían esclavos. 



H^ TRATADO 2» SECCIÓN QUINTA. 

BENEDICTO XIV DEFIENDE LA LIBERTAD DE LOS INDIOS DEL BRASIL, PARAGUAY Y RIO 

DE LA PLATA. 

Venerabilibus Fratribus, Antistibus Brasilise, aliarumque Ditionum Carissimo in Christo 
Filio Nostro JohaDni Portugallise, et Algarbiorum Eegi, in Indiis Occidentalibus, et 
America subjectarum. 

Benedictus Papa XIV. — Venerabiles Fratres salutem, et Apostolicam benedictioDem. 

Immensa PastorumPrincipis Jesu Christi, qui, uthomines vitamabundantiushaberent, venit, 
et se ipsum tradidit redemptionem pro multis, caritas urget Nos, ut, quemadmodum ipsius 
vices plañe immerentes gerimus in terris, ita majorem caritatem non habeamus, quam ut 
animaní nostram, non solum pro Christifidelibus, sed pro ómnibus etiam omnino hominibus 
poneré, satagamus. Etsi autem, pro suprema Catholicse Ecclesise procuratione, infirniitati 
nostrse injuncta, Apostolicam hanc Sanctam Sedem, ad quam undique gentium in dies con- 
curritur, ut opportunum ac salutare emergentibus in Christiana Kepublica, sive negotiis, sive 
detrimentis remedium afferatur, hic Komse more institutoque Majorum tenere, ac regere 
cogimur ; nec longinquas, dissitasque regiones, ut qualemcumque inibi Apostolici ministerii 
nostri, pro lucrandis animabus pretioso Jesu Cbristi sanguine redemptis, operam impendamus, 
ac vitam ipsam, quemadmodum cupimus, profundamus, adire non possumus : tamen sicut 
nolumus omnes Apostólicse providentise, auctoritatis, benignitatisque partes ab omni natione, 
quse sub cobIo est, desiderari ; ita Vos, Venerabiles Fratres, quos ad excolendam Vineam Dei 
Sabbaoth Cooperatores eadem Apostólica Sedes sibi adscivit, in Pontificias soUicitudinis vigi- 
lantiseque nostrse partem libenter advocamus ; ut, et imposito Vobis muneri magis magisque 
satisfacere, et coronam legitimse certantibus in coelo repositam facilius consequi valeatis. 

§ 1. Porro Fraternitatibus Ves tris compertum est, quse et quanta Eomani Pontiñces Prsede- 
cessores nostri, et catholici Principes de christiana Religione benemerentissimi, laborum 
incommoda, ac pecuniarum dispendia alacri constantique anim'o passi fuerint, ut hominibus, 
qui ambulabant in tenebris, et in umbra mortis sedebant, per Sacros Operarios, tum sacris 
prsedicationibus bonisque exemplis, tum donis, tum opibus, tum subsidiis, tum auxiliis, 
lumen orthodoxse Fidei illucesceret, et ad agnitionem veritatis venirent : et quibus etiam nunc 
muneribus, quibus beneñciis, quibus privilegiis, quibus prserogativis, quemadmodum semper 
factum est, infideles cummulentur, ut iis illecti, Catholicam Religión em amplectantur, in 
eaque manentes, per bona Christianse pietatis opera seternam salutem adipiscantur. 

§ 2. Ea propter non sine gravissimo paterni animi nostri mserore accepimus, post tot inita 
ab iisdem Prsedecessoribus Nostris Romanis Pontificibus Apostolicae providentise consilia, 
post editas constitutiones, opem et subsidium ac prsesidium Infidelibus omni meliori modo 
prsestandum esse, non injurias, non flagelia, non vincula, non servitatem, non necem inferen- 
dam esse, sub gravissimis poenis et Ecclesiasticis censuris, prsescribentes ; adhuc reperiri, 
praesertim in istis Brasiliae regionibus, homines orthodoxse Fidei cultores, qui veluti caritatis, 
incordibus nostris per Spiritum Sanctum diffusse, sensum penitus obliti, miseros Indos non 
solum fidei luce carentes, verum etiam sacro regenerationis lavacro ablutos, in montanis, 
asperrimisque earumdem Brasilite, tam occidentalium, quam meridionalium, aliarumque 
regionum desertis inhabitantes, aut in servitutem redigere, aut veluti mancipia aliis venderé, 
aut eos bonis privare, eaque inhumanitate cum iisdem agere prsesumant, ut ad amplectenda 
Christi Fide potissimuná avertantur, et ad odio habendam maximopere obfirmentur. 

§ 3. Hisce malis, quantum cum Domino possumus occurrere satagentes, primum quidem 
eximiam pietatem, et in Catholica Religione propaganda incredibilem carissimi in Christo filii 



LIBERTAD DE LOS INDÍGENAS. 113 

NostriloanniSjPortugalliseetAlgarbiorum Regisillustris, zelum excitandura curavimus, qui 
pro filiali sua erga Nos atque hanc sanctam Sedem observantia, statim se ómnibus et singulis 
suarum ditioQum officialibus, et ministris ia mandatis daturum pollicitus est, ut quemcumque 
suorum subditoriim aliter, quam Christianaí caritatis mansuetado exigit, erga Indos hujusmodi 
sese gerere comperissent, gravissimis justa Kegia edicta poenis aíficerent. 

§ 4. Deinde fraternitates Vestras rogaraus atque in Domino bortamur, ut nedum debitum 
ministerii vestri vigilantiam, sollicitudiaem, opsramque vestram hac in re, cum nominis 
dignitatisque vestrse detrimento, deesse non patiamini; quinimo, studia vestra regiorum mi- 
nistrorum officiis conjungentes, unicuique probetis, sacerdotes, animarum' pastores quanto prse 
laicis ministris, ad Indos hujusmodi opem ferendam, eosque ad catholicam fídem adducendos> 
ardentiori sacerdotalis caritatis sestu ferveant. 

§ 5. Prseterea Nos, auctoritate Apostólica, tenore prsesentium, Apostólicas in simili forma 
Brevis literas a fel. rec. Paulo Papa III praedecessore Nostro, ad tune existentem lohannem 
Sanctae Román» Ecclesise Cardinalem de Tavera nuncupatum Arcbiepiscopum Toletanum die 
28 mensis Maji anno 1537 datas, et a rec. mem. Urbano Papa VIII itidem praedecessore 
Nostro, tune existentijurium et spoliorum Camerae Apostolicse in Portugalliae et Algarbiorum 
Regnis debitorumCoUectoriGenerali, die 22 mensis Aprilis anno 1639, scriptas renovamus, et 
confirmamus; necnon eorumdem Pauli et Urbani Praedecessorum vestigiis inhaerendo, ac 
impiorum hominum ausus, qui Indos praedictos, quos ómnibus christianje caritatis et man- 
suetudinis officiis ad suscipiendam Christi fidem inducere oportet, inhumanitatis actibus ab 
illa deterrent, reprimere, volentes, unicuique Fraternitatum vestrarum, vestrisque pro tempere 
Successoribus committimus et mandamus, ut unusquisque vestrum, vel per se ipsum vel per 
alium seu alios, editis atque in publicum propositis affixisque edictis, ómnibus Indis, tam in 
Paraquarise et Brasilise provinciis, ac ad Flumen déla Plata nuncupatum, quam in quibusvis 
alus regionibus, et locis in Indiis occidentalibus et merüionalibus, existentibus, in praemissis 
efficacis defensionis praesidio assistentes, universis et singulis personis, tam saecularibus, etiam 
Ecclesiasticis cujuscumque status, sexus, gradus, conditionis, et dignitatis, etiam speciali nota 
et mentione dignis, existentibus, quam cujusvis Ordinis, Congregatiónis, Societatis, etiam 
lesu, Religionis et Instituti, Mendicantium et non Mendicantium ac Monachalis Regularibus, 
etiam quarumcumque Militarium, etiam Hospitalis Sancti lohannis Hierosolymitani fratribus 
Militibus, sub excommunicationis lat» sententiae per contravenientes eo ipso incurrenda poena, 
a qua non nisi a Nobis vel pro tempere existente Romano Pontifico, praeterquam in mortis 
articulo constituti et satisfactione praevia, absolvi possint, districtius inhibeant ; ne de caetero 
praedictos Indos in servitutem redigere, venderé, emere,. commutare vel donare, ab uxoribus 
et fíliis suis separare, rebus et bonis suis spoliare, ad alia loca deducere et transmittere, aut 
quoquo modo libértate privare, in servitute retiñere, necnon praedicta agentibus consilium, 
auxilium, favorem et operam quocumque praetextu et quaesito colore praestare, aut id licitum 
praedicare seu docere, ac alias quomodolibet praemissis cooperari audeant, seu praesumant; Con- 
tradictores quoslibet et rebeíles, ac uniquique Vestrum in praemissis non parentes, inpoenam 
excommunicationis hujusmodi incidisse declarando, ac per alias etiam censuras et poenas Ec- 
clesiasticas, aliaque opportuna juris et facti remedia, appeliatione postposita, compescendo 
legitimisque super his habendis servatis processibus, censuras et posnas ipsas etiam iteratis 
vicibus aggravando, invócate etiam ad hoc, si opus fuerit, auxilio brachii saecularis. Nos enim 
unicuique vestrum, vestrorumque pro tempere successorum, desuper plenam, amplam et 
liberam facultatem tribuimus, et impertimur. 

§ 6. Non obstantibuSí etc. 

TOM. I. 14 



114 TRATADO 2o SECCIÓN QUINTA. 

Datum Rom» apud S. Mariam Majorem sub Annulo Piscatoris die 20 Decembris 1741. 
Pontificatus Ñostrianno secundo. Ex Bull. Rom. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Después de renovar el Ponlíflce las Letras de Paulo III al Cardenal Tavera Arzobispo de Toledo 
dadas en 23 de Mayo de 1537 y las de Urbano VIII expedidas en 22 de Abril de 1639, manda á los 
Obispos del Rrasil y demás regiones sujetas á la corona de Portugal que fijando Edictos en todas las 
Iglesias de las Indias, tanto en el Paraguay, como en el Brasil y en el Rio de la Plata, lo mismo que en 
todas las Indias Occidentales y Mer¡dionales,se prohiba á todos,ya sean seculares,Ecclesiasticos ó Re- 
gulares bajo la pena de excomunión mayor,de la cual nadie pueda absolver fuera del Romano Ponlíflce, 
reducir á servidumbre á ninguno de los Indios, ni se atreva á vender, commutar ó condonar á nadie, 
ni pueda conducirlos á otro lugar, ni de cualquier modo trasportarlos á otro punto privándolos de 
sus mujeres é hijos y despojándolos de sus bienes. Finalmente que nadie sea tan temerario, que se 
atreva á prestar auxilio para esto, ni á predicar ser licito este negocio, ni de modo alguno á cooperar 
á ello. — Dado en 20 de Diciembre de 1741. 

NOTAS DE LOS FASTOS OED. 564. 

Sujetos á la corona de Portugal. Por estas palabras se limita el mandato á los Obispos del Brasil, y de nin- 
gún modo á los Obispos de la corona de Espa&a, aunque se haga mención del Paraguay y Eio de la Plata. Pero 
en todas partes esta vigente este mandato por las Bulas arriba expuestas y por las leyes de Indias lib. 6, tit. 1, 
ley 12... y titulo 2. De la libertad de los Indios, y titulo 17. De los Indios de Tucuman, Paraguay y Rio de 
la Plata. 

Obsérvese acerca de la excomunión que se halla suprimida por la Bula ApostolioB Sedis 12 de Octu- 
bre 1869. Sin embargo la prohibición Pontificia siempre queda vigente. 

SE PROHIBE EL COMERCIO DE AFRICANOS É INDIOS. 

Gregorius Papa XVI. — Ad futuram rei memoriam. 

In supremo Apostolatus fastigio constituti, et, nullis licet suffragantibus meritis, gerentes 
vicem Jesu Christi Dei Filii, qui propter nimiam charitatem suam Homo factus, mori etiam 
pro mundi redemptione dignatus est, ad Nostram pastoralem sollicitudinem pertinere animad- 
vertimus, ut fideles ab inhumano Nigritarum seu aliorum quorumcumque hominum mercatu 
avertere, penitus studeamus. Sane cum primum diffundi coepit Evangelii lux, senserunt alle- 
viari plurimum apud christianos conditionem suam miseri illi, qui tanto tune numero, bellorum 
prsesertim occasione, in servitutem durissimam deveniebant. Inspirati enim a divino spiritu 
Apostoli serves quidem ipsos docebant obedire dominis cardinalibus sicut Christo, et faceré 
voluntatem Dei ex animo; dominis vero praecipiebant, ut bene erga serves agerent, et quod jus- 
tum est et sequum eis prsestarent, ac remitterent minas, scientes, quia illorum et ipsorum Do- 
minus est in colis et personarum acceptio non est apud Eum. üniversim vero cum sincera erga 
omnes charitas Evangelii lege summopere commendaretur, et Christus Dominus declarasset 
habiturum se tamquam factum aut denegatum sibi ipsi quidquid benignitatis et misericordia 
minimis et indigentibus prsestitum aut negatum f uisset, facile inde contigit, nedum christiani 
serves saos, prsesertim cbristianos, veluti fratrum loco haberent, sed etiam ut proniores essent 
ad illos, qui mererentur, libértate donandos ; quod quidena occasione in primis Paschalium 
solemnium fiericonsuevisse indicat Gregorius Nyssenus. Nec defaerunt qui, ardentiore cbaritate 
excitati, se ipsos in vincula conjecerunt, ut alios redimerent; quorum nlultos se novisse testa* 
tur Apostolicus vir, idemque santissimse recordationis, prsedecessor Noster Clemens I. Igitur 



LIBERTAD DE LOS INDÍGENAS. 115 

progressu temporis, ethnicarum superstitionum calígine plenius dissipata, et rudiorum quoque 
populorum moribus, fidei per charitatemoperantis beneficio, mitigatis, reseo tándem devenit, 
iit jam a pluribus sseculis nulli apud plurimas christiaDorum gentes serví habeantur. Verum 
dolentes admodum dícimus, fuerunt subinde ex ipso fidelium numero, quí sordidioris lucri 
cupidine tnrpiter obcsecati, in díssitis remotisque terrís Indos, Nígrítas, miserosve alios ín ser- 
vitutem redígere,seu instituto ampliatoque commercio eorum, qui captivi facti ab aliís fuerant, 
indignum horum facinus juvare non dubitarent. Haud sane prsetermiserunt plures glorios» 
memoriae Komani Pontífices, prsedecessores Nostrí, reprehenderé graviter pro suo muñere illo- 
rum rationem, utpote spiritualí ipsorum saluti noxiam et cbristiano nomini probrosam ; ex qua 
etiam illud consequi pervidebant, ut infidelíum gentes ad veram nostram religionem odio ha- 
bendam magís magisque obfirmarentur. Quo spectant Apostolicse litterse Pauli III die 13 Maji 
1537 sub Piscatoris annulo datse ad Cardinalem Archiepíscopum Toletanum : et alise deínceps 
eisdem ampliores ab Urbano VIII datse die 22 Aprilis 1639 ad CoUectorem Juríum Camerse 
Apostolicse in Portugallía, quibus in litteris ii nominatim gravissime coercentur, qui Occiden- 
tales vel Meridionales Indos in servitutem redígere, venderé, emere, commutare vel donare, 
ab uxoribus et filiis suis separare, rebus et bonis suis spoliare, ad alia loca deducere et trans- 
mittere, aut quoquomodo libértate privare, in servitute retiñere, nec non prsedicta agentibus 
consilium, auxilium, favorem et operam quocumque prsetextu et qusesito colore prsestare, aut 
id licitum prsedicare seu docere, aut alias quomodolíbet prsemissis cooperari auderent, seu prse- 
sumerent. Has memoratorum Pontificum sanctiones confirmavit postmodumetjrenovavitBene- 
dictus XIV novis apostolicis litteris ad Antistites Brasilise et aliarum quarumdam regionum 
datis die 20 Decembris 1741, quibus eumdem in finem ipsorum prsesulum sollícitudinem exci- 
tavit. Antea quoque alius his antiquior Prsedecessor Noster, Pius II, cum sua setate Lusita- 
norum imperium in Guineam, Nigritarum regionem, proferretur, litteras dedit die 7 Octobris 
1462 ad Episcopum Rubicensem eo profecturum : in quibus nedum Antístiti ipsi opportunas 
ad sacrum ministerium inibi cum majori fructu exercendum, facultates impertitus fuit, sed 
eadem occasione graviter in christianos illos animadvertit, qui Neophytos in servitutem abstra- 
hebant. Et nostris etiam temporibus Pius VII eodem, qui sui Decessoris, religionis et chari- 
tatis spiritu inductus, ofíicia sua apud potentes viros sedulo interposuit, ut Nigritarum com- 
mercium tándem ínter christianos omníno cessaret. Hse quídem Prsedecessorum Nostrorum 
sanctiones et curse profuerunt, Deo bene juvante, non parum Indis alíisque prsedictis a crude- 
litate invadentium, seu a mercatorum christíanorum cupidítate tutandis : non ita tamen ut 
sancta hsec sedes de pleno suorum in id studiorum exitu Isetari posset : quum imo commercium 
Nigritarum, etsi nonnuUa ex parte imminutum, adhuc tamen a christianis pluribus exercea- 
tur. Quare Nos, tantum hujusmodi probrum a cunctis christíanorum finibus avertere cupientes, 
ac re universa nonnuUis etiam venerabilibus Fratribus Nostris S. R. E. Cardinalibus in con- 
silium adhibitis, mature perpensa, Prsedecessorum Nostrorum insistentes vestigiis, auctoritate 
Apostólica, omnes cujuscumque conditionis Christi fideles admonemus etobtestamur in Domino 
vehementer, ne quis audeat in posterum Indos, Nígrítas, seu alíos hujusmodi homines injusta 
vexare,aut spoliare suis bonis, aut in servitutem redígere, vel aliís talia in eos patrantibus 
auxilium aut favorem prsestare, seu exercere inhumanum illud commercium, quo Nigritse, tan- 
quam si non homines, sed pura, putaque animantía forent, in servitutem utcumque redacti, 
sine ullo discrimine contra justitise et humánitatis jura emuntur, venduntur, ac durissimís 
interdum laboríbus exantlandis devoventur, et insuper lucrí spe, primis Nigritarum occupato- 
ribus per commercium ídem proposita, dissidia etiam et perpetua quodammodo in illorum re- 
giónibus prselia foventur. Enimvero Nos prsedicta omnía, tamquam christiano nomini prorsus 



H6 TRATADO S*» SECCIÓN QUINTA. 

indigna, auctoritate Apostólica reprobamus ; eademque auctoritate districte prohibemus atque 
interdicimus, iie quis ecclesiasticus vel laicus ipsum illud Nigritarum commercium, veluti 
licitum sub quovis obtentu aut qusesito colore tueri aut aliter contra ea, quse nostris hisce 
Apostolicis litteris monuimus, prsedicare, seu quomodolibet publice vel privatim docere 
prsesumat. 

üt autem esedem hse Nostrse litterse ómnibus facilius innotescant, neo quisquam illarum 
ignorantiam allegare possit, decernimiis et mandamus illas ad valvas Basilicse... publicari... 

Datum Romse apud S. Mariam Majorem sub annulo Piscatoris dieSDecembris 1839, pontifi- 
catus nostri anno nono. Ex Bull. de Propag. Pide, tom. 5, in Append., pag. 27. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Colocado en la alta cumbre del Apostolado Gregorio XVI, haciendo las veces de Cristo en la tierra, 
cree de su deber pastoral mirar por la suerte de los Negros Africanos y de otros infelices que gimen 
bajo el yugo inhumano de la servidumbre. Puesá la verdad la Iglesia católica, desde que comenzó á 
difundirse la luz del Evangelio, reprobó este trafico, y la esclavitud comenzó á sentir alivio. Los 
Apostóles mismos inspirados por el Espíritu Santo enseñaron á los siervos á obedecer á sus amos 
como á Cristo y hacer su voluntad con sencillo corazón; mas al mismo tiempo mandaron á los amos 
que se portasen bien con sus siervos, suministrándoles lo que era justo y guardándose de las amena- 
zas, -sabiendo que hay un Dios en los cielos que es el Señor de los unos y de los otros. El mismo 
Jesu Cristo recomienda la caridad con el prójimo y dijo, que tendría por concedido ó negado 
á simismo, todo lo que en materia de benignidad y misericordia se concediese ó negase á los 
pobres indigentes : cuya doctrina escuchando los primeros fieles no solo tenian á sus esclavos como 
hermanos, especialmente si eran cristianos, sino que procuraban dar libertad á todos cuantos lo mere- 
cian, lo cual según refiere S. Gregorio Niceno se acostumbraba en su tiempo y se practicaba en 
la solemnidad de la Pascua. Ni fallaron tampoco en la Iglesia quienes con una caridad heroica 
se dejasen amarrar con cadenas porredimir esclavos, de los cuales dice el Papa Clemente Primero que 
conoció muchos : y mas tarde corriendo los siglos llegó por ullimo el tiempo, en que disipadas las 
tinieblas de la genlílidad, no hábia ningún esclavo entre los cristianos. 

Mas ahora, lo diremos con dolor, es tanta la codicia que há cegado á nuestros cristianos, que 
ningún reparo tienen en ejercer el trafico inicuo de cautivar, comprar y vender esclavos. Jamas los 
Romanos Pontífices dejaron de reprender este comercio como pernicísíoso á las almas y denigrante 
al nombre cristiano : especialmente Paulo Tercero en sus Letras.de 19 de Mayo de 1537 al Cardenal 
de Toledo, y Urbano VIII al colector de Portugal en 22 de Abril de 1639, en las cuales se reprueba 
y condena la licencia de reducir á esclavitud, vender, comprar, commuiar ó donar esclavos, sepa- 
rarlos de sus mujeres é hijos, despojarlos de sus bienes y trasporlarlos á otros lugares. Fueron 
confirmadas é innovadas estas Letras por Benedicto XIVen20 de diciembre de 1741 ; y antes de todos 
estos, esclarecidos Ponlifices Pió Segundo, cuando en su tiempo la Corona de Portugal penetró en la 
Guinea, al partir para ella el Obispo Rubicense, le despacho sus Letras de 7 de octubre de 1462, 
quejándose amargamente de los que temerariamente se empleaban en la esclavitud de los Negros. Y 
no menos parecido á este Pontífice en el espíritu que en el nombre Pió VII, de nuestro siglo, excogito 
los medios mas oficiosos para romper del todo en el África las cadenas de la esclavitud, interponiendo 
su caridad y suplicas para con los poderosos á fin de extirpar de allí un comercio tan ignominioso á 
los críslíanos. 

Estas sobredichas Letras de los Romanos Pontífices sirvieron no poco para aliviar la suerte de los 
Indios y otros desgraciados, que eran conlinuamente las victimas de la crueldad de sus invasores. 
Pero no se cortó del todo el mal, antes bien llega hasta nuestros tiempos el infame tráfico de Negros. 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. HT 

Por lo cual el Pontífice con autoridad Apostólica y por el tenor de las presentes Letras, amonesta y 
ruega en el Señor á todos los traficantes, que no se atrevan en adelante á cautivar Indios, Negros ú 
otros infelices semejantes, ni á ejercor el inhumano comercio de comprar y vender Negros como si 
fueran animales, ni á prestar su auxilio y favor, por ser contra todo derecho de equidad y justicia el 
privarlos de su libertad y condenarlos á pasar la vida eri durísimos trabajos ; ademas de que se 
fomentan las guerras intestinas en su propio pais, prevaleciendo los fuertes sóbrelos débiles y que- 
dando estos esclavos, por la codicia ¿inhumanidad de aquellos. Todo lo cual como indigno del nombre 
cristiano el Papa reprueba y condena prohibiendo con autoridad Apostólica que ninguna persona yá 
sea eclesiástica ó seglar, se atreva á defender por licito con cualquier pretesto ó colorido este comer- 
cio, ni á predicar ó ensenar publica ó privadamente contra lo que en estas Letras se ordena. — Dado 
en 3 de Diciembre de 1839. 



SECCIÓN SEXTA. 

VICENALES ANTIGUAS CON QUE ESTUVIERON PROVISTAS LAS MISIONES DE LOS 
NEÓFITOS EN LAS DOS INDIAS. 

Dos razones me mueven á colocar entre los privilegios de los Indígenas las Vicenales antiguas 
que tuvo la Compañía de Jesús para sus Misiones promiscuamente con los Obispos. La primera, 
por que en ellas se encuentran las principales Declaraciones de la Santa Sede sobre Neófitos, 
Mestizos, Cuarterones y Puchueles ; y la segunda por examinar los privilegios contenidos en 
ellas, investigar el curso que han llevado en los tres siglos de existencia, y ver la fuerza que 
tienen a! presente. El Padre Simón Marques de la Compañía de Jesús professor de Teología y 
Decano de la Universidad de Rio Janeiro hizo un estudio particular de los privilegios que atañen 
á los Obispos de ambas Indias,Oriental y Occidental, y con toda la erudición y solidez que le es 
propia dio á luz en 1749 su Brasilia Pontificia : obra que sirve de oráculo en todas las Curias 
de America. Mas este sabio y distinguido Autor escribió hace mas de un siglo, y al tratar la 
cuestión de los privilegios de America, si están vigentes ó no, es necesario averiguar las modi- 
ficaciones que han sufrido en el prolongado intervalo de 126 años. Por lo cual se hace preciso 
buscar el agua desde su fuente y subir al origen de los privilegios, para saber en que Letras 
Apostólicas recibieron la vida, y averiguar si la conservan, ó la han perdido. Estos son los dos 
objetos mas interesantes que tienen las vicenales que se presantan á continuación. 

CO) 

PAULO TERCERO CONCEDE A LA COMPAÑÍA DE JESÚS FACULTADES EXTRAORDINARIAS. 

Paulus Episcopus Servus servorum Dei. — Ad perpetuam rei memoríam. 

Licet debitum pastoralis ofíicií ómnibus regularem vitam ducentibus, ut in suis discipli- 
nis etlaudabilibusinstitutisconserventuretaugeantur, Vosreddat favorabiles et benignos; ad 
societatem vero de Jesu, perNosinstitutam etapprobatam, cujus specimen,velutiager fertilis, in 
Domino multíplices atque uberes fructus animarum, ad summi Eegis laudem et fidei incremen- 
tum attulit et affert quotidie verbo et exemplo in populo Christiano, dirigentes praecipue, velut 
pius Pater, oculos mentís nostrse, dignum censemus, ut ipsam societatem ejusque in odorem 



118 TRATADO 2o SECCIÓN SEXTA. 

Buavitatis Altissimo deservientes personas, specialibus favoribus prosequamur, illaque sibi 
favorabiliter concedamus, per quse societas ipsa utiliter regi et prospere dirigí ac ad animarum 
auxilium fideliter in Domino procederé valeafc. Hinc est, quod nos dilectorum filiorum, Ignatii 
deLoyola, moderni Prsepositi Generalis,et aliorum sociorum ejusdem Ordinis supplicationibus 
inclinati, sibi, ut Prsepositus Generalis dictse societatis pro tempore existens, cum primurn 
juxta constitutiones ejnsdem societatis in illius prsepositum electas fuerit, eo ipso veras ipsius 
religionis Generalis Prsepositus cura libera, generali et omnímoda cura et administratione 
omnium et singulorum ad felix régimen et prosperara directionem spectantium et pertinen- 
tium, sit et esse censeatur, ac suum Príepositi officiura in ómnibus exercere incipiat, ac 
plenam in universos ejusdem societatis socios et personas sub ejus obedientia degentes, ubilibet 
commorantes, etiam exemptos, etiam quascumque facultates habentes, suam jurisdictionem 
exerceat 

Ac Prseposito Generali ejusdem societatis.... ut cum aliquos ex fratribus seu sociis societatis 
hujusmodi in Saracenorum et Paganorum alioruraque infideliura térras et provincias alias 
remotissimas, aquibus nonpotest adiri Sedes Apostólica, miserit, possit eis auctoritate nostra 
facultatem concederé, ut christianos ibidera coraraorantes, confessione peccatorum suorum 
audita et pcenitentia salutari injuncta, eos et eorum quemlibet, ab ómnibus et singulis eorum 
peccatis, etiam in Bulla Ccense Domini reservatis et a consequentibus censuris et pcenis absol- 
vere, et cum iis, qui ab infidelitate convertuntur tantura, et in locis reraotissimis, qui prius in 
gradibus non licitis, tamen lege divina non prohibitis, matrimonia contraxerant, ut in eisdem 
manere possint, dispensare; ac in locis praedictis reraotissimis qusecumque, Ecclesias, Hospi- 
talia et alia pia loca, prout expediens fuerit, erigere, ac nunc et pro tempore erecta reformare 

Bine alicujus praejudicio possint Necnon Ignatio et alus successoribus suis, Prsepositis 

Generalibus dictíe societatis pro tempore existentibus.... quascumque gratias, concessiones et 
indulta per nos concessa, per eorum vicarios, aut personas ad id sibi bene visas, prsesertim in 
Indiarum et alus partibus remotis, pro tempore substitutas, exercere libere et licite valeant. Ac 
praesentes litteras et in eis contenta quaecumque, ex quavis causa, de subreptionis vel obrep- 
tionis aut nuUitatis vitio, seu intentionis nostrse defectu, notari vel impugnari nuUatenus 
posse : acsub quibusvis suspensionibus, derogationibus, limitationibus et alus quibusvis con- 
trariisdispositionibusetgratiarumacindulgentiarum concessarura derogatoriis seurevocato- 
riis, etiam per nos et Sedera earadem pro tempore concessis, nuUatenus comprehendi, sed 
semper exceptas existere, ac suos plenarios effectus sortiri.... Ac dilectis in Christo filiis 
illustribus et nobilibus viris, principibus ac dorainis temporalibus, et venerabilibus Fratribus, 
Praelatis ecclesiasticis in quavis dignitate constitutis, prsedictam societatem ac singulos illius 
socios pluriraura in Domino coraraendantes : non solum, ne eos inquietan, aut eorum privilegia 
violari permittant, sed ut benigne etcum charitate, utdecet, suscipiant, eihortamur atque in 
Domino rogamus .... 

Non obstantibus constitutionibus et ordinationibus 

Datura Korase apud Sanctura Marcura anno Incarnationis Dominicae 1549, décimo quinto 
kalendas Novembris, Pontificatus nostri anno 15. — (Extat apud Eodericum, Bull. 8 
Pauli Tertii). 

RESUMEN CASTELLANO. 

Aunque el deber pastoral nos obliga á mostrarnos benignos y favorables á todos los que abrazan la 
vida regular ; dirijiendo hoy nuestros ojos como piadoso Padre á la Compania de Jesús, que Nos 
mismo acabamos de establecer y aprobar, y cuya muestra se presenta como un campo fértil que ha 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. i 1 9 

dado y esta dando hasta el dia frutos abundantes y múltiplos con su palabra y ejemplo en alabanza 
del Sumo Rey é incremento de la fé; tenemos por digno favorecerla con especiales gracias y con- 
ceder alas personas que en olor de suavidad sirven en la misma Compañía al Altisimo, cuanto conduce 
para su régimen y para la salud de las almas. 

Por tanto accediendo ^ las suplicas de Ignacio de Loyola y otros companeros de la misma Orden, 
establecemos que el Prepósito General de dicha Compañía, que por tiempo fuere, luego que fuere 
electo, sea en el acto el verdadero Prepósito General de toda la Compañía, con el libre, general y 
omnímodo cargo y administración de todas y cada una de las cosas que pertenecen á su régimen feliz 
y prospera direcion. Y que como tal comience á ejercer su oficio en todas las cosas, y tenga plena 
jurisdicción en todos los socios y personas que están bajo su obediencia en cualquiera parte que mo- 
raren, sin que valga exemcion ó facultad alguna. 

Ordena también el Pontífice que todos los Misioneros de la Compañía de Jesús puedan libremente 
morar en tierras de infieles y comunicar con ellos, pero con licencia del Prepósito General, y que 
siempre que vivieren entre ellos ó pasaren por dichas tierras, puedan pedir y recibir lo necesario para 
la vida. 

También se concede al mismo Prepósito General de dicha Compañía, que siempre que enviare alguno 
de los suyos á Provincias remotísimas de Sarracenos, paganos y otros infieles, donde no se puede 
acercar k la Santa Sede, les conceda facultad con autoridad Apostólica para que á los cristianos que 
moran allí, después de oírlos en confesión y darles la penitencia saludable, puedan absolverlos de 
todos los pecados, aun los reservados en la Bula de la Cena con todas sus censuras y penas consi- 
guientes. Y que puedan dispensar con aquellos, tan solamente y en lugares remotísimos, que se con- 
virtieren de la infidelidad, para que habiendo contraído antes matrimonio en grados ilícitos, pero no 
prohibidos por derecho divino, puedan permanecer en el. También que en dichos lugares remotí- 
simos puedan erijir Iglesias, Hospitales y otros lugares píos, y los erijidos asi, ó que se erijieren, 
reformarlos según conviniere, pero sin perjuicio de otro. Por ultimo se concede á Ignacio y demás 
Prepósitos sus sucesores que por tiempo fueren, que cualesquiera gracias, concesiones é indultos con- 
cedidos por Nos, los pueda ejercer libre y lícitamente por sus vicarios ó personas que le parecieren 
bien, especialmente en las Indias y otros parajes remotos. Y que nadie pueda tachar estas Letras del 
vicio de obrepción ó subrepción... Dado á 28 de Octubre de 1549. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 78. 

Acerca de la comunicación in civilibus con los infieles para la cual se concede licencia por esta 
Ordenación de Paulo III á los Misioneros para comunicar con los infieles, dice Morelli, que puede 
servir para quitar cualquier escrúpulo á los Misioneros, pues la prohibición existe, c. Quam sU, De 
Judiéis ; pero que nunca se ha tenido por prohibida esta comunicación, cuando se ordena á convertir 
infieles, antes bien es licita por todo derecho y laudable. 

En cuanto á la facultad que concede Paulo Hipara absolverdelos reservados en la Bula de la Cena, 
declaró Clemente VIII en su Const. Dominici gregis ii de Julio de 1604, que semejante privilegio 
concedido á los Carmelitas no se suprimía por la promulgación anual de la Bula. Y siendo esta una 
declaración, mas bien que nuevo privilegio, no queda comprendida dicha facultad en la derogación 
que se hace en la cruzada de todo privilegio, al publicarla anualmente. (Mas ahora en 1876 esta doc- 
trina servirá solamente para casos semejantes pues la Bula de la Cena no se publica mas, y por la 
constitución Apostolicce Seáis necesita refrendarse la mencionada facultad.) 

Por lo que toca á los grados lege divina non prohibitis, dice Morelli, está en controversia si el 
primer grado de consanguinidad en línea transversal, como el matrimonio celebrado entre hermanos 
en la gentilidad, está prohibido por derecho divino. Y aqui trata largamente Morelli la cuestión inclí- 



120 TRATADO 2» SECCIÓN SEXTA. 

nandose á la parte negativa. Véase ibid. (Mas el Concilio de Lima manda que tales matrimonios sean 
dirimidos.) 

Las gracias concedidas en esta Constitución fueron perpetuas y comunicables á los Mendicantes. 

Mas abajo so hallaran las primeras vicenales promiscuas con los Obispos. Hemos comenzado por 
aqui para presentar las primeras facultades de la Compania de Jesús y formar un cuerpo hasta las 
ultimas. 

FACULTADES CONCEDIDAS A N. S. PADRE IGNACIO PARA LAS REGIONES TRANSMARINAS. 

FAST. ORD. 80. 

Constau estas facultades dice, Morelli, de las Letras del Santo Padre Ignacio firmadas de su 
propia mano, que existen expuestas para la veneración en el Noviciado de Cordova del Tucu- 
man S. J. Y semejantes sin dudaá estas deben ser las que se concedieron á San Xavier, 
Prepósito de la India, por el mismo San Ignacio. 

El tenor de estas Letras es el siguiente — I H S — Ignatius de Loyola, Prsepositus Socie- 
tatis Jesu Generalis. — Dilectis in Christo fratribus Magistro Simoni Rodríguez, Proposito 
ejusdem societatis in Portugallise regno et transmarinis regionibus citra Indiam, Serenissimo 
Portugallise Regi subjectis, etaliis Prsepositis particularibus, vel aliorum curam gerentibusin 
regno Congi et India, Brasilia nuncupata, et in África ab eodem Simone constitutis, salutem 
in Domino sempiternam.Cum hoc anno 1550,de ditissimis Domini Nostri JesuChristi et sponsse 
ejus Ecclesiso ac Sedis Apostolicse thesauris, quatuor Ecclesias Romee invisentibus jubilsei 
gratia, id est, omnium peccatorum plenissima remissio condonetur, cum eos de nostris, ac 
reliquos christianos, quibus adhanc almam urbem, tot terrse ac maris tractibus disjunctam, 
venire non permittitur, ab ejusmodi gratia non excludi sequum censeremus ; SS. D. N. D. 
Julio P. III, ut illis, absentibus quidem corpore, prsesentibus tamen animi devotione, eamdem 
gratiam impartiri dignaretur, supplicavimus et obtinuimus ; eam tamen proprio motu condi- 
tionem adjecit, ut qui de nostra societate in prsedictis regionibus in vinea Domini laboran t, 
cum omni in ea parte Sedis Apostolicse authoritate, gratiam hanc quibus in Domino vide- 
retur, et ea imponendo quse viderentur dispensarent. Nos igitur te (cujus prudentise, quse 
est in Cbristo Jesu, plurimum conñdimus), ad aliorum electionem, et eos quos elegeris et alus 
in dictis locis (non sine delectu virtutis) pr3eposueris,ad ejusmodi gratiae ministrationem desi- 
gnamus, et potestatem e Sede Apostólica habere conferendi jubilseum ómnibus sub obedientia 
nostrse Societatis degentibus, et christianis incolis dictarum regionum ad fidem catholicam 
conversis, seu advenís, seu quocumque modo ibi agentibus, qui veré confessi ea fecerint, quae 
vos eis imponetis, declaramus. Et ut non tantum fideles, sed et prudentes tanti thesauri 
dispensatores ad Dei gloriam et animarum salutem vos exhibeatis, hortamur. Dat. Romae in 
.^dibus Societatis JesuNonis Julii 1550. —Ignatius. 

Estas facultades tuvieron por objeto la comunicación del Jubileo en el Pontificado de 
Julio III, y solo se ponen aqui para grata memoria, como las traen los Fastos. 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 121 

PRIMERAS VICENALES DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS PARA LAS DOS INDIAS COMUNICADAS 

A LOS OBISPOS. 

Gregorius Papa XIII, — Ad futuram rei memoriam. 

Provisionis nostrse debet provenire subsidio, ut jus suum imicuique conservetur. 
Hinc est quod Nos , tenorem quarumdam litterarum felicis recordationis Pii Papse IV, 
prgedecessoris nostri , in secretaria domestica ipsius prsedecessoris repertum, pro eo quod', 
sicut exhibita nobis nuper pro parte dilectorum filiorum, Geueralis, aliorumque Prsepo- 
sitorum Societatis Jesu, petitio continebat, ipsi hujusmodi tenore ex certis causis indi- 
gere noscantur, ex minuta oríginali de verbo ad verbum traiiscribi et ad supradictorum 
instantiam praesentibus adnotari fecimus, qui talis est, atergo, videlicet : — Dilectis Filiis, 
Generali, aliisque Prsepositis et Presbyteris Societatis Jesu, — intus vero - Pius Papa IV. 
DilectiPilii, salutem et apostolicam benedictionem. — Exuberans et indefessus gentilitatis ad 
creatoris sui agnitionem adducead», christianaque religionis propagandas zelus, quem cor- 
dibus vestris impressit altissimus, prorsus exigit, ut pias petitiones vestras de proximi salute 
sollicitas, exauditionis gratia condonemus.Exponi siquidem nobis nuper fecistis, quod licet du- 
dum per certum Romanum Pontificem, praedecessorem nostrum,facultas cum Neophytis India- 
rumaliarumque Orientalium regionum, quas ibi verbum Dei seminando, caliginosasque brach- 
manuum suorum tenebras evangelici lampadis fulgore coliustrando, et idolorum templa, quae 
Pagodas vocant, in sanctissimas summi Dei ecclesias consecrando, jam pridem peragrare non 
cessatiSjUt etiam in ómnibus gradibus, a jure divino non prohibitis, invicem conjunctis, matri- 
monialiter copulari valeant, in foro conscientise dispensandi, viv» vocis oráculo, concessa fue- 
rit ; quia tamen nihil de lioc in scriptis apparet, veremini, ne aliqui locorum Ordinarii vel 
eorum in spiritualibus Vicarii vestrse super hoc assertioni non acquiescentes, ad personarum 
ita conjugatarura separationem aliquando procederé velint, in grave plantationis hujus no- 
vellse, quge ob ejus, partim naturalem inclinationem, partim paucitatem, vix intra primi gradus 
consanguinitatis limites se continet, scandalura. Quare nobis humiliter supplicari fecistis, 
quatenus vobis hujusmodi facultatem per litteras nostras concederé, eamque ad forum exterio- 
rem in illis partibus, ubi nullus omnioo reperitur Episcopus, prout sunt Sinarum, Giappone, 
Inguambane, Giafanapatonjmperii Monopotapa, Angolfeque regiones, et ü'm Lybise, Efchiopi^' 
interioris et utriusque Indise provincias, ad quas, aliasque idolatrarum nationes, salutífera cru- 
cis vexilia et regenerantis aquse baptismus, sanctumque Domini et Dei nostri Jesu Christi 
evangelium per intrepidum charitatis et praedicationum vestrarum ministerium, Domino mise- 
rante, penetrarunt : ac etiam ad alias partes, unde Indiae praelati commode adiri nequeunt, 
extendere, ac alias infrascriptis necessitatibus subvenire, de beoignitate apostólica dignaremur! 
Nos igitur plantas illas tenellas, solidioris cibi nondum capaces, quasi lacte, doñee ea, qusé 
parvulorum sunt, evacuent, coalendas esse censontes, vestris in hac parte supplicatiooibus 
inclinati, vobis, ut vestrae societatis Provinciales, vel ab eis deputati Presbyteri, cum eisdem 
Neophytis in quocumque seu quibusvis a jure divino non prohibitis consanguinitatis vel affi- 
nitatis gradibus, vel alias conjunctis, ut impedimentis hujusmodi non obstantibus, matrimo- 
nium Ínter se contrahere et solemnizare, seu in jam, etiam scienter, contractis matrimoniis 
hujusmodi remanere valeant. in partibus videlicet ubi Ordinarii locorum facile adiri possunt, 
in foro conscientiae tantum, perpetuo. Et insuper ibidem infra tamen viginti annos proxime 
futuros tantum, quod ipsi locorum Ordinarii de presbyterorum eorumdem tauquam adjutorum 
suorum et assessorum, in locis ubi eorum poterit commode haberi copia, consilio, cum illis 
etiam in judiciali foro ; in reliquis autem provinciis Ordinariorum praesentia destitutis vel ab 
TOM. I. 15 



122 TRATADO 2" SECCIÓN SEXTA. 

eis remotis, quod iidem Provinciales et depiitati Presbyteri ciim eisdemNeophytis, etiam in 
utroque foro, auctoritate apostólica gratis dispensare. Necnon eos quiin gradibus prohibitis 
hujusmodi, etiam scienter, contvaxerint, ab istis excessibus, ac excomraiinicationis, aliisque 
sententiis, censuris et poenis ecclesiasticisper eos propterea incursis, in utroque similiter foro, 
injuncta eis pro modo culpa3 poenitentia salutari absolvere, ac prolem inde susceptam vel sus- 
cipiendam legitimam decernere. Et praiterea quoniam prcsbyteris etiam sollicitis et diligen- 
tibus accidere potest, ut illis in fractione sacrosanctce Eucharistiíe vel alias dum in altaris 
ministerio celebrant, aliquaEucharistise fragmenta seu miuiitia^ intercidant,quodipsi Societatis 
presbyteri, tamin dictis partibus, quara alibi ubilibetconstituti, qiiibus hujusmodi minutiíevel 
super corporalia vel alias pro tempore interciderint, illis etiam post peractum sacrificiam absque 
ullo conscientice scrupulo reverenter sumere et deglutiré libere et licite valeant, plenam et libe- 
ram facultatem, auctoritate apostólica, tenore prsesentium concedimus et indulgemus. Non 
obstantibusprsemissisetquibusvisapostolicis... caeterisque contrariis quibuscumque. Volumus 
autem... Datum Romte apud S. Petrum sub aunulo Piscatoris die 15 Junii 1563, Pontificatus 
nostri auno quarto. Cíe : Glorieras. 

CíEterum, ut earumdcm litterarum tenor prí^edictus sic insertus omnimodam rei seu facti 
certitudinem faciat auctoritate apostólica decernimus, ut illud idem robur, eamdem vim et 
eumdem vigorem dictus tenor per omnia habeat, quíB haberent originales litteraj supradictíe, 
ac eadem prorsus eidem tenori fides adhibeatur quandocumquc etubicumque, sive in judicio 
sive alibi, ubi fuerit exhibitus vel ostensus, et eidem tenori firmiter stetur in ómnibus, sicut 
eisdem originalibus litteris staretur, si forent exhibitíB vel ostensse. Per hoc autem nullumjus 
de novo cuiquam acquiri volumus, sed antiquum tantummodo conservari. 

Datum Romee apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die 28 Novembris 1570, Pontificatus 
nostri anno quinto. Cse: Glorierus. — Hallase en pergamino en el Archivo Nacional de Lima 
Legajo 1186, Expediente 21,606. 

RESUMEN CASTELLANO. 

Concede el Ponlificc Pió IV por cstíis Letras á los Provinciales de la Compania de Jesús, y á los 
Presbíteros designados por ellos, facultad para dispensar á los Neófitos do la Gliina, del Japón, de 
Inguanbana, Jaranapatan,Monopotapa, Angola, regiones de la Libia y do la Etiopia interior, como tam- 
bién do las provincias do ambas Indias, en cualquier ó CLialesquicra grados do consanguinidad y afi- 
nidad no prohibidos por derecho divino, ó en otros que de otro modo se tocaren, para contraer matri- 
monio entre si ó perseveraren el yá contraído aunque sea á sabiendas : en las partos donde scpuuilc 
ocurrir con facilidad al Ordinario, solo en el fuero do la conciencia, perpetuamente : y por los veinte 
anos próximos concede facultad á los Ordinarios de los mismos lugares para dispensar, etiain in foro 
judicialij acompañados de uno de dichos presbíteros como asesor, y donde no le hubiere, por si solos ; 
y á los referidos Provinciales y sus designados por los mismos veinte anos, para dispensar in utroque 
foro en las provincias destituidas de Obispos ó remotos de ellas : con facultad de absolver de las cen- 
suras y penas incurridas en esta materia etiam in utroque foro, imponiendo penitencia saludable, y de 
declarar legitima la prole tenida ó que se tuviere después. Dado en 15 de Junio de 1563. 

NOTAS DE LOS PASTOS. 

Obsérvese que estas fueron las primeras facultades vicenales concedidas á la Compaftia de Jesús y á los Obis- 
pos de Indias respecto ú> los Neófitos, y desde aqui comenzaron á revalidarse de 20 en 20 años. De aqui viene 
también la facultad perpetua en el fuero interno para las dispensas matrimoniales de los Neófitos. Estas facul- 
tades no solo se extienden á las dos Indias Oriental y Occidental, sino también : Ad alias idolatrarum re- 
giones ad quas salutiferce erucis vexilla et regenerantis aqtice baptismus sanctmnque Domini et Dei nostri 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 123 

Jesu Christi evangelium... penetrarunt. — Dice el texto que esta facultad se concedía también álos presbí- 
teros designados por el Provincial, pero no era necesario que fuesen designados Doctrineros ó Párrocos de In- 
dios, sino que cualquier misionero ó sacerdote se podia designar. 

Obsérvese por ultimo que en estas Letras se contienen dos Breves, uno expedido por Pió IV á 15 de Junio 
de 1563, de quien vienen las vicenales, y otro por Gregorio XIII que insertó el Breve anterior en sus Letras y 
le confirmó. 

REVALIDACIONES DE LAS VICENALES. 

Aunque hé tenido la suerte de encontrar la mayor parte de las prorogas vicenales, hé creído 
inútil insertarlas todas en esta obra por no multiplicar repeticiones; y asi solo se hallaran algu- 
nas para ejemplar de las otras. Sin embargo las datas deben existir para conocer el curso que 
han llevado, asi como los lugares donde se encuentran : y esto es lo que se presenta á conti- 
nuación. 

En 20 de Diciembre de 1567 S, Pie V concedió á los Prelados de la Compafiia de Jesús, y á sus 
deputados, residentes en la Etiopia, Arabia, Persia, India, China, Japón, Brasil y otras islas del Oriente 
ó cualesquiera otras regiones, la facultad de dispensar con los Neófitos en cualquier grado de consan- 
guinidad y afinidad, no prohibido por derecho divino, para contraer matrimonio entre si, o permanecer 
en el ya conlraido ; asi como para absolverlos en ambos fueros de todas las censuras y penas que por 
esta parte hubiesen conlraido, y declarar legitima la prole adquirida ó que se adquiriese ; con tal que no 
hubiese Obispo propio, ó si le hubiese, no pudiesen recurrir á el cómodamente, por distar de alli, no 
menos de doscientas millas itálicas. Fastos Ord, 120. Hallanse estas Letras en Laderchio, tom. 22, 
pagina 444 y empiezan : Cum gratiarum omnium largitor. 

En 17 de Julio de 1577 Gregorio XIII concedió la facultad de dispensar á los Indios en los 
grados no prohibidos por derecho divino, y si hubiesen contraído matrimonio con impedi- 
mento, aunque fuese á sabiendas, para contraerle de nuevo. Esta dispensa en el fuero externo 
se debía dar por autoridad del Ordinario con asistencia de un Padre de la Compañía de 
Jesús, y tuvo valor hasta 1597. En el fuero interno bastaba uno de la Compañía y era privi- 
legio perpetuo. Asi consta del Sumario de privilegios formado por autoridad del Concilio de 
Lima. Y es en parte proroga y en parte confirmación de las facultades concedidas por Pío Cuarto. 
Fastos Ord. 143. 

En 21 de Setiembre de 1591 prorogó Gregorio XIV las facultades concedidas á la Compañía para 
las Indias, de las cuales algunas se habían revalidado antes por decenios. Consta del ejemplar que 
vino de Roma para estas Provincias de America. Empiera : Alias quidem. Fastos Ord. 184. 

Según aparece en esta Ordenación, aquí se reunieron las facultades concedidas por varios Papas, 
las cuales formaron un cuerpo y se revalidaban de veinte en veinte anos de donde les vino el nombre 
de vicenales. 

En 11 de Febrero de 1610 Paulo V prorogó dichas facultades con algunas limitaciones, entre otras 
omitiendo en ellas la nota de perpetuidad, la cual no se volvió á expresar en la Bula Animarum saluti, 
hasta que Benedicto XIV declaró dicha perpetuidad como veremos luego. 

En 16 de Mayo de 1614 expidió el mismo Paulo Volro Breve que empieza Cum sicut, prorogando 
la facultad de dispensar en el primer grado de aÜnidad en linea recta ex copula illicüa resultante. Estas 
letras se prorogaron también después de veinte en veinte anos, por contener en sí la facultad sobre- 
dicha que faltaba en la Bula Animarum saluti y se revalidaron por separado hasta el Pontificado de 
Clemente XIII, cuyo Papa las incorporó todas bajo el mismo anillo por suplicas de la Compañía, á fin 
de que las facultades que se hallaban en diversas letras, y expiraban en distintos tiempos, se hallasen 
bajo el mismo texto y seprorogasen por el mismo termino. Hallase el Breve Cum sicut en el Compen- 
dio Indico S. J. del ano 1615. Véanse los Fastos Ord. 222, 228 y 606. 



ÍU TRATADO S^ SECCIÓN SEXTA. 

En 15 de Setiembre de 1629 fue prorogada la Bula Animarum saluti por Urbano VIII. Existe esta 
proroga en pergamino muy limpio y manuscrito en letra muy clara en el archivo nacional de Lima. 
Legajo 1186. 

En 17 de Setiembre de 1629 el mismo Papa prorogó el Breve expresado arriba Cam sicuí : se 
encuentra abajo inserto, como modelo del aquel tiempo. 

En lo de Marzo de 1649 Inocencio X prorogó dicha BuIüí Aiiimarum saluíi. Hallase en pergamino 
fuerte, con letra do su tiempo, en el archivo dé Quito S. J. 

En 8 de Enero de 1669 Clement IX expedio otra proroga, como consta del Breve Cum Ve7ierabilis . 

En 13 de Agosto de 1670 declaró la Sagrada Congregación de Propaganda Fide que el vicenio de 
las facultades que suelen concederse á los Misioneros se ha de computar, no desde el dia de la expedi- 
ción de las Letras, sino desde el dia en que llegan á las Misiones; á no ser que vengan con está clau- 
sula « valgan desde el dia en que expire el vicenio anterior. » Fastos Ord. 349. 

En 80 de Marzo de 1690 Alejandro VIII prorogó la Bula Animarum saluti. Véase abajo entre los 
modelos. 

En 3 de Mayo de 1698 Innocencio XII exoneró á las Curias del peso de las informaciones para 
facilitarlos matrimonios de los Neófitos. Véase abajo en las Declaraciones. 

En la feria cuarta 2 de Julio de 1698 la Sagrada Congregación del Santo Oficio declaró que no se 
hallaban comprendidos entre los Neófitos los Cuarterones y Puchueles. Véase el Breve Alias pro parte 
entre las Declaraciones. 

En 2 de Abril de 1705 Clemente XI subsanó los matrimonios de dichos Cuarterones y Puchueles 
contraidos debuena fe. Véase In Apostolice entre las Declaraciones. 

En 29 de Abril de 1701 se expidió por el mismo Pontifico el Breve en que se inserta y publica la 
Declaración expresada sobre Cuarterones y Puchueles. Véase dicho Breve Alias pro parte. 

En 11 de Junio de 1701 prorogó el mismo Papa el Breve enunciado arriba que comenzaba Cum 
sicut y ahora comienza Cum dudum y seguirá en adelante. Hallase impreso en el archivo de Quito S. J., 
enviado por el Consejo de Indias. 

En 22 do Setiembre de 1708 prorogó el mismo Papa Clemente la Bula Animarum saluti. Hallase en 
el Bulario de Propaganda Fide, tom. 2, pag. 3. 

En 12 de Diciembre de 1729 Benedicto XIII prorogó la misma Bula. Hallase en dicho archivo de 
Quito impresa en Roma typis Carneree ApostoUcce 1729. 

En 9 de Setiembre de 1734 Clemente XII prorogó el Breve Cum dudum mencionado arriba. Ponese 
abajo de modelo. 

En 17 de Julio do 1748 Benedicto XIV prorogó la Bula Animarum saluti. Hallase en el Bulario de 
Propaganda Fide. App. tom. 2, pag. 137. 

En 20 de Mayo de 1752 el mismo Pontifico prorogó el Breve Cum dttdi¿m. Hallase en el sobredicho 
Bulario App. tom. 2, pag. 166. 

En 27 de Enero de 1756 se expidió por el mismo Papa el Breve Cum Venerabilis en que so confir- 
man todas las facultades desde Pió IV con to'das las declaraciones dadas sobre Neófitos y por ultimo se 
separan las facultades que antes eran promiscuas con los Obispos. Véase abajo como ejemplar. 

En 10 de Setiembre de 1766 Clemente XIII prorogó la Bula A nimaním 5flÍM/t por primera vez 
después de dicha separación de facultades y por la ultima para la Compaoia de Jesús. Véase abajo su 
ejemplar. 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 125 

PROROGA DE LAS VICENALES POR ALEJANDRO OCTAVO. 

Alexander PP. YIII. — Ad futuram rei memoriam, 

Animarum saluti paterna charitate intenti supplicationibus dilecti filii Thyrrsi González 
Societatis Jesu praepositi generalis nomine Nobis super hoc humiliter porrectis inclinati, ac 
multoruní prsedecessorum nostrorum Komanorum Pontificum vestigiis inhserentes, de Omni- 
potentis Dei misericordia, ac Beatorum Petri et Pauli ejusauctoritate confisi, ómnibus Chri- 
stifidelibus in quibuscumque Occeani Indiis, aut Sinarum regione, vel Brasilia constitutis 
prsesentibus et futuris veré poenitentibus et confessis, ac sacra Comunione refectis, quoties 
aliquem ex infidelitate, et idolatría ad veri Dei cognitionem reduxeñnt, plenariam, neo non 
eisdem etiam veré poenitentibus et confessis, sancti Thomse Apostoli in Indiis prsedictis, vel 
aliquam ex certis dilectorum filioram presbyterorum Societatis Jesu Ecclesiis illarum partium 
Deo, vel in honorem Sanctorum erectis, nec non omnes, et singulas hiijusmodi ecclesias col- 
legiorum, domorura et residentiarum ejusdem Societatis regionum príefataruro, saltem inter 
se per pentum milliaria distantes, ut supra, erectas, singulis annis quatuor diebus festis 
Domini nostri, Beatse Marise Virginis, aut Sanctorum per dictse Societatis prsepositum gene- 
ralem designandis, visitantibus et inibi sanctissimum Eucharistiie Sacramentum sumentibus, 
ac pro Gentilium et Haereticorum conversione pias ad Deum preces fundentibus, etiam plena- 
riam ; ómnibus etiam et singulis, tam presbyteris, quam alus de dicta Societate existentibus, 
quos in qualibet utriusque Indise regione, vel Occeani Ínsula, aut navigatione pro fidei negotio 
eundo, vel redeundo mori contigerit, in cujuslibet eorum mortis articulo, saltem contritis 
et confessis si communicare nequiverint, plenariam pariter; scholaribus vero in utraque India 
existentibus, ac Confraternitati Beatse Marise Virginis ibi canonice institutse, adscriptis, qui 
in Annunciationis et Assumptionis ipsius Beatse Marise Virginis festis, dictum sanctis- 
simum Eucharistise Sacramentum sumpserint, et Coronam, vel tertiam partem Rosarii reci- 
taverint, nec non utriusque sexus Christifidelibus aliquam ex Confraternitatibus canonice 
erigendis ingressis, qui in festivitate sanctissimi Corporis Christi, et illius octava poenitentes 
similiter et confessi, idem sanctissimum Eucharistise Sacramentum sumpserint, et in cujus- 
libet eorum utriusque sexus Christifidelium mortis articulo, etiam poenitentibus et confessis, 
ac sacra Communione refectis, vel saltem contritis, si confiteri et communicare non potuerint, 
plenariam similiter omnium peccatorum suorum indulgentiam, et remissionem misericorditer 
in Domino concedimus. Insuper dictis scholaribus hujusmodi Confraternitati adscriptis, qui 
in singulis ejusdem Beatse Marise Virginis, ac Resurrectionis, Pentecostés et Nativitatis 
Domini nostri Jesu Christi festivitatibus, si confessi et contriti prsemissa peregerint, decem 
annorum de injunctis eis, seu alias quomodolibet debitis pcenitentiis; eis quoque, qui in sin- 
gulis diebus veneris cujuslibet Quadragesimse devote processionibus publicis in partibus et 
locis transmarinis ad orandum pro conversione gentilium et hsereticorum prsefatorum, juxta 
ritum Ecclesise Romanse institutis, interfuerint, trium annorum; reliquis vero ómnibus eisdem 
processionibus praesentibus contritis et confessis, unius anni indulgentiam elargimur. Quod- 
que pro animabus eorum Christifidelium, qui in prsefatis utriusque Indise navigationibus pro 
negotio ñdeí instituen. ab humanis in charitate Christo conjuncti decesserint, confessi, ac 
sacra Communione refecti, tertiam partem Rosarii, aut unam Coronam recitaverint, quoties 
id agent, toties per modum suffragii unam ex dictorum animabus a pcenis purgatorii liberare 
valeant. Quodque scholares utriusque Indise hujusmodi, qui in scholis presbyterorum dictse 
Societatis dant operam litteñs, in presbyterorum eorumdem Ecclesiis Missas, vel alia divina 
Of&cia tempore interdicti et cessationis a divinis, ipsique presbyteri iisdem scholaribus prse- 



126 TRATADO 2» SECCIÓN SEXTA. 

sentibus januis clausis et non pulsatis campanis, et dummodo ipsi causam hujusmodi inter- 
dicto non dederint et interdictis, ac excommunicatis exclusis, audire et celebrare respective 
possint, concedimus et indulgemus. Insuper prsefatis ómnibus et singulis utriusque sexus 
Christifidelibus in Indiis et regionibus prsedictis existentibus, qui contriti et confessi quam- 
libet ecclesiam et cappellam íq eisdem partibus dictorum presbyterorum Societatis Jesu cura 
et opera, ut supra erectam, aut in futurum erigendain devote visitaverint et ut supra ora- 
verint, quadraginta dies et semel quolibet anno aliquo die festo Domini nostri Jesu Christi, 
Beatae Virginis Marise, aut Sauctorum, quem Provincialis dictse Societatis constituerit, septem 
annos et totidem quadragenas. Eisdem, qui aliquam ex prsedictis ecclesiis dictorum presby- 
terorum Societatis Jesu Quadragesimte et alus temporibus stationum urbis Dominicis et feria 
sexta diebus visitaverint, easdem omnes et singulas indulgentias concedimus, quas conse- 
querentur, si ecclesias et basilicas urbis in diebus stationum hujusmodi devote visitarent; 
illisque, qui singulis diebus ferise sextse primse hebdómada© cujusque mensis easdem ecclesias 
devote visitaverint et ibi quinquies Orationem Dominicam et toties salutationem Angelicam 
pro exaltatione Fidei Catholicse recitaverint, septem annos : in festis vero Domini nostri Jesu 
Christi, ac Beatse Virginis, Apostolorum, sub cujus titulo ecclesia consistet, decem annos. 
His autem qui aliquam ex dictis ecclesiis postquam confessi, sanctissimum Eucharistise Sacra- 
mentum sumpserint, visitaverint, toties viginti annos ; ac iisdem (Jhristifidelibus utriusque 
Indise et Transmarinorumjimitum, qui processionibus et precibus, juxta ritum S. R. E. a prse- 
dictis presbyteris de Ordinariorum licentia instituendis et agendis, Indorum et iEthyopum, 
seu quorumvis aliorum Neophytorum et aliorum Christianorum interfuerint, et eas asao- 
ciaverint, Christianam Doctrinam cum eisdem presbyteris, vel ab eis deputatis recitaverint, 
vel privatim docuerint, quoties id fecerint septem annos et totidem quadragenas ; invisen- 
tibus autem infirmes et prsesertim Indorum Hospitalia, Xenodochia et alia similia loca pia, 
ipsis etiam infirmis per se, vel alium ministrando, singulis diebus, quibus id fecerint vigin- 
tiquinque ; qui vero ad infirmes accedentes ibi pernoctaverint quinquaginta ; eis etiam qui 
coram Beatse Marise Imagine ab Alma Urbe ad collegium civitatis Limse in Perú (ut asseritur) 
delata tertiam Eosarii partem, vel Coronam recitaverint, centum similiter dies de injunctis 
eis, seu alias quomodolibet debitis poenitentiis in forma ecclesise consueta relaxaraus, ac 
respective concedimus et indulgemus. Prseterea ejusdem Societatis Jesu provincialibus, vel 
ab eis deputantandis presbyteris cum Neophytis Provinciarum, utriusque Indise aliar umque 
Maris Occeani regionum, in quibus inter infideles fideles existunt, et non adsunt Ordinarii 
similem facultatem habentes, vel ultra duas dietas, juxta Constitutionem fel. rec. Pauli III 
editam existunt in quocumque, seu quibusvis, non tamen in primo consanguinitatis, vel 
af&nitatis gradibus, vel alias conjunctis, seu se attinentibus, ut matrimonium inter se con- 
trahere, seu in eo etiam scienter contracto, remanere valeaut in foro conscientise tantum 
gratis tamen dispensandi : et insuper ibidem locorum Ordinariis, ut de presbyterorum eorun- 
dem tanquam adjutorum, et assessorum suorum in locis prsedictis, et ubi eorum commode 
potuerit haberi copia, consilio, et cum illis etiam in judiciali foro, in reliquis autem provinciis 
prsefatis Ordinariorum prítísentia destitutis, vel ab eis ultra duas dietas prsedictas, non minus 
ducentis millibus passuum remotis, provincialibus et deputatis presbyteris prsedictis, cum 
eisdem Neophytis, non tamen in primo gradu, in utroque foro gratis dispensandi et eos qui in 
gradibus prohibitis hujusmodi etiam scienter contraxerint, ab excessibus et excommunica- 
tionis, aliisque censuris et poenis ecclesiasticis in utroque foro gratis pariter absolvendi, ac 
prolem inde susceptam legitimam deceruendi. Necnon ipsis presbyteris in iisdem Indiis et locis 
prsedictis constitutis, quibus aliqua Eucharistise fragmenta, seu minutise pro tempere interci- 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. i27 

derint, eüam post peractum Sacrificium, absque iillo conscieiitiaB scrupulo» juxta Eubricas 
Missalis Eomani reverenter siimendi. Insuper presbyteris ejusdem Societatis Jesu, qiios in 
Sarracenorum et alioruiii infidelium térras, et alias utriusque ludiíe, et Transmarinas regiones 
Maris Occeani, ad quas Hispani et Lusitani penetrant, ac provincias remotissimas, ubi non est 
Inquisitio, et fidelcs Ínter infideles degunt, ñeque Ordinarii, saltem intra duas dietas existunt 
hujusmodi facultatem babcutcs, prasposiuia generalis miscrit, Christianos in eisdem provinciis, 
Indiis et regionibus commorantes ab ómnibus pcccatis, sententiis, et ceusuris etiam in Bulla 
Coen^ Domini contentis et rescrvatis, etiam gratio.se absolvcndi facultatem, eisdemque, ut semel 
ab aliquo illarum partium Episcopo approbati ad prredicandum, coníessiones audiendas et Mis- 
sas celebrandum in ecclesiis, et oratoriis Societatis Jesu prredictaB pro ministeriorum hujusmodi 
exercitio ulterius licentiam, et approbationem ab alus Episcopis, quatenus disteut ultra duas 
dietas, petere, seu liabere minime teneantur, sed absque illis proemissa faceré possint. Si vero 
Episcopus ab Ecclesia, vel loco ubi pra;dicatur, vel confessiones audiuntur, non distet ultra 
príedictas duas dietas, tune liccntia etiain alterius Ordinarii ita vicini prius obtineri debeat, 
qua3 tamen per epistolam etiam impetrari possit. Possiíit etiam extra Ecclesias consecratas 
super Altaribus portatilibus in loco tamen dccenti, ubi non est commoditas Ecclesiarum, et in 
casu necessitatis tantum, etiam per horam ante luccm, vel etiam post meridiera in eisdem 
regionibus, cum opus fuerit, celebrare, et in Maluco, lappone, et alus Insularum Terrarum, 
provinciarum, ct locorum príedictorum partibus, et loéis a quibus valde remoti sunt Episcopi 
Oléis Sanctis per dúos, vel tres, aut quatuor annos ante cousecratis, libere uti possint. Nec 
non, ut quicumque ex prsedictis presbyteris Societatis pra^fatse tantum, Sacrosanctum Missae 
Sacrificium defunctorum pro animabus Christi Fidelium, qui ex hac vita in charitate Christo 
co-njuncti decesserunt, in singulis Ecclesiis Societatis Jesu, ad unum illorum superiorum 
arbitrio semel deputandum Altare celebraverint per modum suíFragii iisdem animabus prosint. 
Postremo iisdem presbyteris a Príeposito Generali ex dicta Societate deputandis, ut in prse- 
dictis regionibus, provinciis, et locis, in quibus similiter fideles cum infidelibus vivunfc, et 
non adsunt Ordinarii, qui hujusmodi facultatem habeant, qui distant ultra duas dietas, cum 
Neopliytis, aliisque ad Fidem reductis ex rationali causa, et legitima, super voto castitatis,non 
tamen solemni, quomodolibet etiam per Ordinis Sacri snsceptionem, vel professionis Regu- 
laris in Keligione per Sedem Apostolicam approbata emissionem facto, et super matrimonio 
de facto, et in facie Ecclesiie, sive scienter, sive ignoranter contracto, et quovis occulto impe- 
dimento, prí3eter primi gradus, propter quod tale matrimonium in conscientia esset invalidum, 
et contrahentes sine scandalo separari non possent, dispensandi gratis tamen, et in foro cons- 
cientise tantum; ac super bonis male acquisitis, ad qua3 restituenda ipsi Neopliyti, et alii prse- 
fati incertis personis obligati extiterint, cum eis ad opera pia componendi, vel si ipsi indige- 
rentintoto, vel in parte remittendi; nec non cum indis in foro conscientise tantum, et cum 
Neophytis in utroque foro super jejuniis, gratis tamen dispensandi, necnon ab enere petitionis 
debiti matrimonialis, quando non esset licitum illud ratione voti castitatis, vel alia rationa- 
bili causa petere in foro conscientise tantum, et gratis liberandi ; licentiamque legendi libros 
Infidelium de licentia sui provincialis personis diguis concedendi licentiam, et facultatem, 
Apostólica auctoritate tenore prsesentium respective concedimus, etimpartimur. Missas queque 
per horam ante auroram ipsi Patres Societatis celebrare possint, ac cum suis Regularibus, ut 
ad Sacros etiam Presbyteratus Ordines per annum ante legitimam setatem promoveri possint, 
dispensare valeant, similiter concedimus. Et insuper, quia a nonnullis dubitatum, seu hsesita- 
tum fuit, anomnes Indigeníe illarum Regionum oriundi, et naturales, et Christianorum Indi- 
genarum etiam baptizatorum filii etiam in eorum infantia baptizati jure Neophyti appellari 



128 TRATADO 2o SECCIÓN SEXTA. 

possint; idcirco tenore earundem prsesentium decernimus et declaramus, omnes oriundos, seu 
naturales supradictorum omnium tam Orientalium, quam Occidentalium partium, imo etiamsi 
^thyopes, Angulani, vel quarumvis aliarum Transmarinarum Regionum, etiamsi Christiano- 
rum filii, et in infantia baptizati, vel etiam inter se, vel cum Europeis mixtim progeniti 
sint, ad concessionis hujusmodi effectum esse, et intelligi deberé Neophytos, dictosque Presby- 
teros cum hujusmodi, ut vel matrimonio conjungi, vel injam contracto remanere possint, sive 
eorum alter tantum, sive etiam uterqueinde oriundus, ac proprie Indigena sit in locis, et alias 
utsuprainquibuscumqueconsanguinitatis, vel affinitatis gradibus jure divino, ut supra non 
proMbitis, primo excepto, et alias ut príefertur, gratis tamen dispensare posse concedimus, et 
indulgemus. Quin etiam, quia de mixtim progenitis, quos mixtos vocant, majus dubium esse 
accepimus, cum eisdem mixtis, quos similiter ad hunc eífectum Neophytos censendos esse 
decernimus, in gradibus, et matrimoniis contractis, et contrahendis prsedictis gratis tamen, 
dummodo non ita facile id fiat, dispensare, eisdemque Presbyteris facultatem desuper concedi- 
mus opportunam. Decernen tes, Presbyteros dictae Societatis super praemissis, et alus juxta 
facultates prsedictas, et illarum vigore, servata tamen illarum forma exequendis ex quovis alio 
prsetextu, vel quovis colore per quoscumque loci Ordinarios, seu alios Superiores, et Judices 
Ecclesiasticos, et Steculares quavis auctoritate fungentes, molestan, perturbari, vel inquietari 
nullatenus posse. Sicque in prsemissis per quoscumque Judices, sublata eis, et eorum cuilibet 
quavis aliter judicandi, et interpretandi facúltate, et auctoritate judicari, et detiniri deberé, ac 
irritum, et inane si secussuperliis a quoquam, quavis auctoritate scienter, vel ignoranter conti- 
geritattentari. Non obstantibus, praemissi?, acquibusvis Constitutionibus, et Ordinationibus 
Apostolicis, ac quatenus opus sit nostra de non concedendis Indulgen tiis ad instar, statutis, et 
consuetudinibus, cseterisque coutrariis quibuscumque. Praesentibus ad viginti anuos a fine 
aliorum viginti annorum, ad quos similes gratise a fel. rec. Clemente Papa IX 
prsedecessore nostro concessse fuerunt inchoandos, tantum valituris. Volumus autem 
ut ipsarum prsesentium litterarum transumptis, seu exemplis, etiam impressis manu 
alicujus Notarii publici, vel Secretarii dictse Societatis subscriptis, et sigillo Prsepositi 
Generalis ejusdem Societatis, vel alterius personas in Ecclesiastica dignitate constitutse mu- 
nitis, eadem prorsus fides ubicumque locorum habeatur, quse haberetur eisdem pr.nesentibus, 
si forent exbibitse, vel ostensse. Datum Eomse apud Sanctam Mariam Majorem sub Annulo 
Piscatoris die xxx Martii M.DC.XC. Pontificatus nostri anno primo. Ex BuUar. Rom. tom. 9, 
Const. 14. 



PROROGA DE LAS FACULTADES ESPECIALES. 

Urbanus Papa VIII. — Dilecti Pilii salutem et Apostolicam benedictionem. 

Cum sicut accepimus multi exlndiarum aliarumque Orientalium et Occidentalium Regionum 
partibus Neopbyti, ob ipsorum naturalem inclinationem,et ob pristlnam eorum consuetudinem 
matrimonia inter se in gradibus a jure prohibitis, absque desuper opportuna dispensatione, seu 
quia Episcopi in eisdem locis non sunt constituti, seu quod illi non nisi máxima cum dificúl- 
tate adiri possunt, quia ultra duas dietas itineris degunt, contrabant, et in dictis Regionibus 
parvus operariorum numerus reperiatur. Nos eorumdem Neophytorum animarum statui et 
conscientiee securitati, quantum cum Domino possumus, prospicere volentes, nec non sequum 
reputantes, hujusmodi Neophytis aliquid de jure canónico remitti, supplicationibus vestro 
nomine Nobis super hoc humiliter porrectis inclinati; quibuscumque presbyteris dictse Socie- 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 129 

tatis, quos tu, Fili Prseposite, séu pro tempore existens Praepositus Generalis istius Societatis 
Jesu per se vel alios ad id elegeris, sen elegerit, in quibusvis Orientis, Brasilise, Perú, Novse 
Hispanisc, et alus ultramarinis Regionibus insulisque Occeani maris ac Occidentalibus par- 
tibus degentibus, ut cum Neophytis ibi existentibiis, in quocumque seu quibuscumque jure 
divino non prohibitis, consanguinitatis vel affinitatis gradibus, vel alias conjunctis, seu atti- 
nentibus, excepto tamen p/imo gradu, ut impedimentis hujusmodi non obstantibus matrimo- 
nium Ínter se contrahere et solemnizare, seusijam, etiam scienter, contraxerint, de novo 
contrahere valeant in partibus, videlicet, ubi locorura ordinarii de facili adiri possunt, in foro 
conscientise tantum perpetuo, gratis tamen, Et insuper ibidem ad viginti tamen anuos a fine 
aliorum viginti annorum, ad quos símiles gratise a fel. rec. Paulo Papa V prsedecessore nostro 
concessse fuerunt inchoandos, ipsis ordinariis de Presbyterorum eorumdem, tanquam adju- 
torum suorum et assessorum in locis, ubi eorum possit commode haberi copia, consilio et 
assensu, cum illis, etiam inforo exteriori. In reliquis autem Provinciis ordinariorum prsesentia 
destitutis, vel ab eis non minus ducentis millibüs passuum, vel saltem ultra duas dietas 
itineris, remptis, eisdem presbyteris etiam in utroque foro, auctoritate Apostólica gratis 
dispensandi, eosque ab incestus reatu et excessibus hujusmodi, necnon excommunicationis, 
aliisque censuris et pcenis per eos incursis, injuncta eis pro modo culpífi poenitontia salutari, 
etiam in utroque foro, gratis tamen absolvendi : necnon in eisdem locis, ubi non extant 
Episcopi vel in valde remotis partibus, saltem ultra duas dietas itineris existunt, denuncia- 
tiones et alias extrínsecas solemnitates et ceremonias, cum id expediré aut necessarium esse 
visum fuerit, omittendi, prolemque susceptam aut suscipiendam legitimam etiam gratis 
declarandi seu nunciandi. Insiiper qiioscumque Catholicse Religioni adücribendos in partibus 
et provinciis prsedictis degentes, etiam extra Ecclesias, et sine ceremoniis cons)ietis, quando 
ipsijudicabunt id majus Dei obsequium fore, dictis propter paucitatem operariorum et incolu- 
mitates, quse sese offerunt, ad viginti annos príedictos baptizandi Apostólica auctoritate tenore 
prsesentium licentiam et facultatem concedimus et impertimur. Admonentes eos nihilominus 
ne bis facultatibus utantur nisi ubi expediré existimaverint, super quo eorum conscientias 
oneramus, mandaniesqiie eisdem, ut Neophytos istos diligenter admoneant quod ab ipsis 
matrimoniis canónica lege prohibitis abstineant, irritum decernentes et inane, si secus super 
his aquoquam, quavis auctoritate, scienter vel ignoranter contigerit attentari. Non obstantibus 
quibusvis Apostolicis et in universalibus, provincialibusque et synodalibus conciliis editis 
generalibus vel specialibus constitutionibus etordinationibus, necnon juramento, confirmatione 
Apostólica, vel quavis firmitate alia roboratis statutis et coDSuetudinibus, cseterisque con- 
trariis quibuscumque. Volumus autem quod priesentium transumptis, etiam impressis manu 
alicujus Notarii publici subscriptis et sigillo personse in dignitate Ecclesiastica constitutae, vel 
etiam Prseposi ti Generalis ipsius Societatis munitis, eadem prorsus fides adhibeatur, quse 
eisdem prsesentibus adhiberetur, si forent exhibitse vel ostensse. Datum Roma; apud Sanctam 
Mariam Majorem sub annulo Piscatoris die 17 septerabris 1G29, Pontificatus nostri anno 
séptimo Locof annuli Piscatoris — M. A. Maraldus. Atergo vero: Dilectis filiis moderno et 
pro tempore existenti Praeposito Generali, acClericis Societatis Jesu. 

Nota : Estas Letras se hallan autenticas en el archivo de Quito S. J. con el atestado y sello del Protonotario 
Apostólico Gregorio Naro, «utriusquesignatur® Reíerendaríus,» Oidor General de las causas déla Curia Apea., 
Juez ordinario de la misma Curia Romana y Ejecutor délas Letras Apostólicas. 



TOM. I. m 



130 TRATADO 2" SECCIÓN SEXTA. 

PROROaA DE LAS FACULTADES ESPECIALES. 

Clemens papa XII. — Ad futuram rei raemoriam. 

Cum dudum fel. rec. Piíis PP. IV. prsedecessor noster inter alia, ut Societatis Jesu Provin- 
ciales, vel ab eis deputati Presbyteri cum Neophytis Indiarum, aliarumque Orientalium Ke- 
gionum in quocumque, sen quibusvis a jure divino non prohibitis consanguinitatis, vel affini- 
tatis gradibus,vel alias conjunctis, ut, impedimentis hujusmodi non obstantibus, raatrimonium 
inter se contrahere, et solemnizare, seuinjam etiam scienter contrac tis matrimoniis hujusmodi 
remanere valerent in partibus, ubi Ordinarii locorum facile adiri poterant, in foro conscientise 
tantum perpetuo, et insuper ibidem, infra tamen viginti annos tune proxime futuros, quod ipsi 
locorum Ordinarii de Presbyterorum eorumdem tanquam adjutorum, et assessorum suorum 
in locis prsefatis, et ubi eorum commode potuisset haberi copia, consilio, et cum illis etiam 
in judiciali foro, in reliquis autem Provinciis Ordinariorum praísentia destitutis, vel ab eis 
remotis, quod iidem Provinciales, et deputati Presbyteri cum eisdem Neophytis etiam in 
utroque foro auctoritate Apostólica gratis dispensare libere, et licite valerent, plenam, et libe- 
ram facultatem sub certis modo, et forma tune expressis, concesserit, et alias prout in ipsius 
Pii prsedecessoris nostri literis desuper in simili forma Brevis die XV Junii MDLXIII expe- 
ditis uberius continetur, et successive alii Romani Pontifices príedecessores nostri facultatem 
hujusmodi tam Presbyteris, q uara Ordinariis prsefatis non perpetuo,sed ad certa limitata tém- 
pora, ac novissime, nempe die XI Junii MDCCI, rec. mem. Clemens PP. XT, prsedecessor 
etiam noster ad viginti annos tune próximos per suas respective in eadem forma Brevis literas 
sub certis modo, et forma in illis expressis inter alia prorogaverit, seu de novo concesserit; et, 
sicut pro parte dilecti filii Procuratoris Generalis ejusdem Societatis Jesu Nobis nuper exposi- 
tum fuit, prsedicti viginti anni, ad quos memorata facultas a Clemente prsedecessore, prorogata, 
seu de novo concessa fuerat, jamdudum expiraverint, ipseque Procurator Generalis dubitet, ne 
in procul dissitis illis regionibus aliqui, seu aliquis e Missionariis credentes facultatem, ejus- 
modi a Sede Apostólica fuisse renovatam cum Neophytis prsefatis in dictis gradibus bona üde 
dispensaverint, et ea de causa, aliqua sint censura innodati, cupiatque propterea dictus 
Procurator Generalis nedum eamdem facultatem ad aliud Nobis bene visum tempus prorogari, 
sed etiam Provinciálibus illarum partium, et Confessariis ab ipsis delega tis indulgeri, quatenus 
omnes, et quoscumque, qui dicta facúltate, postquam expiraverat, usi fuerint, in foro conscien- 
tise absolvere, ac dispensationes bona fide concessas ratas habere possint. Hinc est, quod Nos 
populorum illorum ex gentilitatis tenebris, et erroribus ad veri luminis agnitionem, et Chri- 
stianse fidei veritatem conversorum, et ab hac Sancta Sede remotissimorum animarum saluti, 
et spiritualibus necessitatibus pro Pastoralis Officii nostri cura prospectum esse cupientes, de 
Venerabilium Fratrum nostrorum S. R. E. Cardinalium in tota República Christiana Genera- 
lium Inquisitorum adversus hsereticam pravitatem auctoritate Apostólica deputatorum 
Consilio, tam Provinciálibus, et ab eis deputandis Presbyteris, quam locorum Ordinariis prse- 
fatis cum dictis Neophytis in quocumque, seu quibusvis, non tamen in primo consanguinitatis, 
vel afifinitatis gradibus, vel alias conjunctis, seu se attinentibus, ut matrimonium inter se 
contrahere, seu in eo etiam scienter contracto remanere valeant, dictis quidem Presbyteris in 
locis, et Regionibus, ubi Ordinarii non adsunt, vel ultra duas dietas juxta Constitutionem 
similis mem. Pauli PP. III, etiam prsedecessoris nostri editam, existunt, ipsis vero Ordinariis 
e contra, ubi Presbyteri priefati adsunt, vel eorum commode haberi potest copia, de eorum 
tanquam adjutorum, et assessorum suorum consilio, et cum illis; ubi autem non adsunt, nec 
eorum commode copia haberi potest, etiam sine illis, in utroque foro gratis dispensandi, et eos, 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 131 

qui in gradibus prohibitis hujusmodi etiam scienter contraxerint ab excessibus, et Excommu- 
nicationis, aliisque censuris, posnis Ecclesiasticis iautroque fcro gratis pariter absplvendi, ac 
prolem inde susceptam legitimara decernendi; nec non eisdem Presbyteris, et Ordinariis, 
servatislocorumcircumstantiis,etliinitationibus hujusmodi cum eisdem Neophytis in primo 
gradu etiam rectae liuese affinitatis ex copula illicita resultantis se attinentibus, ut matrimo- 
nium queque inter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto remanere similiter valeant, 
in occultis tamen, et in foro conscientise tantum, ac urgentibus justis causis, gratis etiam 
dispensandi, et eos qui in primo affinitatis gradu hujusmodi etiam scienter contraxerint, ab 
excessibus, et excommunicationis, aliisque censuris, et poenis Ecclesiasticis in foro conscientise 
tantum gratis similiter absolvendi, dictisque Ordinariis alios presbyteros idóneos a se prius 
approbatos in locis, ubi non adsint Missionarii similem facultatem habentes, quoad prsemissa 
in suilocum, subdelegandi licentiam, et facultatem auctoritate Apostólica tenore prsesentium 
concedimus, et impertimúr. 

Prsesentibus ad viginti annos a die illarum datse computandos tantum duraturis, ac uno, 
eodemque tempere tam quoad principales, et presbyteros Societatis Jesu, quam quoad Ordi- 
narios prsefatos expiraturis; salva tamen semper in prsemissis auctoritate Congregationis 
eorumdemCardinalium. Prseterea eorum, qui matrimonia hujusmodi post expiratam faculta- 
tem a Clemente prsedecessore nostro, sicutprsemittitur, prorogatam, seu de novo concessamin 
gradibus hujusmodi forsan contraxerint, dispensationemque respective ad id concesserint, 
statui, et conscientiarum quieti providere volentes, omnia, et singula matrimonia, quse vigore 
dispensationis super prsedictis gradibus, seu impedimentis per Missionarios, seu etiam Ordina- 
rios illarum partium post expiratam facultatem sic prorogatam quomodolibet concessíB, alias 
tamen rite, et legitime contracta fuerint, auctoritate, et tenore prsefatis revalidamus, ac valida, 
et legitima decernimus in ómnibus, et per omnia perinde, ac si ab initio, et in eorum radice 
prsevia sufficienti dispensatione contracta fuissent, absque eo quod illi, qui sic contraxerint, 
matrimonium de novo contrahere, seu novum consensum prsestare nuUo modo debeant, aut 
teneantur. Datum Romse apud Sanctam Mariam Majorem sub Annulo Piscatoris die IX 
Septembris 1734. Pontificatus Nostri Anno Quinto. Extat in Bullar, Pontificio de Propaganda 
Fide, tom. 2, pag. 101. 

¡SEPARACIÓN DE LAS VICENALES DE LOS OBISPOS. 

Benedictus Papa XI V. Adfuturumrei memoriam. 

Cum Venerabilis Frater noster Joachimus S. R. E. Cardinalis Portocarrero nuncupatus 
Episcopus Sabinensis, nomine carissimi in Christo filii nostri Ferdinandi Hispaniarum Regis 
Catholici, cujus regiis negotiis apud llTos et Apostolicam Sedem agendis praest, Nobis expo- 
suerit, obortis quibusdam dubiis circa facultates concedendi dispensationes matrimoniales, 
quibus dilecti filii Presbyteri Societatis Jesu, Missionarii per Indias Orientales et Occidentales 
constituti, ex Apostolicse Sedis Indultis gaudere dicuntur, et circa hujusmodi facultatum usum 
et exercitium ; ad removendas dissensiones inter eosdem Presbyteros Missionarios, et Ordina- 
rios locorum, sedandosque conscientiarum et animorum motus, nostram ejusdemque Apostó- 
lica; Sedis definitionem magnopere exoptari ; cumque, prseter urgens pastoralis curse et 
sollicitudinis debitum, quo ad hujus prsesertim generis olficia impellimur, gratissimum Nobis 
accidat justis semper et sequis prefati Catholici Regís votis obsecundare ; statim propositse 
materias discussionem demandavimus Congregationi Venerabilium Fratrumnostrorum S. R. E 
Cardinalium inrebus Fidei aliisque Sancti Officii nnncupati negotiis Generalium Inquisitorum ; 



132 TRATADO a*» SECCÍON SEXTA. 

haud tamen propterea refugiantes laborem studiumque singula per Nos ipsos inspiciendi atque 
discutiendi. Itaque coacta. coram Nobis die XXIX Jiilii elapsi anni MDCCLVI praedictorum 
Cardinalium Con,í?re.£íatíone, auditis etiam priiis ConsuUoribiis, tum Sacrse Theologise Magis- 
tris, tumCanonici Juris Peritis, captge edi tasque fuerunt sequentes resolutiones, distinctim 
expressse in infrascripto Decreto, quod Ipsi jam tuna approbavimus et confirmavimus, cujusque 
tenor talis est, videlicet : 

DECRETUM. 

Cum olim R. P. Ignatius de Padilla, quo tempore Civitati Sancti Dominici in ínsula Hispa- 
niola Indiarum Occidentalium praeerat Archiepiscopus, complnres oxcitasset controversias 
adversas Presbyteros Societatis Jesu circa Dispensationes Matrimoniales, quibus nimirum 
ipsi, in vim specialiiim facultatum sibí, ut asserebant, competentium, cum Neophytis Indiarum 
Orientalium et Occidentalium, super impedimentis, Matrimonli dirimentibus, et antea dispen- 
saverant, et adbuc dispensare pergebant ; cumque subinde R. P. Josepb Moreno Curiel, qui, 
postquaní prsefatus R. P. Ignatius ad Ecclesiam Jucatanensem in Indiis Occidentalibus Hispa- 
nicis sitam translatus fuit, eidem in Ar^hiepiscopatus Sancti Dominici successit, illius actio- 
nem ea de re studiumque prosequutus fuerit ; ut hujusmodi controversiís qnantocitius finis 
imponatur, infr^iscripta dubia proposita, discussa, et dirempta sunt a Sanctissimo D. N. 
Benedicto PP. XIV, feliciter regnante, audita prius seatentia et consilio Reverendissimorum 
DD. Cardinalium Generalium Inquisitorum in Congregatione coram Sanctitate Sua habita die 
29 Julii anni 1756. 

Dubia autem proposita sunt,quge sequuntur : Primum, an facultates in Apostolicis Brevibus 
concessse Presbyteris Societatis Jesn, qui Missionariorum munus per Indias exercent, atque 
illae potissimnm, qiiae Matrimoniales Dispensationes respiciunt, ad eas Provincias protendantur 
et loca, quge pluribus abhinc annis ad Sanciam Catholicam Religionem redacta sunt, in quibus 
reperiuntur Infideles aliunde profecti, et ultro Christi Fidem araplexi ; adeo ut Missionarii 
operam studiumque suum impondant, non qnidera iis ad Sanctam Religionem convertendis,sed 
tantummodo in iisdem Christianae Doctrinas institutionibus rectisque moribus informandis. 

Secundura : quatenus memoratae facultates ad liujusmodi Regiones protendantur, ac prse- 
sertim facultas concedendi Dispensationes quoad prsedictorum Matrimonia exerceri valeat ; an 
id ita accipiendum sit, ut concessa dicatur auctoritas dispensandi super impedimentis publicis 
pro foro externo, tum ante, tum post contractum Matrimonium. 

Tertium : an posita extensione facultatum ad publica queque impedimenta pro foro externo, 
et in casibus contrahendi seque ac jam contracti Matrimonii, hujusmodi facultatibus uti possint 
Missionarii per ea loca, in quibus Episcopus Dioecesanus easdem obtinet facultates sibi ab 
Apostólica Sede peculiaribus Indultis concessas. 

Quartum : etsi possent Missionarii Dispensationes concederé, suisque uti facultatibus etiam 
pro foro externo, an tamen id ipsis prajstare liceat sine prsevia summaria Informatione, coram 
Notario, locique Vicario capta, ad comprobandas Dispensationis causas, et impedimentorum 
qualitates; an potius satis ad id habenda sit verbalis et extrajudicialis instructio seu 
informatio. 

Quintumran, quatenus hujusmodifacultates concessse tantummodo dignoscantur Missionariis 
adlaborantibús pro conversione Infidelium, et non alus ; revalidanda sint Matrimonia celebrata 
in vim Dispensationum, quas pro exteriori foro indulsissent Missionarii illi, qui in tradendis 
Fidei rudimentis, informandis.que moribus solummodo exerceutur. 

Priusquam vero ad propositorum dubiorum decisionem procedatur : summatim recensenda 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 133 

sunt ea, quee pertinent ad facultates, quae Presbjrteris e Societate Jesu Missionariis, cum pro 
Orientalibus tum pro Occidentalibus Indiis, peciiliaribus Apostolicis Brevibus tribuuntur ; 
exinde enim pendét justa dubiorum resolutio. Utque res ordine procedat, primo exponetar 
summa memoratarum facultatum, qiioad impedimenta Matrimonii, deinde expendetur con- 
cessum jus ipsis facultatibus utendi, tam in interiori, quam in éxteriori foro; tertioindicabuntur 
personse, cum qiiibus dispensare possnnt Missionarii ; quarto recensebuntur loca, in quibus 
inte^'um ipsis estprsefatis facultatibus uti; quinto denique attingentur qusecumque ad rectum 
Diíípensationum usum conferre possunt ; atque haec omnia desumentur ex concessionum Bre- 
vibus, a superioribus Romanis Poutificíbus, atque etiam a Sanctissimo Domino Nostro feliciter 
regnante expeditis. 

Ducto itaque initio, juxta prsestitutam methodum, ab ipsa vi atque substantia facultatum 
quoad impedimenta Matrimonii concessarum ; quum olim facultas amplisime protenderetur ad 
omnia impedimenta, sive gradus non ve ti tos jure divino, ea in subsequentibus Pontificiis Bre- 
vibus nonnihil cohibita fiiisse dignoscitur ; prohibentur namque modo Missionarii dispensare 
In primo consanguinitatis vél affinitatis gradu (A) : Excepto tantum primo gradu, etiam 
rectcR linece, affinitatis, ex ilUcita tamen copula resuUantis (B.) : atque hsec quidem omnia, 
ad hoc ut Fideles Matrimonium inter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto rema- 
nerepossint (C);(imhviSYexhh taminita, quam ineunda Matrimonia comprehenduntur. 

Proximum est, ut de prsefatarum facultatum usu, quoad interrium externumve forum 
videatur.Licetautem facultates in prioribus iiidultis concessse, ad forum conscientise restricta 
essent, in posterioribus tamen concessionibus ad externum queque forum ampliatse conspi- 
ciuntur ; ea tamen lege adjecta, ut quibus in locis reperiuntur Ordinarii easdem habentes 
facultates, ab Apostólica Sede sibi de more concessas, vel absunt ducentis saltem passuum 
millibus, nequeant Societatis Missionarii suis uti facultatibus pro Foro externo. Ordinariis 
etenimreservata est privativa facultas dispensandi in éxteriori, seu judiciali foro ; ñeque datum 
est Missionariis, ut Dispensationes ejusmodi indulgere, concessisque sibi pro foro externo 
facultatibus uti valeant, prsetérquam in iis locis, in quibus nulli adsunt Ordinarii, Episcopi 
nimirum, seu eorum Vicarii, vel, si qui existunt, ultra duas dietas, non minus ducentis pas- 
suum millibus inde absunt ; aut si praisentes adsunt, vel parum distant, non tamen a Sede 
Apostólica impetrarunt facultativa dispensandi indulta, quse Patribus Missionariis concessa 
reperiuntur (D). Ad forum porro conscientise tantum semper cohibita apparet tributa facultas 
dispensandi m2?r¿w2í? gradu rectce Unece affinitatis ex copula illicita resuUantis^ super quo 
impedimento dispensare permittuntur m occuUis et in foro conscientice tantum^ aa urgéntibus 
justis causis. (E). 

Hinc transeundoad personas, cum quibus Missionarii, sive pro conscientiae, sive pro judi- 
ciali foro, juxta prsemissa dispensare possunt ; Neophyti quidem hi sunt : Neophytorum autem 
appellatione, secundum editas et a Summis Pontificibus approbatas resolutiones, non solum 
intelliguntur ii, qui paulo ante Baptismum susceperunt, sed etiam eorum filii, quamvis in 
infantia baptizati fuerint; ac insuper ii, qui ex Indo Neophyto, et ex mullere Europea, vel ex 
Europeo viro et Indica muliere sunt progeniti, ideoque mixti, seu w¿5¿¿¿ü vocitantur. Atque 
hsesuntomnino personse, cum quibus dispensare possunt Missionarii (P). Interdicta ipsis qua- 
cumque facúltate dispensandi cum Quarteronihus et cum Pucuellihus ; cum iis nimirum, qui 
vel pro una tantum parte ducunt originem ab Indis Neophytis, ideoque dicuntur Quarterones ; 
vel per Proavum, aut Proaviam dumtaxat ab Indis Neophytis trahunt originem, proindeque, 
Pucuelles appellantur ; quum hi Neophytorum nomine seu appellatione contineri non possint 
ac consequenter nequeant Missionarii cum illis, sive in foro conscientiíe, sive in foro judiciali» 



134 TRATADO 2« SECCIÓN SEXTA. 

super Matrimonii impedimentis dispensare ; eorum enim facultas cohibita est ad Neophytos ; 
quorum nomine veniunt tantummodo ii, qui fuerunt superius designati (G). 

Quod spectat ad loca, in quibus Missionarii proefatis dispensandi facultatibus, ut supra,uti 
possunt, satis perspicua res est, quum indulta ipsis concessa, utriusque, orientalis nempe, et 
occideutalis, Indise partes, seu provincias, aliasque maris Occeani regiones, diserte complec- 
tantur. (H). 

Quare nil aliud reliquum est, quam ut ea tradantur, quse ad rectum probatumque dispensa- 
tionum usum conferre possunt. In quo sane, praeter exactam observationem eorum, quse 
superius adnotata sunt, duae potissimum generales regulaí servari debent : prima nimirum, ut 
in omni disponsatione justa adsit illius concedendse causa; altera, ut tune etiam, quum pro 
exteriori foro conceditur dispensatio, nihil plañe recipiatur, sed omnia gratis fiant. (I) Quamvis 
autem in Brevibus facultativis, quse olim tradi solebant Episcopis et Ordinariis prsefatarum 
regionum, pro dispensationibus super impedimentis matrimonialibus in foro interno externoque 
concedendis, injunctum lis legeretur, ut in dispensationibus pro foro externo indulgendis, Mis- 
sionariorum consilium exquirerent, quoties bi tam longe non abessent, ut id sine magno 
incommodo prsestari non posset ; cum tamen Episcopi subinde petiissent se levari hoc onere, 
quod etsi alias poterat opportunum videri, nunc quidem temporis nonnisi ad serendas discordias 
aptum dignoscebatur ; ut omnis dissidiorum, et offensionum inter Ordinarios locorum, et 
Missionarios occasio submoveretur, plena libertas iisdem Ordinariis relicta est dispensandi 
etiam in foro externo, sublatum peuitus onere memoratum antea consilium requirendi. (K) 

Praeterea cum Episcoporum arbitrio concredita reperiatur facultas subdelegandi idóneos 
probatosque Sacerdotes, qui pro ipsis Episcopis subdelegantibus, in remotioribus Dicecesum 
locis, dispensationes concedant pro exteriori seu judicial! foro. (L) Ad confovendam eo magis 
inter Episcopos et Missionarios animorum consensionem, statutum est, ut, si pro iis locis nulli 
deputati reperiantur Vicarii, vei absint spatio ducentorum milliariorum, non possint ab Epis- 
copis alii subdelegari Sacerdotes, quam qui ab Apostólica Sede habent dispensandi facultatem; 
hi autem soli consuevenint esse Missionarii. 

Denique ad rectum usum facultatum dispensandi, annotasse juvabit, facultatem dispensandi 
in foro conscientise, perpetuo concessam esse; eam vero, quse ad forum judiciale spectat, intra 
viginti annorum curriculum esse cohibitam. (M) Cumque juxta reeeptam praxim, soleat hujusce 
facultatis confirmatio indulgeri, omnino necesse est, ut Missionarii hac in re sibi provide consu- 
lant, non redigentes ad suprema propemodura statuti termini momenta cogitationem et curam 
petendffi confirmationis ; ne periculum subeant, vel nullitatis actus, si quid efficiant post elap- 
sum facultatum terminum, velfraudandi pauperes Christi fideles opportunis malorum reme- 
diis, quatenus eo deveniant, ut hujusmodi facultatibus amplius uti non valeant. Hsec sunt, 
qu^in ApostolicisConstitutionibus San. Mem. PiilV. Pont. Max. aliorumque ipsius Succes- 
sorum, et in Pontificiis Brevibus Clementis IX. Alexandri VIIL Clementis XI. Clementis XIL. 
et SSmi Dni Nostri BENEDICTI XIV. feliciter regnantis, continentur ; quibusque, ut par est, 
observatis ac respective perpensis, non solum omnes submoventur centro versiae, verum etiam 
facilis evadit et obvia responsio ad dubia, quai ad Sacram Congregatiouem examinanda ac 
dirimenda transmissa fuerunt. 

Primo itaque dubio, quo quseritur an facultates concessae Presby teris Societatis Jesu Missio- 
nariorum munus per Indias obeuntibus, et nominatim illse; quse Dispensationes Matrimoniales 
respiciunt, ad ea protendantur loca et provincias, in quibus non alii reperiuntur Infideles, quam 
qui aliunde venerunt, Christique fidem ultro amplexi sunt : af&rmativum redditur responsum, 
ad formam tamen Brevium,et Constitutionum Apostolicarum ; quas superius indicatae fuerunt. 

Secundo itidem dubio, quo quseritur, an quatenus facultates ad memorata queque loca pro- 



FACULTADES VICENALES DE LOS NEÓFITOS. 135 

tendantur, esedem comprehendant Dispensationes Matrimoniales super impedimentis publicis, 
pro foro externo, tamanté, quampost contractum Matrimonium, concedendas; affirmative re- 
spondetur, juxta tamen disposita in Apostolicis Brevibiis superius indicatis. 

Tertio dubio, quo exquiritur, an Missionarii prsefatis facultatibus uti possunt in iis locis, in 
quibus Dioecesani Episcopi similes obtinent facultates ; respondetur, posse eos uti memoratis 
facultatibus, pro foro externo, tam in Matrimoniis contractis, quam in contrahendis dispen- 
sando, in iis tamen locis, in quibus non existunt Ordinarii similibus facultatibus instructi, vel 
absunt ultra duas Dietas, non minas ducentis raillibus passuum, juxta id, quod itidem in Bre- 
vibus, et Constitutionibus Apostolicis cautum reperitur. 

Quarto, quo definiendum proponitur, num in iis casibus, in quibus possunt Missionarii dis- 
pensare in judiciali foro, hoc ipsis pra^stare liceat sine prsevia summaria informatione coram 
Notario et Vicario loci capta, ad comprobandam Dispensationis causam et impedimenti quali- 
tatem, vel potius sufficere dicenda sit verbalis et extrajiidicialis informatio; responsiim est, 
nihil esse innovandum; et, quoniam superioribus temporibus sufiiciens visa est moralis certitudo 
tum caus3e dispensandi, t«m obstantis impedimenti, quantumvis judicialibus documentis non 
innixa, satius esse, ut cadera methodus in faturum quoque tempus retineatur. 

Ad quintum denique dubiiim, respiciens convalidationera matrimoniorum, de qua qusere- 
batur sub hypotesi eorura nullitatis, desumptse ex defectu facultatum in iis, qui dispensa- 
tiones concesserunt ad ea matrimonia ineunda; quum ex data superius responsione ad 
primum dubium satis deprehendere licuerit, hujusmodi positionem, seu hypothesim non sub- 
sistere, nuUus relinquitur respondendi locus. 

flsec itaque sunt responsa data, seu resolutiones captse in Congregatione Eeverendissimo- 
rum S. R. E. Cardinaliura adversus hsereticam pravitatem Generalium Inquisitorum habita 
coram SSmo. Dno. Nostro Benedicto PP. XIV quas Sanctitas Sua, prsevio maturo examine, 
approbavit et confirmavit; volens easdem, ad majorera soleranitatera, Apostolicis literis in 
forma Brevis roborari; prsecipiensque, ut, quo ti es casus confirmandi hujusmodi facultates 
obvenerit, in posterum confirraatio non concedatur, nisi prsemissa seria adnotatione temporis, 
quo indultum antea concessum fuerat, ut ita denrehendatur, an constitutus in eo terminus 
sit elapsus, exindeque valeat hac super re opportune provideri; ac denique injungens ómnibus 
Ministris seu Officialibus utriusque Secretarias, videlicet Brevium Secretorum et Congrega- 
tionis de Propaganda Pide, ut sive nova fiat concessio, sive confirmatio facultatum jam 
pridem obtentarura indulgeatur Missionariis Societatis Jesu ; tara concessio, quara confir- 
matio; ad normara eorum, quáe prsesenti decreto expósita sunt atque statuta, in ómnibus et 
per omnia redigantur et conformentur. 

Monumenta, quibus innixa sunt ea, quse in supradicto Decreto SSmi. Dni. Nostri Benedicti 

Papge XIV statuuntur. 

(A) « In quocumque, seu quibusvis, non tamen in primo, consanguinitatis, vel aflSnitatis 
« gradibus » : Ita legitur in Brevi San. Mem. Alexandri PP. VIH quod incipit : ^m'Twamm 
saluti: quod est XIV in ordine tomo IX novissimi Bullarii Romse impressi § 9. 

(B) « In primo gradu etiam rectse linese ex copula illicita resultantis » : físec sunt verba 
Brevis San. Mera. Ciementis PP. XII quod incipit : Cum dudum; et est CXLIIin ordine, 
tomo XIV, citati Bullarii §2. 

(C) « Ut matrimonium inter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto remanere 
« valeant » : Ita legitur in Brevibus Summorum Pontificum Alexandri VIII, Ciementis XII 
et aliorum. 



136 TRATADO 2o SECCIÓN SEXTA. 

(D) « Prseterea ejusdem Societatis Jesu provincialibus, vel aD eis deputandis presbyteris, 
« cum Neophytis provinciarum utriusq^ue Indise, aliarumque Maris Oceani regionum, in 
t< quibus ínter infideles fítleles existunt, et non adsunt Ordinarii similem facultatem habentes, 
« vel ultra duas dietas existunt, in quocumque; seu quibusvis, non tamen in primo, consan- 
« guinitatis, vel affinitatis gradibus, vel alias, conjunctis, seu se attinentibus, ut matri- 
« monium inter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto remanere valeant, in foro 
« conscientiae tantum, gratis tamen dispensandi et insuper ibidera, locorum Ordinariis etc. 
« etiam in judiciali foro : in reliquis autem provinciis prsefatis Ordinariorum praesentia desti- 
« tutis, vel ab eis ultra duas dietas prsedictas, non minus ducentis millibus passuum remotis, 
« provincialibus et deputa tis presbyteris preedictis cum eisdem Neophytis, non tamen in 
M primo gradu, in utroque foro, gratis dispensandi » : Ita legitur in citato Brevi San. Mem. 
Alexandri YIII, § 9 et in citato Brevi San. Mem. Clementis XII, § 2. 

(E) « Cum eisdem Neophytis in primo gradu, etiam rectse lineae affinitatis ex copula illi- 
« cita resultantis se attinentibus, ut matrimonium queque inter se contrahere, seu in eo etiam 
« scienter contracto remanere similiter valeant, in occultis tamen, et in foro conscientise tan- 
« tum, ac urgentibus justis causis, gratis tamen dispensandi : » Sunt verba citati Brevis San. 
Mem. Clementis XIÍ, § Pariter 2. 

(F) « Et insuper quia a nonnullis dubitatum, seu hsesitatum fuit, an omnes Indigenae illa- 
« rum Kegionem oriundi et naturales, et Christianorum iodigenarum etiam baptizatorum tílii, 
« etiam in eorum infantia baptizati, jure Neophyti appellari possint, idcirco tenore earundem 
« praesentium decernimus et declaramus, omnes oriundos seu naturales supradictarum omnium 
« tam Orientalium quam Occidentalium partium; imo etiamsi Ethyopes, Angolani, vel qua- 
« rumvis aliarum transmarinarum regionum; etiamsi Christianorum filii, et in infantia bapti- 
u zati, vel etiam inter se, vel cum Europeis mixtim progeniti sint, ad concessionis hujusmodi 
« effectum, esse et intelligi deberé Neophytos... Quin etiam quia de mixtim progenitis, quos 
« mixtos vocant,majusdubium esseaccepimus,cumeisdemmixtis,quossimiliteradhunceffectum 
« Neophytos censendos esse decernimus, in gradibus et matrimoniis contractis et contrahendis 
M prsedictis, gratis tamen, dummodo non ita facile id fiat, dispensare posse ; eisdemque Prses- 
tt byteris facultatem desuper concedimus opportunam : » Verba sunt citati Brevis San. Mem. 
Alexandri VIII, § 16, in quo etiam confirmatur similis alia praecedens Constitutio San. Mem. 
Clementis PP. IX, quse incipit : Animarum saluti : expedita die 8 Januarii 1669. 

(G) Proposito in generali Congregatione Cardinalium Generalium Inquisitorum habita fe- 
ria IV,die 2Junii 1618 (l),sequenti dubio: « An appellatione Neophytorum Indi solum noviter 
« conversi comprehendantur;an non etiam qui sunt originarii per omnes eórum lineas, qua 
« pro una dumtaxat parte ab illis originem trahunt, vulgo Quarterones appellati ; et an com- 
« prehendantur, qui octavam partem per Proavum et Proaviam ; et sive ab alterutro, sive ab 
« utroque habeant, vulgo Pucuelles nuncupati : « Huic dubio responsum fuit : « Non compre- 
« hendi Quarterones, multoque minus Pucuelles : » Hoc Congregationis Besponsum confirma- 
tum subinde fuit instante Rege Catholico, una cum alus Declaraiionibus, a San. Mem. Cle- 
mente PP. XI, in suis Apostolicis literis expeditis in forma Brevis die 29 Aprilis 1701, et 
itcrum alus Jiteris Apostolicis in forma Brevis expeditis a Summo Pontifico Benedicto XIV, 
die 17 Julii 1748. 

(H) Verba Brevium pro re, de qua nunc agitur, sunt comprehensiva « omnium tam Orienta- 
« lium quam Occidentalium partium, et etiam Ethyopum, Angolanorum, et quarumvis aliarum 

(1) Porsitan error sit : raelius videtur 2 Julii 1698, V. infra : Alias pro parte. 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 137 

« transmarinarum Regionum » : Id colligitur ex prsecitatis verbis contentis in Brevi San. Mem. 
Alexandri Víll, § 16. 

(I) Verbum : gratis : repetitur in ómnibus Apostolicis literis, et concessionibus ad hanc 
materiam spectantibus. 

(K) FerialV, díe3 Maii 1752. Lecto Memoriali, in quo Procurator Generalis Societatis 
Jesu postulabat renovationem facultatum extraordiuariarum in forma Brevis, qnge ab 
anno 1734, a Sao. Mem. Clemente XII, ad annos viginti pro missionariis ejusdem Societatis 
prorogatse fuerant, Emi. ac Rmi. DD. Cardinales Generales Inquisitores dixerunt : Pro gratia 
renovationis Brevis, dempta tamen clausula, si SSmo. Domino Nostro placuerit ; et est, qu» 
sequitiir : t< Et insuper locorum Ordinariis, ut de Presbyterorum eorundem, tanquam Adjuto- 
« rum et Assessorum suorum, in locis prsefatis, et ubi eorum commode haberi potuerit copia, 
« consilio, et cum illis, etiam in judiciali foro » : Et Feria V. die 4 ejusdem mensis in con- 
sueta Audientiaper R. P. Assessorem S. Oííicii a SSmo Domino Nostro Benedicto Papa XIV, 
habita, Sanctitas sua, benigne annuit pro renovatione Brevis, dempta tamen clausula, ut 
supra. Hoc decretum communicatum fuit per R. P. Assessorem S. Officii, R. P. Secretario 
SacrsB Congregationis de Propaganda Fide sub eádem die quinta Maii 1752. 

(L) « Dictisque Ordinariis alios Presby teros idóneos a se prius approbatos, in locis, ubi non 
« adsint Misáionarii similem facultatem habentes^ quoad prsemissa insuilocum subdelegandi, 
« licentiam et facultatem auctoritate Apostólica t enere praesentium concedimus et imperti- 
« mur » : Ita legitur in citato Brevi San. Mem. Cleraentis PP. XII, § 2. 

(M) In Brevi Apostólico San. Mem. Pii IV, expedito die 15 Junii 1563, habentur haec verba : 
« Inforo conscieutise tantum perpetuo » : Prorogatio ad annos viginti pro foro externo legitur 
tam in hoc, quam in alus subsequentium Summorum Pontificum Brevibus. 

Nunc autem cupientes, ut ea, quae prsevio tam sedulo accuratoque examine, in prseinserto 
Decreto definita, decisa, et constituta fuerunt, eo semper firmius subsistant, et serventur 
exactius, praíinsertum Decretum singulaque in eo contenta, auctoritate Apostólica, tenore prae- 
sentium confirmamus Qt approbamus, et quatenus opus esset, eadem illa ex integro, ac in 
ómnibus et per omnia juxta prseinserti Decreti seriem et tenorem, dicta Apostólica auctoritate, 
ac earumdem praesentium literarüm tenore, statuimus, decernimus, et ordinamus, illisque 
inviolabilis firmitalis robur adjicimus. Decernentes easdem praesentes literas semper firmas, 
validas et efiScaces existere, suosque Íntegros et plenarios effectus sortiri et obtinere, ac illis, 
ad quos spectat et pro tempere spectabit, plenissime suffragari, ac respective ab iisdem obser- 
van deberé ; sicque in praemissis per quoscumque Judices Ordinarios, et Delegatos etiam 
S. R. E. Cardinalium Congregationes, dictaeque Apostolicse Sedis Nuntios, judicari et definiri 
deberé, ac iri itum et inane, si secus super his a quoquam quavis auctoritate scienter vel igno- 
ranter contigerit attentari. Non obstaníibus contrariis forsan, etiam Apostolicis, seu in Syno- 
dalibus, autProvincia,libus Conciliis editis Constitutionibus et Ordinationibus, seu per dictas 
Indiarum Regiones invectis usibus et consuetudinibus; privilegiis quoque, indultis, et literis 
Apostolicis, dictanim Regionum Ecclesiis ; etiam Metropolitanis, earumque Praesuiibus, seu 
cujusvis Ordinis et Instituti, etiam praefatae Societatis Jesu, Missionibus et Presbyteris Mis- 
sionariis, in genere, aut in specie, etiam adRpgum, aliarumque sublimium Personarum istan- 
tiam, seu quorumcumque meritorum intuitu, sub quacumque forma concessis, ac saopius con- 
firmatis et innovatis. Quibus ómnibus et singulis, illorum tenores praesentibus pro plene et 
sufficienter expressis, et ad verbum insertis habentes, illis alias in suo robore permansuris, ad 
prsemissorum effectum dumtaxat, speciali eretexpresse derogamus, caeterisque contrariis qui- 
buscumque. Volumus autem, ut earumdem praesentium literarüm transumptls seu exemplis, 

TOM. I. 17 



138 TRATADO 2° SECCIÓN. SEXTA. 

etiam impressis,manualícujus Notarii publici subscriptis,et sigillo Personse in Ecclesiastica 
Dignitate constitut» munitis, eadem prosus fieles in judicio et extra adhibeatur, quse prsesenti- 
bus ipsis adhiberetur, si forent exhibitse vel ostens?e. Datum Komae apud Sanctam Mariam 
Majorem sub annulo Piscatoris die 27 Januarii 1757, Pontificatus Nostri anno XVII. Caje- 
tanus Amatus. 
Ex Bullar. de Propaganda Fide tom. 3, pag. 454 et ex Bull. Rom. 

TEXTO CASTELLANO. 

Habiéndonos representado nuestro venerable hermano Joachin Portocarrero, Cardenal de la Santa 
Romana Iglesia, Obispo Sabinense, en nombre del carísimo en Chrislo, hijo nuestro Fernando, Rey 
Calholico délas Espanas, de cuyos reales negocios encargado asiste cerca de Nos, y de esta Santa 
Sede, haberse suscitado ciertas dudas en orden á las facultades de conceder las dispensaciones 
matrimoniales, de que, por Apostólicos Indultos, dicen gozar los amados hijos sacerdotes de la 
compania de Jesús, que hacen las missiones por las Indias Orientales, y Occidentales, y en orden 
al uso y exercicio déoslas facultades; para remover las disensiones éntrelos dichos sacerdotes 
misioneros, y los ordinarios de los Obispados, y sosegar las inquietudes délos ánimos, y de las 
conciencias, deseaba sumamente la difinicion nuestra, y de esta Sede Apostólica; y como además de 
la urgente obligación del pastor alcuidado, y solicitud que Nos compele á la especial atención, de estas 
cosas, tenemos gran complacencia en condescender con los siempre justos, y buenos deseos del re- 
ferido Rey Calholico ; immediatamente hemos remilido el examen de las dudas propuestas, á la Con- 
gregación de nuestros venerables hermanos los cardenales de la Santa Romana Iglesia, inquisidores 
generales en materias de fé, y de otros negocios del Sanio Oficio ; pero no para evadirnos, por esto, 
del trabajo, y aplicación de reconocer, y determinar por Nos mismo esta cosa. Por tanto habiendo 
cilado ante Nos, la Congregación de los dichos Cardenales, el dia veinte y nueve de Julio, del atio 
próximo pasado, mil setecientos cinquenta, y seis, habiendo antes oído también á los consultores, 
asi maestros en sagrada Theologia, como doctores en el derecho canónico, se tomaron, y despa- 
charon las siguientes resoluciones, distintamente expresadas en el Decreto infrascripto, el que 
entonces mismo aprobamos, y confirmamos, y su tenor es el siguiente : 

DECRETO. 

Siendo arzobispo de la Isla Espaflola de Santo Domingo, en las Indias Occidentales el (¡lá difunto) 
Reverendo Padre Ignacio de Padilla, movió muchas controversias contra los sacerdotes de la Com- 
pania de Jesús, en orden á l^s dispensaciones matrimonióles, sobre que en virtud de facultades 
especiales, que según referían, gozaban, antes dispensaban, y todavía continuaban en dispensar con 
los Neóphitos de las Indias Orientales, y Occidentales, sobre los impedimentos dirimentes del Matri- 
monio; y como el Reverendo padre Joscph Moreno Curiel, el qual después que el referido Reverendo 
padre Ignacio pasóá la Iglesia Jucatanense, en las Indias, el arzobispado de Santo Domingo, siguió 
en orden á esto su misma aplicación, y dictamen; y á fin de que quanto antes se acaben estas con- 
troversias, se han decidido, y determínalo por el santísimo señor nuestro BENEDICTO PAPA 
DÉCIMO QUARTO, felizmente reynante, las propuestas infrascritas dudas, haviendo oído primero 
el Dictamen, yconsejo de los reverendísimos señores Cardenales, Inquisidores Genenerales, en la 
Congregación, que en el dia veinte y nueve de Julio, del ano mil, setecientos, cinquenta, y seis se 
tuvo en presencia de su Santidad. 

Las dudas propuestas son las siguientes : Primera : Si las facultades concedidas en los Breves 
Apostólicos á los Sacerdotes de la Compania de Jesús, que exercen el cargo de Misioneros por las 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 139 

Indias, y especialmente respectivas á las dispensaciones matrimoniales, se estiendan á las provincias, 
y lugares, que de muchos anos á esta parte, están convertidas á la Religión Catholica, en las quales 
se hallen Infieles venidos de otras partes, que voluntariamente hayan abrazado la Fé de Christo, 
de suerte, que los Misioneros empleen su aplicación, y cuidado, no en combertirles á la Santa 
Religión, si solo en instruirles en los Preceptos de la Doctrina Christiana, y en las buenas costumbres : 

Segunda: Si las referidas facultades se estiendan á los mencionados Países, y especialmente si 
pueda exercersela facultad de conceder dispensaciones en orden á los matrimonios de los referidos ; 
ó si esto se haya de entender de suerte, que se diga concedida la Autoridad de dispensar sobre los 
Impedimentos públicos para el fuero externo, asi antes, como después de aver contraído el 
matrimonio. 

Tercera : Si supuesta la extensión de las facultades, en orden á los impedimentos públicos para el 
fuero externo, y en los casos de contraer, y do haver yá contraído matrimonio, puedan los Misione- 
ros usar de estas facultades, en aquellos lugares en que el Obispo Diocesano tiene las mismas facul- 
tades, á él concedidas por la Sede Apostólica, con Indulto particular. 

Quarta : Si aunque los Misioneros pudiesen conceder dispensaciones, y usar también de sus facul- 
tades para el fuero externo, si les sea licito concederlas sin una previa sumaria información, recivida 
en presencia de Notario, y del Vicario del Lugar, para comprobar las causas de la dispensación, y 
las calidades de los impedimentos, ó si sea suficiente tomar una verbal instrucción, y extrajudicial 
información. 

Quinto : Si aunque estas facultades se tengan por concedidas solo á los Misioneros, que se 
emplean en la conversión de los infieles, y no á otros, se hayan de revalidar los matrimonios celebra- 
dos en virtud de las dispensaciones que para el fuero exterior, huviesen concedido los Misioneros, 
que solo se emplean en enseñar los rudimentos de la fé, y en instruir en las buenas costumbres. 

Poro antes de proceder á la decisión de las dudas propuestas, se ha de recapacitar sumariamente 
lo perteneciente á las facultades concedidas por especiales Breves Apostólicos, á los Sacerdotes 
Misioneros de la Compañía de Jesús, asi en las Indias Orientales, como en las Occidentales ; porque 
de esto péndola justa resolución de las dudas. Y para proceder arregladamente en esta materia, se 
expondrán primeramente las facultades referidas, en orden á los impedimentos del matrimonio : 
Segundo, se reflexionará el Derecho concedido para usar de dichas facultades, asi en el fuero inte- 
rior, como en el exterior : Tercero, se declararán las Personas con las que pueden dispensar los 
Misioneros: Quarto, se hará mención de los lugares en que pueden usar enteramente de dichas 
facultades : Quinto, se tratará finalmente de algunas cosas, que pueden concluir al recto uso de las 
dispensaciones; y todo esto se deducirá de los Breves de concesiones, expedidos por los Pontífices 
Romanos, y también por el Santísimo Sefior nuestro felizmente reynante. 

Habiendo, pues, empezado, según el método prefinido, por la misma fuerza, y substancia de las 
facultades concedidas en orden á los impediraenlos de los matrimonios : aunque en otros tiempos se 
estendió amplisimamente esta facultad á todos los impedimentos, y grados no prohibidos por dere- 
cho Divino, después en los subsiguientes Breves Pontificios, se halla en algún modo reprimida; por lo 
que se prohibe ahora á los Misioneros, el dispensar en primer grado de consaguinidad^ó ajinidad (A) : 
excepto solo el primer grado, aunque de linea recta pero resallante de copula ilicita (B), y todo esto 
para que los Fieles puedan contraer matrimonio entre 5¿, o permanecer en él, habiéndole contraído in 
ignorarlo (C) baxo cuyas palabras se comprehenden los matrimonios, asi contraidos, como los que se 
huviesen de contraer. 

Sigúese el tratar del uso de las dichas facultades, en orden al fuero interno, ó externo. Aunque 
las facultades concedidas en los primeros Indultos estuviesen restrictas al fuero de la conciencia ; 
sin embargo, en las concesiones posteriores se hallan ampliadas también al fuero externo, pero baxo 



iíO TRATADO 2o SECCIÓN SEXTA. 

la expresa ley, de que en los lugares donde haya Ordinarios, que tengan las mismas facultades, a 
fíllos regularmente concedidas por la Sede Apostólica, ó á lo menos estén dislantes doscientos mil 
pasos, mo puedan los Misioneros de la Compnnia de Jesús, usar de sus facultades en el fuero externo; 
porque está reserv.ida h los Ordinarios, la facullad pribativa de dispensar ea ei fuero exterior, ó 
judicial, y no es permitido á los Misioneros, puednn conceder eslas dispensaciones, ni usar de las 
facultades, h ellos concedidas para el fuero externo, si solo en aquellos lugares donde no hay Ordi- 
narios, eslo es. Obispos, ó sus Vicarios Generales, ó si hay algunos eslan dislantes de alli, mas 
de dos jornadas, ó doscientos mil pasos, ó si se hallasen presentes , ó á poca distancia, pero que 
no hayan impetrado de la S3de Apostólica, los Indultos facullaiivos para dispensar, que se hallan 
concedidos ^ los padres Misioneros (D) : pero se halla siempre restricta la facultad para dispensar, 
solo en el fuero de la conciencia, en primer grado de linea recta de afinidad, resultante de copula illicita, 
sobre cuyo impedimento se les permite dispensar ocultamente, y solo en el fuero de la conciencia, y 
por justas causas urgentes. (E). 

Pasando luego k las personas con las que pueden dispensar los Misioneros, según las premisas, en 
el fuero de la conciencia, ó en el fuero judicial ; estos verdaderamente son los Neóphitos, y baxo el 
nombre Je Neóphitos, según las resoluciones, expedidas, y aprobadas por los Sumos Poniifices, no 
solo se entienden los que poco antes recivieron el Bautismo, sino también sus hijos, aunque huviesen 
sido bautizados en su infancia, y también los nacidos de Indio Neóphilo, y muger Europea, ó de varón 
Europeo, y muger India ; por lo que se llaman Mestizos. Y estas son las personas en las quales pue- 
den enteramente dispensar los Misioneros : (F) prohibiéndoles toda facultad para dispensar con los 
que, ó solo poruña parte descienden, ó tienen quarlo de Indios Neóphitos, por lo que son llamados 
Quarterones^ ó solo traen su origen por bisabuelo, ó bisabuela de Indios Neóphitos, por lo que se 
llaman Puciielles, Y no pudiendo estos sor contenidos baxo el nombre de iVeóphitos, por lo mismo, no 
pueden los Misioneros dispensar con ellos, sobre los impedimentos del matrimonio, en el fuero de la 
conciencia, ni en el fuero judicial, porque su facultad está restricta solo a los Neóphitos, baxo cuyo 
nombre solo se han de entender los arriba señalados. (G). 

Por lo tocante á los lugares en que los Misioneros pueden bastantemente usar de dichas facultades, 
en la conformidad referida, es cosa bien conocida, porque los Indultos, á ellos concedidos, compre- 
henden las parles, ó provincias de las Indias Orientales, y Occidentales, y otros países del mar 
Occsano (H). 

Con que solo resta conferir los documentos necesarios, que pueden conducir al uso recto, y apro- 
bado de las dispensaciones. En que ademas de la exacta observancia de las cosas arriba expresadas, 
se deven observar especialmente dos reg'as. La primera, que en toda dispensación concurra una 
justa causa para concederla. La segunda, que concediéndosela dispensación para el fuero exterior, 
nada se reciva, antes liien se haga lodo graciosamentej : (I) Y aunque en los Breves facultativos, que 
antes se solian dar á los Obispos, y Ordinarios de los países referidoí^, para las dispensaciones, 
que se havian de conceder en el fuero interno, y externo, sobre los impedimentos matrimoniales, se 
les mandase que en las dispensaciones, que se huviesen de conceder para el fuero externo, pidiesen 
directamen á los Misioneros, no estando csios tan distantes, que no pudiesen comunicarle, sin grande 
incomodidad ; y como los Obispos pidiesen después, se les exonerase de este cargo, porque aunque 
en otros tiempos pudo parecer conveniente, y oportuno, en los tiempos presentes se cxperimenlaba, que 
solo conducía para suscitar discordia. Para remover toda discordia en los Obispos, y Ordinarios do las 
Diócesis, y los Misioneros, sedexóa los mismos Ordinarios, la plena libertad de dispensar tam- 
bién en el fuero externo, exonerándoles del expresado cargo de pedir el diclamen referido (K), 

Además habiéndose concedido al arbitrio del Ordinario, la facultad de subdelegar sacerdotes 
exemplares, é idóneos ; que por los mismos Obispos subdelegantes , concedan las disponsaoiones 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 141 

para el fuero externo, ó judicial, en los lugares mas remotos de las Diócesis: (L) para sosegar, y 
aquietar los ánimos de los Obispos, y Misioneros, se estableció que si no se hallasen Vicarios desti" 
nados para aquellos lugares, ó estén distantes doscientas millas, no puedan los Obispos subdelegar 
otros sacerdotes» sino aquellos que tienen facultad de la Sania Sede para dispensar, y estos, por lo 
regular» son los Misioneros. 

Finalmente, para el recto uso de las facultades de dispensar, se deve tener presente, que la facul- 
tad de dispensar, en el fuero de la conciencia, está concedida para siempre; pero la perteneciente 
al fuero judicial, es limitada solo por veinte anos : (M) Y como, según práctica admitida, sea costum- 
bre concederse la confirmación de esta facultad, es preciso, que los Misioneros tengan cuidado de 
esto, no dexandose reducir á los últimos extremos del termino prefinido para el cuidado, y solicitud 
de la confirmación, que deven pedir, para evadirse del pcligro-dc la nulidad del Acto, si algo practi- 
casen después de haver espirado el termino de las facultades, y de defraudar los Pobres Fieles Chris- 
tianos, de los remedios oportunos de sus males, por haverse reducido á estado de no poder yá usar 
de estas facultades. Esto es (o que contienen las Constituciones Apostólicas de la Santa memoria de 
Pió Quarto, PonliGce máximo, y de otros sus Sucessores, y en los Breves Pontificios de Clemente 
Nono, Alexandro Octavo, Clemente Undécimo, Clemente Duodécimo, y del Santísimo Señor nuestro, 
Benedicto Décimo Quarto, felizmente reynanle, los que observados, y respectivamente reflexionados, 
como es razón, no solo se removerán todas las controversias, sino que también se presentará fácil la 
respuesta á las dudas, que se han remitido á la Sagrada Congregación, para su examen, y deter- 
minación. 

Por tanto á la primera duda, en que se pregunta, si las facultades concedidas á los sacerdotes de 
de la Compañía de Jesús, que exercen el cargo de Misioneros por las Indias, y especialmente las respec- 
tivas á las dispensaciones matrimoniales, se esliendan á los lugares, y provincias, donde no solo se 
hallan otros Infieles, sino los que vinieron de otras partes, y voluntariamente abrazaron la Fé de 
Christo. Se responde afirmativamente, pero en conformidad de los Breves, y Constituciones Apostó- 
licas arriba expresadas. 

A la segunda duda, en que se pregunta, si aunque las facultades se estiendan á los Lugares refe- 
ridos, comprendan estas las dispensaciones matrimoniales, queso hayan de conceder sobre los impe- 
dimentos públicos, para el fuero externo, asi antes, como después de haver contraído matrimonio, 
se responde afirmativamente, pero según lo dispuesto en los Breves Apostólicos arriba citados. 

A la tercera duda, en que se pregunta, si los Misioneros puedan usar de las facultades referidas, 
en aquellos lugares en que los Obispos Diocesanos tienen las mismas facultades, se responde, que 
dichos Misioneros pueden usar de las facultades referidas, dispensando para el fuero externo, asi en 
los matrimonios yá contraidos, como en los que se hubiesen de contraer, pero solo en los lugares 
donde no haya Ordinarios que tengan semejantes facultades, ó están distantes mas de dos jornadas, ó 
doscientos mil pasos, en conformidad de lo que también se halla prevenido en los dichos Breves, y 
Constituciones Apostólicas. 

A la quarta en que se propone para la difinicion, si en los casos en que los Misioneros pueden dis- 
pensar en el fuero judicial les sea licito oxecutarlo sin una previa sumaria información, recivida 
ante un Notario, y el Vicario del lugar, para comprobar la causa de la dispensación, y la calidad del 
impedimento, ó si bastará recivir una información verbal, y extrajudicial, se responde que nada se 
debe innovar, porque en tiempos pasados pareció ser suficiente la certeza moral, asi de la causa de 
la dispensación, como del impedimento, aunque no corroborada coa documentos judiciales, que se 
observe el mismo methodo en los tiempos venideros. 

Finalmente á la quinta duda respectiva á la comvalidacion de los matrimonios, sobre la qualse 
preguAlaba baxo la hipótesis de su nulidad, procedida de defectos de facúltales, en los que conoe- 



í^2 TRATADO S'» SECCIÓN SEXTA. 

dieron las dispensaciones para contraer aquellos malrimonios; como de la respuesta dada ala 
primera duda, se puede colegir bastantemente, que este supuesto, ó hipótesis no subsiste, nada queda 
que responder. 

Estas son las respuestas que se han dado, y las resoluciones, que se han tomado en la Congrega- 
ción de los reverendisimos Cardenales de la Santa Romana Iglesia, Inquisidores Generales contra 
la herética pravedad, tenida en presencia del Santísimo señor nuestro BENEDICTO PAPA DÉCI- 
MO QUARTO, las que su Santidad con previo maduro examen ha aprobado, y confirmado, queriendo 
que para mayor solemnidad sean corrobarodas con letras apostólicas en forma de Breve, mandando 
que quantas veces llegase el caso de confirmar estas facultades en adelante, no se conceda la con- 
firmación, sin que preceda una seria adnotacion del tiempo en que anteriormente se haya concedido 
el indulto, para que se venga en conocimiento de si ha espirarlo el termino en el prefinido, y sobre 
esto se pueda tomar la providencia oportuna ; y finalmente mandando á todos los ministros, ú oficiales 
de una, y otra secretaria de los breves secretos, y do la Congregación de Propaganda Fide, que 
haciéndose nueva concesión, ó concediéndose conlirmacion de las facultades anteriormente confe- 
ridas á los Misioneros de la Compania de Jesús, asi la concesión, como la confirmación, en todo, 
y por todo se hayan de sujetar, y conformar con la norm.a, y estatutos que en el presente Decreto se 
hallan expresados. 

DOCUMENTOS, y disposiciones con que so apoyan las cosas establecidas en el Decreto del santis- 
üimo señor nuestro BENEDICTO PAPA DÉCIMO QUARTO. 

(A) « En qualquiera, ó qualesquiera grado de consanguinidad, ó afinidad, excepto el primero : 
« Asi se lee en el breve de la santa memoria de Alexandro papa Octavo, que empieza : Animaruw 
(( saliiHf que es el décimo quarto en orden : Tomo once, párrafo nueve del ultimo Bularlo, impreso 
a en Roma. 

(B) « En primer grado aunque de linea recta resultante de la copula ilícita : Estas son las palabras 
(t del Breve de la sania memoria de Clemente papa Octavo, que empieisa : Cum dudum, y el ciento 
« quarcnta, y dos en orden, tomo catorce, párrafo dos del citado bulario. 

(C) « Para que puedan contraer matrimonio entre sí, ó permanecer en él, habiéndole conlrahido, 
'f sabiéndolo : Asi se lee en los Breves de los sumos Pontífices, Alexandro Octavo, Clemente Sep- 
« timo, y otros. 

(D) « Además. A los provinciales de la misma Compañía de Jesús, ó á los sacerdotes que por ellos 
« se destinaren, para dispensar con los Neóphilos de las provincias de ambas Indias, y otros Países 
« del mar Occeano, en que entre los Infieles, hay Fieles, y no hay Ordinarios, que tengan seme- 
« jantes facultades, ó están distantes dos jornadas, en qualquiera, ó qualesquiera grados de con- 
« sanguinidad, ó afinidad, por el qual estén emparentados, excepto el primer jurado, para que puedan 
« contraer matrimonio entre sí, 6 permanecer en él, habiéndole contrahido, sabiéndolo; pero esto 
« solo en el fuero de la conciencia, y graciosamente; y además allí mismo á los ordinarios de los 
« Lugares, etc. También en el fuero judicial : Pero en las demás provincias referidas, hallándose sin 
« Ordinarios, ó estando distantes de ellos, mas de dos jornadas, ó doscientos mil pasos, á los 
« provinciales, y sacerdotes, destinados referidos, para que puedan dispensar con ios mismos 
<c Neóphilos, en uno, y otro fuero graciosamente, excepto en el primer grado : Asi so lé en el 
« citado Breve de santa memoria de Alexandro Octavo, párrafo nueve, y en el citado Breve de la 
t< santa memoria de Clemente Octavo, párrafo segundo. 

(E) « Para díppensar graciosamente con los mismos Neóphitos en el primer grado de afinidad, 
« aunque de linea recta resultante de copula ilicila, para que puedan también contraer matrimonio 
<c entre si, ó permanecer en el, habiéndole contrahido, sabiéndolo; pero solo en lo oculto, y en el 
a fuero de la conciencia y por justas urgentes causas : son palabras del oilaüo Breve de la santa 
« memoria de Clemente Duodécimo, en el mismo párrafo segundo. 



FACULTADES VICENALES PÁRALOS NEÓFITOS. HB 

^F) « Y ademas, porque en algunas cosas se ha padecido duda, ó perplexidad, sobre si los Indios 
« oriundos, y naturales de aquellos paises, y los hijos de los Indios Chrislianos bautizados también 
« en su infancia pueden llamarse verdaderamente Neóphytos : en orden á esto; por el tenor de las 
« mismas presentes, declaramos, y determinamos, que todos los oriundos, ó naturales de todas las 
« partes Orientales, y Occidentales, aunque Ethiopes, Angolanos, o de otros paises ultramarinos, 
« aunque hijos de Chrislianos, y bautizados en su infancia, ó sean procreados entre si, ó sean 
« Mestizos de los Europeos, para el efecto de esta concesión, deban entenderse, y sean tenidos por 

« Neóphytos como también porque la mayor duda que se nos ha propuesto es, en orden á los que 

« llaman Mestizos, declaramos, que estos se han de reputar también por Neóphitos para este efecto 
« y que se les pueda dispensar graciosamente, aunque no con tanta facilidad, en los referidos grados, 
w y matrimonios contrahidos, y que se hubiesen de contraer, para lo qual concedemos á los dichos 
« Sacerdotes la facultad necesaria, y oportuna : son palabras del citado Breve de la santa memoria 
« de Alexandro Octavo, párrafo décimo sexto, en que se conQrma también otra semejante, precedente 
« Constitución de la santa memoria de Clemente Papa Nono, que empieza : ÁJíimaruin saluti, ex- 
« pedida en ocho de Julio de mil, seiscientos, sesenta, y nueve. 

(G) « A la siguiente duda propuesta en la Congregación de los Cardenales Inquisidores Generales, 
« celebrada el dia Miércoles, dos de Juio, de mil, seiscientos, noventa, y ocho, de si baxo el nombre 
« de Neóphitos, se hayan de comprehender solo los Indios, nuevamente convertidos, ó si también, se 
« han de comprehender los que son originarios, por todas sus lineas, como los que por una sola parte 
« traen su origen de ellos, llamados vulgarmente Quaríerones; y si se han de comprender los que 
« tienen una octava parle por bisabuelo, ó bisabuela, ó de uno, ó de otro, ó de ambos á dos, llamados 
« vulgarmente Puchiieles; la respuesta de esta duda fue no comprehenderse los Quaríerones , y mu- 
« cho menos los Puchueles. Esta respuesta de la Congregación fue confirmada después á instancia del 
« Rey Católico, juntamente, con otras declaraciones por la santa memoria de Clemente Papa Unde- 
« cimo en sus letras Apostólicas, expedidas en forma de Breve, el dia veinte, y nueve de Abril de mil, 
<c setecientos, y uno, y después por otras letras Apostólicas expedidas en forma de Breve por el 
t Summo Pontifice BENEDICTO PAPA DECIMO-QUARTO el dia diez, y siete de Julio de mil, sete- 
cientos, quarenta, y ocho. 

« (H) Las palabras de los Breves en orden á la materia de que se trata, comprehenden los países 
a de todas las Indias, asi Orientales, como Occidentales, y también los de los Ethiopes, Angolanos, 
« y qualesquiera otros : Esto se colige de las citadas palabras contenidas en el Breve de la santa 
« memoria de Alexandro Octavo, párrafo décimo sexto. 

« (I) La palabra Gratis se halla en todas las Letras, y Concessiones Apostólicas á esta materia 
« pertenecientes. 

•c (K) El Miércoles tres de Mayo de mil, setecientos, cinquenta,ydos, haviendose leído el memo- 
te rial en que el Procurador General de la Compañía de Jesús pedia la renovación de las facultades 
« extraordinarias en forma de Breve, que en el año mil, setecientos, treinta, y quatro havian sido 
« prorrogadas por la santa memoria de Clemente Duodécimo por termino de veinte anos : Los Emi- 
tí nentissimos señores Cardenales Inquisidores Generales dixeronse : conceda la gracia déla renova- 
tc cion del Breve, quitada la clausula, si fuere del beneplácito del sanlissimo Seíior nuestro^ que 
« dice : Y además álos Ordinarios de los Lugares , para que con diclamen de los mismos sacerdotes^ como 
« sus coadjutores,]} asesores, en los Lugares referidos, y donde cómodamente pudiese haber abundancia 
« de ellos, y con ellos, también en el fuero judicial, Y el jueves, quatro del dicho mes, en la acostum- 
t< brada audiencia que tuvo el reverendo padre asesor del Santo Oficio del santísimo sefíor nuestro 
« BENEDICTO PAPA DÉCIMO QüARTO, su Santidad condescendió benignamente en que se expi- 
« diese la renovación del Breve, quitada la clausula arriba expresada. Este decreto fue comunicado 



í^^ TRATADO 2« SECCIÓN SEXTA. 

« por el Reverendo padre secretario de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide, el mismo dia 
« cinco de mayo, de mil, selecientos, cinquenia, y dos. 

« (L) Y por el tenor de las presentes,, coa autoridad apostólica, damos, y concedemos á los dichos 
« ordinarios licencia, y facultad para que puedan subdelegar otros sacerdotes idóneos aprobados por 
« ellos, en los lugares donde no haya Misioneros que tengan semejante facultad : Asi se lee en el 
« citado Breve de la santa memoria de Clemente Papa duodécimo, párrafo segundo. 

<( (M). En el breve apostólico de la santa memoria de Pió Quarto, expedido el día quince do junio 
« de mil, quinientos, sesenta, y tres se hallan estas palabras : Perpetuamente, solo en el fuero de la 
« conciencia, y asi en este, como en otros subsiguientes breves de los sumos Pontífices, se halla la 
tt prorogacion por veinte anos, para el fuero externo. » 

Y ahora, deseando, que todo lo que con previo, atento, y diligente examen se há definido, decidido, 
y establecido en el preinserto decreto, subsista, y se observe siempre mas firme, y exactamente con 
autoridad apostólica, y por el tenor de las presentes, confirmamos, y aprobamos el preinserto decreto, 
y en caso necesario, con la misma autoridad apostólica, y por el tenor do estas mismas presentes 
letras : Establecemos, determinamos, y mandamos enteramente, y en lodo, y porlodo según, y como 
en dicho preinserto decreto se contiene, y lee; añadimos la fuerza dé una inviolable firmeza : man- 
dando, que las mismas presentes letras hayan de ser válidas, y eficaces, y tener su pleno, é integro 
efecto, y que plenisimamente sufragen á aquellos á quienes se dirigen, y por ellos respectivamente 
se observen :Yasi lo hayan de juzgar, y definir, en orden á lodo lo referido, qualesquiera Jueces 
ordinarios, y delegados, aunque Congregaciones de Cardenales de la Santa Romana Iglesia, y nuncios 
de la dicha sede apostólica ; declarando por nulo, y de ningún valor, todo quanto qualquiera, con 
qualquiera autoridad, sabiéndolo, ó ignorándolo, se atreviesse á intentar en contrario de las cosas 
referidas : Sin embargo de las constituciones, y ordenaciones apostólicas. 

Dado en Roma en Santa Maria la Mayor, baxoel Anillo del Pescador, el dia veinte, y siete de Enero, 
de mil, setecientos, cinquenta, y siete. El ano décimo séptimo de nuestro Pontificado. Cayetano Amato. 
« Traducion pasada por el Consejo de Indias. » 

un 

PRIMERA PROROaA DE LAS VICENALES PARA LA COMPAÑÍA DE JESÚS DESPUÉS DE LA 
SEPARACIÓN DE SUS FACULTADES ENTRE LOS OBISPOS DE INDIAS. 

Concessio Indulgentiarum et privilegiorura pro Keligiosis Societatis Jesu in Indiis Catho- 
licam fidem prsedicantibua, aliisque dictse Societatis Religiosis in lis partibus immorantibus 
et tándem pro singulis Christi fidelibus in regionibus ipsis degeutibus. 

Clemens Papa XIII. — Ad faturam rei memoriam. 
§ 1. Animarum saluti paterna charitate intenti, supplicationibus dilecti filii Laurentii, 
Ricci, Societatis Jesu Prsepositi Generalis, nomine, Nobis super hoc humiliter porrectis indi- 
nati, ac multorum prsedecessorum Nostrorum Romanorum Pontificum vestigiis inhaerentes, 
de Omnipotentis Dei misericordia, ac BB. Petri et Pauli Apostolorum ejus auctoritate 
confisi; ómnibus Christiñdelibus in quibuscumque Orientalibus Indiis, aut Brasilia, vel 
Sinarum, aliisque maris Oceani regionibus constitiitis, prsesentibus et futuris, veré poeniten. et 
confessis, acSac. Communione refectis, quoties aliquem ex infidelitate, et idolatría ad veri 
Dei cognitioenm reduxerint, plenariam; nec non iisdem veré poeniten., et confessis die 
S. Thomse Apostoli in Indiis prsefatis aliquam ex certis dilectorum filiorum Presbyteroriim 
Societatis Jesu Ecclesiis illarum partium Deo, vel in honorem Sanctorum erectis, nec non 
omnes et singulas hujusmodi Ecclesias CoUegiorum, Domorum et Residentiarum ejusdem 
Societatis Regionum prsedictarum saltem inter se per centum milliaria distantes, ut supra, 



FACULTADES VICENALES PARA LOS NEÓFITOS. 145 

erectas, singulis annis quatuor diebus festis Domini Nostri, B. M. Virginis, aut Sanctorum 
per dictse Societatis Prsepositum Generaiem desi^nandis, visitantibiis, et inibi Sanctissimum 
Eucharistise Sacramentum sumentibus, et pro Gentilium et Hctreticorum conversione pias ad 
Deum preces fundentibus, etiam plenariara ; ómnibus etiam, et sin^^ulis, tam Presbyteris, 
qiiam alus de dicta Societate existentibus, quos ia qualibet utriuáqiie Indise Regione, vel 
Oceani ínsula, aut navigatione pro fideinegotio eundo, vel redeundo mori contigerit, in cujus- 
libet eorum mortis articulo, saltem contritis et confessis, si communicare nequiverint plena- 
riam pariter. 

§ 2. Scholaribus vero in utraqiie India existentibus, ac confraternitati B. Mariae Virginis 
inibi canonice institutse adscriptis, qui in Annunciationis, et Assumptionis ipsiiis B. Virginis 
festis dictura Sanctissimum Eucharistiae Sacramentum sumpseriut, et Corouam, vel tertiam 
partem Kosarii recitaverint ; nec non utriusque sexus Christifidelibus aliquam ex Confrater- 
nitatibus canonice erigendis ingressis, qui in festivitate Sanctissimi Corporis Christi, et illius 
octava, poenitentes similiter et coiife^si, idem Sacrosanctse Eucharistise Sacramentum sumpse- 
rint, et in cujuslibet eorum mortis articulo etiam poeniten. et confessis, ac sacra Communione 
refectis, aut saltem contritis, si confiteri, et communicare non potuerint, plenariam similiter 
omnium peccatoram suorum Indulgentiam, et remissionem misericorditer in Domino conce- 
dimus. Insuper dictis Scholaribus ejusmodi Confraternitati adscriptis, qui in singulis ejus- 
dem B. V. Marise, ac Kesurrectionis, Pentecostés, et Nativitatis Domini Nostri Jesu Christi 
festivitatibus, confessi et coutriti prsemissa peregerint, decem annorum de injunctis eis, seu 
alias quomodolibet debitis pcenitentiis ; iisdem queque Scholaribus, qui in singulis diebus 
veneris cujuslibet Quadragesimíe devote processionibus publicis inpartibus, et locis transma- 
rinis ad orandum pro conversione Gentilium, et Hsereticorum prsefatorum, juxta ritum 
Ecclesise Komanae institutis, interfuerint, trium annorum ; reliquis vero ómnibus Christifideli- 
bus, eisdem processionibus praesentibus contritis et confessis unius anni indulgentiam elar- 
gimur; quodque pro animabus eorum Christiíideliura, qui in prsefatis utriusque Indiae 
navigationibus pro negotio Fidei instituen. ab humanis in charitate Christo conjuncti deces- 
serint, confessi, ac Sac. Communione refecti tertiam partem Rosarii, aut unam Coronam recita- 
verint, quüties id agent, toties per modum suffragii unam ex dictis animabus a pcenis purgatorii 
liberare valeant; quodque scholares utriusque Indise hujusmodi, qui in scholis Presbyterorum 
dicta; Societatis dant operam litteris, in Presbyterorum eorumdem Ecclesiis Missas, vel alia 
divina officia tempere interdicti, et cessationis a divinis audire, ipsique Presbyteri, iisdem 
scholaribus prsesentibus, januis clausis et non pulsatis campanis, et dummodo ipsi causam 
hujusmodi interdicto non dederint, acinterdictis, et excommunicatis exclusis, celebrare res- 
pective possint, concedimus, et indulgemus. 

§3. Insuper praefatis ómnibus, et singulis utriusque sexus Christifidelibus inindiis et regio- 
nibus prsefatis existen., qui contriti et confessi quamlibet Ecclesiam et Capellam in 
eisdem partibus, dictorum Presb3'terorum Societatis Jesu cura et opera, utsupra,erectam, 
aut in futurum, erigendam, devote visitaverint, et, ut supra, oraverint, quadraginta dies et 
semel quolibet anuo aliquo die festo Domini Nostri Jesu Christi, B. M. Virginis, aut 
Sanctorum, quem Provincialis dictse Societatis coustituerit, septera annos, et totidem quadra- 
genas : Eisdem, qui aliquam ex praefatis Ecclesiis dicturum Prttsbyterorum Societatis Jesu 
Quadragesiraae, et alus temporibus Stationum ürbis, Dominicis, et feria sexta, diebus, visita- 
verint, easdemomnes et singulas indulgentias concedimus, quas consequerentur, si Ecclesias 
et Basílicas ürbis in diebus Stationum hujusmodi visitarent; illisque, qui singulis diebus 
ferias prima) hebdomadse cujuscunque mensis easdem Ecclesias devote visitaverint, etibi 

TOM. I. w 



iiC TRATADO 2" SECCIÓN SEXTA. 

qiiinqiiies Orationem Dominicam, et toties salutationem Angelicam pro exaltatione Fidei 
Catholicíe rccitaverint, septem annos ; in festisvero Domini Nostri Jesn Christi, ac B. Virgi- 
nis, Apostolonim, sub cujas titulo Ecclesia consistet, decem anuos. His autcm, qui aliquam 
es dictis ecclcsiis postquam confessi Sanctissimnin Eucharistiaj Sacramentum sump- 
sevint, visitaverint , toties viginti annos; ac iisdoni Christifidelibus utriusque Indise, 
et Transmarinonim limitum, qui processionibus, et precibus jiixta Kitiim S. R. E. a 
prsefatis Presbyteris de Ordinarionira licentia instituendis et agendisjndorum, et ^tio- 
pnm, sen quorum vis aliorum Neophytoriim, et aliornm Christianorum interfuerint, et 
eas associavevint, Christianam doctvinam cum eisdem Presbyteris, vel ab eis deputatis 
recitaverint, vel privatini docuerint, quotie;^ id fecerint, septeni annos et totidena 
quadragenas; invisentibus autem infirmes, et prsesertira Tndorum Hospitalia, Xenodochia, 
et alia similia loca pia, ipsis etiam infirmis per se vel alium ministrando, singulis diebiis, 
quibus id fecerit, viginti quinqué, qui vero ad infirmos accedentes ibi pernoctaverint, quin- 
quaginta; Eis etiam, qui coram B. Imagine Mariae ab Alma Urbe ad CoDegium Civitatis 
Limse in Perú (ut asseritur) delata, tertiam Ptosarii partem, vel Coronam recitaverint, centum 
similiter dies de injunctis eis, seu alias quomodolibet debitis poenitentiis, in forma Ecclesise 
consueta, relaxamus, ac respective concedimus et indulgemus. 

§ 4. Prseterea ejusdera Societatis Jesu Provincialibus, vel ab eis deputatis presbyteris, cum 
Neophytis Provinciarura utriusque ludia?, aliarumqne maris Oceani regionibus, in quibus Ínter 
infideles existunt fideles, etiam aliunde profecti, in quocumque, seu quibusvis, non tamen in 
primo consanguinitatis, vel añinitatis gradibus, vel alias conjunctis, seu se attinentibus, ut ma- 
trimonium Ínter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto remanere valeant,inforo con- 
scientia) tantum, gratis tamen et,justa impeliente causa, dispensandi; itemque in príefatisProvin- 
ciis prsesentia Ordinariorum, similcm facultatem habentium, destitutis, vel ab eis ultra duas 
Dietas non minus ducentis millibus passuum remotis, in iisdem gradibus, excepto tamen primo, 
etiam inutroqueforo,etsine judiciali processu gratis, etjustis concurrentibus causis, dispensandi; 
eteos,quiin his gradibus probibitis, etiam scienter contraxeriut,abexcossibus excommunicationis 
aliisque censuris et poenis Ecclesiasticis, in utroque foro pariter absolvendi, et prolera exinde 
susceptam legitimara decernendi ; ac insuper eisdem Provincialibus, et Presbyteris deputatis, 
cum prsefatis Neophitis in primo etiam gradu rectse linea añinitatis, ex copula illicita resul- 
tantis, dummodo nullura subsit dubium, quod conjux possit esse proles ab altero contrahen- 
tiumgenita, sese attinentibus, ut matrimonium ínter se contrahere, seu in eo etiam scienter 
contracto remanere similiter valeant, in occultis tamen, et in foro conscientiíc tantum, ac 
urgentibusjustis causis, gratis etiara dispensandi ; et eos, qui in gradibus hujusmodi etiam 
scienter contraxerint.ab excessibus, excommunicationis, aliisque censuris, et poenis Ecclesiasti- 
cis, infero conscientiíE tantum, gratis pariter absolvendi, facultatem, auctoritate Apostólica, 
tenore pra^sentium, concedimus et impertimur; nec non ipsis presbyteris i n eisdem Indiiset 
locis príedictis constitutis, quibus aliqua Eucharistise fragmenta, seu minutise pro tempere 
interciderint, etiam post peractum Sacrificium, absque uUo conscientise scrupulo, juxta Rubri- 
cas Missalis Roraani reverenter sumendi. 

§ 5. Insuper presbyteris ejusdem Societatis Jesu, quos in Saracenorum et aliorum infide- 
lium térras, et alias utriusque Indi^jo et transmarinas regiones maris Oceani, adquas Hispani 
et Lusitani penetrant, ac in provincias remotissimas, ubi non est inquisitio, et fideles ínter 
infideles degunt, ñeque Ordinaríi saltera íntra duas dietas existunt, hujusmodi facultatem 
habentes, Prsepositus Generalis miserit, Christianos in eisdem provinciis, Indiis et Regio- 
nibus commorantes, ab ómnibus peccatis, sententiis et censuris, etíamín Bulla Coena Domini 



FACULTADES VICENALES PAÜA LOS NEÓFITOS. i 47 

contentis, et reservatis, etiam gratiose absolvendi facultatem ; eisdemque, ut semel ab aliquo 
illarum partium Episcopo approbati adpraedicandum, confessiones audiendas et missas cele- 
brandas in Ecclesiis, et Oratoriis Societatis Jesii prsefatse pro ministeriorum hiijusmodi 
exercitio, ulterius licentiam et approbationem ab alus Episcopis, quatenus distent ultra duas 
dietas, petere, seu habere minime teneantur, sed absque illis prsemissa faceré possint. Si vero 
Episcopus ab Ecclesia, vel loco, ubi praedicatur, vel confessiones audiuntur, non distet ultra 
prgefatas duas dietas, tunclicentia etiam alterius Ordinarii ita vicini prius obtineri debeat, quse 
tamen per epistolara, etiam impetran possit. Possint etiam extra ecclesias consecratas super 
altaribusportatilibus, in loco tamendecenti, ubicumque non est commoditas ecclesiarum, et 
in casu necessitatis tantum, etiam per horam ante lucem, vel etiaiji post meridiem in eisdem 
regionibus, cum opus fuerit, celebrare ; necnon in Maluco, Jappone, et alus insalarum, terra- 
rum, provinciarum et locorum prsefatorum partibus, et locis, a quibus valde remoti sunt 
Episcopi, oléis sanctis per dúos vel tres aut quatuor annos ante consecratis, libere uti possint. 
Necnon, ut quicumque ex prsefatis presbyteris Sooietatis prsefatse tantum, sacrosanctum missae 
sacrificium defunctorum pro animabus Christi fidelium, qui exhacvita in charitate Christo 
conjancti decesserunt, in singulis ecclesiis Societatis Jesu, ad unum illorum superiorum arbi- 
trio semel deputandum altare celebraverint, per modum suffragii, ut supra, iisdem animabus 
prosint. 

§ 6. Postremo iisdem presbyteris, a Praeposito generali ex dicta Societate deputandis, ut in 
prsefatis regionibus, provinciis et locis, in quibus similiter fideles cum infidelibus vivunt, et 
non adsunt ordinarii, qui hujusmodi facultatem habeant, qui distant ultra duas dietas, cum 
neophitis, aliisque ad fidemredactis, ex rationabili causa et legitima, super voto castitatis (non 
tamen solemni) quomodolibet, etiam per ordinis sacri susceptionem, vel professionis regularis 
inreligionem per Sedem Apostolicam approbatam, emissionem, facto, dispensandi, gratis ta- 
men, et in foro conscientise tantum ; ac super bonis male acquisitis, ad quse restituenda ipsi 
neophyti et alii praefati incertis personis obligati extiterint, cum eis ad opera pia componendi, 
vel si ipsi indigerent, in toto vel in parte remittendi ; nec non cum Indis in foro conscientise 
tantum, et cum neopbytis in utroque foro super jejuniis, gratis tamen, dispensandi; nec non 
ab onere petitionis debiti matrimonialis, quaudo non esset licitum illud ratione voti castitatis, 
vel alia rationabili causa petere, in foro conscientise tantum et gratis, liberandi; licentiamque 
legendi libros infidelium ae hsereticorum, necnon quorumcumque aliorum, tam in Índice ro- 
mano, quam alias quomodolibet prohibitos et damnatos, ad finem et effectum dumtaxat hujus- 
modi libros, vel hsereses, vel errores in eis contentos confutandi, ad breve tempus, vel 
quousque hujusmodi librorum confutandoram lectio necessaria fuerit, personis dignis conce- 
dendi, facultatem et potestatem apostólica auctoritate, tenore prsesentium, tribuimus et im- 
pertimur, 

§ 7. Missas queque per horam ante auroram ipsi patres Societatis celebrare possint, et cum 
suis regularibus, ut ad sacros, etiam presbyteratus, ordines per aunum ante legitimam 
aetatem promoveri possint, dispensare valeant, similiter concedimus. Et insuper, quia a non- 
nullis dubitatum, seu hsesitatum fuit, an omnes indigense illarum regionum oriundi et natu- 
rales, et christianorum indigenarum etiam baptizatorum filii, etiam in eorum infantia bapti- 
zati, jure neophyti appellari possint, idcirco tenore earumdem prsesentium decernimus et 
declaramus, omnes oriundos, seu naturales supradictarum omnium, tam orientalium, quam 
occidentalium partium, imo etiamsi ^tbiopi, Angulani, vel quarumvis aliarum transmarina- 
rum regionum, etiamsi Christianorum filii, et in infantia baptizati. vel etiam inter se, vel 
cum europeis mixtim progeniti sint, ad concessionis ejusmodi efiectum esse, et intelligi deberé 



U8 TRATADO 2o SECCIÓN SEXTA. 

neophytos ; dictosque presbyteros cnm hnjusmodi, \ú vel matrimonio conjungi, vel in jara 
contracto remanere possint, sive eoriim alter tantum, sive etiam uterque inde oriundas, ac 
proprie indígena sit, in locis, et alias, ut supra, in quibnscümque consanguinitatis, vel affini- 
tatis gradibus jure divino, ut supra, non prohibitis, primo excepto, et alias ut priiefertur, gratis 
tamen, dispensare posse concedimus, et indulgemus. Quin etiam, quia de mixtim progenitis, 
quos mixtos vocant, majas dubium esse accepimus, cum eisdem mixtis, quos similiterad 
huno eífectum neophytos censendos esse decerniraus, in gradibus, et raatrimoniis contractis et 
contrahcndis praefatis, gratis tamen, dummodo non ita facile id fiat, dispensare, eisdem pres- 
byteris facultatem desuper concedimus opportunam. 

§. 8. Decernentes, presbyteros dictae Societatis super praemissis, et alus juxta facultates 
pr^dictas, et illarum vigore, servata tamen illarum forma exequendis, ex quovis alio praetextu, 
vel quovis colore per quoscumque loci ordinarios, seu alios superiores, et judices ecclesia- 
sticos, et saecularesquavis auctoritate fungentes, molestari,perturbavi,vel inquictari nullatenus 
posse. Sicque in prseraisis per quoscumque judices, sublata eis, et eorura cuilibet, quavis 
aliter judicandi, et interpretandi facúltate et auctoritate, judicari, et definiri deberé, ac 
irritum, et inane, si secus super bis a quoquam, quavis auctoritate, scienter, vel ignoranter 
contigeritattentari. 

§ 9. Non obstautibus prsemissis, ac quibusvis constitationibus, et ordinationibus apostolicis, 
et quatenus opus sit Nostra de non concedendis indulgentiis ad instar, statutis, et consuetu- 
dinibus, coeterisque contrariis quibuscumque. Prsesentibas ad viginti anuos a fine aliorum 
viginti aunorum, ad quos consimiles gratise a fel. rec. Benedicto Papa XIV, praedecessore 
Nostro, concessse fuerunt, inchoaudos., tautum valituris. Volumus autem utipsarum prgesen- 
tium literarum transumptis, seu exeraplis, etiam impressis, mana alicujus Notarii publici, vel 
secretarii dictse Societatis subscriptis, et sigillo Prsepositi generalis ejusdem societatis, vel 
alterius personse in ecclesiastica dignitate constituía?, munitis. eadem prorsus fides ubique 
locorura habeatur, quse haberetur eisdem príEsentibus, si forent exhibitse, vel ostensaí. Datum 
Rom» apud S. Mariam Majorera sub annulo Piscatoris die 10 Septembris 1776. Pontificatus 
Nostrianno Nono. Existit in Bullario Clementis XÍII. 

Nota. — Menciona Morelliestas Letras en la Ordenación 606, que es la ultima de sus Pastos, con la cual 
concluye su obra este ilustre y celebre Escritor. 

Hallase inserta en estas Letras la facultad de dispensar en primer grado de afinidad, como se dijo arriba, y 
asi quedaron incorporadas bajo un solo sello las dos clases de facultades vicenales. 

RESOLUCIONES SOBRE LAS VICENALES CON RELACIÓN AL TIEMPO PRESENTE. 

Para saber lo que nos queda de las vicenales anliguas, respecto á dispensas matrimoniales, es 
necesario saber lo que por ellas se nos concedía. 

1" Era dispensable el 2o grado de consanguinidad y afinidad aun para el matrimonio futuro, pero 
de ningún modo el S» mezclado con el 1*>. 

2o Era dispensable el 1" grado de afinidad en linea recta, ex copula illicU a resultantis, pero solo en 
el fuero interno, concausa urjente y siendo oculto el impedimcnlo. 

3" Era dispensable la cognación espiritual, eliaminter levantem et levatum, 

4.0 Era dispensable el impedimento de cpiint;n, eliam utroque machinante. 

Esto es lo que tenían los Obispos promiscuamente con la Compañía de J3sus» y para sacar en lim- 
pio lo que queda en el tiempo présenle, debemos presuponer dos cosas : la que en el fu^ro interno 
estas facultades eran perpetuas para la expresada Cooipaüia ; 2a quo en el fuero externo eran lempo- 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PÜCHUELES. U^ 

rales, asaber, para veinte aftos, y se comunicaban promiscuamente á las dos partes, con las formali- 
dades que se expresan. Puestas eslas premisas, diremos, que la gracia perpetua no se ha perdido y 
que subsiste todavía como se hallaba en la Bula Ánimarum saluíi por la comunicación mutua entre los 
Mendicantes, como lo dice el P. Aracena de la Orden de Predicadores en su America Pontificia : y va 
muy conforme con los canonistas qué asientan como principio, que la gracia participada una vez, no 
perece para los Mendicantes, aunque se suprima la Orden á quien se concedió. Véase á Roderico en su 
tratado de Qusest. Regul. Tom. 1, quest. 10, art. 9. 

En cuanto al íuero externo estos privilegios han perecido para todos, por no haberse revalidado. 
Los Obispos, después de la separación de facultades mencionada arriba, fueron provistos de otras vice- 
nales, sobre las cuales hablaremos en la segunda parte, pero con respecto á los privilegios conte- 
nidos en dicha Bula Ánimarum saluti, no puedo decir otra cosa según mi juicio, sino que se han per- 
dido, por no haberlos renovado. Y asi lo dice el P. Marques en su Brasilia Ponliíicia que-previo este 
caso, cuando en el siglo pasado escribía por los anos de 1742 : Advertendum igitur quod quando in 
posterum reformabuníur privilegia Indica, si forte in Büllis reformandis prcedicíum privilegium suppri- 
malur, in hoc eventu privilegium eíiam expirat quoad Episcopos, ideoque vi illius, utpote jam extincti, ne- 
quáquam poterit Episcopus se solo dispensare cum Neophytis, ubi non adsint Societatis Presbyteri. Tene^ 
bitur igitur Episcopus, ut valide et licite dispenset cum Neophytis^ diligeníer prcescire an hoc privilegium 
in Bullís fuíuris reformatum sit, necne. 

Adviertan por consiguiente las Curias Eclesiásticas de America, que tienen para su gobierno la Bra- 
silia pontificia, este párrafo del P. Marques que se há verificado casi la letra. Dice en primer lugar, que 
M cuando en lo venidero se reformaren los privilegios de las Indias, si acaso en las Bulas se suprimieren 
« los privilegios ante dichos, expiraran también para los Obispos : y afiade después : el Obispo, para 
« dispensar válida y licitamente con les Neófitos, estará obligado á informarse con diligencia si estos 
« privilegios se han reformado posteriormente en las Bulas ó no. » En nuestro caso no hablamos de 
supresión de los privilegios, por que la Santa Sede no los há suprimido, ni reformado, que sepamos, 
pero si hablamos de su cesación por falta de revalidación, pues no habiendo sido prorogados después 
del 17 de Julio de 1748, en que se espidió por Benedicto XIV la ultima próroga antes de la separación 
yá enunciada, los privilegios cesaron en 17 de Julio de 1768. Todo lo cual se debe tener en cuenta al 
leer la Brasilia Pontificia, la cual habla no solo de los privilegios de las Sólitas, sino también de los 
contenidos en la Bula Ánimarum saluth,(\\xe\\di'í\ cesado por falta de revalidación. 

No obstante las declaraciones que se hallan al pió de la expresada Bula sobre Neófitos y Mestizos, 
están vigentes, y por este lado podemos decir que es perpetua, como lo son ellas. 



SECCIÓN SÉPTIMA. 

DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PÜCHUELES. 

Como son varias las Declaraciones que se hallan en la Constitución Cum venerahilis, há 
pa recido conveniente hacer un resumen de todas ellas para tenerlas á la mano cuando se 
ofrezca. Asi mismo las Declaraciones sobre Cuarterones y Puchueles, aunque se hallan también 
confirmadas en la sobredicha Constitución, tienen sus Bulas por separado y se deben presentar 



líiO TRATADO 20 SECCIÓN SÉPTIMA. 

como salieron de la Santa Sede. Esto es lo que nos proponemos insertar en esta Sección con 
algunas otras Declaraciones sacadas de los Eastos. 

Resumen de las Declaraciones de Benedicto XIV. 

SOBRE LAS VICENALES. — Dubia autcm proposita sunt quüB sequuntur : Primum an facultates 
in Apostolicis Brevibus concessse presbyteris societatis Jesu qui Missionariorum munus per 
Indias exercent, atque illsB potissimura quse matrimoniales dispensationes respiciunt, ad eas 
provincias protendantur et loca, quse pluribus abhinc annis ad sanctam catholicam religionem 
redacta sunt, in quibns reperiuntur infideles aliunde profecti etultro Christi Fidem amplexi; 
adeo ut Missionarii operam, studiumque suum impendant, non quidem in iis ad sanctam 
religionem convertendis, sed tantummodo in iisdem christianse doctringe institutionibus, 
rectisque moribus informandis. 

Secundum : Quatenus memoratíe facultates ad hujusmodi regiones protendantur, ac prse- 
sertim facultas concedendi dispensationes quoad prsedictornm matrimonia exerceri valeat; an 
id ita accipiendum sit, ut concessa dicatur auctoritas dispensandi super impcdimentis publicis 
pro foro externo, tum ante, tum post contractum matrimonium ? 

Tertium : anposita extensionefacultatum ad publica queque impedimenta pro foro externo 
et in casibus contrahendi a^que ac jam con trac ti matrimonii, hujusmodi facultatibus uti possint 
Missionarii per ea loca, in quibus Episcopus Dioecesanus easdera obtinet facultates sibi ab 
Apostólica Sedepeculiaribuslndultis concessas? 

Quartum: etsi possent Missionarii dispensationes concederé, suisque uti facultatibus, etiam 
pro foro externo ; an tamen id ipsis praestare liceat sine prsevia summaria informatione coram 
Notario, locique vicario capta, ad comprobandas dispensationis causas et impedimentorum 
qualitates; an potius satis ad id habenda sit verbalis et extrajudicialis instructio seu infor 
matio? 

Quintum an quatenus hujusmodi facultates concessse tantummodo dignoscantur Missionariis 
adlaborantibus pro conversione infidelium et non alus ; revalidanda sint matrimonia celebrata 
invimdispensationum, quas pro exterior! foro indulsissent Missionarii illi, qui in tradendis 
fidei rudimentis, informandisque moribus soluramodo exercentur ? 

RESPUESTA. 

Primo itaque dubio, quo quseritur an facultates concessse Presbyteris societatis Jesu Missio- 
nariorum munus per Indias obeuntibus et nominatim illae quse dispensatioaes matrimoniales 
respiciunt, ad ea protendantur loca et provincias in quibus non alii reperiuntur infideles, quam 
qui aliunde venerunt, Christique fidem ultro amplexi sunt : affirmativum redditur responsum, 
ad formam tamen Brevium et Constitutionum apostolicarum, quse superius indicatse fuerunt. 

Secundo itidem dubio, quo quaeritur, an quatenus facultates ad meraorata queque loca 
protendantur, efedem comprehendant dispensationes matrimoniales super impedimentis publi- 
cis, pro foro externo, tam ante, quam post contractum matrimonium concedendas ; aífirmative 
respondetur, juxta tamen dispositain Apostolicis Brevibus superius indicatis. 

Tertio dubio, quo exquiritur, an Missionarii prsefatis facultatibus uti possint in iis iocis, in 
quibus Dioecesani Episcopi similes obtiuent facultates; respondetur, posse eos uti memoratis 
facultatibus pro foro externo, tam in matrimoniis contractis, quam in contrahendis dispen- 
sando, in iis tamen Iocis, in quibus non existunt ordinarii similibus facultatibus instructi, vel 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PUCHUELES. 151 

absunt ultra duas Dietas ; non minus ducentis millibus passuum, juxta id quod itidem in 
Brevibiis et Constitutionibus apostolicis cautum reperitur. 

Quarto, quo definiendum proponitur, num in his casibus in qnibus possunt Missionarii 
dispensare in judiciali foro, boc ipsis prsestare liceat sine prsevia summaria informatione 
coram notario et vicario loci capta, ad comprobandam dispensationis causam et impedimenti 
qualitatem, vel potius sufficere dicenda sit verbalis et extrajiidicialis informatio; responsum 
est, nihilesseinnovandum : et quoniam siiperioribus temporibus sufficieus visa est moralis 
certitndo, tiim causse dispensandi, tura obstantis impedimenti, quantumvis judicialibus docu- 
mentis non innixa, satius esse, ut eadem methodusin futurum quoque tempus retineatur. 

Ad quintum denique dubium, respiciens convalidationem matrimoniorum, de qua qasere- 
batur sub hypotesi eorura nullitatis, desumptse ex defectu facultatum inhis qui dispensationes 
concesserunt ad ea matrimonia ineunda, quum ex data superius responsione ad primum dubium 
satis deprehendere licuerit, hujusmodi positionem seu hypothesim non subsistere, nullus 
relinquitur respondendi locus. 

DECLARACIÓN SOBRE QUIENES SE ENTIENDEN POR NEÓFITOS. 

Esta Declaración es muy antigua y Montenegro dice en su Párroco de Indios que viene del 
Pontiñcado de Gregorio XIII por estas palabras. « Para mayor claridad digo que se dudó 
mucho si los mixtos podran gozar de los privilegios de los Indios y para seguridad de la con- 
ciencia fue menester consultar al Pontifico y respondió Gregorio XIII por Bula despachada en 
21 de septiembre de 1581 : Beclaramus.,, eos quos Mestizos vocant, similiter ad hurte effec- 
tum Neophytos censendos esse.» Asi dice Montenegro, aunque nos falta esta Bula para cercio- 
rarnos. Pero importa poco esta falta que solo atañe al origen y antigüedad de la Declaración, 
cuando la tenemos bien expresa en la Bula Animarum saluti, y es como sigue : « Et insnper 
« quia a nonnullis dubitatum seu hsesitatum fuit, an omnes indigense illarum regionum 
« oriundi ac naturales et christianorum indigenarum et baptizatorum filii, etiam in eorum 
«infantia baptizati jure Neophiti appellari possint; idcirco tenore earumdem prsesentium 
« decernimus et declaramus, omnes oriundos seu naturales siipradictarum omnium tam Orien- 
« talium, quam Occidentalium partium, imo etiamsi ^thiopes, Angulani vel quarumvis 
« aliarum transmarinarum regionum, etiamsi christianorum filii et in infantia baptizati; vel 
« etiam inter se vel cum Europeis mixtim progeniti sint, ad concessionis hujusmodi effectum, 
«esse et intelligi deberé neophytos ; dictosque Presbyteros cum hujusmodi, vel matrimonio 
« conjungi, vel in jam contracto remanere possint, sive eorum alter tantum,sive etiam uterque 
« inde oriundus, ac proprie indigena sit, in locis et alias, ut supra, ex quibuscumque consan- 
« guinitatis seu affiaitatis gradibusjure divino, ut supra, non prohibitis, primo excepto et 
« alias, ut prsefertur, gratis tamen dispensare posse concedimus et indulgemus. » Esta es la 
declaración sobre Neófitos que se siguió insertando en todas las prorogas de las Vicenales, y que 
fue confirmada por Benedicto XIV como vimos arriba. Mas para la inteligencia de esta Decla- 
ración se deben notar dos cosas : P que la Declaración versa acerca de las dispensas matri- 
moniales y no acerca de otros preceptos de la Iglesia sobre los cuales nada se declara aquí : 
2** que la Declaración habla de las dispensas en cualquier grado de consanguinidad ó afinidad 
no prohibido por derecho divino, excepto el primero, por que esta era la facultad que conce- 
dian las Vicenales mientras se revalidasen y subsistiesen. 



152 TRATADO 2° SECCIÓN SÉPTIMA. 



DECLARACIÓN SOBRE LOS MESTIZOS. 



Aunque la Declaración anterior habla alguna cosa sobre los Mestizos en aquellas palabras 
« vel etiam inter se vei cum Europeis rnixtim progeniti sint » todavía quiere explicar el Papa 
mas claramente su mente por estas palabras que trae á continuación. * Quin etiam guia de 
« mixtim progenitis, quos Mestisos vocant, majus dubium esse accepimus ; cum eisdem Mes- 
« ticiis quos similiter ad huno effectum Neophyios censendos esse decernimus, in gradihus 
« et watrimoniis contractis et contrahendis prcedicíis» gratis tamen, dummodo non ita facile 
« id fíat, dispensare posse concedimus. » Por cuya declaración quedan los Mestizos reputados 
como Neófitos con respecto á las dispensas matrimoniales con solo la condición dummodo non 
ita facile id fiat. De suerte que por esta condición se saca, que tales dispensas no se han de 
conceder con tanta facilidad á los Mestizos, como á los Neófitos expresados arriba. 

DECLARACIÓN SOBRE LOS CUARTERONES Y PüCHUBLES. 

Desde el Pontificado de Urbano VIII cuyas Letras son las mas antiguas que han llegado á 
mis manos, en cuanto á las Declaraciones sobredichas, siguieron los Obispos y Misioneros de 
las Indias dispensando á los Neófitos y Mestizos según las Declaraciones dadas, hasta que 
cincuenta anos después en el Pontificado de Inocencio XII se suscito la duda sobre si los Cuar- 
terones y Puchuelcs se podían comprender entre los Neófitos privilegiados para las dispensas 
expresadas arriba. Por lo cual el Rey Católico presentó sus preces á la Santa Sede, como lo 
refieren los Fastos en la Ordeuacion 449 y son como se sigue. 

« Feria IV die 2 Julii 1698 in Congregatiouc S. Romana Inquisitionis, relato supplici libello 
w Cathoiici Regis petentis declarar! infrascripta dubia super iutelligentia Brevis Pii 1V> 
« 15 Junii 1563, quoSocietati Jesu concessafuit facultas dispensandicumNeophytis Indiarum 
« in quocumque seu quibusvis jure divino non prohibitis consanguinitatis aut affinitatis gradi- 
<» bus, vel alias conjunctis, ut inatrimonium inter se contrahere, seu in jam scienter contractis 
« remanere valeant. Dubia autem sunt : — 1. Quinam casus comprehensi sint verbis illis, In 
« quocumque, etc., quinam excepti? — 2. Au verba illa, vel alias conjunctis importent facul- 
« tatem dispensandi in impedimento cognationis spiritualis? — 3. An appellatione Neophito- 
« rum Indi noviter conversi, an non etiam qni suut originarii per omnes lineas, quive pro una 
« tantum parte ab illis originem trahunt, vulgo gwaríerowe^ appellati ; et an comprehendantur 
« qui octavam partem per proavum vel proavium, et sive ab alterutro, sive ab utroque habent, 
« vulgo puchueles appellati ? — 4. An prsedictae facultates per Pium IV concessse perpetuse 
« fuerint, anadtempus? 

« Ad 1. Respondetur fuisse provisum per Breve Alexandri VIII, in quo dumtaxat primus 
« gradus consanguinitatis et affinitatis excluditur. Ad 2. Affirmative. Ad 3. Non comprehendi 
« quarterones, multo minus puchueles. Ad 4. Non indigere declaratione, stantibus claris ver- 
« bis Alexandri VIII, prsesentibus ad viginti annos tantum valituris. >; 

A resultas de esta declaración Clemente XI tres anos después en 1701, expidió dos Breves, 
el primero (\uGeoT[iieí\z2iInApostolic<e Sedis revalidando los matrimonios que fuesen nulos: 
y el segundo confirmíiíido la Declaración antedicha sobre los Cuarterones y Puchueles, que 
comienza Alias pro parte como se vera mas abajo. 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PÜCHUELES. 153 



CONFIRMA BENEDICTO XIV LAS DECLARACIONES ANTERIORES. 

c< Hinc transeundo ad personas cum quibus Missionarii, sive pro conscientise, sive pro judi- 
« ciali foro, juxta praimissa dispensare possunt, Neophyti quidem hi sunt. Neophytorum autem 
« appellatione secundum editas et a summis Pontificibus approbatas resolutiones, non solum 
« intelliguntur ii qui paulo ante Baptismum susceperunt, sed etiam eorum filii, quamvis iu 
« infantia baptizati fuerint ; ac insuper ii qui ex Indo Neophyto et ex muliere Europea, vel ex 
« Europeo viro et Indica muliere sunt progeniti, ideoque mixti seu mistitii vocitantur. 
« Atque hse sunt omnino personas cum quibus dispensare possunt Missionarii. » 

« Interdicta ipsis quacumque facúltate dispensandi cum Quarteronibus et cum Pucuellibus : 
« cum iis nimirum, qui vel pro una tantum parte ducunt originem ab Indis Neophytis, ideoque 
« dicuntur Quarterones ; vel per proavum aut proaviam dumtaxat ab Indis Neophytis trahunt 
« originem, proindeque Pucuelles appellantur ; quum hi Neophytorum nomine seu appellatione 
« contineri non possint ac consequenter nequeant Missionarii cum illis, sivein foro conscientise 
« sive in foro judiciali super matrimonii impedimentis dispensare; eorum enim facultas cohi- 
« bita est ad Neophytos, quorum nomine veniunt tantummodo ii qui fuerunt superius desi- 
« gnati. » 

DECLARACIÓN DEL MISMO BENEDICTO XIV SOBRE LOS LUGARES A QUE SE EXTIEN- 
DEN LAS SOBREDICHAS FACULTADES. 

« Quod spectat ad loca, in quibus Missionarii prsefatis dispensandi facultatibus, ut supra, 
« uti possunt, satisperspicuaresest, quum Indulta ipsis coucessa,utriusque, Orientalis nempe 
« et Occidentalis Indise partes seu Provincias, aliasque maris Occeani regiones diserte com- 
« plectantur. (H) Verba Brevium pro re de qua nunc agitar sunt comprehensiva omnium tam 
« Orientalium, quam Occidentalium partiumet etiam ^thiopum, Angolanorum et quarumvis 
« aliarum transmarinarum regionum. Id colligitur ex prsecitatis verbis contentis in Brevi 
« San : Mem : Alexandri VIII, § 16. « 

DECLARACIÓN SOBRE LOS HIJOS Y DESCENDIENTES DE LOS INDÍGENAS. 

En la misma Bula « Cum Venerabilís,» se hace la Declaración siguiente : « Hinc transeundo 
« ad personas cum quibus Missionarii, si ve pro conscientise, sivepro judiciali foro, juxta praemissa 
« dispensare possunt ; Neophyti quidem hi sunt : Neophytorum autem appellatione secundum 
« editas et a summis Pontificibus approbatas resolutiones, non solum intelliguntur ii, qui paulo 
« ante Baptismum susceperunt, sed etiam eorum filii, quamvis in infantia baptizati fuerint ; ac 
« insuper ii, qui ex Indo Neophyto et ex muliere Europea vel ex Europeo viro et Indica Muliere 
« sunt progeniti, iáeoqne mixti sen mistitii vocitantur. Atque híe sunt omnino personse, cum 
tt quibus dispensare possunt Missionarii. Interdicta ipsis quacumque facúltate dispensandi cum 
K Quarteronibus et Pucuellibus, » 



TOM. I. 19 



iU TRATADO 2o SECCIÓN SÉPTIMA. 

DECLARACIÓN SOBRE LA INFORMACIÓN SUMARIA PARA LAS CAUSAS MATRIMONIALES 

DE LOS NEÓFITOS. 

En la mencionada Bula se propone esta duda : « Etsipossent Missionarii dispensationes con- 
« cederé suisque uti facultatibus, etiam pro foro externo, an tamen id ipsis prsestareliceat sine 
« prsevia summaria informatione, coram Notario, locique vicario capta, ad comprobandas dis- 
« pensationis causas, etimpedimentorum qualitates;aiipotius satis ad id habenda sit verbalis et 
« extrajudicialis instructio seuinformatioPR. Quarto, quod definiendumproponitur, numiniis 
« casibus in quibus possunt Missionarii dispensare in judicialiforo,hoc ipsis prsestare liceat sine 
« praevia summaria informatione coram Notario et Vicario loci capta,ad comprobandam dispen- 
« sationis causametimpedimenti qualitatem, vel potius sufficienter dicenda sitverbalis et extra- 
« judicialis informatio; responsum est, nihil esse innovandum; etquoniamsuperioribus tempo- 
« ribus sufficiens visa est moralis certitudo, tum causas dispensandi, tumobstantisimpedimenti, 
« quantumvis judicialibus documentis non innixa, satius esse, ut eadem methodus infuturum 
« queque tempus retineatur. 

Tcpncluye Benedicto XIV con estas palabras sobre lo dicho en su Bula Cum venerahilis : 
« Nunc autem cupientes, ut ea quse prsevio tam sedulo accuratoque examine, in prseinserto 
« Decreto definita, decissa et constituta fuerunt, eo semper firmius subsistant et serventur 

€ exactius, prseinsertum Decretum, singulaque in eo contenta, auctoritate Apostólica con- 

€ firmamus et approbamus et, quatenus opus esset, eadem illa ex integro ac in ómnibus et per 
« omnia juxta praesentis Decreti seriem et tenorem dicta Apostólica auctoritate ac earumdem 
* praesentium litterarum tenore statuimus, decernimus et ordinamus, illisque inviolabilis fir- 
« mitatis robur adjicimus. Decernentes easdem praesentes litteras semper firmas, validas et ef- 
< ficacesexistere,'suosque integres et plenarios effectus sortiri et obtinere acillis ad quos spectat 
€ et pro tempere spectabit plenissime suffragari 

DUDAS SOBRE EL VIGOR ACTUAL DE LAS DECLARACIONES ANTERIORES. 

Acerca de la declaración sobre los Mestizos el mismo Montenegro nos dice asi : « Esta declaración 
«la hizo el Sumo Pontífice Gregorio XIII hasta el año de 1611, después la prorogaron Paulo Vy 
« Urbano VIII hasta el ano de 1654. Ya me dicen que N. SSmo. Padre Inocencio X la tiene prorógada 
« por otros diez anos mas, donde se echa de ver que para la extensión del privilegio de Indios á 
t< Mestizos es menester especial declaración del Pontifice » Lib. 5», trat. 1, secc. 10, n. 21. » Acla- 
raremos en 1" lugar aqui las fechas y el tiempo de estas prórogas, que el señor Montenegro las trae 
cambiadas, sin duda por no haber llegado á sus manos las Letras orijinales ó sus copias. Paulo V 
prorogó la Bula Animarum salnti por veinte anos con fecha 1 1 de Febrero de 1610. Urbano VIII la 
prorogó por otros veinte aflos en 15 de septiembre do 1629 : existe en pergamino muy limpio y en 
letra muy clara en el Archivo nacional de Lima, Legajo 1186. Inocencio X la prorogó, no por diez, 
sino por los mismos veinte anos : hallase en pergamino en el Archivo de Quito con fecha 1<* de Marzo 
de 1649. Pero lo que menos importa son las fechas pues todas las prórogas fueron por tiempo limi- 
tado y este se ha concluido ; lo mas interesante que nos falta examinar, es, si la declaración anterior 
sobre los Mestizos necesitaba próroga, como lo aGrmá el señor Montenegro, ysi esta declaración 
tendrá vigor al presente habiendo cesado las vicenales. Yo pienso que esta declaración es perpetua y 
me fundo en estas razones, 1^ Que la Bula Animarum saluti concedia una gracia perpetua para el 
fuero interno y esta gracia la confirmó Benedicto XIV como acabamos de ver. Siendo pues perpetua la 
gracia de dispensar en el fuero interno en los grados matrimoniales, debe ser perpetua la declaración 
que osplica quienes pueden ser dispensados. 2» Las declaraciones de la Santa Sede llevan generalmente 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PUCHUELES. 155 

el carácter de perpetuidad, y asi lo siente Morelli en sus Fastos Orden. 278, cuando en otra decla- 
ración semejante dice asi : « Temporalem quidem ordinationem, sed qum modo postquam expiravit, 
non caret pretio, propter adjunctam declarationem : qua^ declaratio, si sola esset in liUeris aposíolicis 
contenta, non dicerentur valere tantum ad quindecm annos, » 3® El mismo Benedicto XIV en sus 
Letras Cum venerahilis queriendo zanjar dificultades, desvanecer dudas y asegurar las conciencias, 
reunió todas las declaraciones desús predecesores y las confirmo con el robur ^y sello de perpetuidad, 
como hemos dicho arriba, 

SE CONFIRMA LA DECLARACIÓN SOBRE LOS CUARTERONES. 

Clemens Papa XI. — Ad futuram rei memoriam. 

Alias, pro parte clarae memoriai Caroli Secundi, dum vixit, Hispaniarum Regis Catholici, 
propositis Congregationi venerabilium fratrum nostrorum Sanctae Romanse Ecclesiae Cardina- 
lium, in tota república christiana, Generalium luquisitorum adversus híereticam pravitatem 
authoritate Apostólica deputatorum nonnullis dubiis, eorumque petita resolutione emanavit 
desuper ab eadem Congregatione Decretum tenoris, qui sequitur videlicet : Feria quarta, die 
secunda Julii millesimo sexcentésimo nonagésimo octavo, in Congregatione Generali Sanctae 
Romanse et universalis Inquisitionis habita in Conventu Sanctae MarisB super Minervam, co- 
ram eminentissimis, et reverendissimis Dominis Sanctse Romanse Ecclesise Cardinalibus, in tota 
república christiana, contra hsereticam pravitatem Generalibus Inquisitoribus a Sancta Sede 
Apostólica specialiter deputatis : relato supplici libello Catholici Regis, petentis ex zelo salutis 
fidelium, et ad sedandas eorumdem conscientias declarari infrascripta dubia suborta super in- 
telligentia Brevis sanctae memorise Pii Quarti, dati decimaquinta Junii millesimo quingen- 
tésimo sexagésimo tertio, quo Regularibus Societatis Jesu in Indiis orientalibus, et occiden- 
talibus commorantibus concessa fuit facultas dispensandi cum Neophitis illarum partium in 
quocumque, seu quibusvis a jure divino non prohibitisconsanguinitatis, vel afiBnitatis gradibus, 
vel alias conjunctis, ut impedimentis hujusmodi non obstantibus, matrimonium inter se contra- 
here, seu in jam etiam scienter coñtractis matrimoniis hujusmodi remanere valeant, cum qui- 
busdam tamen regulis, et limitationibus in copia dicti Brevis exhibita contentis. Et audito 
Procuratore Generali ejusdem Societatis Jesu exponente Breve praedictum Pii Quarti, pluries 
fuisse a Summis successoribus Pontificibus pro tempere renovatum, et praesertim modernis 
temporibus a sanctse memorise Clemente Nono, et Alexandro Octavo, ut in Brevi pariter exhi- 
bito, atque in eo denunciata dubia dilui, ac declarari. Dubia autem sunt. Primum, quinam ca- 
sus sint comprehensi in verbis supradicti Brevis Pii Quarti : In quocumque, vel quibusvis a 
jure divino non prohibitis consanguinitatis, vel affinitatis gradibus, vel alias conjunctis, et 
quinam excepti? Secundum, an supradicta verba, vel alias conjunctis importent facultatem 
dispensandi super impedimento cognationis spiritualis ? Tertium, an appellatione Neophitorum 
Indi solum noviter conversi comprehendantur ? An non etiam, qui sunt originarii per omnes 
eorum lineas, quive pro una dumtaxat parte ab illis originem trahunt vulgo Quartermes appel- 
lati; et an comprehendantur, qui octavam partem per proavum, et proaviam, et si ve ab alteru- 
tro, siveab utroque habent, vulgo Pe^cfe^eíeí nuncupati ? Quartum, an supradictse facultates 
per dictum Pium Quartum Regularibus prsedictis Societatis Jesu, perpetuo fuennt, an ad tem- 
pus concessse ? Eminentissimi, et Reverendissimi Cardinales Generales Inquisitores, his ómni- 
bus auditis, visis, et maturo consideratis, ac audito etiam voto dominorum consultorum. Ad 
primum dubium responderunt : fuisse provisum per Breve felicis recordationis Alexandri 
Ceta vi, in quo dumtaxat primus gradus consanguinitatis et afl^itatís excluditur. Ad secun- 



156 TRATADO T SECCIÓN SÉPTIMA. 

dum responderunt affirmative. Ad tertium responderunt noa comprehendi Quarterones^ mul- 
toque minus PucMéles, Ad quartum dixerunt non indigeredeclaratione,stantibus claris verbis 
sanctse memoriíe Alexandri Octavi. Ibi : Prsesentibas ad viginti annos a fine aliorum viginti 
annoruna, ad quos símiles gratiae a felicis recordationis Clemente Papa Nono prsedecessore 
nostro concessse fuerunt inchoandos, tantum valituris (1). Cum autem, sicut charissimi in 
Christo filii nostri Philippi earundem Hispaniarum Kegis Catholici nomine, nobis nüper expo- 
situm fuit, ipse Philippus Eex decretum hujusmodi quo firmius subsistat, Apostolicse confir- 
mationis nostrse patrocinio communiri plurimum desiderat, nos dicti Philippi Begis votis, hac 
in re, quantum cum Domino possumus favorabiliter annuere volentes, supplicationibus ejus- 
dem Philippi Kegis nomine nobis super hoc humiliter porrectis inclinati, decretum prseinser- 
tum authoritate Apostólica, tenore praesentium approbamus, et confirmamus,illique inviolabilis 
Apostolicse firmitatis robur adijcimus. Salva tamen semper inprsemissis authoritate memoratse 
Congregationis Cardinalium. Decernentes easdem prsesentes litteras, etc. 

Daífcum Romse apud Sanctum Petrum sub annulo Piscatoris die vigésima nona Aprilis mille- 
simo septingentésimo primo, Pontificatus nostri anno primo. Loco f Annuli Piscatoris. 
F. Oliverius. — Extat impressain Archivio Quitensi S. J. 

SE SUBSANAN LOS MATRIMONIOS DESPUÉS DE LA DECLARACIÓN HECHA SOBRE LOS 

CUARTERONES. 

Clemens Papa XI. — Ad futuram rei memoriam. 

In Apostolicse Dignitatis fastigio cum potestatis plenitudine, meritis licet imparibus, a 
Domino constituti, Christi fidelium quorumcumque, etiam in remotissimis ab hac Sancta Sede 
partibus existentium actus, mentis nostrse acie coilustrantes, ad eaper quse conscientiarum 
quieti opportunis rationibusconsulatur, perpensis studiis intendimus, et Pastoralis Ofiici nostri, 
partes paterna charitate desuper interponimus, sicut ad Omnipotentis Dei gloriam, et animarum 
salutem expediré in Domino arbitramur. Sane cum ad Apostolatus nostri notitiam pervenerit, 
nonnullos ex Presbyteris Societatis Jesu in Indiis, tam Orientalibus, quam Occidentalibus 
commorantibus, et forsan nonnullos illarum partium, Ordinarios, quibus alias a Sede Apostó- 
lica prsedicta facultas dispensandi cum Neophitis earumdem partium, in quocumque, seu 
quibusvis a Jure Divino non prohibitis, consanguinitatis, vel affinitatis gradibus conjunctis, 
seu se attinentibus, ad effectum contrahendi inter se matrimonia, seu in jam etiam scienter 
contractis remanendi, sub certis modo, et forma tune expressis, concessa fuerat ; vigore, seu 
prsetextu facultatis hujusmodi, cum pluribus personis super prsenarratis impedimentis, bona 
quidem fide, sed nuUiter, sive ex eo quod facultas prsedicta eis concessa jam expiraverit, sive 
ex eo quod ipsi facúltate hujusmodi pro Neophitis Indis, sicut prsemittitur, concessa, etiam 
cum iis, qui non erant originarii per omnes earum lineas, quive pro una dumtaxat parte ab 
Indis originem trahebant, vulgo Quarterones nuncupatis, vel qui octavam partem per pro- 
avum, vel proaviam habebant, vulgo Fuchueles vocatis usi fuerunt, dispensasse. Cumque 
revera Quarterones, et Puchueles hujusmodi Neophitorum Indorum appellatione minime 
comprehendi, Venerabiles Fratres nostri Sánete Romana Ecclesise Cardinales in tota República 
Christiana Generales Inquisitores adversus hsereticam pravitatem authoritate Apostólica 
deputati, novissime responderunt. ac proinde considerantes matrimonia per easdem personas, 
prsetextu dispensationum hujusmodi contracta, milla, et invalida fuisse, etesse. Nos omnium, 

(1) In constitutione Cum Venerabilis conñrma,iux perpetua. 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PUCHUELES. 157 

efc singulorum, qui matrimonia hujusmodi contraxerunt statui, et conscientiarura quieti in 
prsemissis opportune consulere volentes, ipsosque, et eorum singulares personas a quibusvis 
excommraunicationis, suspensionis, et interdicti, aliisque Ecclesiasticis sententiis, censuris, et 
poenis, a jure, vel ab homine quavis occasione, vel causa latis, si quibus quomodolibet innodatse 
existunt ad effectum praesentium tantum consequendum, harum serie absolventes, et absolutas 
fore censentes, molti proprio^ et ex certa scientia, ac de Apostolicse potes tatis plenitudine, 
omnia, et singula matrimonia prsetextu dispensationum prsedictarum, super praifatis impedi- 
mentís, perdictos Presbyteros, seu etiam Ordinarios partium hujusmodi, memoratis personis, 
prsetextu facultatis hujusmodi, quandocumque concessarum alias tamen rite, et legitime 
contracta Apostólica authoritate, tenore praísentium revalidamus, ac omnino revalidata esse 
volumus, illaque in posterum revalidationis nostrse hujusmodi vigore, vim, robur, effectum, et 
efficaciam, validorum, et legitime contractorum matrimoniorum, et perinde, ac si illa, et 
illorum quselibet, ab illorum initio, et in eorum radice valida, ac legitima, et prsevia sufficienti 
dispensatione Apostólica, rite, valide, et legitime, contracta, celebrata, et solemnizata fuissent, 
habere, et obtinere : omnesque, et singulos, qui dicta matrimonia sic contraxerunt, nt in 
eorum matrimoniis hujusmodi, absque eo quod illi, nec quisque illorum matrimouium de novo 
contrahere, seu novum consensum prsestare ullo modo debeant, aut teneantur, remanere, et in 
eis perseverare libere, et licite possint, ac debeant, prolesque ex hujusmodi matrimoniis 
susceptse, et suscipiendse, legitimie, et pro legitimis, quoad utrumque forum dici, censeri, et 
haberi, ac reputari pariter debeant, motu, scientiay et potestatis plenitudine similibus Apostó- 
lica authoritate praedicta, harum serie, decernimus, et declaramus : supplentes quoscumque 
defectus, ex nullitate, et insubsistentia dispensationum hujusmodi provenientes; et similiter 
decernentes, omnes, et quoscumque, qui matrimonia sicut prsefertur, contraxerunt, desuper a 
quoquam quavis authoritate, ac sub quovis prsetextu, colore, capite, vel ex cuacumque causa, 
etiam quantumvis juridica, et legitima propterea molestan, perturbar!, impediri, aut inquietari 
nullatenus unquam posse, ñeque deberé, sicque per quoscumque Judices Ordinarios, vel Dele- 
gatos quavis authoritate fungentes, etiam causarum Palatii Apostolici Auditores, ac ejusdem 
Sanctse Remanse Ecclesiae Cardinales, etiam de Latere Legatos, et Yice-Legatos, dictseque Sedis 
Nuncios judicari,et dififiniri deberé, irritum queque, et inane decernimus, si secus super his 
a quoquam quavis authoritate scienter, vel ignoranter contigerit attentari, non obstantibus 
Constitutionibus, et Ordinationibus Apostolicis, cseterisque contrariis quibuscumque. Datum 
Romseapud Sanctum Petrum, sub Annulo Piscatoris, die secunda Aprilis, millesimo septin- 
gentésimo primo, Pontificatus nostri anno primo. Loco f Annuli Piscatoris. J. Cardinalis 
Prodatarius. 
Exstat impressa in archivio Quitensi S. J. 

RESUMEN DE LA CONSTITUCIÓN IN APOSTOLICE. 

Habiendo llegado á noticia de la Sahta Sede que algunos Misioneros y acaso también ios Obispos 
de Indias habían usado con buena fé de la facultad de dispensar á los Neófitos habiendo expirado el 
vicenio y extendiéndolas hasta los cuarl-erones, los cuales según la reciente declaración (que salió 
entonces) no se comprendían bajo el nombre de Neófitos, declara el Pontífice nulos tales matrimo- 
nios. Por lo cual de « motu propio, » ciencia cierta, y plenitud de potestad apostólica el Papa revalida 
los expresados matrimonios si en lo demás se hubieren contraido bien y licitamente declarando, que 
en virtud de esta revalidación quedan con la fuerza y eficacia de centrados válidos y legitimes, lo 
mismo que si desde el principio y en su raiz, y previa la dispensa pontificia, se hubieran contraido 
y que aquellos que contrajeron los referidos matrimonios pueden y deben permanecer en ellos sin nece- 



lí>8 TRATADO 2° SECCIÓN SÉPTIMA. 

sídad de contraer de nuevo, ni prestar nuevo consenlimiento, y que la prole adquirida y que se 
adquiriere se repute legitima en ambos fueros. Dada en 2 de Abril de 1701. 

NOTAS DE LOS FASTOS. 

Nota : De buena íé procedieron los Misioneros fundados en la concesión de Pió IV y otros sucesores hecha 
en el fuero de la conciencia con la nota de perpetuidad, cuya nota en la ultima revalidación de Alejandro 
Octavo no se revocó expresamente, sino que so suprimió. Y es doctrina de muchos Doctores que cita Lugo 
lib. 1. Resp. Moral. D. 2-J, que la concesión restringida posteriormente, no quita la amplitud ó perpetuidad 
anterior cuando no se menciona, especialmente cuando la restricion posterior tiene otras facultades á que 
referirse, como lo eran las vicenales en el fuero externo, en cuya temporalidad se fundaba la constitución pre- 
sente, pues se dio para revalidar las vicenales y de otro modo era inútil. Ademas la dicha supresión de la 
clausula de perpetuidad, pudo omitirse de buena fé poniendo de more al fin de las vicenales « prasentibus ad 
viginti tantum annos valituris. » 

Por la clausula « motu proprio ac de certa scientia » se entiende que el Papa nó procede por derecho 
ordinario dice el cardenal Petra tom. 4 ad coust. 1. Eugen. IV. n. 2, pag. 267. Lo cual no quita que haya pre- 
cedido súplica 6 petición de otro. 

Se revalidan los matrimonios que por otra parte se hayan contraído licitamente, por que si fuesen nulos 
por derecho divino ó natural, na podrían revalidarse á lo menos sin prestar nuevo consentimiento y quitando 
el impedimento. 

En cuanto á la dispensa que se hace aqui m ra£Í¿ce waírmoww, está ya fuera de duda por esta constitu- 
ción, que en tales dispensas no se necesita prestar nuevo consentimiento como dudaban algunos, sino que 
basta el primero como lo juzgó la Rota Romana en una causa de Sevilla por estas palabras : Matrimonium 
nulliter cantractum inter consanguíneos, ubi a Papa est dispensatum in radice^ non requint novum con- 
sensum, sed suffícit Ule primus cum effectu marüali prcestitus. Véanse los Fastos donde se trata latamente 
esta cuestión. Ord. 477. 

SE FACILITAN LAS INFORMACIONES DE SOLTERÍA, EXONERANDO DE ESTP] PESO A LA 

CURIA EPISCOPAL. 

Innocentius Papa XII. Ad futuram rei memoriam. 

Pro parte charissimi in Christo filii nostri Caroli, Hispaniarum Kegis Catholici, exponi uo- 
bis nuper fecit dilectus filius nobilis vir modernus Comes de Altamira, ejusdem Caroli Regis, 
apud Nos, et Sedera Apostolicam orator ; quod cum ipse dicti Caroli Regis nomine congrega- 
tioni venerabilium fratrum nostrorum Sanctse Remanse Ecclesiae Cardinalium in universa 
Christiana República contra haereticam pravitatem, Generalium Inquisitorum a Sede Apostó- 
lica specialiter Deputatorum, exposuisset, ipsi Carolo Regi innotuisse scandala in partibus 
Americse eidem Carolo Regi subjectis vigentia, eo quia ordinariis earumdem partium indis- 
tinctse omnes suos subditos matrimonium contrahere volentes ad probandum suum statum 
liberum, in cujuslibet eorum Curia Episcopali compellentibus, ii, qui á Curia hujusmodi longe 
aberant, post conclusum matrimonii tractatum, sive quia testes, qui ad Curiam prsedictam ac- 
cederé vellent, non inveniebant, sive quia pecuniis pro illuc deducendis testibus hujusmodi 
necessariis carebant, matrimonio minime celébrate cum s cándalo, et peccato in mutua consue- 
tudine, et commercio perseverabant, ac proinde dictus Comes memorati Caroli Regis nomine 
Congregationi prsedictas supplicasset, quatenus ad ejusmodi inconvenientia toUenda Ordinariis 
prsedictis prseciperet, ut quoad loca a Curia Episcopali ultra duas dietas distantia parochia- 
lium Ecclesiarum Rectoribus, sive alus personis, sibi bene visis facultatem recipiendi proba- 
tiones super statu libero matrimonia contrahere volentium concederent, ita ut probationibus 
hujusmodi sic factis ad matrimonii celebrationem deveniri \raleret, emanavit ab eadem congre- 
gátione Cardinalium decretum tenoris, qui sequitur. Videlicet : Feria quarta die nona aprilis 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PUCHUELES. 159 

millesimo sexcentésimo nonagésimo octavo. In congregatione Generali Sanctse Remanse, et 
Universalis Inquisitionis, habita in Conventu Sanctse Mariae super Minervam, coram Emi- 
nentissirais, et Reverendissimis DD. Sanctse Romanee Ecclesise Cardinalibus in tota República 
Christiana, contra hsereticam pravitatem, Generalibus Inquisitoribus a Sancta Sede Apostólica 
specialiter deputatis, lecto retroscripto memoriali ; Eminentissimi, et Reverendissimi DD. 
Cardinales Generales Inquisitores prsedicti annuerunt prsedictse instantise, et mandarunt, quod 
per DD, Episcopos deputentur ad hunc effectum, vel Vicarii Foranei, vel alii eis benevisi. 
Joseplí Bartolus, SanctíB Remanse, et universalis Inquisitionis Notarius. Locus f Sigilli. Cum 
autem sicut eadem expositio subjungebat firmiora sint, et serventur exactius illa, quae Aposfco- 
lici muniminis prsesidio roborantur. Nobis propterea pr^edicti Caroli Regis nomine humiliter 
supplicatum fuit, ut in prsemissis opportune providere, et ut infra indulgere de benignitate 
Apostólica dignaremur. Nos igitur piis ejusdem Caroli Regis, votis hac in re quantum cum 
Domino possumus favorabiliter annuere volentes hujusmodi supplicatíonibus inclinati, Decre- 
tum prseinsertum Authoritate Apostólica tenore prsesentium approbamus, etconfirmamus, 
illique inviolabilis Apostolicae firmitatis robur adjicimus^ salva tamen semper in prsemissis 
Authoritate memoratse Congregationis Cardinalium. Decernentes easdem presentes litteras 
firmas, validas, et efficaces existere, et fore, suosque plenarios, ac Íntegros effectus sortiri, 
et obtinere, ac illis ad quos spectat, et spectabit in futurum plenissime suffragari, et ab eis 
respective inviolabiliter observan, sicque in prsemissis per quoscumque Judices Ordinarios, et 
Delegatos, etiam Causar um Palatii Apostolici Auditores judicari, et definiri deberé, acirritum, 
et inane, si secus super his a quoquam quavis Authoritate scienter, vel ignoranter contigerit 
attentari, non obstantibus prsemissis, ac Apostolicis, et üniversalibus, provincialibusque, et 
Synodalibus Conciliis edictis Generalibus, vel specialibus Constitutionibus, et Ordinationibus, 
cseterisque contrariis quibuscumque : volumus autem, ut earumdum prsesentium litterarum 
transumptis, seu exemplis, etiam impressis, manu alicujus Notarii publici subscriptis, ac 
sigillo personse in Ecclesiastica dignitate constitutse munitis, eadem prorsus fides in judicio, 
et extra adhibeatur, quse prsesentibus ipsis adhiberetur,si forent exhibitse, vel ostensse. Datum 
RomsB apud Sanctam Mariam Majorem sub Annulo Piscatoris die tertia Maii millesimo sex- 
centésimo nonagésimo octavo. Pontificatus nostri anno séptimo. Loco f Annuli Piscatoris. 
J. F. Cardinalis Albanus. — Extat impressa in archivio Quitensi S. J. 

CÉDULA AUXILIATORIA DE LOS TRES BREVES ANTERIORES. 

A los Virreyes, Presidentes, Audiencias, Gobernadores, Arzobispos y Obispos de las Indias 
remitiéndoles los trasuntos de los Breves de Su Santidad tocante á los dubios. 

EL REY. 

Por cuanto la Santidad de Pió IV, y la de otros Sumos Pontífices sus sucesores, concedió diferentes 
facultades y privilejios á los Provinciales de la Compañía de Jesús que residían en mis Reinos de las 
Indias Ocidentales, y en los délas Indias Orientales, de dispensar gratis con los Indios Neóphitos 
de ellas, en cualesquier grados de afinidad ó consanguinidad, no prohibidos por derecho Divino y con 
los de otro modo conjuntos, para que pudiesen contraer matrimonios, ó conservar el ya contraído, 
debaio de cierta forma, se me informó que ésta no se practicaba con las calidades y circunstancias, 
que se circunscribían en las citadas facultades, y de que se originaban algunos escrúpulos, que inquie- 
taban las conciencias de mis vasallos. Que visto en mi consejo de las Indias con lo que pidió mi 
Fiscal de él, tuve á bier de que en Roma se propusiesen á su Santidad las dudas, que en la ejecución 
de dichas facultades se ofrecían, para que propuesto á instancias mías las citadas dudas, y vistosé en 



160 TRATADO i^ SECCIÓN SÉPTIMA. 

Sagrada Congregación de Cardenales, Deputados por su Santidad, para la del Santo Oficio por su 
Decreto de dos de Julio de 1698 habiendo sido oido el Procurador General de la Compania de Jesús, 
se resolvieron, y en su virtud la Santidad de Clemente XI expidió dos Breves sus fechas 2 y 
22 de Abril y 11 de Junio de 1701 confirmatorios de dicho Decreto, y declaró Su Santidad en cuanto 
á la la duda propuesta que fué sobre que se declarase que casos eran comprendidos en él citado 
breve de Pió IV en las palabras « en cualquier, ó cualesquier grados de consanguinidad y afinidad no 
« prohibidos de derecho Divino ú de otra manera conjuntos » y cuales eceptuados; ser escluido tan 
solamente el primer grado de afinidad y consanguinidad. Ed cuanto á la 2a duda que fue sobre si las 
dichas palabras « ú de otra manera conjuntos » iniportan la facultad de dispensar el impedimento de 
parentesco espiritual. Declara Su Santidad afirmativamente. En cuanto á la 3a duda sobre si bajo el 
nombre de Indios Neóphitos se comprenden tan solamente los Indios nuevamente convertidos, ó tam- 
bién los que son originarios por todas sus lineas, ó los que por una parte tan solamente traen origen 
de ellos vulgarmente llamados Quarterones, y si se comprenden los que traen la octava parte de 
bisabuelo ó bisabuela de uno ó de otro ú de entrambos, llamados vulgarmente Puchueles. Declaró su 
Santidad no comprenderse los Quarterones y mucho menos los Puchueles. Y en cuanto á la 4a duda 
sobre si la facultad dicha de Pió IV fué concedida perpetuamente ó por tiempo limitado. Declara su 
Santidad no necesitarse de declaración: vistas las palabras claras de la santa memoria de Alejan- 
dro VIII que dicen valgan las presentes por veinte anos, desde «el fin de los otros veinte. Y en con- 
templación de que los matrimonios que se habían contraido, asi por los Religiosos de la Compania de 
Jesús como por los Ordinarios, en fuerza de dichas facultades habian sido nulos, ó ya por haberse 
dado las dispensaciones fuera del tiempo de las concesiones, ó ya por haber sido incluidos los llama- 
dos Puchueles ó Quarterones debajo de la palabra de los Indios ^ebphiios de motu propio y deple^ 
nitud de la Autoridad Pontificia, la Santidad de Clemente XI revalidó y subsanó aradice dichos 
matrimonios y restableció que sus efectos fuesen siempre lejitinos, firmes y eficaces y concede, asi á 
dichos Religiosos, como á los Ordinarios, la prórroga de las citadas licencias y facultades de dis- 
pensar á los Indios Neóphitos en la forma referida á los Religiosos de la Compania de Jesús, donde 
no hubiese Prelados Ordinarios, y que estos distasen mas de dos Dietas, en arabos Fueros, judicial 
y de la conciencia, gratis, y á los Ordinarios de la misma suerte, donde no hubiese Religiosos de la 
Compania de Jesús que cómodamente pudiesen ser habidos, gratis, y en ambos fueros; y que en los 
lugares donde se hallasen los Ordinarios ó no hubiese la distancia de mas de las dos Dietas y huviese 
Jesuitas ó que cómodamente puedan ser habidos, dispensen los Ordinarios, con el parecer de ellos, 
como asesores suyos ; y se les concede también facultad de absolver en ambos fueros, á los que en 
dichos grados prohibidos hayan contraído matrimonio sabidamente, de los excesos y escomuniones y 
demás censuras y penas eclesiásticas, y de declarar por lejitimos los hijos que hubiesen de tales 
matrimonios, y que asi dichos Ordinarios, como Religiosos de la Compania guardando dicha limita- 
ción y circunslancias de los lugares, se les concede facultad de dispensar con los Neóphitos en el 
ler grado y recta linea de afinidad, resultante de copula ilícita, para que puedan entre si contraher 
matrimonio, ó quedar en el ya sabidamente conlrahido, y esto tan solamente en los ocultos y en el fuero 
'de la conciencia por urgentes y justa causas : y que á estos en la misma forma en el fuero de la con- 
ciencia, tan solamente, los puedan absolver de las censuras y penas eclesiásticas : y á dichos 
Ordinarios, en los lugares donde no hubiesen Misioneros que tengan estas facultades de dispensar, 
juntamente seles concede licencia para subrogar en su lugar otros Presbíteros idóneos y aprobados 
por si para que puedan ejercitar dichas dispensaciones. Y habiendo visto los citados tres Breves y 
declaraciones de la Santidad de Clemente XI en el dicho mi Consejo de las Indias, con lo que dejó y 
pidió mi Fiscal de él. Hé tenido por bien darles el paso y remitirlos generalmente á esos mis Reinos y 
Señoríos por transumptos en uno y otro idioma latino y castellano, quedando sus originales en los 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PUCHÜELES. d6i 

archivos de dicho mi consejo de las Indias, como asi mismo el de olro Breve de la Santidad de Ino- 
cencio XII de 3 de Mayo de 1698 que dala forma do recibirse en esos mis Reinos las informaciones 
de libertad para conlraher los matrimonios, y en que se dispone que los Ordinarios prevengan en 
las distancias, de mas de dos Dietas Vicarios Foráneos ú otras personas que mejor les pareciese, para 
que ante estos se hagan dichas imformaciones, y que no tengan necesidad los contrayentes de ocurrir 
á las Audiencias Episcopales, y mandar (como lo hago) á mis Virreyes del Perú y Nueva España, Pre- 
sidentes, Audiencias y Gobernadores de aquellas Provincias: y ruego y encargo á los Arzobispos y Obis- 
pos de las Iglesias Metropolitanas y Catedrales de ellas, hagan se observen y guárdenlos Breves 
referiios, en todo y por todo, como en ellos se contiene, y que me avisen de su recibo en la primera 
oca^ion que se ofrezca. — Fecha en Madrid á 31 de Enero de 1703. — Yo el Rey. 
Cedulario de la Audiencia de Quito, tom. 5, pag. 43. 

DECLARACIONES PARA CONFERIR EL BAUTISMO A LOS NEÓFITOS. 
Sobre los misterios que ha de creer el adulto para bautizarse. 

Preguntó el obispo de Quebecá la Congregación del Santo Oficio : í^ Utrum, antequam adulto con- 
« feralur baptisma, minisler lencatur ei explicare omnia Fidei nostrae mysteria, praeserlim si est 
u moribundus, quia hoc pcrturbaret mentem illius; an non suííiceret, si moribundus promilteret, 
« fore, ut ubi e morbo convalesceret, instrucndum se curel, ut in praxim redigat, quod ei praescrip- 
« lum fuerit? Rcspondelur, non suílicere promissionem ; sed Missionarium teñen adulto etiam mori- 
u hundo, qui incapaxomníno non sit, explicare mysteria íldei, quse sunt necessitale medií, ut sunl 
« preecipue mysteria Triniíatis et Incarnalionis. 3 Maii 1703. » Hállase en las Letras de Benedicto 
XIV que empiezan Postremo 28 de Febrero de 17i7, n* 41. 

Sobre el Bautismo de los niños contra la voluntad de sus padres. 

Expuso el Obispo de Quebec en la misma ocasión que en sus Misiones se hallaban algunos barbaros, 
los cuales aunque bautizados, no daban señal alguna de religión. Estos sin embargo, dice, tienen la 
costumbre de presentar sus hijos á los Cristianos para que los bauticen, pero los tales hijos luego que 
llegan á la edad viril, aborrecen la santidad de nuestra religión ensenados asi por sus padres. Por lo 
cual preguntaba, si á)os tales infantes se les podría administrar el bautismo ? La Congregación del 
Santo Oficio en 3 de Mayo de 1703 respondió, « non licere, si sint filii infidelium, et in poteslate 
« eorum relinquendi ; secluso lamen mortis imminenlis periculo. Licere vero, si sint filii barbarorum 
« baptizalorum; curandum lamen per Missionarios, ac per ipsosmet eorum parentes, utcum ad annos 
a discretionis pervenerint, a se vel ab alus inslruantur prseserlini in illis regionibus, si non praevi- 
« deatur in promptu ad futuros Ministros evangélicos, qui in hoc parentum commode supplere possint 
« defectum. » El mismo Benedicto XIV ibid. n<* 23. 

Si se podra bautizar cuando la madre es cristiana y el padre inüel? 
Responde Benedicto XIV ibid. « Quamvis matcr íilios sui juris non habcal, lamen ad Chrisli fidem 
« si accedat, et infantem olícrat baplizandum, tamctsi pater Hebraeus rcclamel, eum nihilominus aqua 
« baplismalis abtuendum. Ha cum catileris A/orius quaes. 3 ubi de communi fidei bono agiiur, nulla 
« habenda est ratiopalrise potostalis, quam legcs etjura Romana sanxerunt; et propterea mnter fide- 
t< lis, quamvis ei jus civile pairiam potestatcm non tribual, jus habet ad Baptismum ülium offerendi » 
ibid. n** 16. 

Si se podra bautizar cuando el padre es crisliano y la madre infiel? 

Responde el mismo Benedicto ibid. « Si pater christianse militise nomen daret, iuberetque infantem 
TOM. I. 20 



162 TRATADO 2« SECCIÓN SÉPTIMA. 

« niium baptizan, eum quidem, vel matre Hebraea dissenlienle, baptizandum esse, quum filius non sub 
<t matris, sed sub patris potestate sit habendus. w n° 15. 

Si se podra bautizar cuando el abuelo paterno quiero y los padres se oponen ? 

Responde el mismo Papa Benedicto. « Quod si pro certo habeatur, parentum volunlatera esse 
« infantium baptismali necessariam, quoniam sub appellalionc parentum locum quoque habetpaternus 
u avus, ut observatur líi \, justa iníerpretatione 201.... Hinc necessario sequitur, ut si avus paternus 
t< catholicam fidem amplexus sit, ac nepolem ferat ad sacri lavacri fontem, quamvis mortuo jam patre, 
« mater Hebraa repugnet, tamen infans sit absque dubio baptizandus. Non desunt alia judicata, quo- 
« rum vi avus ad fidem conversus prteferri debet, non solum si mater, sed eliam si pater dissentiat, 
'( et quamvis ambo pariter protestentur sese filii baptismali non assentiri, nt videri potest in cil. disc. 
« 977 Oratiani : cum prajter favorem religionis, qui maximi habendus est, argumenti locum etiam 
« esse debeat Text, in Can, Patrem 32, 9. 3, ubi in neptis nupliis, avi sentenlia patris judicio anto- 
« ponitur, cum avus liber, pater aulem servus cxislit, ibid. n^ 17. 

Que se hará, cuando el Padre infiel se ofrece á si mismo para el Bautismo con sus hijos y su 
mujer y después se arrepiente y retracta el ofrecimiento ? 

Si se podran bautizar los hijos y la mujer contra su voluntad? 

Responde el mismo Papa Benedicto, ibid. « Id Mantuse evenit, ubi Hebraeus quídam... id rei gessit. 
c< Dúos habebat infantes liberes, totidemque pueros atque uxorem-cumque deinceps ad Christi fidem 
« accederé recusasset... res ad examen deducta est in Congregatione S. Officii ác Ponlifex die 
K 24 Septombris anni 1699, statuil ea fieri quae sequuntur : » SancHssimus, audüis votis Eminentissi- 
t< morum^ decrevit, quod dúo filii infantes, aller scilicet triennts, alter quinquennis bapiizentur. Alii, 
« 7iempe filius octo annorum et filia duodedm^ colloceniur in domo catechumenorum^ si ea Manluce adsit, 
« íí?i minuSf apud piam honestamque personam, ad efjeclum explorandi ipsorum voluntatem, cosque 
« i7isíruendi. Uxoris quoque in loco a filiis sepáralo explorelur voluntas, Patr envero y el maritumrespec- 
« tive^ qui a proposito suscipiendce fidói Chrisíianoe recessity non esse cogendum, sed contra eum possepro- 
« cedij prout de jure, ídem ferme accidiL Augustge Taurinorum, ubi cum Hebreeus quídam Religionom 
<( cathoFicam amplecti nollet, postquam id se facturum promiserat,cumqueinstaret, filióla, quambap- 
« lizandam obtulerat, ideoque a matre Hebraea jam ablalam Christianee nutrici lactandam dederal, ut 
« in poteslatem rediret suam ; Congregalionis Sancti Oílíicíi auclorilate Romee sancilum fuit, ut pucl- 
« lula Chrislianos penes esset, et ad sacrum regeneratíonis Fontem elevaretur,.. Hoc autem pruden- 
H ter statulum est, ne scilícei parentes Hebr&eí, quibuscumsumma sequitate apudChrístianos agitur, eo 
« impudenliee deveníant, ut et nos et Ecclesiam audeant írridere. » — Ibid., n. 18. 

Si sera válido el Bautismo sin la voluntad de los Padres? 
Con quien se ha de educar el nifío bautizado sin la voluntad de los padres ? 
Cuantos testigos bastan para las pruebas del Bautismo conferido al infante ? 
Que pena tiene el que bautiza sin lá voluntad de los padres ? 

A estas dudas respondió la Sagrado Congregación del Santo Oficio, habita die 30 Martii 1638. — 
« Circa baptismum dalum párvula; puellee annorum Irium circiter filiae Hebrseorum a Faustina chri- 
(( sliana invítís parenlibus, Eminentissimi Domini censuerunt parvulam puellam esse vera baptizatam, 
« concurrente materia forma et intentione ; Baptismum pro barí único leste ; el quamvis filii Hebraeo- 
« rum non possint invitis parenlibus baptizari, si tamen de fado bapiizentur, valere Baptismum et 
u oharacterem imprimí, et flliam baptizalam penes Chrislianos alendam ; mulíerem baptízantem acriter 



DECLARACIONES SOBRE NEÓFITOS CUARTERONES Y PUCHüELES. 163 

« moriendam, ut in posterum caveat a similibus; notificandum vero populo, non licere invitis paren- 
« tibus filios Hebrseopum baptizare, quia licet finis sit bonus, media non sunt licita, praeserlim 
« stanle Bulla Julii III imponente poenam raille ducatorum et suspensionem baplizantibus filios 
« Hehraeorum invitis parenlibus. » — Ibid, 

Sobre el mismo objeto se dio otra Resolución en 3 de Marzo de 1643. — « Quaeritur an infantulus 
« fllius Judsei a nutrice Chrisliana baplizatus, inscio paire Hebrgeo» sit veré baptizatus, et hujusmodi 
« baptismate teneatur, et apud quem debeat infantalus educari ? Respondetur, infantulum esse veré 
« baptizatura, Baptismumque esse validum, eumderaque educandum penes Christianos, a quibus 
« instruatur, et cum pervenerit ad usura ratioois, posse cogi ad perseverantiam in Fide Calholica» 
« eidemque providendum a patre, si habp.at, in bonis, sin minus in necessariis ad minus ad susten- 
te talionem. » En las mismas Letras Postremo^ n. 27. 

Si se puede bautizar á algún adulto sin su voluntad ? 

Yque edad le basta al adulto para bautizarse sin la voluntad de los padres? 

« Die 16 Julii 1639 Sacra Congregalio Concilii respondit, filios Judaeorum non esse invitis páren- 
te tibus baplizandos, doñee perveniant ad astatera legitimara; et tune si ipsi cónsenliant : aetatem 
« vero legitimam regulariter censeri completo septennio. » — Ibid., n. 32. 

Que voluntad se requiere en el adulto para la validez del Bautismo ? 

Si basta que el bautizando no repugne con voluntad contraria ? 

Si á los adultos dementes se les puede administrar el Bautismo? 

Responde el mismo Benedicto XIV en dichas Letras Postremo, n. 48, con la Decretal de Inno- 
cencio III. « Tune characterem sacramentalis imprimit operatto, cum obkem contraríes yoluntatis non 
t< invenü obsistentem. Ubi sentiré videtur (Ponlifex) Baptismo satis esse recipienti voluntatem non 
« inesse contrariara. At enim vero animadvertatur necesse est, Pontificem Innocenlium responderé 
« quaestioni : utrum ámenles baptizan absque consensu possint? Ac decernere hoc licere, eorum si 
a consensus adfuerit furori praevJus, secus vero, sí nullus dementiara consensus prsecesserit ac vo- 
te lunlas. Itaque Pontificis postea asserentis sacramento imprimí characterem, quaiido non invenü oM- 
« cem contrarUe voluntatis, nemo non videt, hanc mentem esse, Baptismatis haberi effectum, quando 
t< quis vel in actu assensum prsebeat, vel jam ante praebuerit. Quod si Ponlifex ea in sententia fuisset, 
t< suscipiendo baplismati satis esse voluntatem non obsistentem, utique non decrevisset, ut revera 
« statuit, in amentibus voluntatem necessario requiri antecedentem. » 

Si sera válido el Bautismo recibido por terror? 
Si sera válido recibido con repugnancia ? 

Responde asi el mismo Benedicto en el n. 43 : « Demum si Baptismus violenter, atque animo 
te palam contrario suscipiatur, supradictus Pontifex Innocentius III eaúem in DecreM, Majores de 
te Baptismo dislinctíone utendum judicat. Elenim eos qui minis ac terrore corrcpti, violentiae cedunt, 
et Baptismum,. ut sibi consulant, suscipientes, ab iis distinguit, quibus vi etiam illata, contradicentibus 
tt palam et reluctantibus, hoc Sacraraentum per vira confertur. Decernit autem in primo casu, non in 
(t secundo, Baptismatis imprimí characterem. Is qui terroribus atque suppliciis vehemeníer attrahitur 
tt ne detrimeníum incurrat, Bapíismi suscipit sacramentum^ sicut et is qui ficte ad Baptismum accedit 
(t characterem suscipit Christianitatis impressum, etc.; Ule vero qui nunquam conseníit^ sed peniius con- 
te tradicity nec rem^ nec characterem suscipit Sacramenti, quia plus est expressecontradicere, quam mxnime 
tt consentiré : sicut nec Ule notam alicujus reatas incurrit, qui contraMcens penitus et reclamans thurifi' 
tt care Idolis cogilur violenter, » 

Que se hará cuando el bautizado niega que tuvo intención suficiente ? 



16^ TRATADO So SECCIÓN OCTAVA. 

Sobre esta cuestión advierte el mismo Papa la cautela con que se ha de proceder en el examen y 
dice asi : « Examen porro si haberi debeat de adulii proposito aut volúntate, cum baptismum acce- 
« pit, isprofccló esl anleceeleros audiendus el interrogandus ; cavendum tamen ne inconsulto fldes 
(f eidem illico habeatur, ubi responderit se baplizalum non libere, sed invito. Fieri enim potest (neo 
« <;asu8 hic sane metaptiysicus est) ut ipso in actu inlenlionem habuerit sufílcientcm, diabolicis deinde 
« stimulis incilalus et victus ad vomitum rediturus mendacium proferat, et de intentiono interrógalas, 

« nigrum pro albo, ut inquiunt, reprsesentet Quid judexcautuset prudens? Clamores aspernetur, 

M respuat jusjurandum, nisi hoc idem comprobent adjuncla plurima, circumslantise antecedentes, 
« concomitantes et subsequenles, el esequidem momenli sint ineluclabilis el inconcussi. Hac prefecto 
« ralione, hoc examine, hac diligenlia opus est, ubi adultus post Baptismum, aut intentionem sibi 
« fuisse pernegat, aut non idoneam minimeque sufficientem extitisse contendit, n. 50. 
Que se hará en la duda si tuvo intención ó no ? 

« Si autem res in dubio sit nec intelligi possit an defuerit intentio, an sufllciens adfuerit, necne, 
« adultus tune relinendus baplizandusque sub conditiono : S. Thomas 3p. q. 68, art. 7... ila res- 
« pondet : Bicendum ergo quod si in adulto deesset iníeníiosuscipiendi sacrameníam^ esset rebaptizandus ; 
« si tamen hoc non conslaret, esset dicendum, si non es baptizatus, ego te baptizo, n. 51. 

Que se harSi, cuando claramente consta que no tuvo intención ? 

« Quod si nuUa sit reliqua dubilatio, planeque constet hac luceclaríiis adulto baptismum accipienti 
« nullam prorsus fuisse voluntatem aut intentionem, nihil reslal aliud, quam eumdem et hortari et 
« admonere, ut rite id facial, quod jam irrito fecit, et recipiat absoluta et libere Sacramenlum ; ac si 
(( obstínate repugnet, tum nihil superest, nisi ul remiltatur. Ibid. 



SECCIÓN OCTAVA. 

PRIVILEGIOS CURIALES, SUMARIOS ANTIGUOS. PRIVILEGIOS CADUCOS. 

CURIALES Y CIVILES. 

1. Los pleitos de los Indios deben agitarse breve y sumariamente, evitando los trámites del 
derecho como lo previene el concilio de Lima, confiando el negocio, h> la prudencia y reflexión de 
los jueces eclesiásticos. 

2. Los Indios por disposición déla ley 12 titulo I® libro 7, de la recopilación de Indias están 
relevados de la fianza de calumnia por sus delaciones 6 acusaciones contra cualesquiera 
personas. 

3. También tienen privilegio por leyes y reales cédulas de no pagar espórtulas 6 derechos de 
actuaciones en sus negocios de cualquier especie, ya sean civiles ya criminales, debiendo todas 
las diligencias practicarse de oficios, si los litigantes son indios particulares; pero si soncomu- 
nid ades ó caciques pagaran la mitad de lo que montaren los derechos según el arancel, con- 
forme á la ley 25, titulo 8, libro 5® de la recopilación de Indias. 



PRIVILEGIOS CURIALES — SUMARIOS ANTIGUOS. — PRIVILEGIOS CADUCOS. 165 

suma.rio de los privilegios de los indios según se encüentr.\ en el honcilio 

límense. 

Privilegia Indis per Pontífices Eomanes coucessa, et ex Decreto sacri Goncilii Provincialis 
huc inserenda. 

Privilegia índoram, quse híc sequuntur, ego in Acfcis reperi cum Decreto sacri Concilü, quo jubentur ad 
Catechismi calcem collocari; quapropter, ne huic partí deesse videremur, eadem, quanquam partim nunc extra 
usum, quianon perpetua, sedex ea parte temporánea fuerunt, omnia prodacere, adiuncto decreto ipso, visum est. 
(Hdcusque loquitur Haroldus.) 

De observatione festorum. Paulus III. — Quod Indi non sint obligati ad alia festa colenda, 
quam ad ea, quse nuraerantur superius. Act. 4. Concilü Provincialis prsecedentis, cap. 9, ex 
Concilio Limano 2, sess. 3, cap. 90. 

De jejuniis. Paulus III. — Ñeque ad jejunandum, prseterqnam in diebus veneris Quadra- 
gesirnte, Sabbatho sancto et vigilia Nativitatis Domini ex Concil. Liman. 2, cap. 91. 

Permittit etiam ipsis in Quadragesima et alus diebus jejunii comedero omnis generiscibos 
concessos illis qui habent Bullam Cruciatse. Concil. Lim. 2, sess. 3, cap. 9. 

De gradibus consangüinitatis. Paulus III. — Concedit hujus novi Orbis Indis, ut intra ter- 
tium et quartum consangüinitatis gradum possint contrahere matrimonia. Concil. Lim. 2, 
sess. 3, cap. 69, et ex Manuali Mexicano fol. 34 

Dispensatio in iisdem. Geegorius XIII. — Concedit cum Indis dispensari posse ad ineundas 
nuptias intra quoscumque gradus non prohibitos jure divino. Et si jam contraxerint, quum id 
scienter et prsevia irapedimenti notitia fecerint, ut denuo contrahant ejusmodi matrimonium, 
illa dispensatio in foro exteriori fieri debet authoritate Ordinarii et unius e Societate Jesu. Et 
hoc privilegium valebat usque ad annum 1597 .Et in foro interiori sufficit facultas unius ex dicta 
Societate, et est privilegium perpetuum. Ex literis apostolicis anni 1577, die 17 juliidatis. 

QuiE uxor EX PLURiBUSRETiNENDA. PiüS V.— Coucedit, quod Indi ad fidem conversi, qui in 
sua infidelitate plures habebant uxores, eam pro legitima retineant, et cum ea contrahant, 
quse simul cum ipsis ad fidem conversa et baptizata fuerit, quamvis non fuerit prima uxor 
earumadhucviventium, quas in infidelitate duxerint, et quod ejusmodi matrimonium absque 
ullo scrupulo habeatur pro legitimo. Ex litt. Apost. 1571,die2 Augusti. InArchivio Ecclesise 
Civitatis Regum. 

De temporibüs nuptiarüm. Pius IJ, — Ad instantiam Regís Catholici concedit Indis, ut 
quocumque anni tempore velari possint, et nuptialem benedictionem accipere, dummodo solem- 
nispompse apparatum illis temporibüs non exhibuerint, in quibus prohibitíe sunt ejusmodi 
velationes. Valet ad annos vigin'ti quinqué, id est, usque ad diem 12. Aug. anni 1587. Ex 
Manuali Mexicano foL 7 et litt. Apost. in fine summse Sacrament. Barthol. Ledesm». 

Absolutio casuüm Pontifici réservatorum. Paulus III.— Quod Indi peripsorumParochos, 
vel eos quiipsorum curam agunt, possint absolví ab ómnibus casibus etiam Summo Pontifici 
reservatis, etiam in Bulla Coenaj Domini contentis, imposita eis poenitentia salutari. Ex Ma- 
nual. Mexic. fol. 134. 

Libertas ab interütcto. Pius IV. — Ad instantiam Regis Catholici concedit Indis, ne 
teneantur ullum interdictum servare, nisi ipsi dederint ei causara, vel specialiter interdicti 
sint. Valet per annos triginta, hoc est, usque ad 12. Aug. Anno 1592. Ex Concil. Lim. 2, 
ses.3, cap. 92, et Manual. Mex. fol. 138. 



166 TRATADO 2° SECCIÓN OCTAVA. 

Absolutio A RESERVATis Episcopo. Concil. Limense III. — Ex Indulto Concilii Provincia- 
lis Civitatis Regum conceditur ómnibus Farochis et Gonfessariis Indorum, ut eos absolvere 
possint ab ómnibus casibus Episcopis reservatis. Ex Conc. Lim. 3, Act. 2, cap, 17. 

Indulgentí^ sine p^íevia coN'FEsaiONE. Prus IV. — Ad instantiam Kegis Catholici con- 
cedit Indis, ut possint luciari indulgentias et jubilaea, quaí requirunt confessionem, commii- 
nionem et jejunium, dummodo servato jejunio, si non habent copiam confessarii, saltem 
conterantur ciim firmo proposito confitendi quam primum poterunt, vel ad minas intra unum 
mensem. Ex Concil. Lim. 2, sess. 3, cap. 94 et Manuali Mexicano fol. 182. 

UscTS BALSAMi JNDici iN CHRisMATE. Píus V. — Concedit Bpiscopis Indiarum, ut ad conü- 
ciendum sacrum Chrisma possint uti liquore quem ibi vocant Balsamum, quam vis non sit 
verum balsamum. Ex Authentico dato primo Episcopo Tucumanen. ex Archivio Ecclesi» 
Civitatis üegum. 

DisPENSATio iN NUMERO ministrorum: ohrismatis. Pius IV, — Ad instantiam Eegis Catholici 
id ipsum de balsamo conceditur, quod per Breve Pii V concessum dicitur. Et ulterius, quod 
Chrisma consecrari possit cum numero ministrorum qui reperitur, quam vis non sint tot, quot 
jura requirant. Ex litt. Apost. in fine summse Sacram. Barthol. Ledesmse. 

DispENSATio irregülaritatum. Pius V. — Concedifc Indiarum Episcopis, ut cum quibusvis, 
personis in Indiis existentibus dispensent in irregularitate ex quocumque délicto contracta, 
dummodo non faerit ex homicidio voluntario extra bellum commisso, vel simonía; ita, ut qui 
sic ab ejusraodi delictis absoluti fuerint, et in irregularitatibus dispensati, teneantur implere 
poenitentiam per Confessarium ab Ordinario approbatum ipsis imponendam. Et si eam non 
compleverint, ejusmodi absolutio et dispensatio, quoad forum conscientise, sit nulla, et nuUius 
effectus. Ex litt. Apost. Anni 1571, die 4 Augusti in Archivio Ecclesise Civitatis Regum. 

Dispensatio illegitimordm ad ordines. Gregorius XIII. — Concedit, quod fiiii illegitimi 
Hispanorum et Indarum, vel Hispanarum, qui in Indiis vivunt, possint initiari ómnibus ordi- 
nibus, et excipere confessiones, etprsedicare verbum Dei; modo bene,calleant linguam Indorum, 
et habeant qualitates per Concilium Tridentinum proscriptas. Circa quse onerantur Episco- 
porum conscientiae ; non obstante defectu natalium, vel alio quocumque defectu, qui non sit 
homicidii voluntarü, vel bigamise. Ex Ht. Apost. datis 25 januarii 1576. 

DECRETUM CONCILII. 

Die 14 mensis Octobris anno 1583 : in Concilio Provinciali celebrato in hac Civitate Eegum 
hoc summarium Privilegiorum et facultatum Indorum, et Prsesulum Indiarum prsesentatum 
fuit : eoque per sacrum Concilium viso, decrevit et jussit, ut adjungeretur Catechismo, ad hoc, 
ut Parochi caeterseque personse ad quas pertinet, habeant notitiam eorumdem Privilegiorum et 
facultatum, illisque gaudeant in forma etmodo, quibus per sanctam Sedem Apostolicam ordi- 
natum est et ita jusserunt et subscripserunt. Turribius Archiepiscopus Regum. •— Episcopus 
Platen. — Fr. Alfons. Episc del Rio de la Plata. - Haraldo Lima Limata, pag. 111. 

NOTA. 

Acerca de este Sumario hay que notar que el privilegio que se menciona concedido por Gregorio XIII, es el 
mismo que se renovó por la compañía de Jesús de 20 en yO años, y que después de suprimida, uo se renovó mas. 

Lo mismo suede con el de Pió IV citado en este sumario para que los Indios se pudiesen velar sin pompa en 
los tiempos prohibidos por la Iglesia. Este privilegio se concedió por 25 años y ee acabó en 12 de Agosto de 1587, 
el cual no se encuentra renovado. Véase el breve abajo. 



PRIVILEGIOS CURIALES. - SUMARIOS ANTIGUOS - PRIVILEGIOS CADUCOS. 107 

SUMARIO DE LOS PRIVILEGIOS DE INDIAS SEGÚN EL P. ALLOZA 1660. 

4. Por la Bula de Paulo III pueden los indios comer huevos y lacticinios en Cuaresma sin la Bula 
de la Cruzada. 

2. Por la misma Bula pueden los Indios contraer matrimonio dentro del 3° y 4° grado de 
consanguinidad y afinidad : y para el uso de este indulto no es menester recurrir al Ordinario. 

3. Por Bula de Gregorio XIII se concede facultad lanto en el fuero interno, como en en el externo 
para dispensar á los Indios en cualesquiei-a grados no prohibidos por derecho divino para contraer 
matrimonio, ó para revalidarle si ya le hubiesen contraído, aunque fuese á sabiendas y con malicia. 
Pero esta facultad en el fuero externo se dehe practicar con licencia del Ordinario y con asistencia de 
uno de la Compania de Jesús. 

Nota : Las facultades dichas vinieron de Pió Cuarto y las confirma Gregorio XIII. Pero en el fuero externo 
éste privilegio caducó por no haberse revalidado las vicenales. 

4. La sobredicha facultad en el fuero interior es perpetua (para los Misioneros S. J.) y en el 
fuero externo ha sido confirmada por Urbano VIII excepto el primer grado y en ausencia del ordina- 
rio. La distancia de G6 leguas fue restringida por Gregorio XIV á 23 que son dos dietas. 

Nota : La facultad perpetua en el fuero interno fue confirmada por Benedicto XIV y la distancia se fijó en 
doscientas millas por el mismo Benedicto que equivalen á 66 legas y algo mas. 

5. Este privilegio en el fuero externo fue confirmado por Gregorio XIV y duró hasta el ano 1614 
y fue confirmado por Urbano Octavo por otros 20 anos. 

Nota : Después de Gregorio XIV fueron prorógadas estas facultades llamadas vicenales por Paulo V en 16 de 
Mayo de 1614, después por Urbano Octavo en 15 de Setiembre de 1629 después, por Inocencio X en 1<* de 
Marzo de 1649 etc. 

6. Por Breve de Pió V se concede á los Neófitos recien convertidos que puedan contraer matri- 
monio con la mujer que tuvieron en la infidelidad» si esta se convierte á la fé, aunque no sea la pri- 
mera. — Esta vigente v. « Romauus Pontifex» supra. 

7. Por las Letras de Paulo Tercero pueden ser absueltoslos Indios de todos los reservados Papales 
aun de lo s contenidos en la Bula de la Cena. Pero esta facultad se ha de comunicar por medio del 
Obispo. La misma gracia concedió Gregorio XIII acerca de la herejia mista de interna y externa. 

Nota : Están vigentes estas Letras, pero se necesita declaración de la Santa Sede después de la Bula Aposto- 
licsB Sedis 10 de O.tubre de 1869. 

8. Por Decreto del Concilio Límense se concede á todos los Párrocos y confesores de Indios, qne 
puedan absolverles de todas las censuras y reservados Papales y Episcopales. El Obispo podra sin 
embargo quitar ó reservar esta facultad cuando lo juzgare conveniente. 

Nota : Esta disposición del Concilio Límense necesita renovarse en el Arzobispado de Quito, donde se hallan 
sin valor los Decretos Limenses, por el Concilio primero Quítense. Lo mismo digo de otros Arzobispados donde 
no se hallen vij entes. 

9. Por Breve de Pió Cuarto se concede á los Indios que puedan ganar las Indulgentias y Jubileos 
que requieren confesión, comunión y ayuno, con solo cumplir con el ayuno, cuando no tienen copia 
de confesor, con tal que estén contritos y tengan intención de confesarse en el tiempo oportuno ó á 
lo menos dentro de un mes. 

Nota : Estas Letras no se han encontrado, pero se hallaban vijentes cuando escribió este autor, aaaber, cien 
afios después de Pió Cuarto. Hay sin embargo otros Breves á este proposito insertos arriba. 

10. Por concesión de S. Pió V pueden los Obispos de Indias usar del balsamo indigena para con- 
sagrar el Santo Crisma. Está vijento : véanse los privilegios de los Obispos. 



168 TRATADO 2o SECCIÓN OCTAVA. 

H. Lo mismo habia ya concedido Pió Cuarto, añadiendo, que los Obispos podian consagrar el 
Sanio Crisma, sin el numero de Ministros prescrito por el derecho. 

1 2, Por Breve de S. Pió V se concede á los Obispos.de Indias que puedan dispensar á cuales- 
quiera personas de la irregularidad conlraida por cualquier delito, excepto el homicidio voluntarlo 
fuera de guerra y la simonía, cumpliendo la penitencia impuesta, y de otra suerte sea nula la 
dispensa. 

Nota : También se pueden dispensar las irregularidades de defecto. Véanse los privilegios de los Obispos. 

13. Por Br.eve de Clemente Octavo pueden todos los presbíteros asi seculares, como regulares 
usar del Santo Oleo, aunque sea de cuatro anos, si la distancia del lugar, donde se consagra, fuere 
de 60 millas que hacen 20 leguas : y este privilegio es perpetuo. 

Nota : No se han encontrado estas Letras, pero está muy comprobado este privilegio, pues dice el P. Alloza 
que el Breve se encuentra en la Iglesia de Lima. Sin embargo no parece prudente hacer uso de él donde hay 



14. Por Breve de Urbano Octavo se concede á los Indios y Etiopes que moran en el nuevo orbe el 
indulto de cumplir con el precepto Pascual desde el principio de la Cuaresma hasta la octava del 
Corpus. — Está vijente V. supra. 

15. Los privilegios de los Indios no están revocados por la Cruzada, ni han menester de ella para 
gozarlos. 

Nota : Escribió el P. Alloza este Sumario por los afios de 1663. 

PRIVILEGIOS QUE HAN CADUCADO PARA LOS INDIOS. 

Se concede á los Indios recibir la bendición nupcial en cualquier tiempo del ano sin estré- 
pito ni fiesta. 

Pius Papa IV. — Ad futuram rei memoriam. 

Etsi Sedes Apostólica Sanctorum Patrum regulas quae Ecclesiasticam disciplinam respi- 
ciunt, ubique gentium, quantum sibi ex alto permittitur, jugiter asserere dignoscatur ; 
aliquando tamen in hac, vel necessitate cogente, vel alia rationabili causa suadente, príesertim 
dum id Catholicorum Eegum vota exposcunt, mérito remissiorem esse non recusat. Sane 
charissimus in Christo filius noster Philippus, Hispaniarum Rex Cí^tholicus, Nobis nuper 
exponi fecit, quod in occidentalibus Oceani maris Indiis ditioni suse subjectis, quarum innu- 
merabiles populi Dei misericordia catholicam fidem non ita pridem receperunt, rari sunt 
adhue presbyteri, qui tot populorum animarum curam exercere, et iUis Ecclesiastica sacra- 
menta temporibus opportunis, ut expediret, ministrare possint : unde propter sacerdotum 
absentiam Indi matrimonia inter se absque presbyteri ministerio et Ecclesiastica benedi- 
ctione nonnumquam contrahunt, ad quos tándem presbyteri, quibus officium provincias illas 
visitandi incumbit, etiam hia plerumque temporibus, quibus nuptiae ab Ecclesia sunt pro- 
hibitse, declinantes, illos, jam carnali copula citra presbyteri ministerium conjunctos, absque 
benedictione, aliave solemnitate Ecclesiastica matrimonialiter conjungunt. Cum autem sicut 
eadem expositio subjungebat, mos gentis illius non sit, nuptias suas festis aliisve prophanis 
spectaculis celebrare, ac propterea non magni referre videatur, si matrimonia sua, jure pro- 
hibitis temporibus, solemnizare permittatur ; Nos Sacerdotum penuriam, Neophytorumque 
praedictorura circa ritus ecclesiasticos ruditatem facile in prsemissis excusantes, ipsius 
Pbilippi Regis in hac parte supplicationibus inclinati, cum universis, et singülis utriusque 
sexus Indiis praedietis, ut deinceps ad annos viginti quinqué, a datis prsesentium compu- 
tandos, tam in Adventus Domini, Septuagésimas et Quadragesima?, quam alus anni tempo- 



PRIVILEGIOS CURIALES. — SUMARIOS ANTIGUOS. - PRIVILEGIOS CADUCOS. 169 

ribus, in quibus miptise fidelibus ab Ecclesia sunt prohibitse, matrimonia invicem alias rite 
contrahere, et in facie Ecclesise, citra tamen publicum festivse Isetitiae strepitum, solemnizare, 
benedictionemque Ecclesiasticam recipere : ac presbyteris, ut illam eis, temporibus hiijus- 
modi, impenderé, et nuptiis assistere libere et licite valeant, Apostólica auctoritate tenore 
prsesentium, de specialis dono gratise dispensamus, sibique pariter indulgemus. Nonobstan- 
tibus quibusvis, Apostolicis ac in provincialibus et synodalibus conciliis editis generalibus 
vel specialibus constitutionibus et ordinationibus, coeterisque contrariis quibuscumque. Et 
quia difficile foret prsesentes literas ad singula quaeque loca in quibus eis utendum erit, 
deferri, volumus, et príndicta auctoritate decernimüs, illorum transumptls et sigillo alicujus 
personas in dignitate Ecclesiastica constitutse munitis, eamdem prorsus fidem, etiam in judicio 
adhibendara esse, quae praesentibus adbiberetur, si forent exhibitae vel ostensae. Datura Komse 
apud Sanctum Marcum imb annulo Piscatoris die 12 Augusti 1563, Pontificatus nostri 
anno tertio. 

NOTA DE LOS FASTOS ORD. 103. 
Este privilegio concedido por 25 años se acabó en el año de 1587. Asi se halla citado en el Manual Mejicano. 
Por estas palabras de Morelli nos consta que dicho privilegio caducó concluido el termino de la primera 
concesión y que no se renovó de»pues, ni existia en templo de este Escritor. 

EXEMCION DE ENTREDICHO. 

En 1562, 12 de Agosto. Pió IV concedió á los Indígenas exemcion de todo Entredicho, con tal que 
no hubiesen dado causa para él, ó no se hallasen especialmente entredichos. Este privilegio se concedió 
pop 30 anos y estuvo vigente hasta 1592. Asi consta del Sumario de Privilegios aprobado por el 
Concilio Limense. Dice Fr. Juan Bautista, citado por Avendalio, que S. Pió V les concedió que 
pudiesen oir Misa en tiempo de Entredicho, pero puede ser que haya equivocación tomando á S. Pió V 
por Pío IV. Fastos Ord. 102. 

INDULGENCIA PLENARIA AL QUE CONVIERTE ALGÚN INFIEL. 

En 2 de Febrero 1663. Concedió el mismo Pió IV por 20 anos Indulgencia plenaria y Jubileo 
pleno á todos los que verdaderamente contritos y confesados, ó con proposito de confesarse á su 
tiempo, convirtiesen algún infiel de la Idolalria al culto del verdadero Dios, añadiendo alguna peni- 
tencia saludable según la prudencia de los confesores. Asi consta de Avendano Ihes, Ind. n. 488. 
Expiró este privilegio en 1583, pero se contiene otro semejante en la Bula u Animarum saluli » que 
también expiró con esta Bula en 1770. Fastos Ord. 106. 

INDULGENCIA PARA LOS INDIOS DEL PARAGUAY. 

En 16 de Mayo de 1716 Clemente XI concedió que todos los Indios convertidos por el cuidado de 
la Compañía de Jesús en el Paraguay, puedan ganar indulgencia plenaria cada mes, aplicable á las 
almas del Purgatorio. Y que esta concesión valga sin expedición de Breve consta por el testimonio 
del P. Oliverio que se hallaba en el archivo de Buenos Aires. Fue oráculo de viva voz, pero immune, 
por ser posterior á la revocación de Urbano Octavo. También sobrevive á la supresión de la misma 
Compañía, por ser en favor, no de los socios conversores, sino de los Indios convertidos. Fastos 
Ord. 488. 

HOSPITAL DE SANTA ANA EN FILIPINAS. 

En 8 de Noviembre de 1586 Sixto V concedió especiales gracias al dicho Hospital de Indios 
por 20 anos. Empieza « Universis » : está en Orig. Serap. p. 1353. 

TOM. I. 21 



170 TRATADO S^ SECCIÓN NONA. 

SECCIÓN NONA. 

DOCTRINA DE SANTO TORIBIO PARA EL RÉGIMEN DE LOS INDIOS. 

Aunque los Concilios y Sínodos de Lima no sean obligatorios ya en muchas Arquidiocesis de 
la America, como sucede en la de Quito, no se puede negar el gran mérito que tiene este 
cuerpo de doctrina que nos dejo Santo Toribio para el régimen de las Parroquias de los Indios, 
y mucho mas para las Misiones que se abren actualmente en el Maranon. Por todo lo cual y 
á fin de que no quede este tesoro escondido, me ha parecido conveniente sacar un extracto de 
todos los Cánones concernientes á los Indios, para que los tengan reunidos los que estubieren 
obligados á observarlos, y para que sirvan de dirección donde no obligaren. 

RESUMEN DE LOS CAÑONES DEL CONCILIO LÍMENSE ACERCA DE LOS INDÍGENAS. 

ACIÓN SEGUNDA. 

Debiendo saber lodo Cristiano adulto por precepto divino lo que toca á la sustancia de la religión 
Cristiana que profesa, como son los principales misterios de la Fé contenidos en el símbolo, los Man- 
damiendosque se han de guardar y los Sacramentos que cada uno debe recibir, y finalmente lo que 
se debe pedir y esperar de Dios según la Oración Dominical; lodos los Pastores y Ministros deben 
ser diligentes en ensenárselo á los fieles y principalmente á los rudos, como los Indios, Etiopes y 
niños, según la capacidad y oportunidad de cada uno, á fin de que no peligren sus almas por la perni- 
ciosa enfermedad de la ignorancia, como sucede á cada paso. Deben pues cuidarcon toda diligencia que 
todos aquellos ,que ni por la edad, ni la enfermedad eslan impedidos, aprendan de memoria los rudimentos 
de la doctrina Cristiana, parlicularmenle el símbolo de la Fé, la Oración Dominical, los Mandamientos 
del Decálogo y los Sacramentos de la Iglesia. Para llenar este deber, el Santo Sínodo, conformán- 
dose en esto con los Decretos de los anliguos Cánones, estrictamente manda, que ningún adulto sea 
admitido al Bautismo, sin saber de memoria á lo menos el Símbolo y la Oración Dominical : y que 
esto mismo se observe para la administración de la Penitencia y Confirmación, exceptuando el artí- 
culo de muerte, ó el impedimento de senectud muy avanzada, ó de enfermedad, ó de profunda estu- 
pidez, que se deja al juicio y conciencia de los Párrocos y Confesores. Y aun á estos que tienen impe- 
dimentos lan grandes y son incapaces de mayor enseñanza del catecismo, enséneseles al fin según su 
capacidad los primeros artículos déla Fé, asaber, que hay un Dios, Criador de todas las cosas, que 
premia á los buenos en la otra vida con la gloria eterna y castiga á los malos y rebeldes con los supli- 
cios eternos. Ademas, que este mismo Dios es el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo, tres personas 
ciertamente, pero un solo Dios verdadero, fuera del cual ningún otro es verdadero Dios. Pues los que 
adoran otras gentes fuera de la cristiana, no son dioses, sino mas bien demonios ó simulacros de los 
hombres. Ademas de esto, que el Hijo de Dios por redimir á los hombres, se hizo hombre de la Vir- 
gen María y que padeció y murió por nosotros y últimamente resucitó y reina para siempre : y que 
éste es Jesu-Cristo, Señor y Salvador nuestro. Finalmente que ninguno puede salvarse, si no creer en 
Tesu-Cristo, y haciendo penitencia de sus pecados, recibe sus Sacramentos, el Bautismo si es infiel, 
y la confesión sí hubiere pecado después del Bautismo. Y por ultimo prometa guardarlo que Dios 
manda y la Santa Iglesia, que en suma no es otra cosa que amar á Dios sobre todas las cosas y al 
Prójimo como á si mismo. Ibid. c. A 



DOCTRINA DE SANTO TORIBIO PARA EL RÉGIMEN DE LOS INDIOS. 171 

Que en las expediciones contra los Barbaros no vayan los Párrocos de Indios ni los Clérigos, cap. 7. 

Que se disuelvan los matrimonios de infieles entre hermanos, ib. c. 8. 

Que se veden los nombres de la gentilidad, y se conserven los apellidos, llevando los hijos el 
apellido del padre y las hijas el de la madre, ibid. c. 11. 

Para los Padrinos, conviene que el Onlinario nombre ciertas personas señaladas para los Bautis- 
mos etc. á fin de que no se multipliquen los parentescos, y que por ignorancia contraigan matrimonio 
con este impcdiinento, c. 9. 

Acerca del matrimonio contrahido en la gentilidad, si el cónyuge infiel dá esperanza fundada de con- 
vertirse, no pase á otras nupcias el cristiano, sino aguarde el ganar para Grislo á su cónyuge como 
lo dice el Cap. Quanto de Divort. Mas si el infiel difiere su conversión y no es pernicioso al Bau- 
tizado, ni le aparta de la fé, ni le induce á pecado mortal (pues si esto sucede, quieren los Cánones 
que necesariamente se separo, y le facultan para pasar á otras nupcias), debe el cónyuge fiel aguardar 
todavía un semestre, aconsejando entre tanto al infiel su conversión á la fé. Pero pasados los seis 
meses se le dejara en libertad, ya por el peligro de perversión, ya también ne celebs vivera cogatur, qui 
forsüan uritur. Quiere no obstante el Concilio, que pasado dicho semestre, se avise al Obispo para 
que declare libre al Bautizado : Y si no encontrare quizás peligro alguno en la cahabitacion, le mande 
aguardar, ó también cohabitar con el infiel, si conoce que asi conviene : según el consejo del Apóstol 
(si haec consentit... non dimiltat illam). Pues no es posible dar la misma ley para todos, cuando las 
circunstancias que ocurren suelen ser tan diversas, y los infieles no se pueden medir todos con la 
misma medida. Por eso se ha de consultar á la prudencia del Obispo, para no errar en cosa tan grave 
y dudosa, y cuando llegare el caso, resuelva él, según el citado Cap. Quanto de Divort, ^\\s\á, cap. 10. 

Para que los Indios no callen los pecados por vergüenza conviene darles confesores extraordinarios 
de cuando en cuando, ibid. lí>. 

Los Párrocos de Indios tienen facultad para absolver de reservados al Obispo ; pero éste puede 
restringirla cuando convenga, ibid. cap. 17. 

A los Indios se les debe administrar el Santo Viatico, c. 19. 

La Comunión Pascual no se ha de negar á los Indios, y los Párrocos se la deben dar y los deben 
invitar y preparar para ella. Mas no deben ser admitidos fácilmente á la sagrada mesa, cuando la 
torpeza de la embriaguez, del concubinato, y mucho mas si la superstición íes domina, y no tienen 
una fé firme para distinguir el pan celestial del profano, cap. 20. 

Aunque la Eucaristiá no se puede conservar sin la seguridad y decencia debida, los Párrocos 
deben procurar y hacer lo posible por tener el Santisimo en las Iglesias para consuelo de los pueblos 
y dar el Viatico cuando se ofrezca, c. 21 . 

La Extrema-Unción debe administrase á los Indios, cap. 28. 

A los moribundos debe asistirlos el Párroco, c. 29. 

A titulo de Indios puede ser promovido á las ordenes el que no tiene patrimonio, ib. c. 31 . 

La Parroquia de Indios no se debe abandonar, hasta que llegue el sucesor, c. 41. 

Los Aruspices, adivinos y otros ministros del diablo, se deben retirar del trato común, para que no 
contagien á los demás Indios, c. 42. 

Pónganse escuelas para ensenar á leer y escribir, y sobre todo para que se acosiumbren á nuestro 
idioma los Indios, c. 43. 

ACIÓN CUARTA. 

Siendo tan propensos las Neófitos á perjurar, no se les obligue al juramento sino en causa gravi- 
sima y que no se pueda definir de otro modo 4, c. 6. 

Los delitos de los Indios que corresponden al foro eclesiástico, se deben castigar con penas cor- 
porales, mejor que con espirituales, ib. c. 7. 



172 TRATADO 2« SECCIÓN NONA. 

Mas por que los Indios son tímidos y por otra parte es indecoroso al Párroco el infligir la pena por 
si mismo ; manda el Concilio que no lo hagan por si, sino por otros señalados ya para tales casos, 
ib. c. 8. 

Los Párrocos de Indios no pueden abandonar la Parroquia por celebrar las fiestas de las Capitales, 
cap. 18. 

sínodo tercero diocesano. 

En las Parroquias de Indios se debe hacer la procesión en tiempo de Rogaciones, cap. 7. 

En los diás festivos exceptuados para los Indios, ninguno los obligue á trabajar si ellos no quieren, 
cap. 52. 

Los Párrocos exijiran á los Indios testimonio de la Misa que oyeron en otra parte, c. 63. 

A los Indios enséneseles el Catecismo compuesto por el Concilio, c. 24. 

En las escuales aprendan los niños á leer por el Catecismo, ib. cap. 25. 

Los Parocos designaran personas que vigilen sohre los Indios para saber sí oyen Misa y asisten á 
la doctrina, ib. c. 26. 

A los Parroquianos explicaran los Curas los impedimentos del matrimonio en la Iglesia, cuando 
quieren casarse, delante de los Caciques, para averiguar si hay algún impedimento, y después se 
leerán las tres proclamas de la Iglesia. Y para mayor cautela se harán oirás tres moniciones dentro de 
la semana al tiempo del Catecismo, por la rudeza de los Indios, ib. c. 28. 

El Miércoles y Viernes tienen que asistir los Indios á la doctrina cristiana, y ninguno los puede 
impedir ni molestar, ib. c. 47. 

Las jóvenes mayores de 12 anos no están obligadas á asistir, habiendo aprendido la doctrina 
antes, ni deben servir en la Parroquia, ib. c. 68. 

Entre los Indios no se permiten procesiones de Penitencia, ni disciplina ó flagelación publica, 
ib. c. 69. 

A los pastores y á los que viven en los campos se les obligará á cumplir el precepto de la Misa. 

Para los castigos de los Indios se observaran ciertos tramites, y cuando se encuentre alguno que 
ha vuello á sacrficar en los sepulcros de sus difuntos, llamados guacas, ó en sus adoralorios, ó que ha 
recurrido á los adivinos para adorar y sacrificar en su nombre; el Párroco formará el proceso de 
información y le remitirá al Ordinario : y entre tanto el Indio, si apareciere delincuente, permanecerá 
preso, ib. c. 73. 

Lo mismo se manda para con los Indios que llevan aretes en los oídos, pues todo esto entre ellos 
suele tener sabor de rito gentil, c. 75. 

En las sementeras y otros tiempos se les prohibe las embriagueces y juegos llamados Tequies que 
tienen su origen en la superstición de sacrificar á los demonios, c. 76. 

Penas para ios que se embriagan, c. 77. 

Penas para los que extraen los cuerpos de los sepulcros, c. 78. 

Id. para los que reiteran los Sacramentos, c. 79. 

Id. para los concubinarios, c. 80. 

A los que se dan la muerte, seles negara la sepultura sagrada, c. 81. 

Penas contra los que no asisten á la doctrina ó faltan á la Misa, c. 82 y 83. 

Id. contra los que no traen los niños á bautizar, c. 84. 

Id. contra los que ocultan los impedimentos del matrimonio, c. 85. 

Id. contra los que quitan á sus maridos las mujeres por que son indígenas de otra parte, c, 86. 

Id. contra los que no se acercan á la confesión, llegada la edad para eso, c. 87. 



DOCTRINA DE SANTO TORIBIO PARA EL RÉGIMEN DE LOS INDIOS. i 73 

sínodo quinto. 

Que los Párrocos de Indios pueden administrar los sacramentos á las personas de otra doctrina, 
aunque no estén en articulo de muerte, c. \A, 

Que cuando los Indios se hallan en Parroquia ajena trabajando, el Párroco del territorio les admi- 
nistre el viatico y demás sacramentos, fuera del matrimonio, c. 15. 

En las Iglesias donde no hay Sagrario no se lleve mas que una particula para el Viatico ; y el dia 
del Corpus no se haga procesión, c. 17 y 18. 

Para que no se pierda el fruto de los Párrocos, ni se dé ocasión para que los Indios y otros que 
están obligados á saberla doctrina cristiana, la ignoren ; los Rectores de las doctrinas permanecerán 
á lo menos seis anos en cada parroquia y residirán en ella continuamente, c. 20. 

En las parroquias de Indios procúrese que todas las noches los niños de la doctrina toquen la cam- 
pana y recen en alta voz por las plazas las oraciones por las almas del Purgatorio, c. 24. 

SÍNODO SEXTO 

Que en la Iglesia no se hagan repartos de tributos ú otras cosas rusticas, c. A, 

Que las Indias en el templo no trabajen do manos, c. 5. 

Que los correctores tampoco hablen en la Iglesia con los Indios de negocios que no corresponden 
al lugar santo, c. 8. 

Para extirparlas reliquias de la idolatría ; los sepulcros de los infieles no estén al publico, sino 
ocultos, para que los fieles vivos no se acuerden de las supersticiones de la gentilidad, c. 3. 

Los párrocos deben proceder contra la exacción injusta que se haga álos Indios por los colectores 
de los diezmos, c. 10. 

SÍNODO SÉPTIMO. 

Que los Curas de Indios informen ad Ordinario como se cumplen las disposiciones en favor de los 
indígenas, áfin de atender á su bien espiritual y corporal, c. 7. 

Que los Amos y Señores de los Indios y esclavos, procuren con diligencia que se les ensene la doctrina 
cristiana, que oigan la Misa y los Sermones y frecuenten los Sacramentos, c. 9. 

Para preservar las Doctrinas de muchos inconvenientes, procuren los Párrocos que no vivan Africa- 
nos, ni mestizos en las parroquias de los Indios, c. 17. 

sínodo octavo. 

Que los párrocos visiten continuamente, ó alo menos seis veces al afto las Estancias, Haciendas y 
lugares donde trabajan sus Parroquianos, para velar sobre la administración de los Sacramentos, sobre 
la Doctrina y pasto espiritual de sus ftjligreses, c. 1. 

No se permita que los Indios abandonen las reducciones, que con tanto trabajo y prudencia se han 
establecido para su bien, ya con consejos, ya con amenazas, ya valiéndose del brazo secular, c. 2. 

Para evitar el detrimento espiritual que se sigue á los Indios, no se les permita vivir constantemente 
en los Graneros y Trojes, llamadas coicas^ donde tengan mujer y sus hijos y crien cuyes y gallinas ; 
áfin de que vengan á los pueblos á oir Misa, á la doctrina y á recibir los Sacramentos, c. 3. 

Para que los Indios no huyan de los pueblos y de la Misa, por miedo del tributo que los Españoles 
suelen cobrar en las fiestas cuando se reúnen los Indios; no se hagan repartimientos en los Domin- 
gos ni en las fiestas, c. 4. 

Los Indios y Etiopes que trabajan en las fabricas, maquinas, y otros ingenios, serán examinados en 
la Doctrina, y si fueren ignorantes, se les obligará á asistir á la doctrina lodos los dias : y los que ya 
la supieren asistirán á ella los Miércoles y Viernes, á no ser que los dueños tengan en casa sacerdote 
que lo haga, c. 5. 



174 TRATADO 2o SECCIÓN NONA. 

Para que los párvulos aprendan bien el catecismo, el Párroco los reuniva todos los dias, mañana y 
tarde, deteniéndolos solamente lo necesario para que después vuelvan á sus casas para servir á sus 
Padres, C. 6. 

Los Párrocos pagarán el precio justo de lo que compraren, á sus parroquianos, c. H. 

Por el admirable amparo y consuelo que tiene el pueblo cristiano con la sagrada Eucaristia, y por 
la grande comodidad que se tiene para dar el viatico á los moribundos; se exorla á los Párrocos que 
procuren tener tabernáculo decente y con su llave, para conservar el Sanlisimo en todas las Parroquias. 
Pero cuando el Párroco tenga que trasladarse de un pueblo á otro, consumirá primero el Santisimo, 
y no debe quedar alli, hasta que vuelva. 

Habrá en cada Parroquia arras y amito para las velaciones, á fin de. evitar gastos á los Indios que 
vienen á casarse y velarse, c. 27. 

A los Indios no se les obligue, ni directa ni indirectamente, á hacer oblaciones en la Iglesia 
c. 28. 

A los Españoles que vivieren con indecencia entre los Indios, procúrese sacarlos á las ciudades de 
los blancos, c. 37. 

sínodo nono. 

Procedan los Párrocos con cautela en los matrimonios de los Iridios, é infórmense antes, si son 
bautizados, cuya circunstancia debe constar en la parlida de matrimonio, c. 10. 

Que las penas aplicadas á los Indios, no los causen ningún daño corporal, c. 22. 

Precédase también con cautela en los matrimonios, para que los Indios no cambien el nombre, y 
se case una persona por otra, c. 25. 

sínodo décimo. 

Para convocar el pueblo á la Misa y á la doctrina, se reunirán los Indios en el cementerio, y alli 
cada prefecto pasara lista de los que le pertenecen, cap. 8. 

El mismo cuidado se tendrü para la confesión, y no se dejara á la libertad de los Indigenas el 
hacerlo cuando quieran, cap. 9. 

Las oblaciones se harán en la Misa al tiempo del ofertorio, y no antes ó después de ella» c. 10. 

matrimonios de infieles. 

Por respuesta de Paulo Cuarto, el concilio primero Limense decretó que todos los matrimonios 
celebrados entre los infieles con hermana, madrastra, madre hija, nieta ó abuela fuesen nulos. Lo 
refiere el P. Acostalib. 6, cap. 21. Y en el mismo capitulo, dice, que los Padres del Concilio 3" 
Limense al tratar la cuestión del matrimonio de los infieles, cuando uno de los cónyuges se convierte 
ala fé, siguieron la doctrina del Concilio Toledano 4^, cap. 61, qusest. 1* cap, Jiidceiqni, donde 
se encuentran estas palabras : « Judaei qui chrislianas mulieres in conjugió habent, admoneantur ab 
« Episcopo civitalis illius, ut si cum eis permanere cupiant, chrisliani eíTiciantur. Quod si admoniti 
K noluerint, separentur.» Y sigue el P. Acosta diciendo que fundados en esta autoridad los Padres del 
Concilio Limense, establecieron en cap. 36, que si uno de los cónyuges esta renuente para el Bau- 
tismo, el Sacerdote delante del notario y testigos le haga la admonición para que dentro de seis 
meses se haga cristiano y se bautice, y esta misma admonición se repetirá muchas veces durante los 
seis meses dichos, á lo menos una vez al mes. Y si pasado el semestre, se hallare renuente, se tenga 
por obstinado en su secta. En cuyo caso el Parraco haríi sabedor á su Obispo para que determínelo 
necesario. Nótese que el P. Acosta fue Provincial de la Compañía de Jesús en Lima y asistió al Con- 
cilio 30 que celebró Santo Toribio en 1583. 

FIN DE LA PRIMERA PARTE. 



SEGUNDA PARTE, 

Privilegios de los Obispos de America. 



Aunque casi todos los privilegios concedidos á la America corresponden á los 
Obispos, existen algunos que mas particularmente les atañen, por ser ellos los pri- 
vilegiados, y de estos hablaremos en esté tratado, que para mayor claridad 
dividerimos en 11 secciones : la Consagración de Obispos sin el numero de 
tres que prescribe et Derecho ; 2* Privilegio de consagrar el Santo Crisma con el 
Balsamo indígena del Perú y con el numero de sacerdotes que se pueda conse- 
guir ; 3^ Dispensas de Irregularidades ; 4^ Juicios Ecclesiasticos ; 5^ Dispensas 
de ilegitimidad ; 6^ Vicenales nuevas y amplísimas concedidas á los Obispos de 
America ; 7^ Instrucción ad limina Aposíolorum visilanda de la sagrada Con- 
gregación ; 8* Benedicto XIV comunica las sólitas de los Obispos á sus vicarios, 
en caso de muerte repentina ; 9^ Breve exposición de las sólitas siguiendo al 
P. Marques en su Brasilia Pontificia y notando lo que se debe modificar en 
el tiempo presente ; lO^- Juridiccion castrense y controversias suscitadas entre los 
Obispos y Vicarios castrenses ; 1 1^ Ordenaciones varias para et gobierno de los 
Obispos. 



SECCIÓN PRIMERA. 

SOBRE LA CONSAGRACIÓN DE OBISPOS. 

Bula de Pió IV para que los Obispos de America se puedan consagrar con la asistencia de 
dos 6 tres Dignidades ó Canónigos de la Catedral. Se ponen aqui para mayor autenticidad las 
palabras del Ilustrisimo Señor Villarroel que preceden á la Bula. 

Y para que haya noticia mas cierta de la dispensación del Papa, quiero poner á la letra la 
misma Bula, en que la Santidad de Pió IV á instancia de Filipo II dispensó para que las con- 
sagraciones de los Obispos de estas Indias Occidentales se hiciesen por solo un Obispo, asistién- 
dole dos ó tres Dignidades ó Canónigos de las Iglesias Catedrales. Tengo un trasunto de esta 



176 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Bula, sacado del archivo de la Iglesia Metropolitana de Lima, y autorizado del Secretario de 
aquel insigne Cabildo, y es como sigue. 

Pius Papa IV. Ad perpetuam rei meraoriam. — Ex supernas providentia Majestatis, cujus 
universa dispositione reguntur, ad supremum Apostolatus apicem, meritis licet imparibus, 
vocati, non solum universum O vi le Dominicum vigilantise nostra3 creditum, verum etiam sin- 
gulos singulorum ejus gregem, quantumlibet terrarum, marisque distantia reraotorum, 
Pastores undjque contemplamiir ; et ut ad ofiñcium pastoraje electi,illud, quanto citius sublatis 
quibuslibet juris factique obstaculis, ad Dei laudera et ad animarura suse curse commissarum 
salutem exequi possint, nostrse cooperationis ministerium, prsesertim dura id catholicorum 
Regura vota requirunt, quantum nobis ex alto perraittitur, favorabiliter adhibemus. Sane 
Chari3siraus in Christo filius noster, Philippus, Hispaniarum Rex catholicus, nobis nuper 
exponi fecit:Quod in occidentalibus Indiis, Novsequse Hispanise Regno, propterrecentem 
illorum populoruin ad fidem Orthodoxam coaversionem, rarse Sedes Episcopales in tanta ter- 
rarum amplitudine adhuc institutae reperiuntur : unde fit, ut post electionem Praelatorum ad 
illas vacantes factam, sufficiens Episcoporum numerus, ad munus consecrationis illis exhi- 
bendum, infra terapus de consecrandis Episcopis ajurc statutum, coadunari nequeat. Quare 
praefatus Philippus, Rex, nobis humiliter supplicari fecit, quatenus in praemissis opportune 
providere de benignitate Apostólica dignareraur. Nos igitur sacrorum Canonum sequitatem, a 
nemiüi ultra quam praestari possit, exigere, perpendentes, ac omnes et singulos venerabiles 
fratres Archiepiscopos et Episcopos in Indiis príjefatis constitutos, qui hactenus munus prae- 
dictum, numero Praelatorura competenti ad id non adhibito, alias tamenrite susceperunb,ab 
hujusmodlexcessuacsuspensionis, aliisque Ecclesiasticis senteutiis, censuris etpoenis per eos 
propterea incursis, Apostólica auctoritate, tenore praesentium, absolventes,'necnon super irre- 
gularitate, si quam inde contraxerint, et quod muñere praefato, sic per eos suscepto, suisque 
etiam Presbiteratus Ordinibus ac officio Pontifical! uti, et in illis, etiam in altaris ministerio, 
ministrare ; ac suis etiam Metropolitanis et cathedralibus Ecclesiis praeesse libere et licite 
valeant, de specialis donogratiae dispensantes, hujusmodisupplicationibus inclinati, universis 
etsingulis,quosadcathedrales, etiam Metropolitanas Ecclesias, in Indiis prsefatis nunc et pro 
tempere institutos, illarum vacatione occurrente, canonice eligi et assumi contigerit, ut dein- 
ceps perpetuis futuris temporibus post eorum electionem et assumptionem hujusmodi, 
nullo alio sibi obstante canónico impedimento, a quocumque raaluerint catholico Antistite, 
gratiam et communionem Apostolicse Sedis habente, accitis et in hoc sibi assisten- 
tibus duobus vel tribus in Dignitate Ecclesiastica constitutis, seu Cathedralis, aut 
Cathedralium, aut Metropolitanarura Ecclesiarum Canonicis, praefactum consecrationis munus 
recipere valeant : ac eidera antis titi, ut idem munus illis auctoritate praefata impenderé 
libere possit, plenam, et liberara, auctoritate et tenore prícmissis facultatem concedimus et in- 
dulgemus. Non obstantibus, quibusvis apostolicis et inProvincialibus et synodalibus Conciliis 
editis generalibus vel specialibus constitutionibus, et ordinationibus, necnon Ecclesiarum 
ipsarum etiam juramento, conñrmatione Apostólica, vel quavis firmitate alia roboratis,statutis, 
et consuetudinibus, caeterisque contrariis quibuscumque. Et quia difficile foret praesentes 
litteras ad singulaquseque loca, in quibus eis utendum erit, deferri, volumus et praefata aucto- 
ritate decernimus, illarum transumptis, etiam impressis, raanu Notarii publici subscriptis et 
sigillo alicujus personas in Dignitate Ecclesiastica constitutse, munitis, eamdem prorsus ñdem, 
etiam in judicio et extra ab ómnibus adhibendam esse; quae ipsis praesentibus adhiberetur, si 
forent exhibitae, vel ostensae. Datura Roraae apud Sanctum Marcum, sub annulo Piscatoris die 
11 Augusti 1562, Pontificatus nostri anno tertio. Caes. Glorierius-Villarroel tom. 1, pag.65. 
Hallase también en el Bular. Dominic. tom . 7, fol. 166. 



SECCIÓN PRIMERA. 477 



RESUMEN CASTELLANO. 



Habiendo sido consagrados en las Indias algunos Obispos sin el concurso de otros tres, como lo 
mandan los Cañones, el Rey Católico pide la subsanacion de cualquier defecto en tales consagraciones, 
y dispensa para lo venidero on dichas Indias. Absuelve el Pontífice á los promovidos y consagrados 
sin dicha formalidad de cualquier esceso y suspensión (1) con las demás penas Eclesiásticas en que 
hubieren incurrido, y les dispensa en la irregularidad, que acaso hayan contrahido, habilitándolos 
para ejercer el Orden sacro y el oficio Pontifical (2). Concede por ultimo que en adelante (3) puedan 
consagrarse en las expresadas Indias los Obispos por cualquier Obispo Católico acompañado de dos 
6 tres Dignidades ó Canónigos de la Catedral. Dado en 11 de Agosto de 1562. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORD. 99. 

(1) Esceso 6 suspensión. Esceso llama el Pontífice por que después del hecho se hizo la petición. 
Acerca de la suspensión y demás penas en que pudieron incurrir es difícil averiguarlo. En general 
son las impuestas contra los promovidos ilicilamcnte, si acaso tales penas comprenden á los Obis- 
pos, pues estos se hallan exceptuados de la comminacion general, cuando no se hace de ellos expresa 
mención por el cap. Quia periculosum in 6. También pueden ser las penas impuestas contra los que 
hacen uso ilicito del Pontifical y las trae Caslropaiau de cens. p. 10: pues se supone que los consagra- 
dos sin dicha formalidad hicieron uso del Pontifical. Pueden ser también las impuestas contra los in- 
trusos y se pueden ver en Urriligoiti, Obispo de Balbastro qusest.llS. Por ultimo pueden ser las que 
impone la Extravag. 1. De Elect. contra los que reciben la administración de los bienes eclesiásticos 
sin presentar las patentes de su promoción. En cuya constitución se impone la pena de suspensión 
no solo á los Cabildos que los reciben sino á los Obispos recibidos sin tales patentes. — Nota. 
Véase hoy la Bula Apostólica- Sedis de Pió IX acerca de estas penas, expedida en 12 de Octubre de 
1869. 

(2) Uso del Pontifical. No se fijó Avendaíio en estas palabras cuando dijo, tit. 13, n. 27, que era 
muy dudoso si la Consagración hecha sin los tres Obispos y sin beneplácito de la Santa Sede, seria 
válida. Aqui tenemos al Ponlifice, que no solo dispensa para lo futuro, sino que absuelve á los consa- 
grados sin el numero prescrito, para ejercer el Orden Episcopal, lo que no pudiera hacer si la consa- 
gración fuera inválida. De donde se sigue que la opinión contraria es ya improbable, cualquiera que 
haya sido la probabilidad de que ha gozado hasta aqui. 

El P. La Croix para librar de la proposición la condenada por Inoc. XI la opinión que sostiene la 
validez de la consagración sin el concurso de los tres Obispos dice asi : o Certa videtur sententia, 
quod valet consecralio Episcopi facía ab uno Episcopo ex dispensatione Apostólica, assistentibus 
duobus sacerdoiibus, ul consta!; ex praxi S. Gregorii Magni, S. Gregorii III et S.Pii V, quam confir- 
marunllnnoc. Xet Alexander VII; nam de tali conseeratione ita resol vit S. Congregatio 15 Dacem- 
bris 1657 : Quantum spectat ad . sacramentum et impressionem characteris, fuisse validara; 
et quantum vero spectat ad licitam ordinis execulionem, fuisse irritara etinanem, Episcopum itacon- 
secranlem et consecratúm respective indigere absolutione et dispensatione... Quod si Episcopus ab 
uno tantum Episcopo, etiam assistentibus duobus sacerdotibus, consecretur sine dispensatione apo- 
stólica, Henao dicit, talem consecrationem fore probabiliter invalidara, ideoque sub condilione repe- 
tendara. » Hucusque La Croix. 

Acerca de esto, la practica que se atribuye á S. Gregorio parece dudosa, pues las palabras, que se 

alegan, se leen de un modo en Pignatelli, c. 182 y de otro distinto en Castropalau.De sacr. Ord.n.l4. 

Ademas se halla en el texto Gregorio III por Greg. XIII, el cual se dice haber dispensado con el 

Patriarca de Etiopia ; y S. Pió V por Pió IV autor de la presente Constitución. Asi se lee en el citado 

TOM. I. 22 



178 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Pignalelli que con mayor exactitud discutio esla cuestión. Pero viene menos á propositóla resolución 
de la S. Congregación que menciona La Croix, pues aquella consagración se hizo sin presentar el 
promovendo las Letras de su promoción. Mas, la declaración de la S. Congregación al decir que fue 
ilegitima tal consagración, no revela la causa de la ilegitimidad asaber, si fué por defecto del numero 
de Obispos ó por defecto de exhibición de las Letras Apostólicas, aunque se manifiesta bien su certi- 
dumbre en cuanto al valor. 

Por lo demás la practica de consagrar sin el numero enunciado con el beneplácito del Papa, es 
constante, no solo en Indias, en las que no hay promoción que no necesite de dispensa, sobre todo 
en America; sino en Europa, según refiere Anastasio Bibliotecario y Baronio en Paz Jordán, el mismo 
Pelagio lo fue consagrado por dos Obispos y un presbytero. Lo mismo atestigua Barbosa F. Conse- 
cratioy que por decreto de la S. Congregación en 2 de oct. de 1601 se dio facultad al Obispo Urse- 
lense en Sardena para ser consagrado por dos Obispos y un Abad. 

Mas por la presente Constitución de Pió IV nos consta ciertamente del valor de la consagración 
con un solo Obispo, aun antes de dispensar el Papa. 

Algunos dudaron de la existencia de este diploma (presente) pero ya ni los adversarios tampoco 
le niegan, como lo nota Pignatetli en el lugar citado : aunque en algún tiempo fué poco conocido, 
como se muestra en las actas del limo. Cárdenas Obispo del Paraguay, en cuya consagración se echó 
de menos este documentó. Fuera de que para los nuevos consagrandos de Indias siempre viene 
expresa esta dispensa á cada uno de los promovidos. 

Ni tampoco está en oposición la validez, que defendemos, con los cañones arriba citacos. Ni obsta 
la Epistola deS. Dámaso á todos los Obispos, que se encuentra en el Cap, CorepiscopiD. 63 y dice 
asi : c< QuodEpiscopi non sint, qui minus, quam a tribus Epíscopis, ordinati sunt, ómnibus patet, 
a prohibitum est ením a SS. Patribus, ut qui ab uno vel a duobus sunt ordinati Episcopis, non nomi- 
« nenturEpiscopi. » Y si el nombre no tienen como tendrán el oficio? Tampoco obsta el Cap. Si quis 
D. 65 que dice : « lile, qui solus est, ordinare non potest Episoopum. » Ni el Cap. 3.« Si forte \n 
« provincia contigerit unum tanlum remanere Episcopum, superstes convocet Episcopos vicinse pro- 
«vinciae. » Lo cual seria vano, si uno solo pudiese consagrar. Ni se opone el Canon 1. Dist. 64 
sacado del Concilio Nicenocap. 4, que se expresa asi « Tres Episcopi debent in unum congregan. » 
Tampoco el Canon Comprovinciales ead, Dist. inserto también en el Cap. Si Archiepiscopus de temp. 
ord. cuyas palabras son « Comprovinciales Episcopi.... a tribus ordinari possunt, consentientibus 
alus. » Ni el Cap, « Nec Episcopi (eod. tit.) sine Metropolitani permissu, ñeque Metropolitanus sine 
duobus vel tribus Episcopis comprovincialibus praesumat Episcopum ordinare. » Tampoco obsta el 
capit. Porro D. 66 que dice « Porro Jacobus... a Petro, Jacobo et Joanne Apostolis est ordinatus, 
successoribus dantibus formam, utnon minusquam a tribus Epíscopis uUatenus Episcopus ordinetur. o 
Y su glosa que dice : « Quod dícitura tribus est desubstanlia conservationis alias non essetconse- 
cralus, si essent pauciores. » Y esla Glosa según Azor tom. 2, lib. 3, ha sido recibida por los cano- 
nistas. 

No obsta repito la prima dificultad, pues las palabras de S. Dámaso solo significan suspensión 
del Orden recibido en cuanto al ejerció, no defecto en el carácter del Orden sacro. Esto se confirma 
por el Canon Illud D. 64 tomado del Conc. Niceno c. 6, donde se dice : « lUud generaliter est cla- 
rura, quod si quis prater sententiam Metropolitani faclus fuerit Episcopus, hunc magna synodus 
definivit Episcopum esse non oportere, » En cuyas palabras se toma el ser Obispo por ejercer el 
cargo; pues jamas se ha exijido la sentencia del Metropolitano para la validez de la consagración de un 
Obispo, sino solo para ejercer sus funciones, lo que se llama ser Obispo en ejercicio ó en acto 
segundo. 

En el mismo sentido se debe entender la Epistola de S. Dámaso : y su mente nos consta por las 
palabras siguientes : « Tria obstant quibus eorum cassatur actio vel institutio : unum quod ab uno 



SECCIÓN PRIMERA. 179 

Episcopo ordinari solent, in quo eorum ordinatio a canonibus discordat. Aliud si a pluribus Episcopis 
ordinati sunt in módica civitate. Tertio si absoluto sunt inslituli. > En las cuales se deja ver que los 
tres vicios se califican del mismo modo y que lo mismo es faltar por defecto el numero de Obispos 
consagrantes, que por defecto de vecindad ó de concurrencia del pueblo : lo cual ciertamente es contra 
los Cánones, pero no contra la validez de la consagración. Del mismo pareceres el citado Pignatelli, 
cuando dice : « Juxta modum loquendi canonum, irrita dicuntur, quia a jure prohibita sunt et non 
valent ad producendos legítimos effectus. » 

Paso en silencio el sentir de Petavio y otros que juzgan atribuida falsamente esta Epistola á 
S. Dámaso ; pues aparece contraria al código que el mismo santo escribió á petición de S. Jerónimo 
sobre los Obispos y le cita Rábano (apud Petav.) diciendo que S. Lino y San Cleto por mandato de 
S. Pedro hicieron ordenes de Presbiteros, la cual ordenación cree este autor fue el primer origen de 
los corepiscopos, de quienes Nicolao I" escribe á Rodulfo asi : (apud eumd.) « Ad formara septua- 
ginta (discípulorum) chorepiscopi facti sunt : quos, quis dubitet Episcoporum habuisse officia. » 

Muy comunmente se rechaza con Baronio, como apócrifa, la Epístola de Juan III que se alega con 
estas palabras. « Omnia máxima concilia affirmant eum non esse Episcopum, qui minusquam a tribus 
Episcopis factus fuerit Episcopus. Ideoque illos, quos chorepiscopos nominatis, quia ab uno Gunt 
Episcopo, Episcopos non esse perspicuum est. » De donde se sigue que la unidad en la consagración 
no obsta al valor de la ordenación, si en lo demás fuere Canónica : pues los tales chorepiscopos 
quedaban válidamente ordenados, aunque según esta Epístola no fuesen Obispos. 

Mas después que se prohibió por la Santa Sede y inuchos concilios, ordenar á los Obispos en 
pequeñas poblaciones y sin el debido concurso del pueblo, asi como sin el numero prescrito de Obis- 
pos ; es de creer que tales chorepiscopos no ascendían mas que al presbiterado, y se consideraban 
como unos Vicarios foráneos que en ciertos pueblos representaban al Obispo y cuidaban de su grey, 
de donde les vino el nombre de chorepiscopos. Y si alguno quisiere acusarlos, como sucede, de haberse 
excedido en sus facultades, se pueden tener tales excesos por abusos de la edad media como el que 
refiere Garlo Magno, reprendido por León III, en los capitulares. 

Las demás objeciones están desvanecidas y con lo dicho : pues confesamos que la consagración 
hecha sin el numero competente de Obispos, es contra los Cánones, aunque no toque al valor del 
Sacramento ; cuya ilicitud quila la Iglesia dispensando, pues ella puede mudar los Cánones, cuando 
asi lo pide la equidad, fuera de la cual ninguno presumiera hacerlo, como dice la presente Constitu- 
ción. El ejemplo de Santiago ordenado por los otros tres Apostóles, si acaso se admite, se explica 
diciendo, que Santiago ya estaba ordenado Obispo por Jesu-Cristo y no podía ser ordenado otra vez. 
Pero acaso se observaría algún rito por estos tres, que se llaman Apostóles, cuando el Santo 
Apóstol occupó la silla de Jerusalem, como lo siente Pignatelli citando á Suarez. Sea lo que quiera de 
esto, la formalidad del numero de tres Obispos para estas consagraciones no se considera tan sustan- 
cial entre los Canonistas, que sea de esencia del Sacramenfo. Ni la Glosa dice verdad si la voz sustan- 
cia se toma como esencia del Sacramento. Puede sin embargo llamarse rito y forma sustancial en 
cuanto es irrita tal consagración, según el modo de hablar de los Cánones expresado por Pignatelli. 
Dije del ejemplo de Santiago, « si se admite, » pues se contiene en una Epístola Decretal del Papa 
Anacleto, de donde se tomó aquel Canon, y en otra del Papa Aniceto, como refiere Castropalau en el 
lugar citado. Pero eslas Decretales y las de otros Papas hasta Siricio no merecen una autoridad tan 
cierta como diremos en la. » Ordin. 133. 

(3) Dispensó para que en lo venidero. Aunque esta dispensa sea de perpetua duración para la America 
se envía no obstante de Roma ácada uno de los consagrandos esta dispensa juntamente con las otras 
Bulas, como lo notó Villarroel y es conocido de lodos. Esto fue lo que dio lugar al Cabildo del Para- 
guay en cierta ocasión, para juzgar que el presente Breve de PioQuarto ó habiá sido revocado, ó 



180 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

había carecido de uso, como se muestra en la respuesta del Cabildo al Decreto del Juez Metropoli- 
tano, expedido en 14 de Marzo de 1646. Sin embargo diré, que la Bula á cualquiera particular se le 
puede enviar para mayor abundancia, ó por estilo de Curia ó mas bien por que el expresado Breve no 
siempre se puede obtener autentico para presentarle en forma. 

Otro Breve semejante á este fue dado por Paul V en 7 de Dicembre de 1610, del cual hace 
mención Francisco Orliz Salcedo, citado por Fr. Jacinto Torquera, Dominicano, en cierta resolu- 
ción, donde afirma que el Breve presente de Pió IV se halla en el Archivo de la Iglesia Metropo- 
litana de Lima. A esta pavidad viene también otro ejemplo •• Sixto V expidió su instrucción ad limina 
Aposlolorum visüajida y en ella ordena á los Obispos de America de cuanto en cuanto tiempo la han 
de cumplir, y no oslante, la misma ordenación se reitera á cada promovendo en un Diploma particular. 



SECCIÓN SEGUNDA. 

FACULTAD PARA CONSAGRAR LOS SANTOS ÓLEOS CON EL BALSAMO INDÍGENA Y CON EL 
NUMERO BE MINISTROS QUE SE PUEDA OBTENER. 

ORÁCULO CON EL ATESTADO DEL CARDENAL DEL CARPO. 

Rodulphus Pius Episcopus Portuen. 

Sanctse Romanae Ecclesiae Cardinalis de Carpo ; universis et singulis praesentes nostras lite- 
ras inspectnris, lecturis pariter et audituris ; notum facimus et íq verbo veritatis attestamur, 
quod cum nos sanctissimo Domino Ntro. Dno. Pió, divina providentia Papae quarto, pro parte 
Kevdi. Patris Fratris Ferdinandi Armellones, Provincise Mundi novi vulgariter appellati, Pro- 
vincialis Ministri Ordinis Minor. Reg. Observantise Beati Francisci exposuerimus. quod Epi- 
scopi residentes in India, tam Orientali, quam Occidentali et in conversione infidelium assidue 
laborantes ob paucitatem sacerdotum, qui indictis partibus Indiarum ad praesens reperiuntur, 
non satis commode, in conficiendo oleum sacrum et sanctum Chrisma tot Ministros secum 
adhibere possint, quot secundum sacros cañones tenerentur ; Sanctitas sua istis rationabilibus 
causis inclinata et nolens ob defectum hujusmodi tam salutaria et necessaria sacramenta 
Christi fidelibus in partibus illis degentibus defici ; quod Episcopi, quoties ubi fuerint, tempere 
consecrationis hujusmodi, et canonicum numerum ministrorum ut dictum est, commode non 
reperiant, cum medietate saltem Ministrorum numeri, Ordinarii prsedicti, dictum oleum sa- 
crum et Chrisma in utraque India rite et recte conficere possint et valeant, dicto canone non 
obstante, misericorditer in Domino dispensavit. In quorum omnium et singulorum fidem et 
testimonium praesentes manu nostra subscriptas exinde fieri et per secretarium nostrum infra- 
scriptum subscribi, sigillique nostrijussimus etfecimus appensione communiri. Datum Romae 
in sedibus nostris sub anno a Nativitate Dni millesimo quingentésimo sexagésimo, die vero 
trigésimo mensis Martii, Pontificatus ejusdem Sanctissimi anno primo. — Ita est : Cardinalis 
de ('arpo. 

Se halla el Original en pcrgammo bien limpio y bien conservado en el Archivo de San Fraacisco de Lima 
Registro 26, pag. ultima. 



SECCIÓN SEGUNDA. i 81 

Nota : Este oráculo de viva voz con el atestado del Cardenal Del Carpo se dio por el Papa Pió IV en 30 de 
Marzo de 1560. Dos años después en 12 de Agosto de 1562, se extendió el Breve siguiente concediendo esta 
misma gracia. 

CONCÉDESE FACULTAD A LOS ARZOBISPOS Y OBISPOS DEL NUKVO ORBE PARA CONSAORAR 
EL SANTO CRISMA CON EL BALSAMO DE ESTAS TIERRAS Y CON EL NUMERO DE MINIS- 
TROS QUE CÓMODAMENTE SE PUEDA OBTENER. 

Pius Papa IV. — Ad futuram rei memoriam. 

Licet Ecclesia Romana, cseterarum per universum orbem Ecclesiarura mater et magistra, 
certos antiquitus in sacramentoriim confectione ritus tradiderit, quos per illarum prsesules ob- 
servan decet, nonnunquam tamen in his quse difficultatibus subjacere dicuntur, ordinem prse- 
scriptnm moderatur, prout, locorum rerumque conditione pensata, id conspicit in domino 
salubriter expediré. Sane Charissimus in Christo filius noster, Philippus» Hispaniarum Rex 
Catholicus, nobis nuper exponi fecit, quod in Occidentalibns Indiis sibi subjectis, et ad fidem 
Catholicam paucis ab hinc annis domino miserante conversis, ad Sanctum Chrisma, aliasque 
sacras Ecclesise unctiones juxta sanctorum Patrum traditionem conficiendas, non solum magna 
balsami Orientalis, sive Alexandrini penuria habetur, sed etiam, ob recentem populorum illo- 
rum conversionem, absolutas ministrorum Ecclesise numerus non facile reperitur, unde prse- 
sules Ecclesiarum ipsa tam necessaria sacramenta vix hactenus conficere potuerunt. Quae tamen 
balsami Orientaliá penuria, cum etiam in ipsis Indiis balsamum indígena reperiatur, et hoo 
inde balsamo commode suppleri posset, si Sedis Apostolicse ad id accederet authoritas. Quare 
praefatus Philippus, Rex, nobis humiliter supplicavit, quatenus his necessitatibus occurrere, 
ac alias in prsemissis opporíune providere de benignitate Apostólica digaaremur. Nos igitur in 
tam ubérrimo propaginum, in vinea Domini per dictum regem, suosque progenitores, feliciter 
inventarum, proventu, spiritualiter exultantes, et novellas hujusmodi plantas, amoenis chari- 
tatis et gratiarum imbribus irrigare et confovere, volentes, hujusmodi supplicationibus inclinati, 
ómnibus et singulis venerabllibus fratribus Archiepiscopis et Episcopis, per universas Indiarum 
earumdem partes constitutis, ut sanctissimum Chrisma, reliquasque Ecclesiasticas Sancti Olei 
unctiones hujusmodi, cum eo, quod in partibus illis reperitur, balsamo, ac illo ministrorum 
Ecclesiasticorum numero, qui ad id commode haberi poterit, adhibito, in reliquis vero juxta 
prsefatum Ecclesise Romaníe ritum, conficere, et consecrare libere et licite valeant, plenam et 
liberam licentiam, et facultatem, auctoritate Apostólica, tenore praesentium, perpetuo conce- 
dimus et indulgemus. Non obstantibus quibusvis Apostolicis ac in provincialibus et Synodalibus 
Conciliis editis generalibus vel specialibus constitutionibus et ordinationibus cseterisque con- 
trariis quibuscumque. Et quia difficile foret, praesentes literas ad singula quseque loca in quibus 
eis utendum erit, deferri, volumus et prsedicta authoritate decernimus illarum transumptis, 
etiam impressis, manu notarii publici subscriptis et sigillo alicujus personseindignitate Eccle- 
siastica constitutae munitis, eamdem prorsus ñdem, etiam in judicio et extra ac ubique, adhi- 
bendam esse, quae ipsis prsesentibus adhiberetur, si forent exhibitai vel ostensse. Datis Romse 
apud Sanctum Marcum sub annulo Piscatoris, die 12 Augusti 1562. Pontificatus nostri anno 
tertio. — Extat apud Ledesmam in principio Summse Moralis. 

RESUMEN CASTELLANO. 
Aunque la Iglesia Romana desde tiempos antiguos ha prescrito ciertos ritos para los sagrados 
misterios, suele modificar el orden prescrito en casos diíiciles, según las circunstancias de los luga- 
res y de los tiempos, como lo cree mas conYoniente en el seüor. Y en verdad habiendo expuesto el 



1S2 PARTE 2a PRIVILEÍilOS DE LOS OBISPOS. 

Rey católico Felipe, que en las Indias Occidentales, poco ha convertidas á la fé, no solamente hay 
grande escasez de balsamo oriental ó Alexandrino, sino también de ministros para la consagración de 
los santos Óleos ; por cuya razón apenas han podido acería los Opispos hasta aqui. Y que por otra 
parte existe en dichas Indias un balsamo indígena, que con la autoritad apostólica se pudiera aplicar 
á estos Sacro Santos Misterios. El Pontifico exultando de gozo por los abundantes frutos de esta nueva 
vina del señor y deseando regar las tiernas plantas con copiosas lluvias de gracias y dones de cari- 
dad; accede á la petición. Y en su. virtud concede plena y libre licencia y facultad á los venerables 
Arzobispos y Obispos de las expresadas Indias, para usar del balsamo indígena en la consagración del 
Santo Oleo y con el numero de Sacerdotes que cómodamente se pueda obtener : guardando en lo de- 
mas el rito prescrito por la Iglesia. — Dado en 12 de Agosto de 1562. 

NOTAS DE LOS FASTOS ORDIN. 105. 

Cual sea la asistencia de Ministros qae se requiere para la consagración de los Santos Oleos^ consta del 
Pontifical Romano. El Concilio Rothomagense celebrado en 1072 dice asi : Secnndnm statuta Patrum chrismatis 
et olei baptismatis et unctionis cousecratio fiat hora competente, scilicet post Noham... Vehet episcopus, ut dtw- 
decim sacerdotes sacerdotalibus vestibus indutos secum haheat, curare, vel quamplures. » T el concilio 1** de 
Milán manda, que cuando se consagra el santo crisma, omnino intersint qui dignitates etpersonatus ohtinent 
et canonid et reliqui ecclesice cathedralis clerici, et quos Episcopus vocandos duxerit de ecclesiis cmtatis 
vel dioecesis, Apud Hard. 1. 10, c. 646. 

OTRA FACULTAD PARA USAR DEL BALSAMO DE INDIAS EN EL SANTO CRISMA. 

Pius Papa Quintus. — Ad perpetuam rei memoriam. 

Digna reddimur attentione solliciti, illa ad exauditionis gratiam admitiere vota, per quge in 
necessitatibus, in Sacramentorum confectione occurrit, et consuli possit. 

§1. Expositum siquidem Nobis nuper fuit, quod in partibus Indiarum, ubi Antistites com- 
naorantur, non invenitur, nec invenir! pótest balsamas, vel oleum ex balsamo, ad conficien- 
dum S. Chrisraanecessarium; reperitur autem quidam liquor, seu succus, mira odoris fragan- 
tia, et ad lavanda vulnera admodum conducens, qui coramuniter habetur pro vero balsamo, 
praestatenim effectus, quosBalsamum ab Alexandria allatum prsestitisse perMbetur. 

§2. Quareiidem partium Indiarum Praesules Nobis humiliter supplicari fecerunt,. ut in 
prsemissis de aliquoopportuno remedio providere de benignitate Apostólica dignaremur. 

§ 3. Nos igitur necessitatibus hujusmodi consulere volentes, hujusmodi supplicatiQuibus 
inclinati, tam Archiepiscopis, quam Episcopis illarum partium, etpro tempere in ipsis parti- 
bus commoraturis Antistitibus, ut de csetero perpetuis futuris temporibus, in confectione 
S. Chrismatis dicto liquore, seu sueco in locum balsarai, uti libere, et licite possint, amplam 
licentiam, et facultatem. Apostólica auctoritate, tenore praesentium concedimus, et desuper 
indulgemus ac dicto Sancto Chrismati, cum dicto sueco, rite tamen confecto, tantam fidem 
adhibendam esse, ac si in illo Balsamus intorvenisset. 

§ 4. Non obstantibus praemissis, quibusvis Apostolicis, ac in Provinoialibus, et Synodalibus 
Conciliis editis generalibus, vel specialibus Constitutionibus, et Ordinationibus, ceterisque 
contrariis quibuscumque. 

Datum Romse apud S. Petrum, sub annulo Piscatoria die 2 Augusti 1571, Pontificatus no- 
stri Anno VI. 

RESUMEN CASTELLANO. 
Doctrina de Avendaflo acerca de esta Bula. 

Acerca de la Bula c< Digna reddimur attentione » habiendo declarado los Pontífices Paulo III y 
Pío Vque el balsamo deludías es suficiente para la consagración del Santo Crisma, se puede dudar 



SECCIÓN SEGUNDA. i8:^> 

si tal declaración llene el carácter de privilegio; lo que afirman algunos con Koning (De Sacrnm. 72, 
n** i2). Y en realidad no deja de tener peso esta opinión, pues antes de descubirse la America, solo 
el balsamo de Palestina servia para la confecion del Santo Crisma. Pudiendo pues al Pontífice man- 
dar, para mayor seguridad y certidumbre, que solo el balsamo Alejandrino se aplicase para dicha 
consagración, parece indudable que este indulto es un privilegio concedido a la America, Pero siendo 
privilegio esclusívo de la America se presenta esta dificultad, asaber, que el Ponlifice no pudo hacer 
que fuese materia suficiente para la expresada consagración, lo que en realidad no lo era, por que 
acerca déla materia de los Sacramentos no tiene la Iglesia tan alta potestad. Y aunque es verdad que 
Cristo dio potesdad á la Iglesia para designar la materia en algunos Sacramentos, como lo afirman 
algunos Teólogos acerca de las Ordenes, todavia queda sin resolverla cuestión presente, pues habiendo 
señalado Cristo Nuestro Señor, para esta consagración el Crisma, bajo la significación del nombre 
recibido en la Iglesia desdo los primeros tiempos, y habiendo aplicado el balsamo como parte inte- 
grante para su confección, parece se debe filosofar del mismo modo acerca del balsamo que acerca 
del oleo, el cual debe ser precisamente de olivas, por que asilo usó la Iglesia desde su principio. Por 
lo cual no siendo apta materia de esta consagración otro Ocualquiera Oleo de los muchos que hay, sino 
solamente el de olivas, como comunmente sienten los Doctores, tampoco se podra admitir por materia 
de esta Consagracio el balsamo Indiano, pues este balsamo es diverso en especie del de Alejandría, 
así como también son diversas en especie las plantas de donde proceden. Y si esto es licito en el 
balsamo, también lo será en el Oleo. 

A esta dificultad que á la verdad no es de poco momento se responde, que acerca del Oleo no se 
puede introducir ninguna variación por la Iglesia, por que esta fue la materia designada por Cristo, 
y el uso constantemente recibido en la Iglesia há declarado cual debe ser este Oleo, pues el nombre 
de Oleo viene de la voz latina olea, que significa oliva, y ninguna otra planta, vid ó árbol que dé 
Oleo, se puede llamar oliva. Por lo cual acerca del Oleo para esta consagración se ha decir lo mismo 
que acerca del agua para el bautismo y acerca del pan y vino para la Sagrada Eucharistia. Y si acon- 
teciere que en el Oleo hubiere alguna diversidad, con tal que sea de oliva, es materia sufisiente : asi 
como en el pan y vino, con tal que el pan sea de trigo y el vino sea do vid, aunque sean diversos, son 
materias suficientes para la Eucaristía, como lo notó muy bien Koning n. 45, hablando del vino del 
Rin y del Griego, blanco ó morado. — Esto supuesto viene ahora la resolución acerca del balsamo, 
el cual aunque siempre ha estado en uso en la Iglesia, no tiene un nombre tan absoluto, que no se 
pueda encontrar otro que le remplace para esta consagración, y que no pueda llamarse balsamo, 
aunque sea distinto en especie. Ni es de creerque Cristo Nuestro Señor quiso limitar al balsamo de 
Palestina que est an raro, la materia de este Sacramento, que instituía perpetuamente para todo el 
mundo. Siendo pues el balsamo Indígena propiamente balsamo por el olor y los efectos semejantes 
que produce, y no adúltero como le llama, el P. Amico, d. 13, n. 38, contra el cual escriben Mera- 
cio, d. 2, sect. 3, n. 7 y Lesio q. 72, n. 12, con mucha razón declaró el Pontífice en esta constitu- 
ción que se podía aplicar para la consagración del Santo Crisma. Por lo cual no se ha de decir, como 
afirman algunos que el Papa dispensó en esto, como si existiese alguna ley mandando aplicar el 
balsamo Palestino y no otra especie; sino en cuanto que el uso pudiese pasar por ley y por no haberse 
ocurrido hasta entonces otro genero de balsamo que tal se pudiese llamar. Por esta razón dice Suarez 
« In vigore taraen existimo id potuisse fíen* eliam sine facúltate Pontificis, máxime si alterius balsami 
« copia non erat, quia illa erat materia sufficienter certa moraliter loquendo. » 

Mas ahora viene otra pregunta si el balsamo sera parte esencial para la confección del Santo Crisma ? 
Afirma la opinión mas probable : por que para verificarse la forma aquella « Confirmo te chrismate 
salutis » es necasarío el Crisma, y como el Crisma según el común modo de hablar se compone de 
Oleo y balsamo, parece ser necesario el balsamo « necessitate sacramenlí.» Sin embargo hay Doctores 
muy respetables que defienden la opinión contraria. Véanse los Fastos, ord. 133. 



484 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

KotA. — Acerca del balsamo de Indias dicen los Fastos, ibid, qao hay tres clases, asaber, balsamo del Perú, 
de Tolu (en Nueva Granada) y del Brasil, los cuales produce el árbol llamado copait copaig, copau o copaiva. 
Cualquiera de estos bálsamos, aunque sean de diferente color, se pueden aplicar para la confección del Santo 
Crisma. Y esto consta de sentencia común de los Teólogos y de la practica de los Obispos aun Europeos : pues 
según dice Benedicto XIV, Oper. t. X, c. 6, también en Europa usan los Obispos indiferentemente del balsamo 
transportado de Indias. 



SECCIÓN TERCERA. 



FACULTAD PARA ABSOLVER DE IREGULARIDADES. 

Plus Papa Quintus.— Ad perpetuam rei memoriam. 

Decens , et debitum arbitramur, ut in his , quse animarum salutem , tranquillumque statum 
respiciuut, simus favorabiles , et benigni. 

§ 1. Hac igitur consideratione ducti, alias dilectis Piliis PratribusOrdinumMendicantium, 
in Indiarum partibus degentibus, cum personis, qui tam ex delicto, quam ex non delictoirre- 
gularitatem contraxissent , super irregularitate hujusmodi dispensandi in aliquibus casibus 
facultatein concessirans. 

§ 2. Kunc vero Venerabilium Fratrum Patriarcharuní , et Episcoporum illarum partium 
snpplicationibus inclinati, eosdem gratioso favore prosequi, ac in illis partibus degentium per- 
sonarum commoditate consulere volentes , modernis , et pro tempore existentibus eisdem Pa- 
triarchis , Archiepiscopis , et Episcopis partium illarum quascumque personas a delictis , per 
quse Irregularitas contrahitur ( homicidio voluntario extra bellum commisso, ac SymoniíB labe 
dumtaxat excepta) Apostólica auctoritate absolvendi, ac cum eisdem ómnibus, et singulis, 
nunc, et pro tempore in partibus Indiarum existentibus personis, quai irregularitatem ex alus, 
quam ex causis prsedictis contraxerint, super irregularitate hujusmodi ex quibuscumque 
causis, prset'erquam homicidii, et Symonise occasione contracta, ut praefertur, eadem auctori- 
tate Apostólica dispensandi , et illos ad obtenta, et obtinenda Beneficia Ecclesiastica, et ofiicia 
qusecumque etiam ad Altaris Ministerium rehabilitandi, restituendi, et reponendi, plenam , et 
amplam licentiam, et facultatem auctoritate prsedicta, perpetuo per praesentes concedimus, et 
elargimur ; necnon absolutionibus, et dispensationibus per eos, et pro tempore existentes Pa- 
triarchas, Archiepiscopos, et Episcopos prsedictos faciendi stari deberé, perinde ac si a Sede 
Apostólica proedicta emanassent, dicta auctoritate etiam statuimus, et declaramus. 

§ 3. Sicque per quoscumque Judices, et Commissarios quavis auctoritate fungen, sublata 
eis, et eorum cuilibet quavis aliter judicandi, et interpretandi facúltate, et auctoritate, judicari 
et definiri deberé, ac irritum, et inane, si secus super his a quoquam quavis auctoritate scien- 
ter, vel ignoranter contigerit attentari decernimus. 

§ 4. Non obstantibus quibusvis Apostolicis, ac in Provincialibus, et Synodalibus Conciliis 
editis generalibus, vel specialibus Constitutionibus, et Ordinatíonibus, ceterisque contrariis 
quibuscumque. 

§ 5. Volumus autem, quod iidem, qui absolutionem obtinuerint, ut praefertur, pcenitentiam 
per confessores, quos ex approbatis ab Ordinariis illarum partium duxerint eligendos, adim- 



SECCIÓN TERCERA. 185 

plere omnino teneantur, alioquin absolutiones, et super irregularitate obtentse dispositiones 
quoad forum coüscientise nallae sint. 

Batum Komae apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die quarta Aug., millesimo quingenté- 
simo septuagésimo primo, Pontificatus nostri Anno VI. 

Ex Bullario Romano de Coquelin., 4^ par. 3. pag, 175. 

RESUMEN CASTELLANO. 
Es decente y justo que la Santa Sede sea favorable en todo lo que concierne á la salvación de las 



Por esta consideración concedió este Pontiíice (S. Pió V) á las Ordenes Mendicantes de las Indias 
que pudiesen dispensar con los fieles en algunos cosos de la irregularidad contraída tanto por delito 
como por defecto. 

Ahora por las suplicas de los Patriarcas y Obispos de las mismas Indias y por la comodidad de 
los fieles de estas parles, concede el Papa á todos los Patriarcas, Arzobispos y Obispos de dichas 
Indias la facultad de absolver á cualesquier personas de los delitos por los cuales se contrae irregu- 
laridad, excepto , del homicidio voluntario fuera de guerra y de la simonía; concede también que 
con estos mismos lodos y cada uno de los fieles que existen y que por tiempo existieren en dichas 
partes si contrajeren alguna irregularidad por otras causas que las sobredichas, sobre tal irregulari- 
dad contraida por cualesquiera causas, sino fuere por causa de homicidio y simonía, puedan per- 
petuamente dispensar con autoridad Apostólica y reabililar, restituir y reponer en los Beneficios y 
oficios Eclesiásticos ; declarando que las absoluciones y dispensas dadas por dichos Patriarcas, Ar- 
zobispos y Obispos presentes y que por tiempo existieren se tengan lo mismo que si saliesen de la 
Santa Sede. 

Y que asi se juzgue por cualesquiera Jueces y Comisarios, etc. 

Quiere también que los absueltos reciban penitencia y si no la cumplieren sean nulas en el foro 
interno las absoluciones y dispensas. 

Dado en 4 de Agosto de 1571. 

NOTAS. 

Apesarde estar tan clara y terminante esta Constitución, no ha faltado controversia sobre su con- 
tenido. D. Feliciano de la Vega escritor Americano que fue Provisor y Gobernador de Lima y des- 
pués promovido á las Sillas de Popayan, de la Paz y de Méjico, gran literato y jurista consumado, 
sostuvo que en estas Letras no se concede otra facultad que la de dispensar en las irregularidades 
que provienen de delito y por consíguenteque no se puede dispensar en las irregularidades de defecto 
como lo es la de los ilegítimos para obtener beneficios. Pudo tener su fundamento la opinión de este 
tabioy venerable Escritor en el sentir del Concilio Límense celebrado por Santo Toribio en 4582, 
al cual no asistió este Prelado, cuya promoción. primera fue á Popayan en 1628 ; mas como Provisor 
y Gobernador de Lima debió tener gran respeto y veneración al Concilio Límense, en el cual se 
encuentra al fin del Concilio. 2" Celebrado en 1583 el sumario de los privilegios de Indias, que ha- 
blando sobre irregularidades dice asi :« Pius V concedit Indorum Episcopis ut cum quibusvis personis 
in Indiis existenlibus dispensent ín irregularitate ex quocumque delicio contracta, dummodo nonfuerit 
ex homicidio voluntario extra bellum commisso et simonía. «Mas acerca de este sumario aprobado por 
el Concilio Límense dice Morelli en sus Fastos novi Orbis estas palabras (traducion castellana). Es 
verdad que se hace mención de esta concesión en el sumario de privilegios aprobado por el Concilio 
Limense en i 583, el cual no podían ignorar los venerables padres del Concilio, pero en este sumario 
TOM. I. 23 



136 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

no se exibe una copia íntegra y literal de este privilegio, sino un estrado muy diminuto y poco fiel, el 
cual pudo dar ocasión á error, por ejemplo dice « dispensen! in irregularitate ex quocumque delicio 
contracta, cuando el texto dice : « Ex quibuscumque causis. « Véase la Constitución. Esto dicen los 
Fastos en la Ordenación 135, donde resuelve Morelli todas las dudas, y deja asentado, que no solo 
se da facultad en estas Letras para absolver de las irregularidades de delito, excepto el homicidio dicho 
y la simonia, sino también para todas las irregularidades provenientes ex quibuscumque causis. 

Avendano afirma lo mismo, y comenzando por el primer párrafo de la Constitución, dice asi ; El 
Papa atestigua que á las Ordenes Mendicantes de las Indias habia concedido antes la facultad de dis- 
pensar en ciertos casos á los fieles que hubiesen contraído alguna irregularidad tam ex delicio, quam 
ex non delicio. Y para que esta relación, si á los Patriarcas, Arzobispos y Obispos de Indias, 
se les iba á negar esta gracia ? Es pues un contrasentido el creer quo el Papa menciona la gracia 
concedida á los Mendicantes sin objeto alguno, y mejor lo es el pensar que después de mencionarla 
se la negase á las supremas dignidades de las Indias, habiéndosela concedido á las Ordenes Regu- 
lares. Por otra parte el mismo Papa dice que el deseo de la salud de las almas le obligó á conceder 
esta gracia k las Ordenes Mendicantes y pasando después á las súplicas de los Prelados de Indias, 
añade, que movido por ellas y mirando á la comodidad de los fieles les concede la gracia que piden. 
De todo lo cual se desprende que la gracia concedida á las primeras Sillas de las Indias no habia de 
sermenor que la que se habia otorgado á los Mendicantes, pues ni para la salud de las almas ni para 
la comodidad de los fieles, se podia poner esta gracia en mejores manos que en las de los Pastores 
á quienes loca la inspección immediala de sus rebaños. Entra luego Avendano en el cuerpo de la 
Bula y dice asi : Las mismas palabras de estas Letras lo expresan mas especialmente cuando dicen : 
« Ac cum eisdem, ómnibus et singulis nunc et pro tempere in parlibus Indiarum exislentlbus per- 
« sonis, quee irregularilatcm ex alíis quam ex causis praedictis conlraxerint, super irregularitate hu- 
« jusmodi, ex quibuscumque causis praelerquam homicidii et symoniae occasione contracta, ut prae- 
« íerlur, eadem auctoritale Apostólica dispensandi. » Asi se expresa el Papa en esta clausula, el cual, 
fuera de las dos irregularidades de homicidio y simonia, todas las demás las sujeta á la disposición 
de los Prelados. Y obsérvese bien que el Papa no habla del mismo modo en la clausula primera donde 
trata de las irregularidades de delito, que en la segunda donde habla do todas las demás irregulari- 
dades. Pues en la primera dice : « Concedemos á todos los Patriarcas, Arzobispos y Obispos de las 
Indias absolver á cualesquier personas de los delitos por los cuales se contrae irregularidad. » Y en la 
segunda dice: » Y con estos mismos, lodos y cada uno délos que existen ahora y por liempo existieren 
en dichas partes y que contrajeren alguna irregularidad por otras causas que las sobredichas, conce- 
demos que sobre tal irregularidad contraída por cualesquiera causas, sino fuere por causa de homi- 
cidio y simonia puedan con autoridad Apostólica dispensar. Confrontadas estas dos clausulas entre si, 
se ve claramente la diferencia. La primera habla solo de las irregularidades de delito, y la segunda 
de todas las demás provenientes de cualesquiera causas : la primera se extiende ad quascumque personas 
y la segunda se hace mas extensiva por estas palabras ómnibus et singulis para que aparezca mas plena 
la concesión, como también lo manifiesta el Papa al fin de la clausula diciendo :« amplam licentiam et 
íacultatem concedimus. » Nótese también que en la prima clausula usa el Papa la palabra absolver y en 
la segunda usa de la palabra dispensar. 

Apesar de que por las mismas palabras de esta Constitución y por el sentir de tan graves Escritores 
es moralmente cierto que esta Constitución de S. Pió V concede facultad á los Obispos de las Indias 
para absolver y dispensar en toda irregularidad, excepto de las dos dichas, todavía se ha examinado 
mejor esta cuestión y para proceder con la seguridad posible en un punto tan delicado, se consultó 
esta materia con algunesTeólogos del Concilio segundo de Quito, los cuales examinando bien las pa- 
labras de este Breve, dieron su parecer por escrito y me ha parecido conveniente consignarle aqui. 
Siguen los sufragios de dichos Teólogos, como los dieron. 



SECCIÓN TERCERA. 1 87 

Ad quaesitum, utrum Bulla « Decens ac debitum » Sancti Pontificis Pii V facultatem absolvendi 
concedat a sola irregularitate ex delicio contracta ; an de utraque irregularilate, nampe, tam ex delicio 
quam ex defectu contracta, intelligenda sit? Postremum raihi videtur affirmandum, ait P. Henricus 
Terenziani, S. J. 

Mihi videtur loqui Pius de utraque irregularitate, ait P. Emraanuel Proaiío, S. J. 

Absque dubio ágil Sanctus Ponlifex de utraque irregularitate, ait P. Faustus Legarra, S. J. 

Existimo absque utlo dubio de utroque irregularitatum genere in Bulla S. Pii V sermonem esse el 
polestatem absolvendi ab utroque omnino tribui, ait P. Michael Franco. 

Se pregunta si la Bula c€ Dacens ac debitum » de S. Pío V habla de solas las irregularidades de 
delito, ó habla también de las irregularidades de defecto ? Parece que no hay lugar á duda que habla 
de ambas especies. En la Bula citada se hace mención de una facultad concedida á los Misioneros 
Mendicantes de las Indias, de dispensar de las irregularidades incurridas tam ex delicio quam ex non 
delicio. Ahora bien fuera de las irregularidades de ddicto el derecho canónico no reconoce otras 
mas que las de defecto ; luego por la clausula quam ex non delicio se dejan entender también las 
de deféfcto. 

La misma gracia que á los Mendicantes se concede por ia predicha Bula á los Patriarcas, Arzobis- 
pos y Obispos de las Indias ; pues que de el tenor de la concesión se deduce que pueden dispensar 
de las irregularidades incurridas fóc quibuscumque causis, como dice la Bula, (exceptuándoselas irregu- 
laridades incurridas por homicidio voluntario cometido fuera ie la guerra y por simonía). Si, pues, 
los Patriarcas, Arzobispos y Obispos pueden dispensar do las irregularidades provenientes ex quibus- 
cumque causis, á virtud de esta Bula, lo podrán hacer en las que provienen de una de esas causas que 
es la de defecto. 

Ademas si el ánimo del Papa hubiera sido escepluar las irregularidades de defecto, lo habría hecho 
en términos formales, como lo hace respecto de las de delito incurridas por el homicidio voluntario y 
la simonía. 

Parece pues, que no cabe duda que en esta Bula se habla de entrambas especies de irregularidad. 
Asi el P Antonio M. Borda S. J. 

Del parecer de estos PP. Teólogos del concilio S*' de Quito que convienen en todo con Avendalio y 
Morelli, se saca que la facultad pontificia concedida en las expresadas Letras « Decens ac debitum » 
se extiende á las dos clases de irregularidad y que los Obispos privilegiados pueden absolver 6 dispen- 
sar de toda irregularidad excepto de la quQ proviene del homicidio voluntario cometido fuera de 
guerra y de la simonía. Mas acerca de la simonía véase la Bula Aposíollm Sedis de Pío IX. 



188 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 



SECCIÓN CUARTA. 



JUICIOS ECLESIÁSTICOS 

CONSTITUCIÓN DE GREGORIO XIII QUE PRESCRIBE LOS TRAMITES DE LOS JUICIOS 

ECLESIÁSTICOS EN AMERICA. 

Gregorius Papa XIII. — Ad perpetuam rei memoriam. 

Bxposcit debitum Pastoralis officii, cui, disponente Domino» providemus, ut litium dispen- 
diis, qusB in foro Ecclesiastico pro tempere tractantur, ea, qua fieri potest , celeritate 
succurratur. 

1. Exponi sane Nobis nuper fecifc Charissimus in Christo filius noster Philippus Fispa- 
niarum Rex Catholicus, quod in partibus Civitatum, terrarum, et locorum, Oppidorum., et 
dcminiorum Indiarum Terrac Firmse, et Insularum Maris Oceani ob locorum a Romana 
Curia distantiam, difficile admodum rescripta Apostólica baberi queunt, et propterea appel- 
lationes, quse a quibusvis sententiis in causis tam criminalibus, quam alus quibuscumque 
forum Ecclesiasticum concernentibus pro tempere latis interponuntur, difficulter admodum 
recipi, et admitti possnnt, ac propterea Incolarum prsedictorum dispendiis, quse ex litium 
longitudine proveniunt, valde consultum foret, si duae sententise pro tempore latas rem judi- 
catam facerent, et ab illis amplius appellare non liceret. Quare ídem Philippus Rex Nobis 
humiliter supplicari fecit, un in praemissis opportune providere de benignitate Apostólica 
dignaremur. 

2. Nos qui populorum quorumlibet quietem, et commodum, quantum cum Domino pos- 
sumus, libenter procuramus, eumdem Philippum Regem a quibusvis excommunicationis, 
suspensionis, et interdicti, aliisque Ecclesiasticis sententiis, censuris, et poenis a jure, vel 
ab homine quavis occasione, vel causa latis, si quibus quomodolibet innodatus existit, ad 
effectum prsesentium dumtaxat consequendum, harum serie absolventes, et absolutum fore 
censentes, hujusmodi supplicationibus inclinati, volumus, et Apostólica auctoritate decer- 
nimus, quod in ómnibus Regáis» terris, et Dominiis Indiarum Terrse Firmae, et insularum 
Maris Occeani, et alias quomodocumque, et qualitercumque nuncupatis dicto Philippo Regi 
mediato, vel immediate subjectis, quandocumque in causis tam criminalibus, quam alus 
quibuscumque forum Ecclesiasticum concernentibus a sententiis pro tempore latis appellari 
contigerit, si sententia ab Episcopo lata, ad Metropolitanum. 

3. Si vero prima sententia ab ipso Metropolitano promulgata fuerit, ad Ordinarium vici- 
niorem absque aliquo alio Sedis Apostólicas rescripto appelletur, et si secunda sententia 
primae sententise conformis fuerit vim rei judicatae obtineat, et executioni per eum, qui eam 
tulerit, quacumque appellatione non obstante, demandetur; si vero illae duae, si ve ab Ordi- 
nario, et Metropolitano, siVe a Metropolitano, et Ordinario viciniore latae conformes non 
fuerint, tune ad alterum Metropolitanum, vel Episcopum ei, a quo primo lata fuit sententia, 
viciniorem, ejusdem Provinciae Episcopum, appelletur, et duas ex ipsis tribus sententias 
conformes, quas etiam vim rei judicatae habere volumus, is, qui ultimo loco judicaverit 
exequátur, quacumque appellatione non obstante. 



SECCIÓN QUARTA. 189 

4. Decernentes omnia, et síngala alias quam, ut prsemittitur, intentata, et facta judicia 
nuUius prorsus roboris, et momenti fore, et quascumque, modo prsedicto non servato, inter- 
ponendas appellationes millas, irritas, et inanes existere : sicqne per quoscumque Judices, 
et Commissarios quavis auctoritate fungentes, etiam loci Ordinarios, et causarum Palatii 
Apostolici Auditores, sublíitaeis et eorum cuilibet quavis aliter judicandi, et interpretandi 
facúltate, judicare deberé, irritum quoque, et inane, si secus super his a quoquam quavis 
auctoritate scienter, vel ignoranter contigerit attentari. 

5. Non obstan tibus Constitutionibus, etc. 

Datum Komse apud Sanctura Petrum, sub annulo Piscatoris die 15 Maii 1573, — Pon- 
tificatus nostri anno 1. — (Ex Bullar. Rom. tom. IV, part. 3, pag. 227.) 

RESUMEN CASTELLANO. 

Expuso el Rey Felipe Segundo á la Santa Sede que en las regiones de Indias difícilmente podian 
obtenerse los Rescriptos Apostólicos por la mucha distancia; por cuya razón eran también muy difí- 
ciles las apelationes á la Curia Romana tanto en causas criminales como en las demás que tocan al 
fuero eclesiástico. Por lo cual para evitar los costos que á estos habitantes sobrevienen de estas litis 
prolongadas, convendria qutí dos sentencias dadas sobre ellas tuviesen fuerza de cosa juzgada y no 
se pudiese apelar mas de ellas. 

El Papa inclinado á las suplicas del Rey Católico decretó, que en todos los reinos y dominios de In- 
dios Tierra firme é Islas del mar Occeano y otras de cualquier modo sujetas á su corona, siempre que 
aconteciere alguna apelación de la sentencia dada ya sea en las causas criminales ya en cualquiera 
otra perteneciente al fuero eclesiástico, se juzgen del modo siguente. 

Si la sentencia fuere dada por el Obispo, apelóse, al Metropolitano; pero si la sentencia primera 
fuese dada por fil Metropolitano apelóse al Obispo mas vecino, sin mas rescripto de la Santa Sede. Y 
entonces si la sentencia pronunciada por el Obispo fuere confirmada por el Metropolitano tenga fuerza 
de cosa juzgada y ejecútese por el que la pronuncio, no obstante cualquiera apelación. Mas si aquel- 
las dos sentencias dadas ya sea por el ordinario y Metropolitano, ya por el Metropolitano y Obispo 
mas vecino, no fueren conformes, se remitirá la apelación á otro Metropolitano ú otro Obispo el mas 
vecino de aquel que primeramente pronuncióla sentencia. Y dé estas tres sentencias las dos conformes 
tendrán fuerza de cosa juzgada y las ejeculara el ultimo que juzgó, no obstante cualquiera apelación. 

Y lodos los demás juicios que de otro modo se intentaren no tengan fuerza alguna y las apelaciones 
sin los trámites dichos sean nulas. — Dado en 15 de Mayo de 1573. 

NOTAS. 

Debe observarse que por aquellas palabras « no obstante cualquiera apelación » no se prohibe la apelación 
á la Santa Sede ó al Nuncio ó Delegado Apostólico. Solo se ponen estas palabras, para que nada obste á la exe- 
cucion de la sentencia dada, de manera que las apelaciones á la curia Romana no están prohibidas ; pero solo 
tendrán efecto devolutivo, no suspensivo. 

En cuanto á los Jueces nombrados en el Concilio Provincial ó Diocesano, débese entender que los tales Jueces 
son Delegados de la Santa Sede para las causas particulares de apelación que á ella le plazca cometerles. Esto 
está muy sabiamente dispuesto á fin de cerciorarse la Santa Sede de la justicia integridad é idoneidad de los 
Jueces, cuando por otra parte es imposible tener noticia en la Curia Romana por la distancia de los lugares 
y multiplicidad de los negocios. Consta del Discurso 4° sobre la sesión 25 del Tridentino ea la impresión 
moderna. 

Debe notarse también que estas Letras hablan de las causas que se pueden definir en America, pero no de 
otras que pertenecen á la Santa Sede, como son las causas de los Obispos, de las cuales las mayores son reser- 
vadas al Papa, las menores al Concilio Provincial y las civiles según declaración de la sagrada Congregación del 
Concilio pertenecen al Metropolitiino, como consta de la Declaración del cap. 5 del Tridentino en dicha obra^ 



190 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Las causas raenores de los Obispos se pueden terminar en el Concilio, aunque no conste de los doce sufragantes 
que pide el derecho, pues consta que los Concilios Provinciales se pueden celebrar con menor numero. Mas las 
causas mayores no se pueden tratar en dicho Concilio sin el numero de doce prescrito en el derecho, según decla- 
ración déla Sagrada Congregación (ibid.). Puede también el Concilio deputar algunos que conozcan de dichas 
causas menores, aunque los deputados no sean Obispos y podran terminar las causas después de disuelto el 
Concilio, con tal que se haya iniciado la causa antes de disolverse. Discurso 46 ad sess. 25, n. 1. 

CAUSAS DE LOS OBISPOS, 

Causse criminales graviores contra Episcopos, etiam hseresis, quod absit, quse depositione 
aut privatione dignse sunt, ab ipso tantum Romano Pontifice cognoscantur et terminentur. Quod 
si ejusraodi sit causa, quse necessario extra Romanam Curiam sit committenda; nemini prorsus 
ea committatur, nisi Metropolitanis aut Episcopis abeatissimo Papa eligendis. Hgec vero com- 
missio et specialis sit et manu ipsius Sanctissimi Pontificis signata; nec unquam plus bis 
tribuat, quam ut solam facii instructionem suraant, processumque conficiant, quem statim ad 
Romanum Pontificera transmittant ; reservata eidem Sanctissimo sententia definitiva. Caetera 
alias sub fel. record. Julio III super bis decreta, necnon et constitutio sub Innocentio III in 
concilio generali quse incipit : Qualiter et quando, quam Sancta Synodus in prsesenti ionovat, 
ab ómnibus observetur. Minores vero criminales causee Episcoporum in concilio tantum pro- 
vinciali cognoscantur et terminentur vel a deputandis per concilium provinciale. Ses. 24, cap. 5. 
De Reform. 

Y en otra parte dice el mismo Concilio Tridentino « Causae Episcoporum, cum pro criminis 
« objecti qualitate comparere debeant, coram Pontifice Max. referantur, ac per ipsum termi- 
« nentur. Ses. 13, cap. 8. De Reformat. 

Ni al Obispo no se le cite á comparecer, sino por causa en que se trate de deponerle 6 pri- 
varle. « Qiioniam vero subditi Episcopo, tametsi jure correpti fuerint, magnopere tamen eum 
odisse, et tanquam injuria affecti sint, falsa illi crimina objicere solent, ut quoquo pacto pos- 
sint, ei molestiam exhibeaut; cujus vexationis timor plerumque illiim ad inquirenda et pu- 
nienda eorum delicta segniorem reddit ; idcirco ne iis magno suo et Ecclesise incommodo gregem 
sibi eruditum relinquere, ac, non sine Episcopalis dignitatis diminutione, vagari cogatur, ita 
statuit et decrevit : Episcopus nisi ob causam ex qua deponendus, sive privandus veniret, 
etiamsi ex officio, aut per inquisitionem seu denuntiationem vel accusationem, sive alio quovis 
modo procedatur, ut personaliter compareat, nequáquam citetur vel moneatur. Ses. 13, cap. 6. 
De Reform. 

CUALIDADES DE LOS TESTIUOS CONTRA EL OBISPO. 

Testes in causa criminali ad informationem vel indicia seu alias in causa principali contra 
Episcopum, nisi contestes et bonge conversationis, existimationis et famse fuerint, non reci- 
piantur : et si odio, temeritate aut cupiditate, aliquis deposuerint, gravibus pcenis mulctentur. 
Ses. 13, cap. 7. De Reformat. 



SECCIÓN QUARTA. i 91 

CAUSAS EN QUE PUEDE CONOCER EL CONCILIO PROVINCIAL PROPUESTAS POR SANTO 
TORIBTO A LA SAGRADA CONGREGACIÓN. 

Dubia D. Toribii Archiepisc. Limani circa celebrationem Concilii Provincialis, cum rescriptis 
S. Congregationis Interpretiim Conciiii Trid. 

Reverendissimus Dominas Toribius Alfonsus Mogourejo Dei et Apostolicse Sedis gratia Ar- 
chiepiscopus civitatis Kegiim in Indiis maris del Sur, et Provincia del Perú supplicat 
Illustrissimis D. D. Cardinalibus sacrse Congregationis Concilii Tridentini, quatenus dignentur 
responderé, quid per ipsum et Episcopos sufragáneos tenendum sit infrascriptis declara- 
tionibus. 

Primo. An Concilium Provinciale possit cognoscere de ómnibus causis vertentibus in prima 
instantia coram Episcopis Suffraganeis ? — Ad primum. Congregatio Concilii censuit posse 
cognoscere non solum de his causis , quae specialiter ejus judicio a jure et Concilio Tridentino 
reservatce sunt, sed de ómnibus taní civilihus, quam crimínalibus, quce dubia non sint, quceque 
brevi tempore possunt expediri, et alioquin juxta canónicas sanctiones in ea traciari et definiri 
possunt. Si tamen in prima instantia coram locorum Ordinariis Hice introductm reperiantur 
non posse avocari nisi in casibus et modis ajurepermissis. 

2. An de causis pendentibus coram Episcopis, vel eorum Vicariis possit appellari ad Con- 
cilium omisso Archiepiscopo? Adsecundum. Posse. 

3. An Concilium poterit cognoscere de causis pendentibus coram Archiepiscopo, et illas ad 
se advocare ? -áíí tcrtium ut supra adprimum. 

4. An possit appellari ab Archiepiscopo ad Concilium, vel an debeat appellari ad Papam? — 
Ad quartum Posse ad utrumque. 

5. An possit appellari a Concilio ad Archiepiscopum, vel ejus officialemgeneralem? — Ad 
quíntum. Non posse. 

6. An Archiepiscopus solus justis de causis possit absque alus Episcopis dissolvere Concilium? 
— Ad sextum. Non posse, nisi de Concilio et consensu coepiscoporum. 

7. An Archiepiscopus tanquam caput Concilii, et inibi prsesidens possit mandare et ordinare 
in Concilio Provinciali; ita quod reliqui Episcopi non possint illum impediré, aut perturbare 
quando dixerit, quod quis iaceat, vel quod praesentetur aliquod scriptum, vel libellus, aut 
quod pro tune non legatur, usque ad alium diem, seu quod quis exeat e Concilio, et occurrendo 
quod aliquis Episcopus impediverit, aut perturbaverit, aut contra Archiepiscopum inurbanus 
extiterit, an Archiepiscopus possit procederé contra talem? — Ad septimum, Directionem 
Concilii, sicut et mandare ne quis loquatur extra locum, nevé perturbetur Concilium, ad 
Archiepiscopum pertinere : ccetera vero, de quibus quceritur, non spectare ad illum solum, 
nisi de Concilio et assensu coepiscoporum. 

8. An Archiepiscopus possit procederé per censuras et alias pcenas contra Episcopos illos, qui 
usurparentArchiepiscopi jurisdictionem in Concilio, sive aliud voleutes cognoscere de aliquibus 
causis tribunalis, et Curise ipsius Archiepiscopi ? — Ad octavum. Non posse nisi extra Conci- 
lium provinciale y juxta canónicas sanctiones. 

9. An Concilium Provinciale possit committerejudicibus et personis particularibus negocia 
quse indefinita remanerent tempore dissolutionis aut finis Concilii, ut illa ipsi determinarent 
post finem impositum Concilio ? — Aá nonum. Non posse nisi in causis in Concilio Triden- 
tino, et jure expressis. 

10. Ad quem appellari debeat a judicibus prsefatis, qui de proxime dictis negociis, seu cau- 
sis cognoverint ? — Ad 10. Deberé ad Primatem, vel Patriarcham, vel ad Papam, 



192 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 

11. AnConcilium Provinciale poterit capere informationem, aut formare processum contra 
aliqíiem Episcopum suspectum aut acciisatum ibi de causis gravioribus ad efifectum transmit- 
tendi probationem et processum ad Sanctissimum DominumnostrumPapam ?-Ad II. Congre- 
gatio Concilii respondit^ posse capere summariam informationem extrajudicialiter , quam 
transmittat ad Sanctissimum^ ut suhinde valeat deliberare^ quid factu opus sit. 

12. Inminoribus causis criminalibus Episcoporum, quse juxta Concilium Tridentinum sunt 
cognoscendsein Concilio provinciali,vel a dcputandis per Concilium provinciale, an istideputandi 
debeant esse Episcopi ? — Ad 12, Congregatio Concilii respondit, oh rever entiam Pontifica 
offícii hujusmodi causas Episcopis deberé committi^ si taynen Concilio provinciali aliter ex 
causa visum fuerit, posse etiam non Episcopos deputar i. 

13. Isti deputandi ad causas Episcoporum, ut supra, aa possint coguoscere de ipsis post ter- 
minatum et definitum Concilium ? — Ad 13. Fosse. 

14. An in Concilio Provinciali possint tiactari, et definiri causse criminales minores Episco- 
porum, a jure requisito ?.-- Ad 14. Posse. 

15. An Metropolitanas possit cognoscere de causis civilibus Episcoporum ? — Ad 15. Posse 
quando Episcopus agit contra Episcopum, et ubi subditus Episcopi agit contra Episcopum^ 
cceteroquin non posse^ nisi in casibus a jure expréssis. 

16. An Concilium Provinciale possit cognoscere de causis civilibus Archiepiscopi? — Ad 16. 
Non posse. 

17. An Concilium Provinciale poterit cognoscere de causis criminalibus minoribus Archie- 
piscopi? Et dato quod sic, an poterit procederé ad majora, quam ad charitativam correctionem? 
— Ad 17. Non possCj sedtantum denunciare, etiam cum aliyua informaiione extrajudicia- 
liter sumpta. 

18. An Concilium Provinciale possit puniré Provisorem, seu officialem geueralem Archie- 
piscopi, et procederé contra illum in causis criminalibus?— AíZ 18. Posse. 

19. An Concilium Provinciale aliquibus de causis possit suspendere visitationem omniura 
Episcopatuum suffraganeorum, doñee finitum fuerit Concilium? —- Ad 19. Non posse suspen- 
dere eam Visitationem quam Episcopi legitime impediti per suos generales Vicarios y aut 
per Visitatores óbeunt. 

20. ítem ex quo in Concilio Tridentino cavetur, quod Archiepiscopus possit visitare suífraga- 
neos causa cognita et probata in Concilio Provinciali, an sit necessarium faceré informationem 
de causis urgentibus, ut debeant visitari, et an debeat primitus Episcopus vocari, et audiriin 
Concilio pra3dicto, ut videatur quid respondeat antequam Concilium Provinciale ordinet, et decla- 
ret, quod sit locus ut Archiepiscopus visitet, vel an sufficiat, ut Concilium Provinciale decla- 
ret, quod dictus Archiepiscopus possit visitare suffraganeos, quod adsit quserela, et libellus, 
seu raemorialia contra dictos Episcopos, et personas suarum Dicecesium, absque eo quod di- 
ctus Episcopus, et reliquse personse sint prsesentes ? — Ad 20. Ita esse necessarium, et 
Episcopum audiendum ; et de secunda parte non sufftcere, sed opus esse^ ut causa visitationis 
decernendce cognoscatur, et probetur. 

Havoldus Lima Limala, pag. 124. 

CAUSAS DE LOS CABILDOS CATEDRALES ADJUNTOS EN LAS CAUSAS CRIMINALES LOS 

PREBENDADOS DE AMERICA. 

Si pueden proceder los Obispos sin Adjuntos en dichas causas? Doctrina del Señor Villarroeí 
Obispo de Santiago de Chile sobre esta cuestión que latamente la trata asi ; (Part. la. quest. S, 
art. 4). 



SECCIÓN QUARTA. 193 

La materia de este articulo es un punto muy controverso y en que se ha escrito ya mucho por que 
son muchos los interesados. Ceniremonos lo mas que fuere posible en materia tan grave. Y para 
darnos bien á entender es itiecesario advertir que el Obispo tiene fundada su jurisdicción ordinaria 
sin distinción alguna en los Clérigos todos de su Iglesia y puede visitar, corregir y gobernar á sus 
Prebendados 

Y es expresa determinación del Santo Concilio de Trento, ses. 6. cap. A por estas palabras: 
w Capitula Calhedralium et aliorum majorum Eeclesiarum, illorumque personas nullis exennptioiiibus, 
« consuetudinibus, senteniüs, juramenlis, concordiis, quae lanlum suos obligent auctores, non etiam 
« successores, tueri se possint, quominus á suis epíscopis et alus majoribus praelatis, per se ipsos 
« solos, vel illis, quibus fiibi videbilur, adjunctis, juxla canónicas sancliones, tolies quoties opus 
« fuerit, visitari, corrigi et eniendari etiam auctoritate apostólica possint et valeant.» Y en la ses. 25, 
cap. 6, vuelve a reforzar aquesta jurisdicion. 

Propongo lo segundo que no necesita el Obispo de visitar actualmente su Cabildo para conocer de 
las causas civiles de sus Prebendados, porque su jurisdicción ordinaria, fundada en el nuevo imperio 
de que goza en toda la Clerecia, puede conocer de las causas civiles de sus Prebendados, pues que 
son Clérigos, y no solo él, sino su Vicario General, ex cap. Reqnisiti de testam, Gloss in cap. Nullus 
de Elect. i n 6, y de este punto hace especial documento el Doctor Machado, en su Confesor perfecto, 
lib. 4, part. 6, Iract. 8, document. 5, donde cita al Señor Solorzano. 

Para explicar quesean adjuntos, hemos de presuponer que antiguamente en muchas Catedrales de 
la Cristiandad, los Prebendados, ó por costumbre immemorial, ó por privilegio, gozaban de una cabal 
exemcion, en cuya virtud no podian ser castigados por sus Obispos. Celebróse el Santo Concilio de 
Trento y pesándose en estas exemciones gravísimos inconvenientes, determinaron aquellos Santos 
Padres, que seria justo quiíar esta general exemcion, si bien algunos Doctores se alargan mas de lo 
que debieran en sindicar esta tan solemne disposición, oponiendo á lo dispuesto, que no asistieron 
los Prebendados en este Santo Concilio, y que no hubo quien respondiese por ellos, como si de per- 
sonas á quien Dios fio su fé, no fiara la Iglesia la integridad en la justicia. Doterminose en efecto, 
como consta de aquel, cap. 6, ya citado de la sesión 25, que los Cabildos que gozaban de aquella 
exemcion eligiesen cada ano dos Prebendados, que en compania del Obispo juzgasen las causas de 
cualquiera persona del capitulo, cuando no visitando el Obispo quisiese, ó de oficio ó de pedimento 
de parte, proceder contra alguno, ora proceda él, ora su Vicario General, que los dos hagan un voto 
que contrapese al del Prelado, y que con uno que concuerde con él, en la resolución de la causa, haga 
sentencia : y que si los dos discordaren de él, el Obispo y ellos nombren tercero, que dentro de 
seis dias (1) ; y si hubiere discordia en el nombramiento, que le nombre el Obispo mas cercano, y que 
la parte á quien se llegare, prevalezca en el punto de la discordia. El proceso se ha de hacer por el 
propio Notario del Obispo, y sentenciada la causa definitivamente, soloá él; le toca (como diremos 
después) el ejecutar la sentencia. 

Entendido ya que son adjuntos, entra la disputa, si puede algún Obispo proceder sin ellos no las- 
limando la disposición del Concilio? Dichoso el Prelado en cuya audiencia no hay que tratar sobre 
esta disputa ! yo en tanto aborrezco los adjuntos, en cuanto me matan los pleitos : por que los liti- 
gios debieran abominarlos mucho los Prebendados, y siendo mi condición toda paz, me he aficionado 
áellade nuevo conundoclisimo y eruditísimo libro que estos dias heleido: (dichoso fuera el mundo, si 
ya estuviera impreso) inlúiú^sQ Reformación del Derecho: su autor el seUor Doctor Don Pedro 
Machado de Chaves, Oidor de esta Real audiencia, varón de singulares virtudes y de admirables 
letras. Habla tan altamente contra los pleitos, y abomina con tan singular estilo los litigios, que por 

(1) Debe faltar alguna palabra. 

TOM. I. 2i 



19i PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

no poner en el sayal do este libro, un remiendo de brocado, no quiso trasladar á él, dos capítulos 
enteros. Volvamos ahora á nuestros adjuntos y veamos si deben admitirse en lodos los Obispados. 

El Señor D. Juan de Solorzano en el libro 3 delndiar. gubernat. cap. ÍAy pretende probar que en 
los Obispados todos de las Indias están obligados lodos los Obispos á proceder con adjuntos en las 
causas criminales contra Prebendados. Y aunque es verdad que la autoridad de este gran Doctor de 
ordinario me suele arrastrar á mi, quiero esta vez, haciendo estimación de mi dignidad, defender el 
derecho de los Obispos y no pretendo valerme de los argumentos en que se habla indecentemente de 
los Prebendados. Por que algunos (como lo refiere el Señor Solorzano) alegaron la ignorancia de los 
Prebendados délas Indias. 

Este argumento y otros que traen algunos Doctores para repeler los adjuntos, no son á proposito, 
por que eso es tocar en la justificación del Santo Concilio de Tronío ; y el punto no es ese; sino si, 
presupuesta la disposición del Santo Concilio en aquellos dos capitules, podran algunos Obispos 
proceder sin adjuntos. 

La primera opinión quiere que en esa disposición conciliar se comprendan las Iglesias todas : de 
suerte que no haya capitulo sin acciona nombrar adjuntos. En los Doctores de esta calegoria hace 
Navarro cabeza, asi por sus letras y virtud, como por su antigüedad ; pero aunque es digno de toda 
alabanza, no alabare yo las palabras con que trata esla materia. Son del Concilio 3" de Officio ordi- 
nario num.nlt. Y aunque las trae el Señor Solorzano, no seria por que ellas le pareciesen bien, sino 
por que le pareció bien su opinión. Y es cosa de misterio que una conciencia tan estrecha como la 
de Navarro haya dado de si tanto en este punto, que deslustre los Obispos. 

El Señor Doctor Solorzano se desvio de Navarro solo en la generalidad de los Obispos, por que 
presuponiendo que los de España lodos son santos, siente que los Obispos lodos délas Indias son 
soberbios. Llámanos engreídos, hinchados, injustos, que lo usurpan todo, que necesitan de freno. Y 
es cosa que asombra que siendo los libros de este gran Doctor unos elogios de grandes y pequeños, 
su condición la misma apacibilidad, sus ordinarias palabras, como sus obras la misma compostura ; 
sale de su paso lodas las veces que trata en malcrías que tocan á los Prelados de las Indias : « El 
« quia (cap. l^, num. 8) in hislndiarum Provínciis Archiepiscopi ct Episcopi elatiores sunt, el pro 
« summo imperio et honore quem habent et exercitant, nihil non sibi arrogant et usurpant,et capitu- 
t< lares sibi dicto párenles, et non sunt quidem contra ipsos aíiquid insinuare audentes, tam in aclis 
ct capitularibus, quam in alus habere prtotendunt, et, longe magis quam in Hispania, reliqua alia 
« procedunt, et vereri possunt quai cum Navarro retulimus supra hoc caput num. 59, unde multo 
« minus expedit eis proteslalis fríenum laxare; sed polius saltem hoc adjunctorum medio aliquatenus 
« temperare, cum vel étiam eo existente, omni tándem ex Preelatorum arbitrio dependeant. » 

En ese lugar cita el Señor Solorzano muchos Doctores por si, y se resuelve en que todas las Igle- 
sias de las Indias deben tener adjuntos y proceder con ellos los Obispos en las causas criminales 
contra Prebendados. Y sin embargo de eso an el num. 59 dejó confesado, que no hay adjuntos tan 
generalmente en las Iglesias de España : con que es forzoso que haya Obispos que no procedan 
con ellos. 

Veamos ahora los fundamentos del Señor Solorzano, pues son ellos solos los que pueden hacernos 
pero. El primero en el num. 72 es : Que las Iglesias todas de las Indias tienen clausulas en sus 
erecciones, para que gocen de todos los privilegios, derechos, costumbres é indultos que las 
Iglesias de España ; y que siendo uno de los principales privilegios, que gocen de los adjuntos, sera 
forzoso tenerlos. Este argumento es, á lo que tengo entendito, el que aprieta mas el punto. Poro 
pienso que le tengo de satisfacer con mucha facilidad. Y para responder, preguntaría yo : una Iglesia 
quede nuevo se funda, de que consta? De Prebendados y Obispo. La parte principal cual es? 
Claro esla que es sin duda parle principal la cabeza. Luego si esta Iglesia participa de los derechos 



SECCIÓN QUARTA. 195 

que gozan las Iglesias todas de España, y hay unas en que los Obispos tienen derecho á no proceder 
con adjuntos ¿ por que, trasladándose á estas los derechos de todas, no recaerá en el Obispo ese 
derecho? Diránme que otras muchas, en especial la de Sevilla, á cuya imitación parece que se eri- 
gieron las de las Indias, usa de adjuntos, y que ese derecho se deriva en estos Prebendados. Esta 
respuesta la tengo por flaca, y hablo asi de ella porque es respuesta mia. ¿ Que razón hay para que 
gozando las Iglesias de las Indias de los derechos todos de las de España, tengan facultad los Pre- 
bendados para elegir el derecho de las que tienen adjuntos, y no puedan los Obispos valerse de las 
que no los tienen, siendo los derechos tan comunes como han pretendido aquellos autores? Y si es 
tan preciso que en las Iglesias de los Indias se transunte tan al vivo la Iglesia de Sevilla, y partici- 
pen los capítulos de las Indias los derechos de las mayores Iglesias, ¿ como á los Obispos de estas 
partes no les conceden el derechos de la alternativa? Dirán que ese no toca en las nuevas conquistas, 
como se vé en los Obispados que están en las tierras que en estos postreros siglos se quitaron h los 
Moros. Pero en tanta generalidad, ¿ no habia de expresarse esa exención ? Vayanse midiendo los 
derechos privilegios e indultos que gozan los capitules de las Iglesias de España con los que tienen 
los de las Indias, y veráse cuanto menores son estos : y quieren que materia de adjuntos sean unos 
mismos. 

Confirma el Sefior Doctor Solorzano el argumento pasado con una doctrina del Doctor Sarabia : 
dice, que las mas Iglesias de Indias nuevamente se han erigido, y qué entrando de nuevo los Preben- 
dados y el Obispo, no puede él quejarse de que se elijan adjuntos : pues no puede alegar que le qui- 
tara algún derecho. Este argumento es muy flojo, aunque es tan docto su dueño, que el Doctor 
Sarabia es sujeto calificadísimo : alli no se ha de atender á la persona, sino á la dignidad : y la digni- 
dad del Obispo tiene aneja la jurisdicción en sus Prebendados, cuando ellos no gozan del privilegio 
que dio el Santo Concilio á los capitules exceptos ; por que antes de aquella disposición, por 
costumbre immemorial, casi todos los Prelados juzgaban las causas de los capitules. Y si por que 
los Obispos entran de nuevo en Obispados recientemente erigidos, no se pueden quejar de que 
pierden el derecho, que no podian tener antes de la erección ; tampoco los Prebendados, pues son 
como el Obispo nuevos, podran alegar que les quitan el derecho que no tenian. 

El segundo argumento introduce por algunas Iglesias del Perú y Nueva Espafia, Cuzco y Lima, 
Hascala y Méjico, fundadas antes de la publicación del Concilio y colige de ahi que pueden gozar 
del privilegio do los adjuntos, y que habiéndose movido este pleito en la Iglesia Metropolitana de 
Lima, se alcanzó de su Santidad un Juez Apostólico que decidiese el caso, y este declaró en favor 
del capitulo, y que después de dos sentencias conformes, hubo declaración de cardenales en 20 de 
Febrero de 461 7. Este argumento fuera eficaz si las Iglesias todas antes del Concilio tuvieran exem- 
cion de sus Prelados. Y este es el tope en esta materia, por que el Seííor Doctor Solorzano y los 
Doctores que sigue, pretenden que los adjuntos se dieron generalmente á los capitules todos : y eso 
es contra Doctores gravísimos y contra la misma mente del Santo Concilio, como después probare- 
mos. Y si la Iglesia de Lima, huvo menester dos sentencias para esta causa, siendo tan antigua, tan 
privilegiada, y que forzosamente habia de alegar su exemcion, como después se vera con evidencia 
en una sentencia del Juez Metropolitano, ¿ como hemos de conceder á bulto á los capítulos, que 
comenzaron ayer, un tan grande privilegio ? 

El tercer argumento del Seüor Solorzano que persuade la suficiencia de los Prebendados 
de las Indias, sus buenos juicios y muchas letras, es para mi mas apretado que para otro Obispo, 
por que en virtud de oficios que tuve en mi Religión, vi casi todas la Iglesias del Perú, y 
en todas ellas hallé muchos Prebendados que pudieran serlo en Toledo ; pero como no me 
valgo para mi sentencia de arguirlos de ignorancia, porque eso fuera injusticia, concederé el ante- 
cedente y negaró la consecuencia. Que son muy doctos y muycrisiianos, yo también la digo ; pero no 



196 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

está el punto en eso, sino en saber que Capítulos tienen exención, y en probar que solo los Capítulos 
exentos tienen adjuntos, según la disposición del Concilio. Ya veo que el Señor Solorzano responde á 
lo que puede en ese punto oponerse á los Prebendados, forjando de él su argumento. Concede que 
habrá en algunas Iglesias Prebendados ignorantes, pero que se puede amparar la ignerancia de ellos 
con la de los Obispos. Quiza yo no ontendi bien el lalin : construyanlo allá los Obispos con quien 
habla el Señor Solorzano : « Tertio pro eisdem Capitulis Indiarum ponderatur id quod objicitur de 
« paucitate, tenuilate et minori suííicientia, sive habilítate Prebendariorum earum, et si atiquando et 
« in aliquibus Ecclesiis verum esse possit, eamdem proportionem respectu Proelatorum consideran 
<' posse. Quoniammembra regulariter suis capitibuscompatiuntur. » 

Antes do decir mi sentimiento, he menester lavar mi intención, y lavarse há con asegurar que no 
pleiteo por mi. En esta Iglesia que sirvo, no hay adjuntos. Castigó el Obispo dos Prebendados que se 
dejaron nombrar : apelaron de la condenación y de la violencia que se les hacia, en no permitirles 
usar de su derecho en materia de los adjuntos, Otorgoseles la apelación á los Prebendados eleváronse 
los Autos á Lima, siguiéronse, oidas las partes, y el Señor Doctor D. Feliciano de la Vega, que 
murió Arzobispo de Méjico, habiendo sido Catedrático de Prima de Cánones, y jubilado en la dicha 
Cátedra, que era á la sazón Provisor y Vicario General del Arzobispado de Lima, sentencio la causa, 
declarando, que la Iglesia de Santiago de Chile, por no ser de las excmlas, no gozaba del privilegio 
de los adjuntos. Tengo en mi poder los Autos originales, y quiero trasladar aquí la misma sentencia, 
asi por que siendo decisión del Juez Metropolitano, es para la mia un grande fundamento, como por 
que las Letras del que la pronunció, son calificadísimas ; y el Señor D. Juan de Solorzano, que conoció 
el sujeto, y el mundo le conoce por su Libro, hizo siendo Oidor de Lima, un muy grande aprecio de 
ellas. Es pues este el tenor de la sentencia. 

« En la causa que se ha seguido en grado de apelación en esta Audiencia Metropolitana de la sen- 
<t tencia que en ella dio y pronuncio el Señor Obispo de Santiago de Chile, en que condenó á Gero- 
« nimo López de Agurto y Diego López de Azoca, Canónigos de aquella Iglesia, á cada uno en cin- 
« cuenta pesos y las costas, por haber pretendido ser Jueces adjuntos con el Provisor en un pleito 
« del Canónigo Francisco, de Ochandiano, y por lo demás deducido en la cabeza del proceüo, de que 
« se apeló por los susodichos y por el Dean y Cabildo de la dicha Iglesia, pidiendo revocación de la 
« dicha sentencia ; y que en adelante se mande que el dicho Señor Obispo y su Provisor no procedan 
*i contra ellos en las causas criminales sin acompañarse con los dichos adjuntos, en conformidad de 
« lo dispuesto por el Santo Concilio Tridenlino ; visto el proceso, etc. Fallamos quedebemos enmen- 
« dar y revocar la dicha sentencia dada y pronunciada por el dicho Señor Obispo en la Ciudad de 
tí Santiago en veinte y qualro días del mes de Mayo de mil y seiscientos y ocho. Y haciendo justicia 
tt absolvemos y damos por libres á los dichos Gerónimo López de Agurto y Diego López de Azoca de 
« la culpa que se les puso y de la dicha condenación ; y en lo tocante á lo demás pedido por el dicho 
« Dean y Cabildo, sobre que el dicho Señor Obispo ni su Provisor no procedan contra los dichos 
« capitulares en las causas criminales sin acompañarse con los dichos adjuntos; declaramos no haber 
« lugar en aquella Iglesia, en que no procede la disposición del dicho Santo Concilio Tridentino, por 
« no constar que sea délas que tienen exención de la jurisdicion ordinaria; y por esta sentencia 
i< definitiva, juzgando asi, lo pronunciamos sin costas, mas de que cada parte pague las que hubiere 
« fecho. El Doctor Vega. » 

Bastantemente tengo declarado en el discurso de este articulo todo mi sentimiento: pero reco- 
giéndolo todo y reduciéndolo á compendio, digo, que estando en los ápices y disposición del Santo 
Concilio de Trente, todos aquellos capítulos que antes de él, tuvieron exemcion ó por costumbre 
legitimamenie introducida, ó por algún especial derecho ó privilegio, se pueden defender ó eximir de 
la jurisdicción episcopal, gozando lo dispuesto en materia de los dos adjuntos. Hay para eso muchas 



SECCIÓN QUARTA. 197 

Declaraciones de los Eminenlisimos cardenales : pero como se ha comenzado esta batalla en favor de 
los Prebendados de las Indias y de algunas Iglesias nuevas, hé querido traer una declaración que está 
en el proceso referido, alegada por la parte del Obispo de Cartagena, cuya Iglesia está en las Indias : 
« Illustrissimi et Reverendissimi Domini — Episcopatus Carthaginensis in partibus Indiarum del Perú, 
t< fuit erectuspost Concilium Tridentinum etCapilulumestsubjectumEpiscopo; nihilominusEpiscopus 
« dictae civilatis dubilat, si in causis contra Capitulares debeat procederé cum adjunctis. Supplicat 
« humiliter vestris Dominationibus Illustrissimis pro declaratione Capituli sexti, sessionis vigesimse 
« quintíe dicti Goncilii Tridenlini. Et Deus etc. 

« Congregatio Goncilii censuit decretum dicti Capituli 6. sess. 25, dum statuit Episcopum contra 
« Capitulares. deberé procederé cum adjunctis, in illis lantum Capitulis habere locum, quse exeraptione 
« aut consuetudine aut alio specialí jure tuenlur adversus jurisdictionem Episcopi. P. A. M. Cardinalis 
« S. Marcelli. » 

De esta declaración consta, no solo que la disposición del Concilio en materia de los adjuntos, solo 
habla de los Capitules exentos, sino también que no todos los de las Indias pueden pretender 
exemcion. 

El Sefior Solorzano parece que da á atender que está por su sentencia el Doctor Barbosa: y en cien 
leguas ealá este Doctor opuesto á ella en las declaraciones del Sagrado Concilio, ad sess. 25 de Reform. 
cap. 6, pag. 428, en dos párrafos solos comprende cuanto tengo dicho, y se opone ex diámetro á 
cuanto deja asentado el Doctor Solorzano. « Decretum hoc loquitur solum de capitulis exemptis et iis, 
« quae consuetudine vel alio speciali jure se tuebantur adversus Episcopos : ea autem jura Episcopo 
« sunt restituía, sed illis non tenetur, nisi cum consilio et assensu duorum electorum ex capitulo etc. 
<í Non exempia autem capitula non comprehcnduntur, etiamsi multa habeant privilegia. Hoc decre- 
« tum non pertinet ad ecclesiam cathedralem, tanquam cathedralem, sed tanquam exemplam. Unde 
« CoUegíata, quse prius non erat exempta, sed in ómnibus Episcopo subjecta, si postea est erecta in 
« cathedralem, non comprehenditur hoc decreto. » 

Y en la pagina 430 num. O, ibid : Ih capitulum initio ctijuslibet anni aííade : « Quando scilicet 
« exemptum est a jurisdictione Episcopi ; et sic quse disponuntur in cap. 6, sess. 25, habent locura 
« tantum in capitulis a jurisdictione Episcoporum exemptisihoc hactenus ssepe declaratum est. » Y en 
la pagina 431 num. 15 trae otra declaración del 13 de Agosto de 1599. « Congregatio Concilii cen- 
« suit decretum dictum cap. 6, session 25 habere locum in bis tantum capitulis quae exemptione, cén- 
it suetudine aut alio speciali jure, se tuebantur adversus jurisdictionem Episcoporum, tanquam 
« adempta esset capitulis tantum hujusmodi exemptio aut aliud jus speciale quo ante Concilium 
« nitebantur. » 

Y por que esta materia es muy grave y tienocontra si, Doctores de tamaña autoridad, como todo lo 
que habla el Doctor Barbosa en las declaraciones del Concilio emana de tan limpias fuentes, como de 
la de los eminenlisimos Cardenales, no contento con lo referido, quiero añadir otras palabras suyas en 
la pagina 33, num. 31 donde dice. « Sancta Synodus in favorem Episcoporum addit omnia et singula 
« (de quibus hoc capitulum) locurm non habere in hisecclesiis, in quibus Episcopi aut eorum yicarii ex 
(c constitutionibus vel privilegiis aut consuetudinibus, sive quocumque alio jure, majorera habent po- 
« testatem, aucloritatem et jurisdictionem, quam preesenti decreto sit coraprehensura : quibus Sancta 
« Synodus derogare non intendit. Ita hicin praesenti decreto dicitur : ex quibus verbis tollitur unura 
« motivum deductum per informantes pro parte cujusdam capituli quo dicebatur praesentis capitis teno- 
M rem non continere derogationem statutorum dicti capituli. Sed aperte ex verbis proxime relatis 
« constat de contrario, cum solum prseservenlur constituliones in favorem Episcoporum. Ex quibus 
<( infertur príedicta omnia verba multo fortius habere locum, si capitulum ñeque sit exemptum, aut 
a consuetudinem nonhabeat, aut sententias aut juramenta aut concordias. » 



/^ 



198 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 

También cita el Señor Solorzano al Doctor Barbosa y alli llevarai opinión, por que en el num. 5. 
^ Capitula 6\ce estas palabras." Ulam vero Concilii in elida sess.cap. 6, dispositionem intellige proce- 
de dere tantummodo in capi.tulis exemptis, utcensuit Rota Romana dec. 121-205 et 308 : etapud Se- 
« raph. decis. 743, ubi fuit dictum, quod cum Ecclesia Galigensis non sit exempta, non possit in ea 
i< locum habere dispositio Concilii, et ita quoque declaravit Sacra Gongregatio prout referunt Armen. 
t< iu addit. ad recopil. leg. Navarro lib. 1, tit. 17.... Amplia etiam procederé in collegiatis non solum 
« exemptis, verum etiam habentibus concordias tenuitRola apud Farinac. decis. 709. Illas vero, quae 
« a Sede Apostólica sunt confirmatce, non comprehenditConcilium in ditita ses. cap. 6 ut censuit Sacra 
« Gongregatio teste Armendar. tit. 6. de Visitatione num. 67. » 

Heme valido de los Doctores que cita, y de las palabras que dice Solorzano, por que todo importa 
en materia tan grande, y concluyo este párrafo con una doctrina que es gran comprobación de mi sen- 
tencia. « Unde sub illo decreto non comprehenditur coUegiata in cathedraiem erecta, quae prius non 
<v erat exempta,sed in ómnibus Episcopo subjecta, ut censuit Sacra Gongregatio teste Armendario loco 
íí proxime citato. » 

Si la Iglesia colegial, que siéndolo, no tenia exemcion, si la erigen en Gatedral después, no goza 
del privilegio de adjuntos, ¿ por que quiere el Señor Doctor Solorzano que le gocen muchas Iglesias 
del Perú, que se erigieron ayer? Yo no soy viejo y vi hacer Gatedralcs á la Paz, Misque, Arequipa, 
Guamanga y Trujillo. Pudieron estas Iglesias, antes de ser Gatedrales, ser tan autorizadas como una 
Iglesia Golegial? Glaro esta que no. Pues si una Iglesia Golegial, siendo capaz de exemcion, solo por 
que no la tenia, no goza de adjuntos cuando la hacen Gatedral, ¿ por que aquellas Iglesias Parroquiales 
solo por que se fundaron en las Indias, habiendo sido unosGuratos ó Parroquias meras, han do gozar 
de lo que no gozan las Gatedrales de España, habiendo sido colegiales antes ? 

También cita el Señor Doctor Solorzano á Juan Gutiérrez, lib. 1 Practicar. Quajstion.qu^st. 104, y 
alli solo trata de los Jueces, que habiéndolos recusado, se acompañan, y disputa que se hará si el, ó 
los companeros discuerdan ? Y en comprobación de su doctrina hace mención de esta nuestra dispo- 
sición conciliar para solo efecto de probar que dos adjuntos constituyen un solo voto, y ni disputa el 
caso, ni habla de capitules exemtos, ni no exemtos, con lo cual este autor no esta contra nosotros. Y 
Barbosa se ha visto declarado en favor de ios Obispos; y en esta conformidad no lo cita el Señor So- 
lorzano claramente por si, pero es menester mucha atención para juzgar que no lo cita para apoyo de 
su parecer. 

Justa sin embargo el señor Solorzano en el lugar citado num. 79, y confiera que en aquel capi- 
tulo 4 de la sesión 6 del Santo Goncilio, se habla do las Iglesias exemlas ; pero en el capitulo 9 de la 
secion 25 se habla sin esa retriccion. A que respondo, que en el principio do esc capitulo se con- 
íirmó de nuevo todo ¡o dispuesto en el otro, como se ve en estas palabras. « Sancta Synodus ut in 
« ómnibus Ecclesiis Gathedralibus et Gollegiatis decretum sub felic. record. Pauli III quod incipit, 
cr Capitula Cathedralium, observotur, non solum quando Episcopus v¡sitaverit,sedet quoties ex oíncio 
« vel ad petilionem alicujus contra aliquem ex sententiis in dicto decreto procedat. » 

Y en este capitulo 6, confirmada la disposilion del otro, solo se explica la forma de proceder con 
los adjuntos; y por que ya estaba declarada la jurisdicción de los Obispos en los Gapilulos exemtos, 
como consta del dicho capitulo 4, no fue necesario, que se expresase de nuevo. Y por que se vea con 
claridad que esta introducción de adjuntos no fue poner freno á los Obispos, sino á los Prebendados, 
y que la disposición no corre con todos, sino con los que antes del Santo Goncilio estaban exemtos, 
y que con los demás se quedó á los Obispos la jurisdicción en pie, quiero referir unas palabras del 
Santo Goncilio que lo abrazan todo : son las ultimas de aquel Gapitulo 6 de la sesión 25 y dicen 
asi : « Ha3C autem omnia singularibus Ecclesiis locum non habeant, in quibus Episcopi aut eorum 
« vicarii ex constitutionibus vel privilegüs, aut consuetudinibus, sive concordiis, seu quocumque alio 



SECCIÓN QUARTA. 199 

cf jure,maiorem habent postestatera, auctoritatem; autiurisdictionem, quara praesenli decreto sit com- 
« prehensum, quibus Sancta Synodus derogare non intendit. » 

Habrá algún caso en que pueda el Obispo no acompañarse con los adjuntos en las causas crimi- 
nales de sus Prebendados, aunque justamente puedan alegar quegozan de exemcion ? Si en los delitos 
de incontinencia y otros mayores, dignos de deposición ó degradación, si se teme fuga, y la prisión es 
necesaria, podra el Obispo hacer la sumaria solo, y prender al Prebendado ? Es expresa disposición 
del Santo Concilio, en este cap. 6. « In criminibus lamen ex incontinenlia provenientibus, de qua in 
« decreto de concubinariis, el; in atrocioribus delictis, depositionem aut degradationera requirentibus, 
« ubi de fuga timetur, ne judicium eludatur, el ideo opus sit personali detentione, possit initio solus 
« Episcopus ad summariam informationem et necessariam delentionem procederé. » 

También puede proceder sin adjuntos, cuando en el delito están encartados los Prebendados todos. 
Asi esta declarado por la Sagrada Congregación, como lo refiere Barbosa, in declaratione ad Trident. 
Ses. 25 de Reform. cap. 6, pag. 430. « Propositum fuit : an ad Episcopum vel ad alium superiorem 
« pertineat facultas procedendí contra capitulares, quaodo universum capitulum delinquit? ítem dato 
« quod ad Episcopum pertineat an de consilio et assensu duorum ex capitulo procederé teneatur 
í< juxta hoc caput ? Ad has duas dubitationes Sacra Gongregatio Gardinalium Goncilii Tridenliní inter- 
«pretum, sic respondendum censuil, nempe, quoad primura, hujusmodi facultatem procedendi per- 
« tinere ad Episcopum etiam absqueadjunctis, quando totum capitulum delinquit, modo non sit in 
« personara Episcopi vel in contemptum ejus vel ubi Episcopus habeat interesse. Tum enim illa facul- 
« tas contra capitulares procedendi devolvitur ad proximum superiorem. Ad secundum vero respon- 
« dit, Episcopum de consilio et assensu duorum ex Capitulo procederé non teneri. » 

Habiendo el Obispo de prender un Prebendado sin adjuntos, como en el caso poco há referido, 6 
con ellos como lo dispone el Santo Concilio de Trcnto, se les debe dar cárcel decente, pero ha de 
ser en casa del Obispo. Sic Barbosa, pag. 431, nura. 14. 

También podrá proceder sin adjuntos en cansas pequeñas, donde no es necesario el Orden judicial. 
Sic Eiccijis decissum referí in una Gadicen. \^ junii 1580, cuiannuit Barbosa. 

El Notario, procediendose con adjuntos, ha de ser del Obispo por expresa disposición del Concilio 
de Trento, dicta ses. í25, cap. 6. Ibi : Coram Notario tamen ipsius Episcopi. Y á de hacerse audiencia 
en su casa, ó donde él, ó su Vicario suelen hacerla, sic in dicto cap. 6. Et in ejus domo aut consueto 
Tribunali. Y el Fiscal ha de ser á la elección de TObispo. Sic Barbosa in Pastorali alleg. 73, 7ium. 8, 
et Armendarius in Addit, ad RecopiL leg., Navarr, lib. 1, tit. 18, leg. 7, ubirefertsic a Sacra Congre- 
gatione decissum. 

La ejecución de la sentencia con adjuntos toca solo al Obispo Sic satis colligitur ex dicto cap, 6, 
nsque adfinem causm inclusive. Donde dada la forma de proceder con los adjuHtos, se manda que el 
Obispo ó su Vicario general se acompañe con ellos hasta la final inclusive : donde se deja entender que 
habiendo ya sentenciado, no les quada que hacer á los adjuntos. Sic, D. Felicianus de Vega, cap. Si 
quis i de Foro compelent. num. 36. Y refiere por esta sentencia una lectura del Doctor Sahagun de 
Villasanti, D. Juan de Solorzano. cap. 14, num. 87 et alii. 

Si los Racioneros gozan del privilegio de adjuntos cuando el Cabildo es exemto, es punto contra- 
verdido. La opinión común es, que no gozan de la exemcion, por que propiamente los Racioneros 
no son capitulares. Sic decissum in una Gerund, testatur Barbosa in dicta Pastorali alleg . 73, num. 10. 
Y que aun que por costumbre por estatuto ó privilegio Apostólico tengan voz en el Capitulo, no por 
eso gozan para sus causas del privilegio de adjuntos. Sic decissum a Sacra Congregatione testatur 
Armendarius dicta- lege 7, De Episcopis y aunque parece que algunos dijeron lo contrario como 
Riccius m Praod áurea resolut. 39 : Maxob. in Praxi habendi concnrsum prmL 21, han dé entenderse 
estos Doctores y los que lo afirmaren, en caso que los Racioneros estén en posesión de ser juzgados 



200 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 

con adjuntos por costumbre 6 estatuto confirmado Sic resolutum in Rota in una Calciaten 25 Februarii 
1611, copam Attrebal. Yanadi la palabra confirmado, por que el Doctor Barbosa en el lugar cilado 
num. 10 dice desnudamente, que si los Racioneros se valen de algún estatuto, gozaran del privi- 
legio en orden á los adjuntos que gozan los Prebendados. 

Pero esta sentencia del Doctor Barbosa se ha de entender conforme su misma doctrina : por que 
habiendo escrito tanto, es admirable en ser consecuente. En el lib. 1. de Jure EcclesiasHco cap. 32, 
num. 15, disputa doctamente, si el capitulo puede hacer estatutos. Resuelve que si, si son hechos con 
consentí miente del Obispo, y esto es conforme á derecho : Gloss, Verb, Síatutum in cap. 2 de verbor. 

significat Si bien hay quien diga que basta el tácito consentimiento del Obispo.: apud Calderinum 

cons. 2, num, 2, y el dicho Barbosa trae para eso ahi dos resoluciones de la Rota. Y estos mismos 
Doctores y otros declaran que esta prohibición que tiene el Capitulo de hacer estatutos por si solo, se 
entiende en materias que locan al Obispo ó á sus derechos. Y la misma Glosa alegada lo declara asi : 
Quam, sequuníur Buírius in cap. Constitutus de Rescriptis num^ 35. Ferret, cons. 286. Benedictas Capra 
tom, 1, lib. 2, titut. 2, num. 23.. Abb. in cap. cumaccess. num. 4. Marescót, Variar. Resol. Hb. 2, 
cap. 32, num. 22. 

De lo dicho se sigue, que cuando el Doctor Barbosa dijo, como también lo dijeron otros, que 
habiendo en una Iglesia estatuto de que los Obispos procedan con adjuntos en las causas de los 
Racioneros, se han de entender de los estatutos hechos por los Capitules y confirmados por la Sede 
Apostólica, por ser en conocido dispendio del derecho de los Prelados. Villarroel Gobierno Ecco. 
quest. 8, art. 4. 

Hasta aqui habla el Señor Villarroel. El que quiera ver una cuestión reciente sobre los Adjuntos, 
lea el Boletín Eclesiástico de Chile, tom. 3, pag. 795, en la cual se resuelve también la litis en favor 
del Obispo. 

Nota : En el Cedulario de la Curia de Quito se halla una Cédula Real, concediendo el privilegio de los 
Apuntos al Cabildo Catedral de Quito, al modo que se practicaba en Sevilla. Acerca de la Catedral de Lima, 
dice Solorzano, que este privilegio data del año 1616, por el cual los Capitulares pueden nombrar Adjuntos 
cada año, para que con su consejo y úsentimiento pueda proceder el Prelado en las causas Capitulares fuera de 
la visita. FastOrd. 234. 

DE LAS CAUSAS REGULARES. 

Acerca de las causas de los Regulares pone una nota Morelli en sus Fastos al pie de la Constitución 
Exposcit debitum preguntando si dichas causas estavan sujetas á los trámites de la enunciada consti- 
tución, y si podran terminarse en America ? Responde por partes y dice, que si los Regulares no son 
exemtos se comprenden bajo estas letras lo mismo que todos los demás eclesiásticos que están 
sujetos á la jurisdicción ordinaria. Si los Regulares fueren exemtos se debe estar á lo prescrito en 
el Tridentino ses. 7, c. 4 de Ref. asaber que se observe el capitulo Volentes de Privil. in 6, por el 
cual Inocencio IV definió en l^"" lugar que los Regulares en causas de delito, ó de contrato ó en que 
se trata algo contra los exemtos, pueden ser llamados á comparecer delante de los ordinarios, y 
estos ejercer jurisdicción en ellos. No obstante esto, gozan de exención si el delito, el contrato ó la 
cosa litigiosa se ha hecho in loco exempto. Ki idimpoco pueden ser llamados á comparecer ante la 
autoridad de su domicilio, si hubieren delinquido ó contraido en otra parte ó si la cosa litigiosa 
existiere alli. Y en este mismo caso tampoco tienen potestad los Diocesanos para obligarlos á com- 
parecer en otra parte, para que alli. respondan. Salvos sin embargo ciertos casos en que los Cánones 
mandan que se sujeten á la jurisdicción ordinaria. En segundo lugar definió el mismo Papa Inocencio, 
que cuando la Santa Sede ha mandado que nadie pueda pronunciar entredicho, suspensión ó excomu- 
nión contra los Regulares (como se manda muchas veces), no puedan los Ordinarios ejercer jiirisdi- 



SECCIÓN QUARTA. 201 

cion sobre este particular, á no ser que los Monjes por casualidad fuesen destinados á algún Priorato, 
sujeto al Ordinario. Hasta aquí Inocencio IV en su Decretal, todo lo cual confirmó el Tridentino, 
añadiendo que en las causas civiles de mercancías, asi como también en litigios con los pobres y 
miserables personas, todos los Clérigos, aun los Regulares y exemtos extra monasterium degentes aun- 
que tengan Juez deputado por la Santa Sedo en aquellas partes, están obligados á comparecer ante 
el Ordinario, como delegado para esto por la Santa Sede, el cual siguiendo el juicio les pueda obligar 
y compeler á pagar. Idéntica á este Decreto del Tridentino fue la resolución Sexta de la Sagrada 
Congregación en una causa do la Puebla de los Angeles : resolución que fue aprobada por el Papa Ino- 
cencio X, en la que se confirma que los Regulares gravados con deudas pueden ser requeridos por 
el Ordinario, si no tuevieren jueces conservadores, ó no los nombraren dentro del tiempo prescrito 
por el Ordinario. A este proposito viene también el Decreto de Benedicto XIV en su constitución de 
27 de mayo de 1747, donde dice asi « In memoriam revocamus omnes.regulares in civilibus Episcopo 
esse subjeclos. » 

Por todo lo dicho, dicen los Fastos, se puede inferir la fuerza y valor que tiene la conslitucion 
Exposát debiíum acerca de los Regulares, los cuales en todo litigio que se sigue contra ellos en las 
Curias Eclesiásticas gozan del favor, de estas Letras Gregorianas y sus causas se pueden terminar en 
America. Mas en las otras causas que no se entablan en el foro del Ordinario, se ha de recurrir á 
la Sania Sede siempre que se interponga apelación, y de alli aguardar la sentencia definitiva. 

Acerca del modo de proceder en les causas de los Regulares y de los trámites que se han de seguir 
en las Curias Episcopales, dejaremos hablar aqui al lllmo. Villarroei, el cual en su Gobierno Eclesiás- 
tico, quest, 6, art. 3 dice asi : Esta materia estudié muy contra mi voluntad, por que como soy Reli- 
gioso, amo alas Religiones mucho. Y como á todos los tengo en el corazón, á ninguno quisiera 
desplacer. Estudióla fatigado de algunos, que en causas civiles no dejaron piedra por mover, para 
que entrase yo á conocer de demandas á los Frailes. Hizosemé el caso muy nuevo, por que no fui 
Procurador de mi Orden cuando Religioso, y era muy reciente Obispo para saber la practica de estos 
pleitos. 

Y con ánimo de tercero y vistas de componedor, y no de Juez, comencé á estudiar, y halle el ca- 
mino mas andado de lo que pensé. 

<c Contraen las Comunidades algunas deudas, retardan, ó imposibilitan las pagas ; piden ante el 
Obispo las partes, por que como causan las deudas los mismos Superiores, vienen á ser ellos partes, 
y Jueces. Y como en las Indias no hay conservadores, ni Nuncios, quedan los negocios sin remedio, 
sino son los Superiores muy sanios. Para casos de estos (dice Juan Gutiérrez en sus cuestiones prác- 
ticas, lib. 3, q. 10, n. 4. Y en el lib. 3 d^ las mismas questiones practicas, q. 64.) que se usan dos 
prácticas, y que están muy recibidas. La una, proceder llanamente en el negocio, hasta que las Reli- 
jiones nombren Juez Conservador, ante quien puedan pedir. Y entonces se han de dar los Ordinarios 
por inhibidos, y remitir la causa al Delegado. La otra práctica es, mandarles, que dentro de un breve 
término nombren el Conservador, y proseguir; si al término señalado no le quisieren nombrar. Esta 
Doctrina por que parece nueva, quiero que salga én este libro, en cabeza de su dueño : Praxis igitur 
('dice Juan Gutiérrez) retenta pro veriori nostra prcefata secunda opinione^ erit dúplex in proposito. Pri- 
ma ^ ut producatur libellus actionis coram Ordinario loci, contra hujusmodi Religiosos exemptos, pro re, 
vel quantitaíe debita extra causas mercedum, et iniserabilium per sonar am^ et Ordinarias proscipiat statim 
intimari eisdem, ut intra cerlum, brevem tamen, terminum, quem assignabit eisdem eUgant, vel electum, 
et acceptum Judicem ostendant, coram quo lis prcesens agitur : alioqui eisdem libellus intimeturj et intra 
eumdem terminum direcle respondeant sub excommunicationis pcena. Quod si illum elegerint, vel elec- 
tum, cum acceptatione hujusmodi demonstraverint^ intra prasdictum terminum, tune teruporis ad eum causa 
remittenda erit ab Ordinario : sin minus, de ea ipse cognoscet. Secunda praxis est, ut Ordinarius, producto 
TOM. I. 25 



202 PARTE 2ft PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

libello, jubeat ipsum reís intimarij et qiiod terlia die respondeant : qiiod si ipsi compareant cum elecíione 
stii Judicis Conservatoris , et petant ad ipsum causa remitti, tuncprcevio hujus arlicidi examine^ ad ipsum 
causa remiitenda erit^ nisi aliud juridicum ohstet, alias a suo Conservaíore Ordinavius cxcommnnicare 
poterit : qiiod si Religiosi hoc non opposnerint, Ordinarius in causajuxta juris formam procedaí. » 

Trasladó también esas palabras el Sor. Don Feliciano de la Vega, Arzobispo de Méjico, (in cap. 
Causam, qua;st. 9, de Judiciis). Y no solo aprueba la Doctrina, y practica contenida en ellas, sino que 
afirma, citando á Cevallos (in tract. do cognit. per viam violenl. 2 part. quecst. 22, numer 23), que 
se observa la primera practica en el Arzobispado de Toledo. Y que está tan asentada en el Arzobis- 
pado de Lima, que los Relijiosos no lo extrañan. Y que si bien siendo su Ilustrisima Provisor, 
se presentaron en la Audiencia Real, alegando, que les hacia fuerza el Ordinario, por lo cual 
habian protestado el Real auxilio ; y que conferido entre aquellos Señores el negocio, habian decla- 
rado, que no hacia fuerza el Provisor, y devueltole la causa. Con lo cual quedó tan llano el punto, que 
se practica sin ruido, cada vez que es necesario. « S¿ ea eliam (Dice en el num. 4.5) recepta est in 
(( hoc Archiepiscopaia Limensi, El íicet annis prasteritis aliqui religiosi intenderint declinare jurisdictio- 
« nem ordinariam, prmtendentes , quodpropter dictam exemplionem nonposset eis fieri iíitimatio, quod elige- 
« rentdictum Conservatorem. ; Hoc illis a me dcnegatum ftdl ; et cum rccurrissenl per viam violentice ad 
« Regalem Cancellariam , causa fuit devolnta, declarando nullam vim esse illatam, Et ita jam aósque 
« dubio quotidie jus hoc admittitnr, absquc contradictione. » 

« El ScTior Solorzano (do Indiar. Ouborn. lib. 3, cap. 26, numer 123), citando al Sefior Vega 
«aprueba esta doctrina, Y puede confirmarse con una sentencia de la Sacra Congregación de Rtigu* 
« lares, aprobada por su Santidad, que trae Barbosa en las declaraciones do el Santo Concilio de 
« Trcnto (ad cap. 4, scss. 1-4, de ruformat. pag. 130, col. 2, num. 3). Y son sus palabras estas. » 
« Unde Sanctissimo approbante senteníiam Congregationis anuo 1575, mandatum fuit ómnibus Prioribus 
it Regularinm^ notatis in schcdtila, quod intra mensem in singulis civitatibus Itálica eligerent suos Conscr- 
« valores coram quibus conveniri posscnt, el eos stabiles kaberent, sic ut variare non liceat, cosque ordi- 
« nariis significarcnt : quod si non (ecissenl, elapso mensc, scribendum ad ordinarios, ut coram ipsis con- 
n veniri possent. » 

«Y en el número -i, añade : « Sanctissimns D. N. Gregorius XIII concessit ómnibus Regularibus, 
« qaodinomnibus ItalicB Civitatibus, conservatorem semel eligant, et coram eo tantum conveniantur ; ñeque 
« illis liceat ab eo recedere; et ad alium conservatorem transiré, eorumdemque nomina intra mensem Epi- 
(t scopis locorum Ordinariis ; indicarenl alioquin coram ipsis Ordinariis conveniri possunt, » Vidend. 
« ídem Barbosa, in Pastoral, allegationo 105, num. 67. » Hasta aqui Villarrocl. 

Ahora pasando á los Jueces conservadores de quienes se acaba de hacer mención, es un derecho 
expreso en el Tridenlino ses. 14, cap. 6, que tienen los Regulares cxcmtos de elegir un Juez llamado 
conservador por que como Delegado de la Santa Sede dirima los litigios, que no pertenecen 
á la jurisdicción del Ordinario. Este derecho que antiguamente fue muy usado, apenas se conoce hoy 
en la America desde que salió la Bula « Cum omnium, » de Clemente XIII, en la que el Pontifico que- 
jándose del abuso que se hacia de este privilegio en el Tonquin con oseándolo de los fieles y pertur- 
bación de la paz, expresó el disgusto que tenia en esta elección do conservadores y dijo que de 
ningún modo convenia que los Regulares hiciesen uso de este privilegio en las Indias ; nullo modo 
expediré utantur. Esta Bula paso por el consejo de indias y se publico en America según consta de la 
Cédula Real inserta al pie do estas Letras. Véase lodo en la 7a parte. 

Mas para no dejar á obscuras esta cuestión de Jueces conservadores y saber quienes son y que 
cualidades deben tener, insertamos á continuación la Constitución de Benedicto XIV 



SECCIÓN QUARTA. í203 

SE MANDA QUE LAS COMISIONES DE LAS CAUSAS NO SE DIRIJAN A OTROS QUE A LOS 
JUECES SINODALES, CUYA ELECCIÓN TOCA AL ORDINARIO Y LA PUEDE HACER « EXTRA 
SYNODUM » CON EL CONSEJO DEL CAPITULO. 

Venerabilibus Pratribus, Patriarchis, Primatibus, Archiepiscopis et Episcopis. 
Benedictus Papa XIV. — Venerabiles Fratres, salutem et Apostolicam benedictionem. 

Quamvis Paternae vigilaniise, qua de justitiaunicuique integre, sapienterque administranda 
soUiciti esse debemus, jamdiu innotuerit, quod causse extra nostram Komanam Curiana, pro 
Litigantium commodo, ad partes (ut ajunt) commiti solitse, iis quandoque decidendse, ac fine 
debito terminandae delegentur,quitum congrua Jurisperitia, tum queque probitatis, spectatse- 
que Pidei prsesidio sensu perculsi fuimus, postquam hujusmodi abusum, rumore publico evul- 
gatum, multorum querelis ad Apostolicam Sedem delatis, eorumque literis ad Nos crebro datis 
apertius sensimus confirman. Eationis prseterea, et peculiares causas dicti abusus cum Nobis 
plures in eisdem literis obtenderentur, eas potissimum referri perspeximus eximio Protonota- 
riorum non participantium numero, quibus, utpote in Dignitate Ecclesiastica constitutis, in 
more positum est dictas causas delegari, licet tempere quo ad hujusmodi Dignitatis, et Officii 
gradum provehuntur, nuUa meritorum, et qualitatum fiat diligens inquisitio, nec sedulo exa- 
minetur, an polleant requísitis ad Jus dicendum, et Justitise babonas moderandas ne- 
cessariis. 

§ 1. Quam graves curas id animo nostro ingesserit, quamve intimo moerore aftecti simus, 
ubi aliorum res, et negotia, ob Judicum ignorantiam, et malitiam periclitari, et in discrimen 
adduci rescivimüs ; intelliget plañe cui perspectus erit ille, quo semper incensi sumus, Justitise 
administrando zelus. Sed cum silero diutius, pro commissa Nobis Populorum salute, Paterna 
Charitas non pateretur, et ad propulsandam hanc corruptelam, restituendamque judicioruin 
integritatem, congruis remediis manus admoveremus ; novimus non recentes, sed obsoletas 
esse hujusmodi querelas, atque rem esse non de morbo nunc ingruente, sed jamdudum inyecto : 
remedia ad illum avertendum non esse modo excogitanda, sed antiquitus prsestituta : origi- 
nem vero non Curise nostrse Komanse, sed iis adscribí oportere, qui de praxi ejusdem Curise in- 
justae nimis conqueruntur. 

§ 2. Si enim longe praeteriti temporis ratio habeatur, facile quisque conjicict fel. record. 
Bonifacio Papse VIH has querimonias fuisse suggestas, eundemque Pontificem ad implendas 
Apostolici regiminis, partes sua Decretali Statutum de Eescriptis in 6, consulto prsescripsisse, 
ne a Sede Apostólica, ejusque Legatis causse imposterum alus delegarentur, quam Personis in 
Ecclesiastica Dignitate constitutis, et quibus sive Personatus, sive Canonicatus in alia Cathe- 
drali Ecclesia obtigisset. Judicia praeterea non in obscuro, sed in insigni, et populoso Oppido, 
ac in ürbibus instruí oportei'e in quibus Peritorum Judicum copia commode haberi posset. 
Sacro etiam Concilio Tridentino hanc ipsam imperitorum Judicum querelam propositam fuisse, 
fas est credere. Postquam etonim Sess. 25 de Beformat. cap, 10, praemissum fuit, a Sede 
Apostólica Judicibus non undequaque idoneis causas in partibus delegari, et id fieri tum ob 
malitiosam petentium suggestionem, tum queque ob locorum longinquitatem, a quibus notitia 
Personarum, quibus causse mandentur, haberi non potest : Statuit eadem Sanda Synodus, in 
singuUs Conciliis ProvincialihuSy aut Dioecesanis aliquot personas quce qualitates habeant 
juxta Constitutionem Bonifacü VIII, et alioquin ad id aptas designan, quibus imposterum 
causee committerentur ; et si alioquin interim ex designatis mori contingeret, suhstitueret 
Ordinarius Loci cum consilio Capituli alium inejus locum^ usque ad futuram provindalem 



204 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

aut Dicecesanam Synodum : Ita ut Mberet qucevis Dicecesis quatuor saltem aut etiam plwres 
pr chatas^ et qualificatas personas, quihus hujusmodi causee committerentur ; Alioquin post 
designationem factam, quam statim Episcopi ad Summum Eontanum Pontificem trans- 
mitterent^ delegationes qucecumque aliorum Judicum^ aliis quam his factce, subreptitim 
conferentur. 

§ 3. Cum vero Concilia Provincialia quolibet triennio, Dicecesana anno quolibet ex prse- 
scripto Tridentini cogenda, ob varia, quse obversantur impedimenta, longius protrahantur, nec 
Episcopis subsit quandoque certa spes, quod iis propere sublatis, dicta Concilia haberi possint, 
atque in illis designan novi Judices Synodales ia locum illorum, qui defecerunt. S?epe idcirco 
Congregatio Concilii Tridentini Interpres a Locorum Ordinariis requisita, cpnsultissime 
respondit, subrogandorum Judicum electionem ab Episcopis esse faciendam cum Consilio 
Capituli. 

§ 4. Providse igitur, vcl vetustse hujusmodi leges palam evincunt, antiqua esse vulnera in 
hac parte disciplinas illata, illaque modo recrudescere, non quia congrua desit medela, sed quia 
negligitur ad prsescriptum Canonicarum Sanctionum Judicum Synodalium designatio, quorum 
notitia si Komano pro tempore Pontifici exhibita fuisset, eisdem tantummodo Judicibus facta 
fuisset causarum delegatio, semota quavis querelarum occasione. 

§ 5. Dum minoribus in hac curia muneribus, atque illo prsesertim Secretarii Congregationis 
Consilii fungeremur, nihil Nobis fuit antiquius, quam Episcopis, aliisque Ecclesiarum Praelatis 
hosce sensus ingerere, eusque pro viribus ad has Ecclesiasticas leges custodiendas sedula com- 
monere. Nunc vero imperscrutabilis Consilii altitudine ad Supremum Apostolatus fastigium 
licet immerentes evocati, Pastoralis oflScii exigit ratio, ut nostris hisce literis certa vobis 
imposterum methodus praescribatur, ad quamcumque dubiorum, et querelarum occasionem 
avertendam. Volumus itaque, et mandamus, quod in iis Dicecesibus, in quibus vigiles Eccle- 
siarum Antistites ad tramites Tridentinse Synodi Judices elegerunt in Conciliis, sive Provin- 
cialibus, sive Dicecesanis, electorum Nomina quamprimum Nobis renuncient; et si forte unum, 
vel plures illorum mori contingat, antequam denuo eadem Concilia cogantur, decedentibus 
subrogentur novi Judices, eligendi ab Episcopo cum Consilio Capituli, qui nomina subroga- 
torum indicto muñere, usque ad diem Synodi duraturo, Nobis itidem significent. Ubi vero 
Consilia Provincialia, et Synodalia jamdiu coacta non sunt nec ulla idcirco facta dignoscitur 
judicum electio: proinjuncta humilitate nostrae omnium Ecclesiarum sollicitudinis, Archiepi- 
scopos, et Episcopos in Domino jugiter hortamur et obtestamur ut sublatis quibusvis impe- 
dimentis, eadem Concilia, sicubi omissa sunt, quam primum haberi curent; interim vero 
cum consensu suorum Capitulorum judices eligant, et Nomina Electorum in Albo redacta 
Nobis remittant ; et si mori aliquem contingat, alios cura Consilio Capituli sufficiant suíFectos- 
que Nobis indilate denuncient. Quo autem ad Numerum eligendorura, etsi Tridentini Decreto 
cautum sit, quatuor saltem in unaquaque Dioecesi eligi deberé, plures nihilominus elígi 
volumus, si Dicecesis amplitudo, aliaeque peculiares circunstantiae id probé exposcere vi- 
deantur. 

§ 6. Monitos tamen esse volumus Locorum Ordinarios, quod licet ad tramites praemissae 
Decretalis Bonifacii VIH, cui etiam consona sunt disposita a Tridentino, facultas judicandi 
tribuenda sit Personis, Dignitate aliqua Ecclesiastica, Personatu, vel Canonicatu Cathedralis 
Ecclesiae insignitis; hujusmodi qualitates ita, esse accipiendas, ut non desit in persona ad hoc 
munus assumenda, altera potissimum requisita qualitas Doctrinas, et idoneitatis in qua summa 
Negotii est constituta. Hoc pacto designati, et electi Judices Nostro Supplicum Lib^Uorum 
Secretario denuncíentur ab Ordinariis, vel immediate per se ipsos, vel mediato per suos in Urbe 



SECCIÓN QUARTA. 205 

Negotionim Gestores : Nostrseque erit vigilantise solerter cavere, ne imposterum ab Officia- 
libus Nostrse Curise ad id Deputatis, causse alus, quam dictis Judicibus, delegentur. Quae 
quidem dum Vobis, Venerabiles Fratres, per hsec Apostólica scripta nota esse volumus, in feli- 
citatis auspicium, et paternie dilectionis pignus, Apostolicam Benedictionem vobis impertimur. 
Datum Romse apud S. Mariam Majorem die 26 Augusti 1741. Pontificatus Nostri anuo II. 

RESUMEN CASTELLANO. 

10 Establece el Pontifice y manda que se deputen Jueces idóneos según la norma dada por el 
Tridentino, y que no se delegue esta facultad sino á Personas constituidas en dignidad como son los 
Personados, Dignidades y Canónigos de la Catedral. 

2*» Que en cada Diócesis so nombren alómenos cuatro por el Concilio Provincial ó Diocesano. 

3o Que si después faltare alguno de los nombrados, se subroguen otros por el Diocesano aunque 
sea fuera del Sinodo con consejo del Capitulo. 

40 Que los nombres de los Jueces Sinodales, asi como de los Subrogados se pongan en conoci- 
miento del Papa lo mas pronto posible. 

50 Se amonesta que cuanto antes se celebre Concilio donde no se ha hecho tal nombramiento de 
Jueces Sinodales ; y que entre tanto se nombren fuera del Sinodo con el consejo del Capitulo. 

60 Después de esto á la Curia Romana toca delegar á estos y no á otros las causas Eclesiásticas. 

CAUSAS MATRIMONIALES, CON QUE ORDEN Y ANTE QUItíSNES SE HAN SEGUIR. 

Benedictas Episcopus, Servus servorum Dei. — Ad perpetuara reimemoriam. 

Dei miseratione, cujus judicia incomprehensibilia sunt, et vise investigabiles, in suprema 
Ecclesise immerentes constiiuti, ut super universum Dominicum gregem excubias sedulo aga- 
mus, ad commissum Pastoralis officii munus pertinere dignoscimus, sub nascentes ex infer- 
nalis hostis astutia, et homiaum malitia, abusus» quibus et aninaariim saluti pernicies, et Sa- 
cramentis Ecclesise injuria infertur, radicitus evellere, et potestatis Nobis desuper traditse 
operam interponere, ut et humana cohibeatur temeritas, et veneranda Divinse Legis servetur 
auctoritas. 

§1. Siquidem Matrimonií foedus a Deo institutum, quod, et quatenus naturge officiumest 
pro educandse prolis studio, aliisque Matrimonii bonis servandis, perpetuum, et indissolubile 
esse convenit; et quatenus est Catholicse Ecclesiaí Sacramentum, humana pr^sumptione dis- 
solvi non posse, Salvator ipse ore suo pronunciavit, dicens : Quod Beus conjunxit homo non 
separet : ad aures Apostolatus nostri pervenit, in quibusdam Ecclesiasticis Curiis inconsulta 
nimis Judicum facilitate infringí, et temeré, atque inconsiderate de eorumdem Matrimoniorum 
nuUitate latis sententiis, potestatem conjugibus fieri transeundiad alia vota. Quos sane im- 
próvidos Judices humana naturse conditione, et voce ipsa quodamraodo admoneri oportebat, ne 
tam prsecipiti audacia sanctum matrimonii nexum frangerent, quem perpetuum, atque in- 
dissolubilem primus humani generis Parens prsemonuit, inquiens : Hoc nunc os ex ossibus 
meis, et caro de carne mea : et illud additum est : Quamohrem relinquet homo patrem suum, 
et matrem, et adhcerehit uxorisuce, et erunt dúo in carne una. 

§ 2. Hujusmodi autem abolendse pravitatis notitia diversis ex partibus Nobis delata est, 
atque etiamindicata sunt exempla nonnullorum virorum, qui post primara, et secundara, ac 
tertiam, quam duxerant, uxorem ob nimiam Jiidicum prsBcipitantiam in nullitate matrimonio- 
rum declaranda, adhuc illis primis uxoribus superstitibus, ad quartas contrahendas nuptias 



206 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

devenerant ; et similiter feminarura, quse post primum, secundum et tertium, quarto etiam, 
illis quoque viventibus, se juDxerant, non sine pusillorum scandalo, et bonorum omnium dete- 
statione, qui sacra matrimonii vincula ita contemni, et temeré perfringi dolebant. Nos autem, 
his intellectis, gravi affecti dolore intimo animo ingemuimus, et non prsetermisimus Aposto- 
licaenostrgesollicitudinis partes in Domino adimplere. Siquidem primo Pontificatus nostri 
anno ad Episcopos illarum partium, in qiiibus prsedicta acciderant, plenissimis datis literis, 
gravitar conquesti sumus de hujusmodi pravitate, quae in Ecclesia Dei tolerabatur, et ad eam 
abolendam eorum ánimos erigere, et pastoralejn zelum accendere curavimus : quod etiam egi- 
raus cum alus aliorum Regionum Episcopis, ubi hujusmodi pravum dirimendorum matrimo- 
niorum usum irrepsisse cognovimus. 

§ 3. Verum Nobis responsum est, id ssepe contingere partim ex culpa illorum Judicum, 
quibus, vel in prima instantia, cum Causa coram Judice Ordinario ex aliqua legitima causa 
cognosci nequit, vel in secunda, cum in partibus nullus adest Judex, ad cujus tribunal 
causa in gradu appellationis devolvatur, vel si adest, justa de causa coram eo disceptari nequit; 
causse enim matrimoniales hujusmodi a Sede Apostólica committuntur, qui vel ob inscitiam, 
vel ob malam voluntatem» proclives sunt ad matrimonia dissolvenda, atque eadem matrimonia, 
levi, vel etiam nullo habito examine, irrita, ac invalida declarant : partim etiam ex facto 
conjugum super nullitate suorum matrimoniorum litigantium; cum frequenter unus tantum 
eorum, qui dissolutionem matrimonii postulat, in judicio compareat, et sententia, nullo con- 
tradicente, secundum sua vota obtenta, ad alias nuptias convolat; vel ambobus conjugibus in 
judicium venientibus, altero, qui pro matrimonio, altero vero, qui contra agit, sententia de 
nullitate matrimonii prolata, nullus est, qui ad superiorem Judicem appellationem inter- 
ponant ; vel quia litigantes in specie quidem discordes, re vera inter se concordes sunt, et 
invicem colludentes, contractum matrimonium dissolvi cupiant; vel quia pars, quse pro vali- 
ditate matrimonii stabat, ejusque nuUitatem acriter contra adversarium impugnabat, lata a 
Judice sententia contra matrimonium, mutat voluntatem, vel pecunia sibi ad sumptus litis 
non suppetente, vel alus deficientibus auxiliis ad litigandum necessariis, et incseptum opus, ac 
causam post primam sententiam deserit : quo fit, ut deinde ambo conjuges, vel unus eorum 
ad aliud contrahendum matrimonium se conferat. 

§ 4. Quod autem ad Judices pertinet, quibus extra Roraanam Curiam pro litigantium 
commodo causse matrimoniales committuntur paterna illa vigilantia, qua de justitia unicuique 
integre sapienterque administranda solliciti esse debemus, encyclicis literis ad Venerabiles 
Fratres Patriarchas, Primates, Archiepiscopos, et Episcopos scriptis vicésima sexta Augusti 
Anno secundo pontificatus nostri, providcre curavimus in quibus ea prsescripsimus, quse Sacris 
Canonibus, et Concilii Tridentini decretis consona, si diligenter, ut speramus, serventur, in 
posterum causse non nisi personis congrua jurisperitia, et necessario probitatis, spectataeque 
fidei munitis praesidio committentur. Insuper ad ea, quse in iisdem encyclicis literis constituta 
sunt, id etiam in praesenti adjungimus : quod, quamvis Concilii Tridentini Decretum, quo 
causae matrimoniales subtractae fuerunt Decani, Archidiaconi et aliorum inferiorum judicio, et 
Episcoporum tantum examini, et jurisdictioni reservatae, dumtaxat procedat de Archidia- 
conis, Decanis, aliisque inferioribus, qui in eadem Dioecesi constituti, vel privilegio aliquo, 
vel prsescriptione, saltem in visitatione, causarum matrimonialium cognitionem sibi 
adrogabant : ac idcirco minime obstet commissionibus, quae, pro iisdem causis matri- 
monialibus deñniendis, a Sede Apostólica alicui eorum in secunda instantia fierent : ni- 
hilominus praecipimus ac mandamus iis, ad quos hujusmodi Commissionum, seu Delega- 
tionum expediendarum cura pertinet, ut in futurum causarum matrimonialium cognitionem 
non committant nisi Episcopis, príBsertim vicinioribus, vel si nullus sit Episcopus, cui ex 



SECCIÓN QUARTA. :i>07 

legitima causa comraode committi possit, tum commissio, et delegatio dirigatiir uní ex iis, 
qui, secimdum ordinem,et modum a Nobis in praefatis encyclicis literis prsescriptum, pro 
Judice idóneo ab Episcopo cum consilio sui Capituli nominatus fuerit. 

§ 5. Quod vero ad ordinem, et seriem judiciorum ia causis matrimonial ibiis pro debita, et 
congrua earum terminationo, servandum spectat; motu proprio, certa scientia, ac matura deli- 
beratione Nostris, deque ApostolicíB potestatis plenitudine ac Nostra in perpetuum valitura 
sanctione constituimus, decernimus, ac jubemus ut ab ómnibus et singulis locorum Ordi- 
nariis in suis respective Dioecesibus persona aliqua idónea eligatur, et si fieri potest ex Eccle- 
siastico ccetu, juris scientia, pariter et vitse probitate prsedita, quíe matrimoniorum Defensor 
nominabitur, cum facúltate tamen cam suspendendi, vel removendi, si justa causa adfuerit, et 
substituendi, aliam seque idoneam, et iisdem civilitatibus oniatam : quod etiam fieri poterit, 
quotiescumque persona ad matrimoniorum defensionem destinata, cum se occasio agendi obtu- 
ierit, erit legitime impedita. 

§ 6. Ad officium autem Defensoris matrimoniorum hujusmodi, ut supra electi, spectabit, in 
judicium venire, quotiescumque contigerit, matrimoniales causas super validitate, vclnullitate 
coram legitimo Judice disceptari, eumque oportebit in quolibet actu judiciali citari, adesse 
examini testium, voce et scriptis matrimonii validitatem tueri, eaque omnia deducere, quse ad 
matrimonium sustinendum necessaria censebit. 

§ 7, Et demum Defensoris hujusmodi persona, tanquam pars necessaria, ad judicii validi- 
tatem, etintegritatem censeatur, semperque adsit in judido sive unus ex conjugibus, qui pro 
nuUitate matrimonii agit, sive ambo, quorum alter pro nullitate, alter vero pro validitate in 
judicium veniant. Defensor autem, cum ei munus hujusmodi committetur, juramentum 
prsebebit : qusecumque vero eo non legitime citato aut intimato, in judicio peracta fuerint, 
nuUa, irrita, cassa declaramus, ac pro nullis, cassis, ac irritis haberi volumus, perinde, ac si 
citata, et intimatanon esset ea pars, cujus citari intererat, et quam, juxta legum, et canonum 
prsescripta, ad legitiman judicii validitatem, citari, aut intimar! omnino necessarium erat. 

§ 8. Cum igitur coram Ordinario ad quem causas hujusmodi cognoscere pertinet, contro- 
versia aliqua proponetur, in qua de matrimonii validitate dubitatur, et existentibus in judicio, 
vel uno ex conjugibus, qui pro nullitate matrimonii vel ambobus, quorum, alter pro vali- 
ditate, alter vero pro nullitate actionem intendat, Defensor matrimonii partes omnes officii sui 
diligenter adimpleat. Itaque si a Judice pro matrimonii validitate judicabitur, et nullus sit, 
qui appellet, ipse etiam ab appellatione se abstineat ; idque etiam servetur, si a Judice secundse 
instantiae pro validitate matrimonii fuerit judicatum, postquam Judex primse instantice de illius 
nullitate sententiam pronuntiaverat; si autem contra matrimonii validitatem sententia feratur, 
Defensor inter legitima témpora appellabit, ad adhserens parti, quae pro validitate agebat ; 
cum autem in judicio nemo unus sit, qui pro matrimonii validitate negotium insistat, vel si 
adsit, lata contra eum sententia, judicium deseruerit, ipse ex officio ad superiorem judicem 
provocabit. 

§ 9. Appellatione a prima sententia pendente, vel etiam nulla, ob malitiam, vel oscitan- 
tiam, vel collusionem Defensoris, et partium.. interposita, si ambo, vel unus ex conjugibus 
novas nuptias celebrari ausus fuerit, volumus, ac decernimus, iit non solum serventur, quse 
adversus eos, qui matrimonium contra interdictum Ecclesiae contrahunt, statuta sunt prseser- 
tim, ut invicem a cohabitatione separentur, quoadusque altera sententia super nullitate ema- 
naverit, a qua intra decem dies non sit appellatum, vel appellatio interposita deserta deinde 
fuerit; sed ulterius ut contrahens, vel contrahentes matrimonium hujusmodi, ómnibus poenis 
contra polígamos a Sacris Canonibus et Constitutionibus Apostolicis constitutis, omnino sub- 



208 PARTE S*^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

jaceant, quasineos, quatenus opus sit raotu, scientia ac potestate similinirsus statuiraus, 
decernimus, ac renovamus. 

§ 10. Posteaquam vero, appellationis beneficio ad alterum Judicem causa in secunda 
instantia delata fuerit, omnia, et singula qusecumque coram judice iu prima instantia ser- 
vanda prseñnita fuerunt, etiam coram altero in secunda exacte, ac diligenter custodientur, 
citato in quolibet judicii actu Defensore matrimonii validitatem strenue, ac pro viribus tuebi- 
tur. Et si Judex in secunda instantia fuit Metropolitanus aut Sedis Apostolicse Nuncius, aut 
Episcopus vicinior ; matrimonii Defensor sit, qui ab ipsis fuerit deputatus, quemadmodum ipsis 
deputare mandamus, ut quae a Nobis superius constituta sunt, peragere possit ; si autem Judex 
in secunda instantia erit Judex Commissarius, cui a Sede Apostólica causa cognitio demandata 
sit, et qui tribunal, etjurisdictionem ordinariam non habeat et propterea careat Defensor 
matrimonii, voluraus, ut illo Defensore matrimonii utatur, qui constitutus fuerit ab Ordinario, 
in cujus Dioecesi causam cognoscet, etiam si idem Ordinarius sit, qui primam sententiam in 
eadem causa pronunciaverit. 

§ 11. Instructo autem in bunc modum judicio, si secunda sententia alteri conformas fuerit, 
hoc est, si in secunda, seque hac in prima, nullum, ac irritum matrimonium judicatum fuerit, 
et ab ea pars, vel Defensor pro sua conscientia non crediderit appellandum, vel appellatiouem 
interpositam prosequendam minime censuerit, in potestate, et arbitrio conjugum sit novas 
nuptias contrahere ; dummodo alicui eorum, ob aliquod impedimentum, vel legitimam causam 
id vetitum non sit. Potestas tamen post alterara sententiam conformem, ut supra, conjugibus 
facta intelligatur, et locum habeat, salvo semper, et firmo remanente jure, seu privilegio 
causarum matrimonialium, quse ob cujuscumque temporis lapsum nunquam transeunt in rem 
judicatam ; sed si nova res, quse non deducta, vel ignorata fuerit, delegatur, resumí possunt, 
etrursus injudicialem controvorsiam revocari. Quodsi a secunda Sententia super nuUitate, 
vel altera pars appellaverit, vel hujusmodi sit, ut ei, salva conscientia, Defensor matrimonii 
acquiescendum non putet, vel quia sibi videtur manifesté injusta, vel invalida, vel quia fuerit 
lata in tertia instantia, et sit revocatoria alterius prsecedentis super validitate in secunda 
instantia emanatse, volumus, ut, firma remanente utrique conjugi prohibitione ad alias trans- 
eundi nuptias, quas si contrahere ausi fuerint, poenis, ut prsefertur, a nobis constitutis subesse 
decernimus. Causa in tertia, vel quarta instantia cognoscatur, servatis diligenter ómnibus, quse 
a Nobis in prima, et secunda instantia demandata fuerunt, nempe, in quolibet judiciali actu, 
citato et audito defensore matrimonii qui a judice tertise instantise deputatus fuerit. 

§ 12. Defensor autem matrimonii, quem ad munus suum gratis obeundum pro amore Dei 
et proximi utilitate, et Ecclesi^ reverentia, in Domino exhortamur, si operam suam sine mer- 
cede, aut salario, aliqua ex causa exhibere recusaverit, ab ipsius causse judice ei constituatur, 
et ab ea parte, quse pro validitate matrimonii si ipsi facultas sit, solvatur ; sin mÍDUS, a judice 
primse, vel secundse, vel tertisa instantiie respective subministrabitur, qui pecunias ex multis, 
suorum tribunalium redactas, vel redigendas, et in opera pia erogandas, in hujusmodi sumptus 
insumere poterunt. Cum vero judices causse erunt judices commissarii, qui ñeque forum habent, 
et consequenter ñeque pecuniam ex multis coUectam, volumus, ac mandamus, ut Defensori 
matrimonii satisfiat ex pecunia mulctarum illius Episcopi, in cujus Dioecesi Judex Commissarius 
juxta Sedis Apostolicse mandatum judicium exercebit. 

§ 13. Hactenus quidem quoad causas matrimoniales, quae extra Romanara Curiara pertra- 
ctantur. Quoad causas vero, quaj fiomse disceptandse sunt, cum earum cognitio in prima 
instantia ad S. R. E. Cardinalem in prsefata Urbe, ejusque, Suburbiis, et Districtu Vicarium 
nostrum in Spiritualibus pro tempore spectet; mandamus, ac jubemus, ut omnia et singula. 



SECCIÓN QUARTA. 209 

qu3e in alus causis extra Komanam Curiam pertractandis prsescripta fuerunt, nempe ut judi- 
cium peragatur, citato, et ándito defensore matrimonii ab eodem Cardinali Vicario deputato, 
aliaque, ut supra, omnino serventur. Tum etiam in alus causis, quse in prima instantia, ex 
consensu partium, vel in secunda, per appellationem ad Sedem Apostolicam, omisso medio 
interpositam, vel in tertia, Komam deferuntur, quas omnes judicari volumus, vel in Congrega- 
tione S. R. E. Cardinalium super interpretatione, et executione Concilii Tridentini, vel in 
causarum Palatii nostri Auditorio, dummodo Nobis, et Romano Pontificii pro tempere justis 
ex causis non videatur particularis Congrega tio S. R. E. Cardinalium, vel Romanse Curise Prse- 
latorum deputanda. Cum autem causa super matrimonii nullitate agitabiturin dicta Congrega- 
tione S. R. E. Cardinalium Concilii Tridentini Interpretum, Defensor matrimonii a Cardinale 
Prsefecto ejusdera Congregationis, si vero Palatii nostri Auditorio, ab Auditore Decano prse- 
fati tribunalis, si demum in Congregatione particulari a persona ejusdem Congregationis 
digniore deputetur. 

§ 14. Única quidem resolutio pro nullitate matrimonii emanata, si causa in Congregatione 
Cardinalium Concilii Tridentini Interpretum, vel in Congregatione particulari deputata cogno- 
scatur, et similiter in Palatii nostri Auditorio, única sententia super eadem nullitate pronun- 
ciata minime sufficiat ad tribuendam liberam conjugibus facultatera novas nuptias contra- 
hendi. Sed, si causa in prsefata Congregatione Cardinalium Tridentini Concilii interpretum 
introducta fuerit, rursus in eadem, ad defensoris matrimonii instantiam, reproponantur ; si 
vero Congregationi particulari commissa fuerit, ad petitionem ejusdem defensoris, altera etiam 
particularis Congregatio deputabitur ; si vero in Palatii nostri auditorio judicata sit, a prsefato 
defensore appellatione interposita, ab alus auditoribus juxta ordinemin gyrum, seu turnum 
definiatur ; si autem causa universa tribunali commissa fuerit, ab ómnibus auditoribus rursus 
examinabitur : nolentes omnino, ut ullum in casu matrimonii vinculum dissolutum censeatur, 
nisi dúo judicata, vel resolutiones, aut sententise penitus símiles, et conformes, a quibus ñeque 
defensor matrimonii crediderit appellandum, emanaverint, quod si secus factum fuerit, et no- 
vum initum matrimonium, nostrse voluntatis hujusmodi transgressores poenis a Nobis, ut supra 
statutis submittantiir. 

§ 15. Et quoniam sa^pe apud Sedem Apostolicam preces porrigi solent pro dispensatione 
matrimonii rati, etnonconsummati, quse utplurimum pro voto consultivo ad Congregationem 
S. R. E. Cardinalium Concilii interpretum, vel non nunquam ad aliquam Congregationem par- 
ticularem deputatara, a Roraanis Pontificibus pro tempore remitti solent ; ut hujusmodi instan- 
tise ordine, ac rite procedant,, volumus ac mandamus, ut supplex libellus Nobis, vel Romano 
Pontifici pro tempore exhibeatur, in quo plena et accurata totius facti species contineatur, cau- 
sseque omnes in eo exprimantur, quae ad obtinendam petitam dispensatiónem conducere posse 
a supplicante censentur, ut Romanus Pontifex, eo lecto, et mature considérate, secum delibe- 
rari possit, an petitionem rejiciat, vel ejus examen alicui ex dictis Congregationibus committat, 
aquaposteaquam suum votum consultativumeditumfnerit,a Secretario ejusdem Congregationis 
totius negotii series exacte Romano Pontifici pro tempore referatur, qui pro sua prudentia judi- 
cabit, an Congregationis resolutio sit approbanda, vel potius totius causse examen alteri Con- 
gregationi, vel tribunali, prout eidem Pontifici videbitur, rursus committendura. 

§ 16. Demum volumus, ac decernimus, easdem praesentes litteras semper firmas, validas, et 
ef&caces existere, et fore, suosque plenarios, et Íntegros eíFectus sortiri, et obtinere, ac ab alus 
ad quos spectat, et pro tempore quandocumque spectavit, in ómnibus, et per omnia plenissime, 
et inviolabiliter observari, sicque et non aliter per quoscumque Judices Ordinarios et Delegatos, 
etiam eausarum Palatii Apostolici Auditores, ac ejusdem S. R. E. Cardinales, etiam delatere 

TOM. I. 26 



2^0 PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Legatos, et S. Sedis Nuntios, aliosve quoslibet, quacumque pr^eminentia, et potestate fun- 
gentes, et functuros, sublataeis, et eorum cuilibetquavis aliter judicandi, et interpretandi fa- 
cúltate, et auctoritate ubique judicari, et definiri deberé ; ac irritum, et inane, si secus super 
his a quoquam quavis auctoritate scienter, vel ignoranter contigerit attentari. Non obstan- 
tibus praimissis, a Constitutionibus, et Ordinationibus Apostolicis. 

Datum Komse apud S. Mariam Majorem, anno Incarnationis Dominicse millesimo septingen- 
tesinao quadragesimo primo, tertio Nonas Novembris, Pontificatus Nostri anno secundo. 

RESUMEN CASTELLANO. 

1 . Siendo el matrimonio perpetuo é indisoluble por derecho natural y divino, según la sentencia del Sal- 
vador « Quod Dcus conjunxithomo non separet » no se puede disolver por humana temeridad. 2. Por 
cuya razón habiendo llegado á noticia do la Santa Sede la demasiada facilidad de los Jueces al sen- 
tenciar en causas de nulidad, de modo que algunos cónyujes habian pasado hasta las cuartas nupcias 
viviendo sus consortes, profundamente traspasado de dolor se quejó el Papa en el primer ano de su 
Pontificado á los Obispos que tal cosa permitían. 

3. Se dio por respuesta que esto procedía, ya de la primera instancia, cuando el Ordinario no 
pudiendo conocer de la causa, la encomendaba al conocimiento de otro Juez, y á en la segunda, por no 
haber en algunas parles de Juez de apelación, ó si le había, no se podía discutir legítimamente la cuestión 
ante él. Por olra pártelos Jueces mismos deputados por la Santa Sede para estas causas, sea por 
ignorancia, sea por voluntad, se inclinan á la disolución del matrimonio. Mucha parte tienen también 
los cónyujes, de los cuales el mas interesado en la nulidad, comparece en juicio y obtenida la sen- 
tencia favorable pasa al instante á otras nupcias. Sucede también alguna vez que los dos cónyujes 
comparacen, el uno en favor del matrimonio y el otro en contra y pronuncíadala sentencia de nulidad 
no hay quien apele, ó bien por que los cónyujes en apariencia esta discordes y en realidad concuer- 
dan muy bien, ó bien por que el desairado en el tribunal muda luego de voluntad, ó carece de medio, 
parala apelación. De donde se sigue que el uno ó los dos cónyujes pasan á segundo matrimonio. 

4. Fuera do la Curia Romana siempre tuvo cuidado la Santa Sede de señalar Jueces, y el mismo 
Papa que habla en el segundo ano de su Pontificado con fecha 26 de Agosto por su Enciclica á los 
Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos, prescribió so observase lo que está mandado por los 
Cánones y en particular por el Trídentino, esperando que asi no se deputarian para estas causas sino 
Juezes idóneos. Mas ahora no contento el Pontífice con lo prescrito en aquella Enciclica, manda que 
dichas causas no se cometan sino á los Obispos y por lo regular á los mas vecinos, y si ningún Obispo 
hubiere á quien cómodamente se le puedan cometer, se elija uno de los Jueces nombrados en el Sínodo. 
6 fuera de él, con el consejo del Capitulo. 

5. En seguida manda Í710/W jtíroprií? que en cada Diócesis nombre el Ordinario un Defensor de los 
matrimonios de toda probidad, y, si ser pudiere, adornado de ciencia en el derecho, á quien el Ordi- 
nario pueda sin embargo suspender y remover si hubiere justa causa, especialmente si estuviere legí- 
timamente impedido para ejercer su oficio. 

6. El oficio del Defensor será asistir al juicio siempre que se trate de la nulidad del matrimonio para 
lo cual se le debe citar y debe presenciar el examen de los testigos, defendiendo la validez del matri- 
monio por palabra y por escrito y haciendo cuanto conscierne para sostenerla validez. 

7. El Defensor sera parte necesaria para la validez del juicio, ya sea que so presenten en juicio los 
dos ó uno solo de los cónyujes : y al tomar el cargo el Defensor prestara juramento, y todo cuanto 
se hiciere en el juicio sin citarle sera irrito y nulo, lo mismo que si no se hubiera citado la parte. 

8. Pronunciada en primera instancia la sentencia en favor del matrimonio, si ninguno hubiere que 



SECCIÓN QUARTA. 211 

interponga apelación, abstengase el Defensor de apelar : y lo mismo se ha de decir de la segunda 
instancia, cuando en esta se diere sentencia favorable al matrimonio, aunque en la primera hubiere 
sido contraria. Pero si el fallo saliere contrario al matrimonio en primera instancia, el Defensor ade- 
riendose á la parte que litiga por su valor, apelara dentro del tiempo que se prescribe ; y si sucediera 
que la parte litigante desista déla apelación y abandone el juicio, el Defensor apelara por oficio al 
Juez Superior. 

9. Interpuesta la apelación déla primera sentencia dada contra el matrimonio, ó no interpuesta 
por que se descuido en apelar el Defensor, ninguno de los cónyujes puede pasar á otras nupcias ; y 
si alguno temerariamente lo hiciere, no solo sera nulo el matrimonio, sino que incurrirá en las penas 
impuestas por los Cánones contra los polígamos. 

10. Llevada la causa á segunda instancia se seguirán con toda diligencia y exactitud los trámites 
prescritos en la primera, respecto del Defensor, el cual en todo acto judicial defenderá con valor y 
energía efl matrimonio. Y si en esta segunda instancia el Juez fuese el Metropolitano, el Nuncio ó el 
Obispo mas vecino, á estos toca el nombramiento del Defensor. Pero si el Juez ó alguno de los deputa- 
dos por la Santa Sede, el cual por no tener tribu nalin jurisdicción ordinaria, carezca de Defensor, 
hará uso del que nombrare el Ordinario en cuya Diócesis conoce de la causa, aunque sea el mismo 
Ordinario que pronuncio la primera sentencia en la causa. 

11. Pronunciadas dos sentencias conformes contra la validez del matrimonio, si el Defensor según 
su conciencia, no creyere justa otra apelación, los cónyujes quedan libres para pasar á nuevas nup- 
cias, con tal que por otra parte no tengan impedimento, y salvo siempre el derecho ó privilegio de las 
-éausas matrimoniales, las cuales no prescriben por cualquier tiempo que pase, y si después se descu- 
briere alguna cosa nueva, antes ignorada, y no tratada en el juicio contencioso, nunca pasa á cosa 
juzgada. Que si después de la segunda sentencia en favor de la nulidad del matrimonio, la otra Parte 
apelare, ó él Defensor tuviere por injusta la sentencia, de manera que salva su conciencia, no puede 
conformarse con ella, 6 por que le parece manifiestamente injusto, ó invalido, 6 por qué se ha pronun- 
ciado en tercera instancia y es revocatoria de la precedente pronunciada en segunda en favor del 
matrimonio ; entonces haya lugar á proseguir la apelación y suspéndase la ejecución, sin que los 
cónyujes puedan pasar á otras nupcias, y si contravenieren^ sea nulo el matrimonio y queden sujetos 
á las penas sobredichas. T en esta tercia ó quarta instancia se guardaran exactamente todos los trá- 
mites prescritos arriba, acerca del Defensor. 

12. Si el Defensor exigiere algún honorario por su cargo, aunque se le pida este servicio de gracia 
por amor del prójimo y reverencia á la Iglesia; el mismo Juez hará que se pague este trabajo por la parte 
que litiga en favor de la validez, si tiene de donde pagar, y si no tuviere, los mismos Jueces de la, 
2a y 3a instancia cubrirán este honorario de las multas recojidas ó que se recojieren en sus tribu- 
nales. Mas si el Juez fuere algún Deputado de la Santa Sede, que no tiene foro ni plata de multas, el 
Obispo donde tiene su asiento el Juez, aplicará las multas para el objeto dicho. 

13. Hasta aqui se ha hablado de las causas matrimoniales que se ventilaa fuera de Roma ; nías 
acerca de las que se siguen en la Curia Romana, su conocimiento en primera instancia se remite al 
Cardenal VicariOi en cuyo tribunal se seguirán los mismos trámites que para los de fuera quedan 
establecidos. En segunda instancia irán estas causas á la Sagrada Congregación del Concilio ó á la 
Audiencia del Palacio Apostólico, con tal que á S. S. no le parezca oportuno nombrar alguna Con- 
gregación particular para este objeto por justas causas. Cuando la causa se ventile en la Sagrada 
Congregación, tocara al Prefecto el nombramiento de Defensor, y si fuere al Palacio Apostólico tocam 
al Decano,de la Audiencia. 

14. En cualquiera de estos dos tribunales no basta una sentencia para la nulidad del matrimonio : 
por ol cual si la causa se tratare en la Sagrada Congregación, alli mismo se repetirá el juicio á instancia 



212 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

del Defensor; si se tratare en Congregación particular, se repetirá con la misma instancia nombrando 
otra; y si se tratare en el Palacio Apostólico seré repetirá alli mismo nombrado otros oidores, ano ser 
queá este Tribunal le fuere cometida toda la causa, en cuyo caso asistirán todos. De manera que en 
ningún caso baste una sola sentencia, sino que sean dos conformes para disolver el matrimonio, 
y de lo contrario sea nulo el nuevo que se celebre y los cónyujes queden sujetos á las penas ar- 
riba expresadas. 

15, Y por que también son muchas las preces que se dirijen á la Santa Sede para disolver el matri- 
monio rato, las cuales por voto consultivo suelen remitirse á la Sagrada Congregación del Concilio, 6 
á cualquiera otra Congregación particular deputada para el objeto; quiere el Papa que tales causas 
no se despachen en ninguna de las-Congregaciones sin presentarlas primero al Romano Ponlifice, 
para que leyéndolas él mismo y considerándolas, pueda deliberar si se han de rechazar ó si convendrá 
enviarlas al examen de alguna de las dichas Congregaciones ; y en este caso después de dar la Con- 
gregación su voto consultivo, se presentara al Pontifico para que según su prudencia juzgue si se ha 
de aprobar su Resolución. 

16. Clausulas derogatorias... Dado en 3 de November de 1741. 

NOTAS SOBRE ESTAS LETRAS APOSTÓLICAS. 

Esta Constitución esta vigente en America, lo mismo que en tola la Iglesia Universal ni hay Escritor 
alguno que lo ponga en duda, como lo afirma Donoso en sa obra de Derecho Canónico. En el Ecuador se hallan 
expresadas estas Letras en el Concordato por las pala])ras siguientes : « Quoad executiones et sententias ab 
« ordinariis ecclesiasticisjudicibus latas, poteritappellari ad superiora ecclesiastica tribunalia vel ad Sanctam 
« Sedem juxta disciplinam statntam in Apostolocis litteris Summi Pontificis Gregorü XIH qu» incipiunt 
« Exposcit » et ad normam canonicarum prísscriptionum et earum prsesertim qu» pro causis matrimonialibus 
« á Benedicto XIV editas fuerunt in Constitutiono, Dei miseratione ; aut poterunt ad ipsos Superiores deferri 
« tum nullitatis tum querelse causea. » 

Las causas matrimoniales que versan sobre nulidad del matrimonio, según la mente de estas Letras Apos- 
tólicas, no seria prudente despacharlas por juicio sumario, sino que mas bien requieren juicio pleno, Buix 
part. 2, pag. 4Í5. 

Nótese también que las dispensas sobre el matrimonio rato solo se conceden por el Papa, y que la Sagrada 
Congregación solo tiene en estas dispensas el vt>to consultivo. Para alcanzar esta dispensa se requieren pruebas 
de non consummatione y ademas causas justas para disolver el matrimonio. Antes de pedir la dispensa, debe 
hacer el Ordinario la información y en seguida se harán las preces, en las cuales se expondrá plena y cuidado- 
samente todo el hecho y todas las causas para pedir la dispensa. 

CAUSAS DE APELACIÓN EN LOS CONCURSOS. 

Venerabilibus Fratribus, Patriarchis, Primatibus, Archiepiscopis et Episcopis. 

Benedictus Papa XIV. — Venerabiles Eratres, salutem, et Apostolicam benedictionem. 

Gum illud semper plurimum formidaverit Ecclesia Catholica, ne indignis quibusque, et extra 
sacerdotale meritum constitutis, cura animarum, et Dominici Gregis custodia crederetur; 
quia totílis Pamilise status, et ordo nutat, siquod requiritur in corpore,non invenitur in capite: 
Hinc Canonicis sanctionibits, ac prsesertim Sanctse Tridentinse Synodi Decretis provide con- 
sultum est, jegimen Ecclesiarum Parochialium iis esse committendum, quorum omnis setas á 
puerilibus exordiis ad perfectiores anuos per disciplinse Ecclesiasticae stipendia ita cucurrisset, 
ut de illorum supra alios provectione, ac potiori doctrinse, morum, ac diuturni laboris sufíragio, 
nefas esset dubitare. Quia vero perniciosa apud plurimos opinio sensim invaluit, Tridentini 
Decretis non prsescriptam esse dignioris electionem ; sed caveri tañtummodo , ne indignis 
Ecclesise ParocMales, aliaque Beneficia» quibus cura imminet animarum, conferrentur; san: 



SECCIÓN QUARTA. 215 

mem: Innocentius XI. Prsedecessor Noster erroneam doctrinam a vera, et sincera Patrum mente 
longius deflectentem damnavit, et edocuit, quam priidens, ac diligens esse debeat Pastoralis 
Oíficii disjtensatio. 

§ 1. Ad tramites idcirco ejusdem Sanctse Synodi, usurecéptum est, occurrente Parochialis 
Ecclesiíe vacatione, quiB libere ab Ordinario conferenda sit, concursum institui, ut, habita in 
60 de cujuslibet aetate, moribus, doctrina, et sufficientia, solerti inquisitione, Episcopus eligat 
quem costeris magis idoneumjudicaverit. 

§ 2. At quia contingere quandoque potest, quod favore, vel gratia, vel minus seque judicio, 
minus digní Dignioribus prseponantur ; sa: me: Pius V. Noster Prsedecessor, ne quid in 
hujusmodi electione esset inordinatum, atque prteposterum, edita salubérrima Constitntione, 
licere voluit injuste in Concursu rejectis interposita ad Metropolitanum vel Episcopum vici- 
niorem, vel Sedem quandoque Apostolicam appellatione, Prseelectum ad novum examen provo- 
care, et Ecclesiam alteri non rite collatam, novo facto meritorum periculo, si ita jus esset, 
vindicare. Etne frivolae appellationis diffugiolocus esset, próvido ibidem cautum est dictse 
appellationi in devolutivo tantum deferri oportere, non suspensa, aut quoquo modo retardata 
Prseelecto ab Ordinario Parochialis Ecclesise possessione. 

§ 3. Consultissimse hujusraodi leges eum in finem institutse ne in tanti momenti re imperiti 
magistris, novi antiquis, rudes prseferantur emeritis, violatse sunt hominum fraude, et mali- 
tia, ipsa modela vulnus exasperantium. Ssepissime enim rejecti ab Ordinario, dictse Constitu- 
tionis obtentu, in vocem Appellationis facile prorumpere, et, minus legitima concurrente causa, 
Electos ab Episcopo ad novum examen provocare consueverant ; illosque prseterea, relicta 
Gregis et Ecclesise custodia,, longum iter arripere, et diuturni laboris, temporis et pecunias 
impensa exhaustos, litem in secunda, tertia, et ulteriori quandoque instantia sustinere 
cogebant. 

§ 4. Quin etiam experientia compertum est magno justitise detrimento litem ipsam absolvi. 
Quandoquidem ii, qui examiui se subjecerant, atque in primsevo Concursu, utpote legitima- 
rum Institutionum nescii, rejecti fuerant, longa post modum decurrente lite, sedulam literis 
ex industria novantes operam, prseferri alus merebantur, et acerbe succensebant Episcopo, 
judici quidem adeptse, non autem adipiscendse peritiíe, per injuriam se fuisse rejectos. 

§ 5. Hinc apud bene moratos homines et justitise vin dices, frequens querelarum occasio : 
quibus sedandis cum Congregatio Concilii Tridentini Interpres omne studium diligentiamque 
conferret ; Nobis, qui Secretarii muñere fungebamur, mandatum est, ut sermone typis postea 
vulgato, rem sedulo expenderé, ingruentis mali originem, et apta eidem avertendo remedia 
investigare pro viribus niteremur. Sensus hac de re Nostros explicantes, vitio potissimum 
laborare comperuimus Praxini Examinis oretenus habiti nec scriptis consignati : Electi siqui- 
dem ad curam animarum ab Ordinario Collatore, et ad iteratum examen coram alio judice pro- 
vocati, jus legitimse Collationis tueri non poterant certo, ac perraanenti testimonio jam 
probatse idoneitatis ; sed a novi examinis alea, subeunda coram Judice Appellationis, gestarum 
rerum prorsus ignaro, tota res penderé videbatur. Quocirca gravi Justitise detrimento recepta 
in Foro erat opinio, provocar! posse ad alium judicem, nuUo exhibito indebitse rejectionis 
documento. Quod quidem cum a Sacrorum Canonum censura longius aberraret, facile huic 
corruptelas occurri posse censuimus si certa primum, et apte disposita habendi Examinis 
forma prsescriberetur ; si qusestiones examinatis propositse, et consentaneíe illorum respon- 
siones, totaque rei gestse series in scriptis redigeretur ; et si Acta demum totius Concursus ad 
Judicem appellationis integra asportarentur. 

§ 6. ínita a Nobis consilii ratio non solum arrisit Congregationi, illam die 16 Novem- 
bris 1720, ratam habenti; sed etiam Pontificii judicii accessione roborata fuit a Clemente Xí, 



2H PARTE 2ft PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Ecclesiasticae Disciplinse vindice, et assertore eximio. Utque locorum Ordinarii ea omaia filiali, 
quo par erat, obsequio, et diligentia exequerentur; iis dat» sunt dio 10 Januarii 1721 opportunse 
literi© nostro cálamo exaratse, ejusdemque Pontificis sensu, et oráculo comprobatae, quarum 
tenorem, et si alias prselo commissum, et insertum ia Bullario dicti Clementis Prsedecessoris 
Nostri, coDgrue hic duximus referendum. 

§ 7. Keverendissime Domine uti Frater. Quo Parochiales Ecclesise dignioribus personis 
gubernandse traderentur,statuit,ut notura est.SacrosanctaTridentinaSynodus sess.24,cap.l8, 
ut, vacante Ecclesia Parochiali, iudiceretur, et fieret Concursas; ac postquam Concurrentes ab 
Episcopo, vel ejus Vicario Generali, atque ab Examinatoribus Synodalibus saltem tribus, exa- 
minati, et approbati essent, Episcopus eum eligeret, quem aetate, moribus, doctrina, prudentia, 
aliisque rebus ad vacantem Ecclesiam gubernandam necessariis, et opportunis, digniorem 
cseteris, magisque idoneum judicaret. Adjecitquead hanc Concilii sanctionem validius confir- 
mandam, re, et nomine Sanctissiraus Pontifex Pius V, quod, siunquam Episcopus minus habi- 
lem postpositis magis idoneis, elegisset, possent ii, qui rejecti essent, a mala ejusmodielectione 
ad Metropolitanum, vel, si ipse eligens Metropolitanus aut exemptus foret , ad viciniorem 
Ordinarium, ut Sedis Apostolicae Delcgatum, vel alias ad ipsam Sedem Apostolicam appel- 
lare, ac praeelectum, ad novum examen coram ipso Appellationis Judice, et ejus Examinatoribus, 
provocare, eatamencautione, utappellatio non in suspensivo, sed in devolutivo essedeberet; 
quemadmodum in ejus Coustitutione quae trigésima tertia est, latius cavetur; concludendo, 
quod constito de prioris eligentis irrationabili judicio, eoque revócate, Parochialis Ecclesia 
magis idóneo conferatur. » 

« Cum autem ñeque Concilii Decreto, ñeque Pontificis Bulla Examinis in Concursu peragendi 
forma, seu methodus uUa certa, ac peculiaris servanda proponatur; difficile dictu est, quanta 
Examinum, aliorum alibi diversitas extiterit, atque hinc occasio querelarum. Nam alicubi. 
cum non esedem ómnibus qusestiones, non iidem casus propositi fuissent: erant identidem, qui, 
vel in judicio, vel extra conquererentur, sibi quidem postpositis difficiliores, prseelecto autem 
faciliores ad solvendum qusestiones obtigisse. Alsibi vero esedem quidem ómnibus quse- 
stionespropositse fuerunt, sed ñeque hae, ñeque datse aconcurrentibusresponsiones, scripto, seu, 
literis, consignabantun Cumque postmodum, nec raro contingeret, ut e postpositis quispiam 
jure Bullse supradictse, novum ad Examen coram Judice Appellationis, ejusque Examinatori- 
bus, Electum provocaret : S. Congregatio usque ab anno 1603, considerans gravamen non alia 
ratione, quam novo examine, probari posse; provocationem ad novum examen censuit admitten- 
dam, gravamine nec dum probato, et requisitis tantummodo probationis in subsequenti judicio; 
in quo, probato, per novum examen Appellantis, gravamine quoad doctrinam, probanda super 
est ejusdem pro jam electo in reliquis ad regendam Ecclesiam requisitis prsestantia, ut de ma- 
jori alterutrius ad Parochialis Ecclesise gubernium idoneitate sententia ferri posset ; cum non 
continuo, si quis est doctior, is etiam aptior, seu magis idoneus ad id régimen habeatur, vel 
etiam habendus sit. Quam Sacrae Congregationis sententiam Scriptores, et Tribunalia lauda- 
runt. Alus demum in Dicecesibus laudabilis invaluit consuetudo, ut eaedem ómnibus quaestio- 
nes, iidemque casus proponantur, ac (ne qua detur ansa Cancellario quidquam suo marte addendi, 
minuendi, mutandi) ut ipsimet Concurrentes, qui interrogati fuerint, quseque responderint, sua 
manu prescribant. » 

« Atque Ordinarii, qui morem hunc longe optimum in examinando tenuere, Sacrae deinde 
Congregationi etiam, atque etiam considerandumreliquerunt,his,qui sic examinati essent, atque 
postpositi, in posterum ut solent, appellantibus, indulgent, nec ue, statim electi novum ad 
Examen provocatis, nuUa gravaminis praerequisita probatione, videretur; cum isti ex actis 



SECCIÓN QUARTA. Si 5 

primi examinis gravamen Doctrinse facile alioquin probare possent; quod alii, aliter nimirum 
examinati, probare, nisi secundo, seu novo examine, non poterant. Nec defuere alii probitatis, 
ac peritise in administrandis diu Ecclesiis laude prsestantes, qui monerent, frsenum aliquod 
hujusmodi appellativum licentise tándem injiciendum, eorumque jam nimis crebras novum ad 
examen provocationes esse reprimendas; quippe qnae vix umquam sine magno Ecclesiarum 
damno contingunt. Nam ciiim novum examen coram Judice appellationis longe procul a 
Parochia peragendum sit; Electus ab Episcopo, qui provocatur, Parochiam, quam possidet, 
cogitur interea temporis deserere, eamque (Ecónomo, vel Vicario cuipiam, veluti sponsam 
ignotis custodibus, relinquere, sponso non parumper, sed diu sane abfuturo ; dum nempe, 
implicita,ut fit, lite, terna etiam, vel quaterna, alia ex alus, examina, super prsestantia pri- 
mum doctrinse tum deinde aliorum, quae ad integrandam idoneitatem opportuna sunt, conten- 
tiose, transigantur, antequam deliberari possit utri concurrentium parochia sit adjudicanda. » 

« Ad tollendam ejusmodi non minus querelarum, quam incommodorum occasionem, Sacra 
Congregatio Concilii Tridentini interpres, postquam rem omnem a capite repetitam in gemina 
sessione 1 octobris, et IGnovembris 1720, summo studio recognovit, tándem Sanctissimo etiam 
annuente, statui (quod per pnesentes literas encyclicas exequitur) omnes, et singulos Episcopos, 
aliosque prselatos, penes quos sit jus, et auctoritas faciendi concurstim, hortari, ut examen 
ejusmodi instituere non graventur, quale jam et multse dioeceses, et ürbs ipsa observat, atque 
Apostólica etiam Dataria postulat; sive, cum, sede vacante, vacat Ecciesia aliqua parochialis, 
cujus GoUatio ad Sedem Apostolicam pertineat ; sive cum vacat parochialis aliqua, ut dicitur, 
juxta decretum ; sive demum, cum vacante in collegiatis, aut cathedralibus Ecclesiis Dignitati 
aliqua majori, annexam habonte curam animarum, faciendus est concursus, atque ad Aposto- 
licam Datariam transmittendus, ut notum est, atque in literis, quse de ordine Sauctissimi, tune 
e Dataria prodeunt, declarare praescribitur. > 

« Vacante itaque Ecciesia Parochiali, quse conferenda sit per Concursum, atque hoc solitis 
formulis indicto, hsec, quse sequuntur, ex Sacra Congregationis Sententia, concilio, suasione 
servanda proponuntur. » 

« 1. Primum nempe, ut assignentur esedem ómnibus Concurrentibus Qusestiones, iidem 
Casus, idemque Textus Evangelii, super quo sermonis aliquid prsescribant, ad probandam 
dicendi pro condone facultatem. » 

« 2. Alterum, ut Casus, etQuaestiones resolvendse diclentur ómnibus eodem tempere, atque 
ómnibus pariter eodem tempere Textus Evangelii tradatur. » 

« 3. Tertium, ut certum, idemque ómnibus spatium temporis constituatur, intra quod Casus 
resolvant, Qusestionibus respondeant, Conciunculam componant. » 

« 4. Quartnm, ut eodem Concurrentes omnes in Conclavi claudantur, unde, quandiu scribent 
(dabitur enim ómnibus scribendi copia) nemo eorum egredi, ñeque alius quispiam eo ingredi 
possit, nisi postquam scripta confecerint, et exhibuerint. » 

< 5. Quintum, ut omnes sua quisque manu tum responsa, tum sermonem scribant, subscri- 
bantque. > 

« 6. Sextum, ut responsa quidem latine, sermo autem ea, qua ad populum haberi solet, 
lingua scribatur. » 

« 7. Postremum ut unumquodque responsum et unusquisque sermo, cum ab unoquoque con- 
currentium exhibebitur, non solum ab eo qui scripsit, atque in Cancellario Concursus, verum 
etiam ab Examinatoribus, et a,b Ordinario, vel ejus Vicario, qui Concursui interfuerint, sub- 
scribatur. » 

« Peracto secundum hanc formulam Concursu, collataque ei, qui magis idoneus, ac dignior 
judicatus fuerit, Ecciesia Parochiali, non admittatur appellatio, aut a mala relatione examina- 



216 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

torum, autabirrationabili judicio Episcopi, nisi intra decem dies a die coUationis interpo- 
natur. » 

« Si quis autem hoc intra spatium appellaverit, Actaque Concursus pefcat ad Judicem appella- 
tionis transferenda ; mittantur vel Acta ipsa originalia Concursus clausa, et obsignata, vel 
certe unum aliquod authenticum eorum exemplum, a Caacellario Concursus, atque altero Notario 
collatum, et auscultatum coram Vicario, vel alio in Ecclesiastica dignitate constituto, quem 
eligat Ordinarius, ad quem etiam Notarii Cancellario adjungendi electio pertinebit ; nec non 
ab Examinatoribus Synodalibus, cui concursui interfuerunt, subscriptum, » 

« Ex quibus actis, vel authentico eorum exemplo, nisi gravamen quoad doctrinam probet is, 
qui sic, ut prsemittitur, examinatus, aut a mala relatione Examinatorum aut ab irrationabili 
judicio Episcopi appellaverit, novura ad examen provocandi facultatem a Sacra Congregatione 
frustra postulabit. » 

« Quemadmodum et in judicio appellationis persequijus suum frustra tentabit is qui forte se 
gravatum doleat quoad reliqua, nisi, interposita mature, ut dictum est, appellatione ab irratio- 
nabili judicio Episcopi, gravamen quoad illa ostenderit» vel ex actis primi Concursus, vel 
saltem ex attestationibus, et documentis extrajudicialibus etiam, sed non levibus. » 

«Atque ita quidem sensit Sacra Congregatío, et Sanctissimus assensit. » 

« At si quis tamen Ordinariorum aliter, ac supra descriptum est, concurrentium examina 
instituere perrexerit, perget et Sacra ipsa Congregatio more pristino appellationibus, qui se 
gravatos dixerint, provocationem adnovum examen, nulla gravamiuis praevia probatione, indul- 
gere. Interim tamen, ne harum literarum memoria dilabatur, vult eadem Sacra Congregatio, 
eas inunius cujusque Ordinarii Cancellaria perpetuo conservari. Cujus interea consilium, tum 
voluntatem, dum ego ómnibus signifiíjo, Amplitudini Tuse fausta omnia e coelo precor. 
Komai hac die 10 Januarii 1721. — Amplitudinis Tuse. — üti Frater. — P. M. Card. Corra- 
dinus Prsefectus. — P. Lambertinus, Secretarius. » 

§ 8. Quantum recte dispensandis Ecclesiasticis muneribus, administrandse justitise, com- 
ponendis dissidíis, continendisque in officio Clericis proficeret salubérrima prsemissarum legum 
institutio, satis superque experientia comperuimus, cum Anconitanam primum Ecclesiam, ac 
deinde Bononiensem Sponsam nostram paterna charitate quorainus amplecteremur ; freti 
siquidem dictarum legum prsesidio, Digniores Parochiis, et curse animarum pr^efecimus : tan- 
taque, benedicente Domino, id accidit animorum consensione, ut nemo questus sit, traditum 
minus digno certioris loci prsemium, vel minus juste alteri credita vacantis Ecclesiae guber- 
nacula. 

§ 9. At quia certis admonemur indiciis, non ita id alus Episcopis contigisse; imo non deesse, 
qui privatis abrepti studiis, ssepe declinare, ac redarguere Judicium Episcopale prsesumant : 
Nos propterea solliciti de implendis, prout decet, muneris Nostri partibus, nonnulla prsefatis 
Literis addenda, non nulla vero tacite, breviterque ibidem tradita, clarius explicanda cen- 
suimus, ut recte omnia, atque ex ordine peragantur. 

§ lO.Mcerentesigitur audivimus,quod in plerisque Dioecesibus, etsi recepta sit laudabilis 
firmiterque custodienda consuetudo inscriptis redigendi examen Concurrentium, nihilpminus 
Examinatorum suffragia in sola literarum peritia versantur, nec illorum exquiritur sententia 
de Clericorum áltate, institutione, gravitate, et honéstate morum, prudentia, rauniis antea 
exercitis et an tales demum sint, qui Oves suas verbo, et ejemplo juvare possint. Quam dubia 
sit hujusmodi praxis a Tridentini semita, is plañe intelligit, quiexpendet verba relata ca;?. 
18. sess. 24. de Eeformat : Feracto deinde examine, renuniientur quodcumque ah his 
idonei judicati fuerint worihus, doctrina, prudentia, et aliis rehus ad vacanten Ecclesiam 



SECCIÓN QUARTA. 217 

gúbernandam opportunis, Idqiie probé noscens Congregatio ejusdem Concilü interpres 
pluries edixit, Examinatores suo deesse muneri, si doctrinse tantum Judices essent, nec 
inquirerent, qui prae alus, probitate moruin, laboribus, prsestito antea Ecclesise obsequio, 
cseterisque dotibus ad Ofacium ParocM cumúlate obeundum necessariis, essent idonei et com- 
mendabiles. 

§ 11. Absoluto examine, ut cuique satis compertum est, fit tantummodo potestas Examina- 
toribus renuntiandi quotquofc regendse Ecclesise idóneos judicaverint, reservata uni Episcopo 
electione Dignioris, quemadmodum sancitum est a Tridentino illis verbis : Ex Usque Epis- 
copus eligaf^quem coeteris magisidonetimjudicaverit :At siquem Clericorum forte contigerit 
appellare a mala relatione Examinatorum, quorum cura unice versata fuerit in exquirenda 
doctrina, non facta uno eodemque tempere solerti etiam investigatione aliarum qualitatum, 
quse Pastoris congruant ofiacio : ordo judicii secuní feret, ut etiam Judex, ad quem provocatum 
fuit, in sola doctrinse indagine immoretur : nec sinegravi animarum detrimento, et disciplinse, 
injuria, prseficiatur Ecclesise, quilitteris magis pollet, licet ad coeteraminus aptus, et quando- 
que indignus : contra vero arceatur ille, qui licet impar doctrinse mérito, attamen moribus, 
gravitate, prudentia, probato nomine, diuturno Ecclesise famulatu, ac multiplici virtutum 
laude praícellit. 

§ 12. Factum praeterea satis extirpandis abusibus non videtur, si tam Episcopus, quam Exami- 
natores, conjunctis studiis, industrise ñervos omnes intenderint in conferenda concordi judicio 
EcclesiaPersonaí,qu3e licet scientia et litteris altericoncedat,majoris tamen cseterarum qualita- 
tum eminet ornamento; siquidem Postpositus, suae nimium fidens doctrinas, ab irrationabili 
judicio Episcopi non raro appellat ; Causaque ad Judicem Appellationis delata, idem totus est in 
perquirendamajori doctrina, ac reparando gravamine litterato homini irrógate, nusquam librato 
aliarum virtutum pondere, quge in Appellante desiderantur : lugentque ut plurimum vigiles 
Ecclesiarum Antistites exitum hujusmodi appellationis, intimeque dolent, Parochias doctis, 
non aptis Pastoribus, ut dictum est, regendas committi. 

§ 13. At si Judex etiam Appellationis (quod raro evenit) tantum tribuens scientise, quantum 
satis, majori et accuratiori examine inquirat, qui mores hominum sint, quse gravitas, prudentia, 
qui suscepti antea labores, quse virtutum specimina, quse demum totius apteactae vitse ratio, 
pascendo Gregi consentanea : tot Judici exhibentur attestationes ab Appellante ex industria 
coUectae, ut, revócate Episcopali judicio, tamquam irrationabili, non vereatur Judex succurr ere 
eidem Appellanti, quem tam copiosa, tamque conspicua probitatis adjuvant documenta. 

§ 14. Demum cum prsecipue Episcopis, tamquam in specula constitutis, pateant subdito- 
rum excessus, contingere solefc, ut in concursu, tam inspecta scientia, quam moribus, ille 
idoneus ab Examinatoribus renuncietur, cui foeda aliqua vitii labes, ac criminis macula inusta 
sit, ómnibus, prseterquam Episcopo, occulta : Si Episcopus, justa suadente causa, crimine non 
reveíate, eumdem criminosum tacitus prseterierit, aliumque immunem a sorde prseelegerit : 
Illico Postpositus, simulato gravamine, provocat ad Superiorem Judicem criminis ignarum, 
et consueto diflfugio Appellationis, evehitur ad Pastorale fastigium, qui non potest consulere 
Populo, sed nocere, nec prsestare régimen, sed augere discrimen. 

§ 15. Ne igitur improbi ingenii homines remedium Appellationis, ad justitise praesidium 
institutum, calide traducant ad iniquitatis defensionem : Optimum factu aliquibus fortasse 
videretur, si Appellatione quavia sublata, cura prseficiendi Rectores animarum prorsus relin- 
queretur Episcopis, rationem villicationis suae Christo Judici tantum reddituris. Verum nuUo 
pacto probare id possumus, quod adversaretur menti Concilü Tridentini, tacite permittentis 
Appellationem in devolutivo a mala relatione Examinatorum, quemadmodum innuere videntur 

TOM. I. 27 



218 PARTE 2» PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

verba illa ; Nec prmdictorum Examinatorum rélationem, quominus exeeutionem hábeat, ulla 
devolutio, et Appellatio, etiam ad Sedem Apostolicam, sive ejusdem Sedis Legatos, aut Vice- 
Legatos^ aut Nuncios, seu Episcopos^ aut Metropolitanos yPrimates, vel Patriarchas interpo- 
sita impedíate aut suspendat. Cui sanctioni respondet etiam Constitutio Piaña, admittens 
Appellationem in devolutivo ab irrationabüi Judicio Episcopi. 

§ 16. Qua de re, ut in hujusmodi negocio apte omnia, atque composite peragantur, Officii 
Nostri esse duximus, eum vobis, Venerabiles Fratres, gerendarum rerum ordinem prsescri- 
bere, quem longo usu utilem agnovimus instituendis animarum rectoribus, qui crédito sibi 
Gregi ct prseesse et prodesse possint. 

I. Episcopus, habita notitia vacationis Ecclesise, statim ad prsescriptum Tridentini, idoneum 
in ea deputet Vicarium, cum congrua ejus arbitrio fructuum portionis assignatione, qui onera 
ipsius Ecclesise sustineat, doñee ei de Rectore provideatur. 

II. Publico evulgetur Edicto notitia concursus, congruo, et ab Episcopo prasfinito témpora 
celebrandi ; eodem Edicto omnes clare, et aperte moneantur, ut interim deciirrente assignato, 
coram Cancellario Episcopali, vel altero ab Episcopo deputando, suarum qualitatum, merito- 
rum et munerum probationes, attestationes tam judiciales, quam extrajudiciales, aliaque id 
genus documenta, quse fraude vacent, exhibeant : Alioquin, dicto termino elapso, Documenta 
hujusmodi, qusecumque, et qualiacumque ea sint, nullatenus recipientur. 

III. Eveniente die Concursus a Cancellario Episcopali singulorum merita, qualitates, et Re- 
quisita (ut vocant), incorrupta fide deprompta a juribus tempere habili exhibitis, in scriptis 
summatim redigantur : Porro copia Epitomes tradetur non solum Episcopo, vel Vicario 
Generali vices illius obeunti, sed sigillatim ómnibus Examinatoribus ad Concursum adscitis, 
ut cum de scientia, tum de vita, moribus, aliisque regendo Ecclesise necessariis dotibus ferant 
judicium. 

IV. Die praestituta ab Episcopo habeatur Concursus , servata accurate in ómnibus forma 
tradita in supra relatis Litteris anno 1721 editis, totaque rerum in eo gestarum series scriptis 
diligenter enucleetur. Porro Examinatores, ad assequendam certam, et indubiam conjecturam 
scientise, postquam diligenter expenderint singulorum peritiam in evolvendo, explicandoque, 
oretenusaliquoEcclesiastic3edoctrin3ecapite,velaSS.Patribus,velasacroConcilioTridentino,vel 
Catechismo Romano excerpto, ac pari diligentia libraverint a quolibet scripto datas respon- 
siones qusestionibus propositis ; et postquam demum deprehenderint qua quisque polleat gra- 
vitate sententiarum, elegantia sermonis in Conciuncula scripto pariter exarata, et Textui Evan- 
gélico, vel alteri dato Themati accommodata : parem, ni forte majorem solertiam Examinatores 
adhibeant perscrutandis alus qualitatibus, regimini animarum consentaneis ; morum hone- 
statem inquirant, gravitatem, prudentiam, prsestita hactenus Ecclesise obsequia, acquisitam 
in alus muneribus laudem, aliaque spectabilium virtutum ornamenta, Doctrinse arcto foedere 
consocianda; hisce ómnibus conjunctim expensis, inhábiles per sua sufíragia rejiciant, et 
idóneos Episcopo renuntient. 

V. Absoluto Concursu ab Episcopo, vel, eo impedito, a Vicario Genérale una cum examina- 
toribus Synodalibus non paucioribus quam tribus, notula compendiarla Requisitorum antea 
distributa tradatur Cancellario, qui illam comburat , vel penes Acta secreto custodiat, et, 
nemini ostendat, nisi de mandato Episcopi, vel ejus Vicarii Generalis. Subinde vero Ordinarius 
cum primum ei libuerit, eligat ex approbatis Digniorem nec illi possessio, uUo Appellationis 
vel Inhibitionia obtentu, retardetur. 

VI. Si quem Clericórum appellare contigerit a mala relatione Examinatorum, vel ab irra- 
tionabili judicio Episcopi : coram Judice Appellationis, Acta Concursus integra omnino pro- 



SECCIÓN QUARTA. 219 

ducat. Et Judex, nisi illis visis, et gravamine comperto, sententiam non pronunciet. Prseterea 
in ferenda sententia ac reparando gravamine, idem Judex innitatur solummodo probationibus 
ab Actis elicitis, tam respecta doctrinse, quam aliorura meritorum. Quia vero a publica indic- 
tione, usque ad diem habitl Concursus, tantum temporis intercessit, quantum satis commode 
exhibendis necessaria juribus, attestationibus, requisitis, aliisque meritorum documentis; 
idcirco, ut qusevis via frau<libus prsecidatur, volumus, ac districte mandamus ne ad Attesta- 
tiones, Fides tam judiciales quam extrajudiciales,et documenta qusecumque studiose conquisita, 
et post Concursus, utajunt, expiscata, ullo modo recipiantur. Non obstantibussupra memoratis 
Litteris, a Congregatione Concilii Tridentini Interprete anno 1725 editis, quibus ad prsemis- 
sorum efiFectum in hac parte derogamus, illis tamen in reliquis, una cum ómnibus in eis con- 
tentis, firmiter in suo roboro permansuris. 

VII. Ubi vero Episcopus, posthabito uno, vel altero ex approbatis, Ecclesiam contulerit 
magis idóneo ob aliquam sibi ipsi tantum notam causam, quam censeat significari oportere, 
Judici Appellationis,notam: Familiaribus litteris Judicem certiorem efficiat, inviolabilis secreti 
lege adjecta.Nemo sit, qui hanc praxlm Nostrge tribuat solertise, cura illa profluat a Tridentini 
Decretis. Sessione etiam 24, cap. 20 de Reform. ita disponitur : Frceterea si quis in casibus a 
jure permissis appellaverit, aut de aliguo gravamine conquestus fuerit^ seu alias, oh lapsum 
hiennii, de quo supra, ad alium Judicem recurrerity teneaüir acta omitía coram Episcopo 
gesta ad Judicem AppeUationis expensis stiis transferre, eodem tamen Episcopo p^ius admO' 
nitOy ut si quid ei pro causee instructione videbitur, possit Judici Appellationis signi- 
ficare. 

Et quamvis jure nobis timendum sit, ne dicta praxis monendi judicem, a quo appellatum est, 
in more olim posita, hac tempestate obsoleverit, et a foro recesserit; attamen Episcopus (ut 
dictum est) si ex causa sibi tantum, et non alus nota, quae tamen approbari digna sit, Eccle- 
siam contulerit; illam Judici Appellationis, datis secreto litteris, denunciet, et aperiat. Sciant 
porro Judices, delatas ab Episcopo causas, et rationes inviolabilis secreti fide esse custodiendas • 
nec parvi pendendum esse testimonium illius Pastoris, cui divino mandatur eloquio, oves suas 
agnoscere. Facile enim credi non potest, Episcopos suse non minus, quam alíense salutis, adeo 
immemores, ut non deterriti divini interminatione judicii, odio, vel favore moveantur ; et in 
sacrorum canonum singularem injuriara, dicant malum bonum, lonuní maVumy ponentes teñe- 
Iras lucem, et lucem tenebras. 

Si vero Episcopo fuerit suspecta fides Judiéis, ad quera appellatum est, nec eidem revelanda 
censuerit bujusmodi occulta rationum momenta : illa significet secretis litteris R. S. C. Card, 
Praefecto pro tempere Congregationis Concilii. qui nec consilio, nec auctoritate deerit, quo 
minus a Judice Appellationis debitus justitise locus tribuatur. 

§ 17. Prseterea quia sequitati etiam convenit, causas appellationum, quse magno litigantium 
dispendio, et Ecclesiae pernicie immortales quandoque existunt, quanta fieri potest brevitate 
terminari : Idcirco ubi a Judice Appellationis lata sit sententia, quse prseelectioni factse ab 
Episcopo omnino sit conformis, nuUus pateat novae appellationi aditus, sed auctoritate rei 
judicatse controversise finis imponatur. Sin vero Judex Appellationis aliter, quam ordinarius 
pronunciaverit; liceat prseelecto ab Episcopo, qui causa cecidit, ad alium judicem appellare, 
firmiter interim retenta parochialis Ecclesise possessione. Tándem postquam tertius queque 
Judex sententiam dixerit, ne partes ultra modum graventur laboribus, et expensis, prsesertim, 
quia agitur de cura animarum, cui damnosum est, certi Pastoris destituí solatio ; is legitimum 
regendse Ecclesise jus obtineat, cui duse conformes assistunt sententise, nec uUum novse appel- 
lationis remedium succumbenti suffragetur. 



220 PARTE 2a PRiVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

§ 18. His sane regulis, quamvis appellatio sublata non sit, satis tamen praesidii compara- 
tum esse arbitramur ecclesiasticíe disciplinan, ac recto gerendarum rerum ordini. Unum super- 
est, ut proposita hactenus media debitse executioni mandentur; euraque in scopum locorum 
ordinarii vigilantiam suam desiderari non patiantur. Eerendum quippe non esset, ad nostri 
Apostolatus auditum novas implorari leges ab iis, qui jam prsestitutas negligunt, et con- 
temnunt. 

§ 19. Demum cum non raro contingat, ecclesias parochiales, dignitates, canonicatus, alia- 
que beneficia, curam animarura habentia, a Sede Apostólica esse conferenda ; vel quia vacave- 
rint in mensibus reservatis, vel quia ex alio capite dictse Sedi reservata sint : Nos prsedeces- 
sorum nostrorum vestigiis inhserentes prflecipimus, et mandamus, ut uno vel altero eveniente 
casu, concursus ab Episcopo sine ullo discrimine indicatur, nulla ad hunc actum petita venia, 
vel licentia, quam nostris hisce litteris sibi tributam Episcopi intelligant. 

§ 20. Absoluto concursu, si res sit de beneficiis curatis, qum tantum ratione mensium 
reservata sint, Episcopus inter approbatos eligat magis idoneum, et Datarias significet, nec 
acta concursus transmittat, nisi a Dataria, cum id opportunum duxcrit, requirantur. Sin vero 
dicta beneficia, quibus cura imminet animarum, ex alio quovis capite^ quam mensium Aposto- 
licorum, S. Sedi reservata sint; eo sane casu, veteri non iramutato more, abstineat Episcopus 
a ferendo dignioris judicio, et acta concursus ultro Datarise exhibeat. 

§ 21. Licebit tamen Ordinariis, pro suo arbitrio, familiaribus litteris Datarlo scriptis 
eidem denunciare personam, quam censent regendíe Ecclesise magis idoneam, eumdemque 
commonere, an occulta aliqua, et in actis juste reticita subsit causa, quse cuipiam obstet ad 
beneficium curatum obtinendum. líos ipsi postmodum ab hac Sede omnium Principe, et 
magistra, luculento edocebimus exemplo quanti faciendum sit episcopale judicium,quantoque 
vos honore prosequamur, Ven. Fratres, in partem nostrse sollicitudinis evocatos, quibus interim 
Apostolicam benedictionem peramanter impertimur. Datum Romse apud Sanctam Mariam 
Majorem dieXIVDecemb. MDCCXLII. Pontificatus nostri anno tertio. 

RESUMEN CASTELLANO SOBRE APELACIONES EN LOS CONCURSOS. 

4. La mente de la Iglesia, del Tridenlino y de la Santa Sede, ha sido siempre escoger al más digno 
para la Cura de almas. 

De aquí viene el origen de los Concursos, cuyos trámites señaló el Tridentino. 

2. Mas porque alguno puede ser injustamente pospuesto en el Concurso, S. Pio V permitió 
la apelación al Metropolitano ó al Obispo mas próximo, ó á la Santa Sede. 

3. Pero no han faltado abusos en las apelaciones, por el fraude y malicia de los hombres, y 
por experiencia se sabe que estos litigios tienen mal resultado con gran detrimento de la justicia. 

A. De aquí las quejas de varones prudentes, de las cuales se hizo cargo el Pontífice, que habla, 
siendo Secretario de la S. Congregación del Concilio. 

5. Examinadas entonces con diligencia las causas de tanto mal, se descubrió que el vicio principal 
estaba en la forma del examen, hecho sólo de palabra, y no por escrito : con lo cual no podían los 
provocados á nuevo examen presentíji'^ testimonio cierto de su idoneidad, y todo el negoció quedaba 
pendiente del segundo Juez. 

6. Por ésta razón la misma Congregación prescribió la forma de examen, que se habia de observar 
en los concursos, en 10 de Enero de 1721, siendo el mismo Pontífice que habla su Secretario, 
como se ve por las Letras siguientes, cuyo resumen estamos haciendo. 

7. Aunque el Tridentino señaló los trámites de los Concursos, y S. Pio V permitió las apelacio- 
nes, ninguno señaló método alguno para examinar, y de aquí ha venido tanta variedad de exámenes, 



SECCIÓN QUARTA. 221 

de donde también dimanan las quejas frecuentes de que al uno le tocaron cuestiones más fáciles y al 
otro más difíciles. En otros exámenes se proponían á lodos los opositores las mismas cuestiones ; 
pero ni éstas ni sus respuestas se consignaban por escrito en las Actas, y no quedaba testimonio 
alguno para probar su idoneidad. 

La Sagrada Congregación en 1603 admitió una apelación de ésta clase, apoyada en la Bula de 
S. Pío V, y teniendo en cuenta el gravamen, que habia sufrido el litigante por parte de su ciencia y 
doctrina : mas no sólo se ha de mirar en éstas provisiones á la doctrina, sino á otras cualidades; por- 
que no siempre el más docto es el más apio para el régimen de las almas. 

Débese también tener en cuenta el gravamen y los detrimentos que se siguen á los provocados 
á nuevo examen, debiendo poner Vicarios en las parroquias, etc. 

Para evitar en adelante lodos estos males, prescribe la Sagrada Congregación la uniformidad 
en los exámenes, y propone las reglas siguientes. 

lo Que se señalen las mismas cuestiones á todos los opositores, los mismos casos, y el mismo 
texto para el sermón. 
2o Que se dicten á todos al mismo tiempo. 

3** Que el mismo tiempo se señale á todos para cada uno de los ejercicios. 
4<» Que se cierren en conclave, donde no salga ni entre nadie hasta después de haber con- 
cluido y presentado su escrito. 

5** Que cada uno escriba por su mano las Resoluciones y la pequeña oración firmándola. 
6** Que se escriban las Resoluciones en latín, y la oración en lengua vulgar. 
70 Que al salir del conclave reciba el cancelario el escrito, lo suscriban él, los Examinadores y 
el Obispo ó su Vicario, que asistieron al concurso. 

Hecho el concurso en ésta forma y conferida la iglesia parroquial al más digno, no se admitirá 
apelación, ni de mala relación de los Examinadores, ni del juicio errado del Obispo, si no se apela 
dentro de los diez días, después de la colación. Al contrario si faltaren éstas reglas habrá lugar 
á la apelación en cualquier tiempo. 

Aunque éstas reglas dadas por la S. Congregación sean útilísimas. Benedicto XIV creyó conve- 
niente para asegurar más el buen éxito en la colación de los beneficios parroquiales añadir las 
siguientes. 

1° El Obispo, luego que vaque la Parroquia, seíiale un Vicario idóneo hasta que se provea 
de Rector. 

2° Fíjense edictos para el concurso en un término fijo, en cuyo tiempo presentarán los Opositores 
las testimoniales de sus oficios y méritos ante el Cancelario ú otro designado á éste efecto. 
30 Un Sumario de estos méritos se deberá pasar al Obispo y á los Examinadores. 
4° En el día señalado se tendrá el concurso en la forma propuesta, antes por la S. Congregación 
y se pondrá por escrito todo lo que en él se haga. Los Examinadores después que hayan inquirido 
diligentemente la ciencia, que cada uno hubiere manifestado en el examen oral y escrito, pongan 
igual ó mayor cuidado en examinar si tiene las demás cualidades necesarias para la cura de almas; 
bondad de costumbres, gravedad, prudencia, los servicios prestados á la Iglesia y los méritos adqui- 
ridos en el desempeño de otros cargos. 
Hecho esto, los Examinadores excluyan á los inhábiles y propongan al Obispo los idóneos. 
50 Concluido el Concurso, el Obispo, y si no pudiere, su Vicario y los Examinadores, que no serán 
menos de tres, entregarán el sumario de méritos, que se les distribuyó, al Cancelario, para que este 
le queme ó le guarde en secreto ; después el Prelado elegirá al más digno de los aprobados, y no 
se le retardará la posesión bajo el pretexto de apelación ó inhibición. 
60 Si después de esto se interpusiere apelación, no pronunciará sentencia el Juez de ella sino 



222 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

según las Acias que pasarán íntegras á su tribunal, y sobre las cuales únicamente se apoyará para 
sentenciar, tanto respecto á la Doctrina, cuanto á sus méritos. Y porque desde el día en que se fijaron 
lois Edictos hasta el dia del concurso, hubo lugar suficiente para presentar sus Letras testimoniales 
y atestado de méritos, no se admitirán en el tribunal de apelación otros nuevos ; derogando en este 
punto solamente las expresadas Letras de 1721. 

70 Que si por alguna causa pospusiere el Prelado á alguno ex infórmala conscienUa^ se lo hará 
saber al Juez de apelación por carta Í^m\X\diV inviolabili secreíi lege aújecla. 

Si el Ordinario tuviere por sospechoso al Juez de apelación, expondrá las causas al Prefecto de la 
Congregación del Concilio, para que haciéndose cargo de ellas, lo remedie. 

17. Por ultimo para dar fin al juicio, si en la segunda instancia saliere la sentencia conforme 
á la primera, se tendrá por concluido el \h\ ^10 auctoritate rei judicatce^ sin haber lugar á más apela- 
ción. Mas si la segunda sentencia fuere diferente de la primera, el elegido por el Ordinario, que 
perdió la causa podrá apelar á otro tribunal, conservando entretanto la posesión de su Parroquia. 
Finalmente después que se hubiere pronunciado tercera sententia, aquel obtendrá legítimamente la 
parroquia, que tuviere en su favor dos sentencias, sin que haya lugar a nueva apelación, 

18. Se recomienda después de todo la ejecución de estas Letras á los Obispos. 

19. Y finalmente, si ocurriere el caso de proveer algunas Parroquias, Dignidades, Canonicatos 
y otros Beneficios que tienen cura de almas, cuya provisión esta reservada á la Sta Sede, se manda 
que llegado el caso, sin algún retardo se fijen los Edictos para su provisión, sin aguardar otra licencia 
que la que se confiere al Obispo por éstas Letras. 

20. Mas concluido el Concurso, si se trata de Beneficios Curados, qum tantum ralione mensium 
resérvala sint, elija el Obispo al más idóneo, y dé parte á la Dataría, sin transmitir las Actas del 
Concurso, sino cuando se pidieren, 

21. Pero si dichos Beneficios Curados estuvieren reservados á la Santa Sede ex alio quovis capiíe 
quam mensiim Apostolicorum, en éste caso se abstendrá el Obispo do elegir al más digno, y presen- 
tará las Actas en la Dataría; siéndole lícito dar su juicio por carta familiar á la Dataría sobre el 
más digno, y declarar alguna causa secreta, que pueda obstar para que se confiera á alguno el 
beneficio. 

Dada en Roma á 14 de Diciembre de 1742. 



SECCIÓN QUINTA. 

FACULTAD PARA DISPENSAR DE ILEGITIMIDAD. 
BULA DE GREOORIO XIII PARA DISPENSAS DE ILEGITIMIDAD EN LAS AMBRICAS. 

Venerabiles Pratres, salutem et Apostolicam benedictionem. 

Nuper ad Nos relatum est, maximam sacerdotum, qui idioma Indorum sciant, penuriam, 
in vestris partibus existere, et communiter verbum Dei cum interpretibus ipsis Indis annun- 
tiandura esse, propter quod verbum Dei non raodicum patitur detrimentum, ac inde peccata 
sua confiten non valent; quod si cum Filiis ex Hispanis et Indis, ac ex Hispania tantura in 



SECCIÓN QUINTA. 223 

illis partibus commorantibus, spuriis et illegitimis genitis , aut queralibet alium defectum 
patientibus, nunc et pro tenipore existentibus, Apostólica auctoritate dispensaretur, ut, defec- 
tibus hujusmodi non obstantibus, ad omnes, etiam sacri Presbyteratus, ordines promoveri 
possint, verbum ipsum máximum susciperet incrementum ac saluti animarum Indorum prsedi- 
ctorum plurimum consultum foret. Nos igitur praemissis caussis adducti, fraternitati vestrae et 
vestrum imicuique, quatenus uniisquisque vestrum, consideratis prius diligenter circum- 
stantiis universis, quse circa idoneitatem promovendorum fuerint attendendae, cum praedictis, 
defectum, ut prDefertur, patientibus, dioecesanis scilicet vestris (si alias idonei et juxta decreta 
Concilii Tridentioi qualificati fuerint, et dictum idioma loqui et intelligere sciverint, super 
quibus conscientiam vestram oneramus) clericali charactere iusigniri, ad omnes etiam sacros 
et Presbyteratus ordines promoveri, et in illis sic promoti, ut in al taris ministerio, et verbum 
Del príBdicare et confessiones audire possint, gratis dispensare valeatis, auctoritate Apostólica, 
tenore pra^sentium, facultatem concedimus. Non obstantibus natalium et quibusvis alus (non 
tamen homicidii voluntarii, aut bigamise defectibus seu impedimentis) et quibusvis alus 
constitutionibus et ordinationibus Apostolicis, cseterisque contrariis quibuscumque. Datum 
KomíB apud S. Petrum, die vigésima quinta Januarii, millesimo quingentésimo septuagésimo 
sexto, Pontificatus nostri anno quarto. (Apud Montenegro, Lib. 5, tr. 1, p. 589.) 

RESUMEN CASTELLA.no. 

1. Que por la penuria de sacerdotes (1) puedan dispensar los Obispos (2) en el impedimento de 
¡legitimidad con sus diocesanos, ya sean naturales ó espurios, ó que tengan cualquier otro impedi- 
mento, tanto Españoles como mestizos (3) de Español é India ó vice versa, con tal que sepan la lengua 
de los Indios; para recibir los órdenes sagrados (4) con el Presbiterado, ministrar en el aliar y oir 
confesiones. 

2. No obstante el defecto de origen ó cualquier otro impedimento, si no fuere el do bigamia y 
homicidio voluntario. 

Data ésta Bula, según el sumario del Concilio Limcnse, del ano 1579 : — según Montenegro, del 
de 1575, cuarto del Pontificado. Pero Gregorio XIII ascendió al trono en 13 de Mayo de 72. Mejor 
viene la dala de Solorzano, que la pone en 1576. 

NOTAS DE LOS FASTOS. — ORD. 153. 

(1) Por la penuria de sacerdotes. Aunque esta penuria se haya disminuido, dice el Concilio Limcnse, 
desde Gregorio XlII,no dejan de desearse sacerdotes idóneos para la lengua délos Indios, cuya escasez 
deplora el Pontífice. Por lo demás es cosa jurídica que, cesando del todo la causa final ó motiva de la 
concesión, cesa también la facultad. 

(2) Los Obispos, Estienden esta facultad á los Cabildos en sede vacante Solorzano, Avendano y 
otros, que citan Frasso y Montenegro. Y la razón es porque al Cabildo en la vacante toca la juris- 
dicción, que viene de derecho común y está radicada en el oficio Episcopal, Y aunque ésta facultad 
no sea de derecho común, sino delegada por privilegio especial, dicen dichos Autores, que está 
radicada en el oficio Episcopal y que con éste mismo oficio les viene la potestad sin otra comisión 
particular. 

(3) De Español é India. Pretende Fraso excluir del privilegio á los que traen origen de Español y 
Etiope, porque la Bula no habla de ellos, ni se debe ampliar siendo dispensación. Pero cosa muy 
distinta es la dispensa, de la facullad de dispensar; porque según Sánchez y Gastropalao la dispensa es 
strictcey la facultad de dispensar es laíce iníerpretationis* Pero de ningún modo hay razón para excluir- 
los, pues el indulto favorece á todos en éstas palabras : quemlibet alium de patientibus. 

(A) Los Ordenes, Aunque la Bula no expresa que pueden ser habilitados para beneficios, bastante 
consta la habilitación para curas de Indios, cuando ésta carestía es la causa de la concesión. 



^U PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 



SECCIÓN SEXTA. 



VICENALES AMPLÍSIMAS DE LOS OBISPOS DE INDIAS CONCEDIDAS POR CLEMENTE XIV. 

TEXTO CASTELLANO. 

Dos clases de facultades vicenales se mencionan en ésta obra. La primera es de las vicenales 
concedidas á la Compañía de Jesús promiscuamente con los Obispos de las dos Indias, las 
cuales se revalidaban de veinte en veinte años, á petición de la misma Compañía y estuvieron 
vigentes para ambas partes desde el Pontificado de Pió IV, en 15 de Junio de 1563 hasta la 
separación hecha por Benedicto XIV en 27 de Enero de 1757. De estas vicenales se ha tratado 
ya en el tomo primero ; ahora nos resta hablar de otras vicenales mas amplias que poco después 
de dicha separación se concedieron á los Obispos de América en el Pontificado de Clemente XIV, 
y son las que á continuación se presentan. 



A LOS VENERABLES HERMANOS, LOS PRELADOS DE LOS DOMINIOS DE LAS INDIAS 
EN LA AMERICA, SUJETOS AL CARÍSIMO EN CRISTO HIJO NUESTRO CARLOS REY 
CATÓLICO DE LAS ESPANAS. 

Clemente Papa XIV. 

Venerables Hermanos, Salud y Bendición Apostólica. 
Constituidos en la elevada cumbre de la dignidad Apostólica, aunque sin mérito 
alguno nuestro y solo por la inefable abundancia de la Divina bondad, considerando 
eficazmente el cargo conferido á nuestra flaqueza, nos esforzamos en proveer y atender 
al cuidado de todas las Iglesias, y de todas las Almas redimidas con la Sangre de 
Jesucristo, no permitiendo que los Fieles Cristianos, residentes en las Provincias, espe- 
cialmente las mas distantes de la Europa, carezcan de los efectos de la autoridad y 
benignidad Apostólica, según, y como conocemos ser conveniente en el Señor, á la 
necesidad espiritual de aquellos, y lo requieren los pios deseos de los Supremos Beyes 
tan beneméritos de la Keligion Católica. Y por cuanto, en nombre del carísimo en 
Cristo Hijo nuestro Carlos, Bey Católico de las Españas, el cual no solo sigue con 
emulación y con esclarecidas y cristianas virtudes los ejemplos de los Beyes Cató- 
licos, sus predecesores, tan beneméritos de la Fé Católica, sino que les excede en el 
zelo singular de la Beligion Católica; poco ha se nos ha representado, que, aunque 
algunos Pontífices Eomanos, nuestros predecesores, concedieron y permitieron á algunos 
Obispos de aquellas partes el poder dispensar así en orden á los Matrimonios contraidos, 
como en orden á otros, que se hubiesen de contraer, pero en cierto^ grados de con- 
sanguinidad y afinidad, y solo con ciertas personas y en ciertos respectivos casos: sin 
embargo, conociendo, que por ésta concesión no está suficientemente proveida la nece- 
sidad espiritual de todas las Almas, cuyo cargo os está cometido, y que necesitan de 
más amplios favores de la benignidad y autoridad Apostólica. Por cuanto por la suma 
distancia de ésta Santa Silla, de los remotísimos países referidos, y por los graví- 



SECCIÓN SEXTA. 325 

simos y peligrosos viajes, que se han de hacer por mar y por tierra , por sus dificul- 
tades y grandísima longitud , las dispensaciones Apostólicas, que sé piden á la misma 
Santa Silla, no comprendidas en las Concesiones, é Indultos referidos en orden á los 
Matrimonios ya contraidos, 6 que se hubiesen de contraer entre otros casos; llegan tan 
tarde á los citados paises, que entre tanto, algunos de los contrayentes, ó hacen los 
mayores esfuerzos para retroceder del consentimiento ya prestado, 6 algunas veces, 
aunque los contrayentes permanezcan en el mismo dictamen, no solo exceden de la edad 
juvenil, sino también, mientras se esperan las Dispensaciones Apostólicas, prevenidos 
de la muerte, dejan tal vez sucesión, de lo que resultan enemistades, contiendas, odios 
y simulaciones entre los Fieles de Jesucristo, y ademas escándalos y ocasiones de 
pecar, á todas las cuales, que diariamente se aumentan y resultan, no os es permiti- 
do ocurrir según vuestro zelo pastoral. Por tanto. Nos, habiendo entendido con sumo 
gozo y alegría de nuestro paternal corazón, y explorado el peculiar é increible cui- 
dado del mismo Rey Carlos en conservar la Religión y la Fé Católica de todos los 
lugares sujetos á su Real Dominio, y extender también la obra de nuevos Ministros, 
que dotados de singular prudencia, doctrina, piedad y caridad, que no solicitan las 
cosas mundanas, sí solo el espíritu de solicitar la salud de las Almas, que el mismo 
eligió y remitió en lugar de otros á los expresados remotísimos paises, queriendo con- 
descender favorablemente en ésta parte cuanto podemos, con el Señor, álos deseos del 
mismo Rey Carlos, y deseando por el cargo de nuestro oficio pastoral, atender á la 
salud y necesidades espirituales de las Almas de todos los Fieles de Jesucristo resi- 
dentes en tan distantes paises, teniendo plena confianza en el Señor, de vuestro gran 
zelo de la Religión Católica con nuestra autoridad Apostólica, por el tenor de las pre- 
sentes damos y concedemos á vuestras Fraternidades, licencia y facultad para que cada 
uno de vosotros podáis dispensar en ambos Fueros con los Fieles de Jesucristo, exis^ 
tentes en cada una de vuestras respectivas diócesis, en cualquiera ó cualesquiera 
grados de consanguinidad y afinidad, ó en cualquiera otro, por el cual sean parientes, 
con tal que de ningún modo sean en primer grado, y también en el primer grado de 
afinidad, resultante solo de cópula ilícita, ya sea por línea colateral, ya sea por 
línea recta ; con tal que conste ciertamente, que uno de los contrayentes no es hijo 
del otro, para que puedan contraer matrimonio entre sí; ó también contraído, sabién- 
dolo, renovando el consentimiento ante el Párroco y testigos, permanecer en él ; y para 
absolver en uno y otro fuero á los que en estos grados, sabiéndolo hubiesen contraído, 
de los excesos y de las sentencias de excomunión y de otras censuras y penas eclesiás- 
ticas, imponiéndoles una saludable penitencia por el modo de la culpa, y para declarar 
por legítima la sucesión desde entonces habida, cuya licencia y facultad han de durar 
solo por término de veinte años próximos venideros, que se han de empezar á contar 
desde el dia de la data de las presentes. Pero queremos y absolutamente mandamos que 
cualquiera de vosotros use dti las dichas facultades, dentro de la jurisdicción de su pro- 
pia diócesis, solo ocurriendo gravísimas causas^ gratis, y sin imponer multa alguna 
pecuniaria; sobre cuyas cosas gravamos estrechamente vuestras conciencias. Queriendo 
que las presentes Letras sean y hayan de ser siempre firmes, válidas y eficaces, y hayan 
de tener sus plenos é íntegros efectos, y que en todo y por todo hayan de sufragar ple- 
nísimamente á aquellos, á quienes corresponde y en lo venidero pudiese corresponder; 
y en ésta conformidad lo deberán juzgar y definir, cualesquiera jueces ordinarios y 
delegados y auditores de las causas del Palacio Apostólico, declarando por nulo y de 

TOM. I. 28 



226 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

ningún valor, todo cuanto á cualquiera, usando de cualquiera autoridad, noticioso ó no 
de ello, le aconteciese ejecutar atentadamente en contrario sobre las premisas, no obs- 
tante las Constituciones y Ordenaciones Apostólicas, y las generales, 6 especiales, ema- 
nadas de los Concilios Universales, Provinciales y Sinodales, y cualesquiera otras con- 
trarias. Asimismo queremos que á los ejemplares, firmados de algún notario público, y 
autorizados con el sello de alguna persona constituida en dignidad Eclesiástica, se haya 
de dar enteramente la misma fe, que se daría á las mismas presentes, si se exhibiesen 
6 presentasen. Dado en Koma, bajo el anillo del Pescador, el dia veintisiete de Marzo 
de mil setecientos y setenta. El año primero de nuestro Pontificado. 

A. Cardinal Negroni. 

TEXTO LATINO DE LAS MISMAS LETRAS DE CLEMENTE XIV. 

Venerabilibus Pratribus Antistibus Ditionum Indiarum, charissimo in Christo Filio 
nostro Carolo, Hispaniarum Regi, Catholico, in America subjectarum. 

Clemens Papa XIV. 

In Apostolicse Dignitatis fastigio, nullis licet meritorum nostrorum suffragiis per 
ineffabilem Divinse bonitatis abundantiam constituti, impositam imbecillitati nostrse 
omnium Ecclesiarum sollicitudinem, et omnium animarum Jesu Christi Sanguino 
redemptarum procurationem assidue .cogitantes, advigilare ac providere adnitimur, in 
omnes Apostolicse auctoritatis benignitatisque partes, in regionibus prsesertim ab Europa 
tam longe dissitis, desiderari minime patiamur, sed Christifidelium in eisdem Regionibus 
existentium, saluti, prout ipsorum spiritualis uecessitas postulat, ac sublimium Regum 
de Orthodoxa Religione optime meritorum, vota requirunt, opportune consulimus quem- 
admodum in Domino conspicimus expediré. Sane pro parte charissirai in Christo Filii 
nostri Caroli, Hispaniarum Regis Catholici, qui eximiis christianisque virtutibus, Prse- 
decessorum suorum Catholicorum Regum, de Orthodoxa Pide optime meritorum, prae- 
clara exempla, alacri Regioque animo, non solum semulatur ac sequitur, sed singular! 
Catholicse Rcligionis zelo prsecéllit, Nobis nuper expositum fuit, quod, licet nonnulli 
Romani Pontífices Prsedecessores nostri, aliquibus istarum Partium Episcopis facultatem 
dispensandi, tam quoad matrimonia contracta, quam quoad alia contrahenda, in certis 
tamen consanguinitatis et afíinitatis gradibus, ac quoad certas tantum respective per- 
sonas, certosque casus concesserint, et indulserint, nihilominus, cum spirituali omnium 
animarum, quarum cura Vobis commissa es.t, necessitati ex concessione hujusmodi satis 
consultum non sit, eas amplioribus Apostolicse benignitatis auctoritatisque favoribus indi- 
gere omnino dignoscatur. Quandoquidem propter tam nimiam ab hac Sancta Sede remo- 
tissimarum regionum hujusmodi distantiam, ac propter gravissima itinerum térra mari- 
que peragendorum discrimina et difiBcultates, eorumque maximam longitudinem, Apos- 
tolicse Dispensationes, quse sive pro contractis, sive pro contrahendis Matrimoniis inter 
alias personas, et in alus casibus, in Concessionibus, et Indultis prsedictis minime com- 
prehensis, ab eadem Sede petuntur, adeo sero ad Kegiones istas perveniunt, ut interea 
aliqui ex Contrahentibus, vel a consensu jam praestito postmodum resilire adnitantur, 
vel interdum queque, etiamsi Coritrahentes in eodem coñsilio permaneant, non tantum 
juvenilem setatem príBtergrediuntur ; sed etiam dum Apostolicse Dispensationes exspectantur, 
morte prseventi, prolem quandoque reliuquunt, hincque inimicitise, rixse, odia et simultates 



SECCIÓN SEXTA. 227 

Ínter Christifidelcs dimanant, ac prseterea scandala et peccandi occasiones, quibus ómni- 
bus pro pastorali vestro zelo occurrere minime datum est, in dies augentur et prosi- 
liunt. Nos, igitur, quibus magna cum paterni cordis nostri Isetitia compertum est atque 
exploratum peculiare ac incredibile ejusdem Caroli Regis studium in conservanda Reli- 
gione Orthodoxaque Fide ubique Locorum Regise Ditioni suse subjectorum amplianda, 
opera etiam novorum Ministrorum, quos singulari prudentia, doctrina, pietate et cbari- 
tate prseditos, et ea quse mundi sunt non quserentes, sed solo spiritu procurandge ani- 
marum salutis, ipse selegit, et in aliorum Locum ad istas usque remotissimas Regiones 
mittere curavit; ipsius Caroli Regis votis bac in re, quantum cum Domino possumus, 
favorabiliter annuere volentes, ac saluti et spiritualibus necessitatibus animarum Chris- 
tifidelium omnium in tam dissitis Regionibus degentium, pro Pastoralis Officii nostri 
muñere prospectum esse cupientes, ac de vestra eximia pietate, et praestanti Gatholicse 
Religionis zelo plurimam in Domino fiduciam babentes, Fraternitatibus Yestris, cum 
Cbristifidelibus in unaquaque respective vestrum dioecesi existentibus, et in quocumque, 
seu quibusvis consanguinitatis et afíinitatis gradibus, dummodó nullo modo attingant pri- 
mum, ac etiam in primo gradu affinitatis, ex copula tantum illicita resultantis, sive 
per lineam coUateralem, sive per lineam rectam, dummodo certo constet, quod Conjux 
non sit proles ab altero contrabentium genita, ut Matrimonium inter se contrahere, 
seu in eo etiam scienter contracto, renovato tamen consensu coram Parocho et testibus, 
remanere valeant in utroque foro dispensandi, et eos, qui in gradibus bujusmodi, etiam 
scienter contraxerint, ab (íxcessibus et excommunicationis aliisque censuris et poenis 
Ecclesiasticis, injuncta ipsis pro modo culpse poenitentia salutari, in utroque foro absol- 
vendi, ac prolem inde susceptam legitimam decernendi, licentiam, et facultatem ad 
viginti annos próximos, tantum a data prsesentium computandos, duraturam, auctoritate 
nostra Apostólica tenore prsesentium concedimus, et impertimúr. Volumus autem et 
omnino prsecipimus, ut eisdem facultatibus quisque vestrum intra fines proprise dioecesis, 
gravissimis dumtaxat occurrentibus causis, gratis, et nulla imposita muleta pecuniaria, 
utatur, super quibus ómnibus conscientiam vestram stricte oneramus. Decernentes eas- 
dem prsesentes litteras semper firmas, validas et efficaces existere, et fore, suosque plena- 
rios et Íntegros effectus sortiri (1), et pro tempere quandocumque spectabit, in ómnibus, 
et per omnia, plenissime suffragari, ac ab eis respective inviolabiliter observari: sicque 
in prsemissis per quoscumque judices ordinarios, et delegatos, etiam causarum Palatii 
Apostolici auditores, judicari et definiri deberé ; ac irritum et inane, si secus super 
bis a quoquam quavis auctoritate scienter vel ignoranter contigerit attentari. Non obs- 
tantibus Apostolicis ac universalibus Conciliis editis, generalibus Constitutionibus et Ordi- 
nationibus, cseterisque contrariis quibuscumque. Volumus pariter, ut earumdem prsesen- 
tium Litterarum transumptis, seu exemplis etiam impressis, manu alicujus Notarii 
publici subscriptis et sigillo Personse in Dignitate Ecclesiastica constitutae munitis, 
eadem prorsus fides adbibeatur, quse adbiberetur ipsis prsesentibus, si forent exhibitse 
vel ostensse. Datum Romse apud Sanctam Mariam Majorem sub Annulo Pisca toris die 
XXVII Martii MDCCLXX. Fontificatus nostri anno primo. A. Cardinalis Nigronus. Loco 
t Annuli Piscatoris. fDel Cedulario Arzob. Quit. tomo 5, pag. 37). 

(1) Aqui faltan algunas palabra», que, atendido el contexto y la versión castellana, deben ser éstas : et 
ad quos spectat,. 



228 PARTE 2* PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

CÉDULA REAL COMUNICANDO A LOS OBISPOS DE INDIAS LA PROROGA DE LAS DICHAS 

VICENALES. 

El Eey. 

Muy RR. Arzobispos y RR. Obispos de las Iglesias Metropolitanas y Catedrales de ambas 
Américas, sus Islas adyacentes y de Filipinas. En conformidad á lo que me digné resolver á 
consulta de mi consejo de Indias de diez y ocho de Enero del corriente año, ha impetrado mi 
Ministro en la Corte de Roma un Breve, por el cual Su Santidad se ha servido prorogar por 
veinte años las facultades, que os concedió por igual tiempo en otro de once de Setiembre de 
mil setecientos ochenta y nueve, para que pudieseis dispensar en los matrimonios varios impe- 
dimentos de consanguinidad y afinidad. Visto de mi Real Orden en el referido mi Consejo, con 
lo que dijo mi Fiscal, he resuelto remitiros el adjunto ejemplar de dicho Breve, rubricado de 
mi infrascrito Secretario, á fin de que. como os lo ruego y encargo, publiquéis su contenido, 
en la forma que estiméis por más conveniente; de manera que vuestros diocesanos estén 
instruidos de las facultades , que os conceden , para que puedan gozar de las gracias, que son 
consiguientes. Fecha en Madrid á doce de Octubre de mil ochocientos diez y seis. 

Yo el Rey. 

BREVE DE Pío VII EN QUE CONCEDE A LOS OBISPOS DE INDIAS DICHA PROROQA. 

TEXTO CASTELLANO. 

A los Venerables Hermanos los Arzobispos y Obispos de los Dominios de las Indias sujetos á 
nuestro muy amado en Cristo hijo Fernando, Rey Católico de España. 

Fio Séptimo Papa. 

Venerables hermanos, salud y bendición Apostólica. 

Hallándonos colocados por la inefable largueza de la misericordia de Dios, aunque con cortos 
méritos nuestros, en el supremo solio de la Iglesia militante, y anhelando á desempeñar en todas 
sus partes, en cuanto podemos en el Señor, el oficio del cuidado pastoral, no solo procuramos 
proveer de conducente remedio á lo que tenemos á la vista, sino que también extendemos los 
efectos de nuestra providencia á las cosas que sabemos ocurren en los paises muy apartados de 
la Europa. Y en atención á que por parte de nuestro muy amado en Cristo hijo Fernando, Rey 
Católico de España, nos ha sido expuesto poco hace, que antes de ahora, es á saber, en veinte y 
siete de Marzo de mil setecientos setenta, el Papa Clemente XIV, Predecesor nuestro, de feliz 
memoria, por sus Letras expedidas en igual forma de Breve os concedió, á vosotros, nuestros 
hermanos, indulto y facultad por veinte años para dispensar acerca de los matrimonios ya con- 
traídos, y también de los que se hubiesen de contraer con los que fuesen parientes en cualquiera 
6 cualesquiera grados de consanguinidad y afinidad, ó de cualquier otro modo, ó que tuviesen 
atingencia entre sí, con tal que de ninguna manera la tuviesen en el primer grado, y para que 
así mismo pudieseis dispensar en el primer grado de afinidad, que solo procediese de cópula 
ilícita, bien fuese por la línea recta ó por la transversal, con tal que constase con toda certeza, 



SECCIÓN SÉPTIMA. 229 

que ninguno de los contrayentes hubiese sido procreado por el otro. Y en atención & que el 
Papa Pío VI, de venerable memoria, también Predecesor nuestro, condescendiendo con la súplica 
de Carlos Eey Católico que fué, mientras vivió; de España, de augusta memoria, y para 
atender más y más á las necesidades espirituales de las almas, por otras Letras expedidas en 
la misma forma de Breve de veintitrés de Julio de mil setecientos setenta y ocho, extendió y 
amplió por el término de diez años la facultad de dispensar igualmente en tercero y segundo 
grado de afinidad con atingencia del primer grado también de afinidad solo en la línea trans- 
versal, según más por extenso se contiene en las citadas Letras, cuyo tenor queremos que se 
tenga por expresado é inserto en las presentes; y á que últimamente el mismo Pió, Predecesor 
nuestro, por otras Letras expedidas en la misma forma de Breve el dia once de Setiembre del 
año de mil setecientos ochenta y nueve, extendió y prorogó por otros veinte años las mismas 
facultades. T mediante que todavía subsisten las mismas causas que movieron entonces á los 
referidos nuestros Predecesores á conceder y prorogar las expresadas facultades, y que aun 
cuando haya expirado ya el término de los veinte años de la última próroga, desea en gran 
manera nuestro muy amado en Cristo hijo Fernando, Key Católico de España, que se os proro- 
guen por otros veinte años todas las sobredichas facultades ; por tanto nos ha hecho suplicar 
rendidamente que usando de la benignidad apostólica nos dignásemos proveer lo conducente en 
lo que va expresado, y conceder el indulto que aquí adelante se dirá. Nos, pues, queriendo con- 
descender en cuanto podemos en el Señor con la súplica del mencionado Eey Fernando, y 
deseando en desempeño de nuestro ministerio pastoral atender á la salvación, y necesidades 
espirituales de las almas de todos los fieles Cristianos que viven en esos paises tan remotos, y 
confiando mucho en el Señor de vuestra gran piedad, caridad y prudencia, con la autoridad 
apostólica, por el tenor de las presentes, os concedemos á vosotros, nuestros hermanos, y damos 
facultad que ha de durar tan solo por espacio de los veinte años próximos contaderos desde el 
dia en que haya expirado la última próroga, para que podáis dispensar en ambos fueros con los 
fieles Cristianos residentes en los territorios de vuestras respectivas diócesis á efecto de que, 
aunque sean parientes ó tengan atingencia entre sí en cualquiera ó cualesquiera grados de 
consanguinidad y afinidad, ó de otro cualquier modo, y aunque sean parientes en tercero y 
segundo grado de afinidad con atingencia del primer grado también de afinidad, en la línea 
transversal, con tal que de ninguna manera haya atingencia del primer grado de consanguini- 
dad, y así mismo aunque lo sean en primer grado de afinidad, que solo proceda de cópula ilícita, 
ya sea por la línea recta, ó ya, por la transversal, siempre que conste con toda certeza que nin- 
guno de los contrayentes haya sido procreado por el otro , puedan contraer matrimonio entre 
sí, ó bien permanecer en él, si estuviesen ya casados, aunque hubiesen contraido su matrimonio 
con noticia del impedimento, que tenian ; pero renovando en este caso su mutuo consentimiento 
en presencia del Párroco y Testigos ; y también os damos y concedemos durante dicho tiempo, 
licencia y facultad para absolver en ambos fueros á los que siendo parientes en cualquiera de 
dichos grados, aunque sabiéndolo, hubiesen contraido matrimonio, de su culpa, y de la excomu- 
nión y demás cenáuras y penas eclesiásticas , en que hubiesen incurrido, imponiéndoles una 
penitencia saludable proporcionada á su culpa, y para declarar legítima la prole que hubiesen 
tenido de semejantes matrimonios. Pero es nuestra voluntad, y os mandamos que cada uno de 
vosotros use de las expresadas facultades precisamente dentro del término de su respectiva 
diócesis, solo concurriendo gravísimas causas, gratis, y sin imponer ninguna multa pecuniaria, 
sobre todo lo cual gravamos estrechamente vuestras conciencias. Declarando que las pre- 
sentes letras sean y hayan de ser firmes, válidas y eficaces, y que surtan y produzcan su pleno 
é íntegro efecto, y se observen inviolablemente por todos aquellos á quienes al presente toca 6 



230 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

tocare de cualquiera modo en lo sucesivo; y que así se haya de sentenciar y determinar en lo 
que va expresado por cualesquiera Jueces ordinarios y delegados, aunque sean Auditores de 
las causas del Palacio Apostólico y Nuncios de la Santa Sede, y aunque sean Cardenales de la 
Santa Iglesia Komana, y Legados a latere^ quitándoles á todos y cada uno de ellos cualquiera 
facultad y autoridad para sentenciar é interpretar de otro modo, y que sea nulo y de ningún valor 
lo que de otra suerte aconteciere hacerse por atentado sobre esto por alguno con cualquiera 
autoridad sabiéndolo ó ignorándolo. Sin que obsten las constitutuciones y disposiciones apos- 
tólicas, ni las dadas por punto general ó en casos particulares en los concilios generales, provin- 
ciales y sinodales, ni otras cualesquiera cosas que sean en contrario. También es nuestra 
voluntad que á los trasuntos ó ejemplares de las presentes letras, aunque sean impresos firmados 
por cualquier Notario público y sellados con el sello de alguna persona constituida en dignidad 
eclesiástica, se les dé en j uicio y fuera de él, la misma fe que se les daria á estas si fuesen exhi- 
bidas ó mostradas. Dado en Castel-Gandolfo, sellado con el sello del Pescador, el dia diez de 
Mayo de mil ochocientos diez y seis, año decimoséptimo de nuestro Pontificado. Por el Señor 
Cardenal Braschi Onesti, G. Berni Substituto. En lugar f del sello del Pescador. En Cas- 
tellano dice.— Visto por el Ministro y Agente gral del Key Nuestro Señor. Koma quince de mayo 
de mil ochocientos diez y seis. — Antonio de Vargas. — Con rúbrica. — Está escrito en 
Vitela. 

Certifico yo D. Pablo Lozano del Consejo de S. M. su Secretario y de la interpretación de 
lenguas, y su biliotecario honorario, que la antecedente traducción está bien y fielmente hecha 
en castellano del ejemplar latino que de acuerdo- del Eeal y supremo Consejo de las Indias me 
fué remitido para este efecto. Madrid, tres de Julio de mil ochocientos diez y seis. — Pablo 
Lozano. 

Don Antonio de Medina, del Consejo de S. M., su Secretario y oficial mayor primero de la 
Secretaría del Supremo Consejo y Cámara de Indias por lo tocante al Perú y lo indiferente. 

Certifico que el antecedente impreso (que corresponde al original, que queda en esta 
Secretaria) se entrega con las Bulas del Obispado de Quito expedidas á favor del Dr 
Don Leonardo Santander y Villavicencio, Canónigo de la Sta Iglesia Catedral de Puebla 
de los Angeles en el Eeino de Méjico, en cumplimiento de lo acordado por el consejo, 
para que así se ejecute cen todas las de los Arzobispos y Obispos de América, á fin de 
que aquellos Prelados Diocesanos tengan siempre presentes las facultades que les están 
cometidas por el inserto Breve Pontificio. Y para que así conste doy esta certificación, 
y la firmo en Madrid á dos de Diciembre de mil ochocientos diez y ocho. Antonio de 
Medina. 

NOTA QUE aquí PUSO EL NOTARIO DE LA CURIA ECLESIÁSTICA DE QUITO, DON 
FRANCISCO JAVIER .DE SQTOMAYOR. 

El Breve de Nuestro Smo Padre Clemente XIV se concedió por veinte años en 27 de Marzo de 1770, 
y se cumplió en el de 1790. 

El de Nuestro Santísimo Padre Pió VI por diez aüos más, en 23 de Julio de 1778 cumplido en 27 de 
marzo de 1800. 

Él del mismo Smo Padre por veinte años se concedió en 11 de Setiembre de 1789, que se cumplió 

en 27 Marzo de 1820. 

Y, Nuestro Santísimo Padre Pió VII concedió por otios veinte años, por el suyo de 10 de Mayo de 1816 
que se han de cumplir en 27 de Marzo del de 1840. — Francisco Javier de Sotomayor. 



SECCIÓN SÉPTIMA. 231 



TEXTO LATINO DEL BREVE ANTERIOR. 

Venerabilibus Fratribus antistibus ditionum Indiarum, carissimo in Christo Filio nostro 
Ferdinando, Hispaniarum Regi Catholico subjectarum. 

Pius PP. VIL 
Venerabiles Fratres, salutem et apostolicam benedictionem. 

In supremo militantis Ecclesise solio per ineffabilem divinae clementise abundantiam, meritis 
licet imparibüs constituti, ac pastoralis sollicitudinis officium, quantum in Domino pos- 
sumus, omni ex parte implere satagentes non solum ad ea, quíe sub oculis geruntur 
opportuna remedia adhibere studemus; verum etiam providentise nostrse intuitum ad 
ea intendere non omittimus, quae in regionibus ab Europa quam máxime dissitis evenire 
cognoscimus. Sane pro parte cbarissimi in Christo filii nostri Ferdinandi Hispaniarum 
Regis Catholici nobis nuper expositum fuit, quod alias nempe die XXVII Martii MDCCLXX 
fel. rec. Clemens PP. XIV Prsedecessor noster in simili forma Brevis per Litteras expe- 
ditas Fraternitatibus vestris facultatem dispensandi, tam quoad matrimonia contracta, 
quam quoad alia contrahenda in quocumque, seu quibusvis consanguinitatis, et afani- 
tatis gradibus, vel alias conjunctis, seu inter se attinentibus dummodo nuUo modo 
attingerent priraum, aut etiam in primo gradu affinitatis ex copula tamen illicita resul- 
tantis, sive per lineam collateralem sive per lineam rectam, quatenus certo constet, 
quod conjux non sit proles ab altero contráhentium genita, ad viginti annos concessit, et 
indulsit, et quod rec. mom. Pius PP. VI, Prsedecessor itidem noster precibus cía. 
mem. Caroli, dum vixit, Regis Catholici annuens, per alias in simili forma Brevis XXIII 
Julii anni MDCCLXXVIII expeditas litteras, ut spirituali animarum necessitati magis 
magisque consuleret, facultatem dispensandi in tertio pariter, et secundo cum attingen- 
tia primi gradus affinitatis tantum in linea transversali ad decennium cxtendit, et am- 
pliavit, prout in prsecitatis litteris, quarum tenorem prsesentibus pro expresso et 
inserto haberi volumus, uberius continetur; quodque tándem easdem facultates idem Pius 
Prsedecessor noster, per alias in simili forma Brevis die XI septembris anni MDCCLXXXIX 
expeditas litteras ad alios viginti annos extendit ac prorogavit. Cum autem esedem cau- 
S3e, a quibus memorati Prsedecessores moti fuerunt ad concedendas et prorogandas 
facultates prsefatas adhuc perdurent, licet viginti anni ultimaj prorogationis jam expi- 
raverint, charissimus in Christo filius noster Ferdinandus, Hispaniarum Rex Catholicus. 
facultates omnes prsefatas ad alios viginti annos vobis prorogari summopere desiderat. 
Nobis proptera humiliter supplicari fecit, ut in prsemissis opportune providere, ac, ut 
iníra, indulgere benignitate apostólica dignaremur. Nos igitur ipsius Ferdinandi pre- 
cibus, quantum cum Domino possumus annuere volentes, ac saluti et spiritualibus neces- 
sitatibus animarum christifidelium omnium in tam dissitis regionibus degentium pro 
pastoralis officii nostri mimere prospicere cupientes, ac de vestra eximia pietate, chari- 
tate ac prudentia plurimam in Domino fiduciam habentes, Fraternitatibus vestris cum 
christifidélibus in unaquaque respective vestrum dicecesi existentibus, et in quocumque 
seu quibusvis consanguinitatis et affinitatis gradibus, vel alias conjunctis. seu inter se 



232 PARTE fia PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

attinentibus immo in tertio quoque, et secundo cum attingentia primi gradus affinitatis 
in linea transversali, dummodo tamen nullo modo attingant consaoguinitatis primum 
ac etiam in primo gradu affinitatis ex cópula tautum illicita resultantis, sive per 
lineam coUateralem, sive rectam, dummodo certe constet, quod conjux non sit proles 
ab altero contrahentium genita, ut matrimoníum inter se contrahere, seu in eo etiam 
scienter contracto, renovato tamen consensu coram Parocho et testibus remanere valeant, 
in utroque foro dispensandi, et eos, qui in gradibus hujusmodi etiam scienter contraxe- 
rint, ab excessibus et excommunicationibus aliisque censuris, et poenis ecclesiasticis, 
injuncta ipsis, pro modo culpsB, pcBuitentia salutari in utroque foro absolvendi, ac prolem 
inde susceptam legitimam decernendi, licentiam et facultatem ad viginti annos próxi- 
mos tantum a die cessationis ultimse prorogationis computandos duraturam, auctoritate 
apostólica tenore prsesentium concedimus et impertimur. Volumus autem, ac omnino 
prsecipimus ut eisdem facultatibus, quisque vestrum intra fines proprise dicecesis, gravis- 
simis dumtaxat concürrentibus causis, gratis, et nulla imposita muleta pecuniaria, 
utatur, super quibus ómnibus conscientiam vestram stricte oneramus. Decernentes eas- 
dem presentes Litteras firmas, validas et efficaces existere, et fore, suosque plenarios 
et Íntegros effectus sortiri, et obtinere, ac illis in ómnibus et per omnia plenissime 
sufragan, et ab ómnibus, ad quos spectat, et spectabit quomodolibet in futurum invio- 
labiliter observan, sicque in prsemissis per quoscumque judices ordinarios, et delegatos, 
etiam causarum palatii Apostolici Auditores, et Sedis Apostolicse Nuntios ac S. R. E. 
Cardinales etiam de latere Legatos, sublata eis, et eorum cuilibet quavis aliter judi- 
candi et interpretandi facúltate et auctoritate, judicari, et definiri deberé, ac irritum 
et inane, si secus super his a quocumque quavis auctoritate scienter vel ignoranter con- 
tigerit attentari. Non obstantibus apostolicis, ac in universalibus provincialibusque et 
sinodalibus concüiis editis generalibus vel specialibus constitutionibus et ordinationibus 
cseterisque contrariis quibuscumque. Volumus pariter, ut earumdem prsesentium Littera- 
rum transumptis etiam impressis, et manu alicujus Notarii publici subscriptis, ac sigillo 
personse in ecclesiastica dignitate constituta munitis, eadem prorsus fides in judicio et 
extra adhibeatur, quse ipsis prsesentibus adhiberetur, si forent exhibitsc vel ostensse. 
Datum in Arce Gandulphi sub annulo Piscatoris die X Maii MDCCCXVI Pontifi- 
catus nostri anno decimoséptimo. Pro domino Cardinali Braschio de Honestis, G. Ber- 
nius Substitutus. 

Cedulario Arzob. Quit. Tom. 16. pag. 313- 



SECCIÓN SÉPTIMA. 233 



SECCIÓN SEPTIMx\. 



VISITA AD LIMINA APOSTOLORUM. 



En 20 de diciembre de 1585 dispuso Sixto V, que los Obispos de Indias, á saber, 
Asiáticos y fuera del Asia, y los que se hallasen en otras nuevas tierras del Oriente, 
Mediodía, Occidente y Septentrión, ya fuese en las islas ó en los continentes, en cada 
decenio emprendan su viaje para visitar los umbrales de los SS. Apóstoles, debiéndose 
computar dicho decenio desde el dia de su consagración, ó recepción del palio, ó de 
su traslación, de manera que el tiempo trascurrido para el predecesor se considere 
también corrido para el sucesor. Que antes de tomar posesión de la Silla, juren hacer 
la visita personalmente : y si no pudieren por algún impedimento, que la hagan por 
un enviado con mandato especial, para el objeto, ya sea del Cabildo^ ya de otra dignidad 
eclesiástica ó personado; y si no hubiere ninguno de los sobredichos, que se haga por 
un Sacerdote diocesano, y á falta de clero, por cualquier presbítero secular ó regular, 
instruido y de conocida probidad. De otro modo incurren en suspensión áb ingressu 
Ecclesice et administratione tam. temporali quam spirüuali et perceptione fruduum etc. 
Empieza Románus PontifeXy hállase en el Bulario de Cherubin Const. 15. Fastos 
ord. 170. 



VISITA AD LIMINA PARA L03 OBISPOS IN PARTIBUS INFIDELIUM. 

En 26 de Junio de 1626 la Sagrada Congregación de Propaganda Fide decretó que no 
obstante la Constitución de Sixto V. de 1° de Junio de 1585, los Obispos in partihus 
infidelium, que reciben el estipendio de la Sagrada Congregación, ó son gobernados por 
ella, puedan hacer la visita ad litnina Apostolorum por procurador aunque sea de los 
Asistentes en la Curia Komana, siendo deputados especialmente para cada vez. Lo refiere 
Pittoni ce. ad Ep. n. 853. í^ast. ord. 256. 

INSTRUCCIÓN DE LA SAGRADA CONGREGACIÓN DEL CONCILIO, PARA LOS OBISPOS 
ARZOBISPOS, PRIMADOS, Y PATRIARCAS, SOBRE EL MODO DE DISPONER LA RELACIÓN 
DEL ESTADO DE SUS IGLESIAS, QUE, CON MOTIVO DE LA VISITA DE LOS SAGRADOS 
UMBRALES, ESTÁN OBLIGADOS A EXHIBIR A LA MISMA SAGRADA CONGREGACIÓN. 

El Sumo Pontífice Sixto Papa Quinto, que estableció los tiempos, en los cuales cada uno de 
los Obispos, Arzobispos, Primados y Patriarcas, por sí mismos, ó por su ciferto Nuncio, están 
obligados á visitar los Umbrales de los Beatísimos Apóstoles San Pedro y San Pablo, insistiendo 
en la antiquísima observancia, no solo quiso que, además de la Visita de los Sagrados umbrales, 
diesen también cuenta al que por tiempo fuese Pontífice Romano, de todo su Oficio Pastoral y 

TOM. I. 29 



234 PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

de todas las cosas de cualquiera manera concernientes al estado de las Iglesias, que presiden 
á la disciplina del Clero y del Pueblo ; y últimamente, á la salud de las almas confiadas á su 
fidelidad, como más ampliamente se expresa en la Constitución del mencionado Pontífice, que 
empieza Romanus Poniifex ; sino que también en otra Constitución, que empieza Immensa 
coterni Bei, encargó á la ¡Sagrada Congregación, destinada para la interpretación del Sacrosanto 
Concilio de Trente, el cuidado de examinar la dicha Relación, que se diceEeZaízo status Bcch" 
sice, y de responder á las proposiciones, que se hiciesen á la misma Congregación. 

Estas Constituciones Sixtinas no carecieron de su efecto, así en orden á la visita de los Sagra- 
dos Umbrales, como en orden á la Relación de los estados de las Iglesias; pero como nunca se 
ha dado instrucción alguna para el modo de disponer las precitadas Relaciones, de aquí procede 
haberse exhibido tal vez algunas de ellas, abundantes en cosas superfinas, y otras defectuosas 
en las necesarias : Y por cuanto para evitar esto, en el Sínodo Romano de este año 1725 cele- 
brado por el Señor Benedicto Papa XIII, nuestro Santísimo Señor, en la Basílica Lateranense, 
se mandó, que la Instrucción hasta ahora omitida, la diese la Sagrada Congregación del Con- 
cilio; y en orden á esto, ésta instrucción se hace de derecho público, para que los Obispos, 
Arzobispos, Patriarcas, en las Relaciones de los estados de sus Iglesias, que en lo venidero 
remitiesen á la misma Sagrada Congregación, cuiden de conformarse con ella, reduciendo sus 
Relaciones á ciertos distintos Capítulos, debiendo ser el primero el estado material de la Iglesia, 
el segundo el de la misma Persona referente, el tercero el del Clero Secular, el cuarto el del 
Regular, el quinto el de las Religiosas, el sexto el del Seminario, el séptimo el de las Iglesias, 
Cofradías y Lugares Pios, el octavo el del Pueblo; y finalmente, el último se ha de referir á 
las cosas, que se proponen á la Sagrada Congregación por el mismo referente. 

§ L Del primer capítulo de la Ilela(¡ion perteneciente al estado material de la Iglesia, 

En éste primer Capítulo déla Relación se han de exponer las cosas siguientes. ■— 1. La 
institución. — 2. Los confines. — 3. Los privilegios, y perogativas del Obispado, del Arzo- 
bispado ó del Patriarcado. — 4. El número de las ciudades, villas y lugares sujetos al 
Obispado, al Arzobispado ó al Patriarcado. -- 5. El estado de la Iglesia Catedral, Metro- 
politana ó Patriarcal, juntamente con el número de los Canónigos, y demás destinados al 
servicio del Coro ; y si se hallasen fundadas las Prebendas de Penitenciaria, y Lectoral. - 
6. El estado de las Iglesias Colegiatas con el número también de los Canónigos, y de los 
demás asistentes al Coro ; y si en la Colegiata hay fundación de Prebenda Lectoral. — 7. El 
estado y número de las Iglesias Parroquiales, y de otras Iglesias, y Oratorios exis- 
tentes en el Obispado, Arzobispado ó Patriarcado, refiriendo señaladamente, si la catedral, la 
metropolitana, ó patriarcal, colegiatas, oratorios, parroquiales, y otras Iglesias, se hallan 
surtidas suficientemente de las sagradas alhajas, y cuáles de ellas tengan rentas señaladas 
para la fábrica. — 8. El número de los Conventos de Religiosos y Religiosas, expresando si 
algunos de los conventos de Religiosos están sujetos á su jurisdicción, y si hay algunos de 
Religiosas, y cuáles sean los que estén sujetos al Ordinario ó á los Prelados Regulares. — 
9. Si en el Obispado hay Seminario de Clérigos, y cuántos son los que en él se mantienen ; 
si hubiese número establecido, y cuál sea, y si estuviesen unidos á él algunos Beneficios, 
y en general cuáles, y cuántas sean las rentas del dicho Seminario. — 10. El número de los 
hospitales, colegios, cofradías, y otras lugares pios, que haya en el Obispado, Arzobispado 
ó Patriarcado, y cuáles sean sus rentas. — 11. Si hay Montes de Piedad, y cuántos sean, 
juntamente con otros semejantes, pertenecientes al estado material de la Iglesia; pero con 



SECCIÓN SÉPTIMA. 235 

la advertencia de que sólo en la primera Kelacion, que se haga por el Obispo, Arzobispo, 6 
Patriarca, se exhiba una plena Kelacion del estado material, pues en las Kelaciones subsi- 
guientes bastará que se refieran á la primera, á menos que ocurriese alguna cosa de nuevo 
perteneciente al dicho estado material, que al referente le pareciese conveniente noticiarla 
á la Sagrada Congregación. 

§ IL Del segundo capítulo de la Relación, perteneciente al mismo Obispó, Arzobispo 

Primado ó Patriarca. 

En este capítulo se deberá exponer : — 1. Si ha cumplido con el precepto de la Residencia, 
mandado por los Sagrados Cánones, por el Concilio de Trento y por la Constitución Urbana, 
y si en alguno, y en qué tiempo estuvo ausente, y si más de los meses Conciliares, y si con 
licencia de la Silla Apostólica ó sin ella. — 2. Si hizo la Visita de la Diócesis á él encargada 
y cuántas veces. 

3. Si por sí mismo, ó por otro Obispo, ha conferido los Sagrados Ordenes, y administrado 
el Sacramento de la Confirmación. — 4. Si ha celebrado el sínodo diocesano, y cuántas 
veces ; y si el Obispo está sujeto, ó no, á otro Obispo ; si asistió al sínodo provincial de su 
Arzobispo, el que, en conformidad del Tridéntino, está obligado á elegir para que asista 
á su sínodo provincial; y si el Arzobispo hubiese celebrado el sínodo provincial, y qué 
Sufragáneos hayan asistido á él. — 5. Si ha predicado por sí mismo la palabra de Dios, y si 
mediando impedimendo legítimo hubiese elegido Varones idóneos para que ejerciesen 
saludablemente el oficio de la predicación. — 6. Si tiene Depositario de penas y multas 
pecuniarias, y si éstas se hubiesen empleado en usos piadosos. — 7. Cuál sea la Tasa y si 
es la Inocenciana la que se observa en su Chancillería. — 8. Si tiene alguna cosa, que se le 
oponga en orden al ejercicio del oficio Episcopal, de la jurisdicción Eclesiástica, ó de la 
conservación de la libertad, é immunidad de las Iglesias. — 9. Si ha hecho alguna obra pia 
por el Pueblo ó por el Clero. 

§, IIL Del Capitulo tercero^ perteneciente al Clero Secular. 

En este Capítulo se deberá exponer : — 1. Si los Canónigos, y demás asistentes al Coro de 
la Iglesia Catedral, Metropolitana ó Patriarcal, y de las Colegiatas, asisten continuamente 
al Coro. — 2. Si además de los Maitines, Laudes, y demás Horas Canónicas, celebran todos 
los dias la Misa Conventual. — 3. Si la aplican todos los dias por los Bienhechores. — 4. Si 
tienen sus Constituciones, y si las observan con puntualidad. — 5. Si los que tienen Prebenda 
de Penitenciaría, ó Lectoral, cumplen con lo que deben cumplir, y en qué conformidad. — 
6. Si los Párrocos residen en sus parroquias. — 7. Si tienen el Libro de Matrimonios, y Bau- 
tizados, y los demás Libros, que deben tener, según la norma del Ritual Romano. — 8. Si 
algunos de ellos necesitan del auxilio de otros sacerdotes para administrar los sacramentos 
al pueblo. — 9. Si estos por sí, ó por otros idóneos, si estuviesen legítimamente ocupados, 
á lo menos en los dias de Domingo, y Fiestas solemnes, instruyen con palabras saludables á 
los Pueblos á ellos encargados, según su capacidad, y la de aquellos, enseñando lo que á 
todos es necesario para salvarse, en conformidad de lo prevenido por el Concilio de Trento, 
y por el precitado Concilio Romano. — 10. Si á lo menos en los dias de Domingo, y otros 
dias de Eiesta, enseñan en sus parroquias los rudimentos de la Pe, la obediencia á Dios, y 
á los padres, á los niños yá los demás que necesiten de ésta instrucción; y si los que les 



236 PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 

auxilian en el cumplimiento de esto, ejercen fructuosamente ésta obra tan necesaria en cada 
una de las parroquias. —11. Si cada uno de los Párrocos, y los demás que ejercen el cargo 
de almas, todos los Domingos, y Fiestas de precepto, aplican la Misa por el Pueblo encargado 
á su cuidado. — 12. Si, y qué cosas preceden antes que alguno sea admitido á la primera 
Tonsura, y á los Ordenes menores ; y si los que han de recibir los sagrados Ordenes, y antes 
de recibir cualquiera de ellos, hacen los ejercicios espirituales por espacio de algunos dias 
en alguna Casa Religiosa. — 13. Si todos los referidos llevan siempre los hábitos clericales ; 
y si en orden al privilegio del fuero, se observan las cosas dispuestas por el Sacrosanto Sínodo 
Tridentino, ses. 23. cap. 6 de la Eeforma, y por la Constitución del señor Benedicto Papa 
XIII, nuestro Santísimo Señor, emanada en el mismo Concilio Romano. — 14. Si se tienen 
Conferencias de Teología Moral 6 Casos de conciencia, y también de Sagrados Ritos, y cuántas 
veces se tienen, y quiénes son los que concurren á ellas, y cuál es el fruto que de ellas 
resulta. — 15. Cuáles sean las costumbres del Clero secular ; y si hay en él algún escándalo 
que necesite de más poderoso remedio. 



§. IV. Del Capítulo cuarto, perteneciente al Clero Regular. 

En éste Capítulo se deberá exponer : — 1. Si los Regulares, que ejercen la cura de almas 
y están sujetos ala jurisdicción, visita y corrección Episcopal en las cosas que pertenecen 
á la cura de almas, y administración de los sacramentos, cumplen fielmente el cargo que les, 
está cometido, según lo que se ha dicho en el capítulo precedente de los Párrocos seculares. 
— 2, Si algún Regular reside fuera del Convento : si hay algunos en la Diócesis, expelidos 
por sus superiores, observado lo que debe observar, ó hay algún Regular residente dentro de 
los Claustros del Monasterio, pero que ha delinquido fuera de ellos tan notoriamente, que 
ha causado escándalo en el Pueblo ; y cómo castiga en estos casos los delinquentes en ésta 
conformidad. — 3. Si ha usado de su jurisdicción delegada para hacer la Visita de los Con- 
ventos y Granjas de Monasterios, en que no se mantienen Religiosos en el número prefijado 
por las Sagradas Constituciones, y cuáles son las costumbres de los Religiosos residentes en 
dichos Conventos y Granjas. — 4, Finalmente, si tiene algún encuentro con los Regulares 
en el ejercicio de la jurisdicción delegada, en aquellos casos en que le está conferida la 
misma por el Sagrado Concilio Tridentino, ó por las Constituciones de los Sumos Pontífices, 
y señaladamente por la Bula del Papa Clemente X, que empieza Superna. 

§. F. Del quinto Capitulo de la Relación, perteneciente á las Monjas. 

En éste Capítulo se deberá exponer : — 1. Si las Monjas sujetas al Obispo observan sus 
Constituciones. — 2. Si se guarda la clausura, sin violación, en los conventos de éstas. — 
3. Si se han introducido algunos abusos en dichos conventos, que necesiten del consejo ó 
auxilio de la Sagrada Congregación. — • 4. Si el Obispo envía dos ó tres veces al año otro 
confesor extraordinario, además del ordinario. ■— 5. Si se administran fielmente las rentas 
dedichos Conventos, y se han pagado las dotes de las Monjas y en qué se han invertido. 

6. Si en los conventos de Monjas, que están sujetos á prelados regulares, ha cuidado que 
se haya observado exactamente la clausura de dichas religiosas; y si ha procedido por 



SECCIÓN SÉPTIMA. 237 

censuras eclesiásticas y Ioíj demás remedios de derecho, contra los desobedientes y contra- 
dictores. 

7, Si los confesores regulares, ordinarios ó extraordinarios de las dichas monjas, han sido 
aprobados por él antes que hayan oido la confesiones de éstas. 

8. Si acompañado de los superiores regulares, ha tomado cuenta cada año de la Adminis- 
tración, á los que han administrado los bienes pertenecientes á estos conventos de monjas 
sujetos á los regulares ; y si administran sus rentas fielmente, y se cumplen las demás 
cosas, que se prescriben en la Bula de Gregorio XV, que empieza ImcrutaUli, 

§. VI, Del sexto capitulo de la Belacion, perteneciente al Seminario. 

En éste Capitulo se deberá exponer: — 1. Cuántos alumnos hay en el seminario. — 2. 
Si se les instruye debidamente en la disciplina eclesiástica. — En qué estudios se ejercitan, 
y con qué aprovechamiento. — 4. Si sirven en los dias de Fiesta á la Catedral, y demás 
lugares de la Iglesia. — 5. Si ha establecido las cosas necesarias para el buen régimen, 
con el dictamen de dos Canónigos de los más antiguos, que el haya elegido. — 6. Si lo visita 
algunas veces, y cuida de que se cumplan las Constituciones. — 7. Si hay Tasa establecida, 
según la mente del Concilio Tridentino, y ésta se cobra; y si algunos son morosos en su paga. 

§, VIL Del séptimo capitulo, perteneciente á las Iglesias, Cofradias y Lugares Fios, 

En éste capítulo se deberá exponer: 1. Si en las Sacristías de todas y cada una de las 
Iglesias está puesta una Tabla de las cargas de Misas, y Aniversarios, según la mente de 
los Decretos de Urbano VIII, de feliz memoria, y si se han satisfecho puntualmente. — 2. 
Si en las Cofradías, Escuelas y otros Lugares pios, se cumple puntualmente la obra pia 
dispuesta por Ips Testadores. — 3. Si ha hecho que los Administradores de estos Lugares 
le den cuentas cada año. 

4. Si ha visitado el Monte de Piedad ó Caridad, y si éste tiene rentas, que sobren para el 
sustento de los Ministros y otros gastos necesarios, y en qué causas se invierten las dichas 
rentas ; y si se cobra alguna cosa de los que reciben de él dinero 6 trigo, si se trata de Monte 
de trigo. — 5. Si ha visitado los Hospitales de Enfermos, tomado cuentas de las rentas á los 
Administradores; y sise suministran en ellos á los Enfermos las cosas necesarias para la 
salud del cuerpo y del alma. 

§, VIIL Del octavo capitulo de la Relación, perteneciente al Pueblo, 

En éste capítulo se deberá exponer : — 1. Cuáles sean las costumbres del Pueblo, y si apro- 
vecha en la piedad. — 2. Si se ha introducido algún abuso, é se nota alguna mala costumbre 
en él, que necesite de conf<ejo 6 auxilio de la Sede Apostólica. 

§, IX. Del último capitulo, perteneciente a las Súplicas. 

En último lugar, los Obispos, Arzobispos, Primados, y Patriarcas, que remiten las Rela- 
ciones de sus Iglesias á la Sagrada Congregación, si tienen que proponer algunas súplicas 
para el régimen de sus Iglesias, las podrán proponer, con expresión clara del hecho, y de 



S38 PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

todas las circunstancias; y si las súplicas corresponden á negocios forenses, declaren si están 
introducidos en otros Tribunales, y si hay Sentencias de otros Tribunales sobre ellas, para 
que considerándolo todo con reflexión, la Sagrada Congregación pueda dar la conveniente 
respuesta á dichas súplicas. 

Ye'stas han sido las cosas que ha parecido oportuno se pongan en ésta Instrucción ; y si 
hubiere algunas, que los Obispos, Arzobispos, Primados y Patriarcas, juzgaren para la nece- 
sidad de sus Iglesias y Diócesis, puedan añadirlas donde les parezca deberse añadir, y ponerlo 
en noticia de la Sagrada Congregación, la cual, usando de la caridad y justicia, despachará 
por sí las que pueda, y noticiará las mayores al Sumo Pontífice, quien siempre deseará 
gratificar cuanto puede con el Señor á sus hermanos los Obispos. 

G. Cardenal Origo, Prefecto, — Lugar f del Sello. 

El Arzobispo. Teodos. Secret. 

Don Francisco Eduardo Panlagua, del consejo de S. M. su Secretario, y Oficial mayor de la 
Secretaria del Supremo Consejo, y Cámara de Indias, por lo tocante al Perú. 

Certifico, que la Copia antecedente corresponde con la traducción original, que se halla en 
esta Secretaría, donde se ha sacado para remitir con el Despacho, que con fecha de hoy so 
dirige á los Prelados Diocesanos del Perú y Nuevo Reino de Granada. Madrid, y Julio primero 
de mil setecientos y setenta. 

Cedulario Quilense — tomo 5. pag. 27. 

TEXTO LATINO DE LA MISMA INSTRUCCIÓN. 
INSTRUCTIO SACRiE CONGREGATIONIS CONCILII ANNO 1725 SUB BENEDICTO Xlll. 

Pro Episcopis, Archiepiscopis, Primatibus et Patriarchis, super modo conficiendi Kelationes 
statuum Ecclesiarum, quas, óccasione Visitationis Sacrorum Liminum, eidem Sacríe Congre- 
ga tioni exhibere tenentur, 

Suramus Pontifex Sixtus PapaQuintus, qui témpora statuit, quibussinguliEpiscopi, Archíe- 
piscopi, Primates, ct Patriarchas per se ipsos, vel per eorum certum Nuntium visitare tenentur 
Limina Beatissimorura Apostolorum Petri et Pauli, antiquissimse observantiae inhserendo, 
nedum voluit, ut ultra Sacrorum Liminum visitationem, Eomano pro tempore.Pontifici, de toto 
eorum Pastorali Ofíicio, et de rebus ómnibus ad ipsarum, quibus prsesunt, Ecclesiarum statum, 
ad Cleri, et Populi disciplinam, animarum denique, qu» illorum fidei creditse sunt, salutem 
quovis modo pertinentibus, rationem redderent, uti fusius habetur in prsedicti Pontificis 
ConstituHone, quoi incipit Romanus Ponlífex, sed in alia etiam Constitutione, quse incipit 
Immensa aíterni Dei, Sacroe Congregationi prsepositíe Interpretationi Sacrosancti Concilii 
Tridentini, curam demandavit,prsedictam rationem, qusedicitur Belatio status Ecclesia, per- 
pendendi, et examiuandi, ac postulatis in eadem proponendis respondendi. 

Sixtinse hae Constitutiones suo non caraerunt effectu, tum quoad Sacrorum Liminum visi- 
tationem, tum quoad fíelationem statuum Ecclesiarum; sed cum nulla unquam edita fuerit 
instructio pro dictis Kelationibus exarandis, factum hinc est, ut aliquse ex eis aliquando fuerint 
exhibitse abundantes in superfluis, et aliquse aliquando deficientes in necessariis : cumque ad 
hsec avertenda in Synodo Romana, hoc anuo 1725, a Sanctissimo Domino nostro Benedicto 



SECCIÓN SÉPTIMA. 239 

PP. XIII habita in Basílica Lateranensi, prsescriptura sit, ut Instructio hactenus omissa, a 
Sacra Concilii Congregatione ederetiir; híec idcirco Instructio publici juris fit, ut in Kelatio- 
nibus statuum suarura Ecclosiarum, ad eamdem Sacram Congregationem in posterum trans- 
mittendis, curent Episcopi, Arcliiepiscopi, Primates et Patriarclia^ ipsi se conformare, et suas 
Relationes ad qusedam distincta capita reducere, quorum primum ad statum Ecclesiaj matc- 
rialem, secundum ad Personam ipsius referentis, tertium ad Clerum Ssecularem, quartum ad 
Clerum Regularem, quintnm ad Moniales, sextum ad Seminarium, septimum ad Ecclesias, 
Confraternitates et Loca Pia, octavum ad Populum, et ultimum denique referatur ad Postulata, 
quse ab ipso referente Sacras Congregationi proponuntur. 

§. 1, De primo Relationis CapitCy pertinente ad statum Ecclesiw materialem, 

In hoc primo Relationis capite sequentia erunfe exponenda : — I. Institutio. — II. Confinia. 
— III. Privilegia et prserogativse Episcopatus, Arcliiepiscopatus, autPatriarchatus. —IV. Nu- 
merus Civitatum, Oppidorum aut Locorum, quiEpiscopatui, Archiepiscopatui, aut Patriarcha- 
tui subjecti sunt. — V. Status Cathedralis, Metropolitanoe, aut Patriarclialis Ecclesise, una 
cum numero Canonicorum et aliorum servitio Chori addictorum; et an erectse fuerint Praebeudse 
Poenitentiaria et Theologalis. 

VI. Status Ecclesiarum Collegiatarum, una cum numero pariter Canonicorum et caeterorum, 
qui Choris earum intersunt; et anin Collegiatis erecta sit Praebenda Theologalis. 

VIL Status, etnumerus Ecclesiarum Parochialium, necnon aliarum Ecclesiarum ct Ora- 
toriorum in Episcopatu, Archiepiscopatu aut Patriarchatu existentium ; rcferendo signanter, 
an Cathedralis, Metropolitana aut Patriarchalis, et Collegiatoe, Oratoria, necnon Parochiales, 
cíeterseque Ecclesise sint sacris supellectilibus sufficieuter instructse, et qusenam exeis habeant 
redditus pro fabrica assignatos. 

VIII. Numerus Monasteriorum, tam virorum, quam mulierum, exprimendo, an aliqua ex 
Monasteriis virorum sint subjecta suae jurisdictioni; et an et quíe mulierum Monasteria sibi 
subjecta sint, vel Pra^latis Regularibus. 

IX. An adsit in Dicecesi Seminarium Clericorum, quot Clerici in eodem alantur, an fuerit 
statuta taxa, et in qua quantitate, et an aliqua beneficia fuerint eidem unita, et in universum 
quinam, et quot sint redditus prsedicti Seminarii. 

X. NumerusHospitalium, Collegiorum, Confraternitatum et aliorum Locorum Piorum,qua3 
sunt in Episcopatu, Archiepiscopatu aut Patriarchatu, et quinam sint eorum redditus. 

XI. An adsint Montes pietatis, et quot sint, una cum alus consimilibus, ad statum materia- 
lem Ecclesise spectantibus ; cum advertentia tamen, ut plena status materialis Relatio in 
prima Relatione tantum, quae fit ab Episcopo, Archiepiscopo aut Patriarcha exhibeatur : in 
subsequéntibus etenim Relationibus satis erit, quod ipsi se referant ad primam, nisi aliqúid 
novi, pertinens ad dictum statum materialem, contigisset, quod Referens notificandum Sacra) 
Congregationi existimaret. 

§ IL De seQundo Belationis capite^pertinente ad ipsum Fpiscopum, Archiepiscopum, Primo^em 

et Patriar cham. 

In hoc capite exponi debebit. 

I. An Residentise prseceptum, a Sacris Canonibus, Concilio Tridentino et Constitutione 
urbana prsescriptúm, adimpleverit, et an aliquo, et quo tempore abfuerit, et an ultra menses 
conciliares, et an cum, vel sine Sedis Apostolicre licentia. 



240 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

II. An, et quoties Dioecesis sibi commissse visitationem expleverit. 

III. An per se, vel per alium Bpiscopum, Sacras Ordinationes expleverit, et Sacramentum 
Confirmationis administraverit. 

IV. Aa, et quoties Syiiodum Dioecesanam coegerit ; et, si Episcopus nuUi Archiepiscopo 
subjectus sit, an ad Synodum Provincialem ejus Archiepiscopi, quem ad tramites Tridentini 
eligere tenetur, ut ejus Synodo Provinciali intersit, accesserit; et si sit Archiepiscopus, an 
Synodum Provincialem habuerit, et quinam Suffraganei eidem interfuerint. 

V. An verbum Dei per seipsum prsedicaverit, et an legitimo concurrente impedimento, viros 
idóneos assumpserit ad hujusmodiprsedicationis officium salubriter exequendum. 

VI. An habeat Depositarium poenarum, ac mulctarum pecuniariarum, et an esedem 
fuerint piis usibus applicatse. 

VIL Qusenam Taxa, et an Innocentiana in sua Cancellaria observetur. 
VIH. An aliquod habeat, quod sibi obstet circa exercitium Episcopalis officii, juris- 
dictionis ecclesiasticse, necnon tuendse libertatis et immunitatis Ecclesiarum. 

IX. An aliquod pium opus peregerit pro Ecclesia, pro Populo aut pro Clero. 

§ 111, Be tertio capite^ ad Clerum Scecülarem pertinente, 

In hoc capite exponendum erit: 

I. An Canonici, cseterique Choro addicti Cathedralis, Metropolitanse aut Patriarchalis 
Ecclesiíe, necnon CoUegiatarum, Choro jugiter intersint. 

II. An, ultra Matutinum, Laudes, caeterasque alias Horas Canónicas, quolibet dio 
celebrent Missam Conventualem. 

III. An quolibet die eam applicent pro benefactoribus. 

IV. An suas habeant Constitutiones, et eas punctualiter observent. 

V. An, qui obtinent Prsebendam Pcenitentiariam aut Theologalem, adimpleant, qua) 
adimplenda sunt, et quomodo. 

VI. An parochi in suis parochiis resideant. 

VIL An librum Matrimonii, et Baptizatorum, aliosque libros, quos ad normam 
Ritualis Romani retiñere debent, retineant. 

VIH. An aliqui ipsorum indigeant aliorum sacerdotum opera, ut Sacramenta populo 
administrent. 

ÍX. An iidem per se, vel per alios idóneos, si legitime impediti fuerint, diebus sal- 
tem Dominicis et Eestis solemnibus plebes sibi commissas pro sua, et earum capacítate 
pascant salutaribus verbis, docendo, quse scire ómnibus necessarium est ad salutem, 
juxta monitum Tridentini et prsecitati Concilii Romani. 

X. An saltem Dominicis et alus festivis diebus in suis Parochiis, fidei rudimenta et 
obedientiam erga Deum et parentes, pueros, cseterosque, hoc adjutorio indigentes, doceant , 
et an, et qui eis operam prsestent in hoc opere adimplendo, et an fructuoso hoc opus 
adeo necessarium in singulis Parochiis proficiat. 

XL An singuli Parochi, cseterique curam animarum exercentes, singulis Dominicis, 
Festisque de prsecepto, Missam applicent pro populo eorum curse commisso. 

XIL An, et quse praemittantur antequam quis ad primam tonsuram, et Minores 
Ordines admittatur, et an sacris Ordinibus initiandi, ante cujuscumque Ordinis sacri 
receptioném, piis meditationibus, vulgo spiritualibus exercitiis, vacent per aliquot dies 
in aliqua domo religiosa. 



SECCIÓN OCTAVA. 241 

Xin. An omnea prsedícti vestes jugiter deferant clericales, et an, quoad fon privi^ 
legium serventur dísposita a Sacrosancta Sjnodo Tridentina, sess. 23, cap. 6 de Eefonn. 
et a Constitutione SS. D. N. Benedicti PP. XIII in eodem Concilio Romano ema- 
nata. 

XIV. An habeantur coiiferentíae Theologise moralis seu Casuum conscientige, et etiam 
sacrorum Eituum, et quoi; vicibus habeantur, et qui illis íntersint, et quinam profectu 
ex illis habeatur, 

XV. Quinam sint mores cleri ssecularis, et an aliquod in eo adsit scandalum, quod 
remedio indigeat potentiorí. 

§ 7F. De quarto capitey ad Clerum regularem pertinente, 

In hoc capite exponendum erit : 

I. An regulares, curam animarum exercentes. qui Episcopali jurisdictioni, visitationi 
et correctioni subsunt in iis, quse ad curam pertinent, et administrationem Sacramen- 
torum, munus sibi commissum fideliter adimpleant juxta ea, quse in prsecedeuti capite 
dicta sunt de parochis saecularibus. 

II. An aliquis regularis extra Monasterium degat: an aliqui adsint in dicecesi a suis 
superioribus , servatis servandis, ejecti, vel aliquis fuerit regularis intra claustra 
Monasterii degens, sed qui extra ea ita notorie deliquerit, ut populo scandalo fuerit, 
et quomodo in hisce caslbus in sic deliquentes animadvertit. 

III. An sua jurisdictione delegata usus sit in explenda visitatione Conventuum, et 
Granciarum Monasteriorum, in quibus Keligiosi non aluntar in numero, a Sacris Consti- 
tutionibus prsefixo ; et quinam sint Beligiosorum mores in dictis conventibus, et Gran- 
ciis degentium. 

IV. Denique. an aliquod habeat cum Eegularibus offendiculum in exercitio jurisdic- 
tionis delegatse, in illis casibus, in quibus eadem ipsi tributa est a Sacro Concilio 
Tridentino, vel a Summorum Pontificum Constitutionibus , et signanter a Bulla Cle- 
mentis Papse X, quíe incipit Superna. 

§ F. De quinto relationis capite» ad Moniales pertinente. 

In hoc capite exponendum erit: 

I. An Moniales, Episcopo subjectse, suas servent Cons ti tu tienes. 

II. An Clausura in earum Monasteriis inviolate custodiatur. 

III. An aliqui abusus in iisdem Monasteriis irrepserint qui consilio aut auxilio Sacras 
Congregationis indigeaut. 

IV. An prseter ordinariiim Confessorem, alius extraordinarius, ab ipso bis aut ter 
in anno fuerit oblatus. 

V. An dictorum Monasteriorum redditus fideliter administrentur, et Monialium dotes 
fuerint persolutse, et quomodo erogatse. 

VI. An in Monasteriis Monialium, qu« sunt Prselatis Regularibus subjecta, curaverit, 
ut Clausura dictarum sanetimonialium fuerit exacte observata ; et an contra inobedientes, 
et contradictores per censuras Ecclesiasticas et aliajuris remedia processerit. 

VIL An harum Monialium Confessarii Regulares, sive ordinarii sive extraordinarii, 
fuerint ab ipso approbati antequam earum confessiones exceperint. 

TOM. i. 30 



242 PARTE 2* PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Vm. An, adhibitis Superioribus Eegularibus, singulis annis exegerit rationem admi- 
nistrationis ab bis, qui administrarunt bona, pertinentia ad hsec Monialium Monasteria, 
Regularibus subjecta ; et an fideliter eonimredditus administrentur, et alia fuerint adimpleta, 
quae prseacribuntur in Bulla Gregorii XV, quse incipit Inscrutábili, 

§ VI. De sexto Relationis capitel pertinente ad Seminarium. 

In hoc Capite exponendum erit : 

I. Quot sint in Seminario Alumni. 

II. An in Ecclesiastica disciplina recte instituantur. 
IIL Quibusnam studiis vacent, et quo profectu. 

IV. An Cathedrali et alus locis Ecclesise, diebus festis inserviant. 

V. An cum consilio duorum Canonicorum seniorum, a se electorum, necessaria pro recto 
regimine statuerit. 

VI. An illud aliquando visitet, et operam det, ut Constitutiones adimpleantur. 

VII. An statuta sit Taxa ad tramites Concilii Tridentini, eademque exigatur ; et an aliqui 
sint moros! in ejus solutione. 

§ VIL De séptimo capite, ad EcclesiaSy confraternitates, et Loca Pia pertinente, 

In hoc capite exponendum erit : 

I. An in Sacristiis omnium etsingularum Ecclesiarum expósita sit Tabella onerum Mis- 
sarum, et Anniversariorum, ad tramites Decretorum san. mem. Urbani VIII, et an eis punc- 
tualiter satisfactum sit. 

II. An in Confraternitatibus, Scholis, aliisque Locis Piis punctualiter executioni mandentur 
pia opera, a Testatoribus injuncta. 

III. An quolibet anno sibi fecerit reddi rationes ab horum locorum Administratoribus. 

IV. An Montem Pietatis, sive Charitatis visitaverit;etanidem habeat redditus, qui super 
abundent sustentationi Ministrorum, aliisque necessariis expensis, et in quas causas redditus 
illi erogentur, etsi quid exigatur ab illis, quipecuniam aut frumentum, siagatur de Monte 
frumentario, ab eo recipiunt. 

V. Anlnfirmorum Hospitalia visitaverit, reddituum rationes ab Administratoribus exegerit, 
et anlnfirmis necessaria, quoad salutem animae et corporis in eis subministrentur. 

§ VIII , De octavo Belationis Capite^ ad Populum pertinente. 

In hoc capite exponendum erit : 

I. Quinam sint populi mores, et an in pietate proficiat. 

II. An aliquis irrepserit abusus aut prava qusedam in eodem inoluerit consuetudo, quse con- 
silio indigeat et Sedis Apostolicse adjutorio. 

§ IX. De ultimo Capite, ad Postulata pertinente. 

Ultimo loco Episcopi, Archiepiscopi, Primates et Patriarchse, qui suarum Ecclesiarum 
Relationes ad Sacram transmittunt Congregationem, si quse habent Postulata proponenda pro 
suarum regimine Ecclesiarum, proponere poterunt cum clara facti et omnium circumstan- 
tiarum expressione ; et quatenus Postulata spectent ad negotia forensia, exponant, an ea sint in 



SECCIÓN OCTAVA. 243 

alus Tribunalibus introducta, an adsint super iisdem aliorum Tribunalium sententise, ut, 
ómnibus mature pensatis, possit Sacra Congregatio congruum suppeditare prsedictis re- 
sponsum. 

Et haec sunt, quse opportuna visa fuerunt, ut in hac Instructione inserantur. Quod si aliqua 
fuerint, quse Episcopi, Archiepiscopi, Primates et Patriarchse pro suarum indigentia Eccle- 
siarum atque Dioecesum, addenda existimaveriot, sciant sibi liberum esse addere, quse ipsis 
addenda videbuntur, etad notitiam Sacrse Congregationis deferre; quse ex charitatis, et jus- 
titisB norma per se expediet, quae poterit, et majora ad Summum Pontificem deferet, qui 
fratribus suis Episcopis, quantum cum Domino licet, gratificari semper exoptabit. C. Car- 
dinalis Origus, Prsefectus. Loco f Sigilli. — Archiep. Theodos, Secret. 

Cedulario Qnitense, tomo 5, pag. 27. 



SECCIÓN OCTAVA. 

BENEDICTO XIV COMUNICA POR LA SIGUIENTE ENCÍCLICA LAS FACULTADES DE 
LOS OBISPOS DE AMÉRICA, LLAMADAS, SÓLITAS, A LOS VICARIOS, CAPITULARES 
legítimamente ELEGIDOS EN EL CASO QUE AQUELLOS HUBIEREN MUERTO SIN 
HABERLAS DELEGADO A NADIE. 

lUustriss. et Rme. Dne. uti Frater. 

Quamvis in calce Formulge Facultatum, quse ab Apostólica Sede singulis Archiepiscopis 
Indiarum tam Orientalium quam Occidentalium, concedi solent, expresse legatur eorum 
unicuique tributa potestas easdem facultates communicandi, non tamen illas, quse requirunt 
Ordinem Episcopalem, vel non sine Sacrorum Oleorum usu exercentur, Sacerdotibus idoneis 
qui in ejus Dioecesi laborabunt, et prsesertim tempere sui obitus, ut Sede vacante sit qui 
possit supplere doñee eadem Sedes Apostólica certior facta alio modo provideat. Nuperrime 
tamen huic Sacrse Congrogationi de Propaganda Fide innotuit, non semel contigisse, quod 
nonnuUi ex prsefatis Antistitibus, vel inopina morte prserepti, vel memorata potestate non 
attenta, e vivis excesserint, antedictis Facultatibus nemini delegatis. Cumque ex ejusmodi 
praetermissa communicatione, sicut eidem Sacrse Congregationi relatum est, plurima et non 
levia incommoda illarum Dicecesum Animabus obvenerint, propterea quod durante tempere 
Sedis vacantis, aut saltem doñee supervenerit Apostólica provisio, nemo fuerit, qui earum in- 
digentiis posset pro opportunitate subvenire, et potissimum quoad dispensationes matrimo- 
niales^ adeo ut eam ob causam plerique, peccatorum vinculis miserrime alligati, promptoque 
destituti remedio, non sine evidenti seternse salutis discrimine interierint : hinc est, quod 
Sanctissimus Dominus Noster Benedictus divina providentia P.P. XIV, Populorum illorum 
ab hac Sancta Sede remotissimorum incolumitati, eorumque animarum necessitatibus, pro 
Pastoralis officii sui cura prospectum esse cupiens, de Eminentissimorum Patrum in tota 
República Christiana adversus haereticam pravitatem Generalium Inquisitorum consilio 
benigna indulsit, ut in posterum, quoties prsefatarum Ecclesiarum pro témpora Antistes 



UA PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

decesseritnoncommunicatisfacuUaUbusin antedicta Formula contentis, et cum UmitatiO' 
nibus in ea expreséis, alicui idóneo probatoque Sacerdoti, ab illo exercendisquandiu Archiepis- 
copalis, seu Episcopalis Sedes vacans fuerit, et usque ad novam provisionem Apostolicam, ut 
supra ; in eo tantum casu, ét non aliter, Vicarius Capitularis legitime electus illas líber e^ et 
licite^ et intra fines dumtaxat illius Dímcesis, exercere tamquam Delegatus possit^ et váleat 
iis tamen exceptis, ad quarum usum Episcopalis Ordo requiratur ; superaddita quoque eidem 
Vicario Capitulan potestate consecrandi, quandocunique necessitas urgeat, Cálices, Patenas 
et Altaria portatilia, cum Oléis Sacris jam ab Episcopo benedictis. Mandatis itaque Sanctitatis 
Suse eo, quo par est, obsequio obtemperando, de hac Pontificiae sollicitudinis et providentise 
gratia Amplitudinem Tuam encyclicis hisce litteris commonitam faciraus, eum in finem, ut 
easdem vel authenticum earum e;íemplum in Capitulari Archivo asservandas, seu asservandum, 
Canonicis et Capitulo tuse istius Metropolitanse, sive Episcopalis Ecciesise, statim ao illas acce- 
peris, tradere et notificare non prsetermittas, ut quotiescumque memoratus casus evenerit, 
qui facultates prsedictas in bonum istius Dioecesis exercere valeat, minime desit. Et Amplitu- 
dinem TuamDeus incolumem diutissime servet. — Romaí 16 Februarii 1743. — Amplitudi- 
nis Tuae. — uti Frater. — V. Card, An. Prcef. — PMHppiis DoUeveliiSy Secretarius. 
Hállase en la Metropolitana de Chile y en el Cedulario de Quito, tom. 3. pag, 147. 

RESUMEN DE LA ENCÍCLICA ANTERIOR. 

Aunque según la fórmula inserta al fin de las sólitas tienen todos los ordinarios de las Indias 
Orientales y Occidentales facultad do comunicar dichas facultados llamadas sólitas, excepto las que 
piden Orden Episcopal ó necesitan del Oleo santo, á sacerdotes idóneos, especialmente á la hora 
de la muerte, para proveer á las necesidades de sus Diócesis ; no obstante, cerciorada la Sagrada 
Congregación de Propaganda Fide, que muchos obispos por muerte repentina ó por olvido, salían de 
este mundo sin delegar á nadie estas facultades, do donde se originaban muchos males para las 
diócesis. Por ésta razón el santo Padre Benedicto XIV dispone que durante la vacante de la Silla ó 
á lo menos hasta que se provea, si el Obispo muriere sin delegar las sólitas, el Vicario Capitular, 
legítimamente electo, goce de éstas facultades como Delegado de la Santa Sede, excepto las que 
piden orden Episcopal. También se concede h dicho vicario la potestad de consagrar en necesidad 
urgente Cálices, Patenas y Altares portátiles con el santo Oleo bendito por el Obispo. Y se manda 
por último que un ejemplar auténtico de éstas Letras se conserve en ol Archivo capitular. Dada á 4 6 
deFebr. de 1743. 



SECCIÓN NONA 2i5 



SECCIÓN NONA. 



BREVE EXPOSICIÓN DE LA.S FACULTADES SÓLITAS SEGÚN EL P. MÁRQUEZ EN 

SU Brasilia Pontificia y con las modificaciones, que han sufrido desde su 

TIEMPO. 



Con motivo del trabajo, que tengo entre manos sobre la colección de los Privilegios 
de Indias, he registrado continuamente al P. Márquez, uno de los mas célebres 
Escritores Americanos ; y tres son las causas, que me han movido á sacar este com- 
pendio de su obra, llamada Brasilia Pontificia, La 1* presentar á los Obispos las 
variantes que han sufrido las Facultades, llamadas sólitas, desde el tiempo del P. Már- 
quez para acá. La 2* separar los privilegios, que actualmente se hallan vigentes de los 
que ya caducaron. La 3* modificar su doctrina según las modificaciones, que ha 
sufrido el Derecho conmn hasta el 12 de octubre de 1869, en que se expidió 
la Constitución Apostolice Seáis, 

Las variantes, que han sufirido las sólitas en su texto original, son muy pocas, y 
puede decirse brevemente que, exceptuada la facultad 25, todas las demás son las mismas 
en sustancia y accidentes. No sucede lo mismo con los privilegios de Lidias, que cita 
frecuentemente el P. Márquez para amplificar las facultades de los obispos de América 
más allá de las sólitas. Escribió este célebre Autor hacia los años de 1742, cuando 
los privilegios de la Compañía de Jesús para con los Neófitos se hallaban vigentes y se 
comunicaban promiscuamente á los Obispos de las Indias Orientales y Occidentales. Por lo 
cual éste Escritor al hablar de dispensas matrimoniales entre los Neófitos, extiende las facul- 
tades de los Obispos hasta los grados de consanguinidad y afinidad mencionados en las Vice- 
nales insertas en el tomo anterior, y que al presente están sin vigor, según allí lo expresé. 
Tienen sin embargo los Neófitos para dichas dispensas varios otros privilegios vigentes, 
en particular los concedidos por Paulo 111 y Gregorio Xlll ; y al tratar de una materia 
tan delicada como dispensas de matrimonios, es necesario deslindar bien las facultades 
vigentes de las que ya caducaron, para proceder con legalidad canónica y seguridad de 
conciencia. 

Las modificaciones del derecho común después de la obra titulada Brasilia Pontificia 
no son muchas ; pero algunas variantes sufrió en tiempo de Benedicto XIV en distintas 
materias, que se rozan con las Facultades sólitas, como son abstinencias, Parroquias 

de Regulares, Oratorios Lo mismo digo de las mencionadas Vicenales, cuya promiscua 

participación desapareció bajo el mismo Benedicto XíV, dejando á cada parte con sus 
privilegios respectivos con la obligación y el cuidado de renovarlos al expirar su tér- 
mino. Por ultimo en nuestros tiempos la Constitución Apostólico Seáis de N. SSmo. 
P. Pío IX. establece un nuevo derecho sobre Censuras, cuyo catálogo antiguo trae el 
P. Márquez en la explicación de las sólitas bajo el n° 15 y 16. La mayor parte de 
ellas queda derogada por la nueva Constitución, y en las censuras que permanecen 



216 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

en vigor es necesario distinguir entre las reservadas simplemente al Komano Pontifice 
y las especialmente reservadas y para saber la extensión que se puede dar á las sólitas 
en ésta materia. 

Por todo lo cual me he propuesto hacer un breve compendio que puede servir de 
apéndice á la obra del P. Márquez, áfin de que en las Curias Eclesiásticas, donde sirve 
de norma, encuentren los Obispos de América todo lo que les concierne ya por 
derecho común, ya por las sólitas, ya también por los privilegios de Indias. 

Por la razón, que indiqué en el prólogo, éste tratado sale en latin, hasta que se 
pueda traducir al castellano. 



FACULTADES QUE SUELEN CONCEDERSE A LOS OBISPOS LLAMADAS « SÓLITAS » 

ANNO 1865. 



P. I. 

Pacultatesconcessae a SS. D. N. D. Pió Divina Providentia P. P. IX Episcopo N. N... 

1. Conferendi Ordines extra témpora et non servatis interstitiis usque ad Presbyteratum 
inclusive, di sacerdotum necessitas ibi fuerit. 

2. Dispensandi in quibuscumque irregularitatibus, exceptis illis, quse vel ex bigamia vera 
vel ex homicidio voluntario proveniunt ; et in his etiam'duobus casibus, si prsecisa necessitas 
operariorum ibi fuerit, si tamen, quoad homicidium voluntarium, ex hujusmodi dispensatione 
scandalum non oriatur. 

3. Dispensandi super defectu setatis unius anni ob operariorum penuriam, ut promoveri 
possint ad Sacerdotium, si alias idonei fuerint. 

4. Dispensandi et commutandi vota Simplicia in alia pia opera, et dispensandi ex rationabili 
causa in votis simplicibus castitatis et religionis. 

5. Absolvendi et dispensandi in quacumque simonia ; et in reali, dimissis beneficiis, et super 
fructibus male perceptis, injuncta aliqua eleemosyna vel pcenitentia salutari arbitrio dispen- 
santis, vel etiam retentis beneficiis, si fuerint parochialia et non sint qui parochiis prsefici 
possint. 

6. Dispensandi in Z^ et 4» consanguinitatis et affinitatis gradu simplici et mixto tantum, et 
in 2**, 3o et 4o mixtis, non tamen in 2o solo, quoad futura matrimonia; quo vero ad pretérita 
etiam in 2o solo, dummodo nullo modo attingat primum gradum, cum his qui ab hseresi vel 
infidelitate convertuntur ad fidem catholicam, et in praefatis casibus prolem susceptam decla- 
randi legitimam. 

7. Dispensandi super impedimento publicse honesta tis justis ex sponsalibus proveniente. 

8. Dispensandi super impedimento criminis, neutro tamen conjugum machinante, et resti- 
tuendi jus amissum petendi debitum. 

9. Dispensandi in impedimento cognationis spiritualis, praeter quam inter levantem et 
levatum. 

10. Hse vero dispensationes matrimoniales, videlicet, 6* 7% %"" et 9anon concedan tur nisi cum 
clausula : dummodo mulier rapta non fuerit, vel si rapta fuerit^ in potestate raptorum non 
existat : et in dispensatione tenor hujusmodi facultatum inseratur, cuni expressione temporis 
ad qupd fuerint coucessse. 



SECCIÓN NONA. 247 

11. Dispensándi cum gentilibus et infidelibus piares uxores habentibus, ut post conver- 
sionem et baptismum, quam ex illis maluerint, si etiam ipsa fidelis fiat, retiñere possint, nisi 
prima voluerit convertí . 

12. Conñciendi Olea sacra cum Sacerdotibus, quos potuerintbabere; et si necessitas urgeat 
etiam extra diem Coense Domini. 

13. Delegandi simplicibus Sacerdotibus potestatem benedicendi paramenta et alia utensilia 
ad sacrificium Missse necessaria, ubi non intervenit sacra unctio ; etreconciliandi Ecclesias 
pollutas aqua ab Episcopo benedicta ; et in casu necessitatis etiam aqua non benedicta ab 
Episcopo. 

14. Largiendi ter in anno indulgentiam plenariam contritis, confessis ac sacra communione 
refectis. 

15. Absolvendiab bseresi et apostasia a fide, et a scbismate quoscumque, etiam Ecclesiasticos 
tam S3BCulares, quam regulares; non tamen eos, qui ex locis fuerint, ubi sanctum Officium 
exercetur, nisi in locis Missionum, in quibus impune grassantur hsereses, deliquerint, nec 
illosquijudicialiter abjuraverint, nisi isti nati sint ubi impune grassantur hsereses, etpost 
judicialem abjurationem illuc reversi, in hseresim fuerint relapsi, et hos in foro conscientise 
tantum. 

16. Absolvendi ab ómnibus casibus Sedi Apostolicse reservatis, etiam in bulla Coense Domini 
contentis. 

17. Concedendi indulgentiam plenariam primo conversis ab hseresi , atque etiam fidelibus 
quibuscumque in articulo mortis, saltem contritis, si confiteri non poterunt. 

18. Concedendi indulgentiam plenariam in Oratione 40 horarum, ter in anno indicenda 
diebus ab Episcopo bene visis, contritis et confessis et sacra communione refectis, si tamen ex 
concursu populi et expositione Sanctíssimi Sacramenti nuUa probabilis supicio sit sacrilegii ab 
hsereticis et infidelibus, aut offensionis a magistratibus. 

19. Lucrandi sibi easdem indulgentias. 

20. Singulis secundis feriis non impeditis officio 9 lectionum, vel in eis impeditis, die 
immediate sequenti, celebrandi Missam de requie in quocumque altari, etiam portatili, 
liberandi animas secundum eorum intentionem a purgatorii pcenis per modum suffragii. 

21. Tenendi et legendi, non tamen aliis concedendi, prseterquam, ad tempus tamen, iis 
Sacerdotibus, quos praecipue idóneos atque honestos csse sciat, libros prohibitos, exceptis 
operibus Dupuy, Volney, M.Eeghellini, Pigault h Brun, De Potter, Benthara, J. A. Dulaure, 
Fétes et courtisanes de la Gréce, Novelle di Casti et aliis operibus de obsccenis et contra Reli- 
gionem ex professo tractantibus. 

22. Prseficiendi Parochiis Kegulares, cosque suos deputandi vicarios in defectu ssecularium, 
de consensu tamen suorum superiorum. 

23. Celebrandi bis in die, si necessitas urgeat, ita tamen ut in prima Missa non sumpserit 
ablutionem, per unam horam ante auroram et aliam post meridiem sine ministro et sub dio et 
sub térra, in loco tamen decenti, etiamsi altare sit fractum vel sine reliquiis Sanctorum et 
praesentibus hsereticis, schismaticis, infidelibus et excommunicatis, si aliter celebrari non 
possit. Caveat vero ne prsedicta facúltate sen dispensatione celebrandi bis in die, aliter quam 
ex gravissimis causis et rarissime utatur, in quo graviter ipsius conscientia oneratur. Quod si 
hanc eamdem facultatem alteri Sacerdoti juxta potestatem inferius apponendam communicare, 
aut causas ea utendi alicui, qui a Sancta Sede hanc facultatem obtinuerit approbare visum 
fuerit, serio ipsius conscientise injungitur ut paucis dumtaxat, iisque maturioris prudentiae ac 



248 PARTE 2» PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

zeli et qui absoluto necessarii sunt, nec pro quolibet loco, sed ubi gravis necessitas tulerit et 
ad brove tempus eamdem commuDÍcet, aut respective causas approbet. 

24. Deferendi Sanctissimum Sacramentum occulte ad infirmos sine lumine illudque síne 
eodem retinendi pro eisdem infirmis, in loco tamen decenti, si ab hsereticis aut infidelibus sit 
periculum sacrilegií. 

25. Induendi se vestibus ssecularibus, si aliter vel transiré ad loca eorum curse commissa 
vel in eis permanere non poterunt. 

26. Recitandi rosarium vel alias preces, si breviarium secum deferre non poterunt, vel 
divinum Officium ob aliquod legitimum impedimentum recitare non valeant. 

27. Dispensandi, quando expediré videbitur super esu carnium, ovorum et lacticiniorum 
tempere jéjuniorum et quadragesimae. 

27. Prsedictas facultates communicandi, non tamen illas quse requirunt ordinem Episco- 
palem, vel non sine sacrorum oleorum usu exercentur, Sacerdotibus idoneis qui in eprum 
dioecesibus laborabunt, etprsesertim tempore sui obitus, ut, sede vacante, sit qui possit sup- 
plere, doñee Sedes Apostólica certior facta, quod quamprimum fieri debebit per delegatos vel 
per unum ex eis, alio modo provideat: quibus delegatis auctoritate apostólica facultas conce- 
ditur, sede vacante, et in casu necessitatis, consecrandi cálices, patenas et altarla portatilia 
sacris oléis, ab Episcopo tamen benedictis. 

29. Et prsedictse facultates gratis et sine ulla mercede exerceantur et (addecennium) tantum 
concessse intelligantur, necillis uti possit extra fines susb Dicecesis. 

Dat. Romse..,. anno 1865. 



EXPOSICIÓN DE LAS SÓLITAS. 
<5U0AD FACULTATES DECENNALES DUBIA OENERALIA SOLVUNTUR. 

1° Decennium in facultatibus prsescriptum incipit quoad essentiam a die datse, id est, 
a die quo facultates Eomse conceduntur et expediuntur. Quoad usum vero et exercitium 
incipit a die quo in Americam perveniunt facultates ad manus Episcoporum. 

2*> Restringenda vero est hsec regula, si aliunde habeatur notitia praevia de facultatibus 
jam concessis et Roma expeditis ; et deinde Episcopus certior de concessione factus hujus- 
modi facultatibus uti ccDpisset; tune decennium computandum erit et currere incipiet a die, 
quo Episcopus facultatibus uti ccepit. (Márquez 1. 1«». nt>. 59.) 

3<» Decennium non expirat morte concedentis (Márquez, ibid. n° 55.) 

40 Etsi jure communi decennium cesset Episcopo mortuo, quoad Ecclesias vero Indiarum 
tam Orientalium quam Occidentalium non cessat, licet Episcopus morte inopina praereptus 
ejus modi facultates nemini communicaverit, sed Vicario legitime electo conceduntur 
per Benedictum XIV. Non vero conceduntur Vicario facultates ad quarum usum Episcopalis 
ordo requiritur. (Vide Litteras an. 1743.) 



SECCIÓN NONA. 249 



QUOAD PRIMAM FACÜLTATEM. 

Conferendi Ordines extra témpora et non servatis interstitiis usque ad Presbyteratum 
inclusive, si Sacerdotum necessitas ibi fuerit. 

QUID DE JURE COMMUNI ? JUXTA MÁRQUEZ, LIB. I, N. 65. 

10 Tonsura non est Ordo et ministrari potest quocumque die, hora et loco. 

2<* Ordines minores conferri possunt quibuscumque Dominicis et festis diebus, absque 
Missa, et a nonjejuno, imo vespere cujúscumque ferias sextse, quse sit próxima sabbato 
Ordinationis peragendse vel etiam feria 4a quatuor temporüm. 

30 Ordines minores, ubi consuetudo viget, omnes uno die et simul cum tonsura conferri 
possunt. Si tamen non esset consuetudo, non ideo irregularitatem incurreret ordinatus. 

40 Ordines minores eodem die conferri non possunt simul cum Subdiaconatu ; si vero in 
aliquibus Dioecesibus consuetudo contraria vigeat, stari potest consuetudini. 

5** Dúo sacri Ordines eodem die conferri non possunt, sub poena suspensionis utriusque 
Ordinití juxta aliquos, ultimi Ordinis solummodo juxta alios. 

6*» Ñeque conferri potest unus Ordo sacer Sabbato et alius Ordo sacer Dominica sequenti 
etiam continúate jejunió. 

7° Pennittitur vero Episcopis vel partem Ordinationis differre, vel Ordinationes omnes 
sabbato faciendas ad sequentem Dominicam transferre ex rationabili causa, qualis esset 
infirmitas ordinantis vel ordinandi, aut multitudo ordinandorum. Tune vero jejunium, tam 
ordinantis, quam ordinandi, continuandum erit, quia unus cum sabbato reputatur dies. 

8** T^empora sunt Feria 4a, 6a et Sabbatum post Festum Exaltationis Sanctse Crucis, 
post diem Cinerum, post Pentecosten et post Festum Stse Lucise, Adde, quod Temporüm 
sabbatis sequiparentur Sabbata ante Dominicam Passionis et Paschse : in bis etiam Sabbatis 
possunt celebrari Ordinationes ex cap. Quod sicut 

9° Interstitia dicuntur intervalla ab uno Ordine ad aliud suscipiendum. 

A susceptione ultimi Ordinis Minoris ad Subdiaconatum currere debet unus annus ex Trid. 
nisi aliud videatur Episcopo ; a Subdiaconatu ad.Diaconatum alius annus, a Diaconatu ad 
Presbyteratum alius item annus. Trid. ses. 23, cap. II de Keform. 

QUID PER FACÜLTATES SÓLITAS POSSINT EPISCOPI ? MARQ. N. 120. 

I** Possunt Episcopi cum suis subditis dispensare in temppribus et interstitiis. 

2" Possunt Dimissorias subditis suis daré ut ab alio Episcopo extra témpora ordinentur ; 
addendo vero in Dimissoriís : Etiam extra témpora et non servatis interstitiis. 

3° Qui ab Ordinario suo Dimissorias prsesentat, potest ordinari extra témpora, si in eis 
rogetur Episcopus ut cum dimisso dispenset. 

4° Admodum probabile est id etiam Episcopum prsestare posse, etsi non rogetur ab Ordi- 
nario dimissi, ñeque constet eum dispensatum a Prselato accederé. 

50 Cum Ordinandus alio dimittitur, quin designetur Episcopus ordinaturus, potest quilibet 
Episcopus cum illo dispensare (si extra témpora ordinare rogetur) dummodo voluntas con- 
traria Ordinarii non constet. Quod si voluntas contraria constet, probabile est Episcopum 
non posse dimissum hujusmodi ordinare. 

TOM. !• 31 



250 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

6° Regulares yero absque Prselati sui consulto extra témpora ordinare non potest Bpiscopus» 
cum Prselato competat judicium de inopia sacerdotum Ordinisvel de necessitate subditos 
ordinandi. 

DE CAUSIS AD DISPENSANDUM IN INTERSTITIIS, SPECTATO JURE COMMUNI. IBID. N** 82. 

10 Quod intérstitium inter unum et aíterum Ordinum minorum servandum sit, jus relinquit 
arbitrio Episcopi. Unde sufficit consuetudo vel alia rationabilis causa ut possit Episcopus 
dispensare. 

2o Ad dispensandum ab interstitio inter postremum Ordinem minoremet subdiaconatum 
requiritur necessitas vel utilitas Ecclesise. 

3° Ad dispensandum ab interstitio inter subdiaconatum et diaconatum sufficit rationabilis 
causa. 

4p Ad dispensandum ab interstitio inter diaconatum et presby teratum requiritur necessitas vel 
utilitas Ecclesise (1). 

50 Necessitas Ecclesise censetur adesse : lo quando desunt ministri, qui solitis ofiBciis satis- 
faciant ; 2** quando ordinandus habet beneficium cui inservire debet ; 3o quando ordinandus 
est provectse setatis et probatse vitse ; 4» quando ordinandus studiis incumbit. Utilitas Ecclesiae 
censetur adesse cum ordinandus est doctus et probus, ex cujus ordinatione futurura Ecclesise 
servitium sperari potest. 

DE CAUSIS EX QUIBUS POSSINT EPISCOPI PER SÓLITAS AB INTERSTITIIS DISPENSARE. 

Pro Episcopis, qui solitis gaudent, minor necessitas vel utilitas vel causa requiritur, quam 
quse pro diversis ordinibus, juxtamodo dicta, spectato jure communi expostulatur. Qugenam 
vero sit hsec minor necessitas vel utilitas vel causa, relinquendum est judicio viri docti et 
prudentis. Ibid. n. 94. 

QUOAD SECUNDAM PACULTATEM. 

Dispensandi in quibuscumque irregularitatibus, exceptis illis, quse vel ex bigamia vera vel 
ex homicidio voluntario proveniunt, et in bis etiam duobus casibus, si prsecisa necessitas 
operariorum ibi fuerit, si tamen, quoad homicidium voluntarium ex íiujusmodi dispensatione 
scandalum non oriatur. 

QUID DE JURE COMMUNI ? JUXTA.MARQ. LIB. I, NUM. 166. 

1" In dubio juris vel facti nemo censendus irregularis juxta communem D. D. sententiam, 
excepto casu dubii Homicidii. Irregularitas enim non censetur lata, nisi clare exprimatur in 
jure. 

2o Jure communi potest Episcopus dispensare in Irregularitatibus ex delicto occulto pro- 
venientibus, excepto Homicidio et aliis ad forum contentiosum deductis. Trid. Liceat. 

(1) S. CoDg. C. die 3 Maji 1620. 



SECCIÓN NONA. 251 



QÜI]) PER SÓLITAS? JÜXTA MÁRQUEZ, IBID. 

1<» Ex facultatibus solitis possunt Episcppi dispensare in ómnibus irregularitatibus jure 
expressis, praeier Bigamiam veram et Homicidium voluntarium. 

2" Quando Episcopus dispensare potest cum suis subditis, potest etiam facultatem alteri 
delegare, 

3<> NuUa dispensationis formula assignatur in jure. Tamen adhiberi poterit hujusmodi. 
Dispenso tecum in irregularitate, quam contraxistioh talem causam. 

4p Pluribus irregularitatibus irretitas, totidem dispensationibus indiget, sive ejusdem, sive 
diversi generis sint. 

QUOAB BIGAMIAM ? IBID. N** 204. 

P Quoad effectum dispensationis, tam bigamus est qui plures habuit uxores, quam qui 
duas solummodo duxit. 

2» Episcopi per Sólitas possunt dispensare in bigamia interpretativa et similitudinaria; 
excipitur enim tantum Bigamia vera. 

3* Etiam in bigamia» vera dispensare poterunt, si necessitas operariorum urgeat ; secus 
sinonurgeat. 

QUOAD HOMICIDIUM ? IBID. NUM. 213. 

1*» Homicidium casuale, ut irregularitatem pariat, debet esse aliquo modo culpabile, in 
eoque casu potest ab Episcopis irregularitas dispensari. 

2*> Possunt etiam Episcopi dispensare in irregularitate ex defectu perfectse lenitatis : 
excipitur enim Homicidium voluntarium solummodo. 

3" ítem cum judice, testibus et alus ad mortem concurrentibus : itemque cum milite, qui in 
bello justo alios occidit. 

4p Etiam cum eo, qui vim vi repeliendo excedit moderamen inculpatae tutelse. 

5° Praeterea dispensare possunt in mutilatione gravi alicujus membri principalis. 

6** Qui dúo Homicidia patravit et de primo jam fuit dispensatus, ad obtinendam dispen- 
sationem secundam, mentionem de prima jam data faciat necesse est : secus, sQcunda dispon- 
satio non valet. 

7** Qui occidit Présbyterum, et in precibus ait se occidisse hominem, probabiliter manet 
dispensatus. 

8" Cum ómnibus personis quse sint intra fines suse Dicecesis potest Episcopus dispensare. 

9" Tándem possunt Episcopi dispensare in irregularitate ob homicidium voluntarium 
si necessitas operariorum urgeat, et dummodo ex tali dispensatione non oriatur scandalum, 

10** Scandalum oriri potest, dum dispensandus laborat publica infamia ob crimen patratum; 
secus, si publica infamia non laboret. Quod si publicum alibi homicidium fuerit, hic vero, 
ubi dispensatur, occultum, non oritur scandalum: ñeque oritur ante litis contestationem, 
nec si crimen probatum non fuerit, nisi publica infamia facti jam sit inustus. Ita Márquez, 
lib. 1% n* 223. 



252 PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 



QUID JURE INDICO ? 

1*> Per Const. S. Pii V. Decens et debitum^ possunt Episcopi dispensare in irregularitate 
quibuscumque causis prseterquam homicidii et simonise occasione contracta. 

2" Per Const. Gregorii XIII. Nuper ad nos, possunt illegitimi ad Presbyteratuní et 
curam animarum apud Indígenas promoveri, dummodo idioma indicum loquantur et 
intelligant. 

Quid Episcopis Brasiliíe quoad irregularitates concessum sit in Bulla Pii IV, quse incipit 
Supereminentis ? Concessa illis est facultas perpetua dispensaudi super irregularitate qiiavis 
de causa contracta, prseter quam Homicidii voluntarii et bigamise, uti sonant verba ipsa 
Builse, quse hujusmodi sunt : Ac cum eisdem personis super irregularitate per eos quavis 
de causa, non tamen Homicidii voluntarii^ alias quam in bello contra infideles, perpetrati, 
aut bigamice occasione pro tempere contracta. 

An vigeathodie hsec Constitutio Pii IV? Viget, etiam ab ipso Pió VI in sua Constitutione 
Magnam prefecto curam, citatur quasi vigens. Vidé : Non obstantibus, 

QUOAD TERTIAM FACULTATEM. 

Dispensandi super defectu setatis unius anni ob operariorura penuriam, ut promoveri possint 
ad Sacerdotium si alias idonei fuerínt. 

QUID DE JURE COMMUNI? JUXTA MARQ. LIB. I, N** 236. 

lo Tonsura et ordines minores conferri non possunt ante usum rationis. Ad Subdiaconatum 
requiritur 22 annus : ad Diaconatum 23 annus : ad Presbyteratuní 25 annus : sufficit autem 
ut anni sint incoepti. Computandi sunt a die Nativitatis, etiam si quis ante tempus nascatur. 
Probabiliter non est curandum de die bissexti. 

2<* De jure communi non possunt Episcopi dispensare in setate ad Ordines. 

QUID PER SÓLITAS? IBID. n° 237. 249 ET SEQ. 

1" Per sólitas possunt Episcopi dispensare super defectu getatis unius anni ad Subdia- 
conatum vel Diaconatum vel Presbyteratum dummodo penuria operariorum laboret 
Ecclesia. 

2** Si quis jam fuerit dispensatus in uno setatis anuo, poterit juxta P. Márquez ab Episcopo 
suo in alio setatis anno dispensar! ita ut totaliter in duplici setatis anno dispensetur. Quod 
tamen sat durum videtur et mérito non admittitur a P. Aracena. 

QUOAD QUARTAM FACULTATEM DECENNALEÜÍ. 

Dispensandi et commutandi vota Simplicia in alia pia opera, et dispensaudi ex rationabili 
causa in votis simplicibus Castitatis et Keligionis. 



SECCIÓN NONA. 25B 



QUID DE ju:re commüni? juxta Márquez, lib. t, n** 290. 

r Concessa facúltate dispensandi, intelligitur concessa potestas commutandi : non e 
contra. 

2° De jure possunt Episcopi dispensare vota non reservata Pontifici : item votum de 
non petenda dispensatione : insuper vota jurata, et juramenta soli Deo facta. 

3"» Vota commutari possunt extra confessionem; nullibi enim contrarium prsescribitur. 

4° Vota Castitatis et Relij^ionis non sunt reservata, nisi sint absoluta, perfecta, perpetua 
et ex affectu ad rem promissam. 

5*» Eorum reservatio benigno interpretenda est, ita ut non nisi raro jurisdictionera Epis- 
copalem excedat, data rationabili causa, cum Sánchez de Matrim. 1. 8. d. 9. 

QUID PER PACULTATES SÓLITAS 1 

Per Sólitas possunt Bpis(5opi dispensare in tribus votis Pontifici reservatis. 

CAUSAE DISPENSATIONIS IN VOTO CASTITATIS. IBID. N° 302, SUNT : 

lo Proclivitas in luxuriam. 

2° Si uterque conjux ante vel post consummatum matrimouium votum emisisset ex mutuo 
consensu, quo ambo cessissént jure suo. 

3o Si quis in gravi periculo vel infirmitate vovisset : tum enim reputatur votum conditio- 
natum, « Si conváluero. » 

CAUSAE AD DISPENSANDUM IN VOTO RELIGIONIS SUNT: 

lo Si esset morti proximus qui vovit, et ad prolem legitimandara uxorem ducere oporteret. 

2° Si sequatur infamia puellse orta ex frequenti ingressu viri alicujus in domum patris sui. 

3o Si voventi supereveniat magna dificultas adimplendi votum. 

4o Siprogeniem alicujus familise nobilissimse conservare necessum sit. 

50 Non est sufficiens causa dispensandi in voto religionis magna pecunias summa, nisi ea 
alicui templo restaurando vel hujusmodi applicetur. 

6** Tándem ad dispensandum in utroque voto non requiritur certitudo ; sed sufficit prudens 
dubium in rationabilitate causse. 

CIRCA QUINTAM FACULTATEM. 

Absolvendi et dispensandi in quacumque simonía; et in reali, dimissis beneficiis, et super 
fructibus male perceptis, injuncta aliqua eleemosyna vel poenitentia salutari arbitrio 
dispensantis, vel etiam retentis beneficiis, si fuerint Parochialia, et non sint qui Parochiis 
prsefici possint. 



254 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 



QUID DE JURE COMMUNI? MÁRQUEZ, LIB. I, N** 324 ET SEQ. 

!<* Ob Simoniam nulla incurritur poena jure lata, nisi tribus in casibus, nempe in Ordine, in 
Beneficio et in ingressu Eeligionis. 

2° In Ordine quatuor poenas incurrunt simoniace ministrantes, scilicet, excommunicationem 
Papalem, Suspensionem a Collatione Ordinum et ab exercitio Pontificalium, Interdictum ab 
ingressu Ecclesiae et suspensionem a regimine Ecclesise et perceptione fructuum, si interdictum 
violetur. Simoniace vero suscipientes ordines V excommunicationem ; 2° suspensionem Ordinis 
ipso facto incurrunt. An vero suspensio ad omnes ordines antea susceptos extendatur? Variant 
Doctores. 

3^ In beneficio tam dantes, quam accipientes, excommunicationem ipso facto incurrunt. 
Deinde Provisio et Collatio nuUa atque irrita est, ita ut provisus nulium jus adquirat, nec 
fructus faciat suos, et ad restitutionem teneatur, si quos accipiat. Tándem inbabilis manet ad 
Ídem Beneficium. 

4** Jn ingressu Eeligionis, excommunicantur primo personse quidquam ab ingressuro exi- 
gentes. Secundo suspenditur Capitulum seu Conventus, qui in simoniam consentiunt. Tertio 
ingrediensteneture monasterio egredi. Sed hujusmodi pcense ob contrariam consuetudinem 
receptam vel ob tenuitatem monasterii raro incurruntur. 

5° Ob simoniam confidentialém septem numerantur pcense. 1" Excommunicatio Papalis tam in 
dantes quam in accipientes. 2° Interdictum Episcopis et Collatoribus. 3** Resignatio et collatio 
Beneficii nulla est. 4" Inhabilitas ad idem et ad alia Beneficia obtinenda. b^ Beneficium si- 
moniace datum reservatur Sedi Apostolicse, ita ut Ordinarius illud providere non possit. 
6** Fructus male percepti applicantur Camerse Apostolicae. 7** Privatio omnium Beneficiorum 
et pensionum, quae antea obtinebantur. 

Quid vero novi per Constitutionem Apostolicm Seáis quoad censuras in simoniacos latas? 
Enyerba ipsius Constitutionis in 2*" serie. « Excommunicationi latse sententise Romano Ponti- 
fici reservatse subjacere declaramus : VIII. Reos Simonise realis in Beneficiis quibuscumque, 
eorumque cómplices. IX. Reos Simonise confidentialis in Beneficiis quibuslibet, cujuscumque 
sintdignitatis.X. Reos Simonige realis ob ingressum in Keligionem. » 

Atque ha sunt omnino censurse contra Simoniacos vigentes : unde : 1° Ablatae sunt censuras 
contra Simoniacos latse in susceptione ordinum. 2° Sublatum etiam est interdictum in Simonia 
confidentiali contra CoUatores Beneficii appositum. 



QUOAD RESTITUTIONEM. 

1" Restitutio facienda est de Beneficio simoniace accepto et fructibus ex illo perceptis; item 
de pretio simoniace accepto in prsesentatione, collatione vel confirmatione Beneficii. 

2** Quod simoniace acceptum est, restitui debet ante prsesentationem et coUationem ei, a 
quo acceptum est. Post coUationem vero variant Doctores : alii restituendum tenent Ecclesise, 
cujus est Beneficium, alii pauperibus, alii vero cui judex addixerit post sententiam;ante sen- 
tentiam vero sunt qui restituendum putant ipsi, a quo pecunia accepta est. 



SECCIÓN NONA. 255 



QUOAD ABSOLUTIONEM ET DISPENSATIONEM IN SIMONÍA OCCULTA. 

lo De jure possunt Episcopi absolvere et dispensare in Simonía occulta. 

2o Cum occulto Simoniaco potest Episcopus dispensare, ut sine nova collatione retineat 
beneficium. 

3** Id prsestare potest, quamvis Episcopus fuisset complex in eadem Simonia. 

4** Ad dispensandum Simoniam nuUa in jure prsescribitur forma modo dispensans suam 
voluntatem declaret. 

QUID PER SÓLITAS ? IBID. 356 ET SEQ. 

1° Per Sólitas possunt Episcopi dispensare in Simonia publica etiam retentis Beneficiis, 
si Simonia non sit realis. Dicitur realis quando pactum executioni mandatur, et traditur 
pretium vel pars pretii. 

2o In Simonia reali publica non possunt Episcopi ñeque per Sólitas dispensare, nisi dimissis 
beneficiis. Excipe beneficia Par ocMalia, si non sint qui Paroeciis praeficiantur : tune potest 
Simoniacus dispensar! retento beneficio. 

30 Quando Episcopus cum alus dispensare potest, potest etiam secum dispensare, si aliquid 
in conferendis Ordinibus aut hujusmodi simoniace recepisset. 

4** Quando simoniacus dispensatur et absolvitur dimisso beneficio, potest, juxta P. Márquez, 
ad eumdem beneficium iterum admitti : quia lex poenalis stricte interpretanda est. Quin et 
Indulto minime contravenitur. Aliunde inhabilis non fit ipso jure ad alia beneficia obtinenda ; 
facta vero dimissione beneficii, et nova insuper dispensatione facta, quasi de novo confertur 
beneficium, quod fieri non vetat Indultum Apostolicum. 

5** Beneficia dimittenda, de quibus in Solitis sermo est, debent esse proprie talia, quia 
poense restringendse et non extendendse sunt. TJnde Capellania et Vicaria ad nuti^m amovibilis, 
sive Parochi, sive Episcopi, si ve ejusmodi, cum non sint Beneficia proprie talia, non compre- 
henduntur sub pcenis impositis recipientibus vel dantibus simoniace Beneficium. 

6** Ñeque Simoniacus privatur alus beneficiis rite obtentis : quia lex poenalis restrin- 
genda est. 

7** Per Sólitas possunt Episcopi dispensare super fructibus male perceptis, injungendo ad 
libitum suum vel eleemosynam vel pcenitentiam salutarem. Imo si pauper sit simoniacus, 
poterit ipsi eleemosyna applicari. 

CIRCA SEXTAM FACULTATEM. 

Dispensandi in 3 et 4 consanguinitatis et affinitatis simplici et mixto tantum, et in 2, 3 

et 4 mixtis non tamen in 2^ solo quoad futura matrimonia : quo vero ad prasterita etiam in 

2** solo, dummodo nuUo modo attingat primum gradum, cum bis, qui ab haeresi vel iiifidelitate 

convertuntur ad fidem catholicam,etinpr3efatiscasibusprolem susceptamdeclarandilegitimam. 



266 PARTE 2» PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 



QUID DE JURE COMMUNI? JUXTA MARQ. LIB. II, N° 131. 

1° In matrimonio jam contracto cum impedimento occulto, quando gravis necessitas urget 
et datur periculum in mora et impotentia adeundi Papam, dispensare potest Episcopus; 
dummodo matrimonium sit publicum et separatio fieri nequeat sine scandalo. Katio : quia 
rationabiliter prsesumi tur voluntas Pontificis permittentis hujusmodi facultatem dispensandi. 

2** ídem dicendum circa matrimonium futurum cum impedimento occulto, concurrentibus 
piíedictis circumstantiis, ob eamdem rationem. 

3® Id prestare potest Episcopus, praedictis concurrentibus, etsi interveniat mala fides ex 
parte unius contrabentis. Ratio, quiaPontifex de facto potest dispensare etiamsi existatmala 
fides; ergo rationabiliter prsesumitur ejus venia ad dispensandum. 

4o Quin etsi mala fides ex parte utriusque interveniat, poterit dispensare Episcopus ; quia 
venia Pontificis prsesumitur ; alioquin prsesumeretur contra paternam ipsius Pontificis pietatem, 
quam habet uti Pastor Universalis erga suas oves, id est, casu, et non aliter, quo de facto detur 
necessitas máxima dispensandi, et non patea t aditus ad Pontificem, aut si pateat, detur 
periculum magnum in mora. 

5** Sub prsedictis circumstantiis, potest etiam dispensare, licet impedimentum sit publicum. 
Potest enim evenire ut separatio fieri non possit sine periculo infamise et scandalo, licet 
impedimentum publicum sit. 

6° Extenditur etiam ejus potestas in prsedictis circumstantiis ad impedimenta matrimonii, 
quse gradibus non constant, v. gr. in crimine et hujusmodi. Vide dicenda in 8^ Facúltate. 

7** Episcopus non tenetur dispensationem a Papa procurare, nec expensas ad id faceré, quam vis 
dispensandus sit pauper. 

8** Tenetur tamen dispensare, justa causa interveniente. Quod si nolit, justa causa data, 
dispensare Episcopus, poterit subditus ad Metropolitanum recurrere. 

QUID PER SÓLITAS POSSIT EPISCOPUS. 

lo Potest Episcopus dispensare cum quibusvis personis in 4** consanguinitatis et affinitatis 
gradu simplici. 

2o ídem potest in 3o consanguinitatis et affinitatis gradu simplici. 

3** ídem potest in 3** et 4** gradu consanguinitatis et affinitatis mixto. 

4o Ídem potest in 2**, 3** et 4<* consanguinitatis et affinitatis gradibus mixtim conjunctis. 

5o ídem potest, quamyis prsedicti gradus sint multiplicati ; nam concessa facúltate dispen- 
sandi, quando nuUa fit exceptio, veniunt omnia, ut docent Suarez, Sánchez, etc.; atqui in hac 
6a facúltate nulla fit exceptio; ergo veniunt gradus omnes multiplicati. 

6o Praedicta omnia potest Episcopus cum quibusvis personis tum quoad praeterita, tum 
quoad futura matrimonia sive scienter sive ignoranter contracta, seu consummata vel non 
consummata fuerint. 

70 Cum his vero, qui ab haeresi vel infidelitate convertuntur ad fidem Catholicam, potest 
etiam Episcopus dispensare in 2^ solo consanguinitatis et affinitatis gradu, sed quoad matri- 
monia prseterita tantum, minime vero quoad futura, et dummodo 1™ gradum non attingat. 



SECCIÓN NONA. 257 



QUID CIRCA PROLEM? 



In ómnibus prsedictis casibus, tum quando dispensatur cum illis qui ab hseresi vel infidelitate 
convertuntur, tum etiam quando dispensatur cum quibuscumque alus personis supradictis, 
potest Episcopus prolem suíiceptam declarare legitimam. Patet ex Indulto, cujus verba non 
sunt ambigua nec restringe ada. 

QUID JURE INDICO? 

Quid erga Neophytos concessum fuerit per Paulum III in Bulla AUitudo ? 
Verba sunt hujus constitutionis :« Super eorum vero matrimoniis hoc observandum decer- 
nimus, ut qui ante conversionem plures, juxta eorum mores, habebant uxores, et non recor- 
dantur quam primo acceperint, conversi ad fidem, unam ex illis accipiant, quam voluerint, 
et cum ea matrimonium contrahant per verba de prsesenti, ut morís est; qui vero recordantur 
quam primo acceperint, alus dimissis, eam retineant. Ac eis concedimus ut conjuncti etiam 
in tertio gradu tam consanguinitatis quam afQnitatis non excludantur ^ matrimoniis contra- 
hendis, doñee Sanctse Sedi super hoc aliud visum fuerit. 

Quinám vero reputandi Neophyti quoad causas matrimoniales ? Ad quaestionem respondet 
Benedictus XIV > Et insuper quia a nonnuUis dubitatum seu hsesitatum fuit, an omnes 
Indigenae illarum Regionum oriundi et naturales et Christianorum Indigenarum, etiam 
baptizatorum filii, etiam in eorum infantia baptizati , jure Neophyti appellari possint; 
idcirco tenore earumdem prsesentium decernimus et declaramus omnes oriundos seu natu- 
rales supradictarum omnium, tam orientalium quam occidentalium partium, imo etiamsi 
Aethiopes, Angulani vel quarumvis aliarum transmarinarum regionum etiamsi Christia- 
norum filii et in infantia baptizati, vel etiam inter se vel cum Europeis mixtim progeniti 
sint, ad concessionis hujusmodi eflFectum esse et intelligi deberé , Neophytos. Quin etiam 
quia de mixtim progenitis, quos Mixtos vocant, majus dubium esse accepimus, cum eisdem 
mixtis, quos similiter ad hunc effectum Neophytos cencendos esse decernimus in gradibus et 
matrimoniis contractis et contrahendis prsedictis, gratis tamen, dummodo non ita facile 
id fiat, dispensare posse; eisdemque Presbyteris facultatem desuper concedimus oppor- 
tunam. Verba sunt citaii Brevis Alexandri VIII, § 16. Ita Benedictus in Constitutione 
Cum venerabilis, 

An Quarterones et Puchueles reputandi sint Neophyti? 

Ipse Pontifex respondet in eadem Constitutione : « Interdicta ipsis quacumque facúltate 
dispensandi cum Quarteronibus et cum Pucuellibus. » 

Ex prsemissis consequitur : 1^ tertius et quartus consanguinitatis et affinitatis gradus apud 
Neophytos extinctus est quoad matrimonia celebranda. 

2<* Hinc Neophyti in S et 4 gradu simplici vel mixto invicem conjuncti, non indigent 
dispensatione ad matrimonium contrahendum. 

3o Excipitur 3 et 4 gradus consanguinitatis in linea recta ascendentium vel deseen- 

dentium. 

4<» Non tamen excipitur 3 et 4 gradus afñnítatis in linea recta, sed manent extincti. 

5o Neophyti in 3 et 4 consanguinitatis seu affinitatis gradibus mixtim conjuncti, quamvis 
eorum alter sit cum stipite conjunctus, in primo et secundo gradu, non indigent dispensa- 
tione, quia juxta remotiorem gradum conjunctio computatur. 

TOM. I. ^^ 



258 PARTE 2^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

Quid antiquitus per Const. Aiiimarum saliiti concedebatur Episcopis Indiaram ? 

Coucedebatur illis ut cum Neophytis in quibuscumque gradibus Jure divino non prohibitis 
dispensare possent, primo excepto. En verba : « Prseterea ejusdem societatis Jesu Provincia- 
ce libus, in quocumque sen qiiibusvis non tamen in primo consanguinitatis vel affinitatis 
te gradibus, vel alias conjunctis seu se attinentibus, ut matrimonium inter se contrahere, 
« seu ineo jam scienter contracto remanere valeant in foro conscientiae tantum.... dispen- 
« sandi : et iusuper ibidem Locorum Ordinariis etc. etiam in judiciali foro. » Ita Alexauder 
vm. §. 9. 

An vigeat prsesenti tempere hsec constitutio ? 

Non viget pro Episcopis post separationem Vicennalium quia non renovata est, ideoque 
vicennales illaD, quse a P. Márquez in Brasilia Pontificia commemorantur, nullum in prse- 
sentiarum robur habent ; unde privilegium etiam illud ad gradus proximiores apud Indígenas 
dispensandos obsolevit.Ita constat e verbis ipsis Benedicti XIV, quce hujusmodi sunt : « Ñeque 
« datum est Missionariis ut concessis sibi pro foro externo facuitatibus uti valeant, prseter 
« quam in iis locis in quibus nuili adsunt ordinarii, Episcopi nimirum seu eorum Vicarii, 
« aut si prsesentes adsunt. .. . non tamen a sede Apostólica impetrarunt facultativa dispensandi 
« indulta, qu3e Patribus Missionariis concessa reperiuntur. » Ita in Constitut. Ciim vene- 
rahilis. 

Quid per constitutionem Clementis XIV : In ApostoUcce dignUatis Episcopis Indiarum 
olim concedebatur? 

Concedebatur illis facultas dispensandi non solum cum Neophytis sed etiam cum Hispanis 
vel Europeis in quibuscumque consanguinitatis seu affinitatis gradibus, prseter quam in 
primo : Híec sunt verba : « Nos igitur fraternitatibus vestris, cum Christifidelibus, in uña- 
te quaque respective Vestrum Dioecesi existentibus, et in quocumque seu quibusvis consan- 
t< guinitatis et affinitatis gradibus, dummodo nullo modo attingant primura, ac etiam in 
tt primo gradu affinitatis ex copula tantum illicita resultantis, si ve per lineam collateralem 
tt sive per lineam rectam, dummodo certo constet quod conjux non sit proles ab altero con- 
té tralientium genita, ut matrimonium inter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto, 
te renovato tamen consensu coram Parocho et testibus, remanere valeant, in utroque foro 
te dispensandi.... Ucentiam el facultatem ad viginti annos próximos tantum a data prsesen- 
<e tium computandos duraturam, auctoritate Nostra Apostólica, tenore prsesentium, conce- 
« dimus et impertimur. » 

An setate nostra vigeat hsec Constitutio? Non viget amplius, quia ultimo a Pió VII die 10 
Maji 1816 hse facúltales vicennales prorogatse sunt. Vide Constitut. In supremo. 

Quid per Constitutionem Gravissima Benedicti XIV Episcopi et Vicarii Apostolici Indiae 
Orientalis olim obtinuerint ? Concedebatur illis facultas, ad viginti quinqué annos duratura 
dispensandi cum Neophytis suis in quibuscumque consanguinitatis et affinitatis gradibus, 
primo excepto: uti ex consequentibus verbis patet :ee Vobis singulis, eta vobis deputatis vel 
te deputandis Presbyteris et Ministris, cum Neophytis uniuscujusque Vestrum jurisdictionis, 
te in quocumque seu quibusvis, non tamen in primo consanguinitatis vel affinitatis gradibus, 
te vel alias conjunctis seu se attinentibus, ut matrimonium inter se contrahere seu in eo 
te etiam scienter contracto remanere valeant etc. : necnon cum eisdem Neophytis in primo 
<e gradu etiam rectse linese affinitatis, ex copula illicita resultantis, se attinentibus, ut 
te matrimonium queque inter se contrahere, seu in eo etiam scienter contracto remanere 
te similiter valeant etc. licentiara et facultatem, auctoritate Apostólica, tenore prsesentium, 



SECCIÓN NONA. 259 

« concedimus et impertimur. Prsssentibus ad viginti quinqué anuos a die illarum datse com- 
« putandos tantum duraturis, ac uno eodemque tempore expiraturis. » 

An hsec Constitutio nostro etiam tempore vigeat ? Hse facúltales a Gregorio XVI rcnovatse 
fuerunt pro eisdem Episcopis et Vicariis Apostolicis Indiarum Orientalium, sicuti constat 
ex constitutione ejusdem Pontificis, PermuUa; nescimus vero an ulterius prorogatae fuerint. 

Quid Episcopis Brasiliensibus per Bullam In Supereminentis Pii IV concessum sit? 

Conceditur ipsis perpetuo cum quibusvis personis, quarto simplici aut tertio et quarto 
mixtim, si ve etiam miiltiplici coiisanguinitatis et affinitatis gradibus invicem conjunctis 
dispensare. En verba Constitutionis : « Necnon quibusvis earumdem partium personis, 
« quarto simplici aut tertio et quarto mixtim, sive etiam multiplici consanguinitatis et 
a affinitatis gradibus invicem conjunctis, aut public^e honestatis justitia quomodolibet 
« impeditis, seu qui antea per adulterium se polluerunt, dummodo in raortem defuncti 
« quidquam machinati non fuerint, vel in contractis per eos scienter vel ignoranter matri- 
« moniis, si, carnali copula exinde subsequuta, consummata fuerint, remanere, seu illa de 
t< novo contrahere et in facie Ecclesise solemnizare possint etc. » 

Quid eisdem Episcopis Brasiliensibus per Bullam Pii VI, Magmm profedo curam^ con- 
cessum sit? 

Concessa illis est ad viginti quinqué anuos facultas amplissima ad impedimenta matrimonii 
dispensanda, non solum cum Neophytis sed etiam cum Europeis, qu« hujusmodi est « Vos, 
Venerabiles Fratres.... ut in sua quisque vestrum Dioecesi cum fidelibus vestr^ cujus- 
cumque cura commissis quocumque (prseter primum consanguinitatis tam in linea recta 
quam transversa, prseterque primum affinitatis in linea recta) conjunctis gradu, ac 
etiam si secundus linese transversas gradus attingat primum, vel ad matrimonia deinceps 
contrabenda vel ad permanendum in jam contractis pro utroque foro gravibus de causis 
dispensare.... Et quoniara metaendum est, quod flentes dicimus, ne aliquot suo scelere eo 
processerint, ut affinitate in primo gradu linese rectas ex illicito concubitu implicati sint, 
erga eos queque in occultis et in foro conscientise tantum, dummodo certo constet quod 
conjux proles non sit ab altero contrahentium genita, dispensationis et absolutionis comme- 
moratse beneficio uti possitis et valeatis etc. 

An getate nostra haec constitutio in vigore sit? Cam ad viginti quinqué anuos facultas 
concessa fuerit, nescimus an ulterius prorogata fuerit. 

RESCRIPTUM SACR^ CONaREaATIONIS QUOAD SEXTAM FACULTATEM. 

Eelatis inferioribus dubiis propositis ab Episcopo S. Sebastiani, seu Fluminis Januarii in 
America, Sacrse Congregationis de Propaganda Fide, videlicet : 

Dubium primum : Cum in facultatibus concessis dicto Episcopo juxta formulam secundam 
aliorum Episcoporum earum partium exprimitur : dispensandi in 3.. et 4. consanguinitatis 
et affiaitatis gradu simplici et mixto tantum, non tamen in 2'' solo quoad futura matrimonia : 
quo vero ad praeterita etiam in 2« solo, dummodo nuUo modo attingat primum gradum cum 
his qui ab haeresi vel infidelitate convertuntur ad Pidem Catholicam, petit inde Episcopus, 
an ultima verba : Cum his qui áb hceresi etc. referantur tantum ad dispensationes in 2" sim- 
plici pro praeteritis, vel etiam ad antecedentia verba in 2, 3 et 4 mixtis, non tamen in 2** solo, 
quoad futura matrimonia.... 



260 PARTE ^^ PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 



RESPONSUM. 

Ad dubium, E. quod dicta restrictio pro conversis refertur tantum ad dispensationes in 
2« gradu simplici pro conversis, non tamen ad reliqua verba cUspensandi in 2, 3 eí 4 mixHs, 
non autem simplici qiwad futura : ut prsecise declarando hanc formulam secundam facul- 
tatum rescriptiim fuit 15 Julii 1711. ibi. Kelata instantia Reverendi prsedicti Episcopi Spigse 
supplicantis declarari hanc clausulam cum his qiii ab híBresi vel infidelitate converfcuntur 
ad fidem Catholicam comprehensam in §. 6. faciütatum formulse secundíe etc., impressae 
sibi concessariim, sit relativa ad omnia capita dictse facultatis vel tantum ad iiltimum vel 
in dicta clausula sit conditio sine qua non, seu ampliativa facultatis? Eesponsum fuit clau- 
sulam de qua agitur referri ad ultimum caput tantum, ita ut dictus Episcopus dispensare 
possit in 2° solo consanguinitatis et aflBnitatis gradu, dummodo primum non attingat ; quoad 
matrimonia príeterita tantum, et non alias, et cum tantummodo personis, quje ab Hseresi 
vel Infidelitate convertuntur ad Fidem Catholicam. , Nec est superfina dicta repetitio 3 et 4 
gradus : quia in primo capite dicitur : in 2 et 3 gradu simplici et mixto ; cum autem in 
secundo capite Papa voluerit concederé in 2 mixto cum 3 et 4, necessario debuerat iterum 
exprimere 3 et 4, sed non puré simplicem vel mixtum inter se, ut expresserat prius, sed 
mixtis cum 2 etiam. — Márquez lib. 2, n. 167. 

CIRCA SEPTIMAM PACULTATEM. 

Dispensandi super impedimento publicse Honestatis justis ex sponsalibus proveniente. 

QUID DE JURE COMMUNI ? MÁRQUEZ, LIB. 2, N** 487. 

1° Ex sponsalibus validis exurgit impedimentum publicse Honestatis, quod tamen primum 
gradum non excedit. 

2o Honestas comprehendit etiam consanguineos illegitimos alterius sponsi. Jus enim natu- 
rale et pudor inspicienda sunt. 

3** Ex Decreto Sacrte Congregationis Concilii 6 julii 1658 constat, impedimentum Honestatis 
non toUi, etsi sponsalia mutuo consensu dissolvantur. 

4** Prima sponsalia non irritantur per posteriora inita cum quacumque persona consan- 
guinea, v. g. cum matre vel sorore prioris sponsi aut sponsse, ñeque primum impedimentum 
tollitur per secunda sponsalia. 

5*^ Apud infideles non surgit ex sponsalibus impedimentum ; quia est de jure Ecclesiastico. 

6o Jam vero sponsalia sunt invalida juxta Pjrrhum : 1^ ante setatem ad illa requisitam ; 
2«» post votum solemne continentise ; 3** quando sunt conditionata, ante adimpletam conditio- 
nem, modo conditio non sit impossibilis vel turpis; 4<» quando contrahuntur cum persona 
incerta; 5^ quando deficeret consensus alterius; 6** quando contrahuntur aparentibus nomine 
ñliorum, nisi sint presentes, et non contradicant, vel absentes, et postquam eis innotuerit, 
consenserint. 

QUID PER SÓLITAS ? 

Per sólitas potest Episcopus dispensare in impedimento publicse Honestatis justis ex Spon- 
salibus proveniente. 



SECCIÓN NONA. 261 



QUOÁD HONIüSTATEM EX MATRIMONIO RATO PROVENIENTEM. 

1** Honestas ex matrimonio rato proveniens dirimit usque ad i^ gradum. 

2o Ad dispensandum super impedimento Honestatis ex matrimonio rato proveniente eaedem 
ferme requiruntur causge, quae allegari solent super impedimento consanguinitatis vel affini- 
tatis; atqui in !<> et 2** gradu simplici consanguinitatis vel affinitatis non conceditur per 
Sólitas facultas dispensandi nisi cum Noophytis uti diximus supra; ergo ñeque in 1» et 2^ 
gradu Honestatis ex matrimonio rato proveniente licet Episcopo dispensare. Aliunde in Facúl- 
tate Pontificia nulla invisitur partícula hanc potestatem concedens. Imo restrictio, ad spon- 
salia solummodo attingens, quodammodo excludere videtur facultatem super impedimento 
Honestatis ex matrimonio rato proveniente dispensandi. 

QUID JURE INDICO ? 

lo Apud Indígenas 3 et 4 gradus Honestatis extinctus est, per Paüluna III, quoad matri- 
monia contrahenda. 

2<* Dispensabilis olim fuit apud eosdem 1 et 2 gradus Honestatis ex facultatibus vicennali- 
bus juxta illa seu alias conjunctis (gradibus) vel se attinentihus ; sed Gonstitutio illa : Anima- 
rum saluti : non viget, cum non fuerit renovata. 

3° Quid Episcopi Brasilise per Bullam PiilV. « In Super eminentis? » Possunt dispensare 
in impedimento publicse honestatis, uti ait ipsa Gonstitutio aut puhlicce honestatis justitia 
quomodolibet impeditis, 

CIRCA OCTAVAM FACULTATEM. 

Dispensandi in impedimento criminis, neutro tamen conjugum machinante, et restituendi 
jus petendi debitum amissum. 

QUID DE JURE COMMUNI ? MARQ. LIB. 2, N** 516. 

Crimen, quod matrimonium dirimit» triplex est : Homicidium conjugis simul cum adul- 
terio. Homicidium conjugis sine adulterio utriusque consensu perpetratum, Adulterium cum 
pacto nubendi in futurum post mortem conjugis. 

Quid requiritur in primo crimine ad hoc ut sit impedimentum matrimonii? Requiritur : 
lo ut mors sequatur ; 2° ut primum matrimonium sit validum ; 3° ut adulterium consumme- 
tur ; 4® ut occisio facta fuerit animo nubendi cum cómplice delicti ; 5° sufficit ut alter 
eorum machinatus fuerit. Quid requiritur in secundo crimine ? Requiritur : !<> ut mors sequa- 
tur ; 2° ut j)rimum matrimonium sit validum ; 3** ut occisio facta fuerit animo nubendi ; 4<> ut 
uterque machinatus fuerit. 

Quid requiritur in tertio crimine ? Requiritur : 1° ut adulterium sit utrique notum ; 
2°ut sit consummatum; 3°ut sit cum pacto nubendi; 4*» ut adulterium et pactum fuerint 
durante eodem matrimonio. 

Quoad pactum sufficit ut promissio matrimonii ab altero acceptata sit, quamvis non 
repromittat. — Sufficit etiam ut promissio sit externa, quamvis sit ficta, fictione vero non 
apparente exterius. 



PARTE 2"^ PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 



QUID PER SÓLITAS ? 



V Potest Episcopus dispensare super impedimento criminis neutro machinante mortem. 

2" ídem potest si mors secuta non fuerit, quamvis adsit machinatio. 

3° ídem si machinatio non fiat cum animo ineundi matrimonium inter cómplices. 

4° Semel dispensatus in crimine machinationis, si iterum machinatus fuerit, non valebit 
secunda dispensatio, nisi mentio de prima fiat. Quia non censetur dispensans bis velle remit- 
tere idem genus peccati : juxta Leg, 3, c. De Episcopali audientia : Remissionem venise 
crimina, nisi semel commissa, non habeant, secus si prima nulla fuerit vel in aliud criminis 
genus incidisset. 

Pro corónide sit casus a P. Márquez in Brasilia Pontificia appositus, 

Titius et Berta post crimen machinationis matrimonium cum mala fide contraxerunt. Post 
aliquos tamen annos in se reversi, Episcopum adeunt et dispensationem petunt asserentes 
impedimentura esse omnino occultum, nec separationem fieri posse sine periculo infamije, 
scandalo et homicidii commissi prsesumptione. Quseritur an Episcopus possit dispensare ? 
Respondet P. Márquez ,(Lib. 2, no542) cum hac distinctione : Ex facúltate Pontificia non 
potest, quia ibi dicitur : neutro tamen conjugum machinante. Ex jure vero communi potest 
Episcopus dispensare in hoc casu. Ratio quia Episcopus potest dispensare in impedimentis 
dirimentibus, quando rationabiliter prsesumitur voluntas Pontificis permittentis eam potesta- 
tem dispensandi; atqui ejusmodi voluntas prsesumitur in hoc casu, nam secus prsesumeretur 
contra paternam ipsius Pontificis pietatem, quam habet et habere debet, ut Pastor Universa- 
lis, erga suas oves. Ergo potest dispensare Episcopus. Aliunde impedimentum criminis est 
jure humano inductum, quod sane facilius dispensar! potest. 

QUID JURE INDICO? 

Quid olim Episcopi Indiarum quoad Neophytos ? Poterant dispensare in impedimento 
criminis utroque machinante per Bullam Animarum ííaluti, illis verbis « in quocumque seu 

quibusvis, non tamen in primo gradibus, vel alias conjunctis, seu se attinentibus. » 

Hodie vero non viget talis facultas. 

Quid Episcopi Brasilienses ? Possunt per Bullam Supereminentis Pii IV dispensare in im- 
pedimento criminis si machinatio non intervenerit. En verba « Seu qui antea per adulterium 
se poUuerint, dummodo in mortem defuncti quidquam machinati non fuerint (1). » 



NOTA DE LOS EE. 

(1) En la exposicioa de las Sólitas el autor como ya lo manifestó al principio, no ha hecho 
más que compendiar lo que dice el P, Márquez en su Brasilia Pontificia. Por lo tanto, para conocer 
á fondo lo que aquí tan brevemente se expone, menester será servirse de la citada obra del 
P. Márquez y consultar ademas alguno de los mejores tratados de teología moral ó derecho 
canónico, sobre todo cuando se trata de materias tan delicadas como la del impedimento de 
crimen. 



SECCIÓN NONA. 263 

QUOAD JUS PETENDI DEBITUM CONJÚGALE. IbID. N. 554. 
QUID DE JURE COMMUNI ? 

lo Amittitur jus quando ad matrimonium prsecessit votum castitatis aut Religionis: quando 
conjux post matrimonium, alterius conjugis consensu vel mutuo consensu, uterque vovet cag- 
titatem, vel pactum ineunt de non petendo; quando resultat cognatio spiritualis, eo quod alter 
vel uterque conjux Patrinus propriae prolis in Baptismo vel confirmatione fit: quando cum 
consanguineis conjugis intra primum vel secundum gradum coeunt: et non ultra. 

2» HsecpcBna non incurritur: I** quando adest ignorantia facti, v, gr. si ignoret esse consan- 
guineam vel eam putet esse extra gradum prohibitum : 2o si adest ignorantia juris, v. gr. 
vetitum esse accederé ad consanguineam uxoris suse in 2» gradu sub speciali juris prohibitione: 
3° ignorantia pcense, v. gr. si ignoret privationem petendi impositam esse ob patratum crimen. 

30 De jure communi vel consuetudine potest Episcopus ad petendum dispensare cum con- 
juge, qui voto castitatis ligatus transit ad nuptias. 

4° ídem potest de jure communi quando post matrimonium alter vel uterque conjux vovit. 

5** Ex consuetudine, ait Sánchez, potest Episcopus dispensare quando intervenit cognatio 
spiritualis. 

QUID PER SÓLITAS ? 

Per Sólitas potest Episcopus dispensare, quocumque modo amittatur jus, ad petendum 
debitum, cum in Facúltate nuUa sit restrictio. 

QUID JURE INDICO? 

Dispensabiles olim erant Neopliyti ab hoc impodimento; facultas vero jam obsolevit, quia 
Bulla Animarum saluti non viget amplius. 

CIRCA NONAM FACULTATEM. 

Dispensandi in impedimento cognationis spiritualis praeter quam inter levantem etlevatum. 

QUID BE JURE COMMUNI ? MARQ. LIB. 2, N** 614. 

1*» Cognatio spiritualis oritur tam ex Baptismo, quam ex Confirmatione. 

2" Dirimit matrimonium de jure ecclesiastico inter ministrum sacramenti et subjectum, 
hujusque genitores : item dirimit inter patrinos et baptizatum vel confirmatum, ejusque 
genitores. 

3** üt patrini cognationem contrahant requiritur : I'' ut sint baptizati ; 2° rationis compotes; 
30 designati a parentibus vel a Parocho eorum defectu; 4<' ut baptismus fuerit validus. 

4*» Patrini matrimonium inire non possunt cum baptizato a se ipsis levato. 

50 Ñeque cum patre vel matre baptizati. 

6*» Non contrabit cognationem, qui nomine alterius suscipit vel levat parvulum. 



264 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

70 Ñeque contrahit patrinus designatus a parentibug,si juste rejiciatur a Parocho: secus, si 
injuste. 

80 Vir, qui puellam iu casu necessitatis baptizavit, ñeque ipsam ñeque ejus matrem ducere 
potest. 

9«> In baptismo privato non requiritur patrinus : ideo probabilius est suscipientem in hoc 
casu nullam contrahere cognationem. 

10° Ñeque illam contrahunt parentes in necessitate vel bona fide baptizantes filies. 

lio Catechumenus levans non contrahit cognationem; sicuti ñdelis levans non contrahit 
cognationem cum parentibus baptizati, si sint infideles. 

QUID PER SÓLITAS ? 

1° Per Sólitas potest Episcopus dispensare quamcumque cognationem spiritualem príBter 
ínter levantem et levatum, nempe inter patrinos et filies spi rituales. 

2" Non est necesse exprimere numerum filiorum quos levavit. 

3° Valde probabile est dispensandum non tener i copulam exprimere, si forte habita fuisset 
inter compatrem et comraatrem, quia incestus non exurgit, nisi ex consanguinitate vel affi- 
nitate. 

QUID JURE INDICO ? 

Cognatio spiritualis, etiam inter levantem et levatum, dispensabilis fuit apud Neophytos ex 
Bulla Animarum saluti; hodie vero facultas extincta est. 

QUOAD DECIMAM FACULTATEM. 

Hse vero dispensationes matrimoniales, videlicet, 6% 7**, 8* et 9* non concedantur, nisi 
cum clausula dummodo mulier rapta non fuerit vel si rapta fuerit^ inpotestate raptorúm non 
existat : et in dispensatione tenor hujusmodi facultatum inseratur, cum expressione temporis 
ad quod fuerint concessae. 

CIRCA DECIMAM FACULTATEM. 

1** Ad raptum non requiritur violentia physica, sufficit moralis per minas et metum 
gravem. Kequiritur vero abductio puellse de loco inalium moraliter locum. 

2^ Si quis puellam non per se, sed per alium rapiat, incurrit impedimentum qui mandat, 
non qui mandatum exequitur. 

3** Kaptor incurrit impedimentum etiamsi illuÜ ignoret; quia quamvis sit poena, eut tamen 
primario inhabilitas canónica. 

4^ Ídem dicendum, etsi meretrix rapiatur, quia attenditur libertas. 

5*» Kaptor et cseteri favorem et auxilium prsebentes ex Tridentino excommunicati ipso facto 
cxistunt. Quge excommunicatfo confirmatur in Constit. Apostolice Sedis, Unde raptor ante 
matrimonium absolvendus est, non tamen a quocumque, sed ab eo quidispensat; quiatotum 
negotium advocatur ad illum. 

G*» Raptor, qui solum ob libidinem, non vero ex intentione contrahendi rapit puellam, non 
incurrit impedimentum. 



SECCIÓN NONA. 265 

7*» Episcopus non potesl; dispensare impedimentum, si rapta in potestate raptoris existat. 
Qiiam ob causam in praediíítis facultatibus 6. 7. 8 et 9., si existat raptus, non potest Episcopus 
per Sólitas dispensare, douec rapta e potestate raptoris liberetur. 

QUOAD TENOREM PACULTATUM EXPRIMENDUM. 

lo Id praecipitur ut constet : !<> Episcopos, in 6. 7. 8 et 9. Facúltate non jure Ordinario 
sed ex facúltate Pontificis dispensare; 2° üt si quando dubitetur de dispensatione pro foro 
extemo dubium toUi possit, recurrendo ad Cameram Episcopalem, ubi dispensationes fact» 
asservantur. 

2<» Quamvis in dispensatione matrímonii tenor facultatum non inseratur, nec exprimatur 
tempus ad quod concessaí fuerint, etsi violetur praeceptum, valebit tamen dispensatio, cum 
verba Indulti quead hoc irritantia non sint. 

CIRCA ÜNDECIMAM FACÜLTATEM. 

Dispensandi cum Gentilibus et infidelibus plures uxores habentibus, ut post conversionem 
et baptismun quam ex illis maluerint, si etiam ipsa fidelis fiat, retiñere possint, nisi prima 
voluerit convertí, 

QUID DE JURE COMMUNI ? 

1** Matrimonium est indissolubile quoad vinculum, saltem de lege positiva divina (Math. 19.) 
Deus conjunooit,... (1. Corinth. 7), prtscipio non ego^ sed Dominus uxorem a viro non 
discedere, 

2** Matrimonium ratum et non consummatum dissolvi potest per dispensationem Papse, uti 
S. Gregorius VII et Paulus III jam dispensarunt : item dissolvi potest per professionem reli- 
giosam ex privilegio Christi intra primum bimestre, ut Ecclesia declaravit. 

3** Matrimonium ratum inter fideles majorem vim habet ratione sacramenti, quam matri- 
monium consummatum inter infideles ratione contractus solummodo naturalis. 

4** Matrimonium inñdelium etiam consummatum dissolvi potest ex dispensatione divina 
quando alteruter conjugum convertitur ad fidem Christianam, et alter recusat cum eo cohabi- 
tare vel cobabitat cum injuria Creatoris, nempe, cum periculo perversionis. (1. ad Cor. 7.) 
Si infideíis discedit discedaU 

5** Etiamsi conjuí infideíis velit cohabitare cum fideli converso sine injuria Creatoris, non 
debet permitti hujusmodi cohabitatio, quia licet primis sseculis id liceret, dicente Apostólo 1. 
Cor. 7. Si hcBc consentit habitare cum illo non dirnitlat illam ; tamen hodie ob perversionis 
periculum, quod semper imminet, converso non amplius licet id permitti. Ita Márquez cum 
Sánchez. Vid. Brasilia Pontificia L. 2,n<' 687. Separatio vero Episcopocommittenda. ItaConcil. 
Limanum. 

QUOAD UXOREM LEGITIMAM IIÍFIDELIUM? 

1« Prima uxor generaliter loquendo pro legitima habenda est, ex cap. Gaudemus de 
divórtió. 

2<» Prima uxor non erit legitima, si matrimonium cum illa esset jure naturae invalidum. 
Ideo verba Indulti, Nisi prima voluerit convertid intelligenda sunt si matrimonium cum 
prima fuerit validum ; secus prseferenda uxor, cum qua matrimonium fuit validum. 

TOM. I. 38 



266 PARTE 2* PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

3<» Si aífectus conjugalis defuerit, dubitari mérito potest qusenam fuerit uxor legitima : 
ita Pontifex (in cap. Gaudemus de divortio) : Quia vero pagani circa plures insimul 
fceminas affectum dividunt conjugalem^ utrum post conversiónem omnes, vel quam ex 
ómnibus retiñere voleante non immerito duUtatur, 

4** Conversus retiñere debet uxorem, cum qua valide contraxit tempere infidelitatis, 
dummodo ipsa etiam fidelis fiat. Non vero indiget novo consensu. 

5<* Si uxor cum qua valide contraxit, converti nolit, potest conversus per dispensa- 
tionem retiñere quam malueñt, si etiam ipsa fidelis fiat, novum tamen consensum ad- 
hibendo. 

QUID PER SÓLITAS? 

1** Possunt Episcopi dispensare cum Gentilibus plures uxores habentibus, ut post 
baptismum quam ex illis maluerint, si etiam ipsa fidelis fiat, retiñere possint, nisi 
prima voluerit converti. 

2° Quando Pontifex facultatem facit dispensandi cum Gentilibus et Infidelibus plures 
uxores babentibus, nihil aliud intendit, quam Neophytum absolvere et liberare ab obli- 
gatione primam uxorem retinendi. Aliquod enim jus agnoscitur in prima uxore ad ha- 
bitandum cum viro jam converso. 

3<* Ad dissolvendum vero hujusmodi vinculum Pontifex per Sólitas facultatem facit. 

QUID DE JURE INDICO? 

I® Paulus 3 in Constit. Altitudo, sic ait : « Decernimus ut qui ante conversiónem 
plures, juxta illorum morem, habebant uxores, et non recordantur quam primo accepe- 
rint, conversi ad fidem, unam ex illis accipiant, quam maluerint, et cum ea ad matri- 
monium contrahant per verba de praesenti, ut moris est. » 

2** S. Pius Vper Constit. Komani Pontificis concessit Neophytis, ut ínter plures uxores 
illam retineant, quse simul cum illis baptizatur. 

3o Gregorius XIII in Bulla Fopulis ac j^aííoníJws de ipsis Neophytis sic ait : « ütpost 
« baptismum, etiam superstite conjuge infideli, et ejuá consensu minime requisito, et 
« responso non expectato, cum quovis fideli matrimonium contrahere queat; dummodo 
« constet etiam summarie et extrajudicialiter conjugem absentem moneri legitime non 
« posse, aut monitum, intra tempus in eadem monitione prsefixum, suam voluntatem 
<c non significasse ; quae quidem matrimonia, etiamsi postea innotuerit conjuges priores 
« infideles , suam voluntatem juxta impeditos declarare non potuisse , et ad Eidem, 
íc etiam tempere contracti secundi matrimonii, conversos fuisse, nihilominus rescindí 
.« nunquam deberé, sed valida et firma, prolemque inde susceptam et suscipiendam 
« legitimam fore, decernimus. » Hsec omnia vigent, et confirmavit Benedictus XIV in 
Constítutíone, quse incipit Suprema de qua alibi. Quoad vero interpellationem conjugis 
alteram Constitutionem dedit ipse Pontifex Benedictus, qusa incipit Apostolici ministeriif 
quse in casu perlegenda erit. Yide etiam ínter privilegia Indigenarum. 

CIRCA DUODECIMAM FACULTATEM. 

Conficiendi Olea sacra cum Sacerdotibus» quos potuerint habere et, si necessitas urgeat, 
etiam extra diem Coense Domini* 



SECCIÓN NONA. 



QUID DE JURE COMMUNl ? MÁRQUEZ, LIB. III, N» 1. 

lo Tria sunt Olea sacra, nempe Oleum Infirmorum, Oleum ad Sanctum Chrisma et 
Oleum Catechumenorum. Oleum ad Sanctum Chrisma conficitur ex balsamo et oleo. 
Oleum Infirmorum et Catechumenorum est oleum olivarum ab Episcopo benedictum. 

2" Tria Olea sacra benedicuntur ab Episcopo feria quinta in Coena Domini, desumpto 
exemplo a Christo Domino, qui in Ccsna Apostólos docuit Chrisma conficere : ut aperte tradit 
S. Fabianus Papa Epist. 2. JDoniinus Jesús, postquam ccenavit cum Discipulis suis et lavit 
eorum pedes, sicut a SancUs Apostolis Prcedecessores nostri acceperunt, nobisgue rélique- 
runty Chrisma conficere docuit 

3o Olea sacra benedicuntur, assistentibus duodecim sacerdotibus, septem Diaconis, septem 
Subdiaconis, Acolytis etc. Constat ex Pontificali Romano. 

4° Sententia probabilior tenet balsamum esse necessarium necessitate sacramenti ad con- 
ñciendum S. Chrisma, quamvis probabilis etiam sit contraria, nempe, necessarium esse 
necessitate prsecepti, non puré Ecclesiastici, sed divini Christi. 

QUID PER SÓLITAS ? 

V Conceditur Episcopis facultas conficiendi Olea sacra cum Sacerdotibus, quos potuerint 
habere. 

2** Conceditur facultas illa benedicendi extra diem Coense Domini : id est quocumque die, 
sive festo sive non festo, quia non determinatur dies infra annum, et ubi lex non distinguit, 
nec nos distinguere debemus, Quin et favores ampliandi sunt. 

3** Chrisma debet esse novum, nempe consecratum intra illum annum a die Ccenae compu- 
tandum. Quamvis consecretur extra diem Ccenae, debet confici Chrisma auno sequenti die 
ipsa Ccense Domini, nisi aliud obstet impedimentum : quia haec est praxis et consuetudo 
EcclesiiB. Si auno nondum finito timeatur defuturum Chrisma, potest infundi guttatim 
oleum olivarum, ita tamen ut quod denuo infunditur sit semper minus Oleo consecrato. 

QUID JURE INDICO? 

lo Pius IV die 30 martii 1560 indulsit ut cum medietate saltem Ministrorum Sacrum 
Chrisma iñ utraque ludia confici posset. Vid. Litteras Card. de Carpo, supra. 

2° Ipse Pius IV. 12 augusti 1562 in Constitutione Licet Ecclesia Romana, concessit Epis- 
copis Novi Orbis, ut sacratissimum Chrisma cum balsamo, quod his in partibus reperitur, 
et cum numero Ministrorum, qui ad id commode reperiri possit, conficere valeant. (Vide 
supra). 

3*» S. Pius V in Constit. Digna redimur attentione 2 aug. 1571 concessit iisdem 
Episcopis, ut cum balsamo Indiarum prsedictum Sacrum Chrisma confici possit. (Supra). 

CIRCA DECIMAM TERTIAM FACÜLTATEM. 

Delegandi simplicibus Sacerdotibus potestatem benedicendi paramenta et alia utensilia 
ad sacrificium Missae necessaria, ubi non intervenit sacra unctio : et reconciliandi Ecclesias 
poUutas aqua ab Episcopo benedicta: etincasu necessitatis, etiam aqua non benedicta ab 
Episcopo. 



268 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 



QUID JURE COMMUNI? MARQ. LIB. IH, N** 61.... 

lo Jure communi possunt Episcopi benedicere paramenta et utensilia ad sacrificium 
Missse necessaria. Itacuní multis Pasqualig. qumst. 801. Eatio quia Episcopis potestaa esfc 
jure ordinario ad quanacumque benedictionem, licet privilegiatam et eminentem. Deinde 
haec est praxis ut nuUus Sacerdos praeter Episcopum prsesumat benedicere paramenta 
Ecclesise. 

2» Negarunt aliqui apud Pasqualigum, Episcopos pbsse ha,nc facultatem Sacerdotibus 
simplicibus delegare, eo innixi fundamento quod hsec benedictio sit actus Ordinis Episcopalis. 
Affirmandum tamen cum multis, apud Pasqualigum citatum, Episcopos delegare posse 
hujusmodi facultatem, quia Episcopus potest delegare omnia quse non sunt Ordinis Epis- 
copalis; talis vero benedictio non est actus Ordinis Episcopalis, ñeque jure divino, ut per se 
patet, ñeque jure Ecclesiastico, cum nuUibi constet hsec reservatio. 

3» Prseter Episcopos, etiam Abbates Begulares, et omnes alii Prselati Eegulares, sive Genera- 
les, sive Provinciales, sive locales, possunt benedicere paramenta Ecclesise.Ita Avers. Tambur. 
Sporer. Gobat cum multis. Id vero non habent Superiores Eegulares ex jure communi sed 
ex variis Pontificum privilegiis in quibus Eeligiones communicant, ut videro est apud 
Pasqualigum : privilegium vero ad paramenta suarum Ecclesiarum dumtaxat extenditur. 

4^ Secus dicendum de vasis sacris in quorum benedictione intervenit Chrisma; hujusmodi 
enim] benedictio reservatur Episcopis. Pontifex vero aliquando dispensat cum Prselatis 
Kegularibus, et de facto dispensavit Benedictus XIV, apud Indias, tum Orientales tum 
Occidentales, ut morte inopina Episcopo praerepto, Vicarius legitime electus Pacultates Sólitas 
suscipiat et Cálices, Patenas et Altaria portatilia consecraré possít, cseteris exceptis, quae 
Ordinem Episcopalem requirunt. 

QUID, PER HANC FACULTATEM DELEGANDI, EPISCOPO OONCÉDATUR? 

V* Conceditur Episcopis quod de jure habent, nempe facultas delegandi simplici Sacerdoti 
potestatem benedicendi paramenta. Conceditur vero conditionaliter, in hypothesi quod Episcopi 
ejusmodi> facultatem non haberent, stando opinioni supra traditsB, nempe, hanc benedictionem 
esse actum Ordinis Episcopalis. Ita removentur scrupuli. 

2'* Non conceditur facultas delegandi potestatem ad consecrandos Cálices, Patenas, et 
Altaria portatilia vulgo piedras de ara, quia restringitur in Indulto qüidquid requirit 
sacram unctionem. 

CIRCA RBCONCILIATIONEM ECCLESLE. 
DUBIA ALIQUA EXPENDUNTÜR. MÁRQUEZ, LIB. III, N. 84. 

V Nulla Ecclesia reconciliatur, nisi sit polluta, non vero polluitur Ecclesia, quae prius 
non fuerit benedicta vel consecrata. Jam vero Ecclesia quatuor ex causis pollui potest. 
1^ ob homicidium voluntarium intra Ecclesiam commissum. — 2* ob effusionem sanguinis 
graviter culpabilis et in magna quantitate. — 3* ob effusionem seminis mortaliter peccami- 
nosam. — 4^ ob sepulturam excommunicatorum vel infidelium. 

2° Polluta Ecclesia, polluitur etiam coemeterium, sed non e contra : Ne minus dignum^ ait 
TJrbanus VIII, majus, ut accessorium principaU ad se trahere videatur. 



SECCIÓN NONA. 269 

30 In dubio an Ecclesia sit polluta, impolluta censenda est : sive juris, sive facti dubium 
Bit : quia nequit ferri sententia certa super re dubia. Et in dubiis melior est conditio pos- 
sidentis. 

40 TJt Ecclesia declaretur polluta, non requiritur sententia judiéis, sed sufflcit pollutio 
notoria : non enim censura, ñeque interdictum, ñeque poena est, quse sententiam judiéis 
exigat. Aliunde haec est praxis Ecclesise, ait Pasqualigus . 

5** Judicium de poUutione ad eum spectat, cujus est reconciliatio : reconciliatio vero ad 
eum spectat, cui subdita est Ecclesia. Hinc si Prselatus Regularis potestatem habeat ad 
reconciliandas Bcclesias, ipsi reservatur reconciliatio. 

60 Ecclesia multiplicitet polluta, per unicam reconciliationem in pristinum restituitur . 
PoUutam vero Ecclesiam quantocius reconciliar! oportet. Constat ex cap. fin. de Consecratione 
Eccl. Aqua protinus exorcizata lavetur, ne divinw laudis organa suspendantur, 

QUID DE JURE POSSIT EPISCOPUS CIRCA ECCLESIAM BENEDICTAM ? 

1» Ecclesia solum benedicta reconciliar! potest per simplicem sacerdotem. Et hanc esse 
praxim declaravit Sacra Eituum Congregatio 15 decembris 1632 (Márquez, Lib. 3,.n. 97). 

2^ De jure non requiritur licentia Episcop! ad Ecclesiam per simplicem Sacerdotem recon- 
ciliandam ; de facto tamen expedit, ut eum venia Episcop! qusecumque Ecclesia benedicta 
reconcilietur. Quin et ipsi competit judicium de Ecclesise poUutione. 

30 Ad reconciliandam Ecclesiam benedictam, sufficit aqua a simplice Sacerdote benedicta ; 
ait enim Pontifex cap. de consecrat. Aqua protinus exorcizata lavetur : nihil vero ibi 
dicitur de aqua ab Episcopo benedicta. Etiam Rituale Romanum ait : paretur vasculum eum 
aqua benedicta; quin mentio de beneditione Episcopi fiat. 

QUID CIRCA ECCLESIAM CONSECRATAM ? 

lo De jure nemo Ecclesiam consecratara reconciliare potest nisi Episcopus : quia reconci- 
liatio sequitur naturam consecrationis, quse soli Episcopo competit. 

2*» Sententia communis tenet, Episcopum non posse hanc facultatem simplici sacerdoti 
delegare, quia est Ordinis Episcopalis. 

QUID PER SÓLITAS? 

1" Episcopus potest delegare simplici Sacerdoti facultatem reconciliandi Ecclesias pal* 
lutas aqua ab Episcopo benedicta, 

2* In casu etiam necessitatis adhibere potest aqua non benedicta ab Episcopo. 

S^ Et in hoc casu aqua solemniter a simplici sacerdote benedicenda videtur, id est, bene- 
dictione Episcopali. Id coUigitur ex lege Mcevius et lege Qui hcerédi : ubi statuitur, quod 
quando aliquid est institutum eum certa forma, deficiente forma, et ipsum déficit. Ita Márquez, 
Lib. 3, no 116, et seq. 

4° Hujusmodi necessitas aderit, eum Episcopus infirmatur vel eum abest ultra duas dietas, 
vel adsit quodcumque impedimentum physicum. ítem eum Episcopus e vita discedit et sólitas 
facultates alteri delegat. Ita, Pasqualig. apud. Márquez, Ibid. n°121, etseq. 



270 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

QÜOAD ECCLESIAM POLLUTAM OB SEPÜLTURAM RXCOMMUNICATI VEL INFIDELIS. 

MARQ. LIB. III, N** 125. 

P Ante reconciliationem extrahendum est corpus ab Ecclesia vel ccemeterio. Ita statuitur 
ia cap. Ecclesiam et in cap. Sacris : ubi redditur ratio; nant quibus vivis non communi^ 
camus, nec dehemus etiam mortuis communicare ; 

2** Id vero intelligendum quando cadáver discerni potest a csetoris : secus non extrahendum, 
ne detrimentum ossibus fidelium eveniat ; 

3o Non radendi sunt parietes nec ejus tigna; idenim notabile detrimentum templo afferre 
posset. Nisilocus esset ex consuetudine designatus ad sepulturam infidelium, utcolligitur ex 
textu cap. Ecclesiam; Ecclesia, in quamortuorum cadavera infidelium sepeliuntur, 

QUOMODO RECONCILIANDÜM CGEMETERIÜM? IBID. N. 132. 

lo Ccsmeterium benedictum, per simplicem Sacerdotem communi benedictione reconcilian, 
potest : coemeterium vero consecratum, per Episcopum solemni benedictione reconciliandum 
ex cap. Consuluisti, Ideoque reconciliandum erit aspersione aquw solemniter benedictce^ sicut 
in dedicationibus Ecclesiarum. Ad quam benedictionem aqua cum vino et ciñere compo- 
nenda est; 

2° Episcopus per Sólitas delegare potest hanc facultatem Sacerdoti simplici, uti supra 
dictum est quoad Ecclesiam ; 

30 Quanda Sacerdos simplex vel Regularis reconciliat, uti debet ritu in Pontifican Eomano 
prsescripto; 

4** Reconciliata Ecclesia, non manet reconciliatum coemeterium, etiam si poUutionem ab 
Ecclesia participaverit : ideo in Pontificali ponitur Rubrica pro reconciliatione Ecclesiae et 
cometerii, et Pontificale habet vim legis in hac materia. 

CIRCA DECIMAM QUARTAM FACULTATEM. 

Largiendi ter in anno Indulgentiam Plenariam contritis confessis ac Sacra conamunione 
refectis. Márquez. Lib. 3, n» 153 : 

lo Ex jure divino solus Summus Pontifex potest Indulgentias concederé. Est communia 
Ínter Theologos : Ratio quia soli Pe tro Christus dixit : Pasee oves meas, 

2o Nec Concilium Genérale, nec Cardinales, ñeque Episcopi possunt Indulgentias jure divino 
concederé ; 

S^ Omnes Indulgentias, tam partiales, quam totales seu Plenarias vel Plenissimas concederé 
potest Summus Pontifex, uti Thesauri Ecclesise dispensator. 

QUID JURE ECCLESIASTICO COMMUNI? 

P Jure communi Episcopi possunt concederé Indulgentiam unius anni in Dedicatione 
Ecclesise et ejus Anniversario ; vel alias, quando placuerit, Indulgentiam 40 dierum. Constat 
ex cap. Cum ex eo, De pcenit. et remiss. 

2°^Archiepiscopi possunt in tota sua Provincia et suffraganeorum Dioecesibus praedictos 



SECCIÓN NONA. 271 

40 dies concederé, quamvis non sint in actu Visitationis. Ita Nogueir. apud Márquez, 
pag. 258. 

2'' Archiepiscopi, Primates et Patriar chse in suis Dioecesibus Indulgentiam 80 dierum con- 
cederé possunt. Ibid. 

QUID PER SÓLITAS? 

1* Potest Episcopus per Sólitas concederé ter in anno Indulgentiam Plenariam contritis, 
confessis ac Sacra Communione refectis. 

2'» Potest Episcopus hanc facultatem Viris idoneis delegare, uti constat ex facúltate sub 
n" 28 contenta. 

3** Ñeque solum in uno loco, sed in ómnibus et singulis locis proprise Dicecesis potest 
Episcopus ter in anno Indulgentiam Plenariam concederé. Hujusmodi enim facultates bonum 
spirituale subditorum eorumque majorem utilitatem semper respiciunt. 

4*» Tres dies illi, quibus indulgentiam Plenariam Episcopus concedat, possunt esse continui 
vel interpolati, fixi vel vagi, uti placuerit. Eatio : quia Indultum non praescribit dies ; ergo nec 
nos prsescribere debemus juxta legem : Si servum. 

5° Prsedictam Indulgentiam lucrari possunt ter in anno omnes Christifideles, tam subditi, 
quam non subditi, etiam adven» et peregrini, itemque Kegulares exempti : non tamen toties 
quoties Indulgentia Plenaria juxta diversas Ecclesias concedatur. Si quis vero ter conatus 
fuisset Indulgentiam lucrari in hac civitate, re tamen vera non fuisset lucratus, potest adhuc 
ter conari in alia civitate Indulgentiam lucrari. 



OBSERVANDA. 

lo Consultms est ad Incrandas Indulgentias intentionem actualem vel virtüalem adhibere, licet probabile 
sit sufiScere opera prsescripta adimplere. v. gr. cum Donnullus ignorat Indulgentiam. 

2<* Praedicta Indulgentia obtineri potest per confeseionem et communionem, quae simul prsecepto annuo con- 
fessionis et commnnionis fidolibus ómnibus prsescribuntur, si indulgentia tempore QuadragesimiB pro- 
mulgatnr. 

CJIRCA DECIMAM QUINTAM FACULTATEM. 

Absolvendi ab Hferesi et Apostasia a fide, et a Schisraate quoscumque etiam Ecclesiasticos, 
tam saeculares quam Eegulares ; non tamen eos qui ex locis fuerint, ubi sanctum ofiBcium 
exercetur, nisi in locis Missionum, in quibus impune grassantur Hsereses, deliquerint; nec 
illos, qui judicialiter abjuraverint, nisi isti nati sint, ubi impune grassantur Hsereses, et post 
judicialem abjurationem illuc reversi in Haeresim fuerint relapsi, et hos in foro conscientiae 
tantum. 

QUID SIT H^RESIS ? MARQ. LIB. III, N**. 199. 

lo Hseresisest error contra aliquam veritatem Fidei: Apostasia contra omnem veritatem 
Fidei. Schismaest separatio ab unitate Ecclesise. Unde omnis haereticus est schismaticus : 
nOn e contra : moraliter vero loquendo schisma semper habet aliquam h^resim adjunctam. 
Quando contra Pontificem. certum insurgunt alii Pontífices; hi omnes sunt schismatici. 



272 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS 

2** Multse suut poenge temporales, quibus subjacent hseretici : quge cum instituti nostri 
proprise non sint, vide Márquez pag. 270. 

3** Poense vero spirituales sunt : !<> Excommunicatio major Papse specialiter reservata (a) ; 
2*» Irregularitas (b);3** Privatiojurisdictionisspiritualis (c); 4**PriYatio Beneficiorum, etc., 
et inhabilitas ad alia obtinenda (d). 

4<» Pcenae vero, in quas incurrunt scbismatici, bse sunt : 1* Excommunicatio major Papse 
specialiter reservata (e). 2** Privatio jurisdictionis spiritualis. 3** Inhabilitas ad beneficia in 
posterum obtinenda (f). 4** Irritatio Beneficiorum ab eis coUatorum (g). 5o Suspicio vehemens 
hseresis. 6° Subjectio Judici Ecclesiastico gratia eos carcere vel triremibus vel alia poena 
puniendi (h). 

50 Ad has poenas incurrendas requiritur hgeresis mixta, nempe interna ¡et externa. Externa 
erit quando signo vel verbo integre et complete manifestatur hseresis. Signum vero externum 
ex se peccatum grave sit oportet in materia hseresis ;nam si leve sit, non incurrit hsereticus in 
poenas culpam gravem respicientes. Qui Christum conculcarct, nemine praesente in pcenas 
incurreret, quia in hseresim mixtam incidit quamvis occulte per accidens.E contra si quis 
metu compulsus idolis thurificaret non esset proprie hsereticus, nec in foro conscientise incur- 
reret pcenas. 

QUID DE JURE COMMUNI? 

V Non potest Episcopus absolvere ab híeresi mixta, cura per BuUam Ccense sit reservata 
Pontifici : hodie per BuUara Apostolicse Sedis a Pió IX datam 12 octobris 1869. 

2** Controversia erat ínter Auct. an per Cap. Liceat Tridentini posset Episcopus absolvere 
ab hseresi mixta, si occulta esset. Vide Márquez, pag. 273; sed nunc per BuUam ApostoUc(B 
Sedis derogatur Cap. Liceat Trid. quoad 12 censuras specialiter Pontifici resérvalas. 

3° In articulo vero mortis nulla est reservatio. Ita Trid. Ses. 14, cap. 7. Ne Jiac ipsa 
occasione aliquis pereat in Ecclesia Dei custoditum semper fuit, ut nulla ^ sit reservatio in 
articulo mortis : atque adeo omnes Sacerdotes quoscumque pcenitentes a quibusvis peccatis 
et censuris absolvere possint. 



(a) Const. Apostólica Sedis, Excoramunicationem lam seriei primflB. 

(b) Cap. 8alub€rrimum,\ÍGm cap.Cowí;em'e«íí6i*5.CauB.l,quiBst. 7 ; i&náem,CQ,^. Nos consuetudinemJ)i&t. 12. 

(c) Cap. Arianos. Caus 1, Quast. 1, et cap. Convenientibtis ; ítem cap. Si qui volucrint, Caus. 1, Quiest. 7. 

(d) Cap, Quojure, Dist. 8. et cap. Ut comtnisi : De hsereticis in 6., cap. Ad ábolendum^ De hceretic, et cap. 
Statutum de hseretic. in 6°. 

(e) Const. Apostolice Sedis excommunicationem 3»»» eeriei prima. 

(f) Cap. Quia diligentia, De £lect. 

(g) Cap. 1. De Schismaticis. 

(h) Ita Bonac. Sanch. Valenc. Silvest. cnm multis. 



SECCIÓN NONA. 273 



QUID PER SÓLITAS? 

lo Episcopus potest absolvere ab Hseresi, Apostasia et Schisraate, sive haec crimina sint 
occulta sive publica. Nam Indultum est amplissimum, nec ullam continet particulam res- 
trictivam : e contra omnes et quascumque personas etiam E eclesiásticas, tam Saeculares 
quam Kegulares. 

2** Non potest Episcopus absolvere eos qui ex locis fuerint, uU Sanctum Offícium exer- 
cetuTj nisi in locis Missionum in quibus impune grassantur hcereses, deliquerint : et tune 
ia foro conscientise tantum. 

3<* Ñeque potest Episcopus absolvere illos qui judicialiter ahjuraverint, nisi isti nati 
sint , ubi impune grassantur hsereses v. gr. in Anglia ; et post judicialem abjurationem 
illuc reversi, in hseresim fuerint relapsi : et hos in foro conscientise tantum. 

Nota. In America S. Offícium non exercetur post emancipationem ab Hispania : imo ipsi Episcopi Inqui- 
sitorum munus obeunt, cisque competit judicium contra haereticam pravitatem. 

Dum agitur in Indulto de Mifjsionibus, ubi impune grassantur hsereses.de Missionibus Anglicis et Germa- 
nicis intelligendum est,'ubi Catholici cum acatholicis promiscué vivunt. Quod confirmatur ex Facultatibus 
üs in favorem Geimanici Episcopatus primum expeditis. 



QUID JURE INDICO CIRCA CENSURAS ? 

lo Paulus III in Bulla AUitudo sic ait : « Et insuper considerantes maximam ipsius 
« Indise Occidentalis et Meridionalis a Sede Apostólica distantiam, tam vobis, qui in partem 
« Apostolicse sollicitudinis assumpti estis, quam iis, quibus super hoc vices vestras, 
« Auctoritate per Nos vobis supér hoc concessa, specialiter duxeritis committendas, omnes 
« noviter conversos prsedictos in quibuscumque Sedi Apostolicse reservatis casibus, etiam 
« in Litteris in die Ocíense Domini legi consuetis (nihil nobis de illorum absolutionibus 
« reservantes) Auctoritate Apostólica, injuncta eis poenitentia salutari, prout prudentise 
« vestrae videbitur expediré, absolvendi plenam et liberam, ad dictse Sedis beneplacitum 
« facultatem concedimus. :» 

2'' Gregorius XIII in Litteris suis Cum sicut exponi primo declaravit mentem suam 
in superiorioribus Litteris 1576, 22 Sept. datis (de quibus in tractatu Cruciatse) non fuisse 
restringere privilegia quoad censuras Neophytis concessa, bis verbis : « Per prsesentes decla- 
cc ramus mentis nostrfie non fuisse, nec esse per quascumque nostras litteras, ut prsefertur, 
ce emanatas, facultates eorumdem Archiepiscoporum et Episcoporum circa hujusmodi abso- 
<c lutiones restringere, suspendere, seu revocare. » Secundo non solum confirmat pr£edictas 
facultates, sed eas amplificafc quoad forum externum et extendit ad Mauros et mixtos per hsec 
verba : « Ac potiori pro cautela, Indisque prsedictis utriusque sexus in eorum necessitatibus 
« nostra vigilantia subvenire cupientes... eisdem Arcbiepiscopis et Episcopis in Indiarum 
ce partibus degentibus, ac ab eis subdelegandis, quascumque facultates, per quoscumque 
ce Eomanos Pontífices Prsedessores Nostros et Nos, circa absolutiones eorumdem Indorum 
c< tenore prsesentium revocamus, et, quatemis opus sit, illas eisdem denuo concedimus, ita 
« ut, tam eorumdem priorum, quam praesentium Litterarum virtute, quoscumque utriusque 
ce sexus Indos, ac a Mauris et Indianis, ac Indianis et Mauris genitos, a crimine hseresis et 
TOM. I. 34 



^74 PARTE 2a PRIVILEGIOS DE LOS OBISPOS. 

« schismate et Idolatrise, nec non alus ómnibus casibus Nobis et Sedi Apostolicse quomodo- 
« libet, etiamin Bulla Ccense Domini... reservatis, in utroque foro absolvendi ettotaliter 
« liberandi, injuncta eis pro modo culpse aliqua poenitentia salutari, licentiam et facultatem 
« Apostolicam... concedimus et impertimur, » 

3** Pius IV concessit Episcopis Brasiliensibus, ut per se, seu alios ad id deputandos, quas- 
cumque personas tam ecclesiasticas quam saeculares a quibuscumque excommunicationis, 
suspensionis, aliisquo sententiis et poenis Ecclesiasticis, super quibus sedes Apostólica esset 
consulenda, et a quibusvis peccatis eidem sedi Apostolicse reservatis et in Bulla Ccense con- 
tentis, possent absolvere (prseterquam in casu conspirationis in personam vel statum Komani 
Pontificis vel Cardinalium etc.) idque in foro conscientise tantum. Si tamen casus sint con- 
tenti in Bulla Coense, solum absolvere possunt semel in vita et in articulo mortis : in alus vero 
reservatis toties quoties. 

Ha facultates concessse in prgedictis litteris Gregorii XIII et PiilV vigent post Constitu- 
tionem Apostolicce Sedis ? Existimo rem declaratione indigere (1). 

QUOAD DECIMAM SEXTAM FACULTATEM. 

Absolvendi ab ómnibus casibus Sedi Apostolicse reservatis etiam in Bulla Ccense Domini 
contentis. 

DE POTESTATE RESERVANDI. 

1" Datur in Ecclesia potestas reservandi certos casus : nam Ecclesise competit potestas 
jurisdictionem conferendi vel limitandi ex Trid. ses. 14, cap. 7. 

2o Haíc potestas competit solis Praelatis, qui jurisdictionem in utroque foro exercent. 

8° Hinc Papa in tota Ecclesia ; Episcopi in suis Dioecesibus, et alii jurisdictionem habentes, 
erga subditos proprios, possunt casus reservare. 

4" Ut peccatum sit reservatum tria ex consuetudine Ecclesise requiruntur — 1° ut sit mor- 
tale — 2<* extemum — 3<* opere consummatum. 

5o Papá ordinario reservat cum censura ; e contra Episcopi reservare casus solent simpliciter 
sine censura. 

6oKeservatio afficit primario confessarium, secundario vero pcenitentem. Vice versa censura, 
utpote pcena, afficit personam delinquentis : ideo ignorantia censurse excusat delinquentem 
ab illa ; ex opposito ignorantia reservationis non excusat a reservato. 

CENSÜR/E PONTIFICI RESERVAT-íE. 

Huc enumerandse veniunt apud F. Márquez censurse quse intra et extra corpus juris 
dispersas inveniebantur. Nunc Tero cum ñeque censurse ñeque suspensiones ullse vigeant, 
nisi quge in Bulla ApostoUcce SediSy 12 octob. 1869 data, existunt, has Apostólicas Litteras 
invenies ad calcem hujus tractatus. 



(1) Nota de los EE.— Ese facaltates abrogatsB censendsB sunt per § A quibus et § Cseteram Const. Apostolkm 
Sedis, ubi revocantur omnes facultates absolvendi a censuris reservatis S. Sedi, quse competunt ratione officii, 
dignitatis, yel perpetui pririlegii. Avanzini. Gomm. in hanc Constit. editam Bom» 1874, n. 59. 



SECCIÓN NONA. 275 



NÜNC QU-^RITUR QUID DB JURE COMMUNI POSSINT EPISCOPI QUOAD CASUS PAPALES ? 

1° Potest Episcopus ex cap. Licéat Trid. a casibus papalibus occultis absolvere, exceptis 
illis specialiter reservatis iii praedictis Litteris Apostolicce Seáis. 

2<í Potest Ítem absolvere a casibus papalibus notoriis seu publicis omnes fideles, qui ob 
legiíimum impedimentum Apostolicam Sedem adire nequeunt ; ne videlicet ex dilatione abso- 
lutionis nimium animabas periculum immineat. (V. S. Ligorium.) 

3** In articulo mortis nulla est reservatio, neo pro Episcopo nec pro simplici sacerdote, ex 
Trid. Ne hac ipsa occasione-aliquis pereat.,. 

QUID PER SÓLITAS? 

P Possunt Episcopi absolvere per Sólitas a casibus Sedi Apostolicse reservatis etiam in 
Bulla Ccense conten tis? 

Hodie Bulla Coenae non viget quoad reservationes. Quseri vero potest utrum facultates 
solit» ad specialiter reservatos in Constitutione Apostolicm Seáis protendantur? Affirmandum 
puto. Nam sicuti nulla exceptio prior fuit pro reservatis in Bulla Coenae, ita nulla exceptio 
hodie fieri debet in specialiter reservatis in Constitutione Apostolicce Seáis, Nam facultas est 
universalis (1). 

NOTA : Sacra Congregatio S. Officii die 27 junü 1866 declaravit quinquennales Episcoporum facultates 
ñeque ad calumniam de crimine soUicitationisj ñeque ad attentatam complicis absolutionem protendi. Hodie 
ergo uterque casus est reservatus Pontifici, sed calumnia prsefata absque censura, uti P. Avanzini ait, quia non 
niuneratnr ínter censuras. 

QUID PER CRUCIATAM? 

Olim poterat quilibet sacerdos approbatus ab Ordinario absolvere ab ómnibus casibus 
Pontifici reservatis per Bullam Cruciatam, semel in vita et semel in articulo mortis (excepta 
hsBresi). 

Hodie vero per Pium IX sublata est in Cruciata clausula illa, qua hujusmodi facultas 
confessariis concedebatur. 

QUID JURE INDICO? 

Juxta dicta in facúltate superiorí. 

OBSERVANDA. 

4. Communis senlentia tenet absolutionem censurae extra Sacramenlum Poenilentite conferri posse : 

I 
unde ablata censura quilibet confessarius a peccalo absolvere potest. 

2. Forma absolutionis pro censuris invenitur in Riluali Romano, 



(1) Nota de los EE.— Id nunc certum est post declarationem Gong. S. O. editara die 1» Februarii anni 1871, 
juxta quam Rom. Pontifex non intendit detrimentum inferre facultatibus ante dictara Constit. concessis, si 
ad tempus fucrint concessae. Avanzini, ibid. n. 20 et 59. 



276 PARTE 2« PRIVILEGIOS DE LOS ORISPOS. 



CIRCA DECIMAM SEPTIMAM FACULTATEM. 

Concedendi Indulgentiam plenariam primo conversis ab hseresij atque etiam fidelibus 
quibuscumque in articulo mor tis salte m contritis, si confiteri non poterunt. 

SOLVUNTÜR DUBIA. MÁRQUEZ, LIB. 3, N. 326. 

Cum jam supra tum de Indulgentiis, tum de hseresi pertractatum fuerit, nuUa fere super- 
est qusestio agitanda. Attamea dabium propone mus ad hanc facultatem respondens. 

Quser. An Indulgentia concedí possit primo conversis a Paganismo, Judaismo vel Turcismo? 
Affirmative : quia non differunt specie ab hseresi, sed solum accidentaliter secnndum magis 
aut mínus. 

Quoad formam absolvendi, et professionem fidei a neo-conversis excipiendi ; víde Rituale 
Romanum, et declarationem pro Norte America in tomo 5 hujus operis insertara. 

QÜOAD INDULaENTIAM IN ARTICULO MORTIS. MÁRQUEZ, IBID. N. 345. 

lo Eam concederé potest Episcopus etiam absentibus. 

2** Neo requiritur petitio moribundi, sed sufficit Episcopi applicatio et voluntas seuaccep- 
tatio interpretativa moribundi. Hsec est de facto intentio Pontificis : ssepe enim indulgentiam 
et benedictionem moribundo jam sensibus destituto concedit ipse Pontifex. 

3" Quam ob causara hoc Indultum fidelibus ómnibus utilissimum est, et illud frequenter ab 
Episcopo moribundis applicari oporteret. 

49 Episcopus ipse potest sibi in articulo mortis Indulgentiam plenariam applicare, ut in hoc 
Indulto sub n» 19 dicitur : Lucrandi sibi easdem IndulgenUas, 

50 Id Episcopus prsestare potest non solum in mortis articulo vero, nempe, cum quis veré 
moriturus est ; sed in praesumpto, cum mors sane prsesumitur, licet non moriatur : quia 
beneficium Principis est ampie interpretandum. Hinc si quis ssepius in articulo mortis venerit, 
toties ei poterit indulgentia concedí. 

6*» ídem poterit in periculo mortis nempe si prudenter timeatur mors, v. gr. in febri acuta, 
in pugna campali vel navali, in navigatione periculosa, partu primo, et hujusmodi. Katio 
quia articulus et periculum mortis pro eodem in jure ssepe usurpantur. Principis ítem bene- 
ficium ampie interpretandum. 

70 Ex parte moribundi requiritur confessio, aut saltera contritio, si confiteri non possit. 

CIRCA DECIMAM OCTAVAM ET DECIMAM NONAM FACULTATEM. 

Facultatem concedendi Indulgentiam plenariam in Oratione 40 Horarum ter in anno 
indicenda diebus Episcopo bene visis contritis, confessis et sacra communione refectis; 
si tamen ex concursu populi et expositione SSmi Sacramenti nuUa probabilis suspicio sit 
sacrilegii ab hsereticis et infidelibus, aut offensionis a Magistratibus. — Facultas decima 
nona : lucrandi sibi easdem Indulgentias. 



SECCIÓN NONA. 277 



^OLVÜNTUR DÜBIA. MÁRQUEZ, LIB. 3, N. 394 

!•» Jam a tribus sseculis Oratio 40 horarum in Ecclesiam triduo Bacchanalium introducta 
€st, cujus privilegium extitit prgesertim apud Societatem Jesu; Episcopi vero per Sólitas 
possunt eam indicere ter in anno diebus sibi bene visis. 

2o Episcopus Orationem 40 horarum indicere potest in Eclesia, quam maluerit. 

3° Potest eam indicere ter in anno in singulis oppidis vel oppidulis suse Dioecesis : quia ad 
bonum commune et utilitatem fidelium ordinatur. Prseterea favores ampliandi. 

4** Ad lucrandam Indülgentiam debet quis Ecclesiam visitare et orare contri tus, confes- 
sus et communicatus : noa tamen requiritur ut confessio et communio fiant in ipsa 
Ecclesia. 

50 Hanc Indülgentiam lucrabuntur omnes Christi fideles sive subditi sive non subditi, 
etiam adven» et peregrini, dumraodo in aliquo trium dierum visitent Ecclesiam, et cseteras 
conditiones servent. 

6'' In Ecclesia^ ubi indicitur Oratio 40 horarum debet exponi SSmum, Sacramentum si 
tamen ex concursu populi et expositione SS^ nulla probabilis suspicio sit sacrilegii ab 
Hsereticis et Infidelibus, aut Magistratibus offensum iri. Quse sane suspicio in America 
nostra nulla est, sicuti P. Márquez ait do Brasilia. 

7^ Possunt Episcopi lucrari Indülgentiam ab ipsis concessam dummodo servent opera 
proscripta. 

CIRCA VIGESIMAM FACULTATEM. 

Singulis secundis feriis non impeditis Officio 9 Lectionum, vel eis impeditis, die imme- 
diate sequenti, celebrando Missam de Kequiem in quocumque altari etiam portatili, li- 
berandi animas secundum eor